J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

~1~
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

Dedicado a ti:
No puedo creer que tú y yo hayamos llegado t...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

ARGUMENTO
En las oscuras esquinas de la noche en Caldwell, ...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

Glosario de Términos y Nombres Propios
Ahstrux nohtrum (n.)...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

Cohntehst (n.) Conflicto entre dos machos compitiendo por e...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

transcurre el tiempo, su piel, pelo y ojos, pierden pigment...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

Pyrocant. (n.) Término referido a la debilidad crítica que ...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

Transition – Transición (n.) Momento crítico en la vida de ...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

su habitación consistía en la esquina alejada de una cueva....
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

Había sido tirado en la entrada de esta caverna como un hum...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

O tal vez ese era el objetivo. La guerra era horrorosa sin ...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

Sin embargo todo podía ser en vano. Si esta noche demostrab...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

dieran cuartel y no ambicionaba ningún tratamiento especial...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

Estas Paris Hiltons y su excitación a la somos-tan-malas le...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

Se subió la ceñida camisita, bajó la cremallera de sus vaqu...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

El de la izquierda tenía ojos dispares, piercings de bronce...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

Volvió al trabajo con la carpa y Keri reasumió su rutina de...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

mujeres que estaban a su alrededor simplemente seguirían co...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

Continuando con el paseo, pasó los dos ventanales de delant...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

fosas nasales, le quedó claro que quien rondaba por ahí aba...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

ponerle de patitas en la calle. Pero luego se había enterad...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

Su «amante» llegaría en cualquier momento, así que necesita...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

John Matthew estaba mirando los bocetos en tinta que había ...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

se fijaron en los pechos mientras intercambiaban sus nombre...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

Donde quiera que él fuera siempre ocurría lo mismo y solía ...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

que se supiera, pero esa era la cuestión con los tatuajes: ...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

Iban a terminar zambulléndose tras esa cortina que había a ...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

La cuestión era, que estas ataduras brutales eran el único ...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

había sido enteramente un miembro del equipo. Cuando se hub...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

Blay pareció un poco sorprendido, pero luego tradujo.
—Dice...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

necesitando unas pequeñas vacaciones, se habría marchado só...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

Dios querido, pensó. Por favor, no permitas que falle en es...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

Lessening necesitaba dos tipos de miembros ahora: fabricant...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

Lash presionó más fuerte, observando correr la sangre. Qued...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

Da el golpe con nosotros, vas a ser algo más que un camello...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

callejones y sólo en los días correctos. Mientras conducía ...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

de un gracioso comedor dejados atrás: papel de seda en las ...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

La punta de la polla le zumbó mientras se examinaba sus var...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

Además el bastardo era hermano de Qhuinn... así que sí, no ...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

Qhuinn rió un poco.
—Muy justo. —Hubo una pausa de un latid...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

El corazón de Blay se detuvo. Especialmente cuando Qhuinn a...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

Qhuinn no había levantado la mirada mientras le hacían una ...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

John siempre se quemaba. No importaba cuanto mejunje le pus...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

Así que podía decir categóricamente que era mucho peor habe...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

El tatuador se inclinó y luego frunció el ceño mientras ins...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

Mientras la pareja se deslizaba en su trance, John, Blay y ...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

—¿Por qué demonios has tardado tanto?
Paranoia, pensó John....
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

¿De qué otro modo iba a tener relaciones sexuales el bastar...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

Cuando Qhuinn vaciló, como si quisiera asegurarse de que Jo...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

grandes distribuidores con los que trabajaba Rehv? Si Lash ...
J .R .W a r d

A m a n t e M ío
8º Hermandad de la Daga Negra

John se deslizó fuera del reservado y plantó su cuerpo en e...
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)

2.306 visualizaciones

Publicado el

En el libro anterior, Xhex es secuestrada por Lash y hecha cautiva. El libro comienza cuatro semanas después de esto y narra cómo es la vida de Xhex cautiva y la desesperación de John por encontrarla. Una vez libre, Xhex y John se unirán para derrotar a Lash y les será imposible contenerse, teniendo en cuenta la atracción que sienten hacia el otro.
Al mismo tiempo, se trata otras tramas y personajes: Payne, Muhrder, la relación entre Qhuinn y Blay...

Publicado en: Entretenimiento y humor
0 comentarios
2 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.306
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
550
Acciones
Compartido
0
Descargas
29
Comentarios
0
Recomendaciones
2
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Black Dagger Brotherhood 09 Amante Mio( Espanol)

