James Fishkin, Democracia y deliberación.Borja Frías García1JAMES FISHKIN: Democracia y deliberación. Nuevas perspectivas ...
James Fishkin, Democracia y deliberación.Borja Frías García2búsqueda e investigación de más de 2.500 años para enfocar mej...
James Fishkin, Democracia y deliberación.Borja Frías García3entendemos la elección de una política que conlleve privación ...
James Fishkin, Democracia y deliberación.Borja Frías García4Figura 1En el primer esquema, Fishkin establece tres dimension...
James Fishkin, Democracia y deliberación.Borja Frías García5Observamos en el libro que Fishkin alude a los postulados de A...
James Fishkin, Democracia y deliberación.Borja Frías García6electoral. El dilema resalta debido a que las estrategias elec...
James Fishkin, Democracia y deliberación.Borja Frías García7del graphe paranomon¹⁴. Cuando Pericles introdujo el pago para...
James Fishkin, Democracia y deliberación.Borja Frías García8La idea básica que nos muestra Fishkin con las DOP es ofrecer ...
James Fishkin, Democracia y deliberación.Borja Frías García9Fishkin alude al proceso electoral que tuvo lugar en Estados U...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Recensión fishkin, borja frías garcía

396 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
396
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Recensión fishkin, borja frías garcía

  1. 1. James Fishkin, Democracia y deliberación.Borja Frías García1JAMES FISHKIN: Democracia y deliberación. Nuevas perspectivas para la reforma democrática,versión española de Jorge F. Malem, Ariel, Barcelona, 1995. 236 páginas.Hoy en día nos encontramos en un contexto de crisis del sistema políticorepresentativo, por lo que el libro de Fishkin parece que recobra sentido y sus postuladoscobran mayor interés. Actualmente hablamos de ciudadanos sin representantes,entendiéndose por ello el hecho de que la ciudadanía en general acusa a sus propiosrepresentantes de expulsarlos del sistema político. Parece que los diferentes postulados sobreel sistema político y sus mecanismos democráticos no se han cuestionado únicamente 5 añosatrás sino que podemos ver en este libro que, desde la segunda mitad del siglo XX, han crecidoexponencialmente las investigaciones sobre los diferentes sistemas políticos. Esta crisis políticao de representación que vivimos podemos verla como consecuencia del anquilosamientoinstitucional de nuestra democracia, siendo cada vez más visibles los vicios del sistema políticoen el que vivimos. Diferentes corrientes consideran que esta crisis viene originada por unaevolución elitista de la política que procuró independizar a los representantes políticos de susrepresentados y de esta forma, desarticular cualquier mecanismo que incentivara asambleas omecanismos deliberativos públicos, por ser vistos como canales de apasionamiento,irracionales y no legítimos.Fishkin en su libro describe y analiza el contexto democrático en el que se encuentra,situado alrededor de los años noventa. Él pretende mostrarnos el camino hacia una nuevademocracia, o por lo menos, el camino a seguir bajo diferentes mecanismos democráticos queayuden en fomentar una mejor democracia. Gran parte de su trabajo se centra en incorporarconceptos de la democracia ateniense, de grupos pequeños, buscando la forma de aplicarcaracterísticas democráticas de pequeña escala hacia gran escala. Intenta buscar la forma deatribuir mayor capacidad política a los ciudadanos denominados “comunes”. Fishkin consideraque el fortalecimiento de la democracia representativa viene a través de la instauración demecanismos democráticos que incentiven la deliberación como medio para fomentar unamayor participación política de la ciudadanía.En la contraportada, encontramos varias calificaciones sobre este libro por parte deprestigiosos autores, Robert A. Dahl lo califica como “una obra oportuna que hace frente a unproblema crucial para las democracias y que propone una solución imaginativa”; y WalterShapiro lo define como “un método innovador para cerrar el abismo existente entre electoresy elegidos”. El título original de la obra es Democracy and Deliberation, publicado en 1992 enYale University.En la introducción, Fishkin menciona algunos de los profesores y compañeros que lehan servido de base y de guía para la elaboración de este libro, entre los que destacan: RobertA. Dahl, Bruce Ackerman, Doug Rae, Giovanni Sartori, Ed Lindblom y Peter Laslett. En el libro,Fishkin trata de encontrar fórmulas de la democracia a pequeña escala para exportarlas a lasdemocracias de los años noventa a las cuáles se refiere a lo largo del libro con el concepto deEstados-nación. El objetivo es conciliar democracia y deliberación reafirmándose en su
