PALPACIÓN Y MEDICINA MANUAL                        Dr. José Mª Gil Vicent (GBMOIM)    Noviembre de 2003, Palacio de Congre...
En toda modalidad de Medicina Manual, los estudios que permiten llegar aun diagnóstico del paciente se basan, sobre todo, ...
apenas 6 gramos de presión para obtener una respuesta al estímulo, comopuede observarse en la figura siguiente.           ...
más sensible de una espalda, la sensación de tacto llega antes a las manos delexplorador que a la piel de la espalda del p...
presente la máxima hipocrática del “Primum, non nocere” como norma       de prudencia, para no provocar lo contrario de lo...
descuidar las restricciones de movilidad, se presta más atención a lasalteraciones tisulares locales y de vecindad, a las ...
1.- La Palpación Superficial    La palpación superficial, tanto si es estática como dinámica, nos permitevalorar la piel, ...
es muy importante en Espinología, porque permite determinar los puntos deinclinación lateral o lateroflexión (side-bending...
sintomatología se basa, sobre todo en manifestaciones clínicas de carácterdoloroso locales, regionales (por distribución r...
4) Presión-fricción sobre los relieves articulares de ambos lados en el nivel delsegmento identificado como más doloroso y...
y dermografismo o enrojecimiento rápido de la zona pellizcada, por reacciónvegetativa local.8) Investigación de síntomas a...
Conclusiones   La Palpación Manual es un arte y dice Karel Lewit en su libro de TerapiaManual, que es muy difícil incluso ...
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICASCHAITOW, Leon: “Palpation and Assessment Skills”. Churchill-Livingstone-Elsevier. London, 2003.C...
MAIGNE, Robert : “Douleurs d´Origine Vertébrale” (Comprendre,Diagnostiquer et Traiter). Elsevier. Issy-les-Moulineaux cede...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Palpacion 001

4.823 visualizaciones

Publicado el

1 comentario
3 recomendaciones
Estadísticas
Notas
Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
4.823
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
5
Acciones
Compartido
0
Descargas
58
Comentarios
1
Recomendaciones
3
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Palpacion 001

  1. 1. PALPACIÓN Y MEDICINA MANUAL Dr. José Mª Gil Vicent (GBMOIM) Noviembre de 2003, Palacio de Congresos de Versalles. De los numerososprofesionales que acudimos a participar en las “Segundas JornadasMundiales de Medicina Manual, Osteopatía y Quiropráctica” organizadaspor “LA MONDIALE”, estoy seguro de que ninguno podía llegar a imaginar laoportunidad que la suerte nos iba a deparar con la presencia en tal evento delDr. Harry D. Friedman, D.O., miembro de la FAAO y cofundador de la “SanFrancisco International Manual Medicine Society” (SFIMMS). Si su ponencia del sábado día 22 sobre “Métodos Funcionales de AbordajeTerapéutico Manual del Raquis” fue la única que llegó a dejar la Sala delPalacio sin asientos libres, su Taller Práctico del día anterior de “TécnicasFuncionales del Raquis”, que tuvo que repetirse 3 veces a lo largo de dicho día,rayó sencillamente en lo sublime, pues todos los participantes lo evaluamoscomo un auténtico “Taller Práctico Magistral”. Años después, al coincidir algunos de los allí presentes con motivo de otrasreuniones científicas y comentar aquellas Jornadas Mundiales, todos hemosreconocido la influencia que en el resto de nuestra trayectoria profesionaltuvieron las enseñanzas de aquel taller y sobre todas ellas, la importancia de lapalpación como medio revelador del estado doloroso del paciente. En Medicina Manual, a la palpación se le concede una enorme importanciacomo herramienta sutil de exploración. De hecho es el único medio manual dereconocimiento anatómico fiable en la búsqueda de los puntos testigo desufrimiento local “en” y “bajo” la superficie corporal del paciente (puntos deirritación local, puntos ténder y puntos trígger, puntos de dolor referidometamérico, segmentario o extrasegmentario y también los puntos reflejos).Pero es que tanto en Medicina Ortopédica y Manual como en Osteopatía, lapalpación, además de una herramienta de exploración, es un elemento dediagnóstico y un medio de evaluación continua a lo largo del proceso detratamiento capaz de proporcionarnos, a través de los protocolos de osteopatíatisular, toda la información necesaria que puede influir en nosotros, no sólopara elegir acertadamente la técnica manual más idónea a cada caso y paradeterminar el momento puntual más ajustado a su aplicación, sino tambiénpara decidirnos a introducir variantes durante el proceso de tratamiento, si asíresultara conveniente para el propio paciente. 1