  1. 1. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra ~1~
  2. 2. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra Dedicado a ti: No puedo creer que tú y yo hayamos llegado tan lejos Tu libro no es un adiós, más bien solo otro comienzo Pero tú estás acostumbrado a eso... ~2~
  3. 3. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra ARGUMENTO En las oscuras esquinas de la noche en Caldwell, Nueva York, un conflicto como ningún otro ruge. Largamente dividida en un terrible campo de batalla para los vampiros y sus enemigos, la ciudad es el hogar de una banda de Hermanos nacidos para defender a su raza: los guerreros vampiros de la de la Daga Negra. John Matthew ha recorrido un largo camino desde que fue encontrado viviendo entre humanos, su naturaleza vampírica desconocida para él mismo y para aquellos que lo rodean. Después de ser acogido por la Hermandad, nadie puede imaginar cual es su propia historia... o su verdadera identidad. De hecho, el perdido Hermano Darius ha regresado, pero con una cara diferente y un destino muy distinto. John toma la guerra dentro de su corazón como una cruel venganza personal, él necesitará recordar a ambos: quien es ahora y quien fue una vez para enfrentarse a la encarnación del mal. Xhex, una asesina symphath, se ha resistido largo tiempo contra la atracción entre ella y John Matthew. Habiendo perdido ya a un amante por culpa de la locura, no permitirá al macho de valía caer preso de la oscuridad de su retorcida vida. Cuando el destino interviene, sin embargo, los dos descubren que el amor, como el destino, es inevitable entre almas emparejadas. ~3~
  4. 4. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra Glosario de Términos y Nombres Propios Ahstrux nohtrum (n.) Guardia privado con licencia para matar que es nombrado para ese puesto por el Rey. Puede ser hombre o mujer. Ahvenge (v.) Acto de mortal retribución típicamente llevado a cabo por el ser querido de un macho. Attendhente (n.) Elegida que sirve a la Virgen Escriba de una manera particularmente cercana. Black Dagger Brotherhood – La Hermandad de la Daga Negra (pr n.) Guerreros vampiros altamente entrenados que protegen a los de su especie contra la Sociedad Lessening. Como consecuencia de la selección genética de su raza, los Hermanos poseen una inmensa fuerza física y mental, así como una extraordinaria capacidad regenerativa –pudiendo recuperarse de sus heridas de una manera asombrosamente rápida. Normalmente no están unidos por vínculos de parentesco, y son introducidos en la Hermandad mediante la propuesta de otros Hermanos. Agresivos, autosuficientes y reservados por naturaleza, viven separados del resto de los civiles, manteniendo apenas contacto con los miembros de otras clases, excepto cuando necesitan alimentarse. Son tema de leyenda y objeto de reverencia dentro del mundo de los vampiros. Sólo pueden ser muertos por heridas muy serias, por ejemplo, un disparo o puñalada en el corazón, etc. Blood Slave – Esclavo de sangre (n.) Hombre o mujer vampiro que ha sido subyugado para cubrir las necesidades alimenticias de otro vampiro. La costumbre de poseer esclavos de sangre fue suspendida hace mucho tiempo, y recientemente fue prohibida. Chrih (n.) Símbolo de muerte honorable, en la Antigua Lengua. The Chosen – Las Elegidas (pr n.) Mujer vampiro que ha sido criada para servir a la Virgen Escriba. Se las considera miembros de la aristocracia, aunque se enfoquen más en asuntos espirituales que en temporales. Su interacción con los hombres es prácticamente inexistente, pero pueden emparejarse con Hermanos por orden de la Virgen Escriba para propagar su especie. Algunas poseen el don de la videncia. En el pasado, eran usadas para cubrir las necesidades de sangre de los miembros no emparejados de la Hermandad, y esa práctica ha sido reinstaurada por los Hermanos. ~4~
  5. 5. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra Cohntehst (n.) Conflicto entre dos machos compitiendo por el derecho de ser el compañero de una hembra. Dhunhd (pr n.) Infierno. Doggen (n.) Constituyen la servidumbre del mundo vampírico. Tienen antiguas tradiciones conservadoras sobre cómo servir a sus superiores y obedecen un solemne código de comportamiento y vestimenta. Pueden caminar bajo la luz del sol pero envejecen relativamente rápido. Su media de vida es de aproximadamente unos quinientos años. Ehros (n.) Una Elegida entrenada en materia de artes sexuales. Exhile dhoble (pr. n.) El gemelo malvado o maldito, es el que nace en segundo lugar. El Fade (pr n.) Reino atemporal donde los muertos se reúnen con sus seres queridos para pasar juntos el resto de la eternidad. First Family – Familia Principal (pr n.) Compuesta por el Rey y la Reina de los vampiros y su descendencia. Ghardian (n.) Custodio de un individuo. Hay varios grados de ghardians, siendo el más poderoso el de una hembra sehcluded, también llamado whard. Glymera (n.) El núcleo social de la aristocracia, equivalente aproximadamente al ton del período de la regencia en Inglaterra. Granhmen (n.) Abuela. Hellren (n.) Vampiro macho que se ha emparejado con una hembra. Los machos pueden tomar a más de una hembra como compañera. Leahdyre (n.) Una persona de poder e influencia. Leelan (adj. n.) Adjetivo cariñoso que se traduce como el/la más querido/a. Lessening Society (pr. n.) Orden u organización de asesinos reunida por el Omega con el propósito de erradicar las especies vampíricas. Lesser (n.) Humanos sin alma, miembros de la Lessening Society, que se dedican a exterminar a los vampiros. Permanecen eternamente jóvenes y sólo se les puede matar clavándoles un puñal en el pecho. No comen ni beben y son impotentes. A medida que ~5~
  6. 6. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra transcurre el tiempo, su piel, pelo y ojos, pierden pigmentación hasta que se vuelven completamente albinos y pálidos, hasta los ojos empalidecen. Huelen a talco de bebés. Cuando ingresan en la Sociedad –introducidos por el Omega– se les extrae el corazón y se conserva en un tarro de cerámica. Lewlhen (n.) Regalo. Lheage (n.) Un término respetuoso que usan los que son sometidos sexualmente refiriéndose al que los domina. Lys (n.) Herramienta de tortura usada para extirpar los ojos. Mahmen (n.) Madre. Usado de ambas formas para identificarlas y cariñosamente. Mhis (n.) El enmascaramiento de un ambiente físico dado; la creación de un campo de ilusión Nalla (hembra) o Nullum (macho) (adj.) Amada/o Needing period – Período de celo. (pr n.) Período de fertilidad de las mujeres vampiro. Suele durar dos días y va acompañado de un fuerte deseo sexual. Se produce, aproximadamente, cinco años después de la transición femenina y, posteriormente, una vez cada diez años. Durante el período de celo, todos los machos que estén cerca de la hembra responden, en mayor o menor medida, a la llamada de la hembra. Puede ser un momento peligroso ya que puede provocar conflictos y reyertas entre machos que compitan, especialmente cuando la hembra no está emparejada. Newling (n.) Una virgen. El Omega (pr n.) Ente místico y malévolo que quiere exterminar a la raza vampírica por el resentimiento que tiene hacia la Virgen Escriba. Existe en un reino atemporal y posee enormes poderes, aunque no el de la creación. Pheursom o Pherarsom (adj.) Término que se refiere a la potencia de los órganos sexuales del macho. La traducción literal sería algo como «digno de penetrar a una mujer». Princeps (n.) El rango más alto de la aristocracia vampírica, sólo superado por los miembros de la Familia Principal o por las Elegidas de la Virgen Escriba. Es un rango que se tiene por nacimiento, sin que pueda ser concedido con posterioridad. ~6~
  7. 7. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra Pyrocant. (n.) Término referido a la debilidad crítica que puede sufrir cualquier individuo. Esta debilidad puede ser interna, como por ejemplo una adicción, o externa, como un amante. Rahlman (n.) Salvador. Rythe. (n.) Rito por el que se intenta apaciguar a aquel/lla cuyo honor ha sido ofendido. Si el rythe es aceptado, el ofendido escoge arma y golpeará con ella al ofensor, que acudirá desarmado. The Scribe Virgen – La Virgen Escriba. (pr n.) Fuerza mística consejera del Rey, guardiana de los archivos vampíricos y dispensadora de privilegios. Existe en un reino atemporal y tiene enormes poderes. Se le concedió el don de un único acto de creación que fue el que utilizó para dar vida a los vampiros. Sehclusion (n.) A petición de la familia de una hembra el Rey puede conferirle este estado legal. Coloca a la hembra bajo la autoridad exclusiva de su whard, que generalmente es el macho mayor de la familia. Su whard tiene el derecho de determinar su forma de vida, restringiendo a voluntad toda interacción que ella tenga con el resto del mundo. Shellan (n.) Vampiro hembra que se ha emparejado con un macho. Las mujeres vampiros no suelen emparejarse con más de un compañero debido a la naturaleza dominante y territorial de estos. Symphath (n.) Subespecie del mundo vampírico caracterizada, entre otras peculiaridades, por su habilidad y deseo de manipular las emociones de los demás (con el propósito de un intercambio de energía). Históricamente, han sido discriminados y durante ciertas épocas, cazados por los vampiros. Están cercanos a la extinción. Tahlly (n.) Un término cariñoso, flexiblemente traducido como «querida». The Tomb – La Tumba (pr n.) Cripta sagrada de la Hermandad de la Daga Negra. Utilizada como emplazamiento ceremonial así como almacén para los tarros de los lessers. Las ceremonias allí realizadas incluyen iniciaciones, funerales y acciones disciplinarias contra los Hermanos. Nadie puede entrar, excepto los miembros de la Hermandad, la Virgen Escriba, o los candidatos a la iniciación. Trahyner (n.) Palabra usada entre machos que denota mutuo respeto y afecto. Traducida libremente como «querido amigo». ~7~
  8. 8. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra Transition – Transición (n.) Momento crítico en la vida de un vampiro en el que él o ella se transforman en adulto. Después de la transición, el nuevo vampiro debe beber sangre del sexo opuesto para sobrevivir y, a partir de ese momento, no pueden soportar la luz del sol. Suele producirse a la edad de veinticinco años. Algunos vampiros no sobreviven a este momento, especialmente los machos. Previamente a la transición, los vampiros son débiles físicamente, sexualmente ignorantes e incapaces de desmaterializarse. Vampire – Vampiro (n.) Miembro de una especie distinta a la humana. Para sobrevivir deben beber de la sangre del sexo opuesto. La sangre humana los mantiene con vida, aunque la fuerza que les otorga no dura mucho tiempo. Una vez que superan la transición, son incapaces de exponerse a la luz del sol y deben alimentarse obteniendo la sangre directamente de la vena. Los vampiros no pueden transformar a los humanos con un mordisco o a través de una transfusión, aunque en muy raras ocasiones pueden reproducirse con miembros de otras especies. Pueden desmaterializarse a voluntad, pero para ello deben estar calmados, concentrados y no llevar nada pesado encima. Son capaces de borrar los recuerdos de los humanos, siempre que dichos recuerdos no sean lejanos. Algunos vampiros pueden leer la mente. La esperanza de vida es mayor a los mil años, y en algunos casos incluso más larga. Wahlker (n.) Un individuo que ha muerto y vuelto a la vida desde el Fade. Se les otorga un gran respeto y son reverenciados por sus tribulaciones. Whard (n.) Equivalente al padrino o a la madrina de un individuo. Prólogo CAMPAMENTO DE GUERRA DEL BLOODLETTER, ANTIGUO PAIS, 1644. Deseó tener más tiempo. Aunque a decir verdad, ¿qué cambiaría eso? El tiempo sólo importaba si uno hacía algo con él y aquí dentro él ya había hecho todo lo que podía. Darius, hijo engendrado por Tehrror, hijo despreciado por Marklon estaba sentado en el suelo de tierra con su diario abierto sobre la rodilla y una vela de cera de abeja delante de él. La iluminación no era más que una pequeña llama que oscilaba con las ráfagas de aire y ~8~
  9. 9. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra su habitación consistía en la esquina alejada de una cueva. Su ropa estaba hecha de cuero áspero y preparado para la batalla y las botas eran de la misma hechura. En su nariz, el hedor a sudor de macho y tierra acre se mezclaba con el dulce de la descomposición de sangre de lesser. Cada aspiración que hacía parecía amplificar el hedor. Pasando las páginas de pergamino, volvió atrás en el tiempo, retrocediendo los días uno por uno hasta que ya no estuvo aquí en el campamento de guerra. Añoraba el «hogar» con un dolor físico, su estancia en este campamento era una amputación más que una reubicación. Había sido criado en un castillo donde la elegancia y la gracia habían constituido el verdadero tejido de la vida. Dentro de las firmes paredes que habían protegido a su familia de humanos y lessers por igual, cada noche había sido tan cálida y fragante como las de julio, los meses y años pasaban tranquila y despreocupadamente. Las cincuenta habitaciones por las cuales había vagado libremente habían estado equipadas con satenes y sedas, muebles fabricados con maderas preciadas y alfombras tejidas, no de juncos. Con pinturas al óleo que relucían en sus marcos dorados y estatuas de mármol en poses dignas, era un engaste de platino para anclar el diamante de su existencia. Y así habría sido inimaginable en ese entonces que en algún momento pudiera encontrarse donde estaba ahora. Sin embargo, había existido una debilidad vital en los cimientos de aquella vida suya. El latir del corazón de su madre le había dado derecho a estar bajo ese techo y le había mantenido dentro de ese mimado hogar. Y cuando ese afectuoso órgano vital se había detenido dentro de su pecho, Darius había perdido no sólo a su mahmen de nacimiento, sino el único hogar que alguna vez había conocido. Su padrastro había renegado de él y le había relegado de allí, una enemistad largamente oculta había sido expuesta y se había actuado en consecuencia. No había tenido tiempo de llevar luto por su madre. Ni tiempo para asombrarse por el repentino odio del macho que lo había hecho todo por él salvo engendrarlo. Ni tiempo para abatirse por la identidad que había tenido como macho de buena cuna dentro de la glymera. ~9~
