SÖREN KIERKEGAARD Raúl Blackaller
Breves datos sobre su vida <ul><li>Sören Kierkegaard nació en Copenhague el 5 de mayo de 1813.  Físicamente era jorobado y...
<ul><li>Estudió teología y filosofía en la Universidad de Copenhague (1830), donde conoció la filosofía hegeliana, contra ...
<ul><li>Tras la muerte de su padre en 1838, Kierkegaard tuvo una profunda experiencia religiosa que lo llevó a intensifica...
<ul><li>Rompió el compromiso matrimonial en 1841, pero este hecho fue muy significativo para él ya que le enseñó a ser poe...
<ul><li>La filosofía del danés tiene tres características básicas que deben ser tenidas en cuenta: está encuadrada dentro ...
El hombre y la elección de la vida  <ul><li>En sus primeros trabajos, Kierkegaard dice que hay dos tipos de vida, que llam...
<ul><li>Al estético, sin embargo, le da un significado diferente del que usualmente le damos, quiere decir lo inmediato y ...
<ul><li>El término que mejor describe este llamado del espíritu en el mundo sensual es la angustia.  La angustia es una in...
<ul><li>Pero el hombre que a través del llamado de la desesperación ha sentido la ineficiencia de una vida en la esfera es...
<ul><li>El esteta está privado de un contenido real, de la propia subjetividad: existe solamente en la imaginación porque ...
<ul><li>Así, la libertad pierde sentido, deja de ser libertad.  Porque el simple pensar me presenta varias maneras de actu...
<ul><li>La vía estética de la vida es un hedonismo refinado, que consiste en una búsqueda de placer y el cultivo de la apa...
<ul><li>El camino de la vida ética implica un intenso y apasionado compromiso con el deber y con obligaciones sociales y r...
Estadios Escalas en el ser personal Características Estético Existencia El hombre se conforma con una vida placentera exen...
La Angustia <ul><li>El concepto de la angustia se ocupa de la sexualidad, tomada como el elemento constituyente en el conc...
<ul><li>“ El hombre no es consciente de la culpa porque peca, sino que peca porque es consciente de la culpa” dice con pal...
<ul><li>En el más bajo el hombre todavía piensa que solo encontrará las exigencias de la eternidad en el mundo temporal.  ...
La paradoja y el salto para llegar a la fe <ul><li>La encarnación es ella misma una paradoja; en parte porque significa la...
<ul><li>El hombre se encuentra entre dos polos: la nada (el pecado) y lo absoluto (Dios).  El hombre debe elegir entre la ...
<ul><li>Esa tensión dialéctica que tiene el hombre encuentra su cauce en Jesucristo, que es hombre y es Dios.  En Jesucris...
<ul><li>Lo que cada persona es depende de su libertad, de lo que quiere hacer.  El hombre no se salva si no es pegando el ...
Temor y temblor 1846
Elogio de Abraham <ul><li>Si el hombre no tuviese conciencia eterna; si un poder salvaje y efervescente productor de todo,...
<ul><li>Y si así no fuese, si un vínculo sagrado no atase a la humanidad; si se renovasen las generaciones así como se ren...
Pero este no el caso <ul><li>Pues Dios ha formado el héroe y al poeta o al orador del mismo modo como creó al hombre y a l...
<ul><li>Y hubo hombres grandes por sus energías, saber, esperanza o amor; pero Abraham fue el más grande de todos: grande ...
<ul><li>Es humano condolerse y llorar con el que llora; pero es más grande creer, y más reconfortante aún contemplar al cr...
<ul><li>Abraham creyó, y por eso se mantuvo joven; pues quien espera siempre lo mejor envejece en las decepciones y quien ...
<ul><li>“ Y Dios puso a prueba a Abraham y le dijo: toma tu hijo, el único, aquel a quien tú amas, Issac; ve con él al paí...
<ul><li>Pero Abraham creyó y no dudó de ningún modo; creyó lo absurdo. </li></ul><ul><li>¿Quién dio vigor al brazo de Abra...
Abraham <ul><li>¡Padre segundo del género humano! Tú que fuiste el primero en sentir y manifestar esa pasión prodigiosa qu...
Problemata Efusión preliminar <ul><li>“ Sólo quien trabaja tiene pan ”. El mundo exterior está sometido a la ley de la imp...
<ul><li>La conducta de Abraham desde el punto de vista moral se expresa diciendo que quiso matar a su hijo, y, desde el pu...
<ul><li>Cuando se suprime la fe reduciéndola a cero, queda únicamente el hecho brutal de que Abraham quiso matar a su hijo...
<ul><li>En cuanto a mí, yo tengo el valor para llegar al final de una idea; ninguna me ha causado temor hasta el presente;...
<ul><li>“ No confiero ningún valor en sí al obstáculo que cuando lo vence, conduce a un buen cerebro más allá del punto a ...
<ul><li>Poseo la certeza de que Dios es amor; este pensamiento tiene para mí un valor lírico fundamental. Presente la cert...
