Federico Almenara Ramírez                                                                                   Parroquia san ...
cualquier otro, el cristianismo como una forma particular de la fe religiosa. “Haceabstracción de la verdad histórica y te...
Federico Almenara Ramírez                                                                                  Parroquia san D...
envolvente, cuya presencia se manifestaba poderosamente activa en los fenómenos de lavida. El centro común de todas las ex...
y la integridad originaria lo que da sentido a la exaltación erótica, sino la participaciónactiva y “pathica” a la vez en ...
Federico Almenara Ramírez                                                                      Parroquia san Diego        ...
Los valores maternales se integran en la existencia como uno de los vectoresafectivos esenciales y en consecuencia es natu...
así, las dos imágenes parentales pueden significar Dios. Y su importancia respectivadependerá de la satisfacción que los h...
La precocidad de los sentimientos religiosos, depende de factorespsicológicos que podemos examinar, pero la disponibilidad...
Los sentimientos de piedad familiar, sentimientos de dependencia, de confianza, deseguridad, de respeto, se transfieren de...
- Jardín de infancia y primer año: 8%.       - Segundo año: 21%.       - Tercer año: 44%.       - Cuarto año: 47%.       -...
IV.           SITUACION DEL NIÑO DENTRO DEL ARCO ARTIFICIAL DE                           LA EVOLUCION HUMANA      PNOTAS: ...
V.       FACTORES CONDICIONANTES EN EL NIÑO Y SU                         EVOLUCION RELIGIOSA.1. El niño forja su personali...
VI.      LA EXPERIENCIA DE SU INFANCIA ES LA BASE DE SU                               PERSONALIDAD12  Erikson concibe la p...
VII. REALIDADES QUE INFLUYEN EN LA EDUCACION                     RELIGIOSA EN ESTAS EDADES  El desarrollo intelectual y ev...
Ejemplo: el niño de 4 años que imita el desfile de los soldados con caras            sonrientes.        c) El juego tiene ...
VIII.EL DESPERTAR MORAL Y RELIGIOSO DEL NIÑO EN ESTOS                         AÑOS  El niño en esta edad tiene verdadera n...
que por otra parte es el punto de partida y condición ineludible para que            llegue a una “conciencia moral autóno...
IX. PRINCIPIOS FUNDAMENTALES PARA LA CATEQUESIS EN                      ESTAS EDADES      1º) El sentido religioso en la e...
b) El poner el acento en una transición doctrinal separada y desarraigada de las           experiencias y actividades del ...
X. ACTITUDES METODOLOGICAS A TENER EN CUENTA1ª) Descubrir en la conducta del niño las características peculiares que prese...
c) Las representaciones que presenten al niño el mensaje cristiano en un sentido       falso o mágico.    d) Emplear medio...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Cursillo sobre psicologia religiosa

744 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
744
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
162
Acciones
Compartido
0
Descargas
24
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Cursillo sobre psicologia religiosa

  1. 1. Federico Almenara Ramírez Parroquia san Diego Madrid I. COMPRENSIÓN DE LA RELIGION DESDE LA PSICOLOGIA En principio, la psicología religiosa no plantea el problema de la existencia de Dios yno acude tampoco a su intervención sobrenatural. 1.1. ¿Qué es la religión? La definición de religión la cogemos de Thouless, según la cual, “lareligión es una relación vivida y practicada con el ser o los seres suprahumanos en losque se cree. La religión es, en consecuencia, un comportamiento y un sistema decreencias y de sentimientos”.1 Schleiermacher, W. James y R. Otto, han creído encontrar la naturaleza específica dela religión en el orden de los sentimientos. Durkheim identifica la religión, en sus formas elementales y en sus formas superiores,con un conjunto de creencias, de ritos y de instituciones, constitutivas de la sociedad yen virtud de las cuales éstas tomaban conciencia de sí mismas. La historia pone, en efecto, de relieve que la religión no es jamás ni la realidad mentalde una idea, ni el sistema objetivo de las prácticas culturales, sino, de una parte,encuentro con lo divino y, de otra, respuesta a través de una acción. El encuentro puede tener lugar por el conocimiento interior, por la lectura simbólicade una palabra santa, por una visión o por una iluminación. En todo caso, se realiza en el hombre integral, ser de afectividad y de inteligencia. Elhombre se abre a lo sagrado en el corazón de su ser carnal e intelectual. La religión esun conjunto orientado y estructurado de sentimientos y de pensamientos. Freud no comprende mal el hecho religioso. Para él, la religión articula toda lapersonalidad: sentimientos, creencias, comportamientos; y asume la vida psicológicatotal del sujeto: angustia y deseo, relación a la sociedad y al mundo, confrontación conla muerte y con la culpa. No olvidemos que al querer definir la religión podemos caer en la fragmentación delhombre. 1.2. El hecho cristiano. La psicología y el psicólogo cristiano considera, de la misma manera que1 Cfr. R.H. Thouless, An Introduction to the Psychology of Religin; London 1961, pp. 3-4. 1
