Trazos de       filosofía mínima	  	  	  	  	  	  	  	  	  	  	  	  	  	  Álvaro	  Montoya	  Rodríguez	  	  	  	  	  	  
 	  	  	  	  	  	  	  	  	  	         Carácter	  es	  destino	                       	  	  	  	  	  	  	  	  	  	  	  	  
                	                 	                 	                 	                 	                 	               ...
 	  	  	  Proceso	  de	  escritura	  	  Equilibrante	  despropósito	  amanerado,	  un	  modo	  ecuánime	  de	  enjuagar	  ...
 	  	  Paint	  it	  gray	  	  No	  es	  más	  cierto	  el	  dolor	  que	  la	  alegría.	  	  Incluso	  en	  estos	  tiempo...
Y	  es	  evidente	  que	  no	  hay	  excesiva	  diferencia	  entre	  una	  hormiga	  y	  otra	  hormiga:	  ambas	  se	  ol...
 	  Ontología	  	  No	  escribo	  poesía,	  no	  cuento	  sílabas,	  no	  enajeno	  ninfas	  etéreas	  	  o	  atemporales,...
 	  Solo	  palabras	  	  No	  puede	  ser	  todo	  palabras	  pensaba	  exhausto	  maldiciendo	  el	  verbo	  con	  el	  a...
 	  	  Motivos	  del	  desvarío	  	  Escribo	  poesía	  por	  pereza,	  para	  clavar	  el	  dedo	  en	  la	  llaga	  me	 ...
 	  	  El	  secreto	  de	  un	  poeta	  	  Todos	  tenemos	  secretos,	  nuestras	  secretas	  maneras	  de	  sentirnos	  ...
 	  	  	  	  	  	  	  	                                 II	                                   	                   Imágenes...
 	  	  	  	  	  Lujuria	  [Contemplación	  de	  Sleeping	  nude	  with	  arms	  open	  red	  nude,	  de	  Amedeo	  Modigli...
 	  	  	  	  	  El	  Grito	  [Contemplación	  de	  El	  Grito,	  de	  Eduard	  Munch]	  	  Las	  cenizas	  de	  la	  histo...
 	  	  	  	  	  Creador	  de	  sí	  [Contemplación	  de	  La	  tunique	  rose,	  de	  Tamara	  de	  Lempicka]	  	  La	  ob...
 	  	  	  El	  Sol	  de	  una	  Mañana	  [Contemplación	  de	  Morning	  Sun,	  de	  Edward	  Hopper]	  	  Si	  solo	  est...
 	  	  	  Apocalipsis	  [Contemplación	  de	  Urbano	  Lugrís]	  	  Las	  aguas	  inundaron	  las	  palabras,	  todas	  la...
 	  	  	  La	  habitación	  del	  marino	  [Contemplación	  de	  Habitación	  del	  marino,	  de	  Urbano	  Lugrís]	  	  D...
 	  	  	  Café	  americano	  [Contemplación	  de	  Nighthawks,	  de	  Edward	  Hopper]	  	  La	  locura	  solo	  sobrevien...
 	  	  	  Ciudad	  enferma	  [Contemplación	  de	  Ciudad	  enferma,	  de	  Cristian	  Fuica]	  	  Esta	  ciudad	  adicta	...
 Por	  sus	  cuestas	  imposibles	  ruedan	  sueños	  en	  caída	  libre	  que	  invariablemente	  desembocan	  hechos	  j...
 	  	  	  Servilidad	  [Contemplación	  de	  Muchacha	  en	  la	  ventana,	  de	  Salvador	  Dalí]	  	  La	  procesión	  v...
 	  	  	  Delirio	  uno	  [Contemplación	  de	  	  One	  second	  before	  awakening	  from	  a	  dream	  caused	  by	  th...
 	  	  	  	  	  	  	  	                    III	                      	         Ser	  en	  el	  mundo	  	  	  	  	  	  	  	...
 	  Ansias	  de	  renacimiento	  	  No	  me	  juzgues	  tan	  ligeramente,	  no	  tengo	  otro	  tesoro	  que	  el	  aire	...
Los	  pasos	  fueron	  y	  han	  de	  ser	  erráticos,	  no	  hay	  destino	  posible	  para	  los	  apátridas	  del	  tie...
 	  	  	  Noche	  y	  niebla	  	  Cierro	  los	  ojos	  y	  busco	  el	  silencio	  cuando	  respirar	  es	  un	  suicidio...
 	  	  3ª	  persona,	  plural	  	  Has	  caminado	  un	  millón	  o	  más	  de	  kilómetros	  sin	  ceder	  al	  desalient...
 Nombres	  para	  desnudar	  y	  vestir,	  nombres	  para	  blandir	  y	  esgrimir,	  metáforas	  de	  la	  muerte.	  Resp...
