PROYECTO INDIVIDUAL: Una exposición, una valoración.

Mirall buit. Una reflexió entorn de la memòria.
CRÍTICA
4 octubre – ...
En su particular contribución a las actividades organizadas en torno al Día Mundial del
Alzheimer, la Galería barcelonesa ...
la mano de un texto de Buñuel 1, nos centra en la tragedia de perder nuestra identidad, nuestro
reflejo ante el espejo.
El...
ejemplificarnos “el retorno al origen, allí donde empezó todo, un espacio en el reinan los
reflejos y donde la identidad e...
muerte. Una imagen en la que tan evidente es el color que hubo como su pérdida en un envase
de jabón quemado por la luz. U...
BIBLIOGRAFÍA
ALDUNATE, MARÍA JOSÉ. Un espejo vacío. Viaje poético hacia las entrañas del Alzheimer.
Barcelona: mtm editore...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

"Mirall Buit". (Espejo Vacío) Crítica de la expo en la Galería Esther Montoriol. Barcelona...

300 visualizaciones

Publicado el

Trabajo para Conceptos del Arte Contemporáneo.
Universitat de Barcelona.
Facultat de Belles Arts.
Grau en Conservació-Restaruació de Béns Culturals

Publicado en: Dispositivos y hardware
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
300
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

"Mirall Buit". (Espejo Vacío) Crítica de la expo en la Galería Esther Montoriol. Barcelona...

