Obras de gonzalo de berceo

11.341 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Viajes, Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
11.341
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
11
Acciones
Compartido
0
Descargas
12
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Obras de gonzalo de berceo

  1. 1. Comobiensabemos,todaslasobrasde Gonzalode Berceo,sonde temáticareligiosa. Nosha dejadounos 13.000 versos,todosescritosencuadernavía. 1. Obras hagiográficas. (vidas de santos) - Vida de San Millán de la Cogolla, Vida de Santo Domingo de Silos, Poema de Santa Oria y Martirio de San Lorenzo. 2. Obras marianas. (poemas dedicados a la virgen) - Los milagros de Nuestra Señora, El Duelo de la Virgen y Loores de Nuestra Señora. 3. Obras pedagógicas. (poemas de asunto religioso vario) - Sacrificio de la misa, Los Signos del juicio Final, Himnos. Tenemos, así, tres centros de interés en la obra de Berceo. Las especificidades de estas diez obras son las siguientes. · La Vida de San Millán de la Cogolla: consta de 489 estrofas en cuaderna vía y constituye la biografía santificada del santo fundador del monasterio de San Millán de la Cogolla, Aemilius, sacerdote eremita. Aparte de los manuscritos citados, el texto de la Vida de San Millán de la Cogolla se nos ha conservado en tres copias diferentes: (1) la contenida en el Archivo de los Benedictinos de la Congregación de Valladolid, volumen 36. (2) la conservada en la colección de Papeles varios de Santo Domingo de Silos, volumen 30. (3) la conservada en el volumen del Archivo de los Benedictinos, volumen 36. · La Vida de Santo Domingo de Silos: nos cuenta en 777 estrofas la vida de este santo, fundador del monasterio que lleva su nombre y también estrechamente ligado a la historia de San Millán, donde fue abad. Para ello, Gonzalo se apoyó en la Vita Domici Silensis escrita por el monje silense Grimaldus en el siglo XI. · El Martirio de San Lorenzo: por su parte el martirio de San Lorenzo nos cuenta en 105 estrofas el suplicio del santo. La obra de Berceo se ha puesto en relación con el santuario de San Lorent, cercano al monasterio. · El Poema de Santa Oria: nos cuenta en 205 estrofas las visiones celestiales de la Santa Áurea, eremita del monasterio de San Millán de la Cogolla. · Los milagros de Nuestra Señora: conforman un total de 911 estrofas, y se puede dividir con facilidad en una Introducción alegórica y veinticinco milagros. La fuente de la obra sería alguna de las muchas colecciones de milagros marianos escritas en latín que corrían en la segunda mitad del siglo XII, difusión favorecida por el auge del culto mariano en esa época, unido a la importancia de la mariología en el pensamiento de Bernardo de Claraval, a quien Berceo parece haber leído. · El Duelo de la Virgen: nos presenta a María como Mater dolorosa en 210 estrofas, si bien no todas son de cuaderna vía, puesto que las estrofas 178-190 intercalan en la narración de María la cántica ¡Ella velar! Una canción de guardia de soldados que se ha supuesto de origen popular por su estructura paralelística. · Los Loores de Nuestra Señora: explica en 233 estrofas de cuaderna vía los grandes hitos de la historia de la salvación bajo la advocación de la Virgen María. En ella Berceo asume un tono marcadamente teológico, haciendo de la historia de María el centro de la economía de la salvación. La vertiente más claramente pedagógica de Berceo la encontramos en el Del sacrificio de la misa y en Los Signos del juicio Final, así como en los Himnos. Los Loores de Nuestra Señora constituyen un compendio de la historia de la humanidad bajo la advocación de María que completa la mariología expuesta en El Duelo de la Virgen y en Los milagros. Los Signos del juicio Final.
  2. 2. · Los Signos del juicio Final: constituye un poema de carácter escatológico en 77 estrofas (de nuevo, numerología simbólica) que en ocasiones se ha relacionado con la inquietud que provocaron las doctrinas de Joaquín de Fiore y los spirituali sobre el próximo fin del mundo. Se puede dividir en dos partes; los signos del Juicio (estrofas 1-25) y el Juicio Final (estrofas 26- 77). En esa división bipartita se funden la creencia milenarista en el paraíso terrestre y la idea escatológica de un paraíso cristiano. · Del sacrificio de la misa: nos explica en 297 estrofas en cuaderna vía toda la simbología de la misa y la articulación de los dos Testamentos mediante el procedimiento de la tipología: el Viejo Testamento anuncia y es figura del Nuevo («Del Testamento Viejo quiero luego fablar, - cómo sacrificavan e sobre cuál altar; -desent tornar al Nuevo por en cierto andar, -acordarlos en uno, facerlos saludar», estrofa 2 · Himnos: Tal como nos cuenta San Agustín, los himnos fueron una creación de San Ambrosio revitalizada por Prudencio. Berceo traduce al vulgar tres himnos: el Veni Creator spiritus, dedicado al Espíritu Santo, el Ave Maris stellae, atribuido a San Bernardo de Claraval y a Fulberto de Chartres, de carácter mariano -y ambos de origen carolingio-, y el tercero Christe, qui luz est et die. Constan de siete estrofas que amplifican los himnos tradicionales.

×