  2. 2. James Fishkin, Democracia y deliberación.Borja Frías García2búsqueda e investigación de más de 2.500 años para enfocar mejor la idea que se tenía porparticipación y deliberación en los años de la publicación del libro.El autor pretende, en la primera parte del libro, describir un marco teórico dirigido a lacomprensión de lo que se entendía por fortalecimiento o debilitamiento de los procesosdemocráticos. Así, posteriormente analizar los cambios que se han producido en lasdemocracias y proponer algunos experimentos democráticos para sistemas políticos,principalmente para el sistema político de Estados Unidos.Fishkin propone un mecanismo de democracia deliberativa que denomina DOP,abreviatura de Encuesta de Opinión Deliberativa¹. Con ello se pretende dar la oportunidad a laciudadanía de ejercer juicios y opiniones formadas sobre asuntos políticos, combinando laigualdad política con la deliberación. El objetivo central de las DOP es su implementación en lademocracia estadounidense, principalmente en las elecciones presidenciales. Las DOPpretenden superar el dilema que describe Fishkin: “nos encontramos en la bipolaridadinevitable de masas políticamente iguales, pero relativamente incompetentes frente a élitespolíticamente desiguales, pero relativamente más competentes”. Este dilema se supera con laincorporación de la igualdad política y la deliberación, ya que, toda la ciudadanía tendría laoportunidad de participar en las mismas y debatir sobre las propuestas que se pudieranplantear. Es el mecanismo que propone Fishkin para adaptar posibilidades democráticas depequeña escala, hacia la elección de cuestiones políticas y candidatos a gran escala en losEstados-nación o países de finales del siglo XX.Los postulados centrales en torno a los que gira el libro están basados en las ideas deMadison, cuyos valores principales fueron la deliberación y la no tiranía, completando Fishkinun tercer valor alrededor de estos postulados: la igualdad política. El autor considera queMadison se inspiró en Hume para invertir el pensamiento de Montesquieu. Este últimomantenía la postura de que en una república extensa el bien público es sacrificado a miles deopiniones privadas. También debemos tener en cuenta el número de población, Montesquieuarguyó que Esparta tuvo éxito debido a que el número de sus habitantes había sido limitado a10.000, mientras de Roma: “roma, digo, nunca estableció el número, y ésta fue una de lasprincipales causas de su ruina”². Madison, basándose en Hume, estableció dos diferenciasfundamentales entre la democracia directa y la república. En una república extensa larepresentación puede hacer posible la deliberación de sus representantes, existiendo granvariedad de partidos e intereses, al mismo tiempo que es menos probable que surja una granmayoría que invada el derecho de otros ciudadanos, no siendo así en una democraciapequeña, puesto que las pasiones de las personas cobran mayor importancia³.Para Fishkin las condiciones esenciales que sustentan un completo sistemademocrático son la igualdad política, la no tiranía y la deliberación. Sin la igualdad política, “losvotos no cuentan por igual ni las voces de todos alcanzan a ser escuchadas”. Por tiranía______________¹ Las siglas DOP sin traducción y como término original de James Fishkin es: Deliberative Opinion Poll.² BARÓN DE MONTESQUIEU, The Spirit of the Laws, “libro 8, cap. 16”, Hafner, Nueva York, 1996 pág. 120.³ ROBERT J. MORGAN, “Madison´s Theory of Representation in the Tenth Federalist”, The Journal ofPolitics 36, 1974, págs. 852-885.