  2. 2. cualquier otro, el cristianismo como una forma particular de la fe religiosa. “Haceabstracción de la verdad histórica y teológica de los dogmas cristianos y pone entreparéntesis la influencia de la gracia en el comportamiento de los sujetos, pero respeta laoriginalidad de la relación vivida con las realidades enunciadas por los dogmascristianos. El objetivo de la psicología religiosa no consiste solamente en estudiar los oscurosbalbuceos del hombre lanzado a la persecución de lo divino, sino que abarca tambiéntodas las formas y maneras a través de las cuales el hombre entra en viva relación conDios, manifestado, ya sea a través de lo sensible, ya a través de lo ético o a través de supropia palabra. “El hombre no es el espacio vacío en el que resuena la Palabra de Dios y al quedesciende la gracia, sino que, por el contrario, en las operaciones subjetivas del hombre,Dios en sí se hace Dios para él”.22 Cfr. A. Vergote, Psicología religiosa, Ed. Taurus. Madrid 1975. Pg. 33. 2
  3. 3. Federico Almenara Ramírez Parroquia san Diego Madrid II. FENOMENOLOGIA DE LA RELIGION La fenomenología de la religión ha reconocido frecuentemente en la religiosidad unarelación irracional con lo divino, un encuentro con lo “numinoso”. R. Otto dice que el hombre percibe intuitiva y afectivamente el misterio de Dios en lasformas simbólicas de lo terrestre de la misma manera que percibe en ellas intuitiva yafectivamente la belleza. 3 Toda una corriente de pensadores ha descrito y haprofundizado esta experiencia originaria de lo sagrado ( Fr. Heiler, Geyser, Durkheim,N. Söderblom, W. Schmidt; M. Scheler, J. Hessen, M. Eliade, etc.). Viene a decir quetodo dogma, todo acto cultual, no puede comprenderse sino como reflexión sobre unaexperiencia vital. “La experiencia religiosa vital es aquella cuya significación se refiereal conjunto, al todo... Designa al hombre un término último, un límite”. En el límitefronterizo el hombre queda fascinado y aturdido (Tremens y fascinans). 2.1. Naturaleza y estructura de la experiencia religiosa en las religiones primitivas. Lo sagrado puede asentarse en no importa qué lugar; pero el objeto o ellugar en el que se establece, se convierte simbólicamente en el punto en el cual eluniverso se vincula a LO OTRO. La experiencia religiosa organiza el espacio, no deacuerdo al orden de la razón, sino de acuerdo al orden del sentido y del fundamento. La variedad de las formas religiosas es infinita. Todo intento de síntesis y definiciónno deja de ser una arbitrariedad. Sin embargo, M. Eliade consigue establecer una fisonomía de las religiones naturales,cuyo rasgo esencial reside en esta presencia simbólica de lo sagrado. En el centromedular de esta presencia simbólica, se vincula a lo sagrado, participa en él y se llena deél. Ejemplo: Los salmos bíblicos son, en gran parte, una lectura religiosa del universo, y,sin embargo, los israelitas no son religiosos en este sentido que acabamos de decir. Si eluniverso les habla de Dios, es porque ellos ven en él el reflejo de la Palabra históricaque el Dios de Abrahán les ha dirigido. El hombre fue religioso en un principio merced a una intuición inmediata de susituación en el mundo que le hacía sentirse dependiente de un misterio sagrado3 Cfr. R. Otto, Das Heilige. Marburg, 1917. Traducción española: Lo santo; Revista de Occidente. 1929. 3
  4. 4. envolvente, cuya presencia se manifestaba poderosamente activa en los fenómenos de lavida. El centro común de todas las experiencias religiosas es el misterio de la vida. En las culturas antiguas, la inmanencia oculta a la transcendencia, aunque sinexcluirla. 2.2. La estructura de la experiencia religiosa. R. Otto viene a decir: “Los sentimientos tales como el reconocimiento, la confianza, el amor, laseguridad, la humilde entrega no llegan a agotar la experiencia religiosa específica. Ottopretende delimitar los sentimientos que se refieren intencionadamente al objeto en símismo, resumiéndolos en el sentimiento de lo numinoso, a la vez tremendun yfáscinans: aterrador y fascinante. Otto se hace eco de la extraordinaria intuición de SanAgustín: “¿Quién será capaz de comprender, quién de explicar, qué sea aquello que fulgura mi vista y hiere mi corazón sin lesionarlo?. Me siento horrorizado y enardecido; horrorizado por la semejanza con ella, enardecido por la semejanza con ella”.4 Pero en la experiencia religiosa se han dado y se dan ambigüedades. Vamos a ver lasprincipales: a) Mezcla entre lo sagrado y lo profano: A nivel de experiencia afectiva, lo divino reside en los signos. Sin duda, en la historia religiosa primitiva se dan experiencias de gran pureza, en los que el hombrese refiere a Dios Padre, autor de la vida y propietario del universo. Pero desde que el hombre se dedica a cultivar la tierra, ésta adquiere la figura de podersacral. En virtud de la misma dinámica de la afectividad, el hombre se une a las fuerzasvitales que hinchen el cosmos. Integrársele afectivamente equivale a fusionarse con él..El universo entero se convierte en poder santo. Lo sagrado y lo cristiano se confunden,y de símbolo de una santidad transcendente lo cósmico se convierte en sustancia santaella misma. b) Mezcla de lo sagrado y lo erótico: La sexualidad se manifiesta ante todo como un acceso a las fuerzas vitales yal mundo de lo extraordinario. Une al hombre a las fuerzas fecundantes de la naturaleza,el cosmos entero la refleja y le ofrece símbolos: la tierra, la luna, el árbol, el fuego, lacaverna... La tierra entera está preñada de símbolos sexuales. Por añadidura, la experiencia erótica contiene virtudes místicas: mucho más allá de unpuro placer epidérmico implica el retorno a la unidad primordial, a la indiferenciabeatífica, a la inocencia inmediata. Pero en las culturas primitivas no es tanto la plenitud4 Cfr. San Agustín, Confesiones, IX,11. 4