<ul><li>No inoportuno a Dios con mis pequeñas inquietudes, no me preocupa el detalle, mis ojos están fijos únicamente en m...
<ul><li>Dios exige a Issac, yo lo sacrifico y con él a toda mi alegría; sin embargo, Dios es amor y continúa siéndolo para...
<ul><li>(Abraham) creyó en virtud del absurdo, porque aquello no era cosa de cálculos humanos y el absurdo consiste en que...
<ul><li>Amar a Dios sin tener fe es reflejarse en sí mismo, pero amar a Dios con fe es reflejarse en Dios. </li></ul>
<ul><li>El movimiento de la fe debe hacerse constantemente en virtud del absurdo, y, cosa esencial, tratando de no perder ...
El caballero de la fe <ul><li>Si yo supiese dónde vive un caballero de la fe, iría con mis propios pies al encuentro de es...
<ul><li>[…]Vuelca en la resignación infinita la profunda melancolía de su vida, conoce la felicidad de lo infinito, ha exp...
El movimiento del infinito <ul><li>Todo movimiento del infinito se efectúa por la pasión y ninguna reflexión puede produci...
<ul><li>Lo que falta en nuestra época no es la reflexión, sino la pasión. Así es como nuestro tiempo tiene en cierto senti...
<ul><li>…  el alma se halla desde un principio dispersa en lo múltiple y jamás podrá llegar a realizar el movimiento; se c...
<ul><li>El caballero al concentrarse no se olvida.  </li></ul><ul><li>No siente deseos de convertirse en otro hombre y de ...
<ul><li>Desde el punto de vista espiritual todo es posible; mas en el mundo finito hay muchas cosas que son imposibles. </...
<ul><li>La resignación infinita comporta la paz y el reposo. </li></ul><ul><li>La resignación infinita es el último estadi...
<ul><li>“ Sin embargo, creo que obtendré lo que amo en virtud de lo absurdo, en virtud de mi fe en que todo le es posible ...
<ul><li>El absurdo no pertenece a las diferencias comprendidas en el cuadro propio de la razón. No es idéntico a lo invero...
<ul><li>La fe no es, pues, un impulso de orden estético; es de otro orden mucho más elevado, justamente porque presupone l...
<ul><li>La resignación no implica la fe, pues aquello que adquiero en la resignación es mi conciencia eterna y hay allí un...
<ul><li>Por la resignación renuncio a todo; es un movimiento que cumplo por mí mismo, y si me abstengo de hacerlo, es debi...
<ul><li>Por la fe no renuncio a nada, al contrario, lo recibo todo y en el sentido atribuido a aquel que posee tanta fe co...
<ul><li>El movimiento de la resignación infinita puede realizarlo cualquiera. Pero con respecto a la fe ya es otra cuestió...
<ul><li>La historia de Abraham es interpretada de otra manera. Se celebra la gracia de Dios que otorgó a Isaac por segunda...
<ul><li>La fe comienza precisamente donde acaba la razón. </li></ul>
Problema I ¿Hay suspensión teleológica de la moral? <ul><li>La moral es como tal lo general, y bajo este título lo que es ...
<ul><li>Lo moral es de la misma naturaleza que la eterna felicidad del hombre, la cual es a cada instante y por toda la et...
<ul><li>La fe es esa paradoja según la cual el Individuo está por encima de lo general y siempre de tal manera que, cosa i...
<ul><li>El es el Individuo quien, luego de haber estado como tal subordinado a lo general, alcanza a ser ahora gracias a l...
<ul><li>(Abraham) obra en virtud del absurdo; porque lo absurdo consiste en que está como Individuo por encima de lo gener...
<ul><li>¿Qué es entonces el deber? La expresión de la voluntad de Dios. </li></ul><ul><li>La historia de Abraham comporta ...
Problema II ¿Hay un deber absoluto hacia Dios? <ul><li>Lo moral es lo general y como tal, también lo divino. Por consiguie...
<ul><li>El deber se constituye como tal cuando es referido a Dios, pero en el deber mismo yo no entro en relación con Dios...
<ul><li>La paradoja de la fe consiste en que el individuo es superior a lo general, de manera que, para recordar una difer...
<ul><li>La paradoja de la fe ha perdido la instancia intermedia, lo general. Por una parte la fe es la expresión del supre...
<ul><li>Se encuentra una notable doctrina sobre el deber absoluto hacia Dios en el evangelio de San Lucas (XVI, 26): “Si a...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Sören kierkegaard

15.602 visualizaciones

Publicado el

Vida y obra de Soren Kierkegaard, enfocado en su libro Temor y Temblor.

