VARGAS LLOSA KEITH RICHARDS HUNTER S. THOMPSON JARAMILLO AGUDELO CHAPARRO MADIEDO                                         ...
Sumario    DOSSIER 					                                                       VARIA 		    CRUELES PLACERES               ...
Última Periódico de Libros presenta aquí un breve panoráma bibliográfico alrededor de los usos y abusos del placer, visto ...
Jerarquía de Cornudos                                                                                 Charles Fourier.    ...
Lea también                                                                       Chester Brown ‘Paying For It’           ...
DOSSIER                   CRUELES PLACERES                                                                                ...
CRUELES PLACERES                                   DOSSIERSi nos volvemos hacia una realidad más grande, es una mujer quie...
Trilogía sucia de la Habana                                                                                Pedro Juan Guti...
Pájaro speed                                                               Rafael Chaparro Madiedo                        ...
Hombres salmonela en el planeta Porno                                                                                  Yas...
Más información y descargas en             http://www.jali.or.jp/tti/en/index.htm      http://www.almabooks.com/excerpts/p...
DOSSIER                 CRUELES PLACERES                                                                            Lolita...
CRUELES PLACERES                                    DOSSIER                                      plandeciendo al sol, con ...
Periódico de libros 12
Periódico de libros 12
Periódico de libros 12
Periódico de libros 12
Periódico de libros 12
Periódico de libros 12
Periódico de libros 12
Periódico de libros 12
Periódico de libros 12
Periódico de libros 12
Periódico de libros 12
Periódico de libros 12
Periódico de libros 12
Periódico de libros 12
Periódico de libros 12
Periódico de libros 12
Periódico de libros 12
Periódico de libros 12
Periódico de libros 12
Periódico de libros 12
Periódico de libros 12
Periódico de libros 12
Periódico de libros 12
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Periódico de libros 12

2.058 visualizaciones

Publicado el

PERIÓDICO DE LIBROS

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.058
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
43
Acciones
Compartido
0
Descargas
13
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Periódico de libros 12

  1. 1. VARGAS LLOSA KEITH RICHARDS HUNTER S. THOMPSON JARAMILLO AGUDELO CHAPARRO MADIEDO # 1 2 periódicodelibros ISSN: 2011-6128 LECTURAS CRÍTICAS CHARLES FOURIER PEDRO JUAN GUTIÉRREZ IRVINE WELSH CHUCK PALAHNIUK YASUTAKA TSUTSUI HENRY MILLER CRUELES PLACERES ANNE SEXTON VLADIMIR NABOKOV WILLIAM BURROUGHS
  2. 2. Sumario DOSSIER VARIA CRUELES PLACERES 21 Cartas cruzadas 5 Jerarquía de Cornudos Darío Jaramillo Agudelo Charles Fourier Por Alejandra Cáceres S. Por Fabián Muñoz 23 Anne Sexton 8 Trópico de cáncer El asesino Henry Miller Por Celedonio Orjuela Duarte 24 La Llei Thomas Mann 10 Trilogía sucia de La Habana Por Anna Rosell Pedro Juan Gutiérrez Por Juan Carlos Gonzáles Franco 26 La civilización del espectáculo Mario Vargas Llosa 11 Pájaro speed Por Carlos Enrique Pachón Rafael Chaparro Madiedo Por Ángel Camargo 28 Vida Keith Richards Por Andrés Gómez Morales 12 Hombres salmonela en el planeta Porno - Estoy desnudo 30 Mescalito Yasutaka Tsuitsui Hunter S. Thompson Por Javier González tapia Por Camilo Morón 14 Lolita Vladimir Nabokov 33 Ada o el ardor Por Karla Sandomingo Vladimir Nabokov Por Carolina Urbano 16 Trainspotting Irvine Welsh 34 Hermann Ungar Por Cristian Soler Los mutilados Por Anna Rosell 18 El Rio Wide Davis Las cartas de la ayahuasca A. Ginsberg - W. Burroughs ÚLTIMA Por Alberto Rahal 35 Novedades bibliográficas 21 Asfixia Casa de Poesía Silva Chuck Palahniuk Por Juan Manuel Roca Por C.A. Torres www.periodicodelibros.comNuestra carátula: Franz von BayrosDirector-fundador: Carlos Andrés Almeyda Gómez - editorial@periodicodelibros.com - Subdirector: Celedonio Orjuela Duarteorjuela@periodicodelibros.com - Editor adjunto Juan Carlos Gonzalez Franco - artfranco@periodicodelibros.com - Editor webHollman Lozano - Comité de redacción: Robinson Marín Valderrama - Duvan Carvajal Restrepo - Corresponsales: México:Margarito Cuéllar [Revista Reloj de Sol - Monterrey] - Rosario Sanmiguel [Revista Lebrel - Ciudad Juárez] - Fabián MuñozRoberto Reséndiz Karla Sandomingo ee.uu.: Cristian Soler - Carlos Aguasaco - Brasil: Inacio Vieira de Melo - Sophia Vázquez RamónBélgica: Javier González Tapia - España: Anna Rossell - Rosa Bruch - Alexánder Prieto Osorno - Periódico de libros LecturasCríticas ISSN 2011-6128 - www.periodicodelibros.com - No. 12. - Agosto de 2012 - Bogotá, Colombia - PVP: $10.000 - correo@periodicodelibros.com - ©2012 - Criterios editoriales y de selección competen exclusivamente a PdL. Colaboración solicitada. Losjuicios que se emiten en la presente edición son responsabilidad exclusiva de sus autores y no comprometen la opinión del Periódico.
