GUIÓN SIN CANCIONES DEL DOMINGO XXII DEL TO. CICLO B. DIA 21 DE JUNIO DEL 2015

2.838 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.838
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2.102
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

GUIÓN SIN CANCIONES DEL DOMINGO XXII DEL TO. CICLO B. DIA 21 DE JUNIO DEL 2015

  1. 1. DOMINGO 12 DEL TO. CICLO B. DÍA 31 DE JUNIO DEL 2015 Monición de entrada “¿Dónde estás, Señor, cuando sufrimos?” “¿Por qué duermes, Señor, cuando tu Iglesia sufre?” “¿Por qué hay tanto mal en el mundo?” Estos son con frecuencia nuestros clamores cuando nos sentimos amenazados por las olas de la desgracia, del sufrimiento y de la maldad. Y la respuesta del Señor es justamente otra pregunta, seguida de una alentadora respuesta: “¿Por qué tenéis tanto miedo?” “Yo estoy con vosotros. Creed en mí, confiad en mí.” En esta eucaristía expresamos nuestra confianza de que con el Señor podemos superar todas las pruebas y todo mal… Saludo Nuestro Señor Jesucristo, que nos guía y nos asiste en nuestras dificultades, esté con todos vosotros Pedimos perdón En la vida, muchas veces nos creemos dueños y señores de todo. Somos orgullosos y no necesitamos a nadie, incluso Dios nos sobra. Vamos a pedir perdón * En la vida nos hacemos grandes y orgullosos y nos olvidamos de Dios, decimos que no lo necesitamos. Señor, ten piedad. * La vida nos hace soberbios y no queremos colaborar ni ayudar a nadie. Solemos decir, ¡qué se arreglen solos,! Cristo, ten piedad. * La vida nos aplasta con sus problemas, tenemos miedo y no queremos acudir a Dios, ni pedir ayuda a nadie. Señor, ten piedad. Lectura del libro de Job 38, 1. 8-11 El Señor habló a Job desde la tormenta y le dijo: ¿Quién encerró el mar con doble puerta, cuando del seno materno salía borbotando; cuando le puse una nube por vestido y del nubarrón hice sus pañales; cuando le tracé sus linderos y coloqué puertas y cerrojos? «¡Llegarás hasta aquí, no más allá - le dije -aquí se romperá el orgullo de tus olas!». Palabra de Dios
  2. 2. Salmo Responsorial Sal 106:23-26, 28-31 (R/. 1b) R/. "Demos gracias al Señor por sus bondades" Los que la mar surcaban con sus naves, por las aguas inmensas negociando, el poder del Señor y sus prodigios en medio del abismo contemplaron. R./ Habló el Señor y un viento huracanado las olas encrespó; al cielo y al abismo eran lanzados, sobrecogidos de terror. R./ Clamaron al Señor en tal apuro y él los libró de sus congojas. Cambió la tempestad en suave brisa y apaciguó las olas. R./ Se alegraron al ver la mar tranquila y el Señor los llevó al puerto anhelado. Den gracias al Señor por los prodigios que su amor por el hombre ha realizado. R./ Lectura de la segunda carta a los corintios 5, 14-17 Hermanos: El amor de Cristo nos apremia, al pensar que si uno murió por todos, todos murieron. Cristo murió por todos para que los que viven ya no vivan para sí mismos, sino para aquel que murió y resucitó por ellos. Por eso nosotros ya no juzgamos a nadie con criterios humanos. Si alguna vez hemos juzgado a Cristo con tales criterios, ahora ya no lo hacemos. El que vive según Cristo es una creatura nueva; para él todo lo viejo ha pasado. Ya todo es nuevo. Palabra de Dios ALELUYA LC 7,16 UN GRAN PROFETA HA SURGIDO ENTRE NOSOTROS. DIOS HA VISITADO A SU PUEBLO. R. ALELUYA Lectura del santo Evangelio según san Marcos Mc. 4, 35-41 Un día, al atardecer, Jesús dijo a sus discípulos: «Vamos a la otra orilla del lago.» Entonces los discípulos despidieron a la gente y condujeron a Jesús en la misma barca en que estaba. Iban además otras barcas. De pronto se desató un fuerte viento y las olas se estrellaban contra la barca y la iban llenando de agua. Jesús dormía en la popa, reclinado en un cojín. Lo despertaron y le dijeron: "Maestro, ¿No te importa que nos hundamos?" El se despertó, reprendió al viento y dijo al mar "¡Cállate, enmudece!". Entonces el viento cesó y sobrevino una gran calma. Jesús les dijo: "¿Por qué tenían tanto miedo? ¿Aun no tienen fe?" Todos se quedaron espantados y se decían unos a otros: "¿Quién es éste, a quien hasta el viento y el mar obedecen?". Palabra del Señor