  1. 1. PROYECTO INDIVIDUAL: Una exposición, una valoración. Mirall buit. Una reflexió entorn de la memòria. CRÍTICA 4 octubre – 15 noviembre Galería Esther Montoriol. Barcelona Àngels Alorda Martí UNIVERSITAT DE BARCELONA FACULTAT DE BELLES ARTS GRADO EN CONSERVACIÓN-RESTAURACIÓN DE BIENES CULTURALES. GRUPO C1 2º CURSO ASIGNATURA: CONCEPTOS DEL ARTE CONTEMPONÁNEO PROFESORA: CRISTINA RODRÍGUEZ SAMANIEGO Fecha: 28 de octubre de 2013
  2. 2. En su particular contribución a las actividades organizadas en torno al Día Mundial del Alzheimer, la Galería barcelonesa Esther Montoriol presenta dos exposiciones. Una monográfica del pintor Palomo Miguelena -Las lágrimas del color- trabada al hilo de la enfermedad de su esposa y otra colectiva, Mirall buit, una reflexión en torno a la memoria que propone mostrarnos cómo desde el arte se aborda este tema. A través de la obra de trece artistas, en Mirall buit se recoge la indisoluble sociedad entre tiempo, memoria e identidad a la vez que nos habla de proceso degenerativo, enfermedad, desconcierto, incomunicación, soledad, ausencia y muerte. Paralelamente a la exposición, se presenta una recopilación de poesía bajo el mismo título cuya lectura lineal se inicia en el primer síntoma y acaba cuando nada es reconocible, sólo el amor. Quise que Un mirall buit fuera el objeto de mi crítica por diversos motivos. De una manera general esta exposición trata una problemática personal, familiar y social, fácilmente reconocible que, además de ser posible que la pueda experimentar a lo largo de mi vida en cualquiera de esos tres ámbitos, me conecta con un interés profundo por el sufrimiento humano. El hecho de ser una exposición pequeña, de autores poco conocidos en un contexto “familiar”, favorecía además mi acercamiento al arte contemporáneo sintiéndolo abordable, habida cuenta de mi desconocimiento sobre el mismo. Entrando en el terreno de los intereses personales, uno de los focos de mi trayectoria está puesto en la relación entre memoria, identidad y patrimonio, en cómo nos proyectamos sobre nuestro patrimonio y de qué manera nos relacionamos con él. Proyecciones que llevadas al plano de lo consciente pueden convertirse en una herramienta de cohesión social, familiar e individual. El arte-objeto en el contexto de esta exposición es para mí materia de análisis bajo esta perspectiva. Volviendo a la exposición, en su recorrido encontramos pintura, escultura, fotografía, audiovisual, incluso objetos parlantes. A pesar de la dificultad que supone para el montaje de cualquier exposición la diversa naturaleza de las obras elegidas, éstas forman una sola imagen compleja que refleja el discurso expositivo. Todas ellas abordan el tema de la memoria en el arte de diferente manera y se articulan complementándose bajo el título de la exposición Mirall buit siendo éste, a mi entender, uno de sus puntos sugerentes. El itinerario arranca con la lectura del título de la exposición, provocando un estado de inquietud que altera la percepción del conjunto expositivo, dicho sea de paso, cuantitativamente apropiado en el propósito de acompañarnos en este camino hacia el dolor por la pérdida y la ausencia. Mirall buit nos propone un recorrido paralelo al propio proceso de la enfermedad. De 1
  3. 3. la mano de un texto de Buñuel 1, nos centra en la tragedia de perder nuestra identidad, nuestro reflejo ante el espejo. El discurso se articula en dos salas cuyo recorrido nos adentra en el tema llevándonos por un viaje al drama humano desde el color, al blanco y negro; desde la pintura y la escultura, a la impronta fotográfica de la materialidad decolorada que presenta Eulàlia Valldosera o de la realidad descarnadamente poética de Vida Yovanovich. La obra expuesta en la primera sala, si bien alude mayormente a la memoria y al olvido, a la identidad y a la memoria histórica, también nos introduce en la pérdida de manera simbólica con un lenguaje poético que nos ayudará a transitar por la segunda sala –de contenido más concreto-, amortiguando el impacto emocional. Esta primera parte del conjunto expositivo es a mi entender la más reveladora de la indisoluble sociedad tiempo-memoria-identidad, a la que hacía referencia al principio. Los reflejos históricos evidentes en la obra pictórica2 de De Val nos proponen un juego de apropiaciones tanto temáticas como formales, de multiplicidades y falsas simetrías que nos interrogan acerca de la complejidad de nuestro ser, nuestra memoria histórica y nuestra apariencia poniéndonos frente a un espejo para preguntarnos quiénes somos. De una manera más contundente y fresca, Reflex3 nos sumerge literalmente en el otro lado del espejo a la búsqueda de una identidad ya perdida. La imagen de esta escultura ha sido