Publicado en: Educación
2 comentarios
4 recomendaciones
Estadísticas
Notas
Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
15.602
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1.194
Acciones
Compartido
0
Descargas
326
Comentarios
2
Recomendaciones
4
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Sören kierkegaard

  1. 1. SÖREN KIERKEGAARD Raúl Blackaller
  2. 2. Breves datos sobre su vida <ul><li>Sören Kierkegaard nació en Copenhague el 5 de mayo de 1813. Físicamente era jorobado y algo deforme; tenía una pierna más larga que la otra. Su padre era un rico comerciante y un estricto luterano, cuya tenebrosa piedad, dominada por un sentimiento de culpa, y fantasías morbosas influyeron y obsesionaron a Kierkegaard. </li></ul>
  3. 3. <ul><li>Estudió teología y filosofía en la Universidad de Copenhague (1830), donde conoció la filosofía hegeliana, contra la que reaccionó con apasionamiento. En la universidad abandonó el protestantismo luterano y durante un tiempo llevó una extravagante vida social, en situaciones conflictivas y atormentadas, convirtiéndose en una figura en los teatros y cafés de Copenhague. Concluyó sus estudios hacia 1841 con la redacción de una tesis sobre el concepto de ironía. </li></ul>
  4. 4. <ul><li>Tras la muerte de su padre en 1838, Kierkegaard tuvo una profunda experiencia religiosa que lo llevó a intensificar su dedicación y concentración en problemas religiosos. No en vano su filosofía se ha caracterizado como un existencialismo cristiano. En 1840 se comprometió con Regine Olson, de 17 años, pero muy pronto se dio cuenta de su incapacidad para aceptar ese vínculo a causa de su naturaleza melancólica y de su vocación filosófica. </li></ul>
  5. 5. <ul><li>Rompió el compromiso matrimonial en 1841, pero este hecho fue muy significativo para él ya que le enseñó a ser poeta y escritor, porque liberó en él la primera ola impetuosa de su actividad estética y aludió al mismo repetidas veces en sus libros. En esa época se dio cuenta de que no quería ser un pastor luterano. La herencia recibida de su padre le permitió dedicarse por completo al pensamiento filosófico y durante los 14 años que vivió tras este episodio escribió más de 20 obras. </li></ul>
  6. 6. <ul><li>La filosofía del danés tiene tres características básicas que deben ser tenidas en cuenta: está encuadrada dentro del romanticismo, es mayormente una respuesta a Hegel y está teñida por una introspección marcada por la propia historia de Kierkegaard. Esto hace presente ese subjetivismo (que no es relativismo) del que tanto habla, la lucha para restaurar la existencia (lo concreto) frente a lo absoluto de Hegel, la lucha por reivindicar la libertad perdida en la marcha de la conciencia y la presencia del pietismo, la melancolía y la culpa, productos de su propia experiencia personal. </li></ul>
  7. 7. El hombre y la elección de la vida <ul><li>En sus primeros trabajos, Kierkegaard dice que hay dos tipos de vida, que llama estético y ético. Más tarde, cuando Kierkegaard ha madurado su teoría, son tres los estadios fundamentales en el camino de la vida: las esferas de existencia que marcan un itinerario individual: el estético, el ético y el religioso. </li></ul>
  8. 8. <ul><li>Al estético, sin embargo, le da un significado diferente del que usualmente le damos, quiere decir lo inmediato y sensual que es el punto inicial de vida de todo hombre. Una vida basada en el plano estético lleva sólo a la desesperación. Porque según la opinión de Kierkegaard, el hombre lleva en sí algo más que no será satisfecho por una vida sensual. Este algo más es lo eterno. El hombre está hecho de partes diversas y opuestas. Él es una síntesis de cuerpo y espíritu, de temporal y eterno, de finito e infinito, de necesidad y libertad. Es característico del estético, sin embargo, que pone demasiado énfasis en una parte de la síntesis: lo corporal, lo temporal, lo finito y lo necesario. Sin embargo la otra parte no es por ello para nada menor y continuamente se hace sentir por la ansiedad. </li></ul>
  9. 9. <ul><li>El término que mejor describe este llamado del espíritu en el mundo sensual es la angustia. La angustia es una indicación de que el hombre tiene lo eterno en sí mismo. Sin lo eterno no habría angustia. Pero el hombre que ha sentido la angustia dentro suyo y que todavía persiste obstinadamente en tener una existencia en la esfera sensual, terminará en la desesperación. </li></ul>
  10. 10. <ul><li>Pero el hombre que a través del llamado de la desesperación ha sentido la ineficiencia de una vida en la esfera estética y en la desesperación, y no permanece allí, es suficientemente maduro para elegir algo más y entrar en la esfera ética. Esto es indicado por el hecho de que lo eterno ha afirmado su reclamo en el hombre quien no sólo lo acepta sino que cree en la posibilidad de realizar los reclamos éticos en lo temporal, en el mundo de los sentidos. </li></ul><ul><li>El esteta vive inmediatamente la relación con la vida como placer y como representación del placer. Su esfera es el juego, la imaginación y su vida es como un teatro. </li></ul>