  3. 3. Última Periódico de Libros presenta aquí un breve panoráma bibliográfico alrededor de los usos y abusos del placer, visto someramente desde algunos ensayos y novelas que dan cuenta de la eterna sed del hombre contemporáneo y de sus inacabables batallas existenciales: desde los afectos condenables de la pederastía, el hedonismo metafísico llevado hasta los límites de la caída, los paraísos artificiales o el tórrido paisaje de ciudades devastadas por el desenfreno y la desesperanza. Dossier CRUELES PLACERES #12 periódicodelibros LECTURAS CRÍTICAS Ilustraciones: Franz von Bayros 3
  4. 4. Jerarquía de Cornudos Charles Fourier. Colección Los brazos de Lucas Ed. Premia, México 1981. La infidelidad, ese placer subversivo Por Fabián Muñoz Para comprender Jerarquía de Cornudos, un texto que es solo humorístico aparentemen- S te, se debe de recordar el resto in marido no hay cor- de su obra y su manera nudo, o cornuda en su de ver el mundo. caso, esa sería la pre- Leído con atención misa fundamental para por Víctor Hugo, revi- comprender lo que concluiría sado seguramente por Charles Fourier ante el tema de Karl Marx, sabemos la infidelidad. que Charles Fourier Es simple, para Fourier, un fue un adversario de la socialista francés del siglo XIX, industrialización, del la estructura matrimonial o de liberalismo, de la civi- pareja tradicional como la co- lización urbana y de la nocemos aún hoy en día, es estructura familiar basada parte del modelo capitalista de en el matrimonio y por supues- la propiedad, entonces, esto ya to de la monogamia. La sátira es es conclusión de quien escribe, una de las características en su la infidelidad sería un acto de obra, algo que queda claro en Je- transgresión a la propiedad pri- rarquía de Cornudos. vada, ¿acaso debe de verse como Así, para hacer realidad esa un acto revolucionario? manera de ver el mundo, Fou- Como placer, la infidelidad rier propuso la creación de unas da la oportunidad del gozo clan- unidades de producción que de- destino, la sensación de romper nominó falansterios los cuales la regla y disfrutar piel con piel, estaban basados en un coopera- o lo que se tenga en planes, tivismo integral y autosuficiente, con la otra o con el otro. Ahí, donde estaría permitida la libre un tercero es la víctima que es búsqueda de las pasiones indi- engañada o engañado en lo que viduales y de su desarrollo para en su perspectiva debe de ser la lograr de esa manera un estado#12 periódicodelibros LECTURAS CRÍTICAS relación de pareja, algunas veces de armonía. el cornudo lo sabe, pero esa ya A través de su obra, Fourier es otra historia. se muestra como un pensador Así, Charles Fourier, nacido anticipado del socialismo liber- en Besanzón un 7 de abril de tado, donde la crítica a la estruc- 1772, a quien se le conoce por tura tradicional de la familia o en obras como Teoría de los cuatro su caso de la pareja es un tema movimientos, Tratado de asocia- que desarrolla como parte de su ción doméstica y agrícola y Las análisis contra el modelo trompetas de Burón, entre otras, económico de la propiedad abordó el tema de la infidelidad privada. En ese modelo de en su libro Jerarquía de Cornu- estructura familiar, las res- dos con ilustraciones de Franz tricciones morales basadas en von Bayros. el cristianismo es una constan- 4
  5. 5. Lea también Chester Brown ‘Paying For It’ http://www.periodicodelibros.com/2012/06/memorias-de-un-putanero.html“La postura de alguna manera hedonista mujer ha tenido intrigas amorosas antes del matrimonio y no aportay libertaria de Fourier fue leída por autores al marido su virginidad”, enga- ñándolo al hacerle saber que llegócomo Hebert Marcuse y André Bretón sin ser tocada por hombre alguna hasta su tálamo nupcial, pasando por “El cornudo en desgracia”,te que Fourier rechaza y en gran descrito como “aquel sobre quienmedida lo refleja satíricamente la mujer adquirió tal dominio,en Jerarquía de Cornudos. que ella no quiere ni siquiera En ese mismo sentido, su admitirlo, no lo recibe en su in-postura sobre la igualdad entre timidad sino raramente y evitaen hombre y la mujer, prefigu- mostrarse en público con él”,rando lo que luego se le podría hasta ese cornudo definidollamar feminismo, también es de como “filántropo o frater-gran importancia. No es casual nal” ya que “considera aque en Jerarquía de Cornudos, el los hombres como unapersonaje que aquí se presenta familia de hermanoscomo infiel es precisamente la entre quienes todos losmujer, ya que dicha ‘novedad’, bienes deben ser co-desde una perspectiva de su ma- munes. Alimenta ge-nera de ver el mundo, sería un nerosamente una tandaacto sin lugar a dudas liberador. de niños que, bajo su nombre, son de sus ve- Esta propuesta ideológica lle- cinos y conciudadanos,vó a que varios de sus seguidores niños cuyos diferentesestablecieran incluso comuni- padres la gente nombra;dades intencionales como la Fa- sus nombres están, por otralange Norteamericana en Nueva parte, escritos en el rostro deJersey, así como La Reunión en los niños. Esto no impide queTexas, ambas en Estados Unidos sienta por todos un mismo amor,en la mitad del siglo XIX. verdadero modelo de filantropía, Su postura de alguna manera de fraternidad, de igualdad y dehedonista y libertaria fue leída nudos de orden com- virtudes repúblicanas”.por autores como Hebert Mar- puesto”, éstos intercalados con ilustraciones elaboradas por Con un lenguaje sencillo y di-cuse como también por André Franz von Bayros. Franz von Bayros nace en Zagreb, recto, con textos breves y contun-Bretón en lo que concierne al Croacia, el 28 de mayo de 1866, dentemente satíricos e hilarantes,movimiento surrealista. En las 17 ilustraciones de fue un artista austriaco, ilustrador Fourier nos comparte las diferen- En la edición realizada por Franz von Bayros incluidas en y pintor, destacado por su estilo tes formas de vivir la infidelidad,Premia de Jerarquía de Cornu- esta edición, ornamentadas con gráfico clasificado como de conocer y reconocer al que endos, dentro de la colección Los un estilo que bien puede