la elegida para la presentación a los medios de la exposición Mirall buit, con gran acierto por su franqueza e incluso me atrevería a hablar de un cierto aire cómico que nos invita a desdramatizar la realidad entorno a una enfermedad dura. En el contexto de la primera sala, esta realidad se nos presenta a través de dos poemas objeto de Joan Brossa4, material simbólico que nos ayuda a comprender la muerte en vida por medio de la pérdida de función de unos objetos. Un final al que se llega por un proceso de desaprendizaje que recorre el camino inverso al del crecimiento y que se refleja en las diferentes poéticas de los artistas. Chema Madoz5 y Matilde Grau6 nos lo acercan delicadamente apoyándose en la naturaleza de los objetos que nos muestran, sea por la pérdida de contraste –en el caso del primero- como, en el caso de la escultora, por el empleo de las propiedades de la porcelana para 1 (…)Hay que haber empezado a perder la memoria, aunque sea solo a retazos, para darse cuenta de que esta memoria es lo que constituye toda nuestra vida. Una vida sin memoria no sería vida, como una inteligencia sin posibilidad de expresarse no sería inteligencia. Nuestra memoria es nuestra coherencia, nuestra razón, nuestra acción, nuestro sentimiento. Sin ella no somos nada. (…) Luis Buñuel, 1982. Mi último suspiro 2 DE VAL. Mona mirror (oro parece, plata no es). Mixta sobre lienzo. 150 x 150 cm. 2010. DE VAL. Frente al espejo. Mixta sobre lienzo. 30 x 30 cm. 2010. 3 CESC RIERA. Reflex. Hierro y espejo. 12 x 31 x 16 cm. 2013. 4 JOAN BROSSA. Rodet. Poema objeto, 3/10. 10,5x15,5x15,5 cm. 1975. Eina Morta. Poema objeto, 2/10. 8,5x23x23 cm. 1987-1988. 5 CHEMA MADOZ. s.t., 1/20. Fotografía b/n, gelatina de plata. 30 x 40 cm. 2013. 6 MATILDE GRAU. La memòria de la porcellana. 9,5 x 7,5 cm. 2013. 2
  4. 4. ejemplificarnos “el retorno al origen, allí donde empezó todo, un espacio en el reinan los reflejos y donde la identidad está aún por construirse 7.” La secuencia general, incluye otras particulares que en paralelo abordan la pérdida de identidad secuencialmente. Me refiero tanto al relato –que no serie- Desconocida8 que presenta Gabriel Schmitz: pequeños retratos de una desconocida que aparecen sin lógica aparente a medida que avanzamos en nuestro itinerario y cuya imagen va desdibujándose; como a la serie de fotografías que realiza Matilde Grau en Desmemòria9 para mostrarnos el proceso de cómo una cerámica expuesta a determinadas condiciones la llevan a romperse. En ambos casos, narrativas de descomposición. Ya en la segunda sala, se abre un espacio artístico en el que aparecen la voz y el cuerpo humano. Se trata de la obra de dos artistas que interactúan con nosotros de una manera más directa para introducirnos en cuestiones del ámbito filosófico. Por un lado, los Testimonios10 de las botellas interactivas de Eulàlia Valldosera que, dejando a un lado su reflexión en torno a la mujer, nos sugieren una disociación de nuestro cuerpo físico. Por otro, en Unrecords11, un audio-visual en el que los protagonistas se plantean cuestiones diversas en una reflexión sobre la memoria, el olvido y la propia naturaleza de los recuerdos, como si estos estuvieran construidos por pistas –sonido, imagen, olor…-. Un corto de registro absurdo que nos muestra el desconcierto inicial entre dos personas cuando falla la memoria, la dificultad para comunicarse y cómo llegan a perder la conexión entre ellos y consigo mismos al desvanecerse los referentes en el abismo del olvido sin poder recordar siquiera que un día existieron. Con la voz aún resonando descubrimos la fotografía de Vida Yovanovich, en la serie Cárcel de los sueños12, imágenes silenciosas de lo que nos espera como si de un espejo del futuro se tratara. En sus palabras: “Estas ruinas que ves son tu retrato”. Fotografías en blanco y negro del último tránsito por la vida en el asilo en el que le permitieron realizar su trabajo a lo largo de los años para mostrárnoslo sin pretensión estética ni moralista, sino con la crudeza de quien mira de frente el espectáculo de la muerte e interpone la cámara. Una invitación a cuestionarnos en femenino acerca del drama que supone vivir sola, vieja, quizá enferma y abandonada en un asilo. En un intermedio en la obra de Yovanovich descubrimos una obra sugerente de Eulàlia Valldosera, Envàs esborrat13, que en este contexto adopta el significado de tránsito hacia la 7 MARÍA JOSÉ ALDUNATE. Un espejo vacío. Viaje poético hacia las entrañas del Alzheimer. MTM editores. Barcelona, 2012. (P.13). GABRIEL SCHMITZ. Desconocida. 1-7. Óleo sobre lienzo. 22 x 16 cm. 2013. 9 MATILDE GRAU. Desmemòria. Fotografías. 16 x 24 cm (c/u). 2013. 10 Jaula (Testimonios 07). Botellas interactivas (Forever Living Products nº3). Edición de dos ejemplares. Envase plástico. Cristasol, sensor, reproductor mp3, contenedor metálico de electrónica, 2 baterías AAA de hidruro metálico recargables; audio mono 93 s. 11 MARIANO ZUZONAGA. Unrecords, con Vicente Zambrano y Jep Brengaret. Vídeo, 14’50’’. 2013. 12 VIDA YOVANOVICH. De la serie, Cárcel de los sueños. Edición limitada. Fotografía, gelatina de plata. 16 x 20 cm. 1983-1993. 13 EULÀLIA VALLDOSERA. Envàs esborrat, 1/3. Fotografías, gelatina de plata. 57,9 x 43,8 cm. 2009. 8 3
