PRÓXIMAS EXCURSIONES
EXCURSIÓN PARROQUIAL
VISITA DE LA EXPOSICIÓN DE LAS “EDADES DEL HOMBRE” (temática sobre la
Eucaristía...
ofrecimiento de Cristo. Les pareció monstruoso, y Cristo no les corrigió,
porque iba contra todo lo que ellos habían vivid...
Hermanos:
El cáliz de la bendición que bendecimos, ¿no es comunión con la sangre de
Cristo? Y el pan que partimos, ¿no es ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

HOJA PARROAUIAL. CORPUS CRISTI. CICLO A. DIA 22 DE JUNIO DEL 2014

455 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
455
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
194
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

HOJA PARROAUIAL. CORPUS CRISTI. CICLO A. DIA 22 DE JUNIO DEL 2014

  1. 1. PRÓXIMAS EXCURSIONES EXCURSIÓN PARROQUIAL VISITA DE LA EXPOSICIÓN DE LAS “EDADES DEL HOMBRE” (temática sobre la Eucaristía) y MONASTERIO DE NTRA. SRA. DE LA VID EN ARANDA DE DUERO (BURGOS) Día: 27 de Septiembre. Salida: 8,30 h. (delante de la Parroquia). Importe: 30 € (incluye viaje, comida y ticket de entrada con guía en la exposición y en el monasterio). Al apuntarse se abonarán 15 € y el resto antes del 15 de Septiembre. INFORMES Y INSCRIPCIÓN: P. BLAS GÓMEZ A SEVILLA Y GRANADA: 7-8-9-10 DE NOVIEMBRE. PRECIO, TODO INCLUIDO, 325.- €UROS. PEDIR PROGRAMA DONDE SE ESPECIFICA EL ITINERARIO Y LAS VISITAS, COMO A LA ALHAMBRA DE GRANADA. INCRIPCIÓN: Despacho parroquial, P. Federico Almenara Ramírez Tel. 686 612 352 PARROQUIA DE SAN DIEGO DE ALCALÁ MADRID 22 DE JUNIO DE 2014. SOLEMNIDAD DEL CUERPO Y LA SANGRE DE CRISTO –A- Te quiero tanto, que te quiero comer a besos Cuando los niños están chiquitos, y en los muchos momentos en que se vive la intimidad con la criatura, viendo al pequeño tan indefenso, tan desprotegido y al mismo tiempo tan bello, la madre acostumbra decirle al niño: “Te quiero tanto, que te quiero comer a besos”, con lo cual quiere significar su deseo de hacerse una sola cosa con él como cuando vivieron la intimidad de los nueve meses de embarazo. Pero el único que pudo hacerse una sola cosa con la persona amada es Jesús, y de la forma más asombrosamente sencilla que podamos imaginar: haciéndose pan, haciéndose alimento, para que quien lo coma y lo beba no tenga nunca mas hambre y sed. Y así nos encontramos hoy a Cristo rogando con su amor, rogando con su alimento, poniendo todo su corazón, toda su persona, todo su amor, en el alimento que nos ofrece con su propio cuerpo y su propia sangre. Pudiera parecernos una frase de cumplido, o una frase bonita, pero no podemos considerarlo tal, si Cristo dio su vida para reafirmar el ofrecimiento de su Cuerpo y de su Sangre. La verdad que esto les pareció un ofrecimiento monstruoso y fuera de sentido a las gentes que oyeron con sus propios oídos el PEREGRINACION A TIERRA SANTA: DEL DIA 9 AL 17 Y DEL 17 AL 25 DE MARZO DEL 2015. PARA UNA INFORMACION MÁS COMPLETA: Parroquia de san Diego. P. Federico Almenara. Tel. 686.612.352 El próximo domingo celebramos la Festividad del Corpus Cristo. En la Misa de las 12:00, tendremos a un grupo de chicos, que han hecho este año la Primera Comunión, que proc esionarán desde el patio de la Parroquia, saliendo por la calle y entrando por la Puerta principal del Templo Parroquial. Os esperamos a esta celebración
