GUIÓN DE LA EUCARISTIA DEL DOMINGO 2º DE ADVIENTO. CICLO C.
Monición de entrada:
El Adviento nos cita en este segundo domi...
Lectura del profeta Baruc 5,1-9
Jerusalén, quítate tu ropa de duelo y aflicción, y vístete para siempre el esplendor de la...
Todos verán la salvación de Dios
+ Lectura del santo Evangelio según San Lucas 3,1-6
En el año quince del imperio de Tiber...
tarea es dura, pero merece la pena. Que cada uno de nosotros, Señor, te abramos el corazón
para que nazcas y vivas en noso...
Comunión:
Las energías que necesitamos para allanar los caminos del Reino nos las ofrece el mismo
Señor, dándosenos como a...
Comunión:
Las energías que necesitamos para allanar los caminos del Reino nos las ofrece el mismo
Señor, dándosenos como a...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

GUIÓN SIN CANCIONES DE LA EUCARISTIA DEL DOMINGO 2º DE ADVIENTO. CICLO C. DIA 6 DE DICIEMBRE DEL 2015

641 visualizaciones

Publicado el

G

Publicado en: Meditación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
641
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
325
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

GUIÓN SIN CANCIONES DE LA EUCARISTIA DEL DOMINGO 2º DE ADVIENTO. CICLO C. DIA 6 DE DICIEMBRE DEL 2015

  1. 1. GUIÓN DE LA EUCARISTIA DEL DOMINGO 2º DE ADVIENTO. CICLO C. Monición de entrada: El Adviento nos cita en este segundo domingo con la figura relevante de Juan el Bautista. Cuando el progreso y el bienestar nos llegan a todos, cuando el compromiso social no prende en la gente como sería deseable, la voz del Bautista incita a preparar el terreno para favorecer la venida del Señor. Juan predicaba la conversión y recurría a la vieja receta del profeta Isaías: Allanad los senderos, facilitad la convivencia, colaborad todos para el bien común. Así entrará mejor el mensaje de Jesús y la salvación de Dios. ¿Queremos mejorar de verdad nuestros ambientes? Escuchemos a Juan el Bautista. (Se enciende la segunda vela de la Corona…) Segunda vela Con esta segunda vela queremos significar la necesidad que tenemos de silencio y reflexión. Queremos pedirle al Señor que su luz ilumine nuestro interior, para que seamos capaces de allanar nuestra prepotencia, rebajar nuestro egoísmo, alisar nuestro orgullo y quitar todo lo escabroso que existe en nuestro corazón, para poder esperar, sin condicionamientos, la salvación que se acerca. Acto penitencial La luz que vamos encendiendo en nuestro camino hacia la Navidad, pone de manifiesto nuestras muchas oscuridades: egoísmo, injusticias, despreocupación… Y por ello en un momento de silencio pedimos perdón… – Tú, que eres la paz y la misericordia del Señor. Señor, ten piedad… – Tú, que nos llamas continuamente a la conversión. Cristo, ten piedad… – Tú, que comenzaste en nosotros la obra de la salvación y quieres llevarla a plenitud. Señor, ten piedad… Oración: Jesús, tu vienes a nosotros, y quieres que estemos preparados, quita de nosotros, lo que estorba a tu venida, que desterremos lo que no es amor, que dejemos a un lado lo que no es de Dios. Por NSJ… Monición a las lecturas En esta segunda semana de Adviento se acentúa la confianza en la cercanía del Señor. Por eso, la primera lectura, tienen un aire de alegría. Una alegría que brota de la auténtica esperanza. Escuchemos la Palabra de Dios que nos habla al corazón.
  2. 2. Lectura del profeta Baruc 5,1-9 Jerusalén, quítate tu ropa de duelo y aflicción, y vístete para siempre el esplendor de la gloria que viene de Dios. Envuélvete en el manto de la justicia que procede de Dios, pon en tu cabeza la diadema de gloria del Eterno. Porque Dios mostrará tu esplendor a todo lo que hay bajo el cielo. Pues tu nombre se llamará de parte de Dios para siempre: <<Paz de la Justicia>> y <<Gloria de la Piedad>>. Levántate, Jerusalén, sube a la altura, tiende tu vista hacia el Oriente y ve a tus hijos reunidos desde oriente a occidente, a la voz del Santo, alegres del recuerdo de Dios. Salieron de ti a pie, llevados por enemigos, pero Dios te los devuelve traídos gloria, como