 	  	  	  Toque	  de	  queda	  	  Los	  encapuchados	  están	  tomando	  la	  calle.	  	  Las	  sirenas	  subyugan	  a	  t...
 	  	  	  El	  inmigrante	  	  Me	  llamaron	  extranjero	  y	  lo	  fui,	  tan	  mágicas	  son	  las	  palabras.	  No	  h...
 	  	  	  Novela	  negra	  	  Soplaba	  un	  viento	  frío,	  conspirador,	  propicio	  al	  drama.	  La	  ceniza	  del	  ...
 En	  ocasiones,	  sin	  más	  razones	  que	  el	  azar	  y	  la	  tormenta,	  se	  dobla	  una	  esquina	  y	  se	  pier...
 	  	  	  Tempus	  Fugit	  	  Me	  persiguen	  todos	  los	  instantes	  perdidos	  clamando	  venganza,	  con	  el	  cuch...
 	  	  	  Un	  motivo	  de	  optimismo	  	  El	  futuro	  pinta	  gris	  oscuro.	  Todas	  las	  sirenas	  aúllan	  por	  ...
 	  	  	  La	  revolución	  	  Los	  esclavos	  están	  alzando	  la	  voz	  y	  las	  cadenas,	  la	  ira	  contenida	  d...
 Los	  desheredados	  maldicen	  a	  sus	  muertos.	  Los	  muertos	  de	  hambre	  mueren	  de	  hambre,	  y	  de	  sed.	...
 	  	  	  Lugar	  propicio	  al	  desamparo	  	  No	  volvía	  a	  este	  lugar	  desde	  entonces,	  el	  mundo	  y	  la	...
 Solo	  y	  en	  medio	  de	  una	  plaza	  inerte,	  consciente	  de	  la	  traición	  de	  los	  recuerdos,	  culpable	 ...
 	  	  Invocación	  	  Hijos	  nuestros	  que	  estáis	  en	  la	  tierra,	  que	  trabajáis	  la	  tierra	  olvidados	  d...
 No	  construyáis	  fronteras	  si	  no	  es	  para	  violarlas,	  no	  cavéis	  más	  fosa	  que	  la	  propia,	  no	  ha...
 	  	  Promesa	  de	  olvido	  	  Todos	  los	  días	  alguien	  muere,	  todos	  los	  segundos	  de	  todos	  los	  minu...
 	  	  Estado	  de	  la	  cuestión	  	  I	  Es	  un	  mundo	  de	  espejos	  que	  multiplican	  la	  inexorable	  mirada....
 III	  No	  todo	  es	  terrible.	  Uno	  puede	  cerrar	  los	  ojos	  y	  basta.	  Uno	  puede	  amar	  afortunadamente....
                     	                      	                      	                      	                      	        ...
 	  	  El	  amor	  después	  de	  todo	  	  Enciéndeme	  la	  llama,	  necesito	  el	  calor	  de	  tu	  mirada,	  quemarm...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Trazos de filosofia minima

478 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
478
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Trazos de filosofia minima

  1. 1. Trazos de filosofía mínima                            Álvaro  Montoya  Rodríguez            
  2. 2.                       Carácter  es  destino                          
  3. 3.                   I       Literariedad                                
  4. 4.        Proceso  de  escritura    Equilibrante  despropósito  amanerado,  un  modo  ecuánime  de  enjuagar  con  las  palabras,  absurdas  e  inconexas  retahílas  de  letras  que  soslayan  o  evidencian  la  agonía.  La  absoluta  carencia  de  sentido  que  no  salva  ni  el  sexo  pendenciero  ni  la  fe  quebrantada  ni  la  ciencia  del  viento,  la  condena  a  vida  del  que  piensa.  Un  vómito  que  escupe  lo  que  cuenta  y  se  desvanece  como  un  suspiro  de  tiempo  en  un  mar  eterno  y  etéreo,  un  océano  vacío.  No  hay  monstruos  más  allá  del  espejo.                      
  5. 5.      Paint  it  gray    No  es  más  cierto  el  dolor  que  la  alegría.    Incluso  en  estos  tiempos  de  profetas  y  agoreros  en  los  que  los  lamentos  resuenan  como  un  eco  continuo  que  rebota  en  todas  las  miradas,  fuentes  de  lágrimas  y  sal,  hay  sonrisas  que  brotan,  intempestivas.    El  hombre  naufraga  y  se  ahoga  en  su  ego,  corre  sin  resuello  inmóvil  en  el  río,  siempre  el  mismo  río,  se  malvende  a  símbolos  de  sí  mismo.  Todo  vale  con  tal  de  no  pagar  el  precio,  todo  excepto  el  juicio  del  espejo.    Por  supuesto  no  hablo  de  santos,  los  años  me  han  infundido  la  certeza  de  que  soy  lo  que  suman  mis  pecados  y  las  traiciones  cometidas,  todos  los  errores  disfrazados,  una  absurda  promesa  de  nada.      
