Zona erógena

821 visualizaciones

Publicado el

archivo

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
821
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
5
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Zona erógena

  1. 1. Zona erógena Las zonas erógenas son partes del cuerpo humano con más sensibilidad y cuyo estímulo tiene como finalidad activar sexualmente a una persona. El área correspondiente a la zona de los órganos genitales (que se detalla al final del texto) se podría considerar el centro erógeno del cuerpo humano, pero no es totalmente correcto, ya que existen zonas que no siendo sexuales -como la relación que se detalla a continuación- pueden llevar a alcanzar el clímax debido a diversas razones físicas o mentales. Anatomía Se puede clasificar de dos maneras: "no específica" y "mental".  No específica: La piel se compone de infinidad de terminaciones nerviosas y folículos de pelo, las áreas más proclives a ser clasificadas como erógenas están situadas a los lados del cuello y su parte posterior, en las axilas y ambos lados del tórax. Acariciar la zona y el nerviosismo previo cuando se produce el acercamiento para realizarla son síntomas de que hay respuesta sensual.  Mental: Con la mente se puede llegar a sitios insospechados siempre que se acompañe de una buena imaginación trayendo imágenes eróticas, y un gran poder de concentración. Específica y común Estas áreas producen una fuerte sensación e incluyen las siguientes zonas: cuero cabelludo, ojos, oídos, labios, lengua, cuello, axila, pezón, espalda, cintura, ombligo, muslos y pies.  Cuero cabelludo: Dar un masaje en el cuero cabelludo, además de producir mucha relajación a quien se deja hacer puede también servir para estimular a la pareja mientras se acompaña con otras caricias o palabras que conduzcan a la excitación, situación favorable para realizar el acto.  Ojos: Besar la parte de los párpados de los ojos además de ser una demostración de cariño y confianza el uno en el otro resulta muy estimulante por los nervios que confluyen en él.  Oídos: A mucha gente le gusta susurrar al oído cosas sensuales, resulta muy excitante debido a la cantidad de terminaciones nerviosas existentes. Si se acompaña con un movimiento leve del delicado lóbulo de la oreja lamiéndolo, soplándole o mordisqueándolo, siempre con cuidado, puede producirse una gran excitación. Hay que tratar estos puntos con suma delicadeza debido a su extrema suavidad.  Labios: Los labios (de la boca) son los primeros órganos que pueden ser excitados (con besos y caricias) para continuar con el resto de zonas de la piel, si la estimulación de estos labios es
  2. 2. acompañada con la estimulación de los labios vaginales se llega a un punto de no retorno cuando se está predispuesto a mantener una relación sexual.  Lengua: En la boca se ubica otro órgano retráctil que es la lengua, llena de sensibles glándulas y da mucho juego a la hora de estimular sensualmente cualquier zona erógena de la piel.  Cuello: El área del cuello y de la clavícula es una región muy sensible. Besarlo y lamerlo, incluso soplarle o acariciarlo sin llegar a tocarlo produce una sensación tan cercana al placer que incluso llega a erizar el vello en la piel. Al mismo tiempo el cuerpo reacciona encendiendo la pasión siempre que la caricia esté correctamente hecha. La zona está llena de vasos sanguíneos, así que hay que tener mucho cuidado porque si se trata con brusquedad pueden quedar contusiones conocidas como mordeduras del amor o chupones. La nuca también es muy propensa a producir excitación al tiempo que es tratado con dulzura.  Pezón: El área que forma el pezón y la areola que conlleva tiene infinidad de terminaciones nerviosas que se excitan con una caricia, una lamida o un soplo de aire procedente de una boca.  Ano: La excitación del ano viene desde atrás del escroto empezando por el periné y acabando en el mismo esfínter donde se acumulan las terminaciones nerviosas que producen la excitación que se pretende.  Interior de los muslos: Es una zona muy sensible cuando la mujer ya está suficientemente excitada, responde al más mínimo roce, debido al fluir de la sangre acumulada que produce un efecto muy particular. La sangre se desvía hacia el interior de los muslos, por lo que la temperatura aumenta bastante, y la parte exterior se va enfriando. A esto se le añade la proximidad del sexo y todo el oportuno juego (con lengua o la yema de los dedos) que se puede realizar con el conjunto. También se pueden acompañar estas caricias con otras caricias añadidas por otros lugares erógenos del cuerpo que estén al alcance de la mano, de la boca, de la nariz. Zonas genitales Corresponde a los elementos que componen los órganos reproductores masculinos y femeninos, refiriéndose a: pene, glande y prepucio, escroto, vulva, clítoris, labios mayores y labios menores. Órganos genitales masculinos Los externos están compuesto por el pene (compuesto por “tronco” y glande) y el escroto, los internos son los que hacen de autopista de inseminación: los testículos, el epidídimo la próstata (y glándulas de Cooper), el conducto deferente, el conducto eyaculador y la vesícula seminal. Pene El pene está compuesto de terminaciones nerviosas en todo lo largo y ancho pero particularmente en la zona superior, su simple caricia suele ser por norma motivo de excitación.
  3. 3. Glande y prepucio El prepucio al igual que el glande está repleto de terminaciones nerviosas que resguardan el glande, o cabeza del pene, del exterior haciéndole conservar toda su sensibilidad. En muchas culturas, ya sea por tradición, por higiene o por religión, el prepucio es sesgado justo al nacer el niño o a los pocos años de vida, lo que se conoce como circuncisión. El prepucio es la cobertura de piel fina que poseen los hombres que no están circuncidados. No es muy considerado a la hora de mantener una relación sexual pero si se manipula con prudencia se puede encontrar una mina de placer masculina. Escroto Órganos genitales femeninos 2. Capuchón clitoral (prepucio) 3. Clítoris 4. Labios menores 5. Vagina 6. Perineo 7. Rafe perineal Los externos están compuestos por la vulva, el clítoris, los labios mayores y menores. Los internos incluyen las trompas de Falopio, útero, vagina y ovarios. Cuando la mujer está en estado de excitación sexual, la vulva se satura de sangre (de manera similar al pene durante una erección) y las glándulas de Bartolino secretan un líquido transparente que lubrica la vagina y la prepara para el coito. Vulva Es lo que está más al alcance de la pareja sexual y más extensión tiene refiriéndonos a la zona sexual, siendo acariciada tanto por la mano como por la boca produce en la mujer una sensación muy placentera que puede llevar a conseguir que se comience a humedecer la zona vaginal. Si está totalmente depilada (o no), la lengua también produce cierto estado de bienestar y placer. Clítoris Este es el único órgano del cuerpo humano que no tiene otro propósito que el de dar placer. Tiene más terminaciones nerviosas que cualquier otra zona del cuerpo y su estimulación correcta produce una gran excitación que puede llegar al orgasmo. Un alto porcentaje de las mujeres que se masturban lo hacen acariciándose exclusivamente el clítoris. Zonas erógenas en la mujer Es tiempo de dar un paso más allá de los habituales, y focalizarse en las partes del cuerpo de su mujer que probablemente ha ignorado por mucho tiempo. De hacerlo, no solo su mujer disfrutará más del sexo, sino también usted, gracias a la mejor respuesta que ella dará a sus nuevos estímulos.
