19a21 Eucaristia

16.327 visualizaciones

Publicado el

Diapositivas del Catecismo de la Iglesia Catolica hechas en México por Bernardo Cortina

Publicado en: Viajes
0 comentarios
8 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
16.327
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3.025
Acciones
Compartido
0
Descargas
813
Comentarios
0
Recomendaciones
8
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.
  • 19a21 Eucaristia

    1. 1. 19-21 LA EUCARISTÍA
    2. 2. Naturaleza de la Eucaristía <ul><li>Nuestro Salvador, en la Última Cena, instituyó el Sacrificio eucarístico de su Cuerpo y su Sangre para perpetuar por los siglos, hasta su vuelta, el Sacrificio de la Cruz y confiar así a su Esposa amada, la Iglesia, el memorial de su muerte y resurrección (Cf. SC, 47; CEC, 1324) </li></ul>
    3. 3. Naturaleza de la Eucaristía <ul><li>el memorial de la muerte y resurrección de Cristo, </li></ul>(Cf. SC, 47; CEC, 1324) <ul><li>sacramento de piedad, </li></ul><ul><li>signo de unidad, </li></ul><ul><li>vínculo de amor, </li></ul><ul><li>banquete pascual en el que se recibe a Cristo, el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la futura gloria </li></ul>
    4. 4. Naturaleza de la Eucaristía <ul><li>Es un sacramento en el que, por la admirable conversión del pan y del vino en el Cuerpo y en la Sangre de Jesucristo, se contiene verdadera, real y substancialmente el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad del mismo Jesucristo Señor Nuestro, bajo las especies del pan y del vino, para nuestro alimento espiritual (cf. CEC, 1374) . </li></ul>
    5. 5. Eucaristía: el mayor de todos los sacramentos <ul><li>Los demás son medios o instrumentos por los que nos llega el poder de la Humanidad de Cristo, la gracia que nos santifica; </li></ul><ul><li>la Eucaristía, en cambio, contiene al mismo autor de la gracia, a Cristo (CEC, 1364) . </li></ul>
    6. 6. Eucaristía: el mayor de todos los sacramentos <ul><li>En los demás sacramentos se da o se acrecienta la gracia en el momento de recibirlos dignamente; en la Eucaristía, además, permanece Cristo bajo las especies sacramentales, mientras éstas no se corrompan. </li></ul>
    7. 7. Eucaristía: el mayor de todos los sacramentos <ul><li>La Eucaristía es la fuente y cima de toda la vida cristiana. Todos los demás sacramentos y todas las obras de la Iglesia se ordenan a la Eucaristía porque su fin es llevar a los fieles a la unión con Cristo presente en este Sacramento (CEC, 1324) . </li></ul>
    8. 8. Promesa e institución Jesús anunció la Eucaristía durante su vida pública: Yo soy el pan vivo que ha bajado del Cielo, si alguno come de este pan vivirá eternamente; y el pan que yo le daré es mi carne para la vida del mundo... Quien come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna (Jn 6, 51-54)
    9. 9. Promesa e institución <ul><li>Instituyó este Sacramento en la última Cena: </li></ul><ul><li>Habiendo amado a los suyos, los amó hasta el fin (Jn 13, 1) , y para no alejarse nunca de ellos y hacerles partícipes de su Pascua, instituyó la Eucaristía: tomó pan, dio gracias, lo partió y se lo dio diciendo “Esto es mi cuerpo que será entregado por vosotros”. De igual modo, acabada la cena, tomó el cáliz, diciendo: “Éste es el cáliz de mi sangre, que será derramada por vosotros” (Lc 22, 7-20; 1Co 11, 23-26; CEC, 1339). </li></ul>
    10. 10. Materia y forma <ul><li>La materia de la Eucaristía es el pan de harina de trigo, que en el rito latino debe ser pan ácimo, y el vino de uva, al que se le añade un poco de agua. </li></ul><ul><li>La forma son las palabras de la Consagración pronunciadas por el sacerdote en la persona de Cristo , y por tanto en primera persona (presta a Jesucristo su cuerpo): Esto es mi cuerpo... Ésta es mi sangre. </li></ul>
    11. 11. Materia y forma <ul><li>Por la institución de la Eucaristía a partir del pan y del vino queda vivamente significada: </li></ul><ul><ul><li>la Pasión de Jesucristo, en la cual se separó su Sangre de su Cuerpo </li></ul></ul><ul><ul><li>la Eucaristía como comida y bebida espirituales, alimento del alma </li></ul></ul>
