Es un salvavidas en tiempo de crisis y
deja un gran margen de maniobra al
creador, pero aún no ha conseguido un
peso relev...
CULTURA
L
a cultura y la ciencia
han sido dos de los
sectores más perju-
dicados por las polí-
ticas y los recortes presup...
CULTURA
Por ello, en Verkami mati-
zan: «Somos una alternativa,
y muchas veces también un
complemento a otras vías tra-
di...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Reportaje sobre crowdfunding en El Correo

319 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Noticias y política
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
319
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
5
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Reportaje sobre crowdfunding en El Correo

  1. 1. Es un salvavidas en tiempo de crisis y deja un gran margen de maniobra al creador, pero aún no ha conseguido un peso relevante en la cultura española El silencio de las mujeres ‘beat’ LECTURAS +TR Una antología recupera la obra de escritoras rebeldes que sufrieron marginación [P6] Bernardo Atxagaren triptikoa ARTEA Azpilikuetak idazlearen azken obran oinarriturik serigrafia triptikoa argitaratu du[P14] EL CORREO Sábado, 13.06.15 Nº 999
  2. 2. CULTURA L a cultura y la ciencia han sido dos de los sectores más perju- dicados por las polí- ticas y los recortes presupues- tarios, y sus profesionales y defensores han tenido que re- currir al ‘crowdfunding’ para sacar adelante proyectos que, de otro modo, quizás nunca se habrían llegado a realizar por la falta de ayudas y sub- venciones por parte de las ad- ministraciones. Eso habría significado una importante pérdida para los ciudadanos que, pese a la mer- ma de su nivel adquisitivo, quieren seguir disfrutando de sus hobbies y de sus intere- ses, con la misma calidad que antes. Y ahí radica el espacio en el que promotores, artis- tas, científicos y ciudadanos con sensibilidad y preocupa- ciones se han encontrado para hacer, en resumidas cuentas, un intercambio directo: «Yo quiero hacer este proyecto, lo pongo en una web de me- cenazgo, y tú me financias en la medida de tus posibilida- des». La web de ‘crowdfunding’ cultural más valorada y más conocida entre los españoles, según la encuesta realizada por la empresa de investiga- ción sociológica ‘Two much research studio’, esWerkami, uno de cuyos fundadores, Jonàs Sala, explica sus oríge- nes: «Somos pioneros a nivel europeo como herramienta de ‘crowdfunding’ y arranca- mos con un ‘crowdfunding’ familiar y offline (fuera de in- ternet).Vimos que estaba em- pezando el fenómeno en Es- tados Unidos y, con mi padre y mi hermano, decidimos que tenía que existir una herra- mienta para los creadores de nuestro país y de cualquier parte del mundo para que pu- dieran hacer realidad sus pro- yectos con la complicidad de su público y sus fans». Cine y patrimonio Para el grupo Izal, que finan- ció sus dos primeros discos por ‘crowdfunding’ y desde en- tonces está haciendo concier- tos a nivel nacional e interna- cional con rotundo éxito, ésta «es una pieza fundamental en la escena independiente, es un medio de financiación cuando no tienes otra opción. Es una especie de cobro ade- lantado por un trabajo, con el añadido sentimental, porque se trata de gente que está con- fiando en que vas a hacer un buen trabajo sin ponerte con- diciones ni intereses». Por su parte, el director de cine Luis Endera, que logró financiar en dos tandas de mecenazgo su película de terror ‘Desde el infierno’, opina que «sin el ‘crowdfunding’, sin duda, ha- bría menos proyectos. Cada día más pequeñas produccio- nes se están realizando gra- cias a este método de finan- ciación». Hasta el patrimonio cultu- ral se ha visto afectado por el abandonoadministrativo,ante lo cual, Carlos Morenés y sus compañeros montaron la web Todos a Una crowdfunding (www.todosaunacrowdfun- ding.es). Pero, como vicepre- sidente ejecutivo, ha obser- vado que «de momento, el ‘crowdfunding’ juega en Es- paña un papel insignificante en el campo del patrimonio cultural.Todavíahaypocacon- ciencia social sobre las respon- sabilidades ciudadanas de co- laborar en el mantenimiento de nuestro legado histórico, que a todos pertenece. Está muy arraigada la idea de que esa tarea corresponde a los po- deres públicos. Sin embargo, el potencial del ‘crowdfun- ding’ como motor de desarro- llo es enorme. Sólo es cues- tión de tiempo su asimilación por la sociedad española». Por lo menos es optimista, más o menos como RoiVillar, de iLoveScience, que ya ha permitido poner en marcha cuatro proyectos entre bioin- formática, biomedicina y pro- yectos de divulgación en me- dioambiente desde su web de ‘crowdfunding’ especializada en ciencia, y cree que «el me- cenazgo ha fomentado el cambio en la manera de hacer y contar