  11. 11. <ul><li>El esteta está privado de un contenido real, de la propia subjetividad: existe solamente en la imaginación porque no se ha elegido nunca a sí mismo en la realidad. Él vive en el horizonte de la posibilidad infinita sin concluir jamás el movimiento de la realización. Su personalidad está por eso dispersa en la multiplicidad, la unidad de su Yo es ilusoria y evanescente. No se revela nunca al mundo, no arroja nunca la máscara: se representa y se muestra como un enigma, del cual él mismo queda prisionero constantemente. Su vida está privada de duración porque se agota en la fijeza de los instantes que sucesivamente se van disipando. Él se queda en lo que ya es, sin poder devenir. </li></ul>
  12. 12. <ul><li>Así, la libertad pierde sentido, deja de ser libertad. Porque el simple pensar me presenta varias maneras de actuar. Una cosa es la reflexión sobre el actuar pero en sí misma la pura reflexión no es decidir. Abre sólo el abanico de posibilidades. El acto de elegir es optar por una posibilidad, corto de alguna manera la reflexión, rompo la cadena de la reflexión. La voluntad libre consiste precisamente en la elección y en la realización de lo elegido. </li></ul>
  13. 13. <ul><li>La vía estética de la vida es un hedonismo refinado, que consiste en una búsqueda de placer y el cultivo de la apariencia y las formalidades. El individuo que ha seguido la vía estética busca la variedad y la novedad en un esfuerzo por evitar el aburrimiento pero al fin tiene que enfrentarse a éste y a la desesperación. </li></ul>
  14. 14. <ul><li>El camino de la vida ética implica un intenso y apasionado compromiso con el deber y con obligaciones sociales y religiosas incondicionales. La vida ética está caracterizada por la seriedad y consistencia de las elecciones morales. Aún una persona virtuosa puede eventualmente cansarse de ser siempre dedicada y meticulosa. Mucha gente experimenta una suerte de reacción de fatiga en su vida. Algunos recaen en una vida reflexiva sobre su estadio estético. Pero otros hacen un nuevo salto hacia el estadio religioso. </li></ul>
  15. 15. Estadios Escalas en el ser personal Características Estético Existencia El hombre se conforma con una vida placentera exenta de dolor y de compromiso. La preocupación aquí es arrancarle a la existencia el máximo placer posible, aunque después desemboque en la nostalgia, la insatisfacción o el anhelo de vivir pasados goces. Lo bueno para el esteta es todo aquello que es bello, que satisface o que es agradable. Este hombre vive enteramente en el mundo de los sentidos y es un esclavo de sus propios deseos y estados anímicos. Ético Ser en sí El hombre se afirma cada vez más en el amplio tejido de las relaciones humanas, el hombre descubre en sí mismo la verdad, que es la subjetividad. En este estadio se manifiesta el sentimiento de responsabilidad ante compromisos adoptados. El individuo se decide por el matrimonio, por una profesión o una actividad social, etcétera. Religioso Trascendencia Éste es el estadio al que se llega mediante una relación subjetiva muy personal y auténtica con Dios por medio de la fe. Representa el paso definitivo que tiene que dar el hombre. Sólo si renuncia a sí mismo, para superar las limitaciones que la realidad le impone, accede a lo trascendente, a Dios y a la verdadera individualidad. La persona es tal, piensa Kierkegaard, por estar delante de Dios, por ser existencia dialogada entre el yo humano y el Tú de Dios. El hombre es verdaderamente persona cuando sale al encuentro de Dios, que es el Trascendente, el Tú. Sólo en referencia a Él puede hablarse del ser personal del hombre.
  16. 16. La Angustia <ul><li>El concepto de la angustia se ocupa de la sexualidad, tomada como el elemento constituyente en el concepto de pecado original. </li></ul><ul><li>La angustia es el sentimiento que aferra y domina al hombre cuya síntesis se ve amenazada por el hecho de que un aspecto –el cuerpo, lo temporal, lo necesario – está tomando el control. La angustia es una voz de alarma, aunque puede ser también la tentación para un nuevo pecado. </li></ul>
  17. 17. <ul><li>“ El hombre no es consciente de la culpa porque peca, sino que peca porque es consciente de la culpa” dice con palabras muy cercanas a Freud. </li></ul><ul><li>El hombre que, a través de la voz de la angustia, se ha dado cuenta de la ineficiencia de la esfera estética y sensual, ha alcanzado la madurez para elegir algo más e ingresar en la esfera ética. Pero ocurre lo mismo en la esfera ética: debemos distinguir entre distintos estadios. </li></ul>
