Las caquitas viajeras

1.430 visualizaciones

Publicado el

Cuento infantil

Publicado en: Educación
0 comentarios
5 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.430
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
829
Acciones
Compartido
0
Descargas
8
Comentarios
0
Recomendaciones
5
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Las caquitas viajeras

  1. 1. www.ayudandoamihijoacomprenderelmundo.blogspot.com Por: Aurora Garrigós Cuento infantil Las caquitas viajeras
  2. 2. Este es un cuento que me surge como ayuda a un peque de 5 años con TEA que todavía no hace caca en el váter, basándome un poco en las dificultades que parece tener. A Ian le encantaban los cuentos de fantasía cuando era pequeño. Creo que la fantasía no debería faltar en la vida de ningún niño, independientemente de sus características A falta de ilustraciones, se puede preparar un audio para que los niños lo escuchen. Si alguien se anima a ilustrarlo sería genial!!! auroragarrigos@gmail.com ESPERO QUE OS GUSTE!!!!
  3. 3. Las caquitas viajeras viven en las barriguitas. También en la de Carlos, el niño al que le encantan las risas. Que se agacha y se esconde cuando tiene que hacer caquita. ¿Qué será lo que le pasa a Carlos?- se pregunta su mamá. ¡Que le duele la barriguita y él no lo sabe explicar! Ni empujar a las caquitas para que se puedan marchar. Las caquitas, que lo saben, no dejan de temblar; tienen mucho miedo de estrellarse contra una pañal o en el calzoncillo de Carlos acabar espachurrás.
  4. 4. Quieren conocer el mundo, ¡y les encanta viajar! Pero llorando pasan el día, todas juntitas y apretás en la barriguita de Carlos que no las quiere soltar. El niño todavía no sabe que hacer caquita es igual que tirarse un pedete, de los que se le escapan por detrás. ¡¡Sí, sí!!, de esos, que tanto hacen reír a papá y a mamá.
  5. 5. Pero ahora que ya lo ha aprendido, estará atento a la señal, y cuando le duela la barriguita, nunca más se agachará; Porque para ayudar a las caquitas, ha de aprender a empujar sentadito como un rey, en su trono blanco de tobogán; que es la taza del váter, le ha dicho a Carlos su mamá. Las caquitas juguetonas por el tobogán quieren marchar Y como son tan aventureras muy lejos llegarán.
  6. 6. Ahora Carlos, entusiasmado, decidido a ayudarles está y se sube al wáter gritando:- preparados, listos, ¡¡yaaa!! Igual que saldría un pedete, ¡allá que la caquita va! -¡¡Ey!!- grita Carlos satisfecho - ¡Cuando llegues a tu destino, mándame una postal! -Gracias Carlos por ayudarme, ¡nunca lo voy a olvidar! -Pues tranquila, que mañana, más caquitas te acompañarán, porque ahora he aprendido que lo que más os gusta ¡¡¡es viajar!!!

×