  3. 3. James Fishkin, Democracia y deliberación.Borja Frías García3entendemos la elección de una política que conlleve privación de derechosfundamentales para individuos o colectivos de una comunidad democrática. Por deliberación,Fishkin nos lleva al concepto de “comprensión ilustrada” de Robert Dahl⁴ y al concepto deHabermas de “situación ideal de diálogo”⁵.Es muy difícil lograr estos tres valores que propone Fishkin para un Estado-nacióncontemporáneo. Un ejemplo de una institución dentro de un sistema político que reúne estascaracterísticas y que Fishkin da mucha relevancia en el libro son los Tribunales de EstadosUnidos, establece que han llegado a tener una verdadera igualdad política formal jugando unpapel importante en la limitación de las posibilidades tiránicas y agregando deliberación alsistema. En términos generales, Fishkin considera que la evolución de la democraciaestadounidense ha ido orientada en la dirección de sacrificar la deliberación en pro de laigualdad política.El autor encuentra un dilema entre deliberación y participación entendiendo quepodemos seguir presos de los esquemas griegos, y por tanto, considerar que la deliberación esincompatible con una amplia participación, “quizás porque nunca hemos sido capaces detrascender los presupuestos cara a cara del pensamiento político griego, somos incapaces dedesarrollar un análisis político adecuado a nuestra verdadera situación”- menciona Fishkin ensu obra. En relación con una democracia cara a cara, Laslett establece cuatro condiciones: “losparticipantes deben conocerse mutuamente; las decisiones importantes deben ser tomadas ydialogadas por todas las personas reunidas; el grupo ha de ser muy pequeño; y losparticipantes deben interactuar manteniendo un contacto sináptico”⁶. Fishkin a través denuevas instituciones como la DOP pretende superar el sentir “envidia de la polis”, viejaexpresión de Bruce Ackerman.En el libro se desarrollan dos esquemas con los que clasificar países. Por un lado, ubicasistemas democráticos de gobierno en relación a los tres valores que desarrolla a lo largo dellibro y de los que venimos tratando; y por otro lado, delimita cuatro posibilidades teóricasbásicas para clasificar sistemas político-económicos del mundo.______________⁴ Robert Dahl define el concepto de comprensión ilustrada de la siguiente forma: “para expresar suspreferencias de un modo exacto, todos los ciudadanos tienen que tener oportunidades adecuadas e iguales paradescubrir y evaluar, en el tiempo permitido por la necesidad de decidir, cuáles son sus preferencias con respecto ala cuestión que ha de ser decidida”. ROBERT DAHL, Procedural Democracy, págs. 104-105.⁵ Jürgen Habermas muestra una situación de discusión igual y libre, ilimitada en su duración, limitada sólopor el consenso al que se llegaría “por la fuerza del mejor argumento”. JÜRGEN HABERMAS, A Reply to My Critics,en John B. Thompson y David Held, eds., “Habermas: Critical Debates”, Cambridge, Mass.: MIT Press, 1982, págs.,219-233.⁶ PETER LASLETT, “The Face to Face Society”, en Peter Laslett ed., Philosophy, Politics and Society, Oxford:Basil Blackwell, 1956, págs. 157-71.
  4. 4. James Fishkin, Democracia y deliberación.Borja Frías García4Figura 1En el primer esquema, Fishkin establece tres dimensiones que nos proporcionan ochocategorías generales para clasificar instituciones y sistemas políticos:1. Dimensión Norte-Sur. El autor entiende por democracia mayoritaria el grado en que lamayoría alcanza sus objetivos, y por democracia madisoniana el grado de losimpedimentos existentes para que la mayoría alcance sus objetivos, impedimentosmotivados por los esfuerzos para impedir la tiranía de la mayoría.2. Dimensión Este-Oeste. Esta dimensión clasifica la democracia representativa frente a lademocracia directa. Es la dimensión del concepto de igualdad política para Fishkin.Expresa el grado en el que la ciudadanía tiene la oportunidad de participar en la tomade decisiones, o el grado en que los representantes actúan en su nombre.3. Dimensión cerca-lejos. Aquí queda representada la democracia deliberativa frente a lademocracia no deliberativa respecto al ámbito de toma de decisión que se analice.Fishkin considera que a los ojos de la ciudadanía únicamente es legítima una visiónmayoritaria directa de la democracia, representada por el cuadrante suroeste en el Figura 1.Sin embargo, su defensa de reforma democrática viable apunta en la dirección de ensanchar elcuadrante noroeste buscando tanto la igualdad política como la deliberación. De acuerdo conlas conclusiones de Nelson Polsby⁷, el autor recoge que el progreso democrático llevado a caboa partir de 1968 se ha logrado a costa de la deliberación, por tanto, el movimiento en ladirección suroeste puede dar poder al pueblo, pero no le da un poder reflexivo o deliberativo.En conclusión, Fishkin mantiene que las estrategias de reformas democráticas se han vistoatrapadas en el dilema entre la igualdad política y la deliberación, cuestionando si es posibleavanzar hacia una democracia que pueda promover simultáneamente ambos conceptos._____________⁷ Nelson Polsby: “como partes de una transformación subyacente del proceso de nominación desde unfenómeno elitista a uno de masas, los defensores de esta transformación han apelado al principio neutral de laigualdad política. Ahora participan muchas más personas en el proceso que antes de 1968. Esto se ha logrado,sin embargo, a costa de la deliberación” NELSON POLSBY, The News Media as an Alternative to Party in thePresidential Selection Process, en Robert Goldwin ed., Political Parties in the Eighties, Washington D.C., AmericanEnterprise Institute for Public Policy, págs. 50-66.