  3. 3. HOMILÍA Oración de los fieles Tu palabra, Señor, es espada de doble filo. No quisiéramos llevarla como una pegatina que se nos desprenda del alma. Por eso te pedimos diciendo: SEÑOR, AUMÉNTANOS LA FE. – Para que nos dejemos interpelar profundamente, sin poner límites a tus exigencias. Oremos… – Para que sepamos sobreponernos a nuestras tormentas y relativizar nuestros proyectos y planes. Oremos… – Para que nos dejemos cargar las pilas en el espíritu de Jesús para alcanzar las metas de misión que nos pides. Oremos… Te rogamos, Padre confiar en las capacidades que has puesto en nosotros. Por JNS… Ofrendas Barco pequeño: Señor, como la barca del Evangelio, también nosotros sufrimos las tempestades de la vida. Prismáticos: Señor, deseamos ver el horizonte y nuestro futuro con mayor claridad. Guantes de trabajo: Señor, nos quieres muy despiertos; ayúdanos a ejercitar activamente la fe. Prefacio… Te damos las gracias y te bendecimos porque de Ti viene nuestra salvación. Has hecho todas las cosas con amor y no te olvidas de nadie. Aunque busquemos pequeñas seguridades, el Universo descansa en tu regazo, como una barca en el puerto. Tú conoces los sentimientos del corazón humano y sigues con impaciencia el recorrido de nuestras vidas. Tú haces salir el sol sobre nosotros y envías la lluvia sobre los campos. Has amado tanto al mundo que nos enviaste a tu Hijo Jesús para que no nos faltara nada. Por todo esto, nos sentimos alegres y confiados,
  4. 4. nos unimos a los santos, a las personas de buen corazón, a tu Madre y nuestra Madre, la Virgen María, para entonar, llenos de alegría, el himno de tu gloria. diciendo: Santo, Santo, Santo… Padrenuestro Llamar a Dios, Padre, es señal de confianza, por eso Jesús nos enseñó a rezar el Padre Nuestro. Que hoy sea la oración confiada de los hijos que se entregan en brazos de su madre. Con toda confianza le decimos. Padre Nuestro … Nos damos la paz Los cobardes, los que se sienten derrotados, los que no tienen fuerzas para seguir adelante,… no viven en paz. Cuando cumplimos con nuestro deber, nos esforzamos y trabajamos,… sentimos en nuestro corazón la paz y la alegría… Que la Paz del Señor esté con todos nosotros… Nos damos el abrazo de Paz…… Compartimos el Pan Jesús nos invita a su Banquete para comer el Pan de Vida, que es el alimento para nuestra vida de creyentes. Él será la fuerza que nos impulse en las duras tareas de cada día. Dichosos nosotros por haber sido invitados a esta Mesa.. Señor, no soy digno… Oración Señor, líbrame del miedo que en tiempos de crisis es el peor pecado porque agiganta los problemas y despierta añoranza del pasado. Líbranos del miedo que nos lleva a culpabilizar al mundo en lugar de amarlo. Señor, devuélvenos la esperanza para vivir con alegría y ser flexibles con los hermanos. Señor, el miedo nos invade y nos hace perder la fe. En las tempestades de la vida, pareces dormido, pero nos hablas en lo profundo del corazón: ¿Por qué tenéis miedo? Que en estos momentos recordemos que Tú también, Señor,
  5. 5. pasaste por momentos de desierto e incertidumbre y que desde la Resurrección estás siempre a nuestro lado. Señor, que a lo largo de la semana tengamos presente que vas en nuestra misma barca. Que creamos en tu presencia cuando las cosas vayan bien y cuando surjan problemas. Bendición En la barca zarandea de nuestras vidas vuelve a resonar la pregunta de Marcos en el Evangelio: ¿por qué sois tan cobardes? ¿Aún no tenéis fe? Ojalá que en las situaciones difíciles y hasta caóticas de la vida nos volvamos hacia ese Jesús con todas nuestras fuerzas y le pidamos su ayuda. Para ello que la bendición de Dios Todopoderoso Padre, Hijo y Espíritu Santo…
  6. 6. pasaste por momentos de desierto e incertidumbre y que desde la Resurrección estás siempre a nuestro lado. Señor, que a lo largo de la semana tengamos presente que vas en nuestra misma barca. Que creamos en tu presencia cuando las cosas vayan bien y cuando surjan problemas. Bendición En la barca zarandea de nuestras vidas vuelve a resonar la pregunta de Marcos en el Evangelio: ¿por qué sois tan cobardes? ¿Aún no tenéis fe? Ojalá que en las situaciones difíciles y hasta caóticas de la vida nos volvamos hacia ese Jesús con todas nuestras fuerzas y le pidamos su ayuda. Para ello que la bendición de Dios Todopoderoso Padre, Hijo y Espíritu Santo…

×