  10. 10. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra Había sido tirado en la entrada de esta caverna como un humano que hubiera sucumbido a la plaga. Y las batallas habían comenzado antes de que siquiera pudiera ver a un lesser o empezar el entrenamiento para luchar contra los asesinos. En su primera noche y día dentro de las entrañas de este campamento, había sido atacado por compañeros de entrenamiento que habían visto su ropa fina, la única que se le había permitido llevar con él, como prueba de debilidad. Durante esas horas sombrías los había sorprendido no sólo a ellos, sino a sí mismo. Y fue entonces cuando se dio cuenta, al igual que ellos, que a pesar de haber sido criado por un macho aristocrático, en la sangre de Darius estaban presentes los componentes de un guerrero. De hecho, no sólo los de un soldado. Más aún, los de un Hermano. Sin haber sido instruido, su cuerpo había sabido qué hacer y había respondido a la agresión física con reacciones escalofriantes. Incluso mientras su mente luchaba contra la brutalidad de sus acciones, sus manos, pies y colmillos habían sabido con precisión qué esfuerzo era necesario. Había existido otra faceta en él, ignorada, desconocida... que de algún modo parecía más «él» que el reflejo que tanto había contemplado dentro de cristal emplomado. Con el correr del tiempo, se había vuelto aún más diestro en la lucha... y su horror ante sí mismo había disminuido. A decir verdad, no había ningún otro camino a seguir: la semilla de su verdadero padre y del padre de su padre y del abuelo de su progenitor habían determinado su piel, sus huesos y sus músculos, el linaje puro de guerrero le había transformado en una fuerza poderosa. Y en un adversario cruel y mortífero. Desde luego, encontraba altamente perturbador tener esta otra identidad. Era como si a su paso proyectara dos sombras sobre el suelo, como si dondequiera que fuera hubiera dos fuentes de luz distintas iluminando su cuerpo. Y aún así, aunque comportarse de manera tan odiosa y violenta ofendía la sensibilidad que le había sido inculcada, sabía que era parte de un propósito más elevado que estaba destinado a servir. Y le había salvado una y otra vez... de aquellos que buscaban dañarle dentro del campamento y del que parecía desearles la muerte a todos. Ciertamente se suponía que el Bloodletter era su whard, pero actuaba más bien como un enemigo, incluso mientras les instruía en las artes de la guerra. ~10~
  11. 11. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra O tal vez ese era el objetivo. La guerra era horrorosa sin importar la faceta exteriorizada, ya fuera que se tratara de la preparación o de la participación. Las enseñanzas del Bloodletter eran brutales y sus sádicos mandatos exigían acciones en las que Darius no tomaría parte. En verdad, Darius siempre era el ganador en las competiciones entre reclutas... pero no tomaba parte de las violaciones que eran el castigo infringido a aquellos que resultaban vencidos. Era el único cuya negativa era respetada. Su negativa había sido desafiada una vez por el Bloodletter y como Darius casi le había ganado, nunca se había aproximado otra vez. Los que perdían contra Darius, entre los cuales se contaban todos en el campamento, eran castigados por otros y era durante esas veces, cuando el resto del campamento estaba ocupado con el espectáculo, cuando con más frecuencia obtenía consuelo en su diario. En verdad, en este momento, no podía permitirse ni siquiera una mirada en dirección a la fogata principal, donde estaba teniendo lugar una de las sesiones. Odiaba haber sido la causa de que los acontecimientos se sucedieran una vez más... pero no tenía elección. Tenía que entrenar, tenía que luchar y tenía que ganar. Y el resultado final de esa ecuación estaba determinado por la ley del Bloodletter. Desde la fogata, se alzaron gruñidos y risas de lujuriosa burla. Su corazón se condolió tanto ante el sonido que cerró los ojos. El que en ese momento imponía el castigo en lugar de Darius era un macho cruel, cortado del mismo patrón que el Bloodletter. Se ofrecía con frecuencia a llenar la vacante ya que disfrutaba administrando dolor y humillación tanto como de su aguamiel. Pero tal vez ya no se prolongaría mucho más. Al menos para Darius. Esta noche sería su examen en el campo. Después de haber estado entrenando durante un año, iba a salir no sólo con guerreros, sino con Hermanos. Era un raro honor... y una señal de que la guerra contra la Sociedad Lessening era, como siempre, desesperada. La innata pericia de Darius había ganado fama y Wrath, el Rey Justo, había decretado que fuera sacado del campamento para que pudiera desarrollarse aún más con los mejores luchadores que tenía la raza vampiro. La Hermandad de la Daga Negra. ~11~
  12. 12. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra Sin embargo todo podía ser en vano. Si esta noche demostraba que estaba capacitado únicamente para entrenar y pelear con otros de su misma clase, sería enviado de vuelta a esta caverna para más «enseñanzas» con el sello del Bloodletter. Los Hermanos nunca volverían a ponerle a prueba y sería relegado a servir como soldado. Con la Hermandad se tenía una sola oportunidad y el examen de este anochecer iluminado por la luna no trataría sobre estilos de lucha o armamento. Era una prueba de corazón. ¿Podría mirar los pálidos ojos del enemigo, oler su dulce hedor y mantener la mente serena mientras su cuerpo actuaba sobre aquellos asesinos...? Los ojos de Darius se levantaron de las palabras que había puesto en el pergamino hacía una eternidad. Un grupo de cuatro permanecía en la entrada más recóndita de la caverna, eran altos, de hombros fornidos y estaban fuertemente armados. Integrantes de la Hermandad. Sabía el nombre del cuarteto: Ahgony, Throe, Murhder, Tohrture. Darius cerró el diario, lo deslizó en una fisura de la roca y lamió el corte que se había hecho en la muñeca para crear «tinta». Su pluma hecha de la pluma de la cola de un faisán se estaba estropeando rápidamente y no estaba seguro de si alguna vez volvería aquí para usarla, pero también la guardó. Al tomar la vela y alzarla hacia su boca, le sorprendió la cualidad aceitosa de la luz. Había pasado tantas horas escribiendo con esa iluminación tan suave y tenue... de hecho, ese parecía ser el único lazo entre su vida pasada y su existencia actual. Apagó la pequeña llama con un solo soplido. Poniéndose en pie, recogió sus armas: una daga de acero que le habían dado después de sacarla del cuerpo que se enfriaba de un recluta muerto y una espada que provenía de la armería de entrenamiento comunal. Ninguna de las dos empuñaduras eran adecuadas para su palma, pero a la mano que las esgrimía no le importaba. Cuando los Hermanos miraron en su dirección y no le brindaron ni su saludo ni su rechazo, deseó que entre ellos estuviera su padre verdadero. Qué diferente se sentiría todo esto si tuviera a su lado a alguien a quien le importaría su resultado: no buscaba que le ~12~
  13. 13. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra dieran cuartel y no ambicionaba ningún tratamiento especial, pero ahora siempre estaba solo, apartado de los que le rodeaban, separado por una división a través de la cual podía ver pero nunca recorrer. Estar sin familia era una prisión extraña e invisible, los barrotes de la soledad y el desarraigo le rodeaban cada vez más firmemente a medida que acumulaba años y experiencia, aislando a un macho de tal forma que no tocaba nada y nada le tocaba a él. Mientras caminaba hacia los cuatro que habían venido a buscarle, Darius no miró atrás hacia el campamento. El Bloodletter sabía que iba a salir al campo de batalla y no le importaba si volvía o no. Y los demás reclutas eran igual. Mientras se aproximaba, deseó haber tenido más tiempo para prepararse para este examen de voluntad, fuerza y valor. Pero era aquí y ahora. En verdad, el tiempo avanzaba incluso aunque quisieras ralentizarlo hasta que se arrastrara. Deteniéndose ante los Hermanos, anheló una palabra de ánimo o un deseo de buena suerte o una expresión de fe de parte de alguien. Como no llegó nada, ofreció una breve plegaria a la sagrada madre de la raza: Queridísima Virgen Escriba, por favor, no permitas que falle en esto. Capítulo 1 Otra jodida mariposa. Cuando R.I.P. vio lo que estaba entrando por la puerta de su salón de tatuajes, supo que iba a terminar haciendo otra jodida mariposa. O tal vez dos. Sí. Dado el par de rubias, altas y burbujeantes que soltaban risitas tontas de camino hacia su recepcionista, no era probable que fuera a grabar ninguna mierda de calavera con huesos en sus pieles. ~13~
  14. 14. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra Estas Paris Hiltons y su excitación a la somos-tan-malas le hicieron mirar el reloj... y desear cerrar ya, en vez de a la una de la mañana. Joder... la mierda que tenía que hacer por dinero. La mayor parte del tiempo podía mostrar una actitud de sí, lo que sea respecto a los pesos livianos que entraban a marcar su piel, pero esta noche las brillantes ideas de niñatas le fastidiaban. Era difícil entusiasmarse con el set Hello Kitty cuando acababa de pasar tres horas haciendo un retrato conmemorativo para un motorista que había perdido a su mejor amigo en la carretera. Uno era la vida real, la otra una caricatura. Mar, su recepcionista, se acercó a él. —¿Tienes tiempo para uno rapidito? —Sus cejas perforadas se alzaron cuando puso los ojos en blanco—. No debería llevar mucho. —Sí. —Asintió hacia su silla acolchada—. Trae acá a la primera. —Quieren hacerlo juntas. Por supuesto. —Bien. Trae el taburete de la parte de atrás. Mientras Mar desaparecía tras una cortina y él se preparaba, las dos que estaban junto a la caja registradora se sostenían las manos la una a la otra y cuchicheaban nerviosamente sobre los formularios de consentimiento que tenían que firmar. De vez en cuando, las dos le lanzaban furtivas miradas, como si con todos sus tatuajes y su metal, él fuera un tigre exótico que hubieran venido a admirar al zoo... y al que aprobaban totalmente. Uh-huh. Seguro. Se cortaría sus propias pelotas antes de soltarles siquiera un polvo por compasión. Después de que Mar aceptara su dinero, las trajo y se las presentó como Keri y Sarah. Lo cual fue más de lo que él esperaba. Se había estado preparando para Tiffany y Brittney. —Quiero una carpa arcoiris —dijo Keri mientras se colocaba en la silla adoptando lo que claramente pretendía ser una curva seductora—. Justo aquí. ~14~
  15. 15. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra Se subió la ceñida camisita, bajó la cremallera de sus vaqueros y empujó hacia abajo la parte alta del tanga rosa. Su ombligo tenía un aro con un diamante falso en forma de corazón rosa colgando y estaba claro que se hacía la depilación al laser. —Bien —dijo R.I.P—. ¿Cómo de grande? Keri la Seductora pareció desinflarse un poco... como si su tasa de un indudable cien por ciento de éxito con jugadores de fútbol universitarios la hubiera llevado a asumir que él jadearía ante los atributos que le estaba mostrando. —Um... no demasiado grande. Mis padres me matarían si supieran que estoy haciendo esto... así que no puede asomar por encima de la línea del bikini. Por supuesto que no. —¿Dos centímetros? —Alzó su mano tatuada y le dio una sensación de dimensión. —Tal vez... un poco más pequeño. Con un bolígrafo negro, hizo un boceto sobre su piel, y después de que ella le pidiera que permaneciera dentro de esos límites, se puso los guantes negros con un chasquido, tomó una aguja nueva y encendió su pistola. Aproximadamente un segundo y medio después Keri ostentaba lágrimas y se colgaba de la mano de Sarah como si estuviera dando a luz sin epidural. Y esa era la diferencia, ¿no? Había una gran división entre los duros y los aspirantes. Las mariposas, las carpas y los bonitos corazoncitos no eran... La puerta del salón se abrió de par en par... y R.I.P. se enderezó un poco sobre su taburete con ruedas. Los tres hombres que entraron no llevaban uniformes militares, pero definitivamente no eran civiles. Vestían cuero negro desde las chaquetas, a los pantalones y las shitkickers, eran hombres enormes que absorvian las paredes del salón y encogían el techo. Había montones de protuberancias ocultas bajo esos abrigos. Del tipo que formaban las armas y tal vez cuchillos. Con un sutil cambio de postura, R.I.P. se movió en dirección a su mostrador, donde estaba el botón de alarma. ~15~
  16. 16. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra El de la izquierda tenía ojos dispares, piercings de bronce y una fría mirada de asesino. El de la derecha parecía un poco más cercano a lo convencional, con su cara de niño bonito y el cabello rojo... excepto por el hecho de que se comportaba como alguien que hubiera estado en la guerra y hubiera regresado. El del medio, sin embargo, era un problema. Ligeramente más alto que sus amigos, tenía cabello castaño oscuro corto y un rostro apuesto de rasgos clásicos... pero sus ojos azules estaban muertos, con tanto reflejo como el asfalto viejo. Un muerto ambulante. Sin nada que perder. —Ey —les saludó R.I.P— ¿Necesitáis algo de tinta, chicos? —Él. —El de los piercings señaló con la cabeza a su amigo de ojos azules—. Y tiene el diseño. Es un trabajo para el hombro. R.I.P. dio oportunidad a sus instintos de sopesar el proyecto. Los hombres no habían mirado a Mar inapropiadamente. No habían ojeado la caja registradora y ninguno había intentado sacar su arma. Esperaban cortésmente... pero expectantes. Como viendo si hacía lo que querían o si iban a buscar a alguien más para que lo hiciera. Volvió a relajar su posición, pensando que eran colegas. —De acuerdo. Esto no me llevará mucho tiempo. Mar intervino desde detrás del mostrador. —Se supone que cerramos en menos de una hora... —Pero te haré el trabajo —dijo R.I.P. al del centro—. No te preocupes por la hora. —Y creo que yo me quedaré —dijo Mar, examinando al de los piercings. El tipo de ojos azules levantó las manos y las movió con gestos precisos. Después de que acabara, el de los piercings tradujo. —Te lo agradece. Y dice que ha traído su propia tinta, si te parece bien. No era exactamente lo habitual e iba en contra del código de salud, pero R.I.P. no tenía ningún problema en ser flexible con el cliente adecuado. —No hay problema, colega. ~16~