    12. 12. Presencia real eucarística <ul><li>&quot;Cristo Jesús está presente de múltiples maneras en su Iglesia: en su Palabra, en la oración de su Iglesia (Mt 18, 20) , en los pobres, los enfermos, los presos (Mt 25, 31-46) , en los sacramentos. Pero, sobre todo, está presente bajo las especies eucarísticas (CEC, 1373) . </li></ul>
    13. 13. Presencia real eucarística <ul><li>Ahí están contenidos verdadera, real y substancialmente el Cuerpo y la Sangre junto con el Alma y la Divinidad de nuestro Señor Jesucristo. </li></ul><ul><li>Después de la Consagración, Cristo está todo entero presente en cada una de las especies y todo entero en cada una de sus partes (CEC, 1377) . </li></ul><ul><li>Es el mismo que vivió en la tierra. </li></ul>
    14. 14. Presencia real eucarística Esta presencia, que es uno de los principales dogmas de la fe, se da mediante el milagro de la que es la conversión de toda la substancia del pan en la substancia del Cuerpo de Cristo, y de toda la substancia del vino en la substancia de su Sangre, permaneciendo los accidentes (CEC, 1376) . Transubstanciación
    15. 15. <ul><li>Jesucristo, al instituir la Eucaristía, ordenó a los Apóstoles: Haced esto en conmemoración mía (Lc 22, 19) . En ese momento los constituyó sacer-dotes de la Nueva Alianza (CEC, 1337) . </li></ul><ul><li>Sólo el sacerdote puede consagrar la Santísima Eucaristía, pronunciando en la persona de Cristo las palabras de la Consagración (CEC, 1369) . Debe tener intención de hacer lo que hace la Iglesia. </li></ul>Ministro
    16. 16. Ministro <ul><li>El diácono es ministro ordinario de la distribución de la Comunión. </li></ul><ul><li>Por causa proporcionada (que no haya otro ministro o que esté impedido, o un gran concurso de fieles), también puede distribuirla otro fiel autorizado por el Obispo. </li></ul>
    17. 17. Sujeto <ul><li>Es capaz de recibir con fruto la Eucaristía todo hombre vivo y bautizado que no ponga obstáculo a la gracia por el pecado mortal. </li></ul>
    18. 18. Efectos de la Sagrada Comunión Alimento del alma Gracia, virtudes y perdón de pecados y penas Unidad de la Iglesia Prenda o garantía de la gloria futura
    19. 19. Efectos de la Sagrada Comunión Alimento del alma: Lo que el alimento produce en el cuerpo para el bien de la vida física, lo produce en el alma la Eucaristía, de modo sublime. Nosotros nos convertimos en Cristo.
    20. 20. Efectos de la Sagrada Comunión Gracia, virtudes y perdón de pecados y penas: Dios acrecienta la gracia y las virtudes, perdona los pecados veniales y la pena temporal, preserva de los mortales y concede perseverancia en el bien. No perdona los mortales (CEC, 1394-95) .
    21. 21. Efectos de la Sagrada Comunión Unidad de la Iglesia: Causa la unidad de todos los fieles cristianos en el Señor, es decir, la unidad de la Iglesia, Cuerpo Místico de Cristo (CEC, 1396)
    22. 22. Efectos de la Sagrada Comunión Prenda o garantía de la gloria futura: Es prenda o garantía de la gloria futura : nos identifica con su Corazón, sostiene nuestras fuerzas, nos hace desear la vida eterna y nos une a la Iglesia del cielo, a la Virgen y a todos los santos (CEC, 1419)
    23. 23. Necesidad de la Comunión <ul><li>En verdad, en verdad os digo que, si no coméis la Carne del Hijo del hombre y no bebéis su Sangre, no tendréis vida en vosotros. </li></ul><ul><li>El deseo de recibir la Comunión es necesario con necesidad de medio para salvarse, y la recepción de la Comunión de hecho es necesaria con necesidad de precepto para todos los cristianos que tienen uso de razón. </li></ul>
    24. 24. Necesidad de la Comunión <ul><li>La Iglesia obliga a los fieles... a recibir al menos una vez al año la Eucaristía, si es posible en tiempo pascual (cf CIC, can. 920) , preparados por el sacramento de la Reconciliación. Pero la Iglesia recomienda vivamente a los fieles recibir la santa Eucaristía los domingos y los días de fiesta, o con más frecuencia aún, incluso todos los días. </li></ul>