  5. 5. James Fishkin, Democracia y deliberación.Borja Frías García5Observamos en el libro que Fishkin alude a los postulados de Ackerman para plantearuna posibilidad adicional al dilema mencionado. Esta posibilidad es que la ciudadanía puedellegar a participar episódicamente. En circunstancias de crisis como en las que nosencontramos, todo el mundo está abierto a la participación deliberativa. En palabras deAckerman, la mayor parte de la actividad política en el tiempo es “política normal” aunque aveces se dan “momentos constitucionales” donde la deliberación se hace más posible quenunca. En la teoría de Estados Unidos existieron tres “momentos constitucionales”: Lafundación, La Reconstrucción y el New Deal. En definitiva, Ackerman establece que losepisodios de deliberación de ciertos momentos constitucionales representan una democraciamás elevada porque emanan de la voluntad deliberativa del pueblo.Figura 2En la Figura 2 elaborada por Fishkin, podemos clasificar los diferentes sistemaspolítico-económicos a lo largo del globo terrestre. Para entender esta clasificación, el autor nosbrinda ejemplos y se centra en las transiciones que tuvieron lugar a finales del siglo XX,defiende que estas transiciones hicieron que diversos países se movieran de la casilla 4 a lacasilla 1, o de la casilla 3 a la casilla 1, pero siempre estableciendo como destino la casilla 1.Un ejemplo lo vemos con Chile, país que trató de moverse hacia la casilla 2 conAllende, pero cuando el intento fracasó, el país se movió de la casilla 2 a la casilla 4; en laactualidad vemos que se encuentra prácticamente en la casilla 1. También se mencionantransiciones conocidas y exitosas como las de España, Grecia y Portugal, junto con numerososcasos de América Latina que fueron movimientos de la casilla 4 a la casilla 1.Es curioso que la casilla 2 se encuentre prácticamente vacía; para explicarlo, Fishkin sebasa en la teoría de Lindblom sobre la contingencia histórica del surgimiento coetáneo de lasexigencias de libertades políticas y económicas⁸.Un tema de actualidad y que Fishkin aborda lateralmente en el libro es la crisis delsocialismo democrático, se basa en los postulados de Adam Przeworski y John Sprague⁹ paradefender la teoría por la cual los partidos de izquierda desde finales del siglo XX vienenenfrentándose al dilema de conservar sus bases entre los trabajadores, al mismo tiempo quepretenden conseguir atraer otros apoyos potenciales de corrientes confesionales, vínculosétnicos, afinidades lingüísticas, valores regionales,…; con el objetivo de alcanzar la mayoría______________⁸ Véase Lindblom, “Politics and Markets”, pp.162-164.⁹ Adam przeworski y John Sprague: “Paper Stones: A History of Electoral Socialism”, Chicago: ChicagoUniversity Press, 1968, pág. 59.
