IDENTIDAD DE LOS OTROS EN EL ESQUEMACIVILIZACIÓN/BARBARIEAMELIA M. ROYO (Universidad Nacional de Salta, Argentina)l. La cu...
Para situarnos en el contexto más específico de la literatura que rescata aspectos históricos de unaArgentina desgarrada p...
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
02 alegoría
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

02 alegoría

133 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
133
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
6
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

02 alegoría

  1. 1. IDENTIDAD DE LOS OTROS EN EL ESQUEMACIVILIZACIÓN/BARBARIEAMELIA M. ROYO (Universidad Nacional de Salta, Argentina)l. La cuestión en generalTodo intento de reconocer la vigencia de la "Barbarie", como un elemento de interpretación de la culturanacional en la hora actual, pareciera impulsarnos inexorablemente a la visión retrospectiva. Y no puedeser de otra manera si admitimos que vida y literatura se conjugaron en torno al binomio categorizador apartir de la herencia de Sarmiento.(…)A mediados de este siglo irrumpe en el país el movimiento liderado por Juan Domingo Perón y desdeentonces a hoy mucha letra ha corrido bajo la mano de analistas políticos, investigadores sociales,escritores y críticos literarios. No es nuestro propósito abarcar el considerable espectro de esos múltiplestratamientos, básicamente porque el plano político en sí requiere de una óptica especializada, y porque elrecorte que realizamos de ese objeto se centra en las ficcionalizaciones del peronismo.El punto es que siendo la barbarie el eje de reflexión y el peronismo nuestro propósito habrá quetransitar los espacios en que ambas entidades se interceptan.(…)Esto si atendemos a la especificidad de la diferencia entre lo que se creyó civilizado durante la Conquistay lo que los pensadores del siglo XIX reforzaron, en términos de etnocentrismo civilizador. Hay, sinembargo, un gozne entre ambos cortes cronológicos y ese es el que nos interesa focalizar, se trata de lascategorías que implican el posicionamiento nosotros/los otros. Un esquema bipolar siempre supone latraslación del eje identitario al plano axiológico. Así, históricamente hubo un polo positivo para elNosotros y negativo para los otros, ya se trate de Griegos/romanos; Cristianos/moros;conquistadores/aborígenes o Unitarios/federales (a despecho de una enumeración asimétrica). Cuál seráel lugar de enunciación del nosotros para encontrar la medida de la barbarie atribuida a los otros, y entérminos de qué valores se jerarquizan o contraponen.El libro de TzvetanTodorovNosotros y los otros (1992), considerado por él mismo como una "reflexiónsobre la historia", provee interesantes aportes a la dilucidación de las ideologías sustentadoras de lasdiscriminaciones. En un recorrido por el origen de los valores Todorov encuentra que los moralistasfranceses del siglo XVII reconocen el peso de la costumbre en la conservación de valores. Es claroque la costumbre tiene una inserción nacional, de allí que etnocentrismo y nacionalismo se asientensobre el supuesto de que "Lo verdadero se define mediante lo nuestro", lo que consiste en identíficar"nuestros valores" con los valores (1 992:25)(…) Montaigne (…) nos acerca más al centro de este planteo introductorio. (…) para Montaigne esbárbaro lo que está próximo a los orígenes y sólo por ello es mejor que lo que sobrevino ("esas nacionesme parecen bárbaras...) porque están muy próximas a su ingenuidad original." - dice.En un segundo sentido es bárbaro aquello que resulta degradante y cruel, y es así como juzga a lasociedad de su tiempo. A la sazón la cuna de la racionalidad, pero capaz de superar a la sociedadprimitiva en "toda especie de barbarie". (Todorov, 1992:62)Si en el siglo XVI el bárbaro es el que surge como producto de la conquista-invasión delNuevo mundo,en el siglo XX parece haber colapsado la civilización en aras de su propiocometido, pues estaba "en[su] esencia [...] el terminar con la barbarie" (Hurbon, 1993:24).Colapso, decadencia, culpabilidad, narcisismo o como se quiera definir, lo cierto es quelo otro, es decirlo bárbaro terminó por encarnarse en lo uno, en las múltiples formas de losholocaustos que el Occidente,otrora armónico, impuso mimetizándose con lo que supuestamentecombatía.
  2. 2. Para situarnos en el contexto más específico de la literatura que rescata aspectos históricos de unaArgentina desgarrada por síntomas de barbarie, en este siglo, hace falta interrumpirla mirada diacrónicaen sentido estricto. Retornamos, sin embargo, enclaves temporalesque explican la resemantización de laotredad en los discursos que tematizan el peronismo.En un alto porcentaje de tratadistas la remisión obligada es aSarmiento (…) Es demasiado conocida laposición de Sarmiento y no tiene mayor pertinencia a nuestrosfines, salvo la de antecedente del lugar deenunciación de la cultura oficial hasta nuestrosdías. En ese sentido apelamos a una cita de FernándezRetamar porque ilustra claramenteaspectos con los que coincidimos:...para Sarmiento "civilización" significa [. . .] los intereses de las burguesíasmetropolitanas [. . .]estigmatiza como integrantes de la "barbarie"desde luego a los indígenas, haciéndose eco de un racismoimplacable;pero también a los "gauchos", los llaneros o montoneros mestizos de suregión [. . .] desdeluego a los gobernantes latinoamericanos que osaron defenderlos intereses nacionales y entraron por elloen contradicción con losexplotadores europeos…(Fernández Retamar, l993:2 13-1 4)Indagando sobre la literaturización del peronismo revisamos el valioso trabajo de R.Borello,Elperonismo (1943-1955) en la narrativa argentina. Borello aporta, en cambio, una visiónglobalde los posicionamientos de grupos intelectuales, frente a un fenómeno político de tantaincidencia en lavida nacional.

×