ARISTÓTELESLa felicidad como el bien supremo (Ética a Nicómaco)Volvamos de nuevo al bien que buscamos, para preguntar qué ...
cierta vida activa propia del ente que tiene razón; y éste, por una parte, obedece a larazón; por otra parte, la posee y p...
sensuales y terrenas que acuden sin cesar a distraernos y a turbarnos en este mundo ladicha. Pero la mayor parte de los ho...
La persona en el espacio y en el tiempoSomos nuestro cuerpo y por lo tanto nos encontramos en el espacio y en el tiempo. E...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

1a clase fundamentos_filosoficos.aristoteles_rousseau_y_la_persona

438 visualizaciones

Publicado el

;)

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
438
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
5
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

1a clase fundamentos_filosoficos.aristoteles_rousseau_y_la_persona

  1. 1. ARISTÓTELESLa felicidad como el bien supremo (Ética a Nicómaco)Volvamos de nuevo al bien que buscamos, para preguntar qué es. Porque parece que esdistinto en cada actividad y en cada arte; en efecto: es uno en la medicina, otro en laestrategia, y así en las demás. Pero ¿qué es el bien de cada una? ¿No es aquello por loque se hacen las demás cosas? En la medicina es la salud; en la estrategia la victoria; enla arquitectura la casa; en otros casos, otras cosas, y en toda acción y decisión es el fin,pues todos hacen por él las demás cosas. De tal modo, que si hay algún fin de todos losactos, éste será el bien realizable, y si hay varios, serán éstos. Nuestro razonamiento,después de muchos rodeos, vuelve al mismo punto; pero intentemos aclarar más esto.Puesto que parece que los fines son varios y algunos de éstos los elegimos por otros,como la riqueza, las flautas y en general los instrumentos, es evidente que no todos sonperfectos, pero lo mejor parece ser algo perfecto; de suerte que si sólo hay un bienperfecto, éste será el que buscamos y si hay varios, el más perfecto de ellos.Llamamos más perfecto al que se persigue por sí mismo que al que se busca por otracosa, y al que no se elige nunca por otra cosa, más que a los que se eligen a la vez por símismos y por otro fin, y en general consideramos perfecto lo que se elige siempre por símismo y nunca por otra cosa.Así parece ser sobre todo la felicidad, pues la elegimos siempre por sí misma y nuncapor otra cosa, mientras que los honores, el placer, el entendimiento y toda virtud lospreferimos, ciertamente, por sí mismos (pues aunque nada resultara de ellas,desearíamos todas estas cosas); pero también los preferimos en vistas de la felicidad,pues creemos que seremos felices por medio de ellos. En cambio, nadie busca lafelicidad por estas cosas ni, en general, por ninguna otra.Parece que también ocurre lo mismo por la autarquía, pues el bien perfecto parece sersuficiente. Pero no entendemos por suficiencia el vivir por sí solamente y en elaislamiento, sino también vivir para los padres y los hijos y la mujer, y en general paralos amigos y conciudadanos, puesto que el hombre es por naturaleza social. Pero hayque tomar estas cosas dentro de ciertos límites, pues extendiéndolo a los padres y a losdescendientes y a los amigos de los amigos, se iría hasta el infinito. Pero esto loexaminaremos después. Estimamos suficiente lo que por sí sólo, aisladamente, hacedeseable la vida y no necesita nada: y pensamos que es así la felicidad. Es lo másdeseable de todo aun sin añadirle nada; pero es evidente que resulta más deseable si sele añade el más pequeño de los bienes, pues lo agregado resulta un exceso de bienes y,entre los bienes, el mayor es siempre más deseable. Parece, pues, que la felicidad esalgo perfecto y suficiente, ya que es el fin de nuestros actos.Pero tal vez parece cierto y reconocido decir que la felicidad es lo mejor y, sin embargo,se desearía además que se mostrara con mayor claridad qué es. Acaso se lograría esto sise comprendiera la obra del hombre. En efecto: del mismo modo que en el caso de unflautista, de un escultor y de todo artífice, y en general de los que hacen alguna obra oactividad, parece que lo bueno y el bien están en la obra, así parecerá también en el casodel hombre, si hay alguna obra que le sea propia ¿Habrá alguna obra y actividadespropias del carpintero y del zapatero, pero ninguna del hombre, sino que será éstenaturalmente improductivo? O bien, así como parece que hay alguna obra propia del ojoy de la mano y del pie, y en general de cada uno de los miembros, ¿no se atribuirá alhombre alguna función aparte de éstas? ¿Y cuál será ésta, finalmente? Porque el vivirparece también común a las plantas, y se busca lo propio. Hay que dejar de lado, portanto, la vida de nutrición y la de crecimiento. Vendría después la sensitiva, pero pareceque también ésta es común al caballo, al buey y a todos los animales. Queda por último,