  18. 18. <ul><li>En el más bajo el hombre todavía piensa que solo encontrará las exigencias de la eternidad en el mundo temporal. En el estadio más alto, el hombre ético ha descubierto qué poco puede lograr por sus propios esfuerzos. El hombre que se ha dado cuenta de esto se ha convertido en suficientemente maduro como para cruzar de la esfera ética a la religiosa, que está basada en este reconocimiento de la ineficiencia del esfuerzo humano. </li></ul>
  19. 19. La paradoja y el salto para llegar a la fe <ul><li>La encarnación es ella misma una paradoja; en parte porque significa la aparición de lo infinito en el tiempo que ninguna mente humana puede terminar de comprender, y en parte porque Dios, libre de culpa, debe ser absolutamente diferente del hombre, cuyo destino yace en la falsedad desde que vive en el pecado. </li></ul><ul><li>Y una vez que nos encontramos ya ante la paradoja, surge necesariamente un nuevo elemento, la fe. Kierkegaard desarrolló un concepto de veras extremado de la fe: la fe en Dios es una obediencia que exige dejar a un lado todos los conceptos humanos. </li></ul>
  20. 20. <ul><li>El hombre se encuentra entre dos polos: la nada (el pecado) y lo absoluto (Dios). El hombre debe elegir entre la nada y lo absoluto. El hombre decide de su ser, de su vida mediante su libertad. El ser del hombre oscila entre la nada de la cual viene, la nada y el pecado que lo tira para abajo, que lo conduce a la desesperación (por apartarlo de su fin) y la opción por lo absoluto, que es Dios (tensión dialéctica). En cada instante de su vida, el hombre vive dentro suyo esta cierta oposición de optar por Dios. La angustia es el resultado de esa tensión, de tener que elegir. </li></ul>
  21. 21. <ul><li>Esa tensión dialéctica que tiene el hombre encuentra su cauce en Jesucristo, que es hombre y es Dios. En Jesucristo se sintetizan tiempo y eternidad. Entonces, en el seguimiento de Jesucristo está la solución para la existencia humana. </li></ul>
  22. 22. <ul><li>Lo que cada persona es depende de su libertad, de lo que quiere hacer. El hombre no se salva si no es pegando el salto de la fe, salto por el cual opta por Dios. Kierkegaard dialoga con Hegel: dice que no es una misma cosa religión y filosofía. Hay una cierta ruptura entre ambas y por eso hace falta un salto. Salto cualitativo entre lo que entiende la inteligencia humana y lo que acepta por fe. El punto de Arquímedes de la libertad es la opción por el absoluto, desde allí se mueve todo. </li></ul>
  23. 23. Temor y temblor 1846
  24. 24. Elogio de Abraham <ul><li>Si el hombre no tuviese conciencia eterna; si un poder salvaje y efervescente productor de todo, lo grandioso y lo fútil, en el torbellino de las oscuras pasiones, no fuese el fondo de las cosas; si bajo ellas se ocultase el vacío infinito que nada puede colmar, ¿qué sería de la vida sino desesperación? </li></ul>
  25. 25. <ul><li>Y si así no fuese, si un vínculo sagrado no atase a la humanidad; si se renovasen las generaciones así como se renueva el follaje de los bosques; si unas tras otras fuesen extinguiéndose como el canto de los pájaros en la selva; si cruzasen el mundo como la nave el océano, o el viento el desierto, acto estéril y ciego; si el eterno olvido, siempre hambriento no se hallase con una potencia de tal fuerza que fuese capaz de arrebatarle la presa que acecha ¡qué vanidad y desolación sería la vida! </li></ul>
  26. 26. Pero este no el caso <ul><li>Pues Dios ha formado el héroe y al poeta o al orador del mismo modo como creó al hombre y a la mujer. </li></ul>
  27. 27. <ul><li>Y hubo hombres grandes por sus energías, saber, esperanza o amor; pero Abraham fue el más grande de todos: grande por la energía cuya fuerza es debilidad, por el saber cuyo secreto es locura; por la esperanza cuya forma es demencia; por el amor que es odio de sí mismo. </li></ul>
  28. 28. <ul><li>Es humano condolerse y llorar con el que llora; pero es más grande creer, y más reconfortante aún contemplar al creyente. </li></ul><ul><li>Por la fe Abraham obtuvo la promesa de que todas las naciones de la tierra serían bendecidas en su posterioridad. </li></ul><ul><li>El tiempo pasó, la espera se hizo absurda y Abraham creyó. </li></ul><ul><li>Pasó el tiempo, la tarde llegó a su ocaso, pero este hombre no tuvo la cobardía de renegar de su esperanza. </li></ul>
  29. 29. <ul><li>Abraham creyó, y por eso se mantuvo joven; pues quien espera siempre lo mejor envejece en las decepciones y quien aguarda siempre lo peor se gasta temprano; pero quien cree conserva la eterna juventud. </li></ul><ul><li>El milagro de la fe reside en que Abraham y Sara fueron lo suficientemente jóvenes para desear, y en que la fe mantuvo el deseo, y de este modo la juventud </li></ul>