  5. 5. y la integridad originaria lo que da sentido a la exaltación erótica, sino la participaciónactiva y “pathica” a la vez en la vida fecunda y en ciclo cósmico de vivir, morir yrenacer. Lo sexual penetra profundamente en la sacralidad cosmo-vitalista. Los estudios etnológicos nos han revelado la extraordinaria potencia de esta corrientedionisíaca: ritos de inocencia, estatuillas fálicas, celebraciones mistéricas, culto de lasdivinidades de la fecundidad (todo ello pulula en el llamado paganismo). c) Mezcla de lo sagrado y lo demoníaco: R. Otto destaca que la energía de miedo (tremendum) es el suelo en el quegerminan tanto los dioses como los demonios. Mediante las potencias nocturnas de la muerte, el hombre puede acceder a una ciertaexperiencia de lo absoluto. La vida misma no es sino una de las cosas del misteriobifronte de la vida y de la muerte. Hay, por tanto, una sacralidad demoníaca, capaz deoponerse e incluso de suplantar a la sacralidad divina. El dominio de lo demoníaco es, según A. Malraux, “todo lo que en el hombre aspira ala autodestrucción y sus temas esenciales son la sangre, el sexo y la muerte”.5 En uno de los sujetos interrogados, la lectura de un himno de Nietzsche a un Diosdesconocido provoca la siguiente asociación: “Si hay en algún lado algo de terrorífico, por ejemplo en un libro de estampas, sequería mirar a otra parte y volver las páginas; pero en algo que aterroriza os cautiva a lavez. Cuando yo era niño experimentaba esto de modo tan intenso, que ante un libro enel que estaban representadas serpientes, a la vez que me espantaba hasta sentir angustia,no conseguía sin embargo volver la página; debía cada vez revivir mi espanto”.65 Cfr. La metamorphose des Dieux, París 1958.6 Cfr. Der Seelische Aufban des religiösen Erlebnis. Gütersloh, 1950. Pág 312. Citado por A. Vergote,Psicología de la Religión. O.c. pág. 73. 5
  6. 6. Federico Almenara Ramírez Parroquia san Diego Madrid III. DOS EJES DE LA RELIGION 3.1. El deseo religioso y el símbolo maternal (el eros). Podemos calificar como eros religioso al deseo de inmortalidad y de unióncon lo divino que parece actuar en el fondo de la vida mística. El término de erosexpresa perfectamente la aspiración profunda a superar toda contingencia y todaapariencia, la nostalgia de esa plenitud, en lo que se reabsorbería toda inquietudhumana. a) El deseo de Dios en la tradición cristiana: Jean Leclercq afirma que para los espirituales de la Edad Media la vida no tiene otro fin que “buscar a Dios”. El alejamiento del mundo, el silenciio y la ascesis,fomentan el deseo de Dios. Su espiritualidad es la del Cantar de los Cantares: “expresión a la vez de un deseo y deuna posesión”. Este cántico es un cántico de amor, un cántico que se escucha poniendoen él todo el ser y cantándolo uno mismo. San Gregorio es el doctor del deseo, empleando constantemente los términos deanhelare, aspirare, suspirare. San Bernardo de Claraval, dice que el monje no busca a Dios, pero lo desea; carece deun conocimiento de él, pero goza de su experiencia. San Gregorio afirma que Dios se oculta a fin de que la esposa que lo busca no loencuentre y lo busque con renovado ardor. b) El “tipo religioso” de Spranger: El hombre religioso es aquel cuya estructura mental está constantementeorientada hacia la realización de una experiencia de valor supremo y radicalmentepacificador. El hombre típicamente religioso sería el atraído por un valor único supremo, más alláo más acá de los dominios parciales donde se limita la existencia de los otros. c) Los valores maternales: 6
  7. 7. Los valores maternales se integran en la existencia como uno de los vectoresafectivos esenciales y en consecuencia es natural encontrarlos en la imagen de ladivinidad. La madre es el símbolo de la totalidad primordial, de la armonía universal, delmanantial vital de la dicha que sacia toda nostalgia. Sublimada, la imagen maternal simboliza la patria a la que el deseo religioso aspira, y,sin embargo, el símbolo maternal no basta por sí sólo para conducir el deseoprerreligioso hacia una actitud auténticamente religiosa. Para Jung, el símbolo de la madre integra el concepto de Dios. Rünke dice que para que el hombre pueda llegar a ser religioso es preciso que tenga elsentimiento de estar insertado adecuadamente en la totalidad de su ser. Rünke dice que este sentimiento emerge en la conciencia con la llegada de lapubertad, por