DOMNGO 29 DEL TO. CICLO B. DIA 18 DE OCTUBRE DEL 2015. PPS

626 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
626
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
116
Acciones
Compartido
0
Descargas
5
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

DOMNGO 29 DEL TO. CICLO B. DIA 18 DE OCTUBRE DEL 2015. PPS

  1. 1. DOMINGO XXIX. TO. (B) 18 de octubre de 2015
  2. 2. MONICION DE ENTRADA En el movimiento de Jesús desaparece todo autoridad patriarcal y emerge Dios, el Padre cercano que hace a todos hermanos y hermanas. No hay rangos ni clases. No hay sacerdotes, levitas y pueblo. No hay lugar para los intermediarios. Con Jesús es diferente. Sus seguidores, hombres y mujeres, se sientan en corro alrededor suyo; nadie se coloca en un rango superior a
  3. 3. los demás; todos escuchan su palabra y todos juntos buscan la voluntad de Dios. No se guarda tampoco ningún ritual ni normativa jerárquica en las comidas; a nadie se le reserva un lugar privilegiado en los banquetes de Jesús. José Antonio Pagola Jesús: aproximación histórica
  4. 4. SALUDO DEL PRESIDENTE ACTO PENITENCIAL GLORIA ORACION COLECTA
  5. 5. Lectura del profeta Isaías. 53, 10-11. Mas plugo a Yahveh quebrantarle con dolencias. Si se da a sí mismo en expiación, verá descendencia, alargará sus días, y lo que plazca a Yahveh se cumplirá por su mano. Por las fatigas de su alma, verá la luz, se saciará. Por su conocimiento justificará mi Siervo a muchos y las culpas de ellos él soportará. Palabra de Dios
  6. 6. Salmo responsorial 32, 4-5. 18-19. 20 y 22. R/ que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti. Aclamad, justos, al Señor, que la palabra del Señor es sincera y todas sus acciones son leales; él ama la justicia y el derecho, y su misericordia llena la tierra.
  7. 7. R/ que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti. Los ojos del Señor están puestos en sus fieles, en los que esperan en su misericordia, para librar sus vidas de la muerte y reanimarlos en tiempo de hambre. R/ que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti.
  8. 8. Nosotros aguardamos al Señor; él es nuestro auxilio y nuestro escudo. Que ti misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti. R/ que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti.
  9. 9. Lectura de la carta a los Hebreos. 4, 14-16. Teniendo, pues, tal Sumo Sacerdote que penetró los cielos- Jesús, el Hijo de Dios- mantengamos firmes la fe que profesamos. Pues no tenemos un Sumo Sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, sino probando en todo igual que nosotros, excepto en el pecado. Acerquémonos, por tanto, confiadamente al trono de su gracia a fin de alcanzar misericordia y hallar gracia para una ayuda oportuna. Palabra de Dios
  10. 10. Lectura del santo Evangelio según San Marcos. 10, 35-45 Se acercan a él Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, y le dicen: “Maestro, queremos nos concedas lo que te pedimos.” El les dijo: “Qué queréis que os conceda?”. Ellos le respondieron: “Concédenos que nos sentemos en tu gloria, uno a tu derecha y otro a tu izquierda.” Jesús les dijo: “No sabéis lo que pedís. Podéis beber la copa que yo voy a beber, o ser bautizados con el bautismo con que yo voy a ser bautizado?”. Ellos le dijeron:
  11. 11. “Sí, podemos.” Jesús les dijo: “La copa que yo voy a beber, sí la beberéis y también seréis bautizados con el bautismo con que yo voy a ser bautizado; pero, sentarse a mi derecha o a mi izquierda no es cosa mía el concederlo, sino que es para quienes está preparado.” Al oír esto los otros diez, empezaron a indignarse contra Santiago y Juan. Jesús, llamándoles, les dice: “Sabéis que los que son tenidos como jefes de las naciones, las dominan como señores absolutos y sus grandes las oprimen con su poder. Pero no ha
  12. 12. de ser así entre vosotros, sino que el que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros, será esclavo de todos, que tampoco el Hijo del hombre ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos”. Palabra del Señor
  13. 13. HOMILIA CREDO ORACION DE LOS FIELES
  14. 14. YO NO SOY NADA Y DEL POLVO NACÍ, PERO TU ME AMAS Y MORISTE POR MI. ANTE LA CRUZ SOLO PUEDO EXCLAMAR "TUYO SOY, TUYO SOY". TOMA MIS MANOS, TE PIDO, TOMA MIS LABIOS, TE AMO, TOMA MI VIDA, OH PADRE TUYO SOY, TUYO SOY. OFERTORIO CUANDO DE RODILLAS TE MIRO JESÚS VEO TU GRANDEZA Y MI PEQUEÑEZ. QUE PUEDO DARTE YO, SOLO MI SER, TUYO SOY, TUYO SOY.
  15. 15. CANTO DE COMUNION Cuando el pobre nada tiene y aún reparte. Cuando un hombre pasa sed y agua nos da. Cuando el débil a su hermano fortalece. VA DIOS MISMO EN NUESTRO MISMO CAMINAR. VA DIOS MISMO EN NUESTRO MISMO CAMINAR. Cuando sufre un hombre y logra su consuelo. Cuando espera y no se cansa de esperar.
  16. 16. Cuando amamos aunque el odio nos rodee. VA DIOS MISMO EN NUESTRO MISMO CAMINAR. VA DIOS MISMO EN NUESTRO MISMO CAMINAR. Cuando crece la alegría y nos inunda. Cuando dicen nuestros labios la verdad. Cuando amamos el sentir de los sencillos. VA DIOS MISMO EN NUESTRO MISMO CAMINAR. VA DIOS MISMO EN NUESTRO MISMO CAMINAR.
  17. 17. Cuando abunda el bien y llena los hogares. Cuando un hombre donde hay guerra pone paz. Cuando hermano le llamamos al extraño. VA DIOS MISMO EN NUESTRO MISMO CAMINAR. VA DIOS MISMO EN NUESTRO MISMO CAMINAR.
  18. 18. ORACION TODOS JUNTOS Señor, haz de mí un instrumento de tu solidaridad. Donde haya hambre, que yo regale tu pan y enseñe a conseguirlo honradamente. Donde no haya techos o estén rotos, que yo trabaje por viviendas dignas. Donde haya desaliento o inhibición, que yo fomente la participación y la esperanza. Donde haya niños desescolarizados, que yo busque los recursos necesarios.
  19. 19. Haz que no busque mi vanidad, sino el bien de mis hermanos; que no promueva el agradecimiento hacia mí, sino su dignidad; y que mi satisfacción consista en haber amado con obras. Gracias, Señor, porque cuanto más doy, más recibo; cuanto más trabajo, más ayudo; cuando menos me busco a mí mismo, más eficaz soy; más resucitas Tú en mí, porque Tú eres... “la solidaridad”.
  20. 20. Madre de todos los hombres, enséñanos a decir amén. Cuando la noche se acerca y se oscurece la fe. Cuando el dolor nos oprime y la ilusión ya no brilla. Cuando aparece la luz y nos sentimos felices. Cuando nos llegue la muerte y Tú nos lleves al cielo. CANTO FINAL
  21. 21. DOMINGO XXIX. TO. (B) 18 de octubre de 2015

×