  30. 30. <ul><li>“ Y Dios puso a prueba a Abraham y le dijo: toma tu hijo, el único, aquel a quien tú amas, Issac; ve con él al país de Morija y allí ofrécelo en holocausto sobre uno de los montes que yo te señalaré” </li></ul><ul><li>¡El Señor, pues, no hacía sino jugar con Abraham! Después de haber realizado lo absurdo mediante el milagro, ahora quería ver su obra convertida en nada. ¡Qué locura! </li></ul>
  31. 31. <ul><li>Pero Abraham creyó y no dudó de ningún modo; creyó lo absurdo. </li></ul><ul><li>¿Quién dio vigor al brazo de Abraham? ¿Quién mantuvo su diestra levantada impidiéndole caer de nuevo, impotente? ¿Quién le dio fortaleza al alma de Abraham y le pidió cegarse al punto de no ver ni a Issac ni al cordero? </li></ul>
  32. 32. Abraham <ul><li>¡Padre segundo del género humano! Tú que fuiste el primero en sentir y manifestar esa pasión prodigiosa que desdeña la lucha terrible contra los elementos enfurecidos y contra las fuerzas de la creación para combatir con Dios, tú que has sido el primero en sentir esa pasión sublime, expresión sagrada, pura y humilde del divino frenesí. </li></ul>
  33. 33. Problemata Efusión preliminar <ul><li>“ Sólo quien trabaja tiene pan ”. El mundo exterior está sometido a la ley de la imperfección. </li></ul><ul><li>En el mundo del espíritu, donde reina un orden eterno y divino, no sucede lo mismo; allí no llueve sobre el justo y el injusto a la vez, allí no brilla el sol con indiferencia para los buenos y los malos; en verdad puede decirse allí: sólo quien trabaja tiene pan, sólo el angustiado halla reposo, sólo quien desciende a los infiernos salva a la amada, sólo quien saca el cuchillo recobra a Issac </li></ul>
  34. 34. <ul><li>La conducta de Abraham desde el punto de vista moral se expresa diciendo que quiso matar a su hijo, y, desde el punto de vista religioso, que quiso sacrificarlo; es en esta contradicción donde reside la angustia capaz de dejarnos entregados al insomnio y sin la cual, sin embargo, Abraham no es el hombre que es. </li></ul>
  35. 35. <ul><li>Cuando se suprime la fe reduciéndola a cero, queda únicamente el hecho brutal de que Abraham quiso matar a su hijo; conducta fácil de imitar por quienquiera que no posea la fe, quiero decir, la fe que le hace difícil el sacrificio. </li></ul>
  36. 36. <ul><li>En cuanto a mí, yo tengo el valor para llegar al final de una idea; ninguna me ha causado temor hasta el presente; y si se presentase una capaz de asustarme, espero tener al menos la franqueza de decir: temo a este pensamiento; agita en mí lo desconocido y me niego a examinarlo; entonces, si he errado no dejaré de recibir mi castigo. </li></ul>
  37. 37. <ul><li>“ No confiero ningún valor en sí al obstáculo que cuando lo vence, conduce a un buen cerebro más allá del punto a donde llega con menos trabajo el hombre de espíritu sencillo ”. </li></ul><ul><li>Únicamente por la fe puede uno asemejarse a Abraham </li></ul>
  38. 38. <ul><li>Poseo la certeza de que Dios es amor; este pensamiento tiene para mí un valor lírico fundamental. Presente la certeza, me siento inefablemente dichoso; ausente, suspiro por ella mucho más ansiosamente que el amante por el objeto de su amor; pero no poseo la fe, no tengo ese valor. </li></ul>
  39. 39. <ul><li>No inoportuno a Dios con mis pequeñas inquietudes, no me preocupa el detalle, mis ojos están fijos únicamente en mi amor, cuya llama virginal considero clara y pura: la fe en la seguridad de que Dios cuida de las cosas más insignificantes. </li></ul>
  40. 40. <ul><li>Dios exige a Issac, yo lo sacrifico y con él a toda mi alegría; sin embargo, Dios es amor y continúa siéndolo para mí, porque, en lo temporal, Él y yo no podemos hablar, no tenemos una lengua común. </li></ul>
  41. 41. <ul><li>(Abraham) creyó en virtud del absurdo, porque aquello no era cosa de cálculos humanos y el absurdo consiste en que Dios, que era quien ordenaba ese sacrificio, al instante siguiente debía revocar su exigencia. </li></ul><ul><li>¿Y si Issac fuera realmente sacrificado? </li></ul><ul><li>Abraham creyó, no que un día sería dichoso en el cielo, sino que habríade verse colmado de alegrías aquí abajo. </li></ul>
  42. 42. <ul><li>Amar a Dios sin tener fe es reflejarse en sí mismo, pero amar a Dios con fe es reflejarse en Dios. </li></ul>
  43. 43. <ul><li>El movimiento de la fe debe hacerse constantemente en virtud del absurdo, y, cosa esencial, tratando de no perder el mundo finito, sino por el contrario ganarlo integralmente. </li></ul>
  44. 44. El caballero de la fe <ul><li>Si yo supiese dónde vive un caballero de la fe, iría con mis propios pies al encuentro de ese prodigio que tiene para mí interés absoluto. </li></ul>