estar in- decadentista. Hizo una serie de su desconocimiento o ya resig-brazos de Lucas, se incluye un fluenciado por el rococó, cuenta dibujos eróticos que representaba nado a su realidad ostenta dimi-Introitus de A. Popof quien sen- con trazos finos e imágenes pro- la belleza terrenal en posiciones nutos cuernos o unos tremendostencia que el autor logra enume- vocadoras que describen en mu- comprometedoras. Una de #12 periódicodelibros LECTURAS CRÍTICAS “cachos” en la frente que le impi-rar, desplegar los diferentes tipos cho lo que satíricamente Fourier sus pinturas eróticas fue, den cruzar de frente el marco dede cornudos como una baraja de expresa en los textos de esta obra. “Erzählungen vom Toilettentisch” Cuentos de la mesa del tocador, la puerta en cualquier hogar.naipes, en este libro, los cornu- Escenas orgiásticas en algunos que hizo que Franz Von Bayros La infidelidad, ese placerdos presentados son ochenta de de los marcos ornamentales, así se hiciera famoso. En 1911, la prohibido, sería finalmente paralos cuales los últimos cinco, son como momentos donde se apre- policía de Múnich lo persiguió a Fourier, un alegre atentado en susmencionados, pero no descritos cia el amante dedicado a seducir causa de sus pinturas y lo obligó más diferentes formas, pero ade-como los anteriores. a la infiel o unas religiosas dando a salir de Alemania. más es un amplio retrato social Fourier divide a los ochenta placer a la engañadora, son algu- de una realidad inocultablemen-diferentes tipo de cornudos en nas de las imágenes que el ilustra- te actual.dos grandes grupos, cincuenta dor presenta para acompañar ade ellos definidos como “Cla- los textos de Fourier. Fabián Muñoz es poeta y perio-ses de Cornudos, cornuditos y En sus textos, Charles Fourier dista. Autor mexicano, becario decornudazos”, y los otros treinta va del “Cornudo en ciernes o an- las pasantías México-Colombia enrestantes definidos como “Cor- ticipado”, el cual “es aquel cuya 2010. 5
  6. 6. DOSSIER CRUELES PLACERES Trópico de Cancer Henry Miller Fondo de Cultura Económica 298 páginas México, 2010 Más sobre Henry Miller http://www.henrymiller.info/bio/bio.html Henry Miller en el París de las http://www.bopsecrets.org/rexroth/henrymiller.htm http://www.katarsis-net.com.ar/downloads/henry.miller.- .los.libros.de.mi.vida.pdf H enry Miller (1891- 1980) en su Opera Prima, Trópico de cáncer, nos instala en ese París de los años 30. Pe- utopías riodo de Los años locos, el París nuevos animadores del mundo Por Celedonio Orjuela Duarte de Modigliani, Picasso, Dalí, del arte, Monet, Matisse; Mon- cuando era la capital mundial del drian, Picasso, Braque, Chagall, arte. Allí concurrían los artistas Duchamp, De Chirico, Miró, damos en la misma corriente, libros, asunto que me cuesta creer Magritte. Estas y otras propues- bebemos de la misma fuente, porque si miramos la cita inicial, silenciados por el acoso de la Pri- tas estéticas zafan las ataduras pero sin embargo, ¿cuántas veces no creo que corresponda a un es- mera Guerra Mundial. Dice en o con que profundidad tenemos Trópico: de la guerra y dan vuelo a lo que critor meramente anecdótico. Un noción nosotros, los que escribi- escritor que estaba a tono con el Entonces entendí por qué atrae serían las vanguardias, por sobre mos, de la necesidad común? Si mundo, si leemos sus ensayos, sus París a los torturados, a los alu- todo el surrealismo el cual aún no escribir libros es restituir lo que reflexiones a la vida y a los libros. cinados, a los grandes maniacos se termina de estudiar y ejercitar nos hemos llevado del granero del amor. Entendí por qué pue- en los artistas de hoy. En Miller Miller se dio cuenta que de- des aquí, en pleno eje de la rueda, de la vida, de los hermanos y están todos ellos y otra lista de bía estar en París por su tempe- abrazar las teorías más fantásticas, afectos consignados en Los libros hermanas desconocidos, enton- ramento de buscador de utopías. más imposibles, sin que te parez- en mi vida, en él leemos une es- ces digo En Trópico de cáncer está todo can extrañas lo más mínimo; aquí tupendo ensayo sobre Cendrars, -¡Que haya más libros!- es donde vuelves a leer los libros ese París bullente. No se acomo- prolijo escritor que admiró en Miller barrunta el universo dó a lado de las luminarias; en de tu juventud y los enigmas ad- quieren significados nuevos, uno todas sus facetas. En este libro desde la urbe, fue un cosmopoli- todo caso allí estuvo, el resultado por cada cabello blanco. Caminas de retrospectiva del impacto que ta en el sentido en que lo conci- final fue mayo del 68, una suer- por las calles sabiendo que estás produjeron sus lecturas, da buena bió Antístenes el fundador de la te de preludio, de anticipo, de lo loco, poseído, porque es más que cuenta de que... Escuela Cínica, el universo como posible de las utopías. evidente que esas caras frías, in- patria del hombre, sin embargo Nadie sabe lo vasta que es esta Trópico de Cáncer es un canto diferentes, son los rostros de tus ronda la idea en algunos críticos carceleros. Aquí todos los límites multitud. Ningún artista ha lle- a la libertad, Miller era libertario gado jamás a toda la gran masa quienes consideran que Miller no a la manera de Thoreau como se desvanecen y el mundo se ma- doliente de la humanidad. Na- pasó de la mera anécdota en sus homenaje le hizo una presenta- nifiesta como el matadero demen- “ cial que es. La noria se extiende ción al libro La Desobediencia hasta el infinito, las compuertas Civil: dice Miller La ideología#12 periódicodelibros LECTURAS CRÍTICAS están cerradas herméticamente, la política de Thoreau queda per- lógica corre desenfrenada con su ¿Te has tirado alguna vez a fectamente al descubierto en to- cuchilla ensangrentada y fulgu- das sus obras, en general, y en los rante. El aire es frío y está para- una mujer que se hubiera cuatro ensayos ahora agrupados lizado, el lenguaje es apocalíptico. No hay indicación de salida en afeitado el chocho? en este volumen en particular. Su talante radical-liberal -por ninguna parte; no hay otra alter- Es repulsivo, ¿verdad? etiquetarlo de alguna manera, un nativa que la muerte. Un callejón sin salida en cuyo extremo hay un Y también divertido. hombre que como Thoreau re- sulta inclasificable e irreductible patíbulo. Cosa de locos. a fórmulas simplistas o etiquetas Periodo de las grandes ex- posiciones no solo de pintura Ya no parece un chocho; empobrecedoras-, su talante li- sino también escultura; cambios es como una almeja bertario y a un tiempo solidario, resulta de una extraordinaria ac- profundos en la concepción del arte dramático, algunos de los muerta o algo así… tualidad. Antiimperialista, en el 6