  2. 2. En toda modalidad de Medicina Manual, los estudios que permiten llegar aun diagnóstico del paciente se basan, sobre todo, en la capacidad del médicoen leer los signos e interpretar las señales que emite el cuerpo y estacapacidad radica sobre todo en la destreza para palpar. De hecho, la palpaciónperceptiva es en Medicina Manual la herramienta clave para el estudiodiagnóstico y cuanto más perceptiva sea, menos pruebas complementarias seprecisarán para llegar a ese diagnóstico. En efecto, la palpación como herramienta de diagnóstico, es uno de losmedios más importantes y puede que también el más “selectivo” de cuantosentran a formar parte del conjunto en que se basa la técnica diagnósticaosteopática conocida como la “escucha del cuerpo”, técnica con la que, enpalabras de John Upledger, se puede llegar a “palpar sintiendo la vida de lostejidos” bajo nuestras manos. La palpación ofrece una gran riqueza de información a nuestro sentido deltacto. Una enorme y variada cantidad de matices es capaz de excitar lasterminaciones sensitivas de las yemas de nuestros dedos, de las palmas o deldorso de nuestras manos e incluso del reborde de nuestras uñas. Cuandopalpamos podemos hacerlo de manera superficial o profunda. Podemoshacerlo de manera puntual o conjunta. Mediante palpación fija en un puntodeterminado o de manera móvil, a través de una zona o de una región corporaltambién determinada o indeterminada. En la palpación, por parte del explorador pueden intervenir uno o másdedos, una sola mano o ambas manos al mismo tiempo. A su vez, cada una deestas posibilidades multiplica su capacidad de detección en relación al gradode presión aplicado por las manos sobre la superficie corporal. Esto que para elclínico puede suponer una fuente inagotable de información, exige del mismoun grado de entrenamiento previo que sólo se alcanza tras mucho tiempo depráctica y con la ayuda de los mejores maestros en medicina manual. Y esteentrenamiento resulta de suma importancia para el médico, ya que a mayorentrenamiento mayor sensibilidad y una sensibilidad educada y adiestradasiempre acaba generando una mayor capacidad discriminativa de la misma. La gama de presiones aplicables en la superficie corporal es muy grande y,bien regulada, debe permitir desde un reconocimiento muy superficial sinapenas depresión apreciable en la capa epidérmica, hasta la presión másprofunda que llegue a plano óseo para reconocimiento de los huesos y lasarticulaciones. Los estudios de Mutti con el estesiómetro de Head en la década de 1950,pusieron de manifiesto que, en la piel de la espalda, la capacidad de percibirpresiones variaba de unas zonas a otras, siendo más sensible la zona de loscanales paravertebrales de la región lumbar a nivel apicotransverso de L3(zona que curiosamente coincide con el área de Sturniolo), necesitándose 2
  3. 3. apenas 6 gramos de presión para obtener una respuesta al estímulo, comopuede observarse en la figura siguiente. Umbrales para la presión profunda, determinados con el estesiómetro de Head en 58 puntos de la espalda, según Mutti. Sin embargo, los estudios sobre la misma sensibilidad a nivel de lospulpejos de los dedos muestran valores de respuesta sensitiva a partir de los 2gramos en gente normal y de apenas 1 gramo en personas con la sensibilidadmuy entrenada, como es el caso de los invidentes. De hecho no es muchomayor la presión ejercida por las yemas de sus dedos en la lectura de loscaracteres del Braille, y posiblemente sea menor la que ellos mismos aplicansobre las manecillas de sus relojes en la lectura de las horas. En Osteopatía Craneosacral se calcula que la presión ejercida para lapalpación exploratoria oscila entre los 5 gramos como mínimo para la palpacióncraneal y los 10 gramos como máximo para el resto del cuerpo. En Medicina Manual, cuando un médico está bien entrenado en el arte dela palpación, se admite que las sensaciones de tacto diagnóstico comienzan alejercer con los dedos una presión de 4 gramos. Es decir, que al palpar la zona 3