  6. 6. Y  es  evidente  que  no  hay  excesiva  diferencia  entre  una  hormiga  y  otra  hormiga:  ambas  se  olvidan  con  la  yema  de  un  dedo.    Llenamos  la  existencia  de  palabras  inertes,  un  batiburrillo  de  frases  inconexas  y  sin  sentido  que  nos  hacen  sentir  omnipotentes,  como  un  gran  cero  a  la  izquierda.    Al  menos  el  desvelo  otorga  un  tesoro,  el  derecho  inalienable  a  la  ironía.                                      
  7. 7.    Ontología    No  escribo  poesía,  no  cuento  sílabas,  no  enajeno  ninfas  etéreas    o  atemporales,  no  desvisto  la  pureza,  la  eterna  ausente,  no  sucumbo  a  la  melancolía.    Mis  versos  son  piedras  que  golpear,  sentencias  a  vida  consciente,  una  excusa  para  nombrar.    Mis  palabras  son  como  el  viento  que  huye  de  boca  en  boca  moldeándose,  haciéndose  de  nadie.    No  escribo  poesía,  no  vendo  el  humo  que  me  nutre,  no  sueño  un  auditorio,  no  empeño  una  palabra,  no  revelo  un  universo.    No  escribo  poesía,  quizá  por  eso  sea  poeta.        
  8. 8.    Solo  palabras    No  puede  ser  todo  palabras  pensaba  exhausto  maldiciendo  el  verbo  con  el  alma  y  las  rodillas  besando  el  suelo  un  poeta  sordo,  mudo,  vano  y  ciego  naufragando  en  su  propia  metáfora.    ¿Qué  canto  de  pájaro  es  más  técnico?  ¿El  león  ruge  por  amor  o  por  desidia?    Solo  el  ulular  del  viento  rima  consonante  ofreciendo  una  perpetua  sinalefa.    La  poesía  es  una  broma  pesada.                          
  9. 9.      Motivos  del  desvarío    Escribo  poesía  por  pereza,  para  clavar  el  dedo  en  la  llaga  me  sobran  quince  versos,  mi  tratado  de  filosofía  se  reduce  a  una  hipérbole  y  un  hipérbaton,  dos  retruécanos  y  la  impostura.  Las  palabras  no  son  tan  ligeras,  las  palabras  ocupan  tiempo,  valen  lo  que  el  aliento  vale:  nada  si  necio,  todo  en  un  momento.  Palabras  como  cantos  de  pájaro  en  época  de  celo,  como  ruidos  de  parto,  como  rumor  de  pinos,  como  olas  rompiendo.  Toda  mi  voz  no  es  más  que  un  instante,  un  grano  fugaz  de  arena  en  un  desierto  inabarcable,  un  canto  de  sirena,  apenas  una  leyenda  de  existencia  incierta.  Escribo  poesía  para  existir,  para  no  olvidar  quién  soy.                  
  10. 10.      El  secreto  de  un  poeta    Todos  tenemos  secretos,  nuestras  secretas  maneras  de  sentirnos  culpables,  algunas  alegrías  inconfesables,  una  palabra  que  oculta  un  mundo  entero.    Algunos  poemas  son  inhóspitos,  un  yermo  yerto,  un  alma  de  hinojos,  una  metáfora  del  desconcierto.    La  conciencia  no  perdona  la  impostura,  te  escupe  en  silencio,  se  jacta  de  tu  desventura,  mostrando  los  añicos  de  tus  sueños.    Solo  ser  fuego  evita  el  incendio,  ser  líquido  elemento  a  merced  del  viento,  o  no  ser  nada,  e  intentar  dormir  en  una  cama.            
  11. 11.                   II     Imágenes  adjetivables   [Poemas  nacidos  de  la  contemplación]                                
  12. 12.            Lujuria  [Contemplación  de  Sleeping  nude  with  arms  open  red  nude,  de  Amedeo  Modigliani]    No  te  muevas  aún,  deja  que  mi  vida  se  diluya  entre  tus  piernas,  todavía  no  es  tiempo  de  huir.  Afuera  llueve,  ecos  de  tristeza  golpean  las  ventanas,  que  gimen  cuando  gimes,  mientras  mis  ojos  se  acostumbran  a  la  penumbra  de  mi  alma,  abandonada  junto  a  la  ropa,  de  cualquier  manera.  Quiero  recordarte  así,  cabalgándome,  anónima  y  ajena,  extranjera  de  todo  salvo  de  la  piel,  dispuesta  solo  al  placer  y  al  olvido.            
  13. 13.            El  Grito  [Contemplación  de  El  Grito,  de  Eduard  Munch]    Las  cenizas  de  la  historia  se  mecen  a  merced  del  viento,  las  aguas  regresan  a  su  cauce  borrando  huellas  y  memoria,  los  relojes  yacen  inertes,  el  impúdico  silencio  atruena  repitiendo  un  eco  de  nada,  un  alarido  de  la  muerte.    El  reflejo  de  un  alma  en  el  espejo  se  asemeja  a  un  grito  despiadado  si  es  honesto,  si  huye  del  engaño  y  no  confunde  valor  y  precio,  y  no  acepta  este  mundo  amargo.            
