LLAMADOS A    SERCATEQUISTAS16 DE OCTUBRE DEL       2011
"No soisvosotros losque me habéiselegido…Soy yoquien os heelegido avosotros y os hedestinado paraque vayáis ydeis fruto, y...
¿Por qué te has hecho catequista ?Si reflexionas y tratas dereconstruir el entramadode las circunstancias, aveces fortuita...
¿Ha sido una invitación... una toma deconciencia de tu condición de creyente afondo... una propuesta... un testimonio... u...
Jesús pasa una noche en oración antes dellamar a sus discípulos: “Subió al monte ahacer oración” (Lc 6,13).
“Llamando a los que         quiso,vinieron a él” (Mc 3.13).
Tú, respondes hoycomo ayer, másaún, mejor queayer, con tu “sí”gozoso a la invitacióndel Señor que teenvía a anunciar suPal...
TÚ HAS SIDO LLAMADO PERSONALMENTE AANUNCIAR LA PALABRA      DE DIOS
La vocación, que está en el comienzo delministerio catequético, es algo que perteneceal género de lo extraordinario por se...
La vocación es siempre un gesto depredilecciónEs necesaria la mirada de la fe que nospermite descubrir a Dios
Invita a Juan y a Andrés a seguirle mientraséstos van de camino : “Venid y veréis” (Jn1,39) a Mateo mientras éste se encue...
El catequista es Consagrado por Cristo“La vocación profética de cada uno de los miembros delpueblo de Dios tiene su origen...
Enviado por el Espíritu para la comunidad: El ministerio de la Palabra nace de una vocación específica que elEspíritu susc...
El reconocimiento de la Iglesia: “Los pastores tienen autoridad para reconocer y alimentar la vocación de cada cual, así c...
UNA VOCACIÓN QUE ES GRACIA YDON DEL ESPÍRITU SANTO La vocación catequética es, por encima de todo, un don que tesorprende,...
Un ministerio de hecho: En la comunidad “se encuentran los llamados ministerios de hecho, es decir, aquellos ministerios q...
La “gracia de la Palabra”: El servicio a la Palabra que el catequista desempeña es un modode expresar la propia pertenenci...
EL CATEQUlSTA, “ PROFETA” EN LA IGLESIA:   “Mira que pongo mis palabras en tu boca” (Jer 1,8)   “No me van a creer ni van ...
ENRAIZADO EN EL AMBIENTE   INTEGRADO EN LA COMUNIDADMADUREZ HUMANA                          TESTIGO DE FE                 ...
Una vocacion catequista
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Una vocacion catequista

918 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
918
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
184
Acciones
Compartido
0
Descargas
28
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Una vocacion catequista