  6. 6. James Fishkin, Democracia y deliberación.Borja Frías García6electoral. El dilema resalta debido a que las estrategias electorales en favor de los primerossocavarían a los últimos, y viceversa.En la última parte del libro el autor nos ofrece la explicación de la DOP comomecanismo que hace confluir la igualdad política con la deliberación. Su finalidad es serprescriptiva, no predictiva; y su implementación va enfocada dentro de la elección acandidatos presidenciales en Estados Unidos. Nos brindaría el reflejo de la opinión públicasobre diversas cuestiones políticas y sobre candidatos.La base argumental de Fishkin en la proposición de las DOP es la siguiente:El uso de la suerte en la antigua democracia ateniense.La noción original del Colegio Electoral Estadounidense.Los experimentos contemporáneos, tales como el programa de televisión Granada 500en Gran Bretaña o el uso de jurados de ciudadanos del Jefferson Center.De las instituciones de la Antigua Grecia que utilizaron el sorteo en la designación desus miembros, como fueron el Consejo, el Senado, el logistai¹⁰, los arcontes, los magistrados ydiversos cuerpos administrativos; destaca la figura de los jurados populares. Fishkin defiendeen el libro el paralelismo que encuentra entre estos jurados y su propuesta de la DOP, para ellorecoge postulados de varios investigadores como base argumental de su comparación. Finleymantenía que era comprensible que los atenienses consideraran a los grandes jurados elegidospor azar entre 6.000 ciudadanos de una población total de 35.000 o 40.000 comosuficientemente representativos para ser el demos mismo en acción¹¹. Por otra parte, R.K.Sinclair calificaba a los jurados como una muestra aleatoria de quienes poseían todos losderechos ciudadanos, por tanto, los oradores trataban a los jurados como una muestrarepresentativa de los ciudadanos¹². Headlam señalaba que: “estos juicios políticos eranrealmente una oportunidad para la expresión del apoyo o de la desconfianza popular”.Cualquier líder político importante era acusado en los tribunales¹³, de Aristófanes se dice quefue “acusado y absuelto setenta veces”. Fishkin utiliza a Headlam como base bibliográfica paraeste tema, a pesar de que fue este quien habló de la necesaria imaginación que deberíamostener para abordar este tipo de prácticas en la coyuntura contemporánea, incluso nos incita aconsiderar si hubo en algún momento de la historia una sociedad tan civilizada como la que serecoge en los textos que tratan la Antigua Grecia.“Los atenienses, que con la Asamblea poseían la versión paradigmática de lademocracia directa, la consideraron como subordinada a las decisiones políticas de un gruposeleccionado mediante sorteo, autorizado para reconsiderar y revocar explícitamente lasdecisiones de la Asamblea”. Por tanto, según Fishkin, el sistema de jurado fomentó ladeliberación en el propio jurado y en la Asamblea, concediendo gran importancia al concepto______________¹⁰ logistai: junta de treinta personas que supervisaban las finanzas públicas.¹¹ Finley: “Democracy: Ancient and Modern”, New Brunswick, N.J.: Rutgers University Press, 1973,pág.118.¹² Véase Sinclair: “Democracy and Participation in Athens”, Cambridge: Cambridge University Press, 1988.¹³ James Wycliffe Headlam: “Election by Lot al Athens”, Cambridge: Cambridge University Press, 1933.
  7. 7. James Fishkin, Democracia y deliberación.Borja Frías García7del graphe paranomon¹⁴. Cuando Pericles introdujo el pago para los miembros deljurado, fue un avance muy importante para dar poder a los ciudadanos al margen de su clasesocial, ya que, permitió que todos los estratos sociales participaran en el sistema del jurado enpie de igualdad. De acuerdo con las consideraciones de la profesora Benita Benéitez, en elmomento de la creación de los jueces por demos elegidos por sorteo, no sabemosexactamente el número de jueces que había pero en tiempos de Pericles (461 a.C.) el númerode magistrados era de treinta: tres por cada tribu, ascendiendo a cuarenta miembros despuésde los treinta tiranos (404 a.C.)¹⁵. En Atenas el objetivo era que todos los ciudadanos debíantener un derecho igual y equitativo para ocupar un cargo mediante el azar. Los Tribunales eranla voz suprema del pueblo, fueron la institución democrática central¹⁶.Dentro de los avances deliberativos que llevan a Fishkin hasta su DOP, en el libro senos mencionan tres propuestas formuladas por Dahl, Etzioni y Philippe Schmitter junto conClaus Offe.La propuesta de Dahl son los “minipopulus”. Se proponen grupos de ciudadanosestadísticamente representativos que pudieran formular recomendaciones sobre cuestionespolíticas específicas. En concreto, el “minipopulus” trata de un conjunto de mil ciudadanos quedeliberarían sobre una cuestión política durante más de un año. Dentro de la propuesta seincluye el mecanismo de una base electrónica permanente como forma de conectar el grupode ciudadanos sin la necesidad de modificar sus usos cotidianos¹⁷.En el caso de Etzioni, éste complementa la propuesta anterior