  7. 7. CRUELES PLACERES DOSSIERSi nos volvemos hacia una realidad más grande, es una mujer quiennos tendrá que enseñar el camino. La hegemonía del macho hallegado a su fin. Ha perdido contacto con la tierra.Henry Miller Henry Miller junto a Lawrence Durrelapogeo del imperialismonorteamericano de la pri-mera mitad del siglo Miller expresa su liber-tad mediante un yo exis-tencial, una suerte de clo-chard que habla casi en offal lector o a Boris su espíay testigo y unos cuantospersonajes más que pue-blan esa atmósfera parisinaque transcurre en mundosgrises, desesperanzados,ausentes de heroísmo, in-gredientes que fue dandola modernidad de la metrópoli. Garramuño, estudioso de la obra es introspectiva, expresionista y hartura, pero sin resentimiento;Esta manera de escribir novelas, de Miller; sus cuentos y novelas sensorial, esa atmósfera de per- por eso decíamos que la escrituracon los componentes antes ano- circundan de alguna manera esas dedores, como los personajes de de Miller, son más bien las pesa-tados es el nacimiento en lo que atmósferas Millerianas. No es ne- Dostoievski. Paseamos junto a das atmósferas de la presencia deldespués dio en llamarse Realismo cesario abundar sobre el carácter Henry Miller por recuadros de hombre en la metrópoli y esassucio, etiquetas que vienen de la machista de las escenas sexuales un París esquizofrénico, instan- pequeñas vilezas menudas de lasacademia, forma taxonómica de de Miller, sobre el hecho de que táneas existenciales de un gringo que hablara Cortázar otro emi-clasificar el espíritu, quizá para trata a las mujeres como objetos errante en atmósferas bohemias y grante que llega a París en plenaque no perdamos el rumbo. o que lo suyo se convierte, no en ambientes sórdidos, tan convin- madurez del surrealismo y otras Ese Yo de Miller no juzga ni literatura realista, sino en una es- cente es la escritura de Miller que vanguardias. Por tal razón el escri-analiza nada de lo que allí discu- pecie de sexo-ficción para los seres fue abrevadero para la generación tor de Miller es como el mismo lorre; lo muestra con minuciosidad humanos convencionales, para siguiente como Jack Kerouac, describe cuando habla de su gustoabsoluta. quienes llegar a la copulación con Charles Bukowski o William S. por cierta clase de lecturas: una mujer requiere una serie de Burroughs. “No reverencio los libros por los ¿Te has tirado alguna vez a una mujer que se hubiera afeitado el acercamientos, de ceremonias y Trópico de Cáncer es la vida de libros mismos. No coloco a los chocho? Es repulsivo, ¿verdad? Y de ritos, generalmente largos y a un escritor, que vivía de la correc- escritores en ninguna catego- también divertido. Cosa de lo- veces tediosos… ría especial ni privilegiada. Son ción de textos, lo que le permitía como los demás hombres, ni me- cos. Ya no parece un chocho; es Trópico de cáncer es un canto a ventilar lo que ocurriera alrededor como una almeja muerta o algo jores ni peores. Explotan los do- la libertad desde el ahora, desde la una suerte de médium que fluye a nes que se les han dado, así como así…Cuando las miras vestidas, duración de una vida. Con ese yo través de las sensaciones. Esas sen- #12 periódicodelibros LECTURAS CRÍTICAS te imaginas todas clase de cosas; lo hacen todos los demás tipos vital nos sumergimos en un París saciones le hacen pensar que París de seres humanos. Si los defien- les confieres una individualidad, que desde luego no tienen. Lo underground, como en un fresco es como una puta. Desde lejos pa- do de vez en cuando —como que hay es una raja ahí, entre las suburbial de la Nueva York de su rece cautivadora, no puedes espe- clase— es porque creo que, por piernas, y te excitas con ellas… origen y el París del hambre, en rar hasta tenerla en los brazos. Y lo menos en nuestra sociedad, la mitad de las veces ni siquiera el que las putas de Miller también cinco minutos después te sientes nunca han alcanzado la jerarquía la mira. Sabes que está ahí y lo son amigas, con ellas también se y la consideración que merecen. vacío, asqueado de ti mismo. Te único que piensas es en meterle va a conversar, Miller dice lo que Los grandes, en especial, casi sientes burlado. Los personajes de siempre han sido tratados como la baqueta dentro, es como si tu no se decía con toda la minucia, Miller no son racionales, o lo son pene pensara por ti. chivos expiatorios”. por allí corren ríos de semen en pero de una manera desprendi- Sobre esta minuciosidad des- bacanales; vaginas que lucen sus da, en la medida en que se quierecriptiva de los órganos sexuales formas en una orgía impúdica. estar por encima de la razón. Esque bordean lo pornográfico, ar- Celedonio Orjuela Duarte es poe- Sus personajes, a pesar de ese escritor-protagonista que es- ta, narrador y ensayista. Su novelagumenta lo siguiente el escritor que están en el ruido de sus ca- cribe bajo presión, con lo básico, Dónde estará la melodía acaba decolombiano Marco Tulio Aguilera lles, en la algarabía del tumulto, y describe al otro el que engulle ser reeditada por El Zahir Editorial. 7