  4. 4. Así como usted ama cuando su mujer se pone a veces por sobre su espalda para darle un masajeo profundo, a ella también le encantaría que usted acariciaría sus cuerpos en otras áreas, además de los senos, la vagina... y la cola. Por supuesto, esto no quiere decir que las mujeres no aprecien ser tocadas en las áreas genitales, pero, de vez en cuando, siempre es bueno probar algo diferente. Las diez zonas erógenas femeninas Pies Tanto si desea iniciar la relación sexual como si simplemente quiere ayudarla a relajarse luego de un día movido, el frotar los pies de su mujer logrará cosas increíbles. Utilice algún aceite de masajeo o crema para el cuerpo, y comience frotando cada uno de los dedos hasta llegar al talón. El Consejo: asegúrese de frotar sus pies con mucha presión, para no hacerle cosquillas. Y si los pies están limpios, chúpele los dedos más pequeños (antes de poner las cremas o aceites). Tobillos Tanto si hace el amor como si solo está comenzado con unas caricias estimulantes, coloque los tobillos de ellas en sus hombros y frótelos con masajes fuertes, con las manos hacia atrás. Acarícielos con sus manos y luego béselos, de un lado al otro. Un consejo: haga pequeños círculos con sus dedos para agregar erotismo. En este caso, nunca debe usar sus dientes. Detrás de las rodillas Si ella está de espaldas, levántele una pierna a la vez, para acercarse y besarle la parte trasera de la rodilla. Bese y lama suavemente todo esa área, y sus partes circundantes. El consejo: no mordisquee ni pase la lengua con mucha presión, ya que esta área, es más sensible a los toques suaves. Muslos Si ella está desnuda o llevando muy poca ropa, abra sus piernas y tómese unos minutos para acariciar la parte interior y exterior de sus muslos, con los dedos y los labios (pero no mordisquee). Y manténgase lejos de la vagina... por un tiempo. El consejo: Pase la lengua suavemente por el área ubicada al lado de los labios mayores de la vagina, y luego termine en su muslo superior con un lamido a presión. Abdomen Ponga su cabeza frente a ambos lados de la cintura de ella, y bese el abdomen de un lado al otro, de forma esporádica, para mantener la sorpresa sobre los lugares que besará. El consejo: Pase la lengua alrededor de su ombligo y frote suavemente la punta de su nariz en él. Espalda
  5. 5. Una de las cosas más esplendidas para las mujeres, es darlas vuelta boca abajo, y lamerles y besarles suavemente la espalda, comenzando lentamente por su nuca y finalizando en la entrada de sus glúteos. El Consejo: Trate de que los besos y lamidos sean lentos y suaves, apenas rozando la piel. Manos Con las palmas de ella hacia arriba, use ambos pulgares de sus dedos para frotárselas suavemente, y utilice el resto de sus dedos para frotar simultáneamente el otro lado de la mano. Vaya hacia abajo con cada dedo hasta que haya logrado frotar la mano entera. El consejo: Ponga el dedo medio de ella en su boca, y chúpelo suavemente, para luego pedirle que ella haga el mismo, pero… Muñecas Nuevamente, con las palmas de ella hacia arriba, toque sus muñecas con las puntas de sus dedos, así como también los antebrazos, al tiempo que le habla de cosas lindas. Después que unos pocos minutos de caricias, use los labios, los dientes y la lengua para lamerla y mordisquearla suavemente en el centro de la muñeca. EL consejo: Mientras besa la muñeca, sostenga con su mano la de ella, contra su cara. Cuello Tanto con las manos o la boca, a la mayoría de las mujeres les encantará que les corra el cabello lejos de la nuca, para acariciar esta zona suavemente, besarla, lamerla, y mordisquearla levemente. Orejas Acérquese a su oreja y cuchichíele algo como, "esta noche es tu noche", para luego tomar su lóbulo con la boca y dejar que sus labios húmedos se deslicen por toda la oreja. También puede mordisquear suavemente los lóbulos. EL consejo: Antes de hacer nada de esto, separe con sus manos el cabello de ella lejos de su oreja. Cabeza Use las puntas de sus dedos índices y medios para acariciar su rostro. Entonces, use toda una mano para jugar con el cabello, para luego darle masajes en la cabeza con la punta de todos sus dedos. Hágalo suavemente. Un consejo: descanse la cabeza de ella en su pecho, y al hacer esto fíjese si tiene una reacción relajada y positiva. Zonas erógenas femeninas: lo que hay que recordar Tanto si hace el amor como si simplemente quiere recrear un clima de juego luego de un día movido, debe saber que la mujer tiene muchas más partes erógenas que su vagina, nalgas, y senos. Además, esto también será un estímulo para usar otras partes de su cuerpo, además del pene y los testículos... ¡disfrute de su exploración!