de Dahl y desarrolla“Minerva”, como acrónimo de Multiple Input Network for Evaluatin Reaction, Votes andAttitudes. Es una asamblea municipal electrónica. Fishkin establece que si se fusionan ambaspropuestas, los minipopulus con Minerva, reunida por más de un año, destinada aproporcionar a los participantes de la asamblea municipal electrónica incentivos paraparticipar y prestar atención; entonces podría conseguirse una DOP de un tipo aún másavanzado.Por último, tenemos el mecanismo de los “vales de representación”, desarrollado porSchmitter y Offe¹⁸. El vale está destinado para otorgar igualdad política a las institucioneselegidas de la democracia representativa. Tanto, el vale como la DOP, forman parte de unesfuerzo global por conseguir la igualdad política al mismo tiempo que la deliberación.______________¹⁴ Graphe paranomon: procedimiento judicial por el cual un hombre podría ser juzgado, condenado yfuertemente multado por hacer una “propuesta ilegal” en la Asamblea”.¹⁵ BENÉITEZ ROMERO, M. B. (2005): "La ciudadanía de la democracia ateniense", Foro interno, n. 5, págs.49-51.¹⁶ Fishkin hace referencia a textos clásicos sobre esta posición como: ROUSSEAU: “Contrato Social”, libro 3,capítulo 5; BARBER: “Strong Democracy”; ROBERT PAUL WOLFF: “In Defense of Anarchism”, Nueva York: Harper andRow, 1970; JOSIAH OBER: “Mass and Elite in Democratic Athens”, Princeton: Princeton University Press, 1989.¹⁷ ROBERT A. DAHL: “After the Revolution: Authority in a Good society”, New Haven: Yale University Press,1970, págs.149-150.¹⁸ Esta propuesta de “vales de representación” es el producto de un grupo de trabajo en el Center forAdvanced Study in the Behavioral Sciences de Stanford durante 1987-1988, en el que participaron Fishkin, Offe ySchmitter. Ellos tienen sus propias diferencias de la propuesta.
  8. 8. James Fishkin, Democracia y deliberación.Borja Frías García8La idea básica que nos muestra Fishkin con las DOP es ofrecer una democracia directaen grupos de participantes políticamente iguales que, como un microcosmos estadístico de lasociedad, representen o expresen las deliberaciones del conjunto. Por tanto, la DOP comoinstitución es la de una sociedad directa cara a cara y representativa para el Estado-nación. Elautor pretende que la DOP sea un componente del complejo proceso que supone el sistemade elección presidencial en Estados Unidos. Sin embargo, no quiere que sea sustituto de otrasinstituciones representativas, ni que tenga una legitimidad mayor, sino que haga que elsistema de elección presidencial satisfaga mejor las condiciones recogidas a lo largo del librode deliberación, igualdad política y no tiranía.Uno de los problemas de las democracias contemporáneas mostrado en el libro es elde clarificar cuándo habla el pueblo. En la actualidad, la voz del pueblo puede ser distorsionadapor la falta de deliberación, por desigualdades políticas, por la tiranía de la mayoría,.. Enconsecuencia, estas innovaciones presentadas por Fishkin tienen por objeto mejorar nuestrossistemas democráticos, por sí solas no son una panacea, sino que son presentadas como unprefacio a una praxis democrática más adecuada.Para mostrar otro de los problemas de las democracias a las que estamosacostumbrados, en el libro se menciona el estudio clásico de Anthony Downs, “Una teoríaeconómica de la democracia”, aquí se recoge que la mayoría de los ciudadanos son“racionalmente ignorantes”. Una inmensa mayoría de ciudadanos considera que un voto esirrelevante en el contexto político que les rodea. La proliferación de elecciones primarias, dereferéndums y de encuestas de opinión ha dado poder directamente a las personas, pero sintener en cuenta la necesidad de motivación en la adopción de comportamientos participativos.De acuerdo con Mancur Olson, vemos que los grupos grandes tienen un problema enla acción colectiva para la provisión de bienes públicos que los grupos pequeños no tienen¹⁹.Fishkin mantiene que mecanismos como Granada 500 y los jurados de ciudadanos en EstadosUnidos argumentan que las deliberaciones ciudadanas serias son posibles y vinculantes, siendomuestras no autoseleccionadas.Fishkin habla de la asamblea cuáquera como ejemplo de mecanismos que no podemosexportar a sistemas grandes como los Estado-nación. La característica principal de este tipo deasamblea es que la toma de decisión no conlleva votación, sino que la discusión continúa hastaque emerge un “sentido de la asamblea” mutuamente reconocido, aquí la clave es ladeliberación. No se toma ninguna decisión en contra de la libertad de cualquiera. La paciencia,la persuasión, la reformulación de los temas principales,…; nos encontramos en un ejemplo demiembros libres e iguales dentro de una comunidad, tal y como describió Charles W.Anderson²⁰.______________¹⁹ MANCUR OLSON, JR.: “The Logic Of Collective Action: Public Good and the theory of Groups”, New York:Schocken, 1971.²⁰ Véase CAHRLES W. ANDERSON: “Statecraft: An Introduction to Political Choice and Judgment”, NuevaYork: Wiley, 1977, págs. 208-209.