  8. 8. Trilogía sucia de la Habana Pedro Juan Gutiérrez FAnagrama 330 páginas Barcelona, 2010 C iudad de La Ha- bana. 1990. Periódo especial. Mientras los personajes de la Trilogía sucia de ¡Asere qué volá! La Habana van y vienen por las callejas de una urbe ponzoñosa, Pedro Juan Gutiérrez reproduce con mordacidad y un personaje muy parecido a Pe- dro Juan Gutiérrez sobrevive ape- humor el clima devastador de una Habana derruida nas con las provisiones oficiales y hambrienta; se trata, como muchos han asegurado, y el ron desastroso cuyo sabor le recuerda el olor del kerozene, en de una suerte de Bukowsky caribeño en medio de la una Cuba en la que –por fortuna– petroleo es lo que no hay. Unos se debacle económica y la promiscuidad atópica ganan la vida por ahí, vacilando, del mundo moderno. Por Juan Carlos González Franco ras, el proxeneta, el vendedor, el jugador y esteta sin reino, deam- bula por las calles de una ciudad de fábula –para el turismo di- rigido– en la que el ritmo de la desventura sabe al pan de cada mañana. El sexo desenfrenado, la búsqueda personal, la trampa, los celos, la muerte, son aditamentos de esta selección de cuentos que parece conformar –en tres grupos de narraciones breves– una sola y Foto: Sven Creutzmann homogenea historia, más parecida a una autobiografía y novela per- sonal que a una suma de relatos viciados, como puede parecer a la vista trunca de algunos lectores dada la reiteración de tratamien- tos y escenarios, en razón a sus lugares y al tono picarezco de sus singando, vendiendo mercancia, La suma de tres libros de cuentos sonas por habitación. Aprovecha diálogos y a una primera persona llevando langostas y pescado ape- contenida en este libro, publicado su vida pasada como periodista que habla siempre en cubano,#12 periódicodelibros LECTURAS CRÍTICAS nas fresco hacia cualquier par- por primera vez hacia 1995, para revelar algo de elocuencia entre las palabras ahogadas, los te, recogiendo desperdicios. En es en verdad una crónica directa cada que deja de ser un cubano regionalismos y las frases hechas y novelada, llena de un delirante más para pasar a ser un Bukowsky tras las cuales el aire de toda una cada calle hay una brisa salina realismo tan descarnado como del tercer mundo, un deshereda- impregnada a su vez de males- cultura parece soplarnos en la cara la época que relata, la Habana tar, de impotencia, de necesidad. do y borracho que pervive y que su aliento a libertad, una libertad de los noventa en los años de la Pedro Juan –el personaje– narra transición cubana. huele a insatisfecha utopía: Pedro escueta, en todo caso, en la que sus cuitas entre tambores, rones y Juan Gutiérrez no toma parte en sigue viviendo aquel Pedro Juan habanos, junto a jineteras de las lo que describe, más que como autor –aún a pesar de lo que pare- que vive, a quienes se templa a un cronista abocado al exceso. cería demostrar este libro–, y de la cada rato, fuma algo de hierba, se El régimen, la caída de la Unión que sus narraciones viven alimen- evade del olor a podredumbre de Sovietica, el descuido de un go- tandose para provecho nuestro. un viejo edificio de apartamen- bierno por el cual las letrinas de tos ocupado por mucha gente y su casa hieden a revolución y a Juan Carlos Gonzalez Franco es en el que viven diez o doce per- desidia. Pedro Juan, el periodista, artista plástico, gestor cultural y edi- el conductor de camión de basu- tor de Periódico de Libros. 8
  9. 9. Pájaro speed Rafael Chaparro Madiedo Troppo editores Barcelona, 2012 330 páginasL Trip trip trip as nuevas generaciones que a principios de los 90 se acercaban a la obra de Rafael Chapa-rro Madiedo, crearon en tornosuyo una suerte de imaginario Opio en las nubes, novelaurbano con el cual el concepto Por Ángel Camargode la nocturnidad y la errancia merecedora del Premio Nacionaladolescente iban de la mano de de Literatura en 1992, fue latoda una subespecie musical y única obra narrativa publicadaliteraria. Esta tribu kamikaze y por Chaparro Madiedo antes deunderground se empecinaba en su temprana muerte en 1995 acrear sus afectos y su estilo de manos de un lupus. El pájarovida en razón a una desesperan- speed permaneció inédita hastaza y una estética sincrética en la la presente publicación.que convergían las culturas punky un nadaismo muy sui generis flujo de conciencia, la experimen-embebido siempre de alcohol, tación con la forma de contar, laspastillas para el sistema nervioso, palabras en desbandada, la figuraestridencias o sonidos depresivos femenina omnipresente –aquísonando a todas horas en el walk- Adriana Mariposa–, los lancesman y las tornamesas. Era una verticales, rápidos, sin sentido; laespecie de narrativa de nostalgias reiteración, el vodka untando el “y de abandonos compartidos. La corazón ‘al filo de la ciudad’, unanovela Opio en las nubes era la bi- Bogotá plagada de pasos sin rum- bo y de canciones que el narra-blia de este culto y los parques y Esta tribu se empecinaba en crear sus dor va trayendo a cuento mien-andenes su iglesia. De la novela de culto, queda- afectos y su estilo de vida en razón a una tras evita las comas o los puntos para simular que en realidad estába tan solo un modo de vida, unafilosofía sin fondo, vacía y oscura, desesperanza y una estética sincrética en pensando como piensan quienes no tienen algo mejor qué hacer,en la que, como ocurría con la fi- la que convergían las culturas punk y aparte de duvitar y dejarse llevargura de otro vate de la narrativacolombiana para jovenes, Andrés un nadaismo muy sui generis, embebido por la bruma transversal de los psicotrópicos y la marihuana.Caicedo, lo único que pervivía siempre de alcohol, música y pastillas Pasamos de la prosa desbor-era una pose furiosa y deshinibidaque tuvo más adeptos para enton- antidepresivas... dada a los saltos de párrafo que simulan poemas o juegos del len-ces de lo que en el país pudo tenerel fenómeno del boom latinoa- guaje y, una vez más, los íconos vela, aderida a la realidad peromericano entre los universitarios de la cultura de los ochenta tratan de forma subjetiva, íntima, sinque aún seguían pensando en la de sacar a nuestro antihéroe de su arabezcos conceptuales ni pureza #12 periódicodelibros LECTURAS CRÍTICASmaga o en Juan Pablo Castel. Nos diatriba de saturday morning live, narrativa.quedabamos en ese entonces, a su en tanto un colibrí monocromá- Entre Opio..., su única