  2. 2. ofrecimiento de Cristo. Les pareció monstruoso, y Cristo no les corrigió, porque iba contra todo lo que ellos habían vivido y entendido. No les pareció razonable comer el cuerpo, la carne de otra persona, y mucho menos beber su sangre, porque para ellos la sangre era sagrada, portadora de la vida, y no la probaban en ninguna ocasión de su vida. Y Cristo no los corrigió, como corregía a otras gentes cuando entendían mal su mensaje. Así pasó con Nicodemo, que no se imaginaba como podría uno volver a nacer, o a la samaritana, junto al pozo, que no acaba de entender cuando Cristo le proponía darle el agua de vida. Y así, hoy Cristo nos sorprende con frases que se repiten una y otra vez, machaconamente, instantemente, rogándonos casi con su amor, porque nos quiere tanto que quiere que todos le recibamos, y nos transformemos en él al momento de entrar en comunión con su Cuerpo y con su Sangre. Para los creyentes, el comulgar con el Cuerpo de Cristo, en la forma más espectacular y la más cercana de unirnos con él pues entre los sacramentos de la Iglesia, el sacramento eucarístico es el que hace presente en el corazón del creyente, la mismísima persona de Cristo. Participar en la Comunión, en la Eucaristía, será entonces el momento sublime de la unión profunda, total con quien nos quiere bien, y quien ofrece esa vida nueva de los hijos de Dios en camino hacia el Reino de los cielos. Participar en el Banquete Eucarístico es ya anticipar el Banquete del cielo que de una u otra forma vamos buscando en la vida. Y será precisamente el Banquete de la VIDA, con mayúscula. Hay banquetes en los que el vino pide más y más vino, y la comida pide más y más alimento hasta llegar a la saciedad, al exceso, en cambio el banquete de Cristo ofrece alegría, tranquilidad en el ánimo, paz, concordia, unidad, satisfacción profunda y mucho, muchísimo amor. Lectura del libro del Deuteronomio 8, 2-3. 14b-16a. Moisés habló al pueblo, diciendo: «Recuerda el camino que el Señor, tu Dios, te ha hecho recorrer estos cuarenta años por el desierto; para afligirte, para ponerte a prueba y conocer tus intenciones: si guardas sus preceptos o no. Él te afligió, haciéndote pasar hambre, y después te alimentó con el maná, que tú no conocías ni conocieron tus padres, para enseñarte que no sólo vive el hombre de pan, sino de todo cuanto sale de la boca de Dios. No te olvides del Señor, tu Dios, que te sacó de Egipto, de la esclavitud, que te hizo recorrer aquel desierto inmenso y terrible, con dragones y alacranes, un sequedal sin una gota de agua, que sacó agua para ti de una roca de pedernal; que te alimentó en el desierto con un maná que no conocían tus padres.» PALABRA DE DIOS SALMO RESPONSORIAL. Salmo 147. R/. Glorifica al Señor, Jerusalén. Lectura de la primera carta del apóstol San Pablo a los Corintios 10, 16-17.
  3. 3. Hermanos: El cáliz de la bendición que bendecimos, ¿no es comunión con la sangre de Cristo? Y el pan que partimos, ¿no es comunión con el cuerpo de Cristo? El pan es uno, y así nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo, porque comemos todos del mismo pan. PALABRA DE DIOS Lectura del santo Evangelio según San Juan 6, 51-58. En aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos: «Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo.» Disputaban los judíos entre sí: «¿Cómo puede éste darnos a comer de su carne?». Entonces Jesús les dijo: «Os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. El Padre que vive me ha enviado, y yo vivo por el Padre; del mismo modo, el que me come vivirá por mí. Éste es el pan que ha bajado del cielo: no como el de vuestros padres, que lo comieron y murieron; el que come este pan vivirá para siempre.» PALABRA DEL SEÑOR

×