  2. 2. cierta vida activa propia del ente que tiene razón; y éste, por una parte, obedece a larazón; por otra parte, la posee y piensa. Y como esta actividad se dice de dos maneras,hay que tomar la que es en acto, pues parece que se dice primariamente ésta.El bien humano es una actividad del alma conforme a la virtud, y si las virtudes sonvarias, conforme a la mejor y más perfecta, y además en una vida perfecta. Porque unagolondrina no hace verano, ni un solo día, y así tampoco hace al hombre dichoso y felizun solo día ni un tiempo breve.Preguntas1-¿Por qué la felicidad es el fin más perfecto? Explique y dé un ejemplo2.- Existen diferentes finalidades, todo se realiza por un fin. Mencione y explique dospropósitos o fines en su vida con sus correspondientes acciones para lograrlo.JEAN-JAQUES ROUSSEAU (1712-1778)El valor de la existenciaTodo está en flujo continuo sobre la tierra. Nada conserva una forma constante ydefinida, y nuestros afectos que se aficionan a las cosas exteriores pasan y cambiannecesariamente con ellas. Siempre por delante o por detrás nuestro recuerdan el pasado,que ya no es, o previenen el porvenir, que a menudo no llegará a ser; nada hay firme enella a lo que el corazón pueda apegarse. De suerte que no tenemos casi en este mundosino el placer que pesa; en cuanto a la felicidad duradera dudo que sea conocida. Apenashay en nuestras más vivas alegrías, un instante en el que el corazón pueda decirnosrealmente: Quisiese que este instante durase siempre. ¿Y cómo se puede llamarfelicidad a un estado fugitivo que nos deja todavía el corazón inquieto y vano, que noshace desear alguna cosa antes, o querer todavía alguna cosa después?Pero si hay un estado en que el alma encuentre asiento bastante seguro para descansartoda entera, y congregar allí todo su ser, sin tener necesidad de recordar el pasado, niabrazar el porvenir, donde el tiempo no sea nada para ella, donde el presente duresiempre, sin que por ello acuse su duración y sin ninguna huella de tránsito, sin ningúnotro sentimiento de privación ni de alegría, de placer ni de pena, de ansia ni de miedosino sólo aquel de nuestra existencia, y que tal único sentimiento pueda ocupar entera;tanto como ese estado dure, quien se halle en él puede llamarse dichoso, no con unafelicidad imperfecta, escasa y relativa, como la que se alcanza en los placeres de la vida,sino con una felicidad completa, perfecta y llena que no deja en el alma ningún vacíoque se sienta la necesidad de colmar. Tal es el estado en que me hallé con frecuencia enla isla de San Pedro, en mis solitarios ensueños, ya fuera acostado en mi barca quedejaba derivar al impulso del agua, o sentado en las orillas del lago agitado, ya fuera enotro lugar, al borde de un hermoso río o de un arroyo que murmurase sobre los guijos.¿De qué goza en semejante situación? De nada ajeno a sí, de nada de sí mismo y de lapropia existencia; tanto como ese estado dure, nos bastamos a nosotros mismos, comoDios. El sentimiento de la existencia despojado de todo otro afecto es por sí mismo unsentimiento apreciadísimo de contento y de paz, que bastaría él solo para hacer estaexistencia estimada y amable para quien supiese apartar de sí todas las emociones