  6. 6. Las zonas erógenas masculinas Si la rutina amenaza su vida de pareja, quizás sea el momento de explorar nuevas regiones... Orejas, cabello, labios Alrededor de las orejas, se pueden encontrar muchas terminaciones nerviosas, lo cual hace de este área un lugar ultrasensible a los toques. Use sus dedos índice y pulgar para dar masajes en la parte exterior de las orejas, con movimientos lentos y firmes. Apriete suavemente los lóbulos de la oreja. Explore el área de atrás de la oreja con su labio y lengua, y luego muerda levemente. No sea tímida con respecto a hacer ruidos cuando se encuentre por allí: el sonido del aliento y los gemidos son inmensamente excitantes para la mayoría de los hombres. La cabellera puede ser muy pero muy sensible al estímulo, sobre todo porque probablemente él no espere que usted le preste alguna atención a esa área, lo cual lo sorprenderá muy gratamente. A muchos hombres les encanta tener un apacible masajeo o leve rasguño en su cabeza (e incluso nuca), por lo que si usted tiene uñas largas, corra suavemente sus dedos por sobre el cabello, con movimientos circulares, rasguñando levemente su cabellera. Los labios son zonas erógenas que obviamente responden a los besos y lamidos. Es muy raro que un hombre no disfrute de besarse con su pareja, por lo que cuanto más lo bese, mejor. Los labios son altamente sensibles y para los hombres es fácil excitarse cuando comienzan a besar. Besar permite que el hombre sepa que está (probablemente) en la antesala de algo mucho mejor, y eso hace que su mente comience a fantasear. Cuello, pecho El cuello es siempre un lugar magnífico para excitar a su pareja. Existen varias cosas para tener presente aquí. La más importante, es controlarse a sí misma, ya que las mordeduras pueden haber sido muy divertidas cuando se era más chico, pero ahora, la mayoría de los hombres
  7. 7. ya adultos odiarán ir al trabajo con marcas, especialmente si tienen que llevar por una semana un pulóver de cuello alto (si ambos gustan de las mordeduras fuertes, realícelas sólo en los lugares que generalmente están cubiertos por la ropa). ¡Trate de tener su boca húmeda, pero de no babear! Cubra las diferentes áreas del cuello con besos tiernos, incluyendo las áreas inferiores o las que se encuentran detrás de las orejas, para lograr un estímulo extra. El mordisqueo suave generalmente también funciona muy bien. Empiece de forma suave y apacible; a medida que la intensidad suba, aumente lentamente la presión y siéntase más libre para liberar lo sexy que hay dentro de usted. Para muchos hombres, el pecho es una de las partes favoritas de su cuerpo. Por eso, apreciar sus pechos es como apreciar al hombre entero. Déle masajes y cuchichee ocasionalmente cuánto ama esa aparte (tanto si el hombre tiene un pecho trabajado como si no lo tiene). Los pezones de los hombres son también sumamente sensibles y causan muy buenas sensaciones frente a los besos, los lamidos, los mordisqueos, o los pellizcos suaves. Sólo recuerde comenzar algo lentamente e ir entusiasmándolo intensificando la presión. Mire ocasionalmente si algo le está molestando, ya que algunos hombres tienen mayor sensibilidad al dolor, por lo que es importante que exista además una buena comunicación entre ambos, para que puedan señalar si algo los molesta. Punta del pene, escroto El área genital de los hombres responde a los toques más leves. En el caso de la punta del pene, debe saber que este área es el pináculo del estímulo para un hombre. El pene es tremendamente sensible en toda su superficie, aunque la punta lo es mucho más, ya que allí se encuentran muchas terminaciones nerviosas. Y como la punta del pene es la parte más sensible del cuerpo de un hombre, la manera más fácil de excitarlo es trabajando sobre ella. Tenga en cuenta que los hombres que no están circuncidados tienen una cabeza más sensible, y a veces necesitan que las mismas sean manejadas más suavemente. El área de la base del pene, entre el escroto y el ano, también es altamente sensible. El escroto es el saco que contiene los testículos. Esta es una parte muy sensible y muy frágil del cuerpo del hombre. Aplicar mucha presión a los testículos, causará dosis tremendas de dolor. Esto no significa que no deba tocarlos, ya que si desea excitar realmente a su hombre, deberá acariciarle suavemente los testículos, con una de sus manos. Pero mucho más erótico y muchísimo más excitante para ellos, sería que usted pase la lengua suavemente por el escroto. Muslos, perineo, nalgas y ano La parte interior de los muslos son siempre un lugar magnífico para excitar a su pareja, si es que no suele tocarlos en sus relaciones diarias. Cuando los toque, bese,
  8. 8. lama, o mordisquée, prácticamente todo lo que haga alrededor de este área le resultará grandioso. Se denomina perineo al área comprendida entre el escroto y el ano. Existen muchas terminaciones nerviosas allí, por lo que este lugar es bastante sensible a las caricias suaves. Para una mejor experiencia, trate de usar un aceite de masajes o un lubricante artificial. Considere dar vigorosos masajes al perineo, poco antes de llegar al orgasmo, ya que esto le da a muchos hombres una mayor dosis de placer. Las nalgas y el ano son ampliamente estimulables gracias a sus sensibles terminaciones nerviosas, y muchos hombres llegarán a excitarse con caricias en esta área. El ano particularmente tiene un gran número de terminaciones nerviosas, lo que hace de esta zona una de las más sensibles. Un estímulo apropiado en esta área podría elevar altamente el placer en un hombre. Además… Masajear intensamente los músculos de la espalda pueden ser muy excitante para ciertos hombres. Los dedos son partes muy sexys del cuerpo, y muchos hombres encuentran muy excitante que su mujer se los chupe, lame y bese, especialmente los de los pies. Consejos Importantes Algunas consideraciones básicas antes de comenzar:  Recuerda que brindar placer en sí es un placer. Entre más disfrutes lo que haces a tu pareja, mejor lo harás y más lo disfrutará ésta. Haz las cosas con pasión y no en forma mecánica.  La variedad es uno lo los condimentos principales de la vida. Explora nuevas áreas y varía los movimientos y las intensidades. Así sabrás que funciona y que no. Puedes probar con algún juguete sexual adecuado.  Lava tus manos antes de acariciar a tu pareja.  Asegúrate que tus manos estén cálidas. Fróta tus palmas unas 30 veces.  Asegúrate de tener tus uñas recortadas, sobretodo si vas a estimular zonas más sensibles y delicadas.  Es recomendable no utilizar anillos, si se piensa dar un masaje erótico en la espalda y otro lugar.