  5. 5. muerte. Una imagen en la que tan evidente es el color que hubo como su pérdida en un envase de jabón quemado por la luz. Una muerte, una pérdida de identidad de un cuerpo sin alusión a su contenido. Es inevitable mencionar los referentes en la obra de Eulàlia Valldosera en el uso de la imagen de objetos cotidianos dentro del Pop-Art. Existe una relación directa de Envàs esborrat con las cajas de Brillo de Andy Warhol o de un modo general los envases de productos de limpieza de su serie Testimonios nos remiten a aquel movimiento. Sin embargo, élla utiliza el propio objeto –se confiesa coleccionista de envases- y no su reproducción. En este sentido podríamos pensar que está más cerca del Nuevo Realismo aunque se distancie en que no muestra residuos, material de desecho, envases vacíos que ya no sirven a su función, sino que de una manera u otra los manipula y los hace hablar diferenciándolos de los otros. Objetos cotidianos que en apariencia no expresan diferencia alguna con los de su misma serie. Cierra el recorrido de la exposición Un mirall buit, dos fotografías de Vida Yovanovich pertenecientes a la serie Abismo de ausencia14, unas imágenes en las que la artista nos remite a la muerte y al amor a la vida capturando con su objetivo la huella de la existencia o la ausencia de reflejo. Ausencia de la figura humana que me transporta nuevamente a la poesía. Este viaje al que me he dejado conducir y acompañar ha supuesto para mí una ocasión para aproximarme a la complejidad del hecho expositivo, a su materialización y a como su montaje en base a una serie de paradigmas convenientemente orquestados, nos llevan a la lectura de la obra. El discurso de esta exposición -reflexiones en torno a la memoria en el contexto de la enfermedad de Alzheimer-, es el eje principal sobre el que se articula todo el conjunto expositivo sin fisura. Las propuestas de los diferentes artistas se complementan para dar una visión amplia respecto al tema y son piezas de una estructura compleja bien armada que se encarga de transmitir el mensaje y, en mi caso, de devolverme una imagen compleja profundamente humana. 14 VIDA YOVANOVICH. De la serie, Abismo de ausencia. Edición limitada. Fotografía, inyección de tinta sobre papel de algodón. 12 x 18 cm y 14 x 18 cm. 2005-2006. 4
  6. 6. BIBLIOGRAFÍA ALDUNATE, MARÍA JOSÉ. Un espejo vacío. Viaje poético hacia las entrañas del Alzheimer. Barcelona: mtm editores, 2012. ISBN: 978-84-15278-42-9. FOSTER, HAL; KRAUSS, ROSALIND; BOIS, YVE-ALAIN; BUCHLOH, BENJAMIN H.D. Arte desde 1900. Modernidad, antimodernidad, posmodernidad. Madrid: Editorial Akal, S.A., 2006. ISBN-13: 978-84-460-2400-2. FRANCH, ENRIC. Les exposicions, un mitjà d’informació i dinamització cultural. ELISAVA TdD. [documento electrónico]. Nº 01. Disseny, comunicación, cultura, 1986. [27 de octubre de 2013]. http://tdd.elisava.net/coleccion/1/franch JIMÉNEZ, JOSÉ. Capítulo VI. Estética e individuo. 12. De la imagen a los objetos. En Imágenes del hombre. Fundamentos de estética. Madrid: Editorial Tecnos, S.A., 1998. (136145). Colección Metrópolis. ISBN: 84-309-1236-3. JIMÉNEZ, JOSÉ. Capítulo VI. La era de la imagen global. En JIMÉNEZ, JOSÉ. Teoría del arte. Madrid: Editorial Tecnos (Grupo Anaya, S.A.), 2010. (201-231). Colección Neometrópolis. ISBN: 978-84-309-3779-0. JIMÉNEZ, JOSÉ. Capítulo VII. El arte que vendrá. En JIMÉNEZ, JOSÉ. Teoría del arte. Madrid: Editorial Tecnos (Grupo Anaya, S.A.), 2010. (241-249). Colección Neometrópolis. ISBN: 978-84-309-3779-0. MARCHÁN FIZ, SIMÓN. Del arte objetual al arte de concepto (1960-1974). Ediciones Akal, S.A., 1986. ISBN: 978-84-460-3725-5. PONIATOWSKA, ELENA. La cárcel de los sueños. Madrid: [pdf]. [27 de octubre de 2013]. http://www.vidayovanovich.com/pdf/poniatowskacarcel.pdf PONIATOWSKA, ELENA. La fotógrafa Vida Yovanovich. [pdf]. [27 de octubre de 2013]. http://www.vidayovanovich.com/pdf/poniatowskacarcel.pdf QUIROZ, MARCELA. L’objet-trouvé (sobre el Abismo de ausencia de Vida Yovanovich). [pdf]. [27 de octubre de 2013]. http://www.vidayovanovich.com/pdf/objettrouve.pdf RODRÍGUEZ, JOSÉ ANTONIO. Yovanovich. Abismos de ausencia. [pdf]. [27 de octubre de 2013]. http://www.vidayovanovich.com/pdf/abismosdeausencia.pdf 5

×