  14. 14.            Creador  de  sí  [Contemplación  de  La  tunique  rose,  de  Tamara  de  Lempicka]    La  observo  sediento,  pincel  en  mano,  dispuesto  a  exprimir  sus  formas,  a  absorber  sus  colores  y  multiplicarlos  en  una  orgía  de  seda  vaporosa.    Cada  trazo  es  un  orgasmo  contenido  que  derrama  luz  blanca  por  su  cuerpo,  pudorosa  sombra  en  el  sexo  que  anhelo,  fondo  inútil  y  carente  de  sentido.    Sin  embargo  la  miro  y  miro  el  lienzo  consciente  de  haber  fracasado,  no  logro  más  que,  disfrazado  de  retrato,  pintar  mi  propio  deseo,  enfermo.              
  15. 15.        El  Sol  de  una  Mañana  [Contemplación  de  Morning  Sun,  de  Edward  Hopper]    Si  solo  esta  mañana  no  tuviera  sabor  a  huida,  si  no  se  repitiese  el  mismo  paisaje  plaza  tras  plaza,  si  ensordecieran  los  gritos  feroces  de  la  turba  que  pasa  gritando  ¡Herejía!  por  los  templos  y  la  vida,  tendría  sentido  este  viaje  sin  retornos.    Si  de  sentido  el  amor  no  careciera  arañándote  la  entraña,  un  grano  de  sal  enquistado  en  cada  herida  que  el  tiempo  impone  si  te  has  vivido  heroína  regala  arrugas  en  la  cara  y  cicatrices  en  el  alma,  tendrían  respuesta  las  preguntas  absurdas.    Si  no  hubieran  tropezado  mis  pasos  con  tus  risas  y  no  hubieran  estallado  en  un  estruendo  acompasado,  en  un  chirriar  de  cama  y  llamas.  en  un  gemir  y  batir  palmas,  no  estaría  el  sol  tan  elegante  y  generoso  con  sus  rayos,  y  no  me  sentiría  de  nuevo  derrotada,  pero  viva.          
  16. 16.        Apocalipsis  [Contemplación  de  Urbano  Lugrís]    Las  aguas  inundaron  las  palabras,  todas  las  promesas  naufragaron  y  todo  resto  se  soñó  ruina.    No  se  detuvo  el  tiempo,  solo  los  relojes  perdieron  su  sentido  y  se  revelaron  inútiles.    Pero  el  diluvio  no  cayo  del  cielo,  no  fueron  dioses  vengadores  los  culpables,  la  historia  simplemente  cesó.    La  poesía  huyó  con  los  poetas,  los  clérigos  murieron  arrodillados,  la  ley  se  diluyó.    Lo  que  era  dejó  de  ser  sin  ser  nombre,  la  existencia  es  sustantiva  solo  a  ojos  de  otros  ojos,  sin  punto  de  vista  no  hubo  nada.        
  17. 17.        La  habitación  del  marino  [Contemplación  de  Habitación  del  marino,  de  Urbano  Lugrís]    De  cada  vida  soñada  una  persistente  ilusión,  el  aroma  a  viejo  del  saber  y  su  impostura,  recuerdos  que  no  por  irreales  son  menos  ciertos,  aventuras  que  dejan  callo  en  los  dedos  y  el  alma.    La  habitación  del  marino  está  poblada  de  ausencias,  de  libros  que  no  supo  regalar  y  languidecen  como  lágrimas  ahogadas  en  polvo,  como  tiempo  que  no  volverá.    Cada  objeto  esconde  un  asombro,  la  tierra  algún  placer  oculto,  la  mar  la  vida,  el  sillón  desierto  un  ancla  abandonada.    La  habitación  del  marino  desprende  soledad  que  supura  por  las  grietas  humedad  y  salitre,  deja  imaginar  una  epopeya,  pero  es  un  aullido  quejoso  de  lobo  de  mar.        
  18. 18.        Café  americano  [Contemplación  de  Nighthawks,  de  Edward  Hopper]    La  locura  solo  sobreviene  al  inocente,  a  la  muerte  solo  el  vivo  sobrevive,  la  dicha  preocupa  invariablemente  al  desdichado  y  la  esperanza  es  una  puta  quimera.    Desde  este  rincón  el  mundo  no  tiene  sentido  más  allá  de  otra  taza  de  café  aguado  que  acompañe  mi  insignificancia  y  la  regale  al  mundo,  como  en  un  escaparate.    Y  la  historia  pesa  demasiado  como  para  mover  un  dedo.    Solo  la  desidia  me  invade  cada  hora,  una  eterna  incapacidad  para  la  indignación,  el  pesimismo  escrito  en  mi  espalda,  doblada  por  el  dolor.              