nove- tico abusa del ibid hasta la harte-vez, con las secuelas sucias del la en vida, y este nuevo libro, Elrealismo norteamericano, con dad. Finalmente, tenemos la sen- pájaro speed y su banda de corazo- sación de haber pasado toda unaCarver, Bukovsky, los beat nicks, nes maleantes, inédita y recupera-nos quedaba el lado menos litera- noche en la calle, desarrapados y da ahora por Troppo editores de sucios, con una sonrisa socarronario de la literatura. España, no parece haber mayor de ebrio que recien descubre que La política sostenida por esa distancia. Aunque no se trate de aún sigue con vida, en medio defacción adolescente era a todas una continuación o de una se- la repetición y la inutilidad, uff,luces contestataría, de un primiti- gunda parte propiamente dicha, uff, ufff.vismo a prueba de todo. No que- en ésta conviven los mismos pas-ríamos codearnos con las obras tales desolados a la madrugada, el Ángel Camargo es lector y simpa-seculares, más bien abogabamos amor juvenil estragado por pepas tizante de los Sex Pistols. Publicis-por una desacralización de la no- y trago barato, los juegos con el ta de profesión. 9
  10. 10. Hombres salmonela en el planeta Porno Yasutaka Tsutsui Atalanta Girona, 2010 182 páginas Fantasías eróticas, E entre la realidad y el deseo n nuestro idioma, po- demos encontrar a Ya- sutaka Tsutsui (Osaka, Japón, 1934) gracias a las versiones que de su obra viene recogiendo el sello Atalanta, en donde el autor tiene una nove- En occidente, el nombre deYasutaka Tsutsui quizás no la, Paprika, y dos colecciones de resulte tan conocido como el de Haruki Murakami o cuentos, Hombres salmonela en el planeta Porno y Estoy desnudo, Banana Yoshimoto, pero lo cierto es que en Japón es uno este último selección de sus me- jores relatos hecha por el autor de los autores contemporáneos más respetados. Varios de especialmente para esta editorial sus libros, como Paprika o La chica que saltaba a través del española. A Tsutsui se le suele encasi- tiempo, han sido adaptados al manga y al anime. llar como un autor de ciencia ficción, aún así esta clasificación no le hace suficiente justicia en Por Javier González Tapia cuanto sus cuentos gozan de gran versatilidad y se mueven también En “Hombres salmonela en “Pequeñas aves rojizas llamadas dentro del terreno fantástico has- el planeta Porno”, cuento que ‘gorriones-pene’ poblaban el aire. ta llegar a lo real. Sin embargo, da título al libro, se describe un Era un pájaro terriblemente obs- es constante en su obra el tono planeta en el que todos los seres ceno cuya cabeza guardaba una cómico, representado siempre Imágen del film Paprika vivos parecen tener actitudes, fi- gran semejanza con el miembro por un narrador en primera per- (2006), dirigido por Satoshi Kon. sonomías y relaciones altamente viril”. Este paisaje, sin embargo, sona, con un humor directo que y basado en la novela homónima sexuales, de ahí que sea denomi- les resulta útil a los científicos no apela a sutilezas y que por ello de Yasutaka Tsutsui de 1993. nado por los seres humanos que para discutir sobre la teoría de la puede llegar varias veces a lo vul- lo exploran como el planeta Por- evolución de Darwin y el psicoa- gar. Otra constante es la presen- no. La historia comienza cuando nálisis. Si una de las característi- cia de lo onírico, ya que, hasta una mujer, miembro del equipo cas de la evolución es la lucha por en sus historias más realistas, los de investigación de la Tierra, que- la supervivencia, el que en una personajes suelen tener experien- da embarazada accidentalmente cadena alimenticia un animal se cias que se emparentan con los por una planta llamada El íncubo alimente de otro, en este planeta sueños o las fantasías eróticas. de la viuda. Por esta razón, dos de lo que se da es una involución. En una entrevista publicada sus colegas científicos, acompa- Los animales son en su totalidad al final de la versión en español ñados de un hombre pervertido, herbívoros y al no haber entre de Hombres salmonela en el tienen que realizar una trave- ellos una relación de cazador-ca- planeta Porno, Tsutsui señala sía desde su campamento zado sus contactos son motivados que su interés inicial en la hasta el emplazamiento de no por impulsos tanáticos, sino los únicos seres inteligentes eróticos: “Y en cuanto a los ani-#12 periódicodelibros LECTURAS CRÍTICAS ciencia ficción se dio por- que vio en este género la de ese planeta para aprender males de este planeta, el impulso posibilidad de incluir cómo abortar a ese posible en- erótico se amplifica, puesto que elementos oníricos que gendro. no tienen necesidad de mostrar- ya habían sido explora- El paisaje de este planeta se agresivos ni con los individuos dos por el surrealismo, a resulta por todas partes obs- heterogéneos ni con los homo- su vez, el interés por ceno, sus dos soles, ubicados géneos. Por eso intentan copular el surrealismo sur- uno al lado del otro, generan con individuos de ambos tipos”. ge de las lecturas un fenómeno natural cono- En el planeta Porno, que para los de psicoanalistas cido como “Tetas Doradas” y científicos resulta tan aberrante e como Jung o las especies que lo habitan reci- involucionado, no existen tabúes, Freud. ben nombres como “penerec- la cultura no ha impuesto censu- to”, “hierbas acariciantes” o ra sobre la desnudez ni sobre el “cortejador incansable” por sexo, las especies no luchan entre sus características físicas: sí sino que, por el contrario, tie-10