    25. 25. Disposiciones para comulgar <ul><li>Disposiciones del alma: </li></ul><ul><li>Estar en gracia de Dios: Quien come el pan y bebe el cáliz del Señor indignamente, será reo del Cuerpo y de la Sangre del Señor. Examínese, pues, el hombre a sí mismo... Pues el que sin discernir come y bebe el Cuerpo del Señor, se come y bebe su propia condenación (1Co 11, 27-29) . </li></ul>
    26. 26. Disposiciones para comulgar <ul><li>Por tanto, quien tiene conciencia de estar en pecado grave, por muy contrito que esté, debe recibir el sacramento de la Reconciliación antes de acercarse a comulgar. </li></ul><ul><li>Para mayor fruto, se requiere preparación, contrición, adoración, humildad, desagravio y acción de gracias. </li></ul>
    27. 27. <ul><li>Disposiciones del cuerpo: </li></ul>Disposiciones para comulgar <ul><li>La Iglesia prescribe el ayuno. Para el rito latino consiste en abstenerse de todo alimento o bebida (excepto agua o medicinas) una hora antes de comulgar (CIC, c.919) . </li></ul>
    28. 28. <ul><li>Disposiciones del cuerpo: </li></ul>Disposiciones para comulgar <ul><li>Procurar ir bien presentados: es el asunto más importante de nuestro día, de nuestra vida. </li></ul><ul><li>Se recibe de pie o de rodillas. </li></ul><ul><li>En algunas diócesis se puede recibir en la mano: ser delicados. </li></ul>
    29. 29. Edad y preparación para la primera Comunión <ul><li>El precepto de la comunión sacramental obliga a partir del uso de razón. </li></ul><ul><li>Conviene preparar muy bien y no retrasar la Primera Comunión de los niños: dejad que los niños se acerquen a mí y no se lo impidáis, porque de ellos es el Reino de Dios ( Mc 10, 14). </li></ul>
    30. 30. Edad y preparación para la primera Comunión <ul><li>Se requiere que tenga conocimiento, según su capacidad: </li></ul><ul><ul><li>*de los principales misterios de la fe </li></ul></ul><ul><ul><li>*que sepa distinguir el Pan eucarístico del pan vulgar </li></ul></ul><ul><li>Antes de acercarse a la Primera Comunión conviene que se confiese. </li></ul>
    31. 31. Culto a la Sagrada Eucaristía <ul><li>Se conserva la Eucaristía en el Sagrario: </li></ul><ul><ul><li>para poder dar la Comunión a los enfermos o a quienes no hayan podido asistir a la Santa Misa </li></ul></ul><ul><ul><li>para que la Iglesia pueda dar culto a Dios en la Eucaristía (exposición, bendición, adoración, procesiones...) </li></ul></ul><ul><ul><li>para que los fieles puedan siempre adorar al Señor Sacramentado con frecuentes visitas privadas. </li></ul></ul>
    32. 32. Culto a la Sagrada Eucaristía <ul><li>Hay dos grandes fiestas litúrgicas en las que se celebra de modo especial este Sagrado Misterio: </li></ul><ul><ul><li>Jueves Santo: institución de la Eucaristía y del Orden sacerdotal; </li></ul></ul><ul><ul><li>Corpus Christi : destinada especialmente a la adoración del Señor en la Eucaristía </li></ul></ul>
    33. 33. La Santa Misa, verdadero Sacrificio <ul><li>La Eucaristía es un sacrificio porque representa (hace presente) el sacrificio de la cruz, porque es su memorial y aplica su fruto: Cristo se ofreció a Dios Padre una vez por todas, muriendo en la cruz, a fin de realizar una redención eterna. Sin embargo, como su muerte no debía poner fin a su sacerdocio (Hb 7, 24.27) , en la última Cena, quiso dejar a la Iglesia un sacrificio visible (CEC, 1366) . </li></ul>
    34. 34. La Santa Misa, verdadero Sacrificio <ul><li>El sacrificio de Cristo y el sacrificio de la Eucaristía son, pues, un único sacrificio: Es una y la misma víctima, que se ofrece ahora por el ministerio de los sacerdotes, que se ofreció a sí misma entonces sobre la cruz. Sólo difiere la manera de ofrecer: en el sacrificio que se realiza en la misa, el mismo Cristo, que se ofreció a sí mismo una vez de manera cruenta sobre en la cruz, es contenido e inmolado de manera no cruenta (CEC, 1367). </li></ul>