  19. 19.        Ciudad  enferma  [Contemplación  de  Ciudad  enferma,  de  Cristian  Fuica]    Esta  ciudad  adicta  al  desamparo  y  la  humedad  da  testimonio  de  su  locura  y  su  verbena  apagando  sus  calles  a  la  hora  de  la  pena  para  olvidar  su  existencia  y  su  verdad.    Serpentean  por  sus  calles  inconscientes  individuos  con  coraza,  corazón  coraza,  que  apenas  esbozan  una  sonrisa  breve  a  la  vuelta  de  la  esquina  de  la  rabia.    Se  cruzan  entre  sí  y  conmigo,  se  pisan  y  me  pisan  cuando  creen  que  nadie  los  observa  y  si  se  sienten  observados  se  arrodillan,  se  atan  el  zapato,  bajan  la  cabeza.    Esta  ciudad  apta  para  huidos  y  extranjeras,  cobijo  de  putas  de  lujo,  de  piratas  sin  bandera,  centro  del  otro  mundo,  capital  de  la  periferia,  se  construye  a  medida  que  su  palabra  se  quiebra.        
  20. 20.  Por  sus  cuestas  imposibles  ruedan  sueños  en  caída  libre  que  invariablemente  desembocan  hechos  jirones  sanguinolentos  en  su  derrota  en  las  aguas  imperturbables  del  insensible  puerto.    Las  heridas  de  los  transeúntes  no  cicatrizan,  se  gangrenan  en  una  macabra  danza  que  agota  y  reprime  toda  esperanza,  que  elimina  cualquier  rastro  de  alegría.    Esta  ciudad  se  consume  entre  estertores  pidiendo  a  gritos  una  primavera  que  la  sane  y  que  nunca  llega,  esta  ciudad  enferma  de  gris  sueña  colores.                              
  21. 21.        Servilidad  [Contemplación  de  Muchacha  en  la  ventana,  de  Salvador  Dalí]    La  procesión  va  por  dentro.  La  ventana  hospitalaria  se  ofrece  como  un  sinónimo  de  libertad  o  de  la  nada,  en  ocasiones.    Los  murciélagos  acróbatas  rondan  las  farolas,  el  agua  se  intuye  a  borbotones  en  alguna  fuente  cercana,  la  vida  se  consume  entre  el  humo  apoyado  en  el  alféizar  de  una  ventana  que  me  observa  y  me  devora.    Al  fondo  el  mar,  inerte  como  yo,  ajeno  al  vaivén  de  las  olas.  Y  muchas  palabras  que  no  se  atreven  a  existir.    La  poesía  es  una  puta  cara.          
  22. 22.        Delirio  uno  [Contemplación  de    One  second  before  awakening  from  a  dream  caused  by  the  flight  of  a  bee  around  a  promegranate,  de  Salvador  Dalí]    La  realidad  se  esfumó  y  solo  me  rodean  alaridos,  un  ansia  de  silencio  repiquetea  en  mi  cabeza  diluyendo  los  últimos  ecos  de  cordura,  tres  tistres  trigues  me  persiguen  con  las  fauces  abiertas,  clamando  venganza,  siento  cada  gota  de  mi  sangre  golpeando  las  paredes,  se  desboca  el  pensamiento  hacia  la  nada,  y  el  mar  espera  mi  muerte,  y  yo  ardo  por  complacer  todo  deseo,  nada  significa  nada,  un  paso  en  el  vacío.    Los  elefantes  son  unas  curiosas  criaturas.                    
  23. 23.                   III     Ser  en  el  mundo                                  
  24. 24.    Ansias  de  renacimiento    No  me  juzgues  tan  ligeramente,  no  tengo  otro  tesoro  que  el  aire  malamente  hurtado  al  mundo,  un  tiempo  de  oro  cercenado  a  cada  instante.    Comprende  que  prodigue  los  gritos,  los  alaridos  y  los  aullidos  cada  noche  a  una  luna  pendenciera  que  guiña  un  ojo,  pero  cierra  las  piernas.    Comprende  el  terror  de  comprender.    Cada  segundo  ha  muerto,  y  yo  he  muerto  con  cada  segundo,  insistentemente,  inconscientemente,  como  una  manada  de  bestias  en  fila,  esperando  turno  en  el  matadero.    Todas  las  palabras  escritas  son  epitafios  insignificantes,  absurdas  retahílas  de  ausencia  desvencijada  en  las  tinieblas.    