  4. 4. más sensible de una espalda, la sensación de tacto llega antes a las manos delexplorador que a la piel de la espalda del paciente. A partir de este valor, quepodríamos cifrar como el más superficial, la palpación puede ir aumentandopresiones y nuestra sensibilidad percibir nuevas, numerosas y variadassensaciones, todas ellas útiles para el reconocimiento exploratorio y para eldiagnóstico.Veamos las distintas posibilidades: - Entre 4 y 6 gramos de presión permiten apreciar la textura e irregularidades de la epidermis. - Entre 6 y 8 gramos, la temperatura de la piel (más apreciable si aplicamos con la misma presión el dorso de la mano). - Entre 8 y 10 gramos, las irregularidades superficiales y la resistencia del plano cutáneo. Y si aplicamos movimiento podremos apreciar la capacidad de desplazamiento del plano superficial sobre el plano graso en las zonas con menor tensión epidérmica. - Entre 10 y 20 gramos de presión, permiten apreciar deformidades superficiales y resaltes en el plano subcutáneo (por ejemplo, presencia de gelosas superficiales). El movimiento asociado provocará una sensación de arrastre de la piel sobre el plano graso y al mismo tiempo, la de freno o resistencia de éste sobre el plano de la fascia, al llegar al final del recorrido provocado por dicho arrastre. - A partir de los 20 gramos de presión, ya es más difícil dosificar ésta, por lo que los rangos de medida ya son más amplios. Por ello, entre los 20 y los 50 gramos se sitúa la palpación de los relieves musculares superficiales y hasta los 100 gramos las manipulaciones de partes blandas ejercidas mediante lo que se conoce en el mundo del masaje como “presiones deslizantes superficiales”. - Entre los 100 y los 250 gramos de presión podemos detectar irregularidades situadas debajo de la fascia superficial y la presencia de gelosas profundas. También zonas de resistencia muscular, contracturas superficiales y puntos dolorosos miofasciales. - Entre los 250 y los 500 gramos se pueden ejercer maniobras de presión sobre las masas musculares superficiales en pacientes no obesos. - Entre los 500 y 1.500 gramos se sitúan las maniobras de “presión deslizante intermedia” y las de “fricción superficial”. - De los 2.000 gramos en adelante se realizan todas las maniobras de palpación profunda, las técnicas de “presión deslizante profunda” y las maniobras de “fricción profunda” en sus modalidades longitudinal y transversa. En ellas la presión deberá dosificarse según las exigencias derivadas del reconocimiento de aquello que vamos buscando y la tolerancia del paciente a las molestias o el posible dolor provocado por la presión que podemos ejercer. Es aquí donde hay que tener muy 4
  5. 5. presente la máxima hipocrática del “Primum, non nocere” como norma de prudencia, para no provocar lo contrario de lo que andamos buscando. Por otra parte, las yemas de los dedos no sólo son capaces de notarestímulos de presión muy ligera, sino que también resultan más sensibles paradistinguir dos o más estímulos a la vez en un área muy reducida. Por ejemplo,volviendo a lo que decíamos antes sobre las zonas más sensibles a la presiónen la piel de la espalda, mientras dos objetos punzantes en dicha zona, paraser apreciados como tales por el paciente, necesitan separarse entre 4 a 7 cm,a nivel de las yemas de los dedos pueden ser detectados como dos a 2 mm deseparación y en personas entrenadas, incluso a 1 mm. Esto nos permitediscernir claramente numerosas diferencias casi inapreciables de textura, detensión y de nivel o resalte superficial al deslizar dos o tres de nuestros dedospor una zona del cuerpo de 6 a 7 cm de anchura, mientras el paciente tendrádificultades o será incapaz de apreciar siquiera si se trata de uno o más dedoso de otra zona de la mano del explorador. En su libro “Principios y Práctica de la Medicina Manual”, Philip E.Greenman nos dice que la palpación sirve al clínico para: - Apreciar la normalidad y las alteraciones tisulares de la zona palpada. - Apreciar la