Síntesis de la sesión de setiembre La verdadera paternidad responsable
¿Cuándo la paternidad es “responsable”?
¿Qué paternidad es “irresponsable”?
Hay prejuicios…
Hay reduccionismos…
Hay una mentalidad anti-vida…
<ul><li>&quot; La amenaza de los hombres inferiores :  </li></ul><ul><li>los delincuentes masculinos tienen un promedio de...
¿Qué entiende la Iglesia por  paternidad responsable ? <ul><li>Respecto a los procesos biológicos : conocimiento de las le...
Procrear es una misión (GS 50b) <ul><li>En el deber de transmitir la vida humana y de educarla, lo cual hay que considerar...
Pérdida del llamado de otros a la vida (FC 30) <ul><li>Algunos se preguntan si es un bien vivir o si sería mejor no haber ...
Don que viene de Dios (Gn 4,1) <ul><li>El hombre se unió a Eva, su mujer, y ella concibió y dio a luz a Caín. Entonces dij...
Alegría espontánea y debida (Jn 16,21) <ul><li>La mujer, cuando va a dar a luz, siente angustia porque le llegó la hora; p...
Amor de los padres y Amor de Dios (Carta fam. n. 9) <ul><li>Con el amor de Dios ha de armonizarse el de los padres. En ese...
Bien conyugal y bien de los hijos (GS 50a) <ul><li>De aquí que el cultivo auténtico del amor conyugal y toda la estructura...
Favorecer el amor conyugal (GS 49b) <ul><li>Esta amor se expresa y perfecciona singularmente con la acción propia del matr...
Rectitud en la conciencia (Conversaciones p. 218) <ul><li>No olviden los esposos, al oír consejos y recomendaciones en esa...
Objetividad y amplitud del bien (GS 50b) <ul><li>Por eso, con responsabilidad humana y cristiana cumplirán su misión y con...
¿Lo ordinario es limitar? (GS 48 fine) <ul><li>La familia cristiana (…) manifestará a todos la presencia viva del Salvador...
Una prole más numerosa (GS 50b) <ul><li>Así, los esposos cristianos, confiados en la divina Providencia cultivando el espí...
Dimensión de eternidad (GS 51d) <ul><li>Tengan todos entendido que la vida de los hombres y la misión de transmitirla no s...
Privación, no ideal (GS 51a) <ul><li>El Concilio sabe que los esposos, al ordenar armoniosamente su vida conyugal, con fre...
Condiciones de valoración (HV 10) <ul><li>Físicas </li></ul><ul><li>Económicas </li></ul><ul><li>Psicológicas </li></ul><u...
Licitud del recurso a los periodos infecundos <ul><li>“ Por consiguiente, si para espaciar los nacimientos existen serios ...
Diferencias <ul><li>Medios naturales </li></ul><ul><li>FIN: Evitar la prole por razones plausibles. </li></ul><ul><li>ACCI...
En síntesis: <ul><li>Vinculación más profunda con el orden moral objetivo: conocer plenamente deberes con Dios, consigo mi...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La verdadera paternidad responsable

4.935 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Desarrollo personal
0 comentarios
3 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
4.935
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
34
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
3
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La verdadera paternidad responsable

  1. 1. Síntesis de la sesión de setiembre La verdadera paternidad responsable
  2. 2. ¿Cuándo la paternidad es “responsable”?
  3. 3. ¿Qué paternidad es “irresponsable”?
