PARROQUIA DE SAN
DIEGO
Avda. de San Diego, 61
28053-Madrid
Tel. 91/477 7244
PENTECOSTES/B
Día 24 de mayo del 2015
Celebram...
Todos hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para
formar un solo cuerpo: la Iglesia. Y estamos llamados a poner
nuest...
Significado
Los cincuenta días pascuales y las fiestas de la Ascensión y
Pentecostés, forman una unidad. No son fiestas ai...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

HOJA PARROQUIAL. DIA DE PENTECOSTÉS. 24 DE MAYO DEL 2015

557 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
557
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
154
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

HOJA PARROQUIAL. DIA DE PENTECOSTÉS. 24 DE MAYO DEL 2015

  1. 1. PARROQUIA DE SAN DIEGO Avda. de San Diego, 61 28053-Madrid Tel. 91/477 7244 PENTECOSTES/B Día 24 de mayo del 2015 Celebramos hoy la Solemnidad de Pentecostés, que cierra la cincuentena pascual. Hoy, es también el Día del Apostolado Seglar y de la Acción Católica. Todo el tiempo de Pascua, como un solo día, hemos estado celebrando el mismo misterio: el del amor de Dios que salva a la humanidad, elevando a su Hijo Jesucristo, por la fuerza del Espíritu Santo, a la plenitud de la vida en su muerte y resurrección, dando a los hombres ese mismo Espíritu. Iniciamos esta celebración con la aspersión del agua, que nos recuerda nuestro bautismo, expresando nuestro deseo de ser fieles a Jesús y de dejarnos guiar por la fuerza del Espíritu. Escuchamos cómo la fuerza del Espíritu, cambia la vida de los primeros discípulos y les hace hablar de las maravillas de Dios en todas las lenguas. Ven, Espíritu Divino, manda tu luz desde el cielo. Padre amoroso del pobre; don, en tus dones espléndido; luz que penetra las almas; fuente del mayor consuelo. Ven, dulce huésped del alma, descanso de nuestro esfuerzo, tregua en el duro trabajo, brisa en las horas de fuego, gozo que enjuga las lágrimas y reconforta en los duelos. Entra hasta el fondo del alma, divina luz y enriquécenos. Mira el vacío del hombre, si tú le faltas por dentro; mira el poder del pecado, cuando no envías tu aliento. Riega la tierra en sequía, sana el corazón enfermo, lava las manchas, infunde calor de vida en el hielo, doma el espíritu indómito, guía al que tuerce el sendero. Reparte tus siete dones, según la fe de tus siervos; por tu bondad y tu gracia, dale al esfuerzo su mérito; salva al que busca salvarse y danos tu gozo eterno. Amén. Himno «Veni Creator» Ven, Espíritu Creador, visita las mentes de los tuyos; llena de la gracia divina los corazones que tú has creado. Tú, llamado el Consolador, Don del Dios Altísimo; Fuente viva, Fuego, Caridad y espiritual Unción. Tú, con tus siete dones, eres Fuerza de la diestra de Dios. Tú, el prometido por el Padre. Tú pones en nuestros labios tu Palabra. Enciende tu luz en nuestras mentes, infunde tu amor en nuestros corazones, y, a la debilidad de nuestra carne, vigorízala con redoblada fuerza. Al enemigo ahuyéntalo lejos, danos la paz cuanto antes; yendo tú delante como guía, sortearemos los peligros. Que por ti conozcamos al Padre, conozcamos igualmente al Hijo y en ti, Espíritu de ambos, creamos en todo tiempo. Gloria al Padre por siempre, gloria al Hijo, resucitado de entre los muertos, y al Paráclito por los siglos y siglos. Amén.
  2. 2. Todos hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo: la Iglesia. Y estamos llamados a poner nuestros carismas al servicio de la comunidad. En esta Solemnidad de Pentecostés, como en la de Pascua, la Iglesia lee o canta una obra poética llamada Secuencia. En ella invocamos al Espíritu Santo, para que nos llene con su fuerza, con su luz y con su aliento amoroso. Jesús está siempre presente en medio de la comunidad por medio del Espíritu; y a nosotros, sus discípulos, nos deja la misión de hacerlo presente en el mundo. EVANGELIO (Jn 20,19-23) Al anochecer del día de la resurrección, estando cerradas las puertas de la casa donde se hallaban los discípulos, por miedo a los judíos, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: "La paz esté con ustedes". Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Cuando los discípulos vieron al Señor, se llenaron de alegría. De nuevo les dijo: "La paz esté con ustedes. Como el Padre me ha enviado, así también los envío yo". Después de decir esto, sopló sobre ellos y les dijo: "Reciban al Espíritu Santo. A los que les perdonen los pecados, les quedarán perdonados; y a los que no se los perdonen, les quedarán sin perdonar". Historia de Pentecostés La palabra Pentecostés viene del griego y significa el día quincuagésimo. A los 50 días de la Pascua, los judíos celebraban la fiesta de las siete semanas (Ex 34,22), esta fiesta en un principio fue agrícola, pero se convirtió después en recuerdo de la Alianza del Sinaí. Al principio los cristianos no celebraban esta fiesta. Las primeras alusiones a su celebración se encuentran en escritos de San Irineo, Tertuliano y Orígenes, a fin del siglo II y principio del III. Ya en el siglo IV hay testimonios de que en las grandes Iglesias de Constantinopla, Roma y Milán, así como en la Península Ibérica, se festejaba el último día de la cincuentena pascual. Con el tiempo se le fue dando mayor importancia a este día, teniendo presente el acontecimiento histórico de la venida del Espíritu Santo sobre María y los Apóstoles (Cf. Hch 2). Gradualmente, se fue formando una fiesta, para la que se preparaban con ayuno y una vigilia solemne, algo parecido a la Pascua. Se utiliza el color rojo para el altar y las vestiduras del sacerdote; simboliza el fuego del Espíritu Santo.
  3. 3. Significado Los cincuenta días pascuales y las fiestas de la Ascensión y Pentecostés, forman una unidad. No son fiestas aisladas de acontecimientos ocurridos en el tiempo, son parte de un solo y único misterio. Pentecostés es fiesta pascual y fiesta del Espíritu Santo. La Iglesia sabe que nace en la Resurrección de Cristo, pero se confirma con la venida del Espíritu Santo. Es hasta entonces, que los Apóstoles acaban de comprender para qué fueron convocados por Jesús; para qué fueron preparados durante esos tres años de convivencia íntima con Él. La Fiesta de Pentecostés es como el "aniversario" de la Iglesia. El Espíritu Santo desciende sobre aquella comunidad naciente y temerosa, infundiendo sobre ella sus siete dones, dándoles el valor necesario para anunciar la Buena Nueva de Jesús; para preservarlos en la verdad, como Jesús lo había prometido (Jn 14.15); para disponerlos a ser sus testigos; para ir, bautizar y enseñar a todas las naciones. Es el mismo Espíritu Santo que, desde hace dos mil años hasta ahora, sigue descendiendo sobre quienes creemos que Cristo vino, murió y resucitó por nosotros; sobre quienes sabemos que somos parte y continuación de aquella pequeña comunidad ahora extendida por tantos lugares.

×