  17. 17. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra Volvió al trabajo con la carpa y Keri reasumió su rutina de morderse el labio y gemir como una niñita. Cuando hubo terminado, no le sorprendió en absoluto que Sarah, después de haber observado la «agonía» de su amiga, decidiera que quería un reembolso en vez de una bonita tinta coloreada propia. Lo cual eran buenas noticias. Significaba que podría ponerse a trabajar en el tipo de los ojos muertos enseguida. Mientras se quitaba los guantes negros y limpiaba, se preguntaba qué aspecto tendría el maldito bosquejo. Y exactamente cuánto tiempo le llevaría a Mar meterse dentro de los pantalones del de los piercings. Lo primero sería probablemente un trabajo medianamente bueno. Y lo último... le daba alrededor de diez minutos, porque ella había captado la atención de su mirada dispar y Mar era una trabajadora rápida... no sólo detrás del mostrador. *** Al otro lado de la ciudad, lejos de los bares y salones de tatuaje de Trade Street, en un enclave de piedra arenisca y sendas empedradas, Xhex estaba de pie ante una ventana que sobresalía y contemplaba fijamente a través de un cristal antiguo y sinuoso Estaba desnuda, fría y magullada. Pero no impotente. Allá abajo, en la acera, una humana recorría la calle con un perrito chillón de la correa y un teléfono móvil en la oreja. Enfrente, dentro de otros apartamentos elegantes la gente estaba bebiendo, comiendo y leyendo. Los coches avanzaban lentamente ya fuera por respeto hacia los vecinos o por temor por sus sistemas de suspensión en la calle accidentada. La audiencia de miserables homo sapiens no podía verla ni oírla. Y no sólo porque las capacidades de esa otra raza fueran tan reducidas en comparación con las de los vampiros. O en su caso, vampiros medio-symphath. Aunque encendiera la luz del techo y gritara hasta que sus cuerdas vocales se agotaran, aunque ondeara los brazos hasta que se desprendieran de sus articulaciones, los hombres y ~17~
  18. 18. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra mujeres que estaban a su alrededor simplemente seguirían con lo que fuera que estuvieran haciendo, sin advertir que ella estaba atrapada en este dormitorio, justo en medio de ellos. Y no era como si pudiera levantar la cómoda o la mesilla de noche para romper el cristal. Tampoco podía derribar la puerta de una patada ni arrastrarse por la ventilación del baño. Ya había intentado todo aquello. La asesina dentro de ella no podía evitar sentirse impresionada por la naturaleza impenetrable de su celda invisible: no había realmente, forma de sortearla, atravesarla o salir de ella. Dando la espalda a la ventana, caminó alrededor de la cama king-size con sus sábanas de seda y sus horribles recuerdos... pasó frente al baño de mármol... y continuó caminando para pasar frente a la puerta que daba al pasillo. Dada la forma en que habían ido las cosas con su captor, no era como si necesitara más ejercicio, pero no podía quedarse quieta, su cuerpo temblaba y zumbaba. Ya antes había pasado por esta cosa de contra-su-voluntad. Sabía que después de un tiempo la mente, como un cuerpo famélico, podía comerse a sí misma si no la alimentabas con algo que masticar. ¿Su distracción favorita? Mezclar bebidas. Después de haber trabajado en clubs durante años, conocía legiones de cocktails y brebajes y los recorría mentalmente, visualizando botellas y vasos, la forma de servirlas, el hielo y los aromas. Esa rutina de Barmanpedia la había mantenido cuerda. Hasta ahora, había contado con que hubiera un error, un desliz, una oportunidad para escapar. No se había producido ninguno y esa esperanza comenzaba a decaer, exponiendo un enorme agujero negro que estaba listo para devorarla. Así que simplemente seguía haciendo bebidas mentalmente y buscando su oportunidad. Y de un modo extraño, su experiencia pasada ayudaba. Fuera lo que fuera lo que pasara aquí, por malo que fuera, por mucho que doliera físicamente, no era nada comparado con lo que había pasado antes. Esto era poca cosa. O... al menos eso se decía a sí misma. Algunas veces se sentía peor. ~18~
  19. 19. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra Continuando con el paseo, pasó los dos ventanales de delante, la cómoda, y luego volvió a rodear la cama. Esta vez entró en el baño. No había hojas de afeitar ni cepillos ni peines, sólo algunas toallas ligeramente húmedas y una o dos barras de jabón. Cuando Lash la había secuestrado, utilizando el mismo tipo de magia que la mantenía en estas habitaciones, la había traído a esta elegante guarida suya y su primer noche y día juntos habían sido un indicativo de cómo serían las cosas. Se vio a sí misma en el espejo que había sobre los lavabos dobles, y efectuó una desapasionada revisión de su cuerpo. Tenía magulladuras por todos lados... cortes y arañazos también. Él era brutal en lo que hacía y ella luchaba porque maldita fuera si le permitía matarla... así que era difícil decir qué marcas había hecho él y cuales habían sido secundarias a lo que ella le había hecho al bastardo. Que pusieran su culo desnudo delante de algún espejo y estaba dispuesta a apostar su último aliento a que él no tenía mucho mejor aspecto que ella. Ojo por ojo. La desafortunada consecuencia era que a él le gustaba que ella respondiera al fuego con fuego. Cuanto más luchaban, más se excitaba él y le daba la sensación de que le sorprendían sus propias emociones. Durante el primer par de días, había estado en modo castigo, intentando hacerle pagar por lo que le había hecho ella a su última novia... evidentemente, esas balas que había metido en el pecho de la zorra realmente le habían cabreado. Pero luego las cosas habían cambiado. Había empezado a hablar menos de su ex y más sobre partes del cuerpo y fantasías que involucraban un futuro donde se la incluía para engendrar a su prole. Confidencias de almohada para el sociópata. Ahora cuando venía a ella sus ojos brillaban por otra razón y si la dejaba sin sentido, habitualmente recuperaba la conciencia con él enroscado alrededor de su cuerpo. Xhex dio la espalda a su reflejo y se quedó congelada antes de dar otro paso. Había alguien abajo. Saliendo del baño, fue a la puerta que conducía al pasillo e inhaló lenta y profundamente. Cuando un olor a animal atropellado y sudoroso flotó en el aire hasta sus ~19~
  20. 20. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra fosas nasales, le quedó claro que quien rondaba por ahí abajo era un lesser... pero no era Lash. No, este era su esbirro, el que venía cada noche antes de que llegara su captor, para hacerle de comer. Lo que significaba que Lash estaba de camino a la casa de piedra arenisca. Joder, maldita fuera su suerte: había sido secuestrada por el único miembro de la Sociedad Lessening que comía y follaba. El resto de ellos eran impotentes como un anciano de noventa años y existían a base de una dieta de aire, ¿pero Lash? El cabrón era completamente funcional. Volviendo a la ventana, extendió la mano hacia el cristal. El límite que marcaba su prisión era un campo de energía que se sentía como una ardiente picazón cuando se entraba en contacto con él. La maldita cosa era como una valla invisible para cosas más grandes que un perro... con el beneficio añadido de no requerir ningún collar. Había cierta elasticidad en él... cuando presionaba hacia delante, había un indicio de flexibilidad, pero sólo hasta cierto punto. Luego las moléculas que habían sido agitadas se reagrupaban y la sensación de quemazón era tan aguda que tenía que sacudir la mano y alejarse del dolor. Mientras esperaba que Lash volviera a ella, su mente vagó hasta el macho en el que intentaba no pensar jamás. Especialmente si Lash estaba cerca. No estaba claro cuánto podía penetrar su captor dentro de su mente, pero no quería arriesgarse. Si el bastardo sospechaba que el soldado mudo era la fuente-del-alma, como lo llamaba su gente, lo utilizaría contra ella... y contra John Matthew. Una imagen del macho vino a su mente, sus ojos azules resonando en su memoria tan claramente, que pudo ver las motas de azul marino que había en ellos. Dios, esos hermosos ojos azules. Podía recordar la primera vez que le había visto, cuando era un pretrans. La había mirado con tal respeto y admiración, como si ella fuera más grande que la vida, una revelación. Por supuesto, en ese momento, todo lo que ella distinguió fue que él estaba entrando armado en el ZeroSum, y como jefa de seguridad del club, se había empeñado en desarmarle y ~20~
  21. 21. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra ponerle de patitas en la calle. Pero luego se había enterado de que el Rey Ciego era su whard y eso lo había cambiado todo. De acuerdo con las oportunas nuevas noticias sobre quien estaba a cargo de sus asuntos, John no sólo había sido bienvenido a entrar armado; era un invitado especial, junto con sus dos amigos. Después de eso, había venido regularmente y siempre la observaba, esos ojos azules la seguían a donde quiera que fuera. Y luego había pasado la transición. Santo infierno, se había convertido en un gigante y de repente esa mirada tenía algo tórrido que añadir a la gentil timidez. Había hecho falta mucho para matar esa bondad. Pero fiel a su naturaleza asesina, ella se las había arreglado para estrangular la calidez de... la forma en que la miraba. Concentrándose en la calle de abajo, pensó en ese momento que habían pasado juntos en su casa del sótano. Después del sexo, él había intentado besarla, cuando sus ojos azules habían resplandecido con la característica vulnerabilidad y compasión que había llegado a asociar a él, ella se había apartado y le había rechazado. Fue un caso de pérdida de valor. Simplemente no podía soportar la presión de todo ese asunto de los corazones-y-las-flores... o la responsabilidad que conllevaba el estar con alguien que sentía eso por ella... o la realidad de que se sentía capaz de responder a su amor. La consecuencia había sido la muerte de esa mirada especial. Se consolaba pensando que John no formaría parte de la cruzada de los machos que probablemente intentaran llegar a ella… Rehvenge, iAm, y Trez... la Hermandad. Si la estaba buscando, era porque como soldado debía hacerlo y no porque se sintiera compelido a hacerlo como parte de una misión suicida personal. No, John Matthews no se pondría en pie de guerra debido a sus sentimientos por ella Y habiendo ya observado a un macho de valía destruirse a sí mismo intentando rescatarla, al menos no tenía que volver a hacerlo. Cuando el olor a carne asada impregnó la casa, silenció sus pensamientos y se rodeó de su voluntad como si se tratara de una armadura. ~21~
  22. 22. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra Su «amante» llegaría en cualquier momento, así que necesitaba asegurar sus compuertas mentales y prepararse para la batalla de esa noche. El excesivo cansancio la agobiaba, pero su voluntad ahuyentaba a ese peso muerto de una patada en el culo. Necesitaba alimentarse, incluso más de lo que necesitaba un descanso apropiado, pero ninguna de esas cosas ocurriría en un futuro cercano. Era cuestión de poner un pie delante del otro hasta que algo se rompiera. Eso y cargarse al macho que se atrevía a retenerla contra su voluntad. Capítulo 2 Cronológicamente hablando, Blaylock hijo de Rocke conocía a John Matthew desde hacía sólo un año. Pero eso no era un auténtico reflejo de su bromance1. Había dos líneas temporales en la vida de la gente: la absoluta y la perceptiva. La absoluta era el ciclo universal día-y-noche que en su caso sumaba algo así como trescientos sesenta y cinco. Luego estaba la forma en que pasaba ese período de tiempo, los eventos, las muertes, la destrucción, el entrenamiento, la lucha. Creía que, considerándolo todo... para ellos eso suponía alrededor de cuatrocientos mil años. Y seguía corriendo, pensó al mirar a su amigo. ~22~
  23. 23. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra John Matthew estaba mirando los bocetos en tinta que había en las paredes del salón de tatuajes, sus ojos pasaban sobre las calaveras, dagas, banderas americanas y símbolos chinos. Con su tamaño, empequeñecía absolutamente la tienda de tres habitaciones a tal punto que era como si viniera de otro planeta. En contraste con su estado pretrans, el tipo ahora tenía la masa muscular de un luchador profesional, aunque como su esqueleto era tan grande, el peso se extendía sobre huesos largos, dándole una apariencia más elegante que la de esos humanos hinchados que vestían mallas. Se había cortado el cabello oscuro al ras y esto hacía que los rasgos de su rostro parecieran crueles en vez de apuestos... con los círculos oscuros bajo sus ojos proporcionando al aspecto duro un respaldo serio. La vida le había molido a palos, pero en vez de plegarse, cada golpe y cada puñetazo lo había forjado más duro, más fuerte y más resistente. Ahora era puro acero, nada quedaba del chico que había sido una vez. Pero eso te hacía la madurez. No sólo cambiaba tu cuerpo; tu cabeza también lo hacía. Mirando a su amigo, la pérdida de la inocencia parecía un crimen. Y hablando de eso, la recepcionista que había tras el mostrador captó la atención de Blay. Estaba apoyada sobre el cristal del expositor de existencias de piercings, sus pechos se hinchaban contra el sujetador negro y la camiseta negra y ajustada que llevaba. Tenía dos tatuajes que le cubrían los brazos, uno negro y blanco y otro negro y rojo; aros de bronce gris en la nariz, las cejas, y ambas orejas. En medio de todos los bocetos de tatuajes de las paredes, era un ejemplo vivo del trabajo que podías lograr si querías. Un ejemplo muy sexy y extremadamente gráfico... que tenía labios del color del vino tinto y cabello del color de la noche. Todo en ella hacía juego con Qhuinn. Era como un él femenino. Y como no. Los ojos dispares de Qhuinn ya se habían fijado en los de ella y estaba sonriendo plenamente de esa forma característica en él que significaba te-tengo. Blay deslizó una mano en su chaqueta de cuero y tanteó su paquete de Dunhill rojos. Joder, nada le hacía anhelar más un pitillo que la vida amorosa de Qhuinn. Y estaba claro que esa noche encendería otro par de clavos de ataúd: Qhuinn caminó lentamente hacia donde estaba la recepcionista y se la bebió como si fuera una larga y alta cerveza recién salida del barril y él hubiera estado trabajando al sol durante horas. Sus ojos ~23~
