28 Gracia Y Virtudes

7.422 visualizaciones

Publicado el

Diapositivas hechas en méxico por Bernardo Cortina. Catecismo de la Iglesia Catolica

Publicado en: Viajes, Noticias y política
1 comentario
2 recomendaciones
Estadísticas
Notas
Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
7.422
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
45
Acciones
Compartido
0
Descargas
416
Comentarios
1
Recomendaciones
2
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.
  • 1
  • 28 Gracia Y Virtudes

    1. 1. 28. LA GRACIA Y LAS VIRTUDES
    2. 2. La gracia <ul><li>Dios ha llamado al hombre a participar de la vida de la Santísima Trinidad. </li></ul><ul><li>“ Esta vocación a la vida eterna es sobrenatural ” (CEC, 1998) . </li></ul><ul><li>Para conducirnos a este fin último sobrenatural, nos concede en la tierra un inicio de esta participación. Este don es la gracia santificante, que es una “incoación de la gloria” (Santo Tomás de Aquino) . </li></ul>
    3. 3. La gracia santificante <ul><li>“es un don gratuito que nos hace de su vida, infundida por el Espíritu Santo en nuestra alma, para sanarla del pecado y santificarla” (CEC, 1999) ; </li></ul><ul><li>“ es una participación en la vida de Dios ” (CEC, 1997; 2P 1, 4) , que nos diviniza (CEC, 1999) ; </li></ul><ul><li>es, por tanto, una nueva vida , sobrenatural, por la que somos hijos de Dios </li></ul>
    4. 4. La gracia santificante <ul><li>nos introduce así en la intimidad de la vida trinitaria; como hijos adoptivos, podemos llamar «Padre» a Dios, en unión con el Hijo único (CEC, 1997) ; </li></ul>
    5. 5. La gracia santificante <ul><li>es “gracia de Cristo”, porque después del pecado y de la Redención, la gracia nos llega como participación de la gracia de Cristo (CEC, 1997; Jn 1, 16; Rm 8, 29) ; </li></ul>
    6. 6. La gracia santificante <ul><li>es “gracia del Espíritu Santo”, porque es infundida por Él en el alma (Rm 5,5) . </li></ul>
    7. 7. La gracia santificante <ul><li>La gracia santificante se llama también gracia habitual porque es una disposición estable que perfecciona el alma por la infusión de virtudes, para hacerla capaz de vivir con Dios, de obrar por su amor (cf. CEC, 2000) . </li></ul>
    8. 8. La justificación <ul><li>Es la primera obra de la gracia en nosotros (cf. CEC 1989) , y es la más excelente (cf. CEC, 1994; Ef 2, 4-5). </li></ul><ul><li>Se llama así al paso del estado de pecado al estado de gracia (o “de justicia”: la gracia nos hace “justos”). </li></ul><ul><li>Se da en el Bautismo y cada vez que Dios perdona y da la gracia (normalmente en el sacramento de la Penitencia) </li></ul>
    9. 9. La santificación <ul><li>Dios no niega su gracia a nadie, porque quiere que todos los hombres se salven (1Tm 2, 4) . </li></ul><ul><li>La gracia es “la fuente de la obra de la santificación” (CEC, 1999) : </li></ul>sana y eleva nuestra naturaleza obrar como hijos de Dios: ser otros Cristos esa semejanza con Cristo se manifiesta en las virtudes nos hace capaces de
    10. 10. La santificación <ul><li>La santificación es el progreso en santidad; </li></ul><ul><li>consiste en la unión cada vez más íntima con Dios (cf. CEC, 2014) , hasta llegar a ser una sola cosa con Cristo, como miembro suyo (1Co 12, 27) ; </li></ul><ul><li>para ello, hay que cooperar con la gracia, con esfuerzo, a causa del desorden intro-ducido por el pecado: “no hay santidad sin renuncia y sin combate espiritual” (CEC, 2015) . </li></ul>
    11. 11. La santificación <ul><li>Por lo tanto, para vencer en la lucha espiritual, ante todo hay que pedir a Dios la gracia. </li></ul>Medios para conseguirla oración mortificación sacramentos Contamos con la intercesión de la Virgen, los ángeles y los santos
    12. 12. La santificación <ul><li>La unión con Cristo sólo será definitiva en el cielo. </li></ul><ul><li>Hay que pedir la gracia de la perseverancia final, es decir, el don de morir en gracia de Dios (cf. CEC, 2016 y 2849) </li></ul>
    13. 13. Las virtudes teologales <ul><li>“ Las virtudes teologales se refieren directamente a Dios. Disponen a los cristianos a vivir en relación con la Santísima Trinidad” (CEC, 1812) . </li></ul>virtud Disposición habitual y firme de hacer el bien (CEC, 1803)
    14. 14. Las virtudes teologales <ul><li>“ Son infundidas en el alma de los fieles para hacerlos capaces de obrar como hijos de Dios” (CEC, 1813) . </li></ul>Fe Esperanza Caridad
    15. 15. Las virtudes humanas <ul><li>Se adquieren mediante las fuerzas humanas. Son los frutos y los gérmenes de los actos moralmente buenos (CEC, 1804) . </li></ul><ul><li>Actitudes firmes, disposiciones estables, perfecciones habituales del entendimiento y de la voluntad que regulan nuestros actos, ordenan nuestras pasiones y guían nuestra conducta según la razón y la fe. </li></ul><ul><li>Proporcionan facilidad, dominio y gozo para llevar una vida moralmente buena” (CEC, 1804) . </li></ul>
    16. 16. Las virtudes humanas <ul><li>Todas las virtudes humanas se agrupan en torno a las “cardinales” : </li></ul>prudencia templanza justicia fortaleza <ul><li>La virtud es la rectitud de la voluntad que –como una cumbre– se opone a todos los abismos de los vicios </li></ul>