simetría o las alteraciones de la misma en las estructuras bajo la piel, aunque no se aprecien visualmente. - Valorar las alteraciones en el movimiento activo y pasivo de los músculos y de las articulaciones a lo largo de todo el recorrido de su arco de movilidad. - Ubicar la posición en el espacio del sujeto explorado y la de uno mismo como explorador. - Durante la exploración en posteriores visitas de control, detectar los posibles cambios producidos con el paso del tiempo y compararlos con los datos de que disponemos, referidos a exploraciones anteriores. En ese sentido, son muy útiles los protocolos de exploración palpatoriarecomendados por las diferentes escuelas de Medicina Manual, sin entrar envaloraciones de si son mejores unos que otros. Todos ellos son muy similares ylas pequeñas diferencias apreciables van relacionadas por lo general con elenfoque o el criterio de escuela. Así, el protocolo propuesto en Osteopatíapresta más atención a las alteraciones posicionales de relación, a lasrestricciones de movilidad y a las alteraciones en el papel de las fascias. EnQuiropráctica prima la detección de las alteraciones de la movilidad, lasalteraciones musculares por contracturas y presencia de bandas tensas, lasdisrelaciones segmentarias y los desajustes articulares. En Espinología, lastensiones musculares y su relación con posibles disrelaciones rotatorias en lossegmentos del raquis. En cambio, en Medicina Ortopédica y Manual, sin 5
  6. 6. descuidar las restricciones de movilidad, se presta más atención a lasalteraciones tisulares locales y de vecindad, a las manifestaciones dolorosas detipo metamérico y sobre todo a las de tipo segmentario, como son lasmanifestaciones sintomáticas a distancia (el síndrome teno-celulo-miálgico), asícomo a las dermalgias reflejas. Lo importante de los protocolos, cualquiera que sea el elegido, es seguirlosfielmente, recogiendo con ello tantos datos cuantos nos sea posible con suaplicación en cuanto a las alteraciones de la sensibilidad, las alteraciones en latextura de los tejidos palpados o sometidos a técnicas de palpación especiales(como el pinzado rodado), a la detección de asimetrías posturales ydisarmonías biomecánicas y a posibles alteraciones en los rangos demovimiento muscular y articular, de manera que todos estos hallazgos seanmesurables y útiles no solo para el posterior diagnóstico, sino también parapoder formular la indicación del tratamiento manual más adecuado, puesto quea la palpación protocolaria hay que recurrir siempre, tanto en la exploracióngeneral rutinaria como, especialmente, en la exploración premanipulativa.TIPOS DE PALPACIÓN EN MEDICINA MANUAL Hay una palpación superficial, que tanto en las regiones del raquis comoen los miembros sirve para valorar las estructuras superficiales y los signos desufrimiento de proyección metamérica, que aparecen en ellas. Hay una palpación profunda, que en el raquis va dirigida sobre todo abuscar la lesión menor causante de las manifestaciones dolorosas y que en losmiembros permite valorar las alteraciones locales en el seno de los vientresmusculares, el estado de los tendones y sus inserciones, y a nivel de lasarticulaciones permite explorar detalladamente interlíneas articulares, cápsulasy ligamentos, así como algunas estructuras internas como son los meniscos enel caso de las rodillas. A su vez, tanto la palpación superficial como la profunda pueden aplicarsede manera puntual (palpación estática) o bien en movimiento (palpacióndinámica). Las posibles combinaciónes de estas modalidades con las maniobras depresión dan lugar a las “técnicas de palpación especiales”, de las que la másimportante en Medicina Ortopédica y Manual es la “Técnica del Pinzado-Rodado”. 6