  9. 9.  No descuides tu aliento ni tu olor corporal. Descuidar estos detalles puede echar por la borda cualquier momento erótico y especial.  Recuerda que la relajación es esencial, sobretodo para la mujer.  Para cualquier tipo de encuentro íntimo, aprende a ser un amante integral y no descuides ningún detalle. Considera siempre los cinco sentidos.  Procura que el ambiente contribuya a la experiencia. Prepara un ambiente romántico y adecuado a la ocación.  ¡Cero distracciones por favor! Apaguen celulares, teléfonos, televisores. Una música baja es recomendable.  No olvides balancear el estímulo que das a tu pareja. Si estimulas un pecho, no olvides estimular de la misma manera el otro pecho. Así con todas las partes de su cuerpo.  Mientras besas el cuerpo de tu pareja, toma sorbos de alguna bebida ya sea fría caliente e intercámbialas de forma que no sepa que esperar. Los cambios de temperatura pueden elevar las sensaciones en forma agradable.  Sean creativos y usen su imaginación.  Recuerda que cada persona puede responder distinto a la manipulación de sus zonas erógenas. Explora y descubre. Zonas Erógenas Femeninas La piel de la mujer es su órgano sexual más grande. Explora y descubre las zonas erógenas femeninas de forma cariñosa y sensual Su Cabello Acuérdate que uno de los primeros pasos hacia un sexo grandioso es lograr relajar a tu pareja. Acariciar suavemente su cuero cabelludo la ayudará a relajarse. Hacerlo lenta y delicadamente es una forma especial de demostrar cariño y ternura. Haz que por tus dedos se deslice su cabello. Aunque no te lo imaginabas la cabellera femenina es un de las magnificas zonas erógenas femeninas.
  10. 10. En un momento de mayor excitación, también puedes tomar su cabello de una forma más agresiva, pero siempre con cuidado de no lastimarla. A las mujeres en general les excita sentirse sometidas a los deseos de su pareja. Consejos • Juguetea suavemente con su pelo desde la base de su cuello. Levántalo y bésale la nuca, una de las zonas erógenas femeninas más sensitivas. • Abrázala y acércala hacia ti y deja que sienta tu aliento. Puede ser un gesto sutil pero profundo. • Si tu brazo está alrededor de sus hombros, puedes jugar con su cabello mientras caminan. Sus Ojos, Su Cara Refuerza la conexión que tienes con ella besando delicadamente sus párpados e intercambiando miradas. Besa suavemente sus mejillas; recorre su rostro y llénalo de besos. Mezcla la pasión y la ternura, comenzando primero con besos suaves por estas zonas erógenas femeninas. Una de las llaves para aumentar la sensualidad es la intensidad del contacto visual. Utiliza el dorso de tu mano o un dedo para recorrer su rostro. Comienza por el mentón, las mejillas y luego baja hasta el cuello. Hazlo con sensualidad y pasión. No olvides que ellas recuerdan la forma en que tocas sus zonas erógenas femeninas Consejos • Usa la punta de tus dedos para recorrer sus labios. Ambos pueden cerrar sus ojos y hacerse lo mismo el uno al otro. • Pídele que succione tu dedo cuando esté cerca de su boca. Una chica interesada te podrá indicar muchas cosas con este gesto. Utiliza esto como un preludio para utilizar tu lengua en otras partes, más adelante. • Sean creativos e inventen juegos al besarse la cara. Pueden hacerlo con los ojos cerrados y besarse solo el borde de la boca. El que toque la nariz del otro, pierde. Sus Labios Los labios son una de las zonas erógenas femeninas más importantes . Existen muchas y variadas formas de besar. A las mujeres les encanta el poder sensual de un beso, así que no escatimes en besar mucho a tu pareja. Un beso apasionado puede lograr que la temperatura ascienda rápidamente y los prepare para los siguientes pasos. En relaciones a largo plazo, las personas suelen olvidar lo maravilloso que puede ser besar. Si besas a una mujer bien y de la forma en que ella quiere ser besada, habrás recorrido la mitad del camino para que caiga rendida en tus brazos. La Biblia del beso o el Art of Kissing es
  11. 11. posiblemente el libro más completo que puedas encontrar para aprender todo sobre el maravilloso arte de besar. Consejos • Te recalcamos de nuevo la importancia de un buen aliento. • Puedes succionar sus labios, ya sea el de arriba o el de abajo. Hazlo con suavidad primero. • Puedes también mordisquearlos suavemente. Cada persona tiene gustos diferentes. Entérate de cuales son los de tu pareja y complácela con los besos que más le gusten. • Recuerda variar. Puedes estar cambiando y besar también sus mejillas, su frente, su cuello. Mantenla a la expectativa por saber que seguirá luego. • Utiliza tus manos también al besar y acaricia su pelo, cara, orejas o espalda. Sus Oídos Los oídos también son una de las zonas erógenas femeninas con más terminaciones nerviosas. Explóralos con tus dedos y con tu lengua. Puedes morder suavemente sus lóbulos. Acuérdate que a la mayoría de las mujeres no les agrada que les taladren sus oídos con la lengua, ni les agrada tampoco sentir un exceso de saliva. Puedes aprovechar también para susurrarle con suavidad cosas al oído, lo cual pondrá más sensible el resto de las zonas erógenas femeninas. Consejos • Respira suavemente. Ella querrá saber que estás ahí, pero no es excitante escuchar una respiración fuerte y pesada. • No soples muy fuerte en su oído. Puede que consigas el efecto contrario a excitarla. • Puedes lamer y luego soplar suavemente sobra la zona donde pasaste la lengua. También puedes intentar esto en otras zonas erógenas femeninas, como su cuello, sus pezones o la curva en su espalda. Su Cuello y Hombros El cuello es una de las zonas erógenas femeninas más sensibles de la mujer y un lugar ideal para excitarla. Ten cuidado en no sobre-estimular esta zona. Comienza con besos suaves por todo su cuello. No succiones demasiado su piel en esta parte, ya que puedes dejar un hickie (marca rojiza en el cuello). Puedes subir hasta sus oídos de nuevo y también tomar su cara o su cabello con tus manos. La intensidad puede varias conforme suban los niveles de excitación de ambos. No olvides besar sus hombros. Son una de las zonas erógenas femeninas muchas veces olvidada pero que brinda mucho estímulo a las mujeres.