esto no es posible la existencia de una vida religiosa personal antes de lapubertad. En la alegría y en la confianza nace la experiencia de la bondad del universo y, en estesentido, se ha podido hablar de una religiosidad natural del niño. Rünke dice: “Si no se ha conocido la experiencia precoz de la felicidad, el sujeto seencuentra separado de la fuente misma del deseo religioso. La muerte precoz de lafelicidad vital puede cortar definitivamente la dimensión de lo infinito”. Dice que laexperiencia nos convence de la incapacidad para captar el mensaje religioso, cuando secarece de una previa experiencia de la felicidad, puesto que en tal caso aquel noresponde a ninguna esperanza natural y vital. Para el niño, lo santo se descubre en laprolongación del crecimiento vital y afectivo. El sentimiento religioso se estructuraprogresivamente. 3.2. La religión del padre. La imagen de Dio está necesariamente mediatizada por las dosfiguras que aparecen en el origen de toda existencia: la del padre y la de la madre. Naturalmente que el concepto de Dios surge de una evocación simbólica, pero se tratade dilucidar en qué medida la imagen de Dios corresponde a las imágenes parentales. De la tesis, según la cual, Dios es la proyección de la imagen paternal, se concluyefrecuentemente que no es sino una proyección y, por lo tanto, una mera ilusión. Haydiversos autores que han interpretado a Freud como si en la imagen de Dios no viesesotra cosa más que la sublimación de un padre capaz de responder a todas lasnecesidades humanas.. Dios, padre sublimado, y la naturaleza, la madre sublimada, responden a las mismasexigencias del hombre a la deriva que busca la seguridad. Dios no es, por lo tanto, aquí,más que la transposición inmediata de una experiencia infantil del padre. En caso de ser 7
  8. 8. así, las dos imágenes parentales pueden significar Dios. Y su importancia respectivadependerá de la satisfacción que los hombres hayan encontrado en el padre o en lamadre. Vamos a describir 20 sentimientos capaces de convenir por igual a las imágenesparentales y a la divina: - 1. Aceptación. - 2. Aceptación sin reservas. - 3. Ayuda. - 4. Amor. - 5. Apoyo. - 6. Confianza. - 7. Comprensión. - 8. Facilidad para agradar. - 9. Facilidad para satisfacer. - 10. Generosidad. - 11. Interés. - 12. Perdón. - 13. Paciencia. - 14. Protección. - 15. Proximidad. - 16. Accesibilidad. - 17. Relación significativa. - 18. Respeto. - 19. Seguridad. - 20: Sostén. El sujeto relaciona estos sentimientos con el padre, la madre y Dios. Según esto, podemos concluir, por tanto, que en los dos sexos las cualidadesmaternales y parentales evocan el ser de Dios, lo cual muestra, en nuestra opinión, queal menos entre los sujetos cristianos, la idea real de Dios se forma por la mediación dedos imágenes parentales reconocidas en sus funciones diferenciales. Ambas implicanconnotaciones evocadoras de Dios, pero Dios transciende sus limitaciones humanas yaparece como una síntesis de contrastes. El símbolo paternal es el más apto paraexpresar el ser de Dios. Freud, en sus principales obras sobre la religión, nos muestra que, en virtud de sufunción propia, el padre despierta en el hombre la representación de Dios. 3.3. La religiosidad en el niño: La idea de Dios no germina en su espíritu por generación espontánea,aunque ciertas características psicológicas pueden favorecer la inserciónprecoz del niño en el legado religioso. 8
  9. 9. La precocidad de los sentimientos religiosos, depende de factorespsicológicos que podemos examinar, pero la disponibilidad religiosa delniño no adquiere forma sino a condición de ser precozmente educada. a) Influencia de la familia sobre la actitud religiosa: Todas las observaciones han confirmado que la influencia de los padres es unfactor determinante en la formación religiosa. La influencia familiar no se limita a una especie de aprendizaje precoz. Muchosautores subrayan el estrecho parentesco que vincula la familia y la religión. Así, segúnMurphy,7 la estructura familiar es virtualmente religiosa y, recíprocamente, la religiónestá profundamente marcada por la psicología familiar. Simbiosis tal, de sentimientos,de estructuras, y de pertenencias, no se realiza en ninguna otra pareja de instituciones. Los gestos y el lenguaje religiosos de los padres se insertan en una experienciaafectiva que les simboliza inmediatamente, y, de otra parte, en cuanto fuente defelicidad y de autoridad, la familia reclama espontáneamente su prolongación en ununiverso religioso fundamentante. En esta simbiosis entre la religión y la familia, la religiosidad “natural” del niño puededesplegarse sin obstáculo. El niño, en efecto, tiene necesidad vital de un mundo bienhecho, feliz, tranquilizador y estable. Lo sagrado se sitúa para él en una perspectiva decrecimiento vital. Ahora bien, la familia y la religión le ofrecen conjuntamente eluniverso de sus deseos. Un niño que no creyese en el universo religioso de su familia,debería estar gravemente perturbado; pero más tarde, hecho adulto, esta mismaconnaturalidad entre infancia y religión va a dar lugar a una inquietante cuestión. ¿Lareligión no será, a