AÑO NUEVO
Moniciones de entrada:
¡Feliz Año Nuevo! Feliz tiempo que suponga nuevos retos, nuevas apuestas y nuevas
aventur...
El Señor habló a Moisés: Di a Aarón y a sus hijos: Esta es la fórmula con que bendeciré a los
israelitas: El Señor te bend...
Si luchas por los demás y piensas seguir haciéndolo;
si levantas a los que se encuentran caídos a tu lado,
si escuchas al ...
4. Que Dios, nuestro Padre, fortalezca a los que no tienen empleo o se ven obligados a trabajar
en condiciones precarias y...
Padre nuestro:
Padre bueno, recibe nuestra bendición al comenzar este año nuevo.
A Ti te pertenecen el tiempo y la histori...
Año Nuevo
Con este talante hemos de encarar el año, con nuevas oportunidades y medios que Dios va a
poner en nuestras mano...
Año Nuevo
Con este talante hemos de encarar el año, con nuevas oportunidades y medios que Dios va a
poner en nuestras mano...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

GUIÓN SIN CANCIONES DE EUCARISTIA SANTA MARIA MADRE DE DIOS. DÍA 1 DE ENERO DEL 2015

3.490 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.490
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2.529
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

GUIÓN SIN CANCIONES DE EUCARISTIA SANTA MARIA MADRE DE DIOS. DÍA 1 DE ENERO DEL 2015

  1. 1. AÑO NUEVO Moniciones de entrada: ¡Feliz Año Nuevo! Feliz tiempo que suponga nuevos retos, nuevas apuestas y nuevas aventuras. Feliz renovación de esa esperanza tan necesaria y tan costosa que necesitamos como el aire para la vida. Celebramos la Eucaristía unidos a toda la Iglesia que, extendida por todo el mundo, dirige hoy su oración al Señor por la Paz. Que esta Paz, tan necesaria y anhelada por todos, se vaya haciendo realidad y nos permita mirarnos a la cara respetando las diferencias. Que María nos ayude a ser constructores de paz. Peticiones de perdón: Si cualquier ocasión o momento es bueno para reflexionar sobre nuestra vida, sin duda ninguna el final de un año es una buena ocasión: para hacer un balance del año que ha finalizado, para hacer un repaso a nuestra conducta, para arrepentirnos de todo lo malo que hayamos hecho durante este año, para pedirle a Dios perdón de todo ello, para pedirle a Dios que nos siga ayudando en nuestra vida cristiana. En unos momentos de silencio pensemos en todo ello. 1.- Por las veces que en este año que ha acabado nos hemos dejado llevar del egoísmo, pensando sólo en nosotros. Señor ten piedad… 2.- Por todas las veces que en este año que ha acabado hemos sido violentos, injustos, poco comprensivos. Cristo ten piedad… 3.- Por todas las veces que en este año que ha acabado hemos hecho sufrir a los demás. Señor ten piedad… Dios todopoderoso tenga misericordia…….. Gloria: Agradecidos por el perdón, entonamos jubilosos un canto de alabanza, diciendo: Gloria… Oración: Señor, que nos concedes hoy inaugurar un año nuevo más. Haz que los que creemos que la vida es un don tuyo sepamos aprovecharla para descubrirte y para dejar que Tú intervengas en nuestro existir cotidiano ya que eres el Señor del tiempo y de los días. Te lo pedimos por NSJ…. Escuchamos la Palabra Monición a las lecturas Los textos bíblicos que hoy leemos son muy breves y claros. Hagamos un esfuerzo para escucharlos con atención. Y así, como María, conservemos estas palabras, meditándolas en nuestro corazón y practicándolas en nuestra vida. Lectura del libro de los Números
  2. 2. El Señor habló a Moisés: Di a Aarón y a sus hijos: Esta es la fórmula con que bendeciré a los israelitas: El Señor te bendiga y te proteja, ilumine su rostro sobre ti y te conceda su favor; el Señor se fije en ti y te conceda la paz. Así invocarán mi nombre sobre los israelitas, y yo los bendeciré. Salmo Responsorial: (Salmo 66) El Señor tenga piedad y nos bendiga + Lectura del santo Evangelio según San Lucas En aquel tiempo, los pastores fueron corriendo y encontraron a María y a José y al niño acostado en el pesebre. Al verlo, les contaron lo que les habían dicho de aquel niño. Todos los que lo oían se admiraban de lo que decían los pastores. Y María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón. Los pastores se volvieron dando gloria y alabanza a Dios por lo que habían visto