  4. 4. Hay prejuicios…
  5. 5. Hay reduccionismos…
  6. 6. Hay una mentalidad anti-vida…
  7. 7. <ul><li>&quot; La amenaza de los hombres inferiores : </li></ul><ul><li>los delincuentes masculinos tienen un promedio de 4,9 hijos; </li></ul><ul><li>una pareja de delincuentes: 4,4 hijos; </li></ul><ul><li>padres de hijos mediocres en la escuela ( 3,5 ) ; </li></ul><ul><li>la familia alemana: 2,2 hijos; </li></ul><ul><li>una pareja de buena extracción: 1,9 hijos” </li></ul><ul><li>de Otto Helmut, en Volk in Gefahr ( Pueblo en peligro ), Munich, 1937 </li></ul>
  8. 8. ¿Qué entiende la Iglesia por paternidad responsable ? <ul><li>Respecto a los procesos biológicos : conocimiento de las leyes biológicas de la persona humana y respeto de sus funciones. </li></ul><ul><li>Respecto al instinto y a las pasiones : dominio necesario por parte de la inteligencia y de la voluntad. </li></ul><ul><li>Respecto a las condiciones físicas, económicas, psicológicas y sociales : </li></ul><ul><ul><li>teniendo una familia numerosa </li></ul></ul><ul><ul><li>o evitando un nuevo nacimiento durante algún tiempo o por tiempo indefinido. </li></ul></ul><ul><li>(HV n. 10) </li></ul>
  9. 9. Procrear es una misión (GS 50b) <ul><li>En el deber de transmitir la vida humana y de educarla, lo cual hay que considerar como su propia misión , los cónyuges saben que son cooperadores del amor de Dios Creador y como sus intérpretes. </li></ul>
  10. 10. Pérdida del llamado de otros a la vida (FC 30) <ul><li>Algunos se preguntan si es un bien vivir o si sería mejor no haber nacido; dudan de si es lícito llamar a otros a la vida, los cuales quizás maldecirán su existencia en un mundo cruel, cuyos terrores no son ni siquiera previsibles. (…) Otros todavía, cautivos como son de la mentalidad consumista y con la única preocupación de un continuo aumento de bienes materiales, acaban por no comprender, y por consiguiente rechazar la riqueza espiritual de una nueva vida humana. (…) Ha nacido así una mentalidad contra la vida ( anti-life mentality ), como se ve en muchas cuestiones actuales: piénsese, por ejemplo, en un cierto pánico derivado de los estudios de los ecólogos y futurólogos sobre la demografía, que a veces exageran el peligro que representa el incremento demográfico para la calidad de la vida. </li></ul>
  11. 11. Don que viene de Dios (Gn 4,1) <ul><li>El hombre se unió a Eva, su mujer, y ella concibió y dio a luz a Caín. Entonces dijo: «He adquirido un varón, con el favor de Yahvéh». </li></ul>
  12. 12. Alegría espontánea y debida (Jn 16,21) <ul><li>La mujer, cuando va a dar a luz, siente angustia porque le llegó la hora; pero cuando nace el niño, se olvida de su dolor, por la alegría que siente al ver que ha venido un hombre al mundo. </li></ul>
  13. 13. Amor de los padres y Amor de Dios (Carta fam. n. 9) <ul><li>Con el amor de Dios ha de armonizarse el de los padres. En ese sentido, éstos deben amar a la nueva criatura humana como la ama el Creador. El querer humano está siempre e inevitablemente sometido a la ley del tiempo y de la caducidad. En cambio, el amor divino es eterno. </li></ul>
  14. 14. Bien conyugal y bien de los hijos (GS 50a) <ul><li>De aquí que el cultivo auténtico del amor conyugal y toda la estructura de la vida familiar que de él deriva, sin dejar de lado los demás fines del matrimonio, tienden a capacitar a los esposos para cooperar con fortaleza de espíritu con el amor del Creador y del Salvador, quien por medio de ellos aumenta y enriquece diariamente a su propia familia. </li></ul>
  15. 15. Favorecer el amor conyugal (GS 49b) <ul><li>Esta amor se expresa y perfecciona singularmente con la acción propia del matrimonio. Por ello los actos con los que los esposos se unen íntima y castamente entre sí son honestos y dignos, y, ejecutados de manera verdaderamente humana, significan y favorecen el don recíproco. </li></ul>
  16. 16. Rectitud en la conciencia (Conversaciones p. 218) <ul><li>No olviden los esposos, al oír consejos y recomendaciones en esa materia, que de lo que se trata es de conocer lo que Dios quiere. Cuando hay sinceridad —rectitud— y un mínimo de formación cristiana, la conciencia sabe descubrir la voluntad de Dios, en esto como en todo lo demás. Porque puede suceder que se esté buscando un consejo que favorezca el propio egoísmo, que acalle precisamente con su presunta autoridad el clamor de la propia alma; e incluso que se vaya cambiando de consejero hasta encontrar el más benévolo . Entre otras cosas, ésa es una actitud farisaica indigna de un hijo de Dios. </li></ul>