  24. 24. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra se fijaron en los pechos mientras intercambiaban sus nombres y ella le ayudó a tener una imagen más clara de sus activos inclinándose hacia delante sobre los antebrazos. Menos mal que los vampiros no tenían cáncer. Blay dio la espalda al Canal Picante junto a la caja registradora y se acercó a John Matthew. —Esta está genial —dijo Blay señalando el boceto de una daga. ¿Vas a ponerte tinta alguna vez? gesticuló John. —No sé. Dios sabía que le gustaba verla sobre la piel... Su mirada volvió a Qhuinn. El enorme cuerpo del tipo se arqueaba hacia el de la mujer humana, garantizándole con sus amplios hombros, sus caderas estrechas y sus largas y poderosas piernas una cabalgada de mil demonios. Era increíble en el sexo. No es que Blay lo supiera de primera mano. Lo había visto y oído... y había imaginado cómo sería. Pero cuando se había presentado la oportunidad, había sido relegado a una clase escasa y especial: denegado. En realidad, era más una categoría que una clase... porque él era el único con quien Qhuinn no practicaría el sexo. —Um... ¿esto va a escocer siempre? —preguntó una voz femenina. Cuando una profunda voz masculina replicó, Blay miró hacia la silla de tatuaje. La rubia a la que le acaban de hacer un trabajo estaba metiendo cautelosamente la camisa dentro del pantalón, por encima del vendaje de celofán y miraba al tipo que la había tatuado como si fuera un médico que estuviera refiriéndole las probabilidades de sobrevivir a la rabia. Luego el par de chicas se acercó a la recepcionista, donde la no tatuada, la que había cambiado de idea obtuvo su reembolso y las dos le echaron un vistazo a Qhuinn. ~24~
  25. 25. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra Donde quiera que él fuera siempre ocurría lo mismo y solía ser el tipo de cosas que hacían que Blay idolatrara a su mejor amigo. Ahora, era un rechazo interminable: cada vez que Qhuinn decía sí, hacía que ese único no sonara más alto. —Estoy listo si lo estáis vosotros, colegas —llamó el artista del tatuaje. John y Blay se dirigieron a la parte posterior de la tienda y Qhuinn abandonó a la recepcionista como a un mal hábito y los siguió. Una cosa buena que tenía era la seriedad con que se tomaba su papel como ahstrux nohtrum de John: se suponía que tenía que estar con él las veinticuatro horas de los siete días a la semana y esa era una responsabilidad que se tomaba incluso más en serio que el sexo. Cuando John se sentó en la silla acolchada en el centro del espacio de trabajo, sacó un trozo de papel y lo desplegó sobre el mostrador del artista. El hombre frunció el ceño y estudió lo que John había bosquejado. —¿Entonces son estos cuatro símbolos a través de la parte superior de los hombros? John asintió e indicó por señas. Puedes embellecerlos como quieras, pero tienen que estar claros. Después de que Qhuinn tradujera, el artista asintió. —Genial. —Agarró un bolígrafo negro y empezó a enmarcar el simple diseño con elegantes arabescos—. Por cierto ¿Qué son estas cosas? —Sólo símbolos —respondió Qhuinn. El artista asintió de nuevo con la cabeza y siguió dibujando. —¿Qué tal te parece esto? Los tres se inclinaron sobre él. —Tío—dijo Qhuinn suavemente—. Es brutal. Lo era. Era absolutamente perfecto, el tipo de cosa que John llevaría en la piel con orgullo... no es que nadie fuera a ver los caracteres en el Antiguo Idioma o todo ese espectacular trabajo de arabescos. Lo que allí estaba deletreado no era algo que quisiera ~25~
  26. 26. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra que se supiera, pero esa era la cuestión con los tatuajes: no tenían que ser públicos y Dios sabía que el tipo tenía bastantes camisetas para cubrirse. Cuando John asintió con la cabeza, el artista se puso de pie. —Déjame traer el papel de calcar. No tardaré mucho en copiarlo sobre ti y luego nos pondremos manos a la obra. Mientras John ponía un tarro de cristal con tinta sobre el mostrador y empezaba a quitarse la chaqueta, Blay se sentó en un taburete y extendió los brazos. Dada la cantidad de armas que llevaba John en los bolsillos, no sería buena idea colgar su mierda de un gancho. Cuando estuvo sin camisa, John se inclinó hacia delante y se acomodó apoyando sus fuertes brazos sobre una barra acolchada. Después de que el tatuador pasara la imagen al papel de calco, alisó la hoja sobre la parte alta de la espalda de John y luego el tipo la retiró. El diseño formaba un arco perfecto a través de la extensión de músculo, ocupando toda la considerable envergadura de John. Blay pensó que el Antiguo Idioma era realmente hermoso. Mirando los símbolos, por un breve y ridículo momento imaginó su propio nombre a través de los hombros de Qhuinn, grabado en esa piel suave según la costumbre ritual de emparejamiento. Nunca ocurriría. Estaban destinados a ser los mejores amigos... lo cual, comparado con ser extraños, ya era mucho. ¿Comparado con amantes? Era el lado frío de una puerta cerrada con llave. Miró a Qhuinn. El tipo tenía un ojo en John y otro en la recepcionista... que había echado la llave a la puerta delantera y había ido a pararse a su lado. Tras la cremallera de sus pantalones de cuero, el bulto que estaba luciendo era obvio. Blay bajó la mirada al revoltijo de ropa que tenía en su regazo. Una por una, dobló cuidadosamente la camiseta interior, la de manga larga y luego la chaqueta de John. Cuando levantó la mirada, Qhuinn pasaba lentamente la punta del dedo por el brazo de la mujer. ~26~
  27. 27. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra Iban a terminar zambulléndose tras esa cortina que había a la izquierda. La puerta delantera de la tienda estaba asegurada, la cortina era medianamente delgada y Qhuinn se lo haría con las armas encima. Así que John estaría a salvo todo el tiempo... y esa comezón sería rascada. Lo cual significaba que Blay sólo tendría que sufrir oyéndolos. Mejor que el espectáculo completo. Especialmente porque Qhuinn era hermoso de observar cuando practicaba el sexo. Simplemente... hermoso. En los tiempos en los que Blay le había dado una oportunidad a la cuestión hetero, los dos habían formado equipo para tirarse juntos a un buen número de mujeres humanas... no es que pudiera evocar las caras, cuerpos o nombres de ninguna de las mujeres. Para él siempre se había tratado de Qhuinn. Siempre. *** El dolor mordiente de la aguja de tatuar era un placer. Mientras cerraba los ojos y respiraba profunda y lentamente, pensó en la confluencia del metal y la piel, cómo lo agudo se adentraba en la suavidad, cómo fluía la sangre... cómo sabías exactamente dónde se producía la penetración. Como en ese instante, el artista estaba directamente en lo alto de su espina dorsal. John tenía un montón de experiencia con toda esa mierda de cortar-y-rebanar... solo que a escala mucho mayor y más como perpetrador que como receptor. Claro, había sufrido cortes en el campo de batalla un par de veces, pero había dejado más que su justa parte de agujeros tras él y como el tatuador, siempre llevaba con él su equipo de trabajo: su chaqueta cargaba con todo tipo de dagas y navajas, incluso un trozo de cadena. También un juego de pistolas idénticas sólo-por-si-acaso. Bueno... todo eso y un par de cilicios con púas. Aunque no tenía intención de utilizar esos con el enemigo. No, esos no eran armas. Y aunque ya hacía casi cuatro semanas que no ceñían el muslo de nadie, no eran inútiles. Actualmente, funcionaban como una especie de jodido manto de confianza. Sin ellos, se sentía desnudo. ~27~
  28. 28. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra La cuestión era, que estas ataduras brutales eran el único vínculo que tenía con aquella a la que amaba. Lo cual, considerando el modo en que habían quedado las cosas entre ellos, tenía un sentido cósmico. No obstante, en su opinión no habían ido lo suficientemente lejos. Lo que Xhex había llevado alrededor de las piernas para amansar su lado symphath no ofrecía el tipo de permanencia que él estaba buscando y eso había sido lo que le condujera hacia su propia convención de metal-sobre-piel. Cuando hubiera acabado aquí, ella siempre estaría con él. En su piel al igual que bajo ella. En sus hombros al igual que en su mente. Con suerte ese humano estaba haciendo un buen trabajo con el diseño. Cuando los Hermanos necesitaban tatuajes por cualquier razón, era Vishous el que manipulaba la aguja y el tipo era un profesional en ello... demonios, la lágrima roja en el rostro de Qhuinn y el pergamino con la fecha negra en su nuca eran una pasada. El problema era qué si acudía a V con un trabajo como este, de repente todo serían preguntas... no sólo por parte de él, sino de todos los demás. No había muchos secretos en la Hermandad y por ahora John prefería mantener sus sentimientos por Xhex para sí. La verdad era que... estaba enamorado de ella. Era el tipo de mierda que estaba totalmente por encima de cualquier límite, sin vuelta atrás, del tipo de ni-siquiera-lamuerte-los-separaría. Y aunque sus corazones y flores no habían sido correspondidos, eso no importaba. Había hecho las paces con el hecho de que aquella a la que deseaba no le deseaba a él. Con lo que no podía vivir era con que estuviera siendo torturada o sufriendo una muerte lenta y penosa. O con no ser capaz de darle un entierro apropiado. Estaba obsesionado con su desaparición. Emperrado hasta el punto de la autodestrucción. Sería brutal e inclemente con el que se la había llevado. Pero eso no era asunto de nadie más. Lo único bueno en la situación era que la Hermandad estaba igualmente comprometida a averiguar qué demonios le había ocurrido a Xhex. Los Hermanos no abandonaban a nadie durante una misión y cuando habían ido a sacar a Rehvenge de la colonia symphath, Xhex ~28~
  29. 29. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra había sido enteramente un miembro del equipo. Cuando se hubo aclarado el alboroto y ella había desaparecido por completo, se asumió que había sido abducida y había dos caminos posibles a seguir: symphaths o lessers. Lo cual era como decir, ¿quieres que caiga con polio o con ébola? Todo el mundo, incluyendo a John, Qhuinn y Blay, estaba en el caso. ¿Resultado? Parecía que buscarla era parte del trabajo de John como soldado en guerra. El zumbido de la aguja se detuvo y el artista le limpió la espalda. —Tiene buen aspecto —dijo el tipo, reasumiendo su trabajo—. ¿Quieres hacerlo en dos sesiones o sólo en esta? John miró a Blay y gesticuló. —Dice que quiere hacerlo esta noche si tienes tiempo —tradujo Blay. —Sí, puedo hacerlo. ¿Mar? Llama a Rick y dile que voy a llegar tarde. —Marcando mientras hablamos —respondió la recepcionista. No, John no iba a dejar que los Hermanos vieran este tatuaje... sin importar lo magnífico que estuviera. Tal como él lo veía, había nacido en una estación de autobuses y le habían dado por muerto. Arrojado al sistema de protección de menores humano. Recogido por Tohr y su compañera, sólo para que la mataran y el tipo desapareciera. Y ahora Z, que había sido asignado para ocuparse de él, estaba comprensiblemente atareado con su shellan y su nueva hija. Incluso Xhex le había rechazado antes de la tragedia. Así que captaba una indirecta. Además, era curiosamente liberador que no te importara una mierda la opinión de nadie. Le liberaba para dar alas a su violenta obsesión de rastrear al secuestrador y arrancarle las extremidades una a una. —¿Te importa decirme qué es esto? —preguntó el tatuador. John alzó los ojos y supuso que no había ninguna razón para mentir al humano. Además, Blay y Qhuinn sabían la verdad. ~29~
  30. 30. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra Blay pareció un poco sorprendido, pero luego tradujo. —Dice que es el nombre de su chica. —Ah. Sí, me lo imaginaba. ¿Os vais a casar? Después de que John gesticulara, Blay dijo: —Es en conmemoración. Hubo una pausa y luego el tatuador dejó su pistola en la mesa de ruedas donde estaba la tinta. Después de subirse la manga de su camisa negra, puso el antebrazo delante de John. En él había una imagen de una mujer preciosa, parecía que su cabello agitado por la brisa lo lanzaba por encima del hombro y tenía los ojos enfocados de tal forma que parecía mirar hacia fuera de la piel. —Era mi chica. Ella tampoco está aquí ya. —Con un rotundo tirón, el tipo cubrió la imagen—. Así que lo entiendo. Cuando la aguja volvió al trabajo, John se dio cuenta que le era difícil respirar. La idea de que Xhex probablemente ya estuviera muerta se lo comía vivo... y lo que era peor era imaginar la forma en que podía haber muerto. John sabía quién se la había llevado. Sólo había una única explicación lógica: cuando ella había entrado al laberinto y ayudado a liberar a Rehvenge, había aparecido Lash y cuando él había desaparecido ella también. No era una coincidencia. Y aunque nadie había visto nada, había habido alrededor de un centenar de symphaths en la caverna donde había estado Rehv y estaban pasando un montón de cosas... y Lash no era un lesser común y corriente. Oh, no... al parecer era el hijo del Omega. El mismísimo vástago del mal. Y eso significaba que el chupapollas tenía sus trucos. Durante la pelea en la colonia, John había visto unas cuantas de sus triquiñuelas de cerca y de forma personal: si el tipo podía sacarse bombas de energía de la palma de la mano y enfrentarse nariz con nariz con la bestia de Rhage, ¿cómo no iba a poder llevarse a alguien justo bajo las narices de todos? La cuestión era que si Xhex hubiera muerto esa noche, habrían encontrado un cuerpo. Si respiraba, pero estaba herida, se habría extendido telepáticamente hacia Rehvenge de symphath-a-symphath. Y si estaba viva, pero ~30~
