Los Tamales
Un hombre estaba postrado en su cama, en estado terminal …
Le quedaban pocas horas de vida ...
De repente  percibe el  inconfundible el aroma  de tamales  recién hechos,  calientitos …
Para él no había nada mejor  en el mundo que los tamales  de su mujer Chepa.
Haciendo un esfuerzo sobrehumano, baja las escaleras y al tiempo que se dirige al comedor  se va impregnando del vaporcito...
Llega hasta la  mesa de madera  donde se encontraban  extendidos los suculentos  tamales,
Cuando, repentinamente, siente un fuerte golpe en la cabeza  que lo tumba sobre la mesa ...
Tratando de no desplomarse,  hace por voltear la vista y alcanza a ver  a su mujer con un rodillo macizo de madera en la m...
 
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Jg.los tamales

668 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
668
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Jg.los tamales

  1. 1. Los Tamales
  2. 2. Un hombre estaba postrado en su cama, en estado terminal …
  3. 3. Le quedaban pocas horas de vida ...
  4. 4. De repente percibe el inconfundible el aroma de tamales recién hechos, calientitos …
  5. 5. Para él no había nada mejor en el mundo que los tamales de su mujer Chepa.
  6. 6. Haciendo un esfuerzo sobrehumano, baja las escaleras y al tiempo que se dirige al comedor se va impregnando del vaporcito que le lleva el aroma a masa de maíz, carne de puerco y de pollo, que desde la cocina emanaba.
  7. 7. Llega hasta la mesa de madera donde se encontraban extendidos los suculentos tamales,
  8. 8. Cuando, repentinamente, siente un fuerte golpe en la cabeza que lo tumba sobre la mesa ...
  9. 9. Tratando de no desplomarse, hace por voltear la vista y alcanza a ver a su mujer con un rodillo macizo de madera en la mano, diciéndole: - Ni se te ocurra, cabrón..., ¡Son pal velorio!

×