  45. 45. <ul><li>[…]Vuelca en la resignación infinita la profunda melancolía de su vida, conoce la felicidad de lo infinito, ha experimentado el dolor de la total renuncia a aquello que más ama en el mundo; y gusta lo finito con tan pleno placer como aquél que no ha conocido nada mejor, no muestra señales del adiestramiento que hace sufrir inquietud y temor; se deleita con un aplomo tal que, parece, nada hay más cierto que este mundo finito. </li></ul><ul><li>Y sin embargo toda esa representación del mundo que él produce es una nueva creación en virtud de lo absurdo. </li></ul><ul><li>Se ha resignado infinitamente a todo para recobrarlo todo en virtud del absurdo. </li></ul>
  46. 46. El movimiento del infinito <ul><li>Todo movimiento del infinito se efectúa por la pasión y ninguna reflexión puede producir un movimiento. Allí reside el salto perpetuo en la vida que explica el movimiento, en tanto que la meditación es una quimera la cual según Hegel debe explicarlo todo, pero que al mismo tiempo es la única cosa que él jamás ha intentado explicar. </li></ul>
  47. 47. <ul><li>Lo que falta en nuestra época no es la reflexión, sino la pasión. Así es como nuestro tiempo tiene en cierto sentido demasiada salud para morir, porque el acto de morir constituye uno de los saltos más notables que hayan existido. </li></ul><ul><li>Un salto bienaventurado a la eternidad </li></ul>
  48. 48. <ul><li>… el alma se halla desde un principio dispersa en lo múltiple y jamás podrá llegar a realizar el movimiento; se comportará en la vida con prudencia. </li></ul><ul><li>El caballero debe tener la fuerza de concentrar en un solo acto de conciencia el resultado de toda su labor de pensamiento. </li></ul><ul><li>El alma se halla desde el principio dispersa en lo múltiple; jamás tendrá tiempo de hacer el movimiento. Correrá incesantemente tras los menesteres de la vida sin entrar jamás en la eternidad. </li></ul>
  49. 49. <ul><li>El caballero al concentrarse no se olvida. </li></ul><ul><li>No siente deseos de convertirse en otro hombre y de ninguna manera ve en esta transformación la humana grandeza. </li></ul><ul><li>Únicamente las naturalezas inferiores se olvidan y llegan a ser algo nuevo. </li></ul><ul><li>Recordará todo, y ese recuerdo es su dolor; sin embargo, en su resignación infinita se halla reconciliado con la vida. </li></ul>
  50. 50. <ul><li>Desde el punto de vista espiritual todo es posible; mas en el mundo finito hay muchas cosas que son imposibles. </li></ul><ul><li>El caballero hace posible lo imposible… de pronto se da cuenta de que no había realizado el movimiento como convenía porque quien se ha resignado infinitamente se basta a sí mismo. </li></ul>
  51. 51. <ul><li>La resignación infinita comporta la paz y el reposo. </li></ul><ul><li>La resignación infinita es el último estadio precedente a la fe, y nadie alcanza la fe si antes no ha hecho ese movimiento previo, porque es en la resignación infinita donde, ante todo, tomo conciencia de mi valer eterno, y únicamente así puedo entonces alcanzar la vida de este mundo en virtud de la fe. </li></ul>
  52. 52. <ul><li>“ Sin embargo, creo que obtendré lo que amo en virtud de lo absurdo, en virtud de mi fe en que todo le es posible a Dios” </li></ul>
  53. 53. <ul><li>El absurdo no pertenece a las diferencias comprendidas en el cuadro propio de la razón. No es idéntico a lo inverosímil, a lo inesperado, a lo imprevisto. </li></ul><ul><li>Reconoce la imposibilidad, pero al mismo tiempo cree en lo absurdo; porque si supone que posee la fe sin reconocer la imposibilidad, de todo corazón y con toda la pasión de su alma, se engaña a sí mismo y su testimonio es absolutamente inaceptable, ya que no ha alcanzado la resignación infinita. </li></ul>
  54. 54. <ul><li>La fe no es, pues, un impulso de orden estético; es de otro orden mucho más elevado, justamente porque presupone la resignación; no es el inmediato instinto del corazón, sino la paradoja de la vida. </li></ul><ul><li>… hace falta fortaleza, energía y libertad de espíritu para efectuar el movimiento infinito de la resignación e incluso para que su ejecución sea posible. </li></ul>
  55. 55. <ul><li>La resignación no implica la fe, pues aquello que adquiero en la resignación es mi conciencia eterna y hay allí un movimiento estrictamente filosófico que tengo el valor de efectuar cuando es requerido y que puedo también infligirme. </li></ul><ul><li>Para resignarse no es necesaria la fe, pero sí lo es para alcanzar cualquier cosa más allá de mi conciencia eterna, porque allí está la paradoja. </li></ul>
  56. 56. <ul><li>Por la resignación renuncio a todo; es un movimiento que cumplo por mí mismo, y si me abstengo de hacerlo, es debido a mi cobardía, mi molicie, mi falta de entusiasmo. </li></ul>
  57. 57. <ul><li>Por la fe no renuncio a nada, al contrario, lo recibo todo y en el sentido atribuido a aquel que posee tanta fe como un grano de mostaza […] </li></ul><ul><li>Es necesario un valor puramente humano para renunciar a toda temporalidad con el fin de ganar eternidad; pero al menos la adquiero, y una vez en la eternidad ya no puedo renunciar a ella sin contradecirme; pero es menester el coraje humilde de la paradoja para asir toda temporalidad en virtud del absurdo y este coraje es el de la fe. </li></ul>