    17. 17. Las virtudes humanas: prudencia <ul><li>“ Virtud que dispone la razón práctica a discernir en toda circunstancia nuestro verdadero bien y a elegir los medios rectos para realizarlo” (CEC, 1806) . </li></ul><ul><li>Es la regla recta de la acción </li></ul>
    18. 18. Las virtudes humanas: justicia <ul><li>“ Virtud moral que consiste en la constante y firme voluntad de dar a Dios y al prójimo lo que les es debido” (CEC, 1807) . </li></ul>
    19. 19. Las virtudes humanas: fortaleza <ul><li>“ Virtud moral que asegura en las dificultades la firmeza y la constancia en la búsqueda del bien. </li></ul><ul><li>Reafirma la resolución de resistir a las tentaciones y de superar los obstáculos de la vida moral. </li></ul><ul><li>Hace capaz de vencer el temor, incluso a la muerte, y de hacer frente a las pruebas y a las persecuciones. </li></ul><ul><li>Capacita para ir hasta la renuncia y el sacrificio de la propia vida por defender una causa justa.” (CEC, 1808) . </li></ul>
    20. 20. Las virtudes humanas: templanza <ul><li>“ Virtud moral que modera la atracción de los placeres y procura el equilibrio en el uso de los bienes creados. </li></ul><ul><li>Asegura el dominio de la voluntad sobre los instintos” (CEC, 1809) . </li></ul><ul><li>La persona templada orienta hacia el bien sus apetitos sensibles y no se deja arrastrar por las pasiones (Si 18, 39) . </li></ul><ul><li>En el Nuevo Testamento se llama también “moderación” o “sobriedad” (cf. CEC, 1809) . </li></ul>
    21. 21. Virtudes y gracia: virtudes cristianas <ul><li>Las heridas que el pecado original dejó en el alma dificultan la adquisición y ejercicio de las virtudes humanas (CEC, 1811) . </li></ul>naturaleza humana + heridas del pecado original = dificultad para adquirir y practicar las virtudes humanas
    22. 22. Virtudes y gracia: virtudes cristianas <ul><li>Pero el cristiano cuenta con la gracia de Dios que sana la naturaleza humana caída. </li></ul>Naturaleza caída + Gracia = Naturaleza sanada
    23. 23. Virtudes y gracia: virtudes cristianas <ul><li>Además, la gracia eleva las virtudes humanas al orden sobrenatural (cf. CEC, 1810) , llevando a la persona humana a actuar según la recta razón iluminada por la fe: en una palabra, a imitar a Cristo. </li></ul>virtudes humanas virtudes cristianas
    24. 24. Dones y frutos del Espíritu Santo <ul><li>La vida moral de los cristianos está sostenida por los dones del Espíritu Santo . Son disposiciones permanentes que hacen al hombre dócil para seguir los impulsos del Espíritu Santo (CEC, 1830) . </li></ul>Sabiduría Entendimiento Consejo Fortaleza Ciencia Piedad Temor de Dios
    25. 25. Dones y frutos del Espíritu Santo <ul><li>Los frutos del Espíritu Santo son actos, perfecciones, que forma en nosotros el Paráclito como primicias de la gloria eterna. </li></ul>caridad alegría (gozo) paz paciencia longanimidad bondad benignidad mansedumbre fidelidad modestia continencia castidad
    26. 26. Las pasiones y la vida moral <ul><li>Por la estrecha unión de alma y cuerpo, la actividad moral se encuentra bajo el influjo de la sensibilidad. </li></ul><ul><li>Ese influjo se manifiesta en las pasiones, sentimientos o emociones: impulsos de la sensibilidad que inclinan a obrar o no obrar en razón de lo que es sentido o imaginado como bueno o como malo (CEC, 1763) . </li></ul>
    27. 27. Las pasiones y la vida moral <ul><li>La pasión más fundamental es el amor despertado por la atracción del bien. </li></ul><ul><li>El amor causa el deseo del bien ausente y la esperanza de obtenerlo. </li></ul><ul><li>Este movimiento culmina en el placer y el gozo del bien obtenido. </li></ul>(CEC, 1765)
    28. 28. Las pasiones y la vida moral <ul><li>La aprehensión del mal causa el odio , la aversión y el temor ante el mal que puede sobrevenir. </li></ul><ul><li>Este movimiento culmina en la tristeza a causa del mal presente o en la ira que se opone a él. </li></ul>(CEC, 1765)
    29. 29. Las pasiones y la vida moral <ul><li>Influyen mucho en la vida moral. </li></ul><ul><li>En sí mismas no son buenas ni malas (CEC, 1767) . </li></ul><ul><li>Son moralmente buenas cuando contribuyen a una acción buena, y malas en el caso contrario (CEC, 1768) . </li></ul>
    30. 30. Las pasiones y la vida moral <ul><li>Pertenece a la perfección humana el que las pasiones estén reguladas a la razón y dominadas por la voluntad. </li></ul><ul><li>Después del pecado original, no están sometidas y con frecuencia se inclinan a lo que no es bueno. </li></ul><ul><li>Para encauzarlas habitualmente al bien, se necesita la gracia (que sana las heridas del pecado) y la lucha ascética. </li></ul>
    31. 31. Las pasiones y la vida moral <ul><li>La voluntad, si es buena, utiliza las pasiones ordenándolas al bien. </li></ul><ul><li>La mala voluntad, que sigue al egoísmo, sucumbe a las pasiones desordenadas o las usa para el mal. </li></ul>(CEC, 1768)

    ×