  11. 11. Más información y descargas en http://www.jali.or.jp/tti/en/index.htm http://www.almabooks.com/excerpts/paprika.pdf los trabajadores que se encuentran en ese lugar, provocando en ellos reacciones absurdas. “El peor con- tacto posible”, cuento que recuer- da a las novelas de ciencia ficción de Fredric Brown, narra la histo- ria de un ser humano que entabla relaciones con un extraterrestre, en las que priman las situaciones absurdas y los malentendidos, y que lo lleva al borde de la locu- ra. “El último fumador” es una parodia de una situación dema- siado actual, en la cual gobiernos de ideas “progresistas”, con el su- puesto fin de beneficiar a una ma- yoría, reprimen a las personas que han tomado la decisión personal de fumar cigarrillos hasta llevarlos a su extinción. “Rumores sobre mí” critica al voyerismo y la mor-nen sexo unas con otras; de ahí “El sueño de la esposa del debido oponerse a sus deseos bosidad de los medios de comu-que sea un planeta pacífico y, en pescador” (Tako to ama), xilografía sexuales con tal de destacarse nicación quienes, como sucede encierta forma, más evolucionado del género shunga de contenido como estudiante, pero, en vista de los realities, han llegado hasta elque la tierra. erótico. Katsushika Hokusai hacia que no puede contener del todo punto de documentar la vida de “El día de la pérdida”, por otra el año 1820. personas sin importancia con tal sus deseos, ha debido encontrar parte, es un cuento realista que maneras de darles salida: “En otra de captar mayores audiencias. narra la historia de un hombre ocasión, al grito de ‘¡Perdón por Las historias de Yasutaka Tsut- de veinticuatro años, quien tiene introducir mi pene de hierro!’, ya programada una cita con una de sui hacen críticas despiadadas de que cuando estaba congestiona- la sociedad, se burlan de ella y sus compañeras de trabajo en un love hotel, un hotel destinado para do era como de acero candente, la parodian, de ahí el interés por encuentros sexuales. El joven, abrió un gran agujero en la grue- lo cómico y, una vez más, por la Isamu Warai, se destaca por ser sa piel de una enorme sandía que ciencia ficción: “Pocas formas uno de los mejores empleados de acababa de comprar y se le quedó literarias permiten hacer una crí- su empresa; aplicado, obediente el pito teñido de carmesí”. Varios tica tan rotunda a la civilización y quien fuera también un exce- años de castidad hacen que, cuan- como la ciencia ficción. Ningún lente estudiante, no ha perdido, do Warai está próximo a perder género puede criticar mejor lo pe- sin embargo, aún su virginidad. su virginidad, no pueda pensar en ligrosa que ha resultado ser final- El encuentro programado para otra cosa. Sin embargo, una vez la noche afecta, entonces, su ru- mente la tecnología”. Igualmente, más debe contener sus impulsos los sueños le permiten acceder a tina laboral. Durante el día Warai no deja de pensar en cosas como sexuales durante todo un día, el una escritura libre de las imposi- cuánto costará su cita, si debe o cual le parece eterno, ya que se ciones de la razón o de preocu- no comprar condones, si sus cal- encuentra en un ambiente laboral paciones estéticas o morales. zoncillos están demasiado sucios organizado, calculado, que no ad- Antes de iniciar su carrera como #12 periódicodelibros LECTURAS CRÍTICAS o cómo debe dar su primer beso. Estoy desnudo mite pensamientos ni distraccio- escritor, Tsutsui tuvo una amplia Estas reflexiones hacen que ter- Yasutaka Tsutsui nes de este tipo. formación como actor de teatro mine murmurando cosas y que Atalanta cómico, la cual ayudaría a formar Producto de una gran imagi- sus compañeros de trabajo las es- Girona, 2009 nación, los cuentos de Yasutaka su narrativa. Sus historias, repre- cuchen: “A ti hoy te pasa algo. Te pones a reír con una voz extraña, 198 páginas Tsutsui se mueven siempre en sentadas sobre todo por narrado- luego hablas de la virginidad de direcciones imprevistas, lanzan- res que le hablan directamente al no sé quien, más tarde montas un do dardos a la sociedad desde público, de forma desenfadada follón con el dinero que se te ha diferentes puntos, poniendo de y hasta con un lenguaje grosero, perdido. Y ahora vas y dices en relieve sus hipocresías y contra- son como espejos que distorsio- voz alta: ‘Unos condones’”. dicciones. En “Maneras de morir” nan y ponen en escena toda la Lo que se pone de presen- un oni, una especie de demonio farsa e hipocresía humana.te en este cuento es la constante de las fábulas japonesas, irrumperepresión de los deseos sexuales. en una oficina y empieza a matar Javier González Tapia es guionis-Durante su juventud, Warai ha de forma sangrienta a cada uno de ta de comics. 11
  12. 12. DOSSIER CRUELES PLACERES Lolita Vladimir Nabokov Anagrama, Compactos 352 páginas España, 2010 Humbert, mi cliente... ¿culpable? Por Karla Sandomingo ¿ P or qué un hombre de una menor. No había hecho el pedófilo es capaz de ins- menor daño (…)”. Pero, ¿cómo exigió irse si no le correspondía, pirar sentimientos de perdonar al señor Humbert que así que se casó cercado por las empatía, dolor, tristeza afirma: “me proponía con la circunstancias. Si no, tal vez hu- y compasión? Me escandalizo, se- fuerza y resolución más fervien- bieran vivido en santa paz y nada ñoras y señores del jurado, cuando tes proteger la pureza de esa niña hubiera sucedido más que el cui- digo “pedófilo”, pero él mismo lo de doce años”, si también imagi- dado de parte de Humbert a la dice cuando todavía no llegamos naba, soñaba, gozaba, con la idea pureza de la niña de doce años. Humbert y que a las cincuenta páginas de su libe- de darles somníferos a ambas y lo: “después de todo, tenía cierta gozar de la una sin traumatizarla, Cada renglón, cada línea va si no le corres- experiencia en mi vida de pedero- y sin que se enterara la otra? Este llevando al lector, a ustedes, se- ponde debe irse sis”; me escandalizo cuando digo hombre que estuvo en el mani- ñores y señoras del jurado, al antes de que ella “compasión”, pero es que él dice: comio y que pudo controlar y agujero más profundo de sí mis- regrese; él se queda, “Me sentía orgulloso de mí mis- manipular los diagnósticos de los mos: casi puedo escuchar su pe- se casa con ella para mo. Había hurtado la miel de un doctores no pudo manipular a cho perturbado con cada página seguir cerca de su amada espasmo sin perturbar la moral esta defensora, aunque también que avanza ante sus ojos y cava nena de doce años; la ahora pienso que todo eso pude en ese pozo que es su pecho el esposa le dice que mandará a la ser un invento, más profundo fervor que se pue- nena de doce años a una