  17. 17. Objetividad y amplitud del bien (GS 50b) <ul><li>Por eso, con responsabilidad humana y cristiana cumplirán su misión y con dócil reverencia hacia Dios se esforzarán ambos, de común acuerdo y común esfuerzo, por formarse un juicio recto, atendiendo tanto a su propio bien personal como al bien de los hijos, ya nacidos o todavía por venir, discerniendo las circunstancias de los tiempos y del estado de vida tanto materiales como espirituales, y, finalmente, teniendo en cuanta el bien de la comunidad familiar, de la sociedad temporal y de la propia Iglesia. Este juicio, en último término, deben formarlo ante Dios los esposos personalmente. </li></ul>
  18. 18. ¿Lo ordinario es limitar? (GS 48 fine) <ul><li>La familia cristiana (…) manifestará a todos la presencia viva del Salvador en el mundo y la auténtica naturaleza de la Iglesia, ya por el amor, la generosa fecundidad , la unidad y fidelidad de los esposos, ya por la cooperación amorosa de todos sus miembros. </li></ul>
  19. 19. Una prole más numerosa (GS 50b) <ul><li>Así, los esposos cristianos, confiados en la divina Providencia cultivando el espíritu de sacrificio, glorifican al Creador y tienden a la perfección en Cristo cuando con generosa, humana y cristiana responsabilidad cumplen su misión procreadora. Entre los cónyuges que cumplen de este modo la misión que Dios les ha confiado, son dignos de mención muy especial los que de común acuerdo, bien ponderado, aceptan con magnanimidad una prole más numerosa para educarla dignamente. </li></ul>
  20. 20. Dimensión de eternidad (GS 51d) <ul><li>Tengan todos entendido que la vida de los hombres y la misión de transmitirla no se limita a este mundo, ni puede ser conmensurada y entendida a este solo nivel, sino que siempre mira el destino eterno de los hombres. </li></ul>
  21. 21. Privación, no ideal (GS 51a) <ul><li>El Concilio sabe que los esposos, al ordenar armoniosamente su vida conyugal, con frecuencia se encuentran impedidos por algunas circunstancias actuales de la vida, y pueden hallarse en situaciones en las que el número de hijos, al manos por ciento tiempo, no puede aumentarse… </li></ul>
  22. 22. Condiciones de valoración (HV 10) <ul><li>Físicas </li></ul><ul><li>Económicas </li></ul><ul><li>Psicológicas </li></ul><ul><li>Sociales </li></ul>
  23. 23. Licitud del recurso a los periodos infecundos <ul><li>“ Por consiguiente, si para espaciar los nacimientos existen serios motivos, derivados de las condiciones físicas o psicológicas de los cónyuges, o de circunstancias exteriores, la Iglesia enseña que entonces es lícito tener en cuenta los ritmos naturales inmanentes a las funciones generadoras para usar del matrimonio sólo en los periodos infecundos y así regular la natalidad sin ofender los principios morales que acabamos de recordar…” </li></ul><ul><li>“… renuncian conscientemente al uso del matrimonio en los periodos fecundos cuando por justos motivos la procreación no es deseable, y hacen uso después en los periodos agenésicos para manifestarse el afecto y para salvaguardar la mutua fidelidad . Obrando así ellos dan prueba de amor verdadero e integralmente honesto ”. </li></ul><ul><li>(HV n. 18) </li></ul>
  24. 24. Diferencias <ul><li>Medios naturales </li></ul><ul><li>FIN: Evitar la prole por razones plausibles. </li></ul><ul><li>ACCIÓN: Renunciar al uso del matrimonio en periodos fecundos  servirse legítimamente de una disposición natural </li></ul><ul><li>Medios artificiales </li></ul><ul><li>FIN: Evitar la prole por razones plausibles. </li></ul><ul><li>ACCIÓN: Hacer imposible la procreación  impedir el desarrollo de los procesos naturales </li></ul>
  25. 25. En síntesis: <ul><li>Vinculación más profunda con el orden moral objetivo: conocer plenamente deberes con Dios, consigo mismo, con la familia y con la sociedad, en una justa jerarquía de valores. </li></ul><ul><li>Conformar la propia conducta con la intención creadora de Dios, manifestada en la misma naturaleza del matrimonio y de sus actos y constantemente enseñada por la Iglesia. </li></ul><ul><li>(HV n. 10) </li></ul><ul><li>Cualquier acto matrimonial debe quedar abierto a la transmisión de la vida… </li></ul><ul><li>… aunque de hecho no de todos se siga una nueva vida, y no por eso dejan de ser lícitos. </li></ul><ul><li>(HV n. 11) </li></ul><ul><li>Es lícito tener en cuenta los ritmos naturales para usar del matrimonio sólo en periodos infecundos. </li></ul><ul><li>(HV n. 17) </li></ul>

×