fin e cuentas, la suprema ilusión del deseo humano nacido de lainfancia? b) La concepción de Dios en el niño: A la edad de cuatro años el niño no tiene dificultad alguna en representarse aDios. Esta es la edad de oro de su interés por el mundo religioso8. El universo de lodivino se sitúa en un orden maravilloso, comparable al mundo de los cuentos de hadas ydespierta sentimientos de fascinación. A los tres años el niño manifiesta frente a lo sagrado un respeto y un temorcaracterístico de lo religioso9, ambivalencia reforzada por el hecho de que la imagen deDios se perfila detrás de la de los padres y, sobre todo, de la del padre.7 Cfr. G. Murphy, “Social Motivatiion”, en G. Linzey, Handbook os Social Psychology, Cambridg, Mass.,1956, pp. 615-616; Cfr. A. T. Boisen, Religion in Crisis and Custom: A Social Psychological Study,Nueva York, pág. 35.8 Cfr. E. Harms, “The Development of Religious experences in Children”, American Journal ofSociology, 1944, pp.112-122.9 Cfr. Gesell, L´enfant de 5 à 10 ans, París 1963,pp.77,124. 9
  10. 10. Los sentimientos de piedad familiar, sentimientos de dependencia, de confianza, deseguridad, de respeto, se transfieren de los padres a Dios, de manera que, con Bovet 10,se puede hablar de paternización de lo divino mejor que de la divinización del padre; laintuición de un universo sagrado se precisa, apoyada en los sentimientos que sedesarrollan frente al padre. Nada marca tan profundamente el sentido religioso del niño como el gesto por el cuallos padres se asocian con él en un común conocimiento del Dios totalmente Otro. A los seis años, el niño lo concibe esencialmente como el creador de cuanto puebla eluniverso y, además, el mundo adquiere una significación dramática universal, porque elniño concibe a Dios como la potencia del bien, en lucha con el diablo, su antagonista. Hacia los seis o siete años, el antropomorfismo es simple y material: Dios habita enuna casa con terrazas, recoge flores... Entre los ocho y los los once años, el niño se representa a Dios bajo el aspecto de unhombre distinto de los demás: truena con los ángeles, no se se puede tocar... A los doce años se afirma un concepto de Dios espiritualizado: está en todas partes, esinvisible, no se le puede dibujar... Según Bovet, la concepción artificialista permite al niño, en el momento que empiezaa dudar de la omnipotencia de los padres, trasponer sobre un ser divino las cualidades ylas acciones que antes de esta primera crisis atribuía a los adultos. El antropomorfismo religioso del niño traduce su tentativa de representarse la realidadde Dios; pero al mismo tiempo, al implicar sentimientos de piedad, de confianza, deadmiración y de temor, este concepto antropomórfico de Dios apunta a algo más allá delo humano y adquiere, por ello, un valor plenamente simbólico. El niño imagina a Diossegún un modelo humano, y lo concibe tan real como el hombre, pero, al mismo tiempo,disocia a aquel de éste para situarle en un más allá. El antropomorfismo debe, por lotanto, comprenderse como una forma primera rudimentaria de pensamiento analógico. B. Mailhot11 ha puesto en claro, con notable acierto, la influencia curiosa que lacatequesis cristiana ejerce sobre la concepción de Dios en el niño de los cuatro a los seisaños. c) Los sentimientos de lo sagrado: Si el niño de tres años manifiesta ya un cierto temor ante las maravillas, laconfianza ingenua no deja de dominarle hasta los ocho o nueve años. En situación imaginaria en la que los sujetos asisten, por proyección e identificándosecon Moisés, a la teofanía de la zarza ardiendo (test semiproyectivo), los niños reconocensu miedo según una progresión ascendente correlativa a su edad:10 Cfr. P. Bovet, Le sentiment religieux et la psychologie de l`infants, Neuchâtel, 1951, pp. 12-13.11 Cfr. B. Mailhot, “Et Dieu se fit enfant. Réactions d`enfants et de groupes d´enfants à l´âge préscolaire”,Lumen Vitae, Bruselas, 1961, pp.115-127. 10
  11. 11. - Jardín de infancia y primer año: 8%. - Segundo año: 21%. - Tercer año: 44%. - Cuarto año: 47%. - Quinto año: 70%. - Sexto año: 69%. Es preciso, por lo tanto, concluir que los sujetos experimentan progresivamente elsentimiento de pavor religioso como normal y capaz de coexistir con la confianza. El tránsito progresivo desde una confianza ingenua hasta la captación de latranscendencia divina afectada de majestad, de distancia y a la que es precisoaproximarse con respeto y temor religioso. El vínculo entre el sentido del Totalmente-Otro y el sentido de pavor es sumamentenatural. El hombre religioso depende de ambos polos, y vive la armonía de loscontrastes. La confesión de San Agustín, (capítulo primero de la primera carta) expresaadmirablemente la dinámica religiosa que es conciencia del Totalmente-Otro, que sedescubre con terror, pero en quien el hombre osa poner su confianza. d) Egocentrismo afectivo, creencias y comportamientos mágicos: Para el niño de tres años, las personas y los objetos que le rodean, piensacomo él y experimentan los mismos sentimientos: la luna brilla para alumbrarle, y lamesa a quien se golpea siente el dolor. El niño atribuye al mundo exterior lo queexperimenta en sí. Dios permanecerá más o menos cautivo del egocentrismo afectivo, y las relacionescon El, estarán dominadas por las relaciones afectivas con los padres. La dependenciacon respecto a Dios, podrá sentirse y vivirse como invitación a una obediencia pasiva, yel Dios-Providencia aparecerá como dispensador de todo bien y garante de todaseguridad. 11