    35. 35. La Santa Misa, verdadero Sacrificio MISA Sacrificio incruento CRUZ Sacrificio cruento Son un único sacrificio (CEC, 1367) En la Eucaristía Cristo entrega el mismo cuerpo que ha entregado por nosotros en la Cruz, y la misma sangre que ha derramado por muchos en remisión de los pecados (CEC, 1365) ÚLTIMA CENA anticipación sacramental
    36. 36. La Santa Misa, verdadero Sacrificio <ul><li>Es sacrificio en cuanto se ofrece, y sacramento en cuanto se recibe. </li></ul><ul><li>Por esto Eucaristía significa también la celebración litúrgica en la que Cristo se hace presente por la Consagración. </li></ul><ul><li>La esencia del Sacrificio de la Misa es la Consagración. </li></ul><ul><li>Nadie puede añadir o quitar a su antojo nada de lo que ha sido establecido por la Iglesia en la Liturgia de la Santa Misa (SC, 22) . </li></ul>
    37. 37. La Santa Misa, verdadero Sacrificio <ul><li>La celebración eucarística comprende siempre: </li></ul><ul><ul><li>la proclamación de la Palabra de Dios, </li></ul></ul><ul><ul><li>la acción de gracias a Dios Padre por todos sus beneficios, sobre todo por el don de su Hijo, </li></ul></ul><ul><ul><li>la consagración del pan y del vino </li></ul></ul><ul><ul><li>y la participación en el banquete litúrgico por la recepción del Cuerpo y de la Sangre del Señor: </li></ul></ul><ul><li>estos elementos constituyen un solo y mismo acto de culto (CEC, 1408) . </li></ul>
    38. 38. La Santa Misa, verdadero Sacrificio <ul><li>La Eucaristía es el memorial de la Pascua de Cristo, es decir, de la obra de la salvación realizada por la vida, la muerte y la resurrección de Cristo, obra que se hace presente por la acción litúrgica (CEC, 1409) . </li></ul><ul><li>Es Cristo mismo, sumo sacerdote y eterno de la Nueva Alianza, quien, por el ministerio de los sacerdotes, ofrece el sacrificio eucarístico. Y es también el mismo Cristo, realmente presente bajo las especies del pan y del vino, la ofrenda del sacrificio eucarístico (CEC, 1410) . </li></ul>
    39. 39. Frutos y fines de la Misa <ul><li>Tiene los mismos frutos del Sacrificio de Cristo en el Calvario: </li></ul>latréutico : honrar y alabar a Dios propiciatorio : desagraviar a Dios por nuestros pecados eucarístico : dar gracias a Dios impetratorio : pedir a Dios sus dones y sus gracias.
    40. 40. Frutos y fines de la Misa <ul><li>La Iglesia ofrece el sacrificio eucarístico en comunión con la santísima Virgen María y haciendo memoria de ella así como de todos los santos y santas. La Iglesia, con María, está como al pie de la cruz, unida a la ofrenda y a la intercesión de Cristo (CEC, 1370) . </li></ul>
    41. 41. Frutos y fines de la Misa <ul><li>Participan del fruto de la Misa, de manera diversa: </li></ul><ul><ul><li>toda la Iglesia; </li></ul></ul><ul><ul><li>el celebrante, </li></ul></ul><ul><ul><li>los asistentes, </li></ul></ul><ul><ul><li>y aquellos por quienes se aplica (vivos o difuntos). </li></ul></ul>
    42. 42. La Santa Misa es acción de Cristo y de la Iglesia <ul><li>La Iglesia, Cuerpo de Cristo, participa en la ofrenda de su Cabeza. En la Eucaristía, el sacrificio de Cristo es también el sacrificio de los miembros de su Cuerpo. La vida de los fieles, su alabanza, su sufrimiento, su oración y su trabajo se unen a los de Cristo y a su total ofrenda, y adquieren así un valor nuevo: un valor redentor. </li></ul><ul><li>El sacerdote actúa en la persona de Cristo. </li></ul>
    43. 43. La Santa Misa es acción de Cristo y de la Iglesia Los fieles participan uniéndose interiormente al Sacrificio de Cristo que el sacerdote ofrece en el altar (no “concelebran”). La participación interior se manifiesta en la participación exterior: comunión (en estado de gracia), respuestas, oraciones, cantos, posturas, algunos en la lectura u otros ritos. Las Misas sin pueblo también tienen carácter público y social. Sus efectos se extienden a todo tiempo y lugar.

    ×