Domingo XI del To. Ciclo c. Día 16 de junio del 2013

972 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
972
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
491
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Domingo XI del To. Ciclo c. Día 16 de junio del 2013

  1. 1. MONICIÓN DE ENTRADAHermanos, vamos a celebrar la bondad y lamisericordia de Dios. Él es así porquenosotros somos pecadores. Su reacción serásiempre de comprensión y de perdón. Sabe,por larguísima experiencia, que sólo el amorconvierte. A nosotros se nos ha de caer lacara de vergüenza si ante tanta bondadseguimos pecando. Celebremos que Diosnos quiere y que Jesús nos habita sifacilitamos el encuentro.
  2. 2. CANTO DE ENTRADA.Reunidos en el nombre del Señor que nosha congregado ante su altar, celebremos elmisterio de la fe bajo el signo del amor y launidad. Celebremos el misterio de la febajo el signo del amor y la unidad.SALUDO DEL SACERDOTE PRESIDENTE
  3. 3. ACTO PENITENCIALJesús nos invita a nollevar cuenta de lasofensas y suprimir denuestro corazón eldeseo de venganza.El perdón difícil no esel de los grandes titulares y escándalos de nuestromundo: la guerra, la miseria, el calentamientoglobal, los abusos sexuales… sino el perdón ennuestras relaciones personales de la vidacotidiana: en la familia, el trabajo, el deporte, enla escuela…
  4. 4. -Tú, Señor, que has venido a liberarnos denuestras miserias.Señor, ten piedad.- Tú, Señor, que amas a los pecadores,aunque denuncias las causas del pecado.Cristo, ten piedad.- Tú, Señor, que nos muestras en tuspalabras y en tus gestos la compasión yla misericordia de Dios.Señor, ten piedad.
  5. 5. Oración colectaDios y Padre nuestro que siempre te muestrascercano a cuantas personas te buscan consinceridad; al celebrar la Eucaristía, llegue atodos nosotros la fuerza de tu Palabra y noshaga decididos testigos de tu amor. Por NSJ...
  6. 6. Lectura del II Libro de Samuel 12: 7 - 10, 13Entonces Natán dijo a David: «Tú eres esehombre. Así dice Yahveh Dios de Israel: Yo tehe ungido rey de Israel y te he librado de lasmanos de Saúl.Te he dado la casa de tu señor y he puesto entu seno las mujeres de tu señor; te he dado lacasa de Israel y de Judá; y si es poco, teañadiré todavía otras cosas.¿Por qué has menospreciado a Yahvehhaciendo lo malo a sus ojos, matando a
  7. 7. espada a Urías el hitita, tomando a su mujerpor mujer tuya y matándole por la espada delos amonitas?Pues bien, nunca se apartará la espada de tucasa, ya que me has despreciado y hastomado la mujer de Urías el hitita paramujer tuya.David dijo a Natán: «He pecado contraYahveh.» Respondió Natán a David:«También Yahveh perdona tu pecado; nomorirás. Palabra de Dios.
  8. 8. Salmo 32: 1 - 2, 5, 7, 11R/. ¡Dichoso el que es perdonado de suculpa, y le queda cubierto su pecado! Dichoso el hombreaquien Yahveh no lecuentael delito, y en cuyo espíritu no hayfraude.R/. ¡Dichoso el que es perdonado de suculpa, y le queda cubierto su pecado! 
  9. 9. Mi pecado tereconocí, y no ocultémi culpa;dije: «MeconfesaréaYahveh demisrebeldías.» Y tú absolvistemi culpa, perdonastemi pecado. R/. ¡Dichoso el que es perdonado de suculpa, y le queda cubierto su pecado! Tú eresun cobijo paramí, delaangustiameguardas, estásen torno amí parasalvarme. ¡Alegraosen Yahveh, oh justos, exultad, gritaddegozo, todoslosderecto corazón! R/. ¡Dichoso el que es perdonado de suculpa, y le queda cubierto su pecado! 
  10. 10. Lectura de la carta de san Pablo a losGálatas 2: 16, 19 - 21Conscientes de que el hombre no se justificapor las obras de la ley sino sólo por la fe enJesucristo, también nosotros hemos creídoen Cristo Jesús a fin de conseguir lajustificación por la fe en Cristo, y no por lasobras de la ley, pues por las obras de la leynadie será justificado.En efecto, yo por la ley he muerto a la ley, afin de vivir para Dios: con Cristo estoycrucificado:
  11. 11. y no vivo yo, sino que es Cristo quien vive enmí; la vida que vivo al presente en la carne, lavivo en la fe del Hijo de Dios que me amó y seentregó a sí mismo por mí.No tengo por inútilla gracia de Dios, puessi por la ley se obtuviera lajustificación, entoncesHubiese muerto Cristoen vano.Palabra de Dios.
  12. 12. Aleluya Mc 1, 15Está cerca elreino de Dios:convertíos ycreed en elEvangelio.
  13. 13. Lectura del santo evangelio según sanLucas 7,36-50 o Lc 7,36-8,3Un fariseo lerogó quecomieracon él, y,entrando en lacasadel fariseo, sepuso alamesa. Habíaen laciudad unamujer pecadorapública, quien al saber queestabacomiendoen casadel fariseo, llevó un frasco dealabastro deperfume, y poniéndosedetrás, alospiesdeél, comenzó allorar, y con suslágrimaslemojabalospiesy con loscabellos