  25. 25. Los  pasos  fueron  y  han  de  ser  erráticos,  no  hay  destino  posible  para  los  apátridas  del  tiempo.                                                        
  26. 26.        Noche  y  niebla    Cierro  los  ojos  y  busco  el  silencio  cuando  respirar  es  un  suicidio,  y  araño  por  inercia  un  pétreo  cielo  sepultura  de  un  sollozo  colectivo.    Vago  sin  alma  y  sin  carne,  consumiendo  gramo  a  gramo  la  miseria,  ardiendo  en  el  infierno  cada  tarde  al  calor  y  al  hedor  de  las  estrellas.    Todas  las  cifras  escritas  con  sangre  terminan  en  una  delgada  línea  roja  que  nunca  se  extingue,  una  soga  al  cuello  de  la  humanidad  cobarde.                    
  27. 27.      3ª  persona,  plural    Has  caminado  un  millón  o  más  de  kilómetros  sin  ceder  al  desaliento  y  a  la  fatiga,  sin  descanso  buscando  caminos  que  no  se  dirigieran  siempre  a  Roma.    Han  construido  puentes  y  levantado  muros  para  perseguirse  o  esconderse,  según  sople  el  viento,  según  bata  la  marea.    Puentes  que  cruzar  sin  orgullo  siempre  a  pie,  muros  para  escribir  verdades  o  partirse  la  crisma,  latidos  de  humanidad.  Inmisericordes.    Has  escrito  versos  y  palabras  como  humo,  como  hollín  de  chimenea,  palabras  arrancadas  a  la  garganta,  rojas  de  sangre,  negras  de  brea.    Han  nombrado  el  mundo,  un  millón  o  más  de  nombres  que  se  ensartan,  se  recrean  y  enlazan,  en  un  baile  erótico  de  sueños  disfrazados  de  sabiduría.  
  28. 28.  Nombres  para  desnudar  y  vestir,  nombres  para  blandir  y  esgrimir,  metáforas  de  la  muerte.  Respiraciones.    Has  descubierto  el  vacío  que  se  oculta  tras  la  nada.    Bienvenido  a  la  tercera  persona  del  plural.                                        
  29. 29.        Toque  de  queda    Los  encapuchados  están  tomando  la  calle.    Las  sirenas  subyugan  a  todos  los  silencios.  Las  gargantas  que  con  denuedo  clamaban  justicia  ahora  gritan  terror  corriendo  sin  destino  por  las  calles,  a  duras  penas,  magulladas  por  la  vergüenza  y  los  golpes.    Es  la  hora  de  olvidar  la  virtud,  es  un  mundo  de  lobos.  Las  gentes  de  bien  han  sido  ajusticiadas:  fueron  los  primeros  en  caer,  los  más  sencillos  de  callar,  con  sus  miradas  de  no  entender  absolutamente  nada.  Sobreviven  aquéllos  sin  escrúpulos,  los  que  aprendieron  la  miseria  y  la  ejercen  repartiendo  odios,  o  simplemente  observando,  vigilando,  el  reparto.    El  caos  es  inevitable,  dicen.  La  ley  del  más  fuerte  se  acerca.              
  30. 30.        El  inmigrante    Me  llamaron  extranjero  y  lo  fui,  tan  mágicas  son  las  palabras.  No  hay  bandera  que  me  colme,  gritaba,  Yo  solo  vengo  a  sumar  aquí.    No  entendía  el  odio  y  su  inquina,  mis  huesos  también  se  fracturan  cuando  el  origen  se  torna  factura  que  te  hacen  pagar  a  lágrima  viva.    Y  al  volver  fui  extranjero  doblemente,  extranjero  por  marcharme,  extranjero  por  la  ausencia.  Un  grado  de  existencia  por  debajo  de  don  nadie.    Se  comprende  mi  aversión  a  las  banderas,  mi  tesoro  son  mis  manos,  son  mi  voz  y  su  empeño,  no  el  arraigo  decadente  y  religioso  a  un  credo  que  sacraliza  la  sangre  y  deshumaniza  la  pelea.    Yo  soy  hijo  de  mi  madre,  un  apátrida  infame,  un  inmigrante  que  respeta  la  muerte.  
  31. 31.        Novela  negra    Soplaba  un  viento  frío,  conspirador,  propicio  al  drama.  La  ceniza  del  último  incendio  danzaba  sobre  las  brasas  apagadas  de  un  amor  caduco  en  invierno.  Los  rumores  se  multiplicaban  en  un  silencio  ensordecedor.    Ella  sollozaba  oculta  en  un  manto  de  ausencia.  En  un  navío  él  naufragaba  en  una  botella.    Hay  noches  nacidas  para  el  odio,  hechas  a  medida  de  la  angustia.  Hay  calles  de  sangre  y  llanto,  rincones  que  esperan  su  asesino,  estrofas  sin  rima.  Existen  metáforas  de  la  muerte,  y  existe  la  muerte.    Ella  miraba  la  luna  roja  más  grande  que  nunca.  Él  la  miraba  reflejada  en  la  hoja  ensangrentada  de  su  alma.      