  12. 12. Consejos • La piel del cuello es muy sensible y delgada. No necesitas ejercer mucha presión sobre esta zona para obtener el efecto deseado. • Los lados del cuello de una mujer desde la base hasta sus lóbulos, son una de las partes más sensitivas de su cuerpo, una de las zonas erógenas más exquisitas. • Comienzo con la punta de los dedos, luego los labios y tu lengua y no olvides hacerlo en ambos lados de su cuello. • Levanta su cabello y bésale la parte de atrás de su cuello. Luego baja hasta sus hombros y continúa besándola. Este es un movimiento perfecto para cuando ande un vestido que deja al descubierta esta parte de su cuerpo. • Nunca muerdas el lado de su cuello, ya que esta parte es demasiado delicada. • Puedes morder delicadamente sus hombros. No le vayas a dejar ninguna marca visible. Sus Brazos y Manos Los brazos y manos son grandes zonas erógenas femeninas, aunque poco exploradas. Puedes recorrer los brazos de tu chica y llenarlos de besos. La piel acá también es delicada, así que hazlo con cuidado y ternura.La zona más sensible del brazo de la mujer es justamente a la mitad, del lado contrario del codo. Estimula estas zonas erógenas femeninas con tu lengua. Puedes usar un poco más de presión aquí. Puedes estimular también sus manos. Como un gesto de cariño, puedes besar sus palmas. Juega y succiona sus dedos suavemente. Esto puede ser algo muy erótico para ambos y puede servir como una invitación a juegos más atrevidos más adelante. Consejos • Recuerda que en zonas erógenas femeninas más sensibles, las caricias y los besos tiernos tienden a ser más excitantes que el presionarlas en forma más fuerte o ruda. • Juega con tu lengua al succionar sus dedos. • Las axilas son un área muy sensible. No todo el mundo se siente cómodo jugando en esta zona. Averígualo acariciándola suavemente con tus dedos y luego en forma paulatina y delicada, utilizando tu lengua. Sus Senos Una de las zonas erógenas femeninas favoritas y más visitadas por los hombres , también es una de las zonas erógenas femeninas que más excita a las mujeres si se estimulan de forma correcta. Los gustos y las sensibilidades de los senos varían de mujer en mujer. Algunas les gustará que se las muerdan o aprieten con fuerza. Mientras que otras preferirán que las traten con delicadeza y suavidad.
  13. 13. Consejos • Averigua sus preferencias preguntándole y observando sus reacciones. • Estimula el pezón de forma indirecta primero, comenzando con las zonas a su alrededor. Así lograrás crear anticipación. • Todos los senos tienen la misma cantidad de terminaciones nerviosas. Es por eso que lo senos más pequeños pueden ser a veces más sensitivos. • Tómate tu tiempo al estimular estas dos zonas erógenas femeninas. Saborea cada momento. • No olvides la zona debajo de sus senos. También responde muy bien al estímulo que le des. Los pliegues submamarios son de las zonas erógenas femeninas favoritas de ellas. • Moja la punta de tu índice y recorre en forma circular sus pezones. También puedes apretarlos en forma delicada con tus dedos. Su ombligo A muchas mujeres les encanta que les acaricien el ombligo, ya sea con los dedos, la lengua o con la nariz. A muchas otras sin embargo, no les agrada. Esta es otra de las zonas erógenas femeninas donde también tendrás que averiguar que es lo que a tu chica le gusta y que no. Consejos • Todos los puntos desde encima de su vello púbico hasta el punto entre sus senos, pueden ser masajeados en forma delicada y circular con tus dedos (sentido del reloj). • Considera este punto como el repositorio perfecto para verter algo de champagne, vino u otras bebidas de tu preferencia y luego sorberlas con delicadeza. Su Espalda De las zonas erógenas femeninas más provechosas. Aprovecha esta amplia zona para besar, mordisquear o masajear a tu pareja de distintas formas. Un buen masaje en la espalda puede lograr increíbles efectos de relajación, ideal para preparar física y mentalmente a tu pareja para un encuentro íntimo. Recorre toda la espalda de tu pareja en busca de los lugares que más le exciten. Recuerda que cada mujer es diferente. Aplica distintos tipos de presión, tanto con tus manos como con tus labios. Puedes intentar mordisquear suavemente algunas partes y estudiar el efecto que tienen en tu pareja. Consejos • La zona en donde se junta la espalda con las nalgas, conocida como la curva sacra, es una de las zonas erógenas que responde muy bien a la estimulación sensitiva. Aplica presión con toda tu mano para lograr una mayor excitación.
  14. 14. • Acaricia y recorre con tus dedos toda su espalda es algo que le puede brindar gran excitación. • Si vas a dar un masaje, trata de utilizar algún aceite adecuado. • Nunca manipules el centro de su espalda, es decir, la zona por donde pasa su espina dorsal. Puede ser peligroso y no brinda mayores sensaciones. • Pasar de forma delicada de la espalda a sus nalgas, puede generar una sensación agradable de excitación y expectativa. • Puedes ir indicando a tu pareja que harás y luego colocar tu lengua en esa parte. Esto la puede ayudar a excitarse y que se vaya generando lubricación. Sus Nalgas Una de las zonas erógenas femeninas más admiradas y aplaudidas por los hombres . Sin embargo, algunas mujeres pueden sentirse incómodas al exponer sus nalgas y que sean el centro de atención. No olvides en recordarle a tu chica cuanto te gusta y excita esta parte de su cuerpo. Trata de que se sienta cómoda y admirada en todo momento. Consejos • Si tu chica está en sus cuatro, puedes recostar tu pecho en sus nalgas y a la vez masajear sus senos con tus manos. • Si a ella le gustan los juegos anales, puedes comenzar por separar gentilmente sus nalgas, para crear estímulo y expectativa sobre lo que sigue. • Acarícialas, bésalas, admíralas, agárralas y muérdelas en forma suave. • La vista del derriere de tu chica puede ser muy excitante. Respira profundo para que no vayas a perder el control. Su Perineo El perineo se encuentra entre el ano y la vagina, a pesar, de la riqueza de las sensaciones que puede producir no es de las zonas erógenas femeninas más frecuentemente exploradas. Es un área muy sensitiva para muchas mujeres, inclusive se escucha decir que el perineo podría ser la zona más erógena en la mujer por su alto contenido de terminaciones nerviosas. Sin embargo su estimulación no es disfrutada por todas las personas por igual, por lo que es mejor averiguar discretamente primero si a tu pareja le interesa.
