38.  EL NOVENO MANDAMIENTO  EL DÉCIMO MANDAMIENTO No consentirás pensamientos ni deseos impuros No codiciarás los bienes a...
<ul><li>Se refieren a los actos internos que corresponden al 6º y al 7º mandamientos. </li></ul><ul><li>Piden vivir la pur...
El noveno mandamiento. El décimo mandamiento. <ul><li>La Sagrada Escritura distingue tres especies de deseo inmoderado o c...
El noveno mandamiento. El décimo mandamiento. <ul><li>Estas tendencias desordenadas o concupiscencias consisten en “la luc...
El noveno mandamiento. El décimo mandamiento. <ul><li>La concupiscencia no es pecado, pero arrastra al pecado, cuando no s...
El noveno mandamiento. El décimo mandamiento. <ul><li>El conocimiento de este desorden: </li></ul><ul><ul><li>impulsa a re...
El noveno mandamiento. El décimo mandamiento. <ul><li>“ El deseo de la felicidad verdadera aparta al hombre del apego deso...
Los pecados internos Complacencia morosa (malos pensamientos) Mal deseo Gozo pecaminoso (recuerdos de acciones propias o a...
Los pecados internos deforman la conciencia facilitan cometer externos se les presta menos atención se cometen más fácilme...
Los pecados internos Frecuencia de sacramentos Oración, mortificación y trabajo Humildad y sinceridad Ayudas
9º: La pureza de corazón <ul><li>La pureza de corazón es tener un modo  santo  de sentir. </li></ul><ul><li>Con la ayuda d...
9º: La pureza de corazón <ul><li>La pureza de corazón requiere: </li></ul><ul><ul><li>guardar la vista </li></ul></ul><ul>...
9º: La pureza de corazón <ul><li>“ La pureza exige el  pudor . Este es parte integrante de la templanza. El pudor preserva...
9º: La pureza de corazón <ul><li>La pureza exige también “una  purificación del clima social ”  (CEC, 2525) . </li></ul><u...
10º: Propiedad y Justicia <ul><li>Los bienes materiales son buenos como medios, pero no son fines. No pueden llenar el cor...
10º: Propiedad y Justicia <ul><li>«El décimo mandamiento prohíbe la  avaricia  y el deseo de una  apropiación   inmoderada...
10º: La codicia <ul><li>El pecado es aversión a Dios y conversión a las criaturas; el apegamiento a las cosas alimenta esa...
10º: La envidia <ul><li>Envidia: tristeza experimentada ante el bien del prójimo  (CEC, 2539) </li></ul><ul><ul><li>pecado...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

38 noveno-y-decimo-mandamiento

1.997 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.997
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
68
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