  31. 31. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra necesitando unas pequeñas vacaciones, se habría marchado sólo después de asegurarse de que todos habían regresado a casa a salvo. Los Hermanos estaban trabajando sobre las mismas suposiciones lógicas, así que todos estaban buscando lessers. Y aunque después de los asaltos, la mayor parte de los vampiros había abandonado Caldwell dirigiéndose a sus refugios de fuera del estado, la Sociedad Lessening, bajo el mando de Lash, se había dedicado al tráfico de drogas para vivir y este aquí en la ciudad se desarrollaba principalmente alrededor de los clubs, en la calle Trade. Patrullar los callejones sórdidos era el nombre del juego, con todo el mundo buscando cosas que estuvieran no-muertas y olieran como un cruce entre una mofeta desangrada y un Aromatizador Glade. Cuatro semanas y lo único que habían encontrando eran señales de que los lessers estaban moviendo mercancía en la calle abasteciendo a humanos. John se estaba volviendo loco, principalmente por todo el no-saber y el miedo, pero parcialmente por tener que contener su violencia. Aunque era asombroso lo que podías hacer cuando no tenías elección... tenía que aparentar normalidad y una cabeza fría si quería ser parte de esto, así que eso era lo que fingía. ¿Y este tatuaje? Era una estaca clavada en el terreno en el que se encontraba. Su declaración de que incluso si Xhex no le había deseado, ella era su pareja y él la honraría, viva o muerta. Esta era la cuestión: la gente sentía lo que sentía y no era culpa suya o tuya si la conexión era unilateral. Simplemente... sucedía. Dios, deseaba no haber sido tan frío cuando habían mantenido relaciones sexuales la segunda vez. Esa última vez. Bruscamente, cortó sus emociones, metiendo ese genio de tristeza, arrepentimiento y rechazo de vuelta en su botella. No podía permitirse derrumbarse. Tenía que seguir adelante, seguir buscando, seguir poniendo un pie delante del otro. El tiempo avanzaba incluso aunque él quisiera ralentizarlo para que tuvieran una mejor posibilidad de encontrarla viva. El reloj no estaba interesado en sus opiniones, sin embargo. ~31~
  32. 32. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra Dios querido, pensó. Por favor, no permitas que falle en esto. Capítulo 3 —¿Inducción? ¿Qué, como si fuera un jodido club? Mientras las palabras rebotaban en el interior del Mercedes, Lash apretó las manos sobre el volante y miró por el parabrisa. Tenía un cuchillo con resorte en el bolsillo interior de su traje Canali y la urgencia de sacar la hoja y rebanar la garganta de este humano era endemoniadamente tentadora. Por supuesto, luego tendría un cadáver del que ocuparse y sangre por toda la tapicería de cuero. Dos cosas que le aburrían. Miró a través de los asientos. El que había escogido de un casting de cientos era el típico camello, muerto de hambre, hijo de puta de ojos nerviosos. La historia de niño que había sufrido abusos estaba escrita en la vieja cicatriz circular de su cara... perfectamente redonda y del tamaño del extremo encendido de un cigarrillo... y su dura vida en las calles estaba en sus ojos astutos y nerviosos. Su avaricia se mostraba en la forma en que miraba alrededor en el interior del coche, como si estuviera intentando averiguar como hacerse con uno propio y su inventiva era obvia por lo rápidamente que se había hecho un nombre como distribuidor. —Más que un club —dijo Lash en voz baja—. Mucho más. Has conseguido un futuro en este negocio y yo te lo estoy ofreciendo en bandeja de plata. Haré que mis hombres te recojan aquí mañana por la noche. —¿Y si no aparezco? —Es tu elección. —Por supuesto, entonces el cabrón iba a despertar muerto a la mañana siguiente, pero detalles, detalles... El crío sostuvo la mirada de Lash. El humano no tenía constitución de luchador; era más de la talla de alguien que había conseguido que le pegaran las nalgas con cinta adhesiva en el vestuario de la escuela. Pero había quedado ampliamente claro que la Sociedad ~32~
  33. 33. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra Lessening necesitaba dos tipos de miembros ahora: fabricantes de dinero y soldados. Después de hacer que el señor D examinara el Xtreme Park y vigilara quien estaba moviendo la mayoría del producto, esta pequeña mierda flacucha con mirada de reptil estaba en lo alto del montón. —¿Eres marica? —dijo el crío. Lash permitió que una de sus manos abandonara el volante y se introdujera en su chaqueta. —¿Por qué lo preguntas? —Hueles como uno. También vistes como uno. Lash se movió rápido, su objetivo no tuvo oportunidad de inclinarse hacia atrás en el asiento. Con una estocada rápida, accionó el interruptor y colocó la hoja afilada contra el pulso vital que latía en el costado del cuello blanco. —La única cosa que hago con hombres es matarlos —dijo Lash—. ¿Quieres que te jodan así? Porque yo estoy listo si quieres. Los ojos del crío se salieron de sus órbitas como los de una caricatura y su cuerpo tembló bajo las ropas sucias. —No. No tengo ningún problema con los maricas. El idiota pasaba por alto la cuestión, pero qué importaba. —¿Tenemos un trato? —dijo Lash, presionando la punta de su cuchillo hacia delante. Cuando avanzó, la sangre manó en una burbuja y se detuvo durante una fracción de segundo, como si estuviera intentando decidir si derramarse hacia abajo por el metal brillante o por la suave columna de piel. Escogió la hoja, vagando sin rumbo hacia adelante en una corriente color rojo rubí. —Por favor... no me mates. —¿Qué respondes? —Sí. Lo haré. ~33~
  34. 34. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra Lash presionó más fuerte, observando correr la sangre. Quedó momentáneamente cautivado por la realidad de que si tomaba el arma y la empujaba más profundamente a través de la carne, este humano cesaría de existir, como un aliento de aire despareciendo en una noche fresca. Disfrutaba de sentirse como un dios. Cuando un lloriqueo se abrió brecha entre los labios agrietados del chico, Lash se aplacó, retirándose. Con un lametazo rápido, limpió la hoja y cerró el arma. —Va a gustarte donde terminarás. Te lo prometo. Dio al tipo oportunidad de recobrarse y supo que no iba a hacer falta mucho rato para que el crío recuperara su rutina. Los lameculos como este tenían egos del tamaño de balones. La presión, particularmente del tipo que venía con un cuchillo en la garganta, provocaba que se derrumbaran. Pero en el instante en que el estrés se aliviaba, rebotaban, volviendo a ocupar su lugar. El crío se bajó de un tirón su miserable chaqueta de cuero. —Me gusta bastante donde estoy. Bingo. —¿Entonces por qué estás mirando mi coche como si lo quisieras en tu garaje? —Tengo un bólido mejor que este. —Oh. Claro. —Lash escudriñó al perro de pies a cabeza—. Viniste aquí esta noche en una BMX. Tus vaqueros están desgastados y no porque sean de diseño. ¿Cuántas chaquetas tienes en el armario? Oh, espera, guardas tu mierda en una caja de cartón bajo el puente. —Lash puso los ojos en blanco cuando todo tipo de sorpresas bulleron en el asiento del pasajero—. ¿Crees que no te hemos controlado? ¿Crees que somos estúpidos? Lash señaló con un dedo hacia el Xtreme Park, donde los patinadores parecían metrónomos en las rampas, arriba y abajo, arriba y abajo. —Eres la leche en este campo de juegos de ahí. Bien. Felicidades. Pero queremos que vayas más lejos. Únete a nosotros, tendrás músculos detrás... dinero, producto, protección. ~34~
  35. 35. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra Da el golpe con nosotros, vas a ser algo más que un camello de tres al cuarto balanceando tu polla alrededor de un aparcamiento de hormigón. Te conseguiremos un futuro. La mirada calculadora del crío recorrió su pequeño pedazo de territorio en Caldwell y luego flotó sobre el horizonte donde los rascacielos que se erguían amenazadoramente. La ambición estaba allí y por eso le había escogido. Lo que este pequeño bastardo necesitaba era un empujón y una salida. El hecho de que tendría que vender su alma para hacerlo iba a hacerse evidente sólo cuando fuera demasiado tarde, pero así funcionaba la Sociedad. Desde que Lash había sido puesto al día por los lesser que ahora comandaba, se había acabado eso de la divulgación plena antes de ser iniciado... y era entendible. Como si alguno de ellos fuera a creerse que el mal estaba esperando al otro lado de la puerta a la que estaban llamando. Como si alguno de ellos fuera a ofrecerse voluntario para aquello en lo que se estaban metiendo. Sorpresa, cabrón. Esto no es Disneylandia y una vez subes abordo, nunca, nunca, te podrás bajar. Sin embargo Lash no tenía ningún problema con el engaño. —Estoy listo para mierdas más grandes —murmuró el crío. —Bien. Ahora saca el puto culo de mi coche. Mi socio te recogerá mañana por la noche a las siete. —Guay. Con los negocios concluidos, Lash estaba impaciente por sacarse de encima al pequeño bastardo. El crío olía a alcantarilla y pedía a gritos una ducha... necesitaba que le regaran con una manguera como a la mierda de la acera. Tan pronto como la puerta se cerró, Lash salió marcha atrás del aparcamiento y cogió la carretera que corría paralela al río Hudson. Se dirigía a casa, sus manos aferraban el volante por otra razón distinta a la urgencia de matar. La urgencia de follar era un motivador igual de fuerte para él. La calle en la que vivía en Old Caldwell tenía casas victorianas de piedra arenisca por toda ella, aceras con árboles y el valor de las propiedades no bajaba del millón de dólares. Los vecinos recogían tras sus perros, nunca se hacía ningún ruido y ponían su basura sólo en los ~35~
  36. 36. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra callejones y sólo en los días correctos. Mientras conducía pasando su casa de la ciudad y cortaba alrededor de la manzana hacia el garaje, le deleitó pensar que todos esos BPA de culo apretado tenían un vecino como él: podía parecerse y vestir como ellos, pero su sangre corría negra y tenía tan poca alma como una estatua de cera. Cuando golpeó el mando de la puerta del garaje, sonrió y sus colmillos, un regalo por parte de madre, se alargaron mientras preparaba su mierda de Hola, Lucy-estoy-en-casa. Nunca perdía su encanto. Volver a Xhex nunca perdía su encanto. Después de haber aparcado el AMG, salió y tuvo que estirar el cuerpo. Ella le pasaba por un exprimidor de ropa, desde luego y le encantaba cómo le dejaba tieso... y no solo la polla. Nada como una buena oponente para alegrarle el día. Acortó por el jardín trasero y entró en la casa a través de la cocina, olió solomillo asado a la parrilla y pan fresco. No estaba para comidas en ese momento, pensó. Gracias a la conversación del parque, ese pequeño patinador de mierda iba a ser su primera inducción, el primer ofrecimiento que llevaba a su padre, el Omega. Y eso le hacía ansiar algo de sexo. —¿Listo para comer? —preguntó el señor D desde los fogones mientras daba la vuelta a un trozo de carne. El pequeño texano había probado ser útil no sólo como guía inicial a través de la Sociedad Lesseging, sino también como asesino y cocinero a medias decente. —No, voy a subir ahora. —Lanzó sus llaves y su móvil sobre el mostrador de granito—. Deja la comida en la nevera y cierra la puerta detrás de ti. —Ajá. —Tenemos fiesta mañana por la noche. Recoge al objetivo a las siete. Ya sabes donde llevarle. —Siseñó. Esa palabra de tres sílabas era la respuesta favorita del HDP…otra razón por la cual permanecía entero y era el segundo de abordo. Lash se paseó a través de la despensa y el comedor y dio un giro hacia la escalera tallada. Cuando había visto por primera vez el lugar, había estado vacío, sin nada más que los restos ~36~
  37. 37. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra de un gracioso comedor dejados atrás: papel de seda en las paredes, cortinas de damasco y un sillón de orejas. Ahora, la casa estaba llena de antigüedades, estatuas y alfombras apropiadas. Iba a llevar más de lo que había pensado llegar a lo que tenía que ser, pero no podías llenar una casa de mierdas de la noche a la mañana. Al subir las escaleras, sus pies eran ligeros y su cuerpo zumbaba mientras se desabotonaba el abrigo y luego la chaqueta. Cuando se acercaba a Xhex, era bien consciente de que lo que para él había comenzado como una venganza se había convertido en una adicción: lo que le esperaba al otro lado de la puerta de su dormitorio era mucho más de lo que había negociado. Había sido tan simple al principio: Se la había llevado a causa de lo que ella le había quitado. Cuando había aparecido en aquella caverna de la colonia, había apuntado su arma, apretado el gatillo y bombeado un cargamento de plomo en el pecho de su zorra. No era aceptable. Ella le había robado su juguete favorito y él era exactamente ese tipo de gilipollas para el que ojo por ojo era su tema musical. Cuando la había traído aquí y encerrado en su habitación, su meta había sido hacerla pedazos, romper su mente en añicos, sus emociones y su cuerpo, hacerla pasar a través de tanta mierda que iba a doblarla hasta que se partiera. Y luego, como a cualquier cosa rota, iba a tirarla. Al menos, ese había sido el plan. Estaba quedando bastante claro, sin embargo, que los bordes de esta hembra no perdían el filo. Oh, no. Esta era de titanio. Sus reservas de fuerza estaban probando ser inagotables y Lash tenía magulladuras que lo probaban. Cuando llegó a la puerta, se detuvo para quitarse toda la ropa. Generalmente hablando, si le gustaban los trapos que llevaba encima, éstos tenían que tocar el suelo antes de que entrara, porque se destrozaban bastante rápidamente en el momento en que se acercaba a ella. Sacándose la camisa con cuello de botones de los pantalones, se soltó los gemelos, los dejó en la mesa del pasillo y se quitó la camisa de seda. Tenía marcas por todas partes. De los puños de ella. De sus uñas. De sus colmillos. ~37~