  15. 15. Consejos • El perineo femenino responde muy bien a la presión de los dedos o a las caricias circulares. • Cierra los labios vaginales de tu chica y presiona vigorosamente con tu mano o bien, haz masajes sobre el mismo lugar. Provocaras una rápida excitación de tu chica ya que ese canal en donde tienes tu mano comprende una extensa red nerviosa. • Utiliza además de tus manos, tu lengua para acariciar los labios vaginales de ella. • Los labios menores de la vagina son más sensibles a las caricias que los labios mayores, en especial en parte interior junto en la hendidura de la vulva. Estimula esta zona ejerciendo presión sobre ambos labios. • Realiza un masaje con firmeza y presión en el punto en que la vulva se hunde y empiezan los labios vaginales. • Luego puedes poner un dedo a cada lado de los labios vaginales haciéndolos vibrar de lado a lado. Su Clítoris El clítoris es el pequeño punto mágico de la excitación femenina Dentro de las zonas erógenas femeninas, el clítoris es la más aplaudida. Como es bien sabido por todos, la estimulación directa del clítoris es la forma mas fácil de dar placer a las chicas y llevarlas al orgasmo. Claro, que para ello, la pareja debe aprender a hacerlo con la suavidad y destreza requerida. El clítoris es sumamente sensible y representa en el cuerpo de la mujer lo que el glande en el cuerpo masculino. El clítoris, al ser una de las zonas erógenas femeninas con más terminaciones nerviosas, permite que las caricias sean fáciles de disfrutar pero también la convierte en un área fácil de lastimar. Consejos • Antes de estimular el clítoris, es preferible que ya hayas acariciado otras zonas en el cuerpo de ella. • Las caricias en el clítoris siempre deben ser suaves y delicadas. • Para acariciar el clítoris es preferible que los dedos estén lubricados y así, evitar una posible irritación. Si la lubricación vaginal aún no es suficiente, no dudes en usar gel lubricante de los que se venden en las farmacias, alguna crema o tu propia saliva. • La lengua es una gran aliada para provocar descargas eróticas mientras se usa para estimular el clítoris. Mueve tu lengua sobre el clítoris, tocándolo solo con la punta, haciendo movimientos en
  16. 16. todas direcciones. • Tocar el clítoris con la punta del pene es sumamente placentera, la zona alrededor también se puede acariciar y excitar así, indirectamente al clítoris. • Para encontrar sensaciones mas satisfactorias utiliza también toda la mano, así estimulas por completo el área completa del clítoris. Puedes realizar movimientos circulares apoyando la mano en el clítoris y presionándolo suavemente en forma circular. • Los movimientos vibratorios son aplaudidos en el clítoris. Una buena técnica es colocar la mano en el pubis de modo que los dedos queden sobre el clítoris, entonces empiezas a producir la vibración. • Otra forma de excitar el clítoris es con un vibrador mecánico (juguete sexual), solo que no lo colocaras directamente encima, sino arriba de él. Sus Piernas Las piernas de la mujer son objeto de admiración para los hombres y sin duda una parte del cuerpo femenino sumamente excitante. Estas zonas erógenas femeninas, al ser acariciadas con sensualidad y ternura, se convierten en grandes aliadas para incentivar el placer sexual y potenciar las sensaciones pre-orgásmicas. Al ser los muslos una zona tan cercana a los genitales hace que su estimulación aumente las ansias y el deseo hacia el sexo, además de hacer que el juego previo se convierta en algo realmente disfrutado y se construya el camino al orgasmo mediante un aire de sensaciones exquisitas. Consejos • Utilice aceites aromáticos y cremas para masajear con suavidad los muslos y la parte de atrás de las piernas de su pareja. • Bese con ternura la zona detrás de las rodillas, esta es una zona que pocas ocasiones se explora cuando su estimulación es realmente excitante. • No olvide mantener sus uñas cortas y manos suaves al tocar las piernas de la pareja, recuerde, se trata de acariciar no de provocar molestias en la piel. • Pase sus dedos con suma delicadeza, provocando una sensación casi imperceptible, por el interior de los muslos, utilice las yemas de sus dedos y el borde de sus uñas. • Pruebe diferentes direcciones a la hora de acariciar las piernas de su mujer, de manera que ella siempre este a la expectativa. Esto mantiene el umbral del deseo alto. • Coloque a su pareja boca abajo y bese suavemente toda la pierna, de abajo hacia arriba, aproveche y al llegar arriba, acaricie sus nalgas como se lo explicamos anteriormente. A las mujeres nos encanta! • Si estas practicando el sexo oral, utiliza tus manos y acaricia el interior de los muslos de ella con la punta de tus dedos, hacia arriba, abajo y en círculos. Las sensaciones serán mas intensas y
  17. 17. el orgasmo será mejor de lo esperado. • Lo principal: No olvides demostrarle a ella con cada caricia, cada beso y en cada momento, lo mucho que disfrutas cada zona de sus piernas. Sus Pies Según Valerie Ann Worwood, autora de “Scents and Scentuality”, los pies son una de las zonas erógenas femeninas más importantes, ya que contienen varios puntos eróticos incitadores, que al presionarlos, causan sensaciones en los genitales de la mujer. La reflexología también menciona una gran cantidad de puntos en los pies, especialmente en la planta, que al estimularlos lograrán reducir ansiedades, tensiones, dolores, etc. Los chinos han utilizado los pies desde tiempos atrás como punto de entrada al resto del cuerpo El objetivo principal de un masaje de pie es el de liberar la tensión de los pequeños ligamentos y músculos que ahí se encuentran. Los pulgares son los mejores digitadores para manipular esta área. Es mejor utilizar pequeños círculos con ambos pulgares desde el talón hasta los dedos de los pies. No presiones muy fuerte. Si la mujer se encuentra cerca su periodo, la parte de afuera debajo de sus tobillos puede ser muy sensible. Se delicado. Remueve la tensión de los pies, tirándolos delicadamente hacia arriba. Puedes comenzar, da un masaje suave en la planta de los pies, comenzando por el tobillo y luego bajando hacia los dedos, masajeando cada uno de ellos. Puedes también besar, chupar y jugar con sus pies de forma más erótica. Utiliza tu imaginación. Cuando se frotan o masajean los pies de una mujer, hay un par de cosas importantes que debes recordar. Consejos • Ambos necesitan estar en una posición confortante en donde tengas fácil acceso a sus pies. Trata de sentarte entre sus piernas en el piso enfrente de ella, o con sus piernas encima de las tuyas, de tal forma que sus pies queden enfrente de ti. • Utiliza alguna crema de piel para que puedes frotar y dar el masaje con mayor facilidad. Mantén a mano algún paño. Puedes colocarlo en tus rodillas, para limpiar cualquier exceso de crema.