38 noveno-y-decimo-mandamiento

  1. 1. 38. EL NOVENO MANDAMIENTO EL DÉCIMO MANDAMIENTO No consentirás pensamientos ni deseos impuros No codiciarás los bienes ajenos
  2. 2. <ul><li>Se refieren a los actos internos que corresponden al 6º y al 7º mandamientos. </li></ul><ul><li>Piden vivir la pureza (9º) y desprendimiento de los bienes materiales (10º). </li></ul><ul><li>“ Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios”. “Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos” (Mt 5, 3 y 8) . </li></ul>El noveno mandamiento. El décimo mandamiento.
  3. 3. El noveno mandamiento. El décimo mandamiento. <ul><li>La Sagrada Escritura distingue tres especies de deseo inmoderado o concupiscencia, que inclinan al pecado (CEC, 2514; 1Jn 2, 16) : </li></ul><ul><ul><li>la concupiscencia de la carne, </li></ul></ul><ul><ul><li>la concupiscencia de los ojos, </li></ul></ul><ul><ul><li>la soberbia de la vida. </li></ul></ul><ul><li>Estos mandamientos mueven a no dejarse arrastrar por esas concupiscencias de modo consciente y voluntario. </li></ul>
  4. 4. El noveno mandamiento. El décimo mandamiento. <ul><li>Estas tendencias desordenadas o concupiscencias consisten en “la lucha que la «carne» sostiene contra el «espíritu». Proceden de la desobediencia del primer pecado” (CEC, 2515) . </li></ul><ul><li>Después del pecado original nadie está exento de la concupiscencia, salvo Nuestro Señor Jesucristo y la Santísima Virgen. </li></ul>
  5. 5. El noveno mandamiento. El décimo mandamiento. <ul><li>La concupiscencia no es pecado, pero arrastra al pecado, cuando no se somete a la razón iluminada por la fe, con la ayuda de la gracia. </li></ul><ul><li>Si se olvida su existencia, es fácil pensar que todas las tendencias que se experimentan “son naturales” y que no hay mal en dejarse llevar por ellas. </li></ul><ul><li>Se entiende mejor si se piensa en la tendencia a la violencia. </li></ul>
  6. 6. El noveno mandamiento. El décimo mandamiento. <ul><li>El conocimiento de este desorden: </li></ul><ul><ul><li>impulsa a rezar: sólo con ayuda de Dios se vence la concupiscencia, porque la gracia sana la naturaleza; </li></ul></ul><ul><ul><li>enseña a amar lo creado, porque ha salido bueno de las manos de Dios; son nuestros deseos desordenados los que pueden hacer que haya mal en su uso. </li></ul></ul>
  7. 7. El noveno mandamiento. El décimo mandamiento. <ul><li>“ El deseo de la felicidad verdadera aparta al hombre del apego desordenado a los bienes de este mundo, y tendrá su plenitud en la visión y en la bienaventuranza de Dios. «La promesa de ver a Dios supera toda felicidad. En la Escritura, ver es poseer. El que ve a Dios obtiene todos los bienes que se pueden concebir » (San Gregorio de Nisa, Beat. 6) ” (CEC, 2548) . </li></ul>
  8. 8. Los pecados internos Complacencia morosa (malos pensamientos) Mal deseo Gozo pecaminoso (recuerdos de acciones propias o ajenas) No es lo mismo sentir que consentir PECADOS INTERNOS
  9. 9. Los pecados internos deforman la conciencia facilitan cometer externos se les presta menos atención se cometen más fácilmente
  10. 10. Los pecados internos Frecuencia de sacramentos Oración, mortificación y trabajo Humildad y sinceridad Ayudas
  11. 11. 9º: La pureza de corazón <ul><li>La pureza de corazón es tener un modo santo de sentir. </li></ul><ul><li>Con la ayuda de Dios y el esfuerzo personal se llega a ser cada vez más “limpios de corazón”: limpios en pensamientos y deseos. </li></ul>
  12. 12. 9º: La pureza de corazón <ul><li>La pureza de corazón requiere: </li></ul><ul><ul><li>guardar la vista </li></ul></ul><ul><ul><li>mortificar la imaginación y la memoria </li></ul></ul><ul><ul><li>buscar ser conscientes de la presencia de Dios, que “ve” dentro de nuestro corazón </li></ul></ul>
  13. 13. 9º: La pureza de corazón <ul><li>“ La pureza exige el pudor . Este es parte integrante de la templanza. El pudor preserva la intimidad de la persona. </li></ul><ul><li>Designa el rechazo a mostrar lo que debe permanecer velado. </li></ul><ul><li>Está ordenado a la castidad, cuya delicadeza proclama. </li></ul><ul><li>Ordena las miradas y los gestos en conformidad con la dignidad de las personas y con la relación que existe entre ellas ” (CEC, 2521) </li></ul>
  14. 14. 9º: La pureza de corazón <ul><li>La pureza exige también “una purificación del clima social ” (CEC, 2525) . </li></ul><ul><li>Exige en los medios de comunicación social una información que respete la dignidad de la persona. </li></ul>
  15. 15. 10º: Propiedad y Justicia <ul><li>Los bienes materiales son buenos como medios, pero no son fines. No pueden llenar el corazón del hombre, que está hecho para Dios y no se sacia con el bienestar material. </li></ul><ul><li>“ El hombre, pequeña parte de tu creación, quiere alabarte. Tú mismo le incitas a ello, haciendo que encuentre sus delicias en tu alabanza, porque nos has hecho para ti y nuestro corazón está inquieto mientras no descansa en ti ” (San Agustín, Confesiones , 1, 1, 1) . </li></ul>
  16. 16. 10º: Propiedad y Justicia <ul><li>«El décimo mandamiento prohíbe la avaricia y el deseo de una apropiación inmoderada de los bienes terrenos. </li></ul><ul><li>Prohíbe el deseo desordenado nacido de la pasión inmoderada de las riquezas y de su poder . </li></ul><ul><li>Prohíbe también el deseo de cometer una injusticia mediante la cual se dañaría al prójimo en sus bienes temporales» (CEC, 2536) </li></ul>
  17. 17. 10º: La codicia <ul><li>El pecado es aversión a Dios y conversión a las criaturas; el apegamiento a las cosas alimenta esa conversión, ciega y endurece el corazón: </li></ul><ul><ul><li>“ si alguno posee bienes y viendo que su hermano padece necesidad, le cierra su corazón, ¿cómo puede permanecer en él el amor de Dios?” (1 Jn 3, 17) </li></ul></ul><ul><ul><li>“ no se puede servir a Dios y a las riquezas” (Mt 6, 24; Lc 16, 13) </li></ul></ul>
  18. 18. 10º: La envidia <ul><li>Envidia: tristeza experimentada ante el bien del prójimo (CEC, 2539) </li></ul><ul><ul><li>pecado capital (lleva al odio, la murmuración, la desobediencia, etc.) </li></ul></ul><ul><ul><li>supone un rechazo de la caridad </li></ul></ul><ul><li>Vivir la humildad y la benevolencia: desear el bien de los demás como manifestación del amor que les tenemos </li></ul>

×