  14. 14. desu cabezaselossecaba; besabasuspiesylosungíacon el perfume. Al verlo el fariseo quelehabíainvitado, sedecíaparasí: «Si éstefueraprofeta, sabríaquién y quéclasedemujer eslaqueleestátocando, puesesunapecadora.» Jesúslerespondió: «Simón, tengo algo quedecirte.» El dijo: «Di, maestro.» Un acreedor teníadosdeudores: uno debíaquinientosdenariosy el otro cincuenta. Como no tenían parapagarle, perdonó alosdos. ¿Quién deellosleamarámás?» 
  15. 15. Respondió Simón: «Supongo queaquel aquien perdonó más.»El ledijo: «Hasjuzgado bien», y volviéndosehacialamujer, dijo aSimón: «¿Vesaestamujer?Entréen tu casay no medisteaguaparalospies. Ella, en cambio, hamojado mispiescon lágrimas, y loshasecado con suscabellos. No medisteel beso. Ella, desdequeentró, no hadejado debesarmelospies. Noungistemi cabezacon aceite. Ellahaungidomispiescon perfume. 
  16. 16. Por eso tedigo quequedan perdonadossusmuchospecados, porquehamostrado muchoamor. A quien poco seleperdona, poco amormuestra.» Y ledijo aella: «Tuspecadosquedanperdonados.» Loscomensalesempezaron adecirseparasí:«¿Quién eséstequehastaperdonalospecados?» Pero él dijo alamujer: «Tu fetehasalvado.Veteen paz.»PalabradeDios.
  17. 17. CredoNicenoconstantinopolitano
  18. 18. Oración de los fielesAnte Dio s, Padre de to do s, no s sentimo snecesitado s pero también lleno s de esperanza.Po r eso le decimo s: ¡Escucha, Señor, nuestraoración!  - ParaquelaIglesiasepatrabajar en todomomento junto alosmásdesfavorecidosdelasociedad, denunciando lo queno respetaladignidad delaspersonas.Roguemosal Señor.
  19. 19.  - Paraquecuantosnosdecimoscristianoslovayamossiendo deverdad porquenuestravidaestéllenadeentregay deservicio.Roguemosal Señor - Paraqueel perdón y lareconciliación entrepueblosy personasseaunarealidad porquecadauno denosotrossepamosperdonar deverdad aloshermanos. Roguemosal Señor 
  20. 20. - Paraquenuestracomunidad parroquial seaun lugar deencuentro y deacogida, unsigno delafamiliaqueentretodosestamosllamadosaconstruir.Roguemosal Señor Acoge, Señor, nuestra oración por la mismaentrega de Jesucristo. Que vive y reina.
  21. 21. CANTO DE OFERTORIOUn niño se te acercó aquella tarde, suscinco panes te dio para ayudarte, losdos hicisteis que ya no hubierahambre, los dos hicisteis que ya nohubiera hambre. También yo quiero poner sobre tumesa, mis cinco panes que son unapromesa, de darte todo mi amor y mi
  22. 22. CANTO DE COMUNIÓNTu has venido a la orillano has buscado ni a sabios ni a ricostan solo quieres que yo te sigaSeñor, me has mirado a los ojossonriendo has dicho mi nombreen las arena he dejado mi barcajunto a ti buscar otro marTu sabes bien lo que tengoen mi barco no hay oro ni espadastan solo redes y mi trabajo.
  23. 23. Señor, me has mirado a los ojossonriendo has dicho mi nombreen las arena he dejado mi barcajunto a ti buscar otro marTu necesitas mis manosmi cansancio que a otros descansenamor que quiera seguir amando.Señor, me has mirado a los ojossonriendo has dicho mi nombreen las arena he dejado mi barcajunto a ti buscar otro mar
  24. 24. Presidente:Llegue a Ti, Señor, nuestra acción degracias que nace de todo lo que de tirecibimos y de cuanto aquí hemoscelebrado. Haz que sepamos vivircolaborando por transformar la vida y elmundo de modo que sean espacio dondelas personas puedan descubrir tu amor. PorJNS...
  25. 25. Bendición:Nadie supo cómo sucedió, pero en la caja delincienso en vez de incienso, alguien puso cafémolido, y cuando el señor cura en la misa mayor,se puso a incensar con la profusión y generosidadde costumbre, hubo en la iglesia primero uncerrar de ojos y luego una aspiración nasalgeneralizada. Don Antonio miró con cara de pocosamigos a los monaguillos… A todos les gustó másel aroma del café que el del incienso… Y unaanciana dijo: “Ya es hora de que en la Iglesia serespire ambiente agradable y moderno”.Los creyentes individualmente y en conjunto,
  26. 26. tenemos que conservar a ese Jesús de los piesperfumados para que otros, primero lo sigan congusto, y luego lo descubran a fondo. Nosotrossomos el evangelio que la gente lee… Comocristianos ¿nos cantan los petetes a ácidosulfúrico?...Tenemos la obligación de ser simpáticos, de norepeler a la gente… Pero ¡Ojo! no intentemosatraer con Nenuco a un chico de 20 años; a cadauno con el aroma que le va.Para ello que la bendición…
  27. 27. CANTO FINALHoy, Señor, te damos gracias, por la vida latierra y el sol. Hoy, Señor, queremos cantarlas grandezas de tu amor.Gracias, Padre, tú guías mis pasos, tú eresla luz y el camino, conduces a ti mi destino,como llevas los ríos al mar.

×