  38. 38. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra La punta de la polla le zumbó mientras se examinaba sus varias heridas y magulladuras. Sanaba rápidamente, gracias a que la sangre de su padre corría espesa por sus venas, pero a veces el daño que producía ella duraba y eso le emocionaba hasta el túetano. Cuando eres el hijo del mal, hay poco que no puedas hacer, poseer o matar y aunque ella era mortal en sí misma era un elusivo trofeo que él podía tocar, pero no podía poner en su estante. Esto la hacía rara. Esto la hacía preciosa. Esto le hacía... amarla. Tanteando una contusión negroazulada en el interior de su antebrazo, sonrió. Tenía que acudir a su padre esta noche para confirmar la inducción, pero primero se tomaría un kitkat con su hembra y aumentaría su colección de arañazos. Y antes de marcharse, dejaría algo para alimentarla. Como todo animal preciado, ella necesitaba ser alimentada. Extendió la mano hacia el pomo de la puerta y frunció el ceño mientras pensaba en el importante asunto de la alimentación. Ella era solo medio symphath y ese lado vampiro suyo le preocupaba. Antes o después, iba a necesitar conseguirle algo que no se pudiera comprar en el Hannaford local... y no era algo que él pudiera darle. Los vampiros necesitaban tomar de la vena del sexo opuesto. Eso era inmutable. Si tenías esa biología en ti, morías a menos que te consiguieras el hardware necesario y tragaras sangre fresca. Y ella no podía obtener eso de su cuerpo... todo en él corría negro ahora. Como resultado de ello, sus hombres, que pocos le habían quedado, estaban buscando un macho de edad adecuada, pero no habían dado con nada. Caldwell estaba casi vacía en lo que a vampiros civiles se refería. Aunque... tenía a aquel en el congelador. El problema era, que conocía a ese hijo de puta de su antigua vida y la idea de que ella tomara de la vena de alguien que había sido su amigo simplemente le revolvía toda la mierda. ~38~
  39. 39. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra Además el bastardo era hermano de Qhuinn... así que sí, no era una ascendencia sanguínea con la que quisiera que ella tuviera nada que ver. Lo que sea. Tarde o temprano, sus hombres iban a dar con algo... simplemente tenían que hacerlo. Porque su juguete favorito era el tipo de cosa que quería tener alrededor durante un tiempo muy largo. Cuando abrió la puerta, empezó a sonreír. —Hola, cariño, estoy en casa. *** Al otro lado de la ciudad, en el salón de tatuajes, Blay permanecía concentrado en lo que se estaba haciendo en la espalda de John. Había algo sencillamente hipnótico en observar esa aguja pasar sobre las líneas azules del papel carbón. De tanto en tanto, el artista hacía una pausa para limpiar la piel con una toalla de papel blanca antes de reasumir la tarea y el sonido silbante de la pistola llenaba el silencio una vez más. Desafortunadamente, por cautivador que fuera todo, todavía le quedaba suficiente atención para ser muy consciente de cuando Qhuinn decidió follarse a la mujer humana: después de que la pareja charlara suavemente e intercambiara un montón de caricias casuales por los brazos y hombros, esos asombrosos ojos disparejos vagaron hasta la puerta principal. Y un momento después, Qhuinn se acercó a zancadas y comprobó para asegurarse de que estaba cerrada. La mirada verde-y-azul no se cruzó con la de Blay mientras volvía al sillón de tatuajes. —¿Qué tal te va? —preguntó a John. Cuando John levantó la mirada y asintió con la cabeza, Qhuinn indicó rápidamente por señas, ¿Te importa si hago un poco de ejercicio detrás de esa cortina? Por favor, di que sí, que te importa, pensó Blay. Por favor, dile que se quede aquí. En absoluto, indicó John. Ocúpate de ti mismo. Estaré listo si me necesitas. Aunque tenga que salir con la polla fuera. Sí, apreciaría que pudiéramos evitar eso. ~39~
  40. 40. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra Qhuinn rió un poco. —Muy justo. —Hubo una pausa de un latido de corazón; luego se alejó sin mirar a Blay. La mujer entró primero en la otra habitación y dada la forma en que estaba moviendo sus caderas; estaba tan lista para lo que estaba a punto de pasar como Qhuinn. Entonces los grandes hombros de Qhuinn cambiaron de posición mientras se agachaba fuera de la vista y el velo volvía a caer en su lugar. La luz superior de la habitación y las anoréxicas fibras de la cortina proporcionaban bastantes pistas, así que Blay consiguió una imagen destilada de Qhuinn extendiendo la mano y tirando de ella por la nuca. Blay dirigió sus ojos al tatuaje de John, pero la reconcentración no duró. Dos segundos después estaba atrapado en el espectáculo erótico, no tanto observando lo que pasaba como absorbiendo los detalles. Al modo típico de Qhuinn, la mujer estaba ahora de rodillas y el tío tenía las manos enterradas en su cabello. Se estaba trabajando su cabeza, sus caderas flexionando y soltando mientras le taladraba la boca. Los sonidos amortiguados eran tan increíbles como la visual y Blay tuvo que cambiar de posición en su asiento, su cuerpo se endurecía. Deseaba estar ahí, de rodillas, conducido por las manos de Qhuinn. Deseaba ser él quien tuviera la boca llena. Deseaba ser el responsable de hacer que Qhuinn jadeara y se esforzara. No estaba escrito. Tío, ¿qué demonios? El tipo follaba con gente en clubs, baños, coches, callejones y ocasionalmente en camas. Se lo había hecho con miles de extraños, hombres y mujeres y machos y hembras por igual... era Wilt Chamberlain con colmillos. Ser rechazado por él era como que te echaran de un parque público. Blay intentó de nuevo apartar la mirada, pero la onda de un profundo gemido llevó sus ojos una vez más a... La cabeza de Qhuinn se había girado de forma que estaba mirando por fuera de la cortina. Y cuando los ojos de ambos se encontraron, su mirada desigual centelleó... casi como si estuviera más sintonizado con quien estaba mirando, que con quien se estaba tirando. ~40~
  41. 41. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra El corazón de Blay se detuvo. Especialmente cuando Qhuinn arrastró a la mujer hacia arriba, le dio la vuelta, y la inclinó sobre el escritorio. Un tirón y los tejanos estaban en las rodillas de ella. Y entonces fue... Jesucristo. ¿Era posible que su mejor amigo estuviera pensando lo que él? Sólo que entonces Qhuinn empujó la parte superior de la mujer contra su pecho. Después le susurró algo al oído, ella rió y giró la cabeza de costado para que él pudiera besarla. Lo cual hizo. Estúpido cabrón, pensó Blay para sí mismo. Estúpido hijo de puta. El tío sabía exactamente lo que estaba haciendo... y quien no era. Sacudiendo la cabeza, masculló: —John, ¿te importa si voy a echarme un cigarro fuera? Cuando John sacudió la cabeza, Blay se puso en pie y colocó la ropa en el asiento. Al tatuador le dijo: —¿Abro el cerrojo sin más? —Claro y puedes dejarla abierta si te quedas justo fuera de la puerta. —Gracias, tío. —No hay problema. Blay se alejó del zumbido de la pistola de tatuar y la sinfonía de gemidos detrás de esa cortina, deslizándose fuera de la tienda y apoyándose contra el edificio justo junto a la entrada. Palpó una plana cajetilla de Dunhill rojos, retiró un cigarrillo, se lo puso entre los labios y lo encendió con su encendedor negro. La primera calada fue el cielo. Siempre la mejor de todas las que la seguían. Mientras exhalaba, odió leer entrelíneas, ver conexiones donde no las había, malinterpretar acciones y miradas y toques casuales. Patético, de verdad. ~41~
  42. 42. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra Qhuinn no había levantado la mirada mientras le hacían una mamada para encontrar los ojos de Blay. Había estado comprobando a John Matthew. Y había girado a esa mujer y la había tomado desde atrás porque así era como le gustaba. Joder. La... esperanza no florecía eterna cuando la ahogaban el sentido común y la autoconservación. Inhalando con fuerza, estaba tan enmarañado en sus propios pensamientos que pasó por alto la sombra en lo alto del callejón al otro lado de la calle. Sin ser consciente de estar siendo observado, siguió fumando, la fresca noche primaveral tragándose las bocanadas que ascendían de sus labios. La comprensión de que no podía seguir más así fue una brisa profunda que le caló hasta los huesos. Capítulo 4 —Vale, creo que hemos acabado. John sintió un último tirón a través de los hombros y luego la pistola se quedó en silencio. Irguiéndose del reposabrazos contra el que había estado recostado durante las últimas dos horas, estiró los brazos sobre la cabeza y echó el torso hacia atrás estirándose. —Dame un segundo y te limpiaré. Mientras el macho humano rociaba algunas toallitas de papel con líquido antibacteriano, John apoyó el peso en la espina dorsal otra vez y dejó que el hormigueo del trabajo de la aguja reverberara a través de todo su cuerpo. En ese momento de calma, le llegó un extraño recuerdo, uno en el que no había pensado durante años. Era de sus días en el orfanato de Nuestra Señora, allá cuando no había sabido quién era realmente. Uno de los benefactores de la iglesia había sido un hombre rico que poseía una gran casa en la costa del Lago Saranac. Cada verano, se invitaba a los huérfanos a pasar un día, jugar en su césped del tamaño de un campo de fútbol, dar una vuelta en su precioso bote de madera y comer sandwiches y sandía. ~42~
  43. 43. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra John siempre se quemaba. No importaba cuanto mejunje le pusieran encima, su piel siempre se quemaba hasta achicharrarse... hasta que finalmente le relegaron a quedarse a la sombra del porche. Obligado a esperar a que pasara algo fuera del campo, había observado a los demás chicos y chicas hacer cosas, escuchado las risas rodar por la brillante hierba verde, le traían la comida y comía solo, haciendo de testigo en vez de tomar parte. Divertido, volvía a sentir ahora la piel como entonces: tirante y picante, especialmente cuando el tatuador golpeaba los puntos crudos con la tela húmeda y trazaba círculos sobre la tinta fresca. Joder, John podía recordar temer esa ordalía anual al lago. Había deseado tan condenadamente estar con los otros... aunque para ser honesto, había sido menos por lo que estaban haciendo y más porque estaba desesperado simplemente por encajar. Por amor de Díos, podrían haber estado masticando cristal roto y ensangrentando la pechera de las camisetas y todavía habría querido apuntarse. Aquellas seis horas en ese porche sin nada excepto un libro de comics o tal vez el nido de un pájaro caído que inspeccionar y reinspeccionar habían parecido tan largas como meses. Demasiado tiempo para pensar y sentir nostalgia. Siempre había tenido la esperanza de ser adoptado y en momentos solitarios como ese, el ansia le había consumido. Incluso más que estar entre los demás chiquillos, deseaba una familia, una auténtica madre y un padre, no sólo guardianes a los que se les pagaban para que le criaran. Quería pertenecer. Quería que alguien dijera, eres mío. Por supuesto, ahora que sabía lo que era... ahora que vivía como un vampiro entre vampiros, entendía la cuestión de la "posesión" mucho más claramente. Claro, los humanos tenían un concepto de unidad familiar, matrimonio y toda esa mierda, pero su auténtica raza se parecía más a una manada de animales. Los lazos de sangre y emparejamiento eran mucho más viscerales y absorbentes. Cuando pensaba en su yo más joven y triste, le dolía el pecho... aunque no porque deseara poder volver atrás en el tiempo y decirle a ese pequeño que sus padres vendrían a por él. No, le dolía porque precisamente lo que había deseado, casi le había destruido. Su adopción desde luego había llegado, pero la "posesión" no arraigó. Wellsie y Tohr habían entrando bailando el vals en su vida, le habían dicho qué era, le habían proporcionado un breve vistazo de hogar... y luego habían desaparecido. ~43~
  44. 44. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra Así que podía decir categóricamente que era mucho peor haber tenido y perdido unos padres, que no haberlos tenido en absoluto. Sí, claro, Tohr estaba técnicamente de vuelta en la mansión de la Hermandad, pero para John estaba más lejos que nunca: aunque ahora dijera las cosas correctas, habían sido demasiadas decepciones, era demasiado tarde. John había terminado con todo ese asunto de Tohr. —Aquí tienes un espejo. Revisa, colega. John asintió un gracias y fue al espejo de cuerpo entero de la esquina. Mientras Blay volvía de su larga pausa para el cigarrillo y Qhuinn emergía de detrás de la cortina de la habitación lateral, John se dio la vuelta y captó una vistazo de lo que tenía en la espalda. Oh, Dios. Era exactamente lo que quería. Y los adornos eran de primera. Asintió con la cabeza mientras movía el espejo de mano alrededor, comprobando cada ángulo. Tío, era una especie de vergüenza que ningún otro aparte de sus chicos fuera a ver esto. El tatuaje era espectacular. Y lo más importante era, sin importar lo que ocurriera a continuación, ya encontraran a Xhex viva o muerta, que ella siempre estaría con él. Maldito fuera, estas cuatro semanas desde su abducción habían sido las más largas de su vida. Y había tenido algunos días jodidamente largos antes de esta mierda. No saber dónde estaba ella. No saber lo que le había ocurrido. Tener que perderla... Se sentía como si hubiera sido mortalmente herido, aunque su piel estaba intacta, sus brazos y piernas ilesos y el pecho impenetrado por bala u hoja. Pero una vez más, en su corazón, estaba ella. E incluso si conseguía recuperarla para que pudiera vivir una vida que no le incluyera a él, no pasaba nada. Sólo la quería a salvo y viva. John miró al artista, se puso la mano en el corazón y se inclinó profundamente. Cuando se alzó de su posición de gratitud, el tipo extendió la palma hacia afuera. —De nada, hombre. Significa mucho que lo apruebes. Ahora déjame cubrirlo con algo de crema y un vendaje. Después de que se estrecharan las manos, John hizo señas y Blay tradujo. —No es necesario. Sana a velocidad de vértigo. —Pero va a necesitar tiempo... ~44~