  58. 58. <ul><li>El movimiento de la resignación infinita puede realizarlo cualquiera. Pero con respecto a la fe ya es otra cuestión. Pero nadie debe permitirse hacer creer a los demás que la fe tiene poca importancia o es cosa fácil, cuando, por el contrario, es la más grande y la más penosa de todas. </li></ul>
  59. 59. <ul><li>La historia de Abraham es interpretada de otra manera. Se celebra la gracia de Dios que otorgó a Isaac por segunda vez; en toda la historia no se ve sino una prueba. Una prueba: es mucho decir y poca cosa; y, con todo, la cosa pasó más rápidamente de lo que se tarda en contarlo. Se monta Pegaso, en un abrir y cerrar los ojos se está sobre Morija, e inmediatamente se ve el cordero; uno olvida que Abraham hizo el camino lentamente al paso de su asno, que tuvo tres días de viaje y que fue menester algún tiempo para encender el fuego, atar a Isaac y afilar el cuchillo. </li></ul><ul><li>Sin embargo se hace el elogio de Abraham. </li></ul>
  60. 60. <ul><li>La fe comienza precisamente donde acaba la razón. </li></ul>
  61. 61. Problema I ¿Hay suspensión teleológica de la moral? <ul><li>La moral es como tal lo general, y bajo este título lo que es aplicable a todos; lo cual puede expresarse todavía desde otro punto de vista diciendo que es aplicable a cada instante. </li></ul><ul><li>Tomando como ser inmediato, sensible y psíquico, el Individuo es el Individuo que tiene su  en lo general; su tarea moral consiste en expresarse constantemente, en despojarse de su carácter individual para alcanzar la generalidad. </li></ul>
  62. 62. <ul><li>Lo moral es de la misma naturaleza que la eterna felicidad del hombre, la cual es a cada instante y por toda la eternidad su  y si se dice que ella puede ser abandonada (es decir, teleológicamente suspendida) se cae en una contradicción. </li></ul>
  63. 63. <ul><li>La fe es esa paradoja según la cual el Individuo está por encima de lo general y siempre de tal manera que, cosa importante, el movimiento se repite y como consecuencia el Individuo, luego de haber estado en lo general se aísla en lo sucesivo como Individuo por encima de lo general. </li></ul>
  64. 64. <ul><li>El es el Individuo quien, luego de haber estado como tal subordinado a lo general, alcanza a ser ahora gracias a lo general el Individuo, y como tal superior a éste; suerte que el Individuo como tal se halla en una relación absoluta con lo absoluto. </li></ul>
  65. 65. <ul><li>(Abraham) obra en virtud del absurdo; porque lo absurdo consiste en que está como Individuo por encima de lo general. </li></ul><ul><li>Recobra a Issac en virtud del absurdo. Por lo tanto, no es ni un instante un héroe trágico, sino algo muy distinto: un creyente o un asesino. </li></ul>
  66. 66. <ul><li>¿Qué es entonces el deber? La expresión de la voluntad de Dios. </li></ul><ul><li>La historia de Abraham comporta entonces una suspensión teleológica de lo moral. En tanto que Individuo, ha superado lo general. </li></ul><ul><li>La fe es un milagro; sin embargo nadie está excluido; porque aquello en que toda vida humana halla unidad es la pasión y la fe es una pasión. </li></ul>
  67. 67. Problema II ¿Hay un deber absoluto hacia Dios? <ul><li>Lo moral es lo general y como tal, también lo divino. Por consiguiente, se tiene razón al decir que todo deber en el fondo es un deber hacia Dios. </li></ul><ul><li>Pero al mismo tiempo hablando con propiedad yo no tengo ningún deber hacia Dios. </li></ul>
  68. 68. <ul><li>El deber se constituye como tal cuando es referido a Dios, pero en el deber mismo yo no entro en relación con Dios. </li></ul><ul><li>Así sucede con el deber de amar al prójimo: es deber, en tanto este amor está referido a Dios; sin embargo en este deber no entro en relación con Dios, sino con el prójimo a quien amo. </li></ul>
  69. 69. <ul><li>La paradoja de la fe consiste en que el individuo es superior a lo general, de manera que, para recordar una diferencia dogmática hoy raramente usada, el Individuo determina su relación con lo general por su referencia a lo absoluto, y no su referencia a lo absoluto por su relación con lo general. </li></ul>
  70. 70. <ul><li>La paradoja de la fe ha perdido la instancia intermedia, lo general. Por una parte la fe es la expresión del supremo egoísmo: ella cumple lo terrorífico, y lo cumple por amor de sí mismo; por otra parte es la expresión del más absoluto abandono; ella obra por amor de Dios. </li></ul>
  71. 71. <ul><li>Se encuentra una notable doctrina sobre el deber absoluto hacia Dios en el evangelio de San Lucas (XVI, 26): “Si alguno viene a mí y no aborrece a su padre, su madre, su mujer, sus hijos, sus hermanas e incluso su propia vida, no puede ser mi discípulo”. </li></ul>

×