  7. 7. 1.- La Palpación Superficial La palpación superficial, tanto si es estática como dinámica, nos permitevalorar la piel, el tejido celular subcutáneo y el relieve de la fascia superficial yde los primeros planos musculares. Ello la hace sumamente útil para lavaloración del estado de tensión de las diferentes cadenas musculares,especialmente cuando se practica de forma comparativa en ambos lados de laespalda, tanto en la región cervical como en la dorsal y lumbosacra. En Osteopatía Tisular, este tipo de palpación nos permite valorar detallesen muchos tests de tipo kinesiológico que nos aportan datos muy útiles para laidentificación de contracturas musculares y de su posible relación condisfunciones de localización vertebral. Estas son técnicas muy utilizadas en los métodos de la “escucha delcuerpo” y por tanto, aplicables a la investigación de las causas de lasdesviaciones axiales de tipo postural. También la palpación superficial nos ayuda mucho en el control de lastécnicas de tratamiento manual “no manipulativas”, como son las técnicassuaves de posicionamiento postural pasivo (Técnica de Jones y TécnicaReposicional Osteopática Autónoma) o incluso en el desarrollo de lasmaniobras más suaves en las técnicas que asocian estiramientos pasivos o elconcurso de energía muscular (Mitchell, Rudy y Chaitow), en las que siempretiene que haber un control palpatorio de la tensión que presenta la superficiedel plano de las fascias en determinados puntos o zonas del cuerpo delpaciente.2) La palpación Profunda La palpación estática profunda en el raquis nos permite explorar lasensibilidad de las apófisis espinosas, la depresibilidad de los tejidos blandos yalgunas estructuras óseas a la presión axial, el desplazamiento de las mismasal presionarlas lateralmente y el estado de los músculos interespinosos eintertransversos así como el dolor localizado en las articulares de uno y otrolado. La palpación estática profunda de los canales paravertebrales, a su vez,nos permite reconocer el estado de los músculos transverso-espinosos en unsegmento determinado, pero si la convertimos en maniobra de palpacióndinámica profunda, alcanzando varios niveles segmentarios, nos permitirávalorar por separado el estado de estos músculos con detalle, es decirpodremos distinguir entre fenestrados, multífidos, laminares y rotadores. (Esto 7
  8. 8. es muy importante en Espinología, porque permite determinar los puntos deinclinación lateral o lateroflexión (side-bending) y describir las ubicaciones deposibles “listings”, como se designan las posiciones anómalas en que quedanlas vértebras que han perdido juego articular). Esta misma técnica exploratoria es la utilizada en Osteopatía paraidentificar las posibles desviaciones en plano anterior o posterior de cada ladode la vértebra, y la misma o muy similar a la empleada en Quiropráctica paradiagnosticar los estados de subluxación o desajuste articular. En la exploración palpatoria del raquis y de las regiones paravertebrales, lapalpación dinámica profunda con la técnica “joint manipulation” de JohnMenell (1877-1957) nos permite valorar el estado del juego articular, conceptonecesario para distinguir entre los estados articulares de simple disfunción(articulación sin daño estructural dolorosa pero móvil) y el de restricción(articulación sin daño estructural dolorosa con pérdida de movilidad). En cuanto a los miembros, como en el resto de la espalda, puesto que losmúsculos son elementos dinámicos de diferentes segmentos móviles, lapalpación dinámica profunda nos informará de la posible alteración de su tono,de la presencia de bandas tensas y de puntos T y secundariamente a ello, delas alteraciones de movilidad en más o en menos de dicho segmento. Este tipo de palpación hay que entrenarlo muy bien y durante muchotiempo antes de poder a aplicarlo con seguridad, pues al explorar los músculosde las capas más profundas hay que obviar las informaciones que nos llegande las capas musculares más superficiales, cuya palpación involuntaria nopodemos evitar y ello requiere un ejercicio de eliminación mental desensaciones táctiles al que hay que llegar casi sin pensar en ello, lo que hacemuy difícil el dominio de dicha técnica si no se aprende bien y se insiste muchotiempo en su práctica. La falta de entrenamiento en estas técnicas traería consigo una notabledificultad por parte del explorador para poder valorar con acierto los hallazgosencontrados como resultado de su aplicación en cualquiera de los protocolosde Escuela a que nos referimos anteriormente. En Medicina Ortopédica y Manual, el Prof. Robert Maigne ha logradocompaginar todas estas modalidades de palpación en un protocolo deexploración destinado a buscar la localización del llamado Desarreglo DolorosoIntervertebral Menor (DDIM), entidad clínica descrita por dicho autor comolesión responsable del Síndrome Teno-Celulo-Miálgico y toda su cohorte desíntomas acompañantes, puesto que se trata en realidad de una lesión menorde localización vertebral, no demostrable por medio de exploraciones y pruebasclínicas complementarias, cuyos resultados son siempre negativos, siendo porello tan importante la palpación para el diagnóstico de este proceso, cuya 8
