El Ayuno    Durante la Cuaresma, entre los varios gestossimbólicos que ayudan a la comunidad cristiana a entrar enel camin...
código (can. 919) describe los matices de estaprescripción, excluyendo de ella, por ejemplo, a losenfermos y ancianos, así...
Cuaresma, sino todo el año. nos hace experimentar lo quepuede ser el hambre. nos “enseña misericordia”. Nosconvierte en má...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

EL AYUNO CUARESMAL

691 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
691
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
475
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

EL AYUNO CUARESMAL

  1. 1. El Ayuno Durante la Cuaresma, entre los varios gestossimbólicos que ayudan a la comunidad cristiana a entrar enel camino del Misterio Pascual (la ceniza, el silencio delaleluya, la centralidad de la Cruz...) está también el delayuno, que se ha convertido en su característica másexpresiva: la Cuaresma es un tiempo de ayuno general parala Iglesia en su preparación de la Pascua. ¿Qué sentido tiene hoy para nosotros el ayuno? ¿Sepuede presentar todavía como valor a una sociedad queinvita insistentemente a la satisfacción y la comodidad?. CUÁNDO AYUNAMOS Ayunar significa abstenerse total o parcialmente de lacomida o bebida. Aquí se entiende que por motivosreligiosos y voluntariamente. La actual práctica (bastante mitigada que en otrasépocas) viene descrita por el nuevo código de Derecho: a) la Cuaresma empieza, el miércoles de ceniza, conayuno y abstinencia: o sea, una sola comida en el día y sincarne, como signo expresivo de que comenzamos el camino deconversión hacia la Pascua b) y acaba el viernes santo también con ayuno uabstinencia, que se puedes laudablemente extender al Sábadosanto: es la preparación inmediata, o mejor, el iniciolitúrgico de la gran Pascua de la Muerte y Resurrección delSeñor, el “ayuno pascual”; éste es el ayuno más antiguo dela comunidad cristiana, con testimonios ya en el siglo II(Tertuliano) y que se fue extendiendo más tarde a lacuarentena anterior a la fiesta de Pascua; c) todos los viernes del año son consideradospenitenciales, y se establece en principio para ellos laabstinencia, aunque se puede sustituir con otras formas deexpresar la misma actitud de conversión y recuerdo de laMuerte del Señor: la oración, la caridad, otros medios decontrol sobre sí mismo; d) el ayuno eucarístico, o sea el abstenerse de comer ybeber antes de la comunión eucarística, es también uno delos gestos que hemos heredado. Se quiso expresar con esteayuno el aprecio singular de la comida eucarística y sudistinción de la ordinaria, hasta llegar al ayuno absolutodesde medianoche, que hemos conocido hasta no hace mucho;fue Pío XII el que hace 30 años mitigó este ayuno,reduciéndolo primero a tres horas y luego a la prácticatodavía vigente de una hora antes de la comunión: el nuevo 1
  2. 2. código (can. 919) describe los matices de estaprescripción, excluyendo de ella, por ejemplo, a losenfermos y ancianos, así como el agua y las medicinas. Se ha mitigado el rigor del antiguo ayuno. Pero sigueen pie como símbolo de unas actitudes que se consideranfundamentales en nuestro camino de fe: la conversión, larelativización de los valores corporales...El ayuno, en susvarias formas, es uno de los signos universales que sesigue reconociendo como válido para expresar esta actitudinterior. NUESTRO AYUNO CRISTIANO Y SUS VALORES El que nosotros seamos invitados a ayunar (sobre todoen tiempo de Cuaresma) no tiene la intención de un castigo,de una automortificación disciplinar o de desprecio delcuerpo. a) Ayunando queremos significar expresivamente que losvalores materiales no son absolutos. La sociedad de hoy nosenseña continuamente a absolutizar los bienes que halagan alos sentidos, a buscarlos insistentemente. El ayuno quiereser una voz profética introducida en nuestra vida pararecordarnos que todo es bueno pero relativo. que lo únicoabsoluto es Dios. b) El ayuno nos hace más libres. Privarnosvoluntariamente de algo que apetece a nuestros sentidos eshacer una opción personal en contra de la espiranconsumista que la sociedad de hoy nos está imponiendo. esuna educación de nuestra libertad interior, al saber decir“no”. “El hombre es él mismo sólo cuando logra decirse asímismo: no. No es la renuncia por la renuncia: sino para elmejor y más equilibrado desarrollo de sí mismo, para vivirmejor los valores superiores, para el dominio de sí mismo”(Juan Pablo II). c) Es útil incluso para la salud de nuestro cuerpo. Elsentido espiritual del ayuno es el más importante. Perotambién tiene connotaciones que afecta al mismo cuerpohumano, y que son apreciadas incluso desde el punto devista sanitario y psicológico. El desequilibrio orgánico (el exceso de la comida y la bebida por ejemplo) provocatambién un desequilibro espiritual en el hombre. Mientrasque una sana privación de excesos favorece la libertadinterior y el mejor dominio de sí mismo. d) El ayuno nos abre a los demás. Lo que ahorramosayunando, podemos destinarlo a ayudar a las necesidades delos demás. El ayuno en el programa de la Cuaresma va unidoa la caridad. Ayunar para los demás. Nos enseña (el ayuno)a sentir en nosotros mismos la debilidad de los que se venobligados a ayunar por necesidad, y no sólo durante 2
  3. 3. Cuaresma, sino todo el año. nos hace experimentar lo quepuede ser el hambre. nos “enseña misericordia”. Nosconvierte en más transparente y disponibles para los demás,menos llenos de nosotros. El ayuno con todo lo que lleva deuna relativa negación de sí mismo, nos va educando acorregir todo egoísmo y autosuficiencia, y a abrirnos más aDios y al prójimo. e) Pero sobre todo el ayuno cuaresmal es el signosacramental de nuestra entrada en la Vida de Pascua. En el camino cuaresmal nuestro ayuno tiene un sentidomás profundo que el meramente psicológico-personal y el dela apertura fraterna. se convierte en sacramento de nuestracomunión con el Cristo Pascual. El misterio que celebramoses Muerte y resurrección. Por eso nuestra sintonía con éles también muerte -renuncia, ayuno, sacrificio- yresurrección -aceptación de la nueva vida. El ayuno se convierte en signo exterior de nuestraconversión, símbolo de nuestra lucha contra el mal y elpecado, de nuestra aceptación a incorporarnos a la Cruz deCristo y a su Vida pascual. EN DEFINITIVA Unos ayunan o se ponen a dieta para adelgazar y estaren forma. Otros por prescripción médica, o por exigencia desu actividad deportiva. Otros por sugerencia deespiritualidades orientales que buscan una concentración yun equilibrio de la persona. Otros para dar a conocer - consu “huelga de hambre”- la decisión inquebrantable deconseguir el objetivo, o llamar la atención sobre susreinvindicaciones. Otros porque no tiene que comer... Nosotros los cristianos realizamos este gesto expresivodel ayuno en algunos momentos determinados, en es laCuaresma, para expresas nuestra voluntad de conversión a laPascua de Cristo. En medio de una sociedad que estimula elgasto y la satisfacción de todo tipo, los cristianoshacemos un gesto profético de protesta: el ayuno. Quequiere ser nuestro lenguaje interior. Y lo realizamos conalegría, sin lardes de virtud, sin buscar aplauso yadmiración de las gentes. t lo hacemos con una dimensióncomunitaria. toda una comunidad religiosa, o parroquial, oapostólica, puedes asumir durante la Cuaresma un compromisocolectivo de ayuno a ser posible con consecuenciaseconómicas de ayuda a los más necesitados. 3

×