  32. 32.  En  ocasiones,  sin  más  razones  que  el  azar  y  la  tormenta,  se  dobla  una  esquina  y  se  pierde  la  suerte.  A  veces  uno  tropieza  y  se  pierde,  se  mira  al  espejo  y  se  descubre  inerte.  Sin  cabeza.                                                  
  33. 33.        Tempus  Fugit    Me  persiguen  todos  los  instantes  perdidos  clamando  venganza,  con  el  cuchillo  entre  los  dientes  ávidos  de  sangre,  como  una  jauría  de  lobos  hambrientos  acechando  a  su  presa.    No  hay  refugio,  parapeto,  baluarte,  trinchera  que  me  guarde  de  este  rencor  propio  y  suicida  que  me  arde.    No  se  puede  correr  más  aprisa  que  el  tiempo.    Obstinadamente  me  empeño  en  esquinazos  improbables,  esperanzas  que  no  ofrecen  ni  su  pata  por  el  quicio  de  la  puerta,  un  racimo  de  uvas  devoradas.    No  hay  más  salida  que  la  huida  indecorosa,  la  carrera  circular  de  un  pollo  tras  la  guillotina.    No  se  puede  andar  más  despacio  que  el  tiempo.              
  34. 34.        Un  motivo  de  optimismo    El  futuro  pinta  gris  oscuro.  Todas  las  sirenas  aúllan  por  las  calles  y  los  pájaros  esperan  inmóviles  acontecimientos.  Las  tormentas  se  suceden  ahogando  la  esperanza  de  todo  náufrago,  incendiando  un  aire  irrespirable,  arrancando  de  raíz  la  verdura  de  la  tierra,  cada  vez  más  yerma.  Los  constructores  han  olvidado  los  puentes  y  sus  sueños,  a  golpes  de  martillo  levantan  almenas  y  fronteras,  fortalezas  donde  esconder  su  vergüenza  y  su  cartera,  escusas  para  el  odio.  Los  predicadores  a  lo  suyo.  Publicitando  la  hecatombe.  Todos  los  esclavos  preparando  la  huida  de  los  dirigentes,  que  nunca  aceptan  ser  los  primeros  en  morir.  Los  héroes  en  el  Olimpo.  No  pinta  nada  bien  el  futuro,  hijo.  No  olvides  que  cada  mañana  sale  el  sol.                
  35. 35.        La  revolución    Los  esclavos  están  alzando  la  voz  y  las  cadenas,  la  ira  contenida  de  los  ajusticiados  se  desborda  y  arroja  dentelladas  diestras  y  siniestras,  la  policía  y  la  ley  huyen,  se  agazapan  esperando  una  oportunidad  de  talión,  una  excusa  para  el  odio.    Los  dirigentes  que  brindaban  ahora  blindan,  protegen  su  nobleza  a  cal  y  canto  en  un  armario,  dispuestos  a  hacer  correr  la  sangre,  siempre  ajena.    Los  chamanes  observan,  a  medio  camino  entre  la  angustia  y  la  esperanza,  superados  sin  remedio  por  la  Historia,  y  sin  saber  que  pensar  se  embriagan,  ávidos  de  trascendencia.    Las  amas  de  casa  y  las  putas  agonizan  golpeadas  por  la  crisis  y  sus  hombres,  olvidadas  y  exigidas  por  igual,  mudas  en  su  grito  de  desesperación.      
  36. 36.  Los  desheredados  maldicen  a  sus  muertos.  Los  muertos  de  hambre  mueren  de  hambre,  y  de  sed.  Los  poetas  escriben  vanamente.  Las  grietas  se  llenan  de  cadáveres  que  sonríen.  Los  ignorantes  son  felices.    Más  o  menos  como  siempre.                                            
  37. 37.        Lugar  propicio  al  desamparo    No  volvía  a  este  lugar  desde  entonces,  el  mundo  y  la  vida,  todo  cabía  a  tiro  de  piedra,  solo  la  imaginación  contaba.    Lo  absurdo  no  es  ajeno  a  la  existencia,  la  palabra  suele  ser  mentira  y  la  libertad  un  bulo,  son  pensamientos  que  me  acechan,  que  entonces  eran  aire  y  hoy  son  suspiros  exhalados  con  angustia.    No  cambia  el  paisaje,  son  los  ojos  los  que  mueren.  Mi  mirada  lánguida  se  pasea  por  calles  de  polvo  en  las  que  ya  no  crecen  ni  las  bostas.  El  lugar  que  aun  sueño  cuando  sueño  libertad  es  un  cementerio  despoblado,  dejado  de  la  mano  de  dios,  un  agujero  de  angustia.  Y  no  es  el  lugar  otro  lugar,  es  el  alma  -­‐la  piel-­‐  la  que  agoniza,  la  que  se  agita  intranquila  imprecando  a  la  memoria  prostituta.    