  9. 9. sintomatología se basa, sobre todo en manifestaciones clínicas de carácterdoloroso locales, regionales (por distribución radicular sensitiva dependientede la raíz posterior), metaméricas, segmentarias y a distancia (algunas de ellasatípicas y de difícil justificación en relación a la situación de la lesión DDIMencontrada). Este Protocolo exploratorio se desarrolla de acuerdo a los siguientes pasos:1) Presión axial sucesiva de las apófisis espinosas hasta localizar las másdolorosas.2) Presión lateral sucesiva de las apófisis espinosas buscando eldesplazamiento de las mismas en ambos sentidos y valorando el dolorprovocado.3) Presión contrariada de las espinosas de las vértebras dolorosas con la de lavértebra limitante superior y la inferior. La prueba se realiza en ambos sentidos,hasta encontrar el nivel con respuesta más dolorosa a dicha maniobra. 9
  10. 10. 4) Presión-fricción sobre los relieves articulares de ambos lados en el nivel delsegmento identificado como más doloroso y elección de la articular del ladomás doloroso como responsable de la localización del DDIM.5) Presión sobre el ligamento interespinoso, para lo que se puede utilizar unobjeto romo no agresivo (el relieve del asa de una llave antigua, el reborde deun reloj de pulsera, el borde de un anillo o alianza de boda, el borde de unpequeño plato, etc.) para confirmar que el segmento indicado esverdaderamente el más doloroso.6) Palpación dinámica profunda de la musculatura de los canalesparavertebrales, que debe confirmarnos como más doloroso aquél en el quehemos situado el DDIM.7) Investigación de posibles áreas de celulagia en zonas de la piel inervada porfibras cutáneas de la raíz posterior vertebral, proximas al área paravertebral omuy distantes de la misma, de acuerdo a la distribución segmentaria de lasmismas según el nivel del DIM. Esto se consigue con la maniobra del“pinzado-rodado”, que de ser positivo nos dará como respuestas dolorexagerado a la presión y tensión de la piel de la zona, sensación táctil deespesoramiento de la misma que impide o dificulta el desarrollo de la maniobra 10
  11. 11. y dermografismo o enrojecimiento rápido de la zona pellizcada, por reacciónvegetativa local.8) Investigación de síntomas atípicos a distancia, pero presentes de formarepetida en muchos de estos casos, como pueden ser el dolor trocantéreo, lapresencia de cordones musculares en músculos glúteos y la celulalgiaperiumbilical unilateral en casos de síndrome de la charnela dorsolumbar, todosellos diagnosticables por palpación dinámica profunda o también la presenciade un “tenderness inguinal” detectable por palpación superficial en el mismosíndrome.9) Finalmente, hay que proceder a la investigación de posibles síntomas deorigen visceral, como podría ser el caso de la presencia de meteorismo enpacientes afectas del mismo síndrome de la charnela dorsolumbar, aunqueéstos ya no se dan con tanta frecuencia. Aquí ya no interviene la palpación,pero su hallazgo puede resultarnos de gran utilidad de cara al diagnóstico. Este mismo protocolo, se puede repetir tras la manipulación, lo que nospermitirá valorar los efectos de la misma, de acuerdo a los signos sintomáticosdesaparecidos en esta segunda exploración. 11