ciencia. Para ello, he- mos contado con comunida- des que se movilizan a favor de la ciencia y de provocar pre- sión en instituciones, organi- zaciones y grandes empresas, paraqueestastenganencuen- ta la investigación científica en sus agendas. No obstante, todavía queda mucho por ha- cer». El periodismo y la literatu- ra también están salvándose, en cierta medida, gracias a la aportación de muchos lecto- res que desean que les cuen- ten las cosas desde otra pers- pectiva. Es el caso de Borja Ventura, que se propuso es- cribir un libro sobre todas las víctimas del conflicto vasco, titulado ‘Guztiak’.Tras varios años viendo cómo los medios rechazabansuproyecto,laedi- torial Libros.com le contactó para financiarlo con su méto- do habitual, y al periodista le «pareció una gran manera de valorar si realmente interesa- ba o no, si era una historia que merecía ser contada o era una cabezonería mía. Además, la campaña fue dura: el núme- ro de apoyos exigidos para sa- car el libro es el más alto que han puesto (no sólo a mí, tam- bién a otros libros), básica- mente porque había unos cos- tes que cubrir por el viaje a Euskadi y Navarra para hacer casi todas las entrevistas». Luis Endera lo decidió per- sonalmente por «rapidez y por libertad.Aunque,antesdeem- pezar, no sabía que iba a ser tan duro sacar adelante un ‘crowdfunding’ de este tama- ño (35.000 euros), pensaba que así tendría la oportunidad de hacer mi primera película antesyque,claro,unavezque tuviera el dinero yo sería tam- bién el que tomara las deci- siones más importantes». A ELISABETH G. IBORRA REPORTAJE como tabla de salvación Su peso en la cultura española es aún pequeño pero ha hecho posibles proyectos independientes en muchos ámbitos «Somosuna alternativaparalos quecreenenotra formadehacerlas cosasydeentender elhechocreativo» TERRI TORIOS 2 Sábado 13.06.15 EL CORREO
  3. 3. CULTURA Por ello, en Verkami mati- zan: «Somos una alternativa, y muchas veces también un complemento a otras vías tra- dicionales de financiación de la cultura, como los ahorros personales, las productoras, los créditos o las ayudas pú- blicas. No queremos reempla- zar ninguna de ellas, quere- mos ser una vía para todos aquellos que creen en otra for- ma de hacer las cosas y de en- tenderelhechocreativo».Poco a poco se alcanzan muchos re- tos que, en principio, los pro- pulsores creían muy lejanos. Saber moverse Ventura admite que «se logra cuando eres muy pesado. Mu- cho. Escribí a mis contactos periodistas, muchos dieron difusión, algunos publicaron cosas, otros incluso se convir- tieron en mecenas.Y así, poco a poco, se consiguió. Una de las cosas que más me alegra es que la mayoría de mecenas son desconocidos, y muy po- cos, gente realmente cerca- na».LuisEnderaconsideraque «la clave es hacer partícipes a los mecenas, y futuros espec- tadores, de la ilusión del equi- po de la película. La gente está deseando ilusionarse por ini- ciativas positivas y participa- tivas. Hay que ser muy since- ro, transparente... De esta for- ma la gente empatizará con- tigo y querrá ayudarte». En Izal reconocen que tuvieron «lasuertedequeelbocaaboca funcionó desde el principio, seguramente porque prácti- camente cualquiera podía per- mitírselo». SegúnCarlosMorenés,nin- guno lo hizo mal: «Motivar a los donantes es el punto bási- co del ‘crowdfunding’. El pro- motor debe transmitir su en- tusiasmo,presentandosupro- yecto de forma atractiva, cla- ra y bien estructurada. Luego tiene que hacer un importan- teesfuerzodedifusióndentro del plazo marcado para conse- guirlafinanciación».Enlamis- malínea,RoiVillarseñalaque, paraconseguirmicromecenas, han de «utilizar todos los ca- nales que estén a nuestra dis- posición y colaborar con me- dios de comunicación porque contar la ciencia es tan impor- tante como generarla». EnVerkami concluyen que «las motivaciones para parti- cipardelosproyectossonprin- cipalmente dos: por un lado, sentirse parte de la creación de una manifestación cultu- ral que es importante para el mecenas,uncomponentemás militante y afectivo. Y por otro, el hecho de poder con- seguir el resultado de la con- secución del proyecto y con extras exclusivos y especiales que solo pueden conseguirse durante la campaña». Se tra- ta de recompensas, en forma de CD, DVD, conciertos, li- bros, firmas, camisetas, etc. El director de la película de te- rror especifica que «aumen- tan conforme aumenta lo aportado. De todas formas mi impresión es que la gente no aporta el dinero por las recom- pensas, al menos en general; lo aportan según lo que pue- den poner». Y a ellos les compensa como resume Jonàs Sala: «Per- mite a los autores tener un controltotalsobresucreación, no depender de nadie y poder tomar todas las decisiones al- rededor de su creación, y qui- tar riesgos. Si