Tic3

695 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
695
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
30
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Tic3

  1. 1. http://sintesis‐educativa.com.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=358:mentiras‐y‐fantasias‐de‐la‐capacitacion‐docente‐en‐tic&catid=5:notas&Itemid=2  Mentiras y fantasías de la capacitación docente en TIC  Secretarios  de  Estado  y  funcionarios  de  todo  rango  prometían  la  capacitación  de cientos  de  miles  de  docentes  en  plazos  perentorios,  y  la  conexión  de  todas  las  escuelas nacionales en menos que canta un gallo.  Como si fuera poco pretender que entrenando a unos pocos cientos de docentes por  año  se  puede  generar  la  masa  crítica  que  arrastre  al  resto  hacia  la  sublime transformación  deseada,  la  capacitación  docente  en  el  uso  de  nuevas  tecnologías,  tal como la vienen proponiendo los proyectos oficiales desde el principio, también vulnera los más elementales principios de la pedagogía.  Veamos:  operar  una  computadora  es  una  tarea  eminentemente  práctica,  y  por ende el mejor modo de aprender es practicando, actividad que ya es rara en los cursos de capacitación,  y  se  vuelve  casi  una  imposibilidad  en  la  escuela,  donde  los  maestros  no disponen  de  horas  libres  rentadas  para  profundizar  sus  conocimientos,  y  si  consiguen algunas como dádiva, son de común insuficientes.  Además,  operar  una  computadora  es  apenas  el  primer  paso  hacia  su aprovechamiento  pedagógico.  Lo  importante  para  un  maestro  es  cómo  enseñar  con recursos  informáticos,  y  la  ansiedad  de  los  capacitadores  por  avanzar  hacia  esta problemática provoca, casi siempre, que se sobrevuele apresuradamente el conocimiento operativo, sin el cual ninguna actividad pedagógica será posible o, cuando menos, sencilla.  Aspecto donde fallan seriamente los programas oficiales de capacitación en el uso de TIC es en la evaluación de los aprendizajes. Por lo general, se los evalúa a través de un "trabajo práctico" que es calificado positivamente no importa cuán horrible haya sido el resultado.  
  2. 2. Es  vital  que  aprendamos  de  la  experiencia  para  diseñar  un  plan  de  capacitación docente en el uso de nuevas tecnologías que no esté condenado al fracaso antes de nacer.  Para eso hay una condición fundamental e ineludible: aplicar la más alta exigencia a todos los procesos.  • Los  objetivos  pedagógicos  y  tecnológicos  de  la  capacitación  deben  ser  serios  y  pertinentes.  Deben  definirse  metas  anuales  de  creciente  demanda,  y  hace  falta  establecer hitos trianuales o quinquenales para revisar lo actuado y aplicar los correctivos  necesarios. Ningún proyecto es perfecto, pero todos son perfectibles.  • Los  planes  de  estudio  deben  estar  adecuados  a  la  complejidad  y  profundidad de los aprendizajes requeridos.  • Los  tutores  deben  poseer  las  más  altas  calificaciones  y  experiencia  probada  en  las  materias  que  enseñan  (¿cómo  se  explica,  por  ejemplo,  que  de  pronto  proliferen  los  cursos  sobre  el  modelo  1  a  1  cuando  nunca  antes  se  lo  aplicó  en  el  país?  ¿Dónde  aprendieron  los  que  se  postulan  como  tutores?  ¿Cómo,  y  dónde,  hicieron  su  experiencia?).  • La duración de los cursos debe depender de la densidad de los temas bajo  estudio,  ocupando  el  tiempo  que  sea  necesario  para  alcanzar  los  fines  deseados.  No  se  trata de cubrir con cursos las pocas horas libres del cronograma escolar, sino de generar  los espacios de capacitación con la duración adecuada en función de las necesidades.  • La enseñanza debe apoyarse lo más posible en la práctica intensa y asidua,  facilitando los recursos y las oportunidades que hicieran falta. El sistema educativo no se  transformará si no hace lugar a las transformaciones.  • Las  evaluaciones  deben  ser  obligatorias,  rigurosas  y  objetivas,  a  cargo  de  terceros  sin  interés  político  ni  económico  en  los  resultados.  Ni  el  Estado,  ni  los  funcionarios intervinientes, ni los docentes involucrados deben participar en la evaluación  de sus propios proyectos (¿hace falta ahondar en el por qué?).  • Las evaluaciones de desempeño docente deben ser vinculantes, porque un  maestro que no es capaz de ponerse al día con sus conocimientos no es un buen maestro,  y  debería  ser  retirado  amablemente  de  su  puesto,  (