y oído; todo como les habían dicho. Al cumplirse los ocho días tocaba circuncidar al niño y le pusieron por nombre Jesús, como lo había llamado el ángel antes de su concepción. Palabra del Señor Homilía: ¡Año nuevo, vida nueva! Slogan repetido hasta la saciedad en estos días. Pero que tristemente, muchas veces, no corresponde a la realidad. ¿No habría que decir, más bien, “año nuevo, vida vieja? Vida un año más vieja, vida un año más sangrada. Y vida nada nueva, nada diferente, nada renovadora. Seguiremos con las mismas rutinas y manías, con los mismos problemas, con las mismas envidias, enemistades, rencores, repitiendo los mismos errores, tropezando miles de veces en la misma piedra, tan desgastada por el continuo roce… Hasta las mismas luces y las estrellas de las calles y de los escaparates ¡son siempre los mismos! ¿Cómo vamos a creer de verdad en estas comedias humanas que nos inventamos para engañarnos mutuamente? ¿Vida nueva? ¡Si está usted más vieja, señora! ¡Si tiene usted más barriga, señor!. La fiesta de Año Nuevo, es una fiesta agridulce, donde el hombre expresa sin saberlo su afán de futuro, su deseo de eternidad, sus esperanzas secretas e inconfesadas… Es una fiesta para soñar… ¡Vida Nueva! ¡Si fuera verdad!… Esta fiesta, este sueño que el hombre y la mujer elevan a Dios al comienzo del año, es un grito que el Padre escucha y atiende. Si tiene usted más barriga, pero más corazón; si tiene usted más arrugas, pero más amor; si tiene usted más años, pero menos egoísmo… ¡FELIZ AÑO NUEVO!
  3. 3. Si luchas por los demás y piensas seguir haciéndolo; si levantas a los que se encuentran caídos a tu lado, si escuchas al que necesita explayarse con alguien, si visitas al enfermo y al solitario, si colaboras para remediar las injusticias; si procuras una y mil veces ser bueno y portarte como un hombre o una mujer, aunque muchas veces constates que eres una calamidad; si gastas trescientos sesenta y cinco días en ayudar al prójimo en lo que has podido… ¡FELIZ AÑO NUEVO! Si miras el año nuevo como algo inédito, lleno de posibilidades irrepetidas e irrepetibles que nunca se han dado, como un paisaje que nunca hemos contemplado, como una tierra virgen aún no conquistada, en el que cada día caerá un rayo nuevo de sol… Si sabes andar con capacidad de sorpresa, si comprendes de verdad que el hombre nunca es lo mismo, que el corazón no envejece si nosotros no lo entablillamos… Si te das cuenta de que cada segundo del futuro es un mensaje de Alguien que está más allá del tiempo, desde donde nos llama y hacia donde nos llama, aunque ya lo tenemos aquí cerca del corazón… ¡FELIZ AÑO NUEVO! Si sientes que el amor y la alegría todavía están vivos en algún rincón de tu conciencia, haciendo felices a los demás… y así siendo feliz tú mismo… Si crees que Dios es bueno y que nos ama, o al menos te gustaría creerlo, si crees que el hombre es bueno, en el fondo, o al menos te gustaría creerlo… ¡FELIZ AÑO NUEVO! Entonces a pesar de las apariencias ¡es usted más joven, señor!¡Es usted más joven, señora! Que estos 365 días, que este año escribirás en el libro de tu vida, tengan los colores vivos de la amistad, de la paz y del bienestar. Que juntos podamos construir un mundo más humano, donde no haya odios, envidias, incomprensión… un mundo donde sólo encontremos solidaridad, comprensión y esperanza. Oración de los fieles: Oremos a Dios nuestro Padre al iniciar el año 2008. Que nuestra mirada sea muy amplia, y alcance a todo el mundo. Oremos diciendo: Padre, escúchanos. 1. Que Dios, nuestro Padre, proteja a todos los pueblos de la tierra y de un modo especial a los que están en guerra o enfrentados; cure las heridas del odio y la violencia y nos lleve por caminos de paz. Oremos. 2. Que Dios, nuestro Padre, bendiga a los que a lo largo de este nuevo año vivirán acontecimientos importantes: los niños que nacerán, las parejas que se casarán, los que se consagrarán a la vida sacerdotal o religiosa. Oremos. 3. Que Dios, nuestro Padre, acompañe a los que trabajan en el campo o en el mar, a los que se ganan la vida en la fábrica o en el taller, a los que están en las oficinas, en los centros de enseñanza, de la salud. A los políticos, a los científicos. Oremos.