  45. 45. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra El tatuador se inclinó y luego frunció el ceño mientras inspeccionaba la zona donde había trabajado. Antes de que el tipo empezara a hacer preguntas, John retrocedió y agarró su camisa de las manos de Blay. El hecho era, que la tinta que habían traído había sido escamoteada del alijo de V... lo cual significaba que parte de su composición incluía sal. Ese nombre y aquellos fabulosos remolinos eran permanentes... y su piel ya estaba sanando. Lo cual era una de las ventajas de ser un vampiro casi pura raza. —El tatuaje mola —dijo Qhuinn—. Es puro sexo. Como convocada, la mujer que Qhuinn había estado beneficiandose salió de detrás de la cortina y fue difícil no advertir la expresión dolida de Blay. Especialmente cuando ella deslizó un trozo de papel en el bolsillo trasero de Qhuinn. Indudablemente su número estaba en él, pero en realidad no debía hacerse ilusiones. Una vez el tío tenía a alguien, era todo... como si los compañeros de sexo fueran una comida que no podía repetirse y nunca quedaban sobras. Desafortunadamente la doble de Kat von D2 tenía estrellas en los ojos. —Llámame —le murmuró con una confianza que se desvanecería con el paso de los días. Qhuinn sonrió un poco. —Cuídate. Ante el sonido de esa palabra, Blay se relajó, sus grandes hombros se relajaron. En Qhuinnlandia, cuídate era sinónimo de, nunca volveré a verte, llamarte o follarte. John sacó su cartera, que estaba a reventar de toneladas de billetes y ninguna identificación en absoluto y sacó cuatro de cien. Lo cual era dos veces el coste del tatuaje. Cuando el artista comenzó a sacudir la cabeza y decir que era demasiado, John asintió hacia Qhuinn. Los dos alzaron las palmas derechas hacia los humanos y luego se extendieron hasta el interior de sus mentes y cubrieron los recuerdos del último par de horas. Ni el artista ni la recepcionista tendrían ningún recuerdo concreto de lo que había pasado. Y como mucho, podían tener sueños nebulosos. Al final, tendrían un dolor de cabeza. ~45~
  46. 46. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra Mientras la pareja se deslizaba en su trance, John, Blay y Qhuinn salieron por la puerta de la tienda y se mantuvieron en las sombras. Esperaron hasta que el artista se sacudió y se reenfocó, se acercó a la puerta y echó el cerrojo... y entonces fue momento de volver a los negocios. —¿Sal's? —preguntó Qhuinn, su voz era más baja de lo habitual debido a la satisfacción postcoital. Blay encendió otro Dunhill mientras John asentía con la cabeza e indicaba por señas, Nos están esperando. Uno tras otros, sus chicos desaparecieron en la noche. Pero antes de desvanecerse, John se detuvo un momento, sus instintos resonaban. Mirando a derecha e izquierda, sus ojos agudos como lasers penetraron la oscuridad. La calle Trade tenía un montón de luces de neón y había coches pasando porque eran sólo las dos de la mañana, pero él no estaba interesado en las partes iluminadas. Los callejones oscuros eran la cuestión. Alguien los estaba vigilando. Metió la mano dentro de su chaqueta de cuero y cerró la palma alrededor de la empuñadura de su daga. No tenía ningún problema en matar al enemigo, especialmente ahora, cuando sabía endemoniadamente bien quien tenía a su hembra... y esperó a que algo que olía como un ciervo muerto hacía una semana se lanzara sobre él. No tuvo tanta suerte. En vez de eso, su móvil sonó con un silbido. Sin duda Qhuinn y/o Blay se estaban preguntando dónde coño estaba. Esperó un minuto más y decidió que la información que esperaba obtener de Trez y iAm era más importante que clavarle los nudillos a quien fuera el asesino que acechaba en las sombras. Con la venganza fluyendo espesa por sus venas, John se desmaterializó en el mismo aire y tomó forma de nuevo en el aparcamiento del restaurante Sal's. No había ningún coche alrededor y las luces que normalmente brillaban fuera del edificio de ladrillo estaban apagadas. Las puertas dobles bajo la marquesina se abrieron al instante y Qhuinn asomó la cabeza. ~46~
  47. 47. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra —¿Por qué demonios has tardado tanto? Paranoia, pensó John. Volviendo a comprobar mis armas, indicó por señas mientras caminaba. —Podrías haberme pedido que esperara. O hacerlo aquí. Sí, Mamá. El interior del lugar estaba decorado al viejo estilo Rat Pack con empapelado saturado y alfombra de felpa hasta donde alcanzaba la vista. Todo, desde los asientos del club, hasta las mesas cubiertas de lino, pasando por los platos y la platería era una reproducción de lo que había sido en los sesenta y Dean Martin había vuelto a la vida: refinado, rico y clasista al estilo Sands Casino. Incluso el Viejo Ojos Azules estaba cantando Fly me to the Moon. Los altavoces probablemente se negarían a reproducir otra cosa. Los tres pasaron el atril de la recepcionista y fueron al bar, donde el acre aroma de los cigarros persistia a pesar de las leyes antihumo de Nueva York. Blay siguió hasta detrás del mostrador de teca y se sirvió una Coca-Cola y John se paseó, con las manos en las caderas, los ojos en el suelo de mármol, delineando el sendero marcado por los reservados de cuero que estaban dispuestas rodeando el local. Qhuinn tomó asiento en uno de ellos. —Nos dijeron que nos dejáramos caer y tomáramos un trago. Vendrán en cualquier... En ese momento, desde la única sala de personal en la parte de atrás, un thump-thump y un gemido cortó la cháchara de Sinatra. Con una maldición, John siguió el ejemplo de Qhuinn y aparcó enfrente del tío. Si las Sombras estaban trabajándose a algún Pedazo De Mierda, probablemente sería más de un segundo. Cuando Qhuinn estiró las piernas bajo la mesa negra y tensó la espalda, todavía estaba encendido, las mejillas sonrojadas por el esfuerzo, los labios hinchados de besar. Por un momento, John estuvo tentado a preguntar por qué el tío insistía en follarse gente delante de Blay, pero se repensó la Gran Pregunta mientras examinaba la lágrima roja que llevaba tatuada el tipo en la mejilla. ~47~
  48. 48. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra ¿De qué otro modo iba a tener relaciones sexuales el bastardo? Estaba literalmente unido a la cadera con John y todo lo que hacían era salir y luchar... con Blay como miembro de su equipo. Blay volvió con su Coca-Cola, se sentó junto a John y se quedó callado. Muy embarazoso, pensó John cuando ninguno de ellos dijo nada. Diez minutos después, la puerta marcada como SÓLO PERSONAL se abrió de par en par y Trez salió de la parte de atrás. —Lamento la espera. —Agarró una toalla de mano de detrás de la barra y se limpió la sangre de los nudillos—. iAm está acabando de tirar algo de basura en el callejón. Estará aquí en un instante. John dijo por señas, ¿Sabemos algo? Después de que Qhuinn tradujera, las cejas de Trez cayeron y los ojos de la Sombra se volvieron calculadores. —¿De qué? —Xhex —dijo Qhuinn. Trez realizó un elaborado trabajo volviendo a doblar la toalla ahora manchada de rojo. —Lo último que supe, es que Rehv estaba viviendo con vosotros en el complejo. —Lo está. El Sombra plantó sus palmas sobre la teca y se inclinó hacia delante, los músculos de su hombro se hincharon. —¿Entonces por qué tenéis que preguntarme a mí sobre su búsqueda y rescate? Tú la conoces muy bien, indicó John. Después de la traducción, los ojos de Trez centellaron de un verde brillante. —Sí. Es mi hermana, aunque no de mi sangre. ¿Entonces cuál es el problema? señaló John. ~48~
  49. 49. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra Cuando Qhuinn vaciló, como si quisiera asegurarse de que John realmente tenía que decirle eso a una Sombra, John le hizo una seña para que siguiera hablando. Qhuinn sacudió un poco la cabeza. —Dice que entiende eso. Sólo quiere asegurarse de que todas las posibilidades están cubiertas. —Habla claro, no creo que sea eso lo que ha dicho. —La sonrisa de Trez era fría—. Y he aquí mi problema. Venís aquí y os ponéis chulitos sugiriendo que vosotros y vuestro rey no confías en que Rehv os diga como va la cosa... o no creéis que se esté dejando las pelotas para encontrarla. Y ¿sabéis?... esa mierda no va conmigo. iAm entró a través de la puerta de personal y simplemente asintió mientras se aproximaba a su hermano... lo cual era toda la bienvenida que podía esperarse jamás de él. No desperdiciaba palabras. Ni golpes, dada la cantidad de sangre que manchaba su camiseta gris. Y el tipo no pidió un resumen de la reunión hasta el momento. Parecía totalmente puesto al día, lo que significaba que o había visto algo en una cámara de seguridad en la parte de atrás o era agudo leyendo la tensión en el poderoso cuerpo de su hermano. No hemos venido aquí a pelear u ofender. Indicó John por señas. Sólo queremos encontrarla. Hubo una pausa después de que Qhuinn hiciera su parte. Y luego Trez hizo la pregunta de los sesenta y cuatro mil dólares. —¿Sabe tu rey que estás aquí? Cuando John sacudió la cabeza, Trez entrecerró los ojos aún más. —¿Y qué esperas conseguir exactamente de nosotros? Cualquier cosa que sepáis o creáis que sea cierta sobre dónde está Xhex. Y cualquier información sobre el tráfico de drogas aquí en Caldwell. Esperó a que Qhuinn se pusiera al corriente, luego continuó. Asumiendo que Rehv tenga razón y Lash fuera el que acabó con los distribuidores en la ciudad, es endemoniadamente obvio que él y la Sociedad Lessening llenarán el vacío creado. Otra pausa para Qhuinn. ¿Así que, adónde va la gente a comprar, aparte de a los clubs de la parte baja de Trade? ¿Hay una ruta del crack? ¿Y quienes son los ~49~
  50. 50. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra grandes distribuidores con los que trabajaba Rehv? Si Lash está intentando traficar, tiene que estar consiguiendo la mierda de alguien. Un último respiro para Qhuinn. Hemos estado en los callejones, pero hasta ahora, eso no nos ha llevado a ninguna parte. Sólo humanos traficando con humanos. Trez retiró su peso de las palmas de las manos y prácticamente podías oler a madera quemándose mientras su cerebro trabajaba. —Déjame preguntarte algo. Claro, gesticuló John. Trez miró alrededor y luego volvió a encontrar la mirada de John. —En privado. Capítulo 5 Cuando la Sombra lanzó la demanda, John vio que Qhuinn y Blay se tensaban y supo por dónde iban a salir sus chicos. Trez era un aliado, pero también era peligroso por definición. Las Sombras seguían su propio código y el de nadie más y eran capaces de cosas que dejarían en bragas a los symphats. Pero cuando se trataba de Xhex, estaba dispuesto a atravesar un anillo de fuego. Mientras tenga lápiz y boli, nos irá bien, señaló John. Cuando ni Blay ni Qhuinn tradujeron, frunció el ceño y les codeó a ambos. Qhuinn se aclaró la garganta y miró a Trez a través de la barra. —Como su ahstrux nohtrum, yo voy donde va él. —En mi casa no, ¿está claro? Ni en la de mi hermano. Qhuinn se alzó sobre sus pies, como si fuera a enzarzarse con la Sombra si hiciera falta. —Así es como funciona. ~50~
  51. 51. J .R .W a r d A m a n t e M ío 8º Hermandad de la Daga Negra John se deslizó fuera del reservado y plantó su cuerpo en el camino de Qhuinn antes de que el hijo puta se pusiera en modo defensa de rugby. Con un gesto de la cabeza hacia la parte de atrás, donde asumía que irían él y Trez, esperó a que la Sombra abriera camino. Naturalmente, Qhuinn tenía que abrir la bocaza. —Joder, John. John se dio la vuelta y dijo por señas, ¿Tengo que darte una puñetera orden? Voy a ir con él y tú te quedas aquí. Punto. Final. Que te jodan, deletrearon las manos de Qhuinn. No me pego a ti por puro gusto y risitas. El sonido de un timbre cortó la discusión mientras ambos miraban a las Sombras. Después de que iAm comprobara el monitor de seguridad que había bajo la barra, dijo: —Nuestra reunión de las dos treinta está aquí. Cuando rodeó el mostrador a zancadas y se dirigió a la puerta principal, Trez se concentró en Qhuinn durante un largo momento, luego dijo a John: —Dile a tu chico que es difícil proteger a alguien cuando estás muerto. La voz de Qhuinn se volvió dura como un puñetazo. —Iría a la muerte por él. —Mantén esa actitud y eso no será hipotético. Qhuinn desnudó los colmillos y siseó guturalmente desde su garganta, convirtiéndose en el mortífero animal sobre el que los humanos habían imaginado todo tipo de mitología de horror. Cuando miraba a Trez, estaba bastante cristalino en su mente, que ya estaba encaramándose a la barra y yendo a por la garganta de la Sombra. Trez sonrió fríamente y no se movió un centímetro. —Un tipo duro, ¿eh? ¿O eres todo fachada? Difícil saber a que luchador secundar. La Sombra tenía una reserva de trucos en la manga, pero aún así Qhuinn parecía una apisonadora preparada para echar abajo un edificio. Fuera como fuera, esto era Caldwell, no Las Vegas y John no era un corredor de apuestas. ~51~

×