un trono real. Porque ha ordenado Dios que sean rebajados todo monte elevado y los collados eternos, y colmados los valles hasta allanar la tierra, para que Israel marche en seguro bajo la gloria de Dios. Y hasta las selvas y todo árbol aromático darán sombra a Israel por orden de Dios. Porque Dios guiará a Israel con alegría a la luz de su gloria, con la misericordia y la justicia que vienen de él. Salmo responsorial Sal 125,1-2ab.2cd-3.4-5.6. R/ el Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres. Cuando el Señor cambió la suerte de Sión, nos parecía soñar; la boca se nos llenaba de risas, la lengua entre cantares. Hasta los gentiles decían: "El Señor ha estado grande con ellos". El Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres. Que el Señor cambie nuestra suerte como los torrentes del Negueb. Los que sembraban con lagrimas, cosechan entre cantares. Al ir, iban llorando, llevando la semilla, al volver, vuelven cantando, trayendo sus gavillas. Lectura de la carta del apóstol San Pablo a los Filipenses 1,4-6.8-11 Rogando siempre y en toda mis oraciones con alegría por todos vosotros a causa de la colaboración que habéis prestado al Evangelio, desde el primer día hasta hoy; firmemente convencido de que, quien inició en vosotros la buena obra, la irá consumando hasta el Día de Cristo Jesús. Pues testigo me es Dios de cuánto os quiero a todos vosotros en el corazón de Cristo Jesús. Y lo que pido en mi oración es que vuestro amor siga creciendo cada vez más en conocimiento perfecto y todo discernimiento, llenos de los frutos de justicia que vienen por Jesucristo, para la gloria y alabanza de Dios. Palabra de Dios. EVANGELIO
  3. 3. Todos verán la salvación de Dios + Lectura del santo Evangelio según San Lucas 3,1-6 En el año quince del imperio de Tiberio César, siendo Poncio Pilato procurador de Judea, y Herodes tetrarca de Galilea; Filipo, su hermano, tetrarca de Iturea y de Traconítida, y Lisanias tetrarca de Abilene; en el pontificado de Anás y Caifás, fue dirigida la palabra de Dios a Juan, hijo de Zacarías, en el desierto. Y se fue por toda la región del Jordán proclamando un bautismo de conversión para perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías: Voz que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor, enderezad sus sendas; todo barranco será rellenado, todo monte y colina será rebajado, lo tortuoso se hará recto y las asperezas serán caminos llanos. Y todos verán la salvación de Dios. Palabra del Señor Homilía: Oración de los fieles: Oremos para que la venida del Señor nos renueve a todos. Respondemos: “VEN, A SALVARNOS, SEÑOR” Para rezar entre dos personas 1.- La paz es un edificio que se construye sobre los pilares de la justicia, la libertad, la verdad y el amor. – Es fácil sentir la impotencia ante la complicada situación social y lo poco que personalmente podemos hacer. Pero podemos ayudarnos algo a ser más humanos, transformar costumbres, reaccionar de manera casi instintiva frente a abusos, mentiras y manipulaciones. OREMOS… 2.- Lucas nos ha presentado en el evangelio la figura de Juan el Bautista. Él preparó el camino del Señor y es nuestro modelo de cómo recibir la Palabra de Dios. – Éste es el tiempo de buscar, de descubrir a Jesús a través de su Palabra, para que nos pille preparados y dispuestos. Que no nos vuelva a pasar que llegue y no la sepamos reconocer. OREMOS… 3.- El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres. La alegría viene tras las dificultades: “Al ir, iban llorando…al volver, vuelven cantando”. – Nosotros también nos encontramos con experiencias en las que nos hallamos agobiados y angustiados. La pequeña esperanza que cada mañana nos da los buenos días, es quien nos devuelve la alegría. OREMOS… Escucha, Señor, la oración de tu pueblo. Te lo pedimos por JNS. Ofertorio (Podemos colocar en la cuna vacía, por ejemplo. un colchón, la almohada, sábanas, colcha, mantas…etc) Monición: Algo ha cambiado ya en la cuna. Estamos más cerca de la Navidad. El Señor se acerca y nosotros salimos a su encuentro. No perdamos la esperanza, ni decaiga nuestra ilusión. La