  18. 18. • Algunas mujeres puedes experimentar mucho cosquilleo. Si das un masaje, utiliza movimientos más fuertes para evitar causar cosquillas. Zonas Erógenas Masculinas Zonas Erógenas Masculinas: Una de las formas más claras para conquistar a un hombre es brindarle especial atención a cada parte de su cuerpo. Ellos, al igual que la mujer, también desean que cada rincón de su piel sea explorado y tratado con la atención y la sensualidad que merece. Detallaremos cada parte del cuerpo del hombre que lo hace vibrar y consejos para desatar su excitación… Daremos por muerto la creencia urbana de que el cuerpo masculino gira alrededor de sus genitales. Su cabello El éxito de acariciar el cabello de un hombre esta en que probablemente el no se lo espere. Para la mayoría de los hombres una caricia en su cabellera resulta un gesto realmente agradable. Además, las caricias en el cuero cabelludo son sumamente relajantes, lo cual prepara al hombre para una entrega sexual además de ser una gran muestra de afecto aunque sea sutil. Consejos • Aprovéchate de la yema de tus dedos para brindar un masaje circular en el cuero cabelludo de tu pareja. • Deja que el se recueste en ti y desliza tus dedos por su cabello, esto demuestra increíble ternura además, de pasión hacia el otro. • No olvides besar su cabeza de vez en cuando Sus orejas Las terminaciones nerviosas abundan en el área que rodea la oreja, lo que hace a este lugar en una zona ultrasensitiva al taco y las caricias.
  19. 19. Los dedos, labios y lengua son excelentes armas para explorar el lóbulo y la zona detrás de la oreja. Consejos • Cuando te encuentres cerca de la oreja de tu compañero recuerda hacer suaves gemidos, esto junto con el sonido de tu respirar resulta altamente excitante para el chico. También recuerda que los sonidos muy duros y muy fingidos resultan verdugos para el placer sexual. • Utiliza los labios para discretamente besar el lóbulo de la oreja. • Con tu lengua recorre el pabellón de la oreja, termina mordisqueando muy cariñosa y suavemente la oreja. • No olvides que mientras tu boca se divierte con la oreja de tu compañero, tus dedos pueden juguetear con la parte de atrás de la oreja y con el cabello de tu compañero. • Si usas tu lengua para acariciar la oreja de tu chico, no la introduzcas dentro del oído, con que te quedes afuera, cerca del lóbulo y el pabellón del oído es suficiente y además resulta mucho mejor. Sus labios Esta es una de las zonas erógenas masculinas que responde más claramente a los estímulos . Los hombres disfrutan ampliamente de las caricias con la boca y para ellos es fácil inclinarse al sexo mediante una buena entrega de besos. Existen miles de formas con las que puedes incitar a un hombre en sus labios, por eso, es importante aliarse del arte de besar para saber poner la chispa que ilumine el camino a la cama. No olvides que el hombre puede tomar el beso como señal de un preámbulo sexual, por ello es importante hacerlo bien. Consejos • Dientes limpios y aliento fresco antes de besar los labios de tu pareja= primer peldaño del éxito • Pon tus labios seductores y atractivos, no hace falta mucho con un lápiz labial de un color tenue y/o brillo labial basta. Es preferible que el labial no tenga sabor. • Deja que los besos sean progresivos, empieza con besos suaves y discretos y que el tiempo los vaya poniendo cada vez mas atrevidos. • Usa tus dedos para acariciar los labios del chico recorriéndolos con ternura. • También puedes estimular los labios de tu chico besándolos por separado. Besa y mordisquea el labio inferior de el, te aseguramos que para el será un detalle muy sensual. Su cuello
  20. 20. El cuello es definitivamente una de las zonas erógenas masculinas claves para subir la líbido y transportar a tu compañero hacia el acto sexual El cuello representa un área magnifica para estimular, esta recargada de amplias zonas sensitivas que al ser tratadas logran aumentar el deseo y preparar el camino prefecto para un ansiado encuentro sexual. Consejos • Cubre por completo el área del cuello con besos pequeños y lamidos discretos • Evita dejar marcas de mordeduras fuertes en el cuello. No es conveniente para un hombre andarse cubriendo sus marcas en el trabajo. • El mordisqueo suave, lento y sensual es bien recibido por el cuello • Mientras besas el cuello de tu compañero, utiliza tus dedos para acariciar el pelo, las orejas y otras zonas del cuello de tu pareja. • Procura que tus labios estén un poco húmedos y no dejar depositada grandes cantidades de saliva en el cuello. Su pecho ¡Cuantas maravillas puede traer el pecho de un hombre……! ¿Sabias que para muchos hombres el pecho es una de sus partes favoritas? Es por esto que al estar con ellos hay que saber admirar y acariciarles el pecho, de forma sutil y a la vez atrevida. Consejos • Deja que tus manos den un roce suave por toda el área del pecho • Si decides utilizar tus uñas, recuerda que estas no deben aruñar a tu pareja al punto de causarle dolor y dejarle marcas. • Los pezones masculinos también gozan de buena sensibilidad, no los dejes de lado….Estas pequeñas zonas causan buenas sensaciones en algunos hombres cuando se les estimula mediante besos, lamidos, mordisqueos, o con el simple tacto. • Combina tus suaves con caricias manuales en la zona del pecho. • Comienza lentamente con sus caricias y vaya intensificando estas poco a poco conforme aumenta el deseo. • Repítale a su compañero lo mucho que le gusta su pecho, no importa si se trata de un pecho muy bien elaborado o no, a ellos simplemente les encanta saber cuanto nos gusta esta parte de su cuerpo. Sus brazos y manos
  21. 21. Muchas veces se olvida considerar a los brazos dentro de las zonas erógenas masculinas beneficiadas de caricias durante el acto sexual, sin embargo, esta es una parte del cuerpo que al ser estimulada logra despertar una excitación suave y placentera, realmente agradable a los sentidos masculinos. Las manos estan recargadas de terminaciones nerviosas por lo que su estimulación despierta grandes placeres que pueden llevar al indicio sexual Consejos • Una estimulación manual discreta en la axila y en la parte interna del brazo resulta magnifica siempre que no genere cosquillas en él, ya que esto vendría a desconcentrar a tu compañero del ambiente erótico que deseas crear. • Pon la mano de tu compañero en tu boca y recorre la palma con la punta de la lengua nada mas, le brindaras a el una sensación poco común pero muy excitante. • Traza círculos con la yema de tus dedos por la palma de la mano de tu chico, y dibuja líneas imaginarias por debajo de los dedos en la palma también. • Usa la punta de tu lengua para explorar los hombros de tu compañero. Aprovecha para darle besos cortos y apasionados allí también. • Para algunos hombres resulta excitante que sus dedos sean colocados en la boca de su pareja para ser lamidos dentro de ella. Su Abdomen De las zonas erógenas masculinas favoritas de ellos. Para los hombres, la zona situada entre el ombligo y el pubis es sumamente deliciosa para recibir caricias y responder a estas con intensas sensaciones. Consejos • Dibuja una línea vertical desde el ombligo hasta el pubis con tu lengua, tus dedos y labios • Haz otra línea pero ahora horizontal de cadera a cadera y recórrela con besos, con la yema de tus dedos y con tus uñas de forma sutil, sin causar molestias a tu compañero. • Acompaña tus estímulos en el abdomen de succiones y ligeros mordisqueos. Su espalda A los lados de la columna vertebral se encuentran importantes receptores sensitivos, lo que la convierte en una de las zonas erógenas masculinas más especiales. En la espalda se pueden brindar muchos tipos de caricias, acá te mencionamos algunas. Consejos • Bríndale un masaje en el área de espalda, utiliza cremas y aceites aromatizados y procura que tus manos sean tersas al tacto.