  12. 12. Conclusiones La Palpación Manual es un arte y dice Karel Lewit en su libro de TerapiaManual, que es muy difícil incluso describirla como tal arte, pero que enmédicos y en terapeutas entrenados, es el método de exploración que más nosacerca al paciente y nos comunica con él. El gran W.G. Suterland, desde el mundo de la Osteopatía nos animaba a“desarrollar dedos con neuronas en sus yemas que fueran capaces de pensar yde ver” y que a esos dedos, “una vez entrenados a ver, sentir y pensar, habíaque dejarles tocar”. El aprendizaje de la palpación no es tarea fácil. Quien quiera aprender apalpar bien en Medicina Ortopédica debe basar su aprendizaje en tresaspectos:1.- Aprender a tocar, es decir, conocer bien los aspectos técnicos de dichaexploración, para lo cual, además de que puede ser útil todo lo dicho hastaahora, se precisa practicar, practicar y practicar hasta dominarla.2.- Aprender a buscar, para lo cual son necesarios conocimientos anatómicos yfisiológicos suficientes y bien fundados que nos permitan, no sólo reconoceraquello que estamos tocando, sino saber cómo y donde buscar aquello quequeremos tocar.3.- Aprender a encontrar. Esto es lo más difícil, puesto que para ello sonademás necesarios buenos conocimientos de semiología y de patología, quenos permitan dirigir nuestras observaciones hacia el diagnóstico. Pero, aún bien entrenados para ello, la palpación siempre nos aportarávivencias nuevas capaces de sorprendernos, ya que la vida impregna todos lostejidos vivientes y esos tejidos son los que tocamos y con los que noscomunicamos al palpar. Y esa vida que palpamos, muchas veces puede seruna vida en dificultad. Ésa es la maravilla en la que se basa la “escucha del cuerpo”, como decíaHarry D. Friedman en el Congreso de Versalles. Por ello, viene a nuestra mente aquella frase de Viola Frymann, cuandodecía que “La palpación no se puede aprender leyendo o escuchando;sólo se puede aprender palpando”. 12
  13. 13. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICASCHAITOW, Leon: “Palpation and Assessment Skills”. Churchill-Livingstone-Elsevier. London, 2003.CHAITOW, Leon: “The Essence of Palpation: How Do You Feel?”. MassageToday. Vol. 08, Issue 06. (June, 2008)COMEAUX, Zachary: “Zen awareness in the teaching of palpation: Anosteopathic perspective”. Journal of Body Work and Movement Therapies.Volume 9, Issue 4, Pages 318 – 326. (October 2005)ESPUÑA RIPOLL, Encarnación: “ESPINOLOGÍA: Terapia Manual delRaquis”. Mandala Ediciones. Madrid, 2008.FIELD, Derek: “Anatomía: Palpación y Localización Superficial”. Paidotribo.Barcelona, 2004.FRIEDMAN, Harry D. : “Techniques Fonctionnelles du Raquis”. Atelierpractique dans les Deuxièmes Journées Mondiales de Médecine ManuelleOstéopathique et Chiropráctique. Versailles, Novembre 2003. (Cahier desJournées)FRYMANN, V. : “Palpation – Its Study in the Workshop”. Academy of AppliedOsteopathy Yearbook. Pages 16 - 30. Newark, Ohio. 1963.GREENMANN, Philip E. : “Principios y Práctica de la Medicina Manual” (3ªEdición). Edit. Médica Panamericana. Madrid, 2005.GREGORY, Phil et Als.: “Correlating Motion Palpation with Functional X-RayFindings in Patients with Low Back Pain”. Australian Chiropractic andOsteopathy. PMC2050639. Vol. 7, Issue 1, Pages 15 – 19. (March 1998)HERNÁNDEZ CONESA, Salvador: “Exploración Clínica del AparatoLocomotor en Medicina ortopédica”. Ed. Científico Médica. Barcelona, 1980.HUGUENIN, Fredy: “Vademecum de la Palpación”. On Line:www.gbmoim.com Apartado “Artículos”. Sección “FORMACIÓN”. 2009.LESAGE, Y. Henri & LOVATI, Luigi & LOVATI, Luca : “Medicina ManualeApplicata”. SIEMAP. Grafiche Friulane. Udine, 2001.LOEW, Jean-Philippe: “Modèle Expérimental de Validation de Palpation Inter-juge”. Collège d´Études Ostéopathiques de Montréal. June, 2006. 13
  14. 14. MAIGNE, Robert : “Douleurs d´Origine Vertébrale” (Comprendre,Diagnostiquer et Traiter). Elsevier. Issy-les-Moulineaux cedex, 2006.MARTIN, Eric: “La Morpho-palpation: Les bases de l´examen clinique”. Broché.París, 2005.SCHAFER, R.C.: “Motion Palpation and Chiropractic Technique”. MotionPalpation Institute Yearbook. Jaksonville,1990.SEFFINGER, Michael et Als.: “Reliability of Spinal Palpation for Diagnosis ofBack and Neck Pain: A Systematic Review of the Literature”. Spine. 1 October2004 - Volume 29 – Issue 19 – pp E413 – E425.TIXA, Serge: “Anatomía Palpatoria” (Tomos I y II). Mason. Barcelona 1999 y2000.TRICOT, Pierre : “La Palpation Tissulaire Profonde”. Aproche Tissulaire del´Ostéopathie (On line). 18/06/2008.WARD, Robert C. : “La Palpation et la Résolution des Problèmes Cliniques”.Ponence des Premières Journées Mondiales de Médecine ManuelleOstéopathique. Tolousse. Septembre, 2002. (Cahier des Journées). 14

×