ADMINISTRACIÓN POR VALORES
Alfonso Saldaña Barrios
¿Cómo lograr el éxito organizacional y
personal mediante el compromiso ...
terminar lo que se empieza, es un ser que construye, capaz de realizar lo imaginable
partiendo desde lo inimaginable: “hac...
Cada letra en las columnas simboliza uno de los grupos de interés de la organización, por
ejemplo la “J”: por los usuarios...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Administración por valores as

223 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación, Empresariales, Empleo
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
223
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Administración por valores as

  1. 1. ADMINISTRACIÓN POR VALORES Alfonso Saldaña Barrios ¿Cómo lograr el éxito organizacional y personal mediante el compromiso con una misión y unos valores compartidos? Blanchard (1997, p.1) El concepto de Administración por Valores configura el cómo una empresa logra, con el compromiso de todos sus colaboradores unos objetivos claros y la consecución de metas soportadas en valores corporativos que a su vez logran establecer un beneficio mutuo en los entornos: laboral y personal. Si bien en la sociedad actual se debe trabajar para poder proveer bienes y servicios, hay quienes dedican todo su tiempo a esta labor dejando de lado lo personal, y en otros casos al contrario, en detrimento de su crecimiento profesional. La administración por Valores asimila en lo personal las actividades de lo laboral haciendo que la jornadas sean fraternales, amistosas y sobre todo productivas ya que se combinan los proyectos personales a los objetivos empresariales. Sin embargo para poder lograr esta combinación exitosa no solo basta con mantenerse feliz en el entorno laboral, es importante que exista un trabajo en equipo que logre fomentar buenas prácticas transformando realidades, influenciando en las decisiones de los compañeros, colaboradores, clientes y proveedores. Es acertado imaginar un proyecto deseado, donde cada uno de los actores implicados forme parte del cambio y logre ser jefe de sus propias funciones sin descuidar las obligaciones que se tienen aplicando los denominados tres actos de la vida (figura 1). Figura 1, Los tres actos de la vida Fuente: Administración Por Valores, Blanchard, O`Connor, 1997 Acto 1: Realizar Realizar para Blanchard (1997) es fijarse metas más allá de la supervivencia diaria, para ser alguien en la vida. Lo que dignifica al ser humano es recordar que tiene la capacidad de
  2. 2. terminar lo que se empieza, es un ser que construye, capaz de realizar lo imaginable partiendo desde lo inimaginable: “hacer para ser”. Acto 2: Conectar Cuando se realizan actividades es ineludible que existan relaciones que faciliten su ejecución, cabe recordar que el ser humano es un ser social por naturaleza y necesita de los demás para poder lograr sus metas, compartir el tiempo y compañía hacen que la vida tenga sentido: “estar con otros para ser”. Acto 3: Integrar Combinar y fortalecer los actos anteriores permite redefinir metas, objetivos y valores que pueden ser usados de una manera asertiva haciéndose características positivas de la persona con sus principios en lo personal y compromisos en el entorno laboral: “cambiar para ser”. Al realizar estos tres actos se puede pensar en formar parte de una empresa que logre llegar a los ideales que Blanchard (1997) denomina las 500 afortunadas. Las 500 Afortunadas Blanchard (1997) afirma que existen 500 empresas triunfadoras en los negocios, reconocidas por el tamaño y cantidad de ganancias reportadas, y expresa la conveniencia en que existieran 500 empresas afortunadas identificadas por la calidad tanto del servicio, como de vida de sus colaboradores. Figura 2, Compañía de las 500 Afortunadas Fuente: Administración Por Valores, Blanchard, O`Connor, 1997 La figura 2 refleja las bases sobre las cuales una compañía debe mantenerse para formar parte de las 500 afortunadas, en las cuatro columnas se dibuja la palabra jefe, aclarando que las responsabilidad no solo recae sobre el jefe sino que más bien cada uno de los colaboradores piensa se siente y actúa como un líder directivo de su campo de trabajo por mínimo que sea, para poder tomar decisiones acertadas para la compañía y sienta esa necesidad de responder por su cargo.
  3. 3. Cada letra en las columnas simboliza uno de los grupos de interés de la organización, por ejemplo la “J”: por los usuarios o clientes, la “E”: los colaboradores; la “F”: los jefes, autoridades o propietarios y la segunda “E”: los demás grupos de presión “Stakeholders”, comunidad, proveedores, competencia, y personal externo que indirectamente tenga que ver con la operación de la institución. Cada una de estas columnas es un soporte para que la compañía actúe y permanezca vigente con el tiempo, y a pesar de los cambios que suceden a diario, y al igual que se ilustra en la imagen se puede percibir que existe la frase Administración por Valores de la cual se puede deducir que los cimientos son en sí un proceso de compromiso entre las diferentes columnas. En conclusión el proceso de administración por valores requiere de un alto compromiso desde la alta dirección pero también requiere que sea multiplicado al total de colaboradores de la organización puesto que cada uno es fundamental en la correcta ejecución de las actividades. “Cada buena palabra, que engrandezca un valor debe ser expresada, no se sabe cuando la vida pone en el camino a alguna persona que necesite escucharla” Cabe recordar que con cada actividad que desde la organización se incentive a participar a su población, mayor será el compromiso de los colaboradores para lograr las metas propuestas (empoderamiento) y en el ambiente quedará clara la responsabilidad de la misma en lograr que el desarrollo personal y profesional sea un denominador que hará que sea reconocida como una de las 500 afortunadas.

×