  4. 4. 4. Que Dios, nuestro Padre, fortalezca a los que no tienen empleo o se ven obligados a trabajar en condiciones precarias y sin seguridad ante el futuro, y les ayudemos a salir de esas situaciones injustas. Oremos. 5. Que Dios, nuestro Padre, consuele a los que comienzan el año nuevo marcados por las consecuencias de la violencia, la tristeza, la soledad, la enfermedad, la angustia. Oremos. 6. Que Dios, nuestro Padre, renueve nuestros corazones, y que todos podamos decir SI al amor, al respeto a la vida, toda persona, construyendo así la verdadera paz. Oremos. Te lo pedimos por JNS Presentación de ofrendas: a) Procesión con palomas hasta el Belén: (Una vez se han sentado todos, se inicia una procesión de todos los niños y niñas de la Comunidad, cada uno con una especie de pancarta o, sencillamente, una cartulina, en la que han dibujado una paloma. La procesión se dirige al Belén, en cuyo entorno las depositan. Finalizada, uno de los niños se acerca y hace la ofrenda:) Mira, Señor, los niños y niñas de la comunidad hemos querido convertir este año tu Belén en un palomar, porque no hay mejor símbolo de la paz en el mundo que este ámbito de tu Navidad entre nosotros. Te pedimos que tu Hijo, el recién nacido y Príncipe de la Paz, suelte esas palomas y que lleguen hasta los más recónditos rincones del mundo para que, en este año que hoy iniciamos, reine la paz entre todos los hombres, pueblos y países. Danos a nosotros también tu gracia para que seamos pacíficos y pacificadores. b) Presentación de un calendario del año que se inicia: Señor, Tú creaste todas las cosas y pusiste en movimiento los años, los meses y los días, porque eres un Dios Creador y el Señor que dirige la historia hasta tu eternidad. Ponemos ahora en tus manos nuestras vidas y el año que hoy iniciamos. Danos tu bendición y tus dones para vivirlos conforme a tu voluntad. c) Presentación de un ramo de flores: (Hace la ofrenda una de las jóvenes de la comunidad y lo sitúa al lado del portal de Belén) Dios misericordioso, permíteme hoy que esta ofrenda se la haga, en mi nombre y en nombre de toda la comunidad, a María, la Madre de tu Hijo y nuestra Madre, cuya fiesta celebramos hoy. Es un signo de nuestra gratitud de hijos y de su intercesión maternal por todos nosotros y por nuestros familiares difuntos durante el año recién acabado. Por tu parte, danos a todos fortaleza para imitarla en el seguimiento de su Hijo y nuestro Señor Jesucristo. Oración sobre las ofrendas: Gracias, Señor por tu amor misericordioso. Gracias, Señor, por tu ayuda constante. Gracias, Señor, por tu palabra y tu eucaristía. Te pedimos que sigas teniendo paciencia con nosotros, que te quedes siempre con nosotros y que no dejes de ayudarnos para que este año sea un año de gracia. Por JNS…
  5. 5. Padre nuestro: Padre bueno, recibe nuestra bendición al comenzar este año nuevo. A Ti te pertenecen el tiempo y la historia. En corro de hermanos celebramos la vida, celebramos la paz y la fraternidad. Esta es, Padre, nuestra plegaria, al comienzo del año: Padre nuestro… Gesto de la paz: (Dos miembros de la comunidad, suben al altar y en forma de brindis, cogen el pan y el vino, mientras un tercero dice:) – Por un año de paz y bendición como Dios quiere. – Por Jesús, el gran regalo con que Dios Padre nos bendice. – Por el amor compartido y repartido, la mejor medicina para los problemas que nos esperan. – Por todos nosotros, para que a lo largo de este año mantengamos la mirada limpia, el corazón cálido y la moral alta. Sacerdote: Desbordemos nuestros sentimientos dándonos cariñosamente la paz. Comunión: Jesús, el Salvador, está con nosotros. El mismo que nació de las entrañas de María se parte y se nos