  4. 4. tarea es dura, pero merece la pena. Que cada uno de nosotros, Señor, te abramos el corazón para que nazcas y vivas en nosotros. Ven pronto, Señor, ven a salvarnos. Prefacio… Es justo alabarte siempre, y en este tiempo de espera y de venida silenciosa proclamar la obra de tu amor. Estábamos perdidos, y has salido a nuestro encuentro. Estábamos como ovejas sin pastor, y te has puesto al frente de tu pueblo. Estábamos caminando a ninguna parte, y has venido a mostrarnos el camino de la vida. Dios de entrañas de misericordia, cómo podremos silenciar que eres un Dios de amor, un Dios que no busca la venganza, un Dios entrañable y lento a la cólera, un Dios que deja las noventa y nueve y sale a buscar a la oveja perdida… Con todos los que te encuentran proclamamos ahora y siempre tu gloria diciendo sin cesar… Santo, Santo, Santo… Padrenuestro: La oración de los hermanos es siempre bien acogida y escuchada por el Padre-Dios. Además, si los hermanos rezan unidos, sus peticiones serán más agradables al Padre. Por eso, todos juntos le decimos… Padre nuestro… Gesto de la paz La paz no es imposible, se puede conseguir. Vamos a poner todo lo que está de nuestra parte. Sólo así la paz que el Señor nos trae llegará a todos los hogares y a todos los rincones de la tierra.
  5. 5. Comunión: Las energías que necesitamos para allanar los caminos del Reino nos las ofrece el mismo Señor, dándosenos como alimento en este Pan. Éste es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Dichosos los invitados a la mesa del Señor… Oración Te hago hueco en mí Actividades, compromisos, prisas, gentes… así transcurre mi vida, Señor. Pero este año quiero hacerte hueco en mi horario, deseo que, por fin, seas el Señor de mi historia. Ayúdame este Adviento a encontrar la vida plena, a dejarte marcar el ritmo de mis cosas, a vivir consciente de tu presencia, a caer en la cuenta de que todo lo hacemos juntos. No permitas que un año más celebre tu venida sin dejarme inundar por tu amor y tu energía, sin cansarme, porque descanse en ti mi agobio y sin preocuparme porque todo me ocurre contigo. Gracias por ser mi acompañante silencioso, mi dinamismo, mi ilusión y el Amor que fluye de mí. Bendición: Amigos, como nos ha dicho hoy Dios en su palabra, la venida de Cristo nos exige un verdadero cambio interior. Éste debe ser hoy nuestro compromiso. Que, por la gracia del Señor, intentemos en nuestras vidas corregir lo defectuoso, allanar los caminos y cambiar nuestro corazón. Así, seguro, experimentaremos la salvación que Dios ya nos ofrece. Y que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre nosotros. Amén.
  6. 6. Comunión: Las energías que necesitamos para allanar los caminos del Reino nos las ofrece el mismo Señor, dándosenos como alimento en este Pan. Éste es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Dichosos los invitados a la mesa del Señor… Oración Te hago hueco en mí Actividades, compromisos, prisas, gentes… así transcurre mi vida, Señor. Pero este año quiero hacerte hueco en mi horario, deseo que, por fin, seas el Señor de mi historia. Ayúdame este Adviento a encontrar la vida plena, a dejarte marcar el ritmo de mis cosas, a vivir consciente de tu presencia, a caer en la cuenta de que todo lo hacemos juntos. No permitas que un año más celebre tu venida sin dejarme inundar por tu amor y tu energía, sin cansarme, porque descanse en ti mi agobio y sin preocuparme porque todo me ocurre contigo. Gracias por ser mi acompañante silencioso, mi dinamismo, mi ilusión y el Amor que fluye de mí. Bendición: Amigos, como nos ha dicho hoy Dios en su palabra, la venida de Cristo nos exige un verdadero cambio interior. Éste debe ser hoy nuestro compromiso. Que, por la gracia del Señor, intentemos en nuestras vidas corregir lo defectuoso, allanar los caminos y cambiar nuestro corazón. Así, seguro, experimentaremos la salvación que Dios ya nos ofrece. Y que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre nosotros. Amén.

×