  12. 12. IV. SITUACION DEL NIÑO DENTRO DEL ARCO ARTIFICIAL DE LA EVOLUCION HUMANA PNOTAS: - Las fechas sólo tienen un valor representativo que oscilan en los casos individuales. - En la mujer se adelantaran varias etapas: en dos años. - Paralelismo observable entre madurar y declinar.SIGLAS: - I = Primera Infancia. - Inf = Segunda infancia. - Mot = fase motórica. - M.Simb = Mágico simbólico. Escolar, etc. - Ego-C = Etapa ego-cósmica. - E-Ct = Etapa egocéntrica. - Proy = Proyectiva. - Pre = Prepubertad. - Post-Pu = Postpubertad¿Qué pasa en el niño a esta edad?¿Qué posibilidades tenemos de conocer al niño?¿Qué fenómenos inciden en su educación religiosa?El niño en esta etapa educativa es como “UNA CAJA NEGRA”, que guarda muchassorpresas. 12
  13. 13. V. FACTORES CONDICIONANTES EN EL NIÑO Y SU EVOLUCION RELIGIOSA.1. El niño forja su personalidad tras un largo proceso de identificaciones con el adulto: a) ¿Quién es apto para servir como modelo de identificación?: - Todo el que es capaz de amar con sinceridad al niño. - El que sepa expresar su afecto de una manera adecuada y oportuna. b) El influjo del educador se lleva a cabo más por el modo de ser y de hacer que por la palabra.2ª. El niño descubre intuitivamente: a) La calidad de las relaciones interpersonales. b) La sinceridad o falta de lealtad del adulto. c) El sentido de esfuerzo y la capacidad de sacrificio de los adultos. d) La manera que éstos tienen de enfrentarse con el dinero, el confort, etc. e) Su actitud de acogida o rechazo para con los más débiles.3º. ¿Cuáles son las características más fundamentales?: a) Se desarrollan las emociones. La educación tiene que tener en cuenta los sentimientos. b) La inteligencia se desarrolla mucho en imaginación. c) A través del juego y del dibujo nos mostrará su capacidad de maduración emocional. d) Aparece la mentira como defensa e imaginación. e) Aparece el sentimiento moral (lo bueno – lo malo). f) La afectividad oscila entre la angustia y la euforia: mezcla grandes sustos y alegrías. g) Sufre grandes frustraciones por el adulto. Tiene miedo a la magia y a lo imprevisto. h) Tiene inseguridad: no posee experiencia de cómo son y acontecen las cosas. Después en el adulto aparecerá como un fenómeno de la memoria selectiva. i) Teme mucho a las represalias.= La noción de Dios está ligada a los cuentos de hadas.= La visión global y amarga de las confesiones de fe.= La oración la tienen como una petición mágica.= Tienen gran confusión conceptual. 13
  14. 14. VI. LA EXPERIENCIA DE SU INFANCIA ES LA BASE DE SU PERSONALIDAD12 Erikson concibe la personalidad del hombre como un resultado de la infancia. Concibeel desarrollo de la personalidad en unos círculos concéntricos, con dos polos internosentre los que está el indivíduo. 5 4 3 2 1ESTADIO 1: Confianza-desconfianza: El indivíduo se polariza más hacia uno u otro lado, según haya experimentado más acogida o rechazo.ESTADIO 2: Autonomía-dependencia: Según las reacciones de la madre de querer asirlo, o no.ESTADIO 3: Iniciativa-Inercia: Dejar que el niño decida por sí sólo. Oponer iniciativa a inercia.ESTADIO 4: Laboriosidad-pasividad: El niño de autoafirma a través de sus actos. Evitar hacerle caer en la pasividad.ESTADIO 5: Identidad-Confusión: Es importante. Aquí adquiere forma su identidad. ASI TENEMOS QUE:-LA CONFIANZA DA COMUNION -LA LABORIOSIDAD DA CREATIVIDAD La desconfianza da egoísmo. –La pasividad da represión.-LA AUTONOMIA DA LIBERTAD -LA IDENTIDAD DA PERSONALIDADLa dependencia da duda, vergüenza. La confusión da confusión de valores.-LA INICIATIVA DA EQUILIBRIOLa inercia da culpa.12 Cfr. E. Erikson, Identidad, juventud y crisis. Ed. Paidós. 14
  15. 15. VII. REALIDADES QUE INFLUYEN EN LA EDUCACION RELIGIOSA EN ESTAS EDADES El desarrollo intelectual y evolutivo de esta etapa se refleja en cinco conductas oactividades de aparición casi simultáneas. Piaget las presenta en un orden decomplejidad creciente13: - La imitación. - El juego simbólico. - El Dibujo. - La imagen mental. - La evocación verbal. La educación religiosa tendrá que tener muy en cuenta todos estos elementos. 1ª) El lenguaje (La evocación verbal): a) Con la aparición del lenguaje, el niño se ve enfrentado, no sólo con el universo físico, sino con dos mundos nuevos: El mundo social y el mundo de las representaciones. Con el lenguaje, el niño descubre las insospechadas riquezas de un mundo de realidades superiores a él14 . b) Las personas próximas al niño aparecen como fuentes misteriosas de actividades, y con el poder inmenso de manifestar lo que piensan. Esto estimula al niño a imitarle y, a veces, a obedecerle. c) El lenguaje proporciona al niño: - Recordar momentos actuales. - Las cosas no son captadas en su inmediatez , sino que se insertan en el marco conceptual y racional que enriquece su conocimiento. d) La formación religiosa estará condicionada, en parte, al desarrollo que el niño haya adquirido en este campo. 2º) El juego: a) El niño no puede prescindir de él. Aparece junto con el lenguaje,,pero independientemente. Se manifiesta por acciones y gestos, que implican ya evocaciones de hechos anteriores. b) La “imitación diferida” (Piaget). Cuando el niño presencia una escena y al cabo de cierto tiempo es capaz de producirla sin preocuparle la actitud anterior del personaje primero.13 Cfr. La Fonctions de globalisation et l`enseignement. Ed. Desoer. Brusselles, 1966. 1ª Edición ed.Lamertin, Brusselles 1929, pp.7,10-25.14 Cfr. Piaget, J. Seis estudios de Psicología. Ed. Barral Editores. Barcelona 1978, pág. 31. 15
