QUINTO DOMINGO DE PASCUA. CICLO B. DIA 3 DE MAYO DEL 2015
Monición de entrada
La Eucaristía de los domingos es el encuentr...
Nos situamos en este momento en actitud sosegada, tranquila para escuchar a Dios que nos habla por
medio de su Palabra e i...
Lectura del santo Evangelio según San Juan 15, 1-8.
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Yo soy la verdadera vid...
El fruto de la vida sólo se produce cuando en lo oculto de la cepa se genera savia nueva para un buen
vino. El fruto de la...
que nos permite decir:
tu vida es nuestra vida.
Bendición
Conscientes de la necesidad de ser sarmientos vivos, unidos a Cr...
que nos permite decir:
tu vida es nuestra vida.
Bendición
Conscientes de la necesidad de ser sarmientos vivos, unidos a Cr...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

GUIÓN SIN CANCIONES DE LA EUCARISTÍA DEL DOMINGO Vº DE PASCUA. CICLO B. DIA 3 DE MAYO DEL 2015

3.146 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.146
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2.398
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

GUIÓN SIN CANCIONES DE LA EUCARISTÍA DEL DOMINGO Vº DE PASCUA. CICLO B. DIA 3 DE MAYO DEL 2015

  1. 1. QUINTO DOMINGO DE PASCUA. CICLO B. DIA 3 DE MAYO DEL 2015 Monición de entrada La Eucaristía de los domingos es el encuentro de unas personas que creemos en Jesús y que nos sentimos unidas a Él. Jesús nos convoca para escuchar su Palabra y para dar luz a nuestra vida. En el Evangelio de hoy, Jesús nos recuerda, una vez más, que sin Él podemos muy poco. Como el sarmiento tiene que estar unido a la vid para poder dar fruto, los cristianos tenemos que vivir unidos a Jesús, para poder dar frutos de buenas obras. Saludo del sacerdote Que el Dios que nos enseña a ser libres y a dar frutos abundantes, esté con todos vosotros… MONICIÓN A LA ASPERSIÓN Iniciamos nuestra celebración en estos domingos de Pascua con la aspersión del agua bendecida, que nos recuerda el momento decisivo de nuestro bautismo. Aspersión mientras se canta un canto bautismal. Al final, el sacerdote dice: Que Dios, Padre de misericordia nos purifique del pecado y, por la celebración de esta Eucaristía, nos ayude a superar nuestro pecado y participar del banquete de su Reino. Amén. Pedimos perdón En tu presencia, Señor, nos reconocemos pecadores, sabemos que no tenemos ningún derecho; si no fuera por la abundancia de amor que Tú tienes, nosotros estaríamos perdidos en las tinieblas, con los ídolos que nuestras manos fabrican. Pero ya que nos admites, y quieres hacer de nosotros seres llenos de la vida de tu Hijo, nosotros te suplicamos: SEÑOR, TEN PIEDAD… CRISTO, TEN PIEDAD… SEÑOR, TEN PIEDAD… Gloria Tenemos que ser agradecidos. Dios nos perdona y olvida nuestro pasado. Por eso nosotros cantamos su Gloria… Monición a las lecturas.
  2. 2. Nos situamos en este momento en actitud sosegada, tranquila para escuchar a Dios que nos habla por medio de su Palabra e intentamos encontrar en ella sentido a nuestra vida, será la mejor manera de permanecer unidos a Jesús. Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 9, 26-31. En aquellos días, llegado Pablo a Jerusalén, trataba de juntarse con los discípulos, pero todos le tenían miedo, porque no se fiaban de que fuera realmente discípulo. Entonces Bernabé se lo presentó a los apóstoles. Saulo les contó cómo había visto al Señor en el camino, lo que le había dicho y cómo en Damasco había predicado públicamente el nombre de Jesús. Saulo se quedó con ellos y se movía libremente en Jerusalén, predicando públicamente el nombre del Señor. Hablaba y discutía también con los judíos de lengua griega, que se propusieron suprimirlo. Al enterarse los hermanos, lo bajaron a Cesarea y lo enviaron a Tarso. La Iglesia gozaba de paz en toda Judea, Galilea y Samaria. Se iba construyendo y progresaba en la fidelidad al Señor, y se multiplicaba, animada por el Espíritu Santo. PALABRA DE DIOS SALMO RESPONSORIAL. Salmo 21. R/. El Señor es mi alabanza en la gran asamblea. Cumpliré mis votos delante de sus fieles. Los desvalidos comerán hasta saciarse, alabarán al Señor los que lo buscan: viva su corazón por siempre R/.. Lo recordarán y volverán al Señor hasta de los confines del orbe; en su presencia se postrarán las familias de los pueblos. Ante él se postrarán las cenizas de la tumba, ante él se inclinarán los que bajan al polvo. R/. Me hará vivir para él, mi descendencia le servirá, hablarán del Señor a la generación futura, contarán su justicia al pueblo que ha de nacer: todo lo que hizo el Señor. R/. Lectura de la primera carta del apóstol San Juan 3, 18-24. Hijos míos, no amemos de palabra y de boca, sino de verdad y con obras. En esto conoceremos que somos de la verdad y tranquilizaremos nuestra conciencia ante él, en caso de que nos condene nuestra conciencia, pues Dios es mayor que nuestra conciencia y conoce todo. Queridos, si la conciencia no nos condena, tenemos plena confianza ante Dios. Y cuanto pidamos lo recibimos de él, porque guardamos sus mandamientos y hacemos lo que le agrada. Y éste es su mandamiento: que creamos en el nombre de su Hijo, Jesucristo, y que nos amemos unos a otros, tal como nos lo mandó. Quien guarda sus mandamientos permanece en Dios, y Dios en él; en esto conocemos que permanece en nosotros: por el Espíritu que nos dio. PALABRA DE DIOS ALELUYA. Permaneced en mí, y yo en vosotros –dice el Señor-; el que permanece en mí da fruto abundante.