  1. 1. LLAMADOS A SERCATEQUISTAS16 DE OCTUBRE DEL 2011
  2. 2. "No soisvosotros losque me habéiselegido…Soy yoquien os heelegido avosotros y os hedestinado paraque vayáis ydeis fruto, yvuestro frutodure.
  3. 3. ¿Por qué te has hecho catequista ?Si reflexionas y tratas dereconstruir el entramadode las circunstancias, aveces fortuitas, de lassituacionesimprevistas, o de losencuentros ocasionalesde los que ha brotado tuopción de poner manosa la obra catequética, tequedas desconcertado.
  4. 4. ¿Ha sido una invitación... una toma deconciencia de tu condición de creyente afondo... una propuesta... un testimonio... undeseo de comprometerte con la comunidadcristiana?..
  5. 5. Jesús pasa una noche en oración antes dellamar a sus discípulos: “Subió al monte ahacer oración” (Lc 6,13).
  6. 6. “Llamando a los que quiso,vinieron a él” (Mc 3.13).
  7. 7. Tú, respondes hoycomo ayer, másaún, mejor queayer, con tu “sí”gozoso a la invitacióndel Señor que teenvía a anunciar suPalabra.
  8. 8. TÚ HAS SIDO LLAMADO PERSONALMENTE AANUNCIAR LA PALABRA DE DIOS
  9. 9. La vocación, que está en el comienzo delministerio catequético, es algo que perteneceal género de lo extraordinario por ser “don ygracia del Espíritu Santo" (EM 68),
  10. 10. La vocación es siempre un gesto depredilecciónEs necesaria la mirada de la fe que nospermite descubrir a Dios
  11. 11. Invita a Juan y a Andrés a seguirle mientraséstos van de camino : “Venid y veréis” (Jn1,39) a Mateo mientras éste se encuentra llama en su mesa de trabajo: “Sigueme” (Mc 2,14); A Pedro mientras se afana en arreglar las redes de “No temas : de ahora en adelante serás pescador de hombres” (Lc 5,11).Algo semejante, aunque tono diverso, ha ocurrido también en tupropia vida constituyendo el comienzo de la historia de tu vocacióncatequética. El redescubrirlo en la fe te ayuda a sentirte de continuoun llamado, un escogido, y te responsabiliza cada vez más.
  12. 12. El catequista es Consagrado por Cristo“La vocación profética de cada uno de los miembros delpueblo de Dios tiene su origen en la consagraciónbautismal a Cristo; se desarrolla y se especifica, através de los otros sacramentos, en ministeriosdiversos...” (RdC 197).“El catequista es consagrado y enviado por Cristo ypuede tener su confianza puesta en esta gracia: másaún, debe solicitar la abundancia de la misma, a fin dehacerse en el Espíritu instrumento adecuado de la
  13. 13. Enviado por el Espíritu para la comunidad: El ministerio de la Palabra nace de una vocación específica que elEspíritu suscita en la comunidad y para la comunidad. De hecho, todo “ministerio es un servicio puramente eclesial en suesencia y en su finalidad” (EM 68).“El dio a unos ser apóstoles; a otros, profetas; a otros,evangelistas; a otros, pastores y doctores... para la edificación delCuerpo de Cristo” (Ef4,11_12). El encuentro habitual con tus muchachos debe hacer te cada vezmás consciente de los dones que el Señor, a través de tu voz y detus gestos, quiere comunicarles a ellos. En un determinado sentido te conviertes en el mediador único einsustituible de los mismos, en aquel momento y en aqueldeterminado ambiente.
  14. 14. El reconocimiento de la Iglesia: “Los pastores tienen autoridad para reconocer y alimentar la vocación de cada cual, así como también para asignar tareas especificas en el servicio a la comunidad. Toda misión catequética se ve de esta manera robustecida también por la llamada que, de diversas maneras, lanzan los pastores para asociar a todos a su ministerio apostólico: en los encargos que el obispo y el párroco confían, es posible siempre percibir el mandato que, reconociendo los dones del Señor, los pastores confían en su nombre a los fieles para confirmar su misión” (RdC 197).Tu servicio catequético es una expresión de la fe de tucomunidad en el Espíritu, que no la abandona nunca, sino quecontinuamente la renueva con sus dones. Te conviertes por tanto,ante tus muchachos, en un signo de la confianza de la Iglesia.
  15. 15. UNA VOCACIÓN QUE ES GRACIA YDON DEL ESPÍRITU SANTO La vocación catequética es, por encima de todo, un don que tesorprende, te maravilla y te invita a orar como la Virgen ante elanuncio del ángel: “Engrandece mi alma al Señor y se alegra miespíritu en Dios, mi salvador; porque ha puesto los ojos en lahumildad de su sierva” (Lc 1,47).
  16. 16. Un ministerio de hecho: En la comunidad “se encuentran los llamados ministerios de hecho, es decir, aquellos ministerios que, sin titulo oficial alguno. desempeñan, en la praxis pastoral, constantes y consistentes servicios públicos a la Iglesia”... “Uno de los ejemplos más evidentes es el de los catequistas, que se encuentra entre los más florecientes en no pocas iglesias locales” (EM 67).El catequista, por consiguiente, desempeña en la Comunidad elministerio de Cristo, que con la palabra convoca a los niños y los reúnepara anunciarles la “buena nueva” del amor del Padre. La comunidad cristiana tiene necesidad de que tú ejercites elministerio catequético que te ha sido conferido como un don por elEspíritu.
  17. 17. La “gracia de la Palabra”: El servicio a la Palabra que el catequista desempeña es un modode expresar la propia pertenencia activa y responsable a lacomunidad cristiana.Al igual que el apóstol Pablo, también tú vives esta experienciasaboreando en el espíritu un profundo sentimiento de gratitud :“Doy gracias al que me dio fuerzas, a Cristo Jesús, Señor nuestro,porque me consideró digno de confianza al colocarme en elministerio” ( 1 Tim 1,12).
  18. 18. EL CATEQUlSTA, “ PROFETA” EN LA IGLESIA: “Mira que pongo mis palabras en tu boca” (Jer 1,8) “No me van a creer ni van a escuchar mi voz” (Ex 4, 1). ¡No sé hablar, pues soy muchacho” (Jer 1,6). ¡Ay de mi, que estoy perdido, pues soy hombre de labios impuros!" (1s 6,5). “No os preocupe cómo o qué hablaréis; porque se os dará en aquella hora lo que debéis decir. No seréis vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre el que hable por vosotros” (Mt 10,19_20). El catequista, a diferencia de los profetas, no habla tan sólo en nombre de otro, sino que con su propia persona, con sus palabras y sus gestos, hace Presente a Jesucristo. En un cierto sentido se convierte él mismo en la primera encarnación de la Palabra de Dios ante los muchachos.
  19. 19. ENRAIZADO EN EL AMBIENTE INTEGRADO EN LA COMUNIDADMADUREZ HUMANA TESTIGO DE FE FORMACIÓN TEOLÓGICA-CAPACITACION PEDAGÓGICA CRISTIANA

×