  9. 9. James Fishkin, Democracia y deliberación.Borja Frías García9Fishkin alude al proceso electoral que tuvo lugar en Estados Unidos en 1992 y se centraen la innovación que se produjo en el segundo debate presidencial celebrado en la Universidadde Richmond. Aquí una muestra de 209 votantes indecisos del área de Richmond proporcionólas preguntas para los candidatos, difiriendo en gran medida de las preguntas de losperiodistas y ofreciendo pruebas de que los ciudadanos pueden dirigir exitosamente elcontenido de las campañas electorales sobre cuestiones que afectan a sus vidas cotidianas.Este hecho mostró que con los incentivos adecuados, candidatos y muestras aleatorias devotantes; pueden ser estimulados para participar en un programa televisivo emitido en unmomento clave de máxima relevancia sobre el proceso electoral. El debate de Richmond fue elprograma más visto de la historia de la televisión estadounidense, con cerca del 62% de cuotade pantalla en algún momento de la emisión. Por ello, Fishkin defiende que la campañaelectoral de 1992 en Estados Unidos estimuló un legado de contribuciones participativaspopulares diferentes. El concepto de reforma democrática a que aspiran usualmente losestadounidenses, considera el propio Fishkin, hace referencia a una deliberación democráticadirecta, con añoranza de la asamblea ateniense y de las asambleas municipales de NuevaInglaterra.En colación con las conclusiones del autor, observamos que en la reciente historia de lademocracia se han sucedido los procesos que han ido abriendo canales y estructuras parafomentar la participación masiva. A pesar de ello, nos encontramos en una línea descendentede participación electoral, no así, en cuanto a la participación social. Es irónico que elincremento de oportunidades formales para un control mayoritario directo ha idoacompañado por una falta de participación y desinterés masivo. Podemos establecer uncuadro en relación a la desafección política en consonancia con Fishkin, donde los no votantesestán más preocupados por su propia vida, ya sea porque son felices (apáticos positivos) oinfelices (los que pasan de largo). También tenemos otro grupo a los que les resulta pocoatractiva la actividad política, son personas movidas por sentimientos muy negativos y queencomiendan sus vidas al destino, a la suerte o a la fe en diversas confesiones religiosas. Unejemplo lo tenemos en Suiza, es el país que más oportunidades de participación tiene peroinevitablemente también experimenta una concurrencia muy baja de votantes. En conclusión,se han creado sistemas que permiten la participación, pero se ha fracasado en motivarla deforma eficaz.Finalmente, no hay mejor forma de terminar esta recensión que sea el propio autor,James Fishkin, quien con sus propias palabras extraídas del libro, realice la última reflexión deeste trabajo. “Mientras desde hace mucho tiempo la tecnología ha sido clave para adaptar lademocracia de los Estados-ciudad de la antigua Grecia al Estado-nación a gran escala, estosusos sugieren que estamos en peligro de realizar el modelo espartano en lugar del ateniense.Con alguna suerte, quizás la DOP pueda ser empleada para resucitar todavía una terceraforma: no la aclamación ni la Asamblea, sino el uso ateniense del sorteo para crear unmicrocosmos deliberativo.”

×