  3. 3. Lectura del santo Evangelio según San Juan 15, 1-8. En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento mío que no da fruto lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto. Vosotros ya estáis limpios por las palabras que os he hablado; permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los sarmiento; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada. Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pediréis lo que deseéis, y se realizará. Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos.» PALABRA DEL SEÑOR HOMILÍA. Homilía Peticiones Necesitamos de Dios, como los sarmientos de la vid; pidamos al Padre que atienda las necesidades que ahora le presentamos, diciendo: ¡Ayúdanos a vivir unidos a Ti, Señor! – Para que la Iglesia afronte el reto de la evangelización de un mundo que prescinde de Dios, que cree no necesitarlo. Oremos. – Para que los cristianos descubramos que si podemos amar a los demás es porque Dios nos ha amado primero en Cristo Jesús. Oremos. – Para que el perdón, la reconciliación y la paz calen hondo en el corazón de todas las personas, de modo que la vida sea un espacio de crecimiento y de felicidad. Oremos. – Para que nuestra comunidad parroquial, llena de la luz de Jesús Resucitado, se deje renovar, animar e impulsar en su entrega a los más desfavorecidos. Oremos. Ayúdanos a vivir unidos a Ti, Señor, y a dar frutos de amor y justicia. Por Jesucristo. Presentación de ofrendas Tijeras de podar: Es necesario podar lo superfluo para que brote lo verdadero. Esqueje de planta: Siempre es posible optar por el re-nacimiento. Siempre es posible injertar savia y vida nueva. Siempre es posible la esperanza. Racimo de uvas, pan y vino:
  4. 4. El fruto de la vida sólo se produce cuando en lo oculto de la cepa se genera savia nueva para un buen vino. El fruto de la vida sólo se produce a escondidas, cuando el alimento verdadero se comparte humildemente en el seno de la fraternidad. Padrenuestro Dios bueno, no tengas reparo: corta y recorta, purifícanos, renuévanos a imagen de Jesús, riéganos hasta empaparnos con tu Espíritu. Deseosos de ser fecundos, te decimos: Padre nuestro… Nos damos la paz Unidos a Jesús gozamos de la paz que Él regaló a sus discípulos tras la resurrección. No es sólo gozo y felicidad interior, sino también exigencia de pacificar nuestro entorno, haciendo posible su presencia en medio de los hombres. Que la paz del Señor resucitado esté con todos vosotros… Compartimos el pan La unión con Jesús, como los sarmientos con la vid, se alimenta, fortalece y consolida en el banquete de su Cuerpo, al que todos estamos invitados. Este es el Cordero de Dios… Oración Te damos gracias, Padre, por la vida que hemos recibido de Ti. Te damos gracias por los frutos de los creyentes, que unidos a Ti, hacen nuestro mundo más humano y ponen las huellas de tu presencia entre nosotros. Te damos gracias, Padre, por aceptarnos en tu cercanía; porque no te echas atrás y quieres que nos unamos a Ti, Vid verdadera, nosotros, que somos sarmientos de otro arbusto. ¡Cómo podríamos dar frutos de novedad si la savia que Jesús nos injertó no corriera por nuestras vidas! Gracias, Padre, por haber convertido nuestra esterilidad en fecundidad. Gracias, Padre, por esta unión tan estrecha con nosotros
  5. 5. que nos permite decir: tu vida es nuestra vida. Bendición Conscientes de la necesidad de ser sarmientos vivos, unidos a Cristo, la vid verdadera, llevemos ahora, nuestra alegría pascual a la convivencia y a la vida de los demás. Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre vosotros. Amén. V. Podéis ir en paz. Aleluya, aleluya. R/. Demos gracias a Dios. Aleluya, aleluya.
  6. 6. que nos permite decir: tu vida es nuestra vida. Bendición Conscientes de la necesidad de ser sarmientos vivos, unidos a Cristo, la vid verdadera, llevemos ahora, nuestra alegría pascual a la convivencia y a la vida de los demás. Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre vosotros. Amén. V. Podéis ir en paz. Aleluya, aleluya. R/. Demos gracias a Dios. Aleluya, aleluya.

×