consigues finan- ciar el proyecto con la preven- ta del resultado final, este sal- drá adelante y no tendrás nin- gún tipo de deuda. Si después sevendebien,elbeneficioserá ya neto y directamente para el autor». los cinco de Izal, según Pablo, su bajo, les pareció «la mejor de las posibilidades. No tenía- mos el dinero y las demás op- ciones eran pedir prestado a familiares o a un banco. Nos parece algo muy honesto que crea una especie de vínculo con aquellos que te ayudan». No sustituye Curiosamente, las tres plata- formas de mecenazgo consul- tadas no lo aprovecharon en su propio beneficio. RoiVillar cuenta que iLoveScience em- pezó como una sociedad limi- tada de cuatro jóvenes em- prendedores, a la que se han sumado diferentes perfiles. Morenés, de la web Todos a una, comenta: «La pusimos en marcha con nuestros pro- pios medios y equipo». La cuestión es si, para sus pro- yectos, ésta es ya la única op- ción: «Teóricamente, el me- cenazgo no es la única vía. De- pendemuchodequeseanmo- numentos de propiedad pú- blica o privada. Lo cierto es que la situación de crisis ac- tual está llevando la parte im- portante de nuestro patrimo- nio a situaciones realmente dramáticas. Las arcas públicas carecen de fondos para aten- der a nuestro variado y rico le- gado en piedra y los ciudada- nos tienen sus economías aún peor». Lo mismo refiere RoiVillar. «No es la única vía ni debería. iLoveScience no se plantea comounmecanismodefinan- ciaciónquesustituyaalascon- vocatorias competitivas tra- dicionales, por lo que los pro- yectos que publicamos cuen- tan con otras vías de financia- ción». El problema es que «el sistema de financiación de la I+D actual está basado casi ex- clusivamente en subvencio- nes públicas competitivas que han sufrido una merma que ha llegado hasta el 30% en el CSIC». Por eso, enlaza More- nés, «el ‘crowdfunding’ es una alternativa muy factible pues consiste en muchas pequeñas aportaciones que no suponen esfuerzo económico indivi- dual, pero cuya suma permi- te emprender proyectos de conservación a entidades y asociaciones civiles». La demostración más exi- tosa de ello es la que aporta Jonàs Sala, deVerkami: «A día de hoy, somos una alternati- va consolidada para producir todo tipo de proyectos en to- dos los ámbitos profesionales de la cultura. Otra manera de entender el consumo y la pro- ducción cultural y la forma de relacionarse con el público. Los consumidores han descu- bierto una nueva forma de acercarse a la cultura, darle va- lor, estar en contacto con los creadores que admiran y com- partir un proyecto común. Las comunidades que se generan alrededor de los proyectos per- duran en el tiempo y repre- sentan un gran activo para los creadores». En el cine, Endera apunta que no es la única opción, «pero sí la que te permite te- ner la seguridad, una vez con- seguido el dinero, de que se va a poner en marcha. Si no, dependes de productoras ex- ternas que quizás ya tenían otros planes». Y lo mismo si dependes de los medios, se- gúnVentura: «Ellos deben in- formar no sólo de lo que da audiencia, sino de lo que es importante, humano, y nos afecta o importa.Aunque sea incómodo de leer, o desagra- dable. Tener que recurrir al ‘crowd-funding’ porque los medios no quieren contar o cubrir según qué historias es triste». LEY PENDIENTE Jonàs Sala, fundador de la web de ‘crowdfunding’ Werkami, entiende que «se tendría que incentivar desde los estamentos ofi- ciales, con desgravaciones fiscales para los mecenas que aporten a los proyec- tos de ‘crowdfunding’. Es una reivindicación históri- ca del sector que espere- mos que se haga realidad con las futuras leyes de mecenazgo. Por otro lado, aunque no tenga una legis- lación específica, el ‘crowdfunding’ de recom- pensa que practica Verka- mi está amparado dentro de la legislación vigente». En ese sentido, todos están esperando a ver cómo se porta el Gobierno con la Ley de Mecenazgo que lle- va preparando tres años. Según Endera, «en teoría, incluirá supuestas desgra- vaciones y beneficios fis- cales, tal y como se llevan a cabo en la mayoría de los países de nuestro entorno, serán los elementos más llamativos de esta ley, de- duce de un texto de uni- versocrowdfunding.com». Sala distingue entre los ti- pos básicos de ‘crowdfun- ding’: «Aquel que se dirige al ámbito empresarial (captación de capital, prés- tamos entre particulares, etc.) sí se ha regulado en España. Las plataformas web están obligadas a ac- tuar bajo la supervisión de la Comisión Nacional del Mercado de Valores y so- metidas al Banco de Espa- ña. El otro tipo básico, el ‘crowdfunding’ de dona- ción, no está especialmen- te regulado y se encuentra sometido a la normativa fiscal general, eso sí, gene- rando dudas y confusio- nes». TERRI TORIOS 3Sábado 13.06.15 EL CORREO

×