reparte, ahora, bajo el signo del pan. Acerquémonos a comulgarle y guardémosle en nuestros corazones, para que Él nos transforme. Éste es el cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Dichosos los invitados a la mesa del Señor… Oración Señor, haz de mí un instrumento de tu paz. Allí donde haya odio, que yo ponga amor; allí donde haya ofensa, que yo ponga perdón; allí donde haya discordia, que yo ponga unión; allí donde haya error, que yo ponga fe; allí donde haya desesperación, que yo ponga esperanza; allí donde haya tinieblas, que yo ponga luz; allí donde haya tristeza, que yo ponga alegría. Señor, que yo no busque tanto ser consolado… como consolar, ser comprendido… como comprender, ser amado… como amar. Porque es olvidándose… como uno se encuentra, es perdonando… como uno es perdonado, es dando… como uno recibe, es muriendo… como uno resucita a la vida. Bendición y conclusión:
  6. 6. Año Nuevo Con este talante hemos de encarar el año, con nuevas oportunidades y medios que Dios va a poner en nuestras manos. Y esto para que el año sea de verdad “nuevo”, no repetido, sino distinto y mejor en todos los sentidos. Dios nos regala 365 saquitos con semilla de buen trigo para que sembremos cada día uno. Agua y sol no van a faltar- nos; Dios los garantiza sobradamente. Ahora todo depende de nuestro trabajo. Se dice: “Año nuevo, vida nueva”. Si no es del todo nueva, al menos que haya algo nuevo en nuestra vida. Estrenemos algo este año. Podemos hacer tanto con el tiempo… Matarlo es un auténtico crimen. Que este año sea provechoso como nunca. Ojalá sea el de mejor cosecha. Para ello que Dios nos bendiga… – Que os bendiga el Dios, Señor del tiempo y de la historia y os conceda un año nuevo de paz. AMÉN. – Que su gracia os acompañe durante todos los días para que podáis alabarle y bendecir su nombre. AMÉN. – Que conduzca vuestros pasos por el camino del bien y de la verdad por días sin término. AMÉN. Y que os acompañe la bendición del Dios que es todopoderoso: Padre, Hijo y Espíritu Santo. AMÉN. Adoración del Niño: Antes, sin embargo, de despedirnos, sellemos nuestros compromisos de ser portadores de paz y de alegría a lo largo de todo el año, con el beso que vamos a depositar ahora en el Niño de Belén de nuestra comunidad, siguiendo esta vieja y tradicional costumbre…
  7. 7. Año Nuevo Con este talante hemos de encarar el año, con nuevas oportunidades y medios que Dios va a poner en nuestras manos. Y esto para que el año sea de verdad “nuevo”, no repetido, sino distinto y mejor en todos los sentidos. Dios nos regala 365 saquitos con semilla de buen trigo para que sembremos cada día uno. Agua y sol no van a faltar- nos; Dios los garantiza sobradamente. Ahora todo depende de nuestro trabajo. Se dice: “Año nuevo, vida nueva”. Si no es del todo nueva, al menos que haya algo nuevo en nuestra vida. Estrenemos algo este año. Podemos hacer tanto con el tiempo… Matarlo es un auténtico crimen. Que este año sea provechoso como nunca. Ojalá sea el de mejor cosecha. Para ello que Dios nos bendiga… – Que os bendiga el Dios, Señor del tiempo y de la historia y os conceda un año nuevo de paz. AMÉN. – Que su gracia os acompañe durante todos los días para que podáis alabarle y bendecir su nombre. AMÉN. – Que conduzca vuestros pasos por el camino del bien y de la verdad por días sin término. AMÉN. Y que os acompañe la bendición del Dios que es todopoderoso: Padre, Hijo y Espíritu Santo. AMÉN. Adoración del Niño: Antes, sin embargo, de despedirnos, sellemos nuestros compromisos de ser portadores de paz y de alegría a lo largo de todo el año, con el beso que vamos a depositar ahora en el Niño de Belén de nuestra comunidad, siguiendo esta vieja y tradicional costumbre…

×