escue- ¿pero un inven- de sentir por un testimonio así, la con internado para que no los to?, su confesión tal vez sin saber la huella que les moleste. Humbert quiere matar- inmediatamente va dejando; no los juzgo. Esta- la, señores, señoras, literalmente. después de ima- mos ante un narrador ácido, con Pero Humbert no se atreve. La ginar esas cosas, un sarcasmo dulzón y tristísimo: esposa (y es una escena terrible) “No, no iría tan “Ni siquiera soñaba la buena se- descubre que quiere a la maldi- lejos”, lo vuelve ñora que una mañana, cuando ta nena de doce años… y luego, humano, loco, enfer- un malestar estomacal (resultado ah… Humbert Humbert. El arte mo de amor y ¿víctima? de mis intentos de mejorar sus al servicio del corazón. Y no pue- salsas) me impidió acompañarla do decir más si usted es un jura- Todos sabemos que después a la iglesia, la engañé con una de do a quien le gusta –en el fondo, de dos meses de estar en casa de las tobilleras de Lolita.” sin poder confesarlo– la tortura la señora Charlotte como inqui- lino y descubrir que ahí vivía una Entonces, si hacemos resu- que logra el lenguaje, si goza de men de su historia hasta una ter- las emociones bien dibujadas de#12 periódicodelibros LECTURAS CRÍTICAS nínfula –como él les dice a ciertas niñas de poderes físicos sutiles y cera parte de su confesión, pode- los personajes que habitan en visibles para pocos hombres, us- mos afirmar que Humbert llega esta historia, si le gustan los na- a una casa como inquilino, por rradores en primera persona que accidente; descubre, contempla sufren y aman y gozan. y ama a una nena de doce años; Ahora hago mías sus palabras, la señora quiere deshacerse de en su defensa: la nena de doce años y la “Señores y señoras del jurado, manda a un campamento; la mayoría de los delincuentes la nena de doce años le sexuales que anhelan un contacto tedes ya lo leyeron y, claro, tan planta un beso en los labios palpitante, suavemente plañidero, azorados como yo-, y se casó con al señor Humbert antes de irse al pero no forzosamente copulativo, esta señora para poder estar cer- campamento; la madre, antes de con una jovencita, son extranjeros ca de la niña, amando en secre- llevar a la nena de doce años, le inocuos, inadaptados, pasivos, to. Recordemos que la señora le confiesa en una carta su amor a tímidos, sólo piden a la comu-12
  13. 13. CRUELES PLACERES DOSSIER plandeciendo al sol, con las puer- do a nada todavía. Mi calendario estar frente a un amor veinte años tas abiertas como alas, con las se confunde. Debió de ser hacia menor y ser puro sin embargo, y ruedas delanteras hundidas en las el 15 de agosto de 1947. No creo ser un escándalo, también, si lo siemprevivas”, el accidente. Qué que pueda seguir. Corazón, cabe- recibieran en su corazón. Sólo us-nidad que les permita observar fatal e intempestivo. za, todo... Lolita, Lolita, Lolita, tedes en su fuero interno sabríansu comportamiento inofensivo y Lolita, Lolita, Lolita, Lolita, Loli- que podrían romperse, podríansoi-disant aberrante, sus ínfimas, A mí me gustaría leerles todo ta. Repítelo hasta llenar la página, perderse, podrían comenzar acálidas, húmedas manías priva- lo que he leído, los fragmentos tipógrafo.” podrirse de a poco, olvidarse de sídas de desviación sexual, sin que que más me convencen de que mismos, dar la vida por ese amor.la policía y la sociedad caiga so- él ha sido también víctima de Lolita. Lolita. Lolita, señores.bre ellos. ¡No somos demonios esa pequeña niña, contárselas Vuelvan a leer, exoneren a este Lolita. Alguien que escribe eso essexuales! ¡No violamos como los minuciosamente, contarles que hombre que todo hace para sal- alguien que ama. No pueden juz-buenos soldados! Somos caba- tuve dos lecturas, y que todavía varse, y, efectivamente, tal como gar a un hombre que intentó es-lleros tristes, suaves, con ojos de me sorprende cómo alguien, un él lo pide, pase lo que pase, no capar de su propio deseo desde elperro, con bastante demonio para hombre de 27 años, pueda quedar publiquen estas memorias hasta punto inicial, aquel día que llenósofrenar nuestra ansiedad en pre- atrapado en los encantos de una que Lolita no esté viva. de regalos a la niña; que nada hizo #12 periódicodelibros LECTURAS CRÍTICASsencia de adultos, pero dispuestos niña de doce; lo sé, señoras, seño- después de meterle un somnífero Espero que tengan piedad ya dar años y años de vida por una res, Humbert escandaliza con un a Lolita ya dormida en la cama puedan comprender lo que es unsola oportunidad de tocar a una viaje infinito, el que hace con la de hotel. No pueden juzgar a un amor prohibido, entrar a ese te-nínfula. Hay que descartarlo: no niña, como un rapto, de hotel en hombre que se ha perdido entre rreno en el que el alma se vuelvesomos asesinos. Los poetas nunca hotel, de ciudad en ciudad. Hum- las voces caprichosas de una niña insalvable, y puedan perdonar. Ymatan. Ah, mi pobre Charlotte, bert hace que los ojos se abran de que después lo abandonó y luego puedan perdonar.no me odies en tu eterno cielo, espanto, pero también enternece, él quiso proteger aun después de Protesto a ustedes mis res-entre una alquimia eterna de as- conmueve, y cómo no, si todo le su propia muerte. Vean su des- petos y mis más altas considera-falto y goma y metal y piedra... cumple, si se le desgarra el alma, fondado amor, señores y señoras ciones, la abogada de Humbertpero gracias a Dios, sin agua, sin si escribe cosas como ésta: del jurado, pueden vislumbrar ese Humbert.agua.” “El cotidiano dolor de cabe- amor no más entrando a las pági- ¿El accidente? Díganme si no za en el aire opaco de esta tumba nas que han dejado testimonioes el destino. ¿Quién sufre el ac- que es mi celda me perturba, pero del sufrimiento del señor Hum- Karla Sandomingo es narradoracidente fatídico? Todos, estimado no debo perseverar. He escrito ya bert Humbert. Cualquiera de us- mexicana, gestora cultural. Premiojurado, todos, “y allí estaba, res- más de cien páginas y no he llega- tedes, incluso yo misma, podrían Juan José Arreola de cuento. 13

×