  16. 16. Ejemplo: el niño de 4 años que imita el desfile de los soldados con caras sonrientes. c) El juego tiene una gran incidencia en la educación Religiosa porque quiere: - Ayudar al niño a desarrollar sus capacidades de expresión. - Descubrir la alegría de vivir. - Que se integre, paulatinamente en alguna comunidad (socialización). 3º) El símbolo. Su formación: a) El psicoanálisis, la antropología, la Historia de las Religiones han demostrado que en todos los hombres se encuentran grandes imágenes con significado semejante. b) El simbolismo inconsciente se da en el niño mezclado con el simbolismo consciente. Piaget dice: “La fuente del pensamiento debe buscarse en la función simbólica”15. c) La Biblia y la liturgia están llenas de símbolos. Dios y la Iglesia han educado al pueblo de Dios a través de los gestos cargados de significación. El niño, a través del símbolo, capta mejor la realidad directa. Por eso hay que ayudarle a descubrir el significado simbólico de... 4º) Las imitaciones: a) La imitación es también una representación simbólica. b) La imitación es una representación de los objetos: - Se pone en lugar de los objetos. - Reproduce sus cualidades y gestos. c) Identificarse es querer ser como... d) Esto, en la formación religiosa tiene una gran importancia. Los modelos de identificación, no como realidades que se imponen desde fuera, sino como algo asumido por el niño desde dentro.15 Cfr. Piaget, J. La formación del símbolo en el niño. Ed. Fondo de Cultura Económica. México 1977. Elautor dedica 400 páginas a estudiar la formación simbólica en el niño. 16
  17. 17. VIII.EL DESPERTAR MORAL Y RELIGIOSO DEL NIÑO EN ESTOS AÑOS El niño en esta edad tiene verdadera necesidad de encontrar cosas nuevas, de probar,de vivir y experimentar la alegría. Es la edad privilegiada para ir de descubrimiento en descubrimiento. Les interesanmuchísimo informarse de las cosas, por eso pregunta. Va asimilando el resultado de susbúsquedas. 1º) La experiencia religiosa hasta los cinco años: a) La experiencia religiosa y humana van a ir evolucionando paralelamente y, a la vez, pertenece a su mundo de fábula. b) El lenguaje formal para expresar la experiencia de Dios es la fábula: - Tiene escaso concepto religioso. - Tiene muy viva la actividad fantástica y emotiva. c) La experiencia religiosa responde a exigencias complejas de carácter afectivo: Las más evidentes son: - El deseo de encontrar un sentimiento de vinculación con todo. - La necesidad de confiar su propia persona a una fuerza y a una voluntad superiores, capaces de sostenerla. - La exigencia de certidumbre y estabilidad en el fluir de la existencia. - La necesidad de compensar frustraciones y sustraerse a los sentimientos de inseguridad y de angustia, que no le es posible vencer con las propias fuerzas. 2º) El desarrollo moral en estos años: a) De 3 a 6 años no existe acto moral ya que falta el mínimo indispensable de madurez y juicio. b) Sin embargo, en relación con los padres, se inicia ya un proceso de valoración. Con el vínculo afectivo padres-hijo, los padres empiezan a convertirse en los PRIMEROS MODELOS DE IDENTIFICACION. La personalidad del niño será una imitación de la de los padres. c) El niño de esta edad actúa “según la conciencia de sus padres”, o más exactamente, “según las decisiones de los padres”, con una “moral prestada”, 17
  18. 18. que por otra parte es el punto de partida y condición ineludible para que llegue a una “conciencia moral autónoma”16. d) Es muy importante la moral de actitudes que se forma a esta edad. e) Toda actitud nace de una estable organización de ideas y de sentimientos, que se traduce en una conducta habitual. Pero... f) En el niño el proceso es inverso: son las obras las que llevan a una actitud consciente y después a un comportamiento externo. Por eso, las obras que con ellos realizamos tienen gran interés en torno a la formación de actitudes. g) Por eso, el sentido religioso en la educación es una condición indispensable para tomar una opción religiosa libre1716 Cfr. Piaget, J. El criterio moral en el niño. Ed. Fontanella. Barcelona 1971, pp.101-106. 164-165.17 Cfr. Hortelano, A. Moral reponsable. Conciencia Moral Cristiana. Ed. Sígueme. Salamanca 1968. Pág.159s.Cfr. Catequesis I. Curso por Correspondencia. ICCE. Madrid 1978-9. Documento 10, pág. 4. 18