  22. 22. • Deja que tus dedos trazen diversas formas en la espalda de tu chico, haz que los movimientos sean lentos y un poco coordinados entre ambas manos. • Recorre el camino de la columna con la punta de tu lengua. • A nivel del sacro, en la parte baja de la espalda, existe una zona mucho más sensible y erógena que el resto de la espalda, no dudes un usar tus manos, así como lamidos y besos para estimular esta zona. • Combina tus caricias orales con manuales en otra zona de la espalda. • Los costados de la espalda responden ante las caricias delicadas y discretas de los labios y las puntas de los dedos. Sus piernas Dentro de las piernas se esconde una increíble sensibilidad a los estímulos externos…. Por lo general las piernas del hombre quedan olvidadas en el preámbulo sexual, cuando esta parte del cuerpo masculino resulta magnifica para estimular a tu compañero. Atrévete a préstarle mas atención a las piernas de tu chico, que son una maravilla entre las zonas erógenas masculinas, ya veras lo bien que te lo agradecerá. Consejos • Besa la parte interior de los muslos de tu pareja, acompaña tus besos de caricias con las manos • Permítase abarcar por completo el área del muslo de su compañero con lamidos, mordiscos pequeños, besos y manos. • Arriba en el muslo, cerca de los genitales, la sensibilidad es fácil de encontrar y estimular, aferrate a la punta de tu lengua para despertar las más exquisitas sensaciones en esta zona. • Aproveche para acariciar otras zonas cercanas al alcance de su mano, mientras las piernas de su compañero gozan de los placeres que su boca le pueda brindar, como abdomen o genitales. Sus nalgas Las nalgas contienen muchos receptores nerviosos que pueden ser estimulados con facilidad. Un hombre ya excitado puede volverse loco de pasión ante las caricias en su trasero. En el trasero masculino puedes utilizar masajes con las manos, ligeras palmadas o pequeños pellizcos que lograran brindar el preámbulo requerido para el ansiado encuentro sexual. Consejos • Cuando hagan el amor en la posición del misionero, aprovecha para acariciar las nalgas de tu pareja mediante caricias manuales, puedes apretarlas con fuerza o simplemente tocarlas con sensualidad por tus dedos. • Al estimular la zona del trasero utiliza las dos manos ya que es un área grande y carnosa. • El lugar donde termina el glúteo y comienza el muslo, justo en ese surco, se encuentra una gran cantidad de sensibilidad, pasa tus dedos o tu lengua por allí, despacio, desbordando el erotismo. Su ano
  23. 23. Un hombre puede llegar a disfrutar de gran excitación por medio de la estimulación anal. Esto se debe gracias a la exagerada cantidad de terminaciones sensitivas de la zona, lo que la hace una de las zonas erógenas más sensitivas del cuerpo masculino. Es aquí en donde se encuentra el punto G masculino. Los estímulos apropiados en esta zona pueden elevar por mucho el placer y el disfrute sexual masculino A pesar de esto, algunos hombres no se sienten cómodos con las caricias en el ano, por lo que antes de estimularla debes ser conciente de los gustos y atrevimientos de tu chico. A través del ano se puede estimular el punto G Masculino Consejos • Ni se te ocurra tocar el ano de tu compañero si a el no le agrada la idea, puedes crear un ambiente muy incomodo, nada apacible para el sexo. • Acaricia suavemente el perine de tu pareja, es decir, el camino desde el escroto hasta el esfínter anal, ya que desde acá se produce la excitación del ano. • Utiliza siempre algún tipo de crema o aceite no irritante para excitar el ano de tu compañero. • Antes de introducir tu dedo en el esfínter anal, rodéalo primero con caricias suaves estimulantes de tus dedos. Sus genitales Zona erógena de predilección masculina, pero como hemos visto, no es la única. Imagina el derroche de placer que le puedes hacer sentir a tu pareja si aprovechas tus conocimientos para estimular sus genitales en combinación con sus otras zonas erógenas. El pene, los testículos y la zona que rodea a estos es altamente sensible y cada vez que son estimuladas crean potentes deseos sexuales que desencadenan en las mas exquisitas sensaciones. Consejos • El área genital responde a los toques mas suaves, por lo que cuando llegas a esta parte procura que tus caricias sean delicadas sin dejar de ser sensuales. • La punta del pene es la zona más sensible de todo el cuerpo masculino, estimúlala con suavidad, es fácil excitar a un hombre desde aquí. • Usa tu lengua para besar y lamer la cabeza del pene de tu compañero mientras con una mano acaricias el resto del cuerpo del pene y con la otra mano tocas sus muslos o abdomen. • Todos los hombres gozan del sexo oral, así que no seas egoísta y practícaselo, deje que el note lo mucho que tu también lo disfrutas. • Al estimular los genitales no te olvides de prestarle atención también a los testículos, estos son muy sensibles y disfrutan de la estimulación dada con delicadeza. • Aprovecha cuando tienes tu boca ocupada con el pene de tu compañero para recorrer y acariciar el perineo masculino.
  24. 24. • Otra forma de estimular es acariciar el pene como si le estuvieras brindando a tu compañero una masturbación, acompáñala de lamidos inesperados y te auguramos un rotundo éxito.

×