  3. 3. sensuales y terrenas que acuden sin cesar a distraernos y a turbarnos en este mundo ladicha. Pero la mayor parte de los hombres, presos en continuas pasiones, apenasconocen ese estado y, no habiéndolo probado más que imperfectamente durante rarosinstantes, no conservan sino una noción oscura y confusa, que no les deja apreciar suencanto.Preguntas1- ¿Qué significa que la felicidad es un estado fugitivo que nos hace desear una cosaantes, o querer todavía alguna cosa después? Explique y de un ejemplo.2.- ¿A qué se debe la felicidad imperfecta escasa y relativa según Rousseau?LA PERSONALa importancia de la persona humana ha ido descubriéndose poco a poco en nuestracultura, la noción de persona es de fundamental importancia porque es la fuente últimade la dignidad humana.Notas que definen a la personaLa inmanencia.-El ser humano tiene mayor interioridad que el resto de los seres vivos.La intimidad conduce al hombre a su propio interior, conociéndose. Se trata de unaapertura hacia dentro y oculta para los demás. Y desde esta intimidad crece brotandonuevas metas, planes, creaciones que parecían imprevisibles.La persona puede manifestar esta intimidad porque es un ente que habla, que se expresaa través de sus actos y a través de sus creaciones.La persona humana es capaz de dar, esto se ve especialmente en la capacidad de amar,en el amor el amante se da por entero a la persona amada y este amor necesita de lareciprocidad, el don de amar necesita ser recibido, agradecido y correspondido.Otra característica de la persona es el diálogo con otra intimidad. Una persona sola nopuede manifestarse, ni dar, ni dialogar: se frustraría por completo.La intimidad: el yo y el mundo interiorLo íntimo es lo que sólo conoce uno mismo: lo más propio. Intimidad significa mundointerior, el sentimiento que lo protege es la vergüenza o pudor que cubrenespontáneamente lo íntimo frente a miradas extrañas. Lo íntimo sólo se confía apersonas que están en mi intimidad, pero no a todo el mundo. Todo lo que el hombreposee pertenece a su intimidad; cuanto más intensamente se tiene, más íntimo es: elcuerpo, la ropa, el armario, la habitación, la casa, la conversación familiar etc.La manifestación del cuerpoLa manifestación de la intimidad se realiza a través del cuerpo, del lenguaje y de laacción. A la manifestación en sociedad de la persona se le llama cultura.El diálogo: la intersubjetividadLa condición dialógica de la persona es estrictamente social, comunitaria, el lenguaje notiene sentido si no es para establecer el diálogo con los demás. La falta de diálogo es elfactor que destruye las comunidades humanas. Existe verdadero diálogo cuando ambosinterlocutores tienen la capacidad de escuchar y compartir su intimidad.La persona como fin en sí mismaLa persona es una realidad absoluta y por ello debe ser siempre respetada. Kant dice:“Obra de tal modo que trates a la humanidad, sea en tu propia persona o en la personade otro, siempre como un fin, nunca sólo como un medio”. No debemos servirnos de laspersonas para conseguir nuestros propios fines.El respeto es primordial porque con ello se está reconociendo su dignidad
  4. 4. La persona en el espacio y en el tiempoSomos nuestro cuerpo y por lo tanto nos encontramos en el espacio y en el tiempo. Estasituación afecta a la persona, la vida humana se despliega en las coordenadas espaciotemporal.Gracias a su inteligencia el hombre tiene la capacidad y la constante tendencia a situarsefuera del tiempo en la medida que es capaz de pensar sobre él, de objetivarlo. El hombrelucha contra el tiempo, trata de dejarlo atrás, de estar por encima de él.El primer modo de superar el tiempo es guardar memoria del pasado. La segundamanera es desear convertir el presente en algo que permanezca, que el amor no muera,que los momentos felices se detengan, que la muerte no llegue, que exista la eternidad.Una tercera manera de situarse por encima del tiempo es anticipar el futuro, proyectarsecon la inteligencia y la imaginación hacia él para decidir respecto de él.La persona como ser capaz de tenerEl hombre es un ser racional, pero además de esto tiene otras dimensiones: voluntad,sentimientos, tendencias y apetitos, conocimiento sensible, historia, proyectos...Elhombre es un ser capaz de tener, un poseedor.El hombre posee un físico, un tener cognoscitivo y los hábitos.Los fines de la naturaleza humanaLo natural en el hombre es, por tanto, el desarrollo de sus capacidades. Ese desarrollo sedirige a conseguir lo que es objeto de esas facultades, en especial las superiores(inteligencia y voluntad; verdad y bien). El fin del hombre es la verdad y el bien yentorno a esto desarrolla su historia.Pregunta1.- Explique porqué es necesario el diálogo.2.- Analice la frase de Kant y vea su alcance.

×