  19. 19. IX. PRINCIPIOS FUNDAMENTALES PARA LA CATEQUESIS EN ESTAS EDADES 1º) El sentido religioso en la educación, condición indispensable para una opción religiosa libre: Es errónea la actitud de que hay que suprimir la educación religiosa en el niño,alegando para ello que cuando sea mayor pueda optar libremente por la fe. Tres razones frente a esta pregunta: a) No existe libertad absoluta. Nos vamos haciendo libres a partir de unos valores biológicos, psicológicos y ambientales que se nos dan; y desde ahí hay que ir conquistando la libertad.. Y esta conquista de la oibertad se hace desde la infancia. b) Si los niños no tienen posibilidades de una orientación religiosa, su vida quedará marcada por la ausencia de esa orientación; lo cual supone la falta de unos elementos fundamentales a la hora de optar. c) Los niños son reflejo de la sociedad en que viven y, en la nuestra, de una u otra forma, les obligan las influencias de un criterio ambiental. La honradez del educador exige procurar que les lleguen en autenticidad, siempre en función de una opción libre. 2º) La educación en la fe no equivale a crear hábitos religiosos: a) No por habituar al niño a ciertas prácticas morales o culturales que, en principio podrían llamarse cristianas, lograremos cristianos de verdad. b) Los hábitos son dispositivos psicológicos que dan origen a actos de poca densidad humana. Son acciones mecanizadas y no opciones libres. c) Se crean cristianos “sociológicos”, condicionados por factores internos. No cristianos libres y convencidos que crean y actúen desde su vida de fe interiorizada y personalizada. 3º) Ni mera formación humana ni mera instrucción doctrinal: Tendremos presente el evitar dos extremos: a) El quedarse en una formación de valores humanos, en una mera ética, que excluyan los dimensiones cristianas. 19
  20. 20. b) El poner el acento en una transición doctrinal separada y desarraigada de las experiencias y actividades del niño. La formación religiosa ha de ser precatequética. Ha de estar muy globalizada con lasdemás actividades del aprendizaje y el desarrollo humano. 4º) El factor mas fundamental: el testimonio de los padres y educadores: El elemento más decisivo para la educación religiosa en el niño reside en: - Las actitudes que sus padres y educadores mantienen respecto a Dios. - Las actitudes de fe en el niño se desarrollarán en contacto con las experiencias de fe y testimonio de padres y educadores18. - La educación religiosa ha de ser ocasional.18 Cfr. Orientaciones pedagógicas del MEC para la Educación Pre-escolar. O.M. 27-Vii-73. B.O.E. 4-VIII-73, nº.5.Cfr. Berger-Van der Lans. Acto humano y acto de fe. En Concilium, 142(1079). Pág. 223. 20
  21. 21. X. ACTITUDES METODOLOGICAS A TENER EN CUENTA1ª) Descubrir en la conducta del niño las características peculiares que presenta su religiosidad.2ª) Respetar el ritmo, “su modo de ser religioso”, distinto al del adulto.3ª) Considerar lo “estictamente religioso” como culminación de todo el proceso educativo.4ª) Atender a los aspecto de la globalización de la enseñanza.5ª) La educación religiosa pasa por el encuentro de las personas y de las cosas.6ª) Al niño nunca se le debe dejar sin respuesta. Ofrecerle respuestas globalizadas19. XI. ORIENTACIONES PARA LOS MATERIALES A EMPLEAR a) Han de respetar plenamente el mensaje cristiano y las orientaciones teológicas-pastorales y pedagógico-catequéticas de la Santa Sede20. b) Traducir estas orientaciones en las edades respectivas. c) Deben de ser traducidas en sentido estético. d) Deben favorecer la creatividad e imaginación del niño. e) Han de favorecer la educación del lenguaje simbólico. f) Las imágenes y textos han de ser sencillos y claros.DEBEMOS EVITAR: a) Cualquier material que despierte en el niño sentimientos de tristeza, temor, agresividad, etc. b) Proyecciones que contradigan el auténtico sentido de la belleza, bondad, etc.19 Cfr. ICCE. Montero, J. Psicología evolutiva y educación en la fe. Escuelas Ave María. Granada 1975.Pp.41-85.20 Cfr. Directorio General para la Catequesis 1971.Cfr. La Evangelización del mundo contemporáneo, 1975Cfr. Mensaje al Pueblo de Dios (Sínodo del 77). 21
  22. 22. c) Las representaciones que presenten al niño el mensaje cristiano en un sentido falso o mágico. d) Emplear medios auditivos que puedan presentar la realidad social como un mundo pseudo-religioso. e) Al presentar al niño la realidad social con imágenes que contengan habitualmente escenas violentas y crueles, que hieran la sensibilidad del niño. f) En cuanto a las imágenes evangélicas, hay que cuidar mucho el sentido estético, color, leyendas, etc.ES IMPORTANTE AL REALIZAR UNA ACTIVIDAD: a) En clima en donde se va a realizar. b) El material que se va a emplear. c) Las actitudes del grupo. d) El silencio, si la actividad es individual. e) Escuchar siempre para descubrir lo que quiere decir. f) Ver la relación entre la experiencia y la expresión. g) Ver qué ha querido decir. Cómo ha trabajado. h) Ver las dificultades que han experimentado. i) Es importantísima la expresión corporal: - Gestos: admiración, agradecimiento, alabanza, petición, etc. - Dramatizaciones: representaciones en pequeños grupos. - La danza y el juego. 22

×