  38. 38.  Solo  y  en  medio  de  una  plaza  inerte,  consciente  de  la  traición  de  los  recuerdos,  culpable  de  todos  los  fracasos,  me  enfrento  a  mi  propio  juicio,  perdido  de  antemano.                                                  
  39. 39.      Invocación    Hijos  nuestros  que  estáis  en  la  tierra,  que  trabajáis  la  tierra  olvidados  de  santos  y  profetas  salvo  para  el  dolor  y  para  el  sacrificio,  no  os  resignéis  al  rezo  y  a  ser  esclavos  de  oficio.    Buscad  la  libertad  de  pensamiento,  no  os  arrodilléis  jamás,  no  os  dejéis  juzgar  y  no  juzguéis  el  juicio  ajeno.    Perded  el  miedo  y  la  vergüenza,  el  pasado  os  espera  sin  cuentas  que  rendir:  mil  años  pasarán  y  aún  otros  mil  y  seguirá  triunfando  la  belleza.    Brindad  la  sonrisa  al  mundo  entero,  recordad  que  el  sol  florece  en  la  boca,  no  confundáis  el  amor  con  la  rosa,  usad  vuestra  palabra  con  respeto.            
  40. 40.  No  construyáis  fronteras  si  no  es  para  violarlas,  no  cavéis  más  fosa  que  la  propia,  no  hagáis  el  amor  siempre  en  la  cama,  salid  a  la  calle  y  quemad  la  ropa.    La  piel  y  el  alma  son  sinónimas.                                              
  41. 41.      Promesa  de  olvido    Todos  los  días  alguien  muere,  todos  los  segundos  de  todos  los  minutos,  y  yo  puedo  ser  el  siguiente.    De  no  ser  por  la  lluvia  que  limpia  las  calles  grises  inundadas  de  tristeza,  de  no  ser  por  el  sol  que  después  las  seca  y  de  luz  las  viste,  de  no  ser  por  la  inherente  falta  de  esperanza  o  trascendencia,  por  la  más  negra  nada,  habría  que  salir  huyendo.    Huyendo  como  un  alma  que  el  diablo  lleva.                
  42. 42.      Estado  de  la  cuestión    I  Es  un  mundo  de  espejos  que  multiplican  la  inexorable  mirada.  Conócete  a  ti  mismo.  Júzgate  y  condénate.  Es  la  sociedad  de  la  culpa.  La  redención  cuesta  un  alma.    II  Relájese  y  disfrute.  El  espectáculo  promete:  los  profetas  declaman  el  fin  de  los  tiempos  vestidos  de  sacerdotes,  disfrazados  de  políticos,  ocultando  su  inmenso  vacío  tras  calculadoras  que  saben  solo  sumar  estupideces,  sin  atisbar  que  los  tiempos  no  fueron  nunca  nuestros;  los  héroes  se  aprestan  ávidos  de  su  dosis  de  impostura  a  partir  a  la  batalla  contra  la  nada,  y  son  vitoreados  como  héroes,  y  quizá  esté  bien  que  así  sea;  los  gobernantes  preparan  un  suicidio  colectivo,  matarán  primero  al  pueblo,  luego,  si  necessaire,  irán  ellos;  los  cómplices,  usted  o  yo,  observan  o  escriben,  dejándose  hacer,  dejándose  querer.  Los  inocentes  no  están.  No  se  les  espera.    
  43. 43.  III  No  todo  es  terrible.  Uno  puede  cerrar  los  ojos  y  basta.  Uno  puede  amar  afortunadamente.  Uno  puede,  de  vez  en  cuando,  rebelarse  y  mover  una  montaña  cambiándose  de  sitio.  Uno  puede,  de  cuando  en  vez,  dormir  y  soñar  sueños  de  justicia.  Uno  puede,  a  duras  penas,  a  dulces  alegrías,  vivir.                                    
  44. 44.                   CODA     Lo  que  lo  salva                              
  45. 45.      El  amor  después  de  todo    Enciéndeme  la  llama,  necesito  el  calor  de  tu  mirada,  quemarme  a  fuego  lento  y  entre  tus  piernas  encontrar  el  agua  amada.    Regálame  un  segundo,  un  instante  de  tu  vida,  y  te  pago  a  cambio  con  la  mía,  vaciada  de  sentido  en  tu  ausencia,  esclava  de  tu  sonrisa.    Aniquílame,  asedia  mis  defensas,  conquista  mi  estandarte  y  mi  bandera,  mi  paz  se  funda  en  tu  guerra,  mi  frontera  termina  en  tu  cadera  ahora,  que  hinco  el  alma.    Laprès-­‐guerre  es  dulce  y  huele  a  limpio,  reconstruir  a  dos  es  siempre  más  sencillo,  instaurar  rutinas,  inaugurar  santuarios,  escribir  la  historia  minúscula  en  mayúsculas,  caminar  de  la  mano  conscientes  del  abismo.    

×