SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA. CICLO B. DIA 1 DE MARZO DEL 2015
Monición de entrada
Los Apóstoles llevan ya cierto tiempo co...
- «Aquí me tienes.»
Dios le dijo:
- «Toma a tu hijo único, al que quieres, a Isaac, y vete al país de Moria y ofrécemelo a...
Monición al Evangelio
Pedro, Santiago y Juan están con Jesús y, de pronto, caen en la cuenta de quién es realmente
Jesús. ...
Gesto de ofrenda
(Alguien relevante de la comunidad presenta pausadamente un crucifijo a la Asamblea. Pasados
unos instant...
si allí donde terminan nuestras fuerzas
seguimos recordando que estás Tú.
¡Qué bueno este silencio que nos une
a todo lo c...
si allí donde terminan nuestras fuerzas
seguimos recordando que estás Tú.
¡Qué bueno este silencio que nos une
a todo lo c...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

GUIÓN SIN CANCIONES DE LA EUCARISTÍA DEL DOMINGO SEGUNDO DE CUARESMA. CICLO B. DIA 1 DE MARZO DEL 2015

3.596 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.596
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2.664
Acciones
Compartido
0
Descargas
11
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

GUIÓN SIN CANCIONES DE LA EUCARISTÍA DEL DOMINGO SEGUNDO DE CUARESMA. CICLO B. DIA 1 DE MARZO DEL 2015

  1. 1. SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA. CICLO B. DIA 1 DE MARZO DEL 2015 Monición de entrada Los Apóstoles llevan ya cierto tiempo conviviendo en el grupo de Jesús. Le ven todos los días y hablan a cada momento con Él. Un día, Jesús toma a un pequeño grupo y se va con ellos a la montaña del Tabor, fuera del ruido y de la vida monótona, para estar en un lugar de silencio y tranquilidad. Allí, al liberarse de las preocupaciones y de la monotonía de cada día, empiezan a fijarse en Jesús y a conocerle de una forma diferente, más clara y transparente. Nosotros, ahora, en la tranquilidad de esta Iglesia, en este espacio de oración de esta Celebración de la Eucaristía, vamos a intentar mirar a Jesús con ojos nuevos, con mirada clara. Porque Jesús es alguien distinto a los demás. Saludo El amor de Dios nuestro Padre manifestado en Jesús el Señor, esté siempre con vosotros… Pedimos perdón Nosotros estamos bautizados y conocemos a Jesús desde pequeños. Sin embargo, nos pasa como a los Apóstoles: no conocemos a Jesús tal como es. Vamos a empezar por reconocer que somos de mirada pequeña a la hora de descubrir a Jesús presente entre nosotros y vamos a pedir perdón de nuestras faltas. – Porque rezamos y pedimos muchas cosas a Dios y no somos capaces de descubrirle entre nosotros. SEÑOR, TEN PIEDAD… – Porque nos encerramos en nosotros mismos y no somos capaces de descubrir al Señor presente en los necesitados. CRISTO, TEN PIEDAD… – Porque nuestra vida se detiene en lo superficial; lo vemos todo de “tejas abajo”; somos como ciegos, que todo lo ven de color negro. SEÑOR, TEN PIEDAD… Monición a la lectura 1ª. Abrahán dejó su país, su tierra y su familia por ser fiel a lo que Dios le pedía. Después de muchos años de dificultades, tuvo a su hijo Isaac, al que quería muchísimo. La historia que nos cuenta hoy la Biblia sólo la entenderemos bien si comprendemos que es algo inventado por el que lo escribió para expresar con una imagen muy fuerte que Abrahán estaba dispuesto a hacer lo que Dios le pidiera por mucho que le costara y que lo que entonces hacían algunos pueblos, como era sacrificar a sus hijos ofreciéndoselos a sus dioses, es algo que Dios no quiere porque Él es un Dios de Vida y eso es lo que quiere: que todos sus hijos vivan y sean felices. Lectura del libro del Génesis 22,1-2. 9-13.15-18 En aquellos días, Dios puso a prueba a Abrahán, llamándole: - «¡Abrahán!» Él respondió:
  2. 2. - «Aquí me tienes.» Dios le dijo: - «Toma a tu hijo único, al que quieres, a Isaac, y vete al país de Moria y ofrécemelo allí en sacrificio, en uno de los montes que yo te indicaré.» Cuando llegaron al sitio que le había dicho Dios, Abrahán levantó allí el altar y apiló la leña, luego ató a su hijo Isaac y lo puso sobre el altar, encima de la leña. Entonces Abrahán tomó el cuchillo para degollar a su hijo; pero el ángel del Señor le gritó desde el cielo: «¡Abrahán! Abrahán!» Él contestó:- «Aquí me tienes.» El ángel le ordenó: - «No alargues la mano contra tu hijo ni le hagas nada. Ahora sé que temes a Dios, porque no te has reservado a tu hijo tu único hijo.» Abrahán levantó los ojos y vio un carnero enredado por los cuernos en la maleza. Se acercó, tomó el carnero y lo ofreció en sacrificio en lugar de su hijo. El ángel del Señor volvió a gritar a Abrahán desde el cielo: -- «Juro por mí mismo -oráculo del Señor-: Por haber hecho esto, por no haberte reservado tu hijo único, te bendeciré, multiplicaré a tus descendientes como las estrellas del cielo y como la arena de la playa. Tus descendientes conquistarán las puertas de las ciudades enemigas. Todos los pueblos del mundo se bendecirán con tu descendencia, porque me has obedecido.» Palabra de Dios. Salmo responsorial Sal 115. 10 y 15. 16-17. 18-19 R. Caminaré en presencia del Señor en el país, de la vida. Tenía fe, aun cuando dije: «¡Qué desgraciado soy!» Mucho le cuesta al Señor la muerte de sus fieles. R. Señor, yo soy tu siervo, siervo tuyo, hijo de tu esclava: rompiste mis cadenas. Te ofreceré un sacrificio de alabanza, invocando tu nombre, Señor. R. Cumpliré al Señor mis votos en presencia de todo el pueblo, en el atrio de la casa del Señor, en medio de ti, Jerusalén. R. Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 8, 31b-34 Hermanos : Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros? El que no perdonó a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará todo con él? ¿Quién acusará a los elegidos de Dios? ¿Dios, el que justifica? ¿Quién condenará? ¿Será acaso Cristo, que murió, más aún resucitó y está a la derecha de Dios, y que intercede por nosotros? Palabra de Dios. Aleluya En el esplendor de la nube se oyó la voz del Padre: «Éste es mi Hijo, el amado; escuchadlo.»
  3. 3. Monición al Evangelio Pedro, Santiago y Juan están con Jesús y, de pronto, caen en la cuenta de quién es realmente Jesús. Cómo describir lo que alguien siente por dentro es difícil. El Evangelista Marcos utiliza imágenes de cosas que se ven por fuera como luces, vestidos blancos, voces…etc, para expresar algo que ocurre dentro y que es muy difícil contar con palabras. Lectura del santo evangelio según san Marcos 9, 2-10 En aquel tiempo, Jesús se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con ellos solos a una montaña alta, y se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún batanero del mundo. Se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús. Entonces Pedro tomó la palabra y le dijo a Jesús: - «Maestro, ¡qué bien se está aquí! Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Ellas.» Estaban asustados, y no sabía lo que decía. Se formó una nube que los cubrió, y salió una voz de la nube: - «Éste es mi Hijo amado; escuchadlo.» De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús, solo con ellos. Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó: - «No contéis a nadie lo que habéis visto, hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos.» Esto se les quedó grabado, y discutían qué querría decir aquello de «resucitar de entre los muertos». Palabra del Señor Homilía Oración de los fieles Oremos a Dios, nuestro Padre, que nos ha manifestado su gloria y su amor en Jesucristo. – Por todos los que formamos la Iglesia, para que sea fiel a la misión que tú nos has encargado. ROGUEMOS AL SEÑOR… – Por los gobernantes de todas las naciones, para que sean fieles a la verdad, a la justicia y a la igualdad. ROGUEMOS AL SEÑOR… – Por las personas que sufren, para que encuentren en Jesús al amigo fiel que comparte con nosotros las dificultades. ROGUEMOS AL SEÑOR… – Por todos los padres del mundo, para que busquen siempre lo mejor para sus hijos y les ayuden a ser unas buenas personas. ROGUEMOS AL SEÑOR… – Por los que estamos reunidos alrededor del altar, para que siempre sepamos responder a la fidelidad que Dios nos demuestra en cada Eucaristía. ROGUEMOS AL SEÑOR… Queremos, Señor, ser fieles a tu voz y vivir como tú nos propones porque estamos convencidos de que quieres que seamos felices, y tú sabes la mejor manera de conseguirlo. Por JNS…
  4. 4. Gesto de ofrenda (Alguien relevante de la comunidad presenta pausadamente un crucifijo a la Asamblea. Pasados unos instantes, dice:) Si Dios entregó a su propio Hijo por nuestra salvación, ¿quién nos condenará? Los gestos de amor de Dios nos han de mover a convertirnos…. Prefacio… Padrenuestro Movidos por tu Espíritu, Dios misericordioso, nos atrevemos a llamarte Padre, tal como nos lo enseñó tu Hijo, muy amado, Jesús, a quien Tú nos pediste que le escucháramos y obedeciéramos siempre. Por eso, Padre nuestro… Nos damos la paz Y con el corazón esponjado, por haber podido contemplar la gloria de Dios, compartimos hoy la paz que habita en nuestros corazones y que sobreabunda de tal manera, que nos lleva a ser pacificadores de cuanto nos rodea. Que la paz del Señor esté con todos vosotros… Comunión: No vemos, hermanos, sino el pan. Pero este pan es el signo de la presencia de Dios entre nosotros. Este es el pan que hace posible nuestra fidelidad y nuestro seguimiento. Quien come de este pan se transforma a imagen de Jesús. Dichosos nosotros invitados a la Mesa del Señor… Oración ¡Qué bueno es estar aquí en silencio sintiendo tu presencia nada más, saber que te miramos y tu nos miras, saber que tú nos entiendes sin hablar. ¿Por qué no renunciamos al orgullo, que cierra nuestras almas ante Ti, inútil pretensión de hacerlo todo, si al fin hay que aprender a recibir? ¡Que bueno es estar mirándote, Señor, y sólo con mirarte descansar! ¡Qué suave la armonía que nos llega si abrimos nuestras almas a tu luz,
  5. 5. si allí donde terminan nuestras fuerzas seguimos recordando que estás Tú. ¡Qué bueno este silencio que nos une a todo lo creado y nos da paz…, así como sintiendo el infinito abrazo original de tu amistad! Amén. Bendición La transfiguración del Señor que hemos celebrado, es un anuncio de nuestro propio triunfo. Por eso, amigos, animados por el Espíritu de Cristo, cuya Palabra hemos escuchado y cuyo Cuerpo hemos comulgado, volvamos a nuestra tareas y demos testimonio de nuestra fe y esperanza a cuantos viven junto a nosotros. Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre vosotros. Amén…
  6. 6. si allí donde terminan nuestras fuerzas seguimos recordando que estás Tú. ¡Qué bueno este silencio que nos une a todo lo creado y nos da paz…, así como sintiendo el infinito abrazo original de tu amistad! Amén. Bendición La transfiguración del Señor que hemos celebrado, es un anuncio de nuestro propio triunfo. Por eso, amigos, animados por el Espíritu de Cristo, cuya Palabra hemos escuchado y cuyo Cuerpo hemos comulgado, volvamos a nuestra tareas y demos testimonio de nuestra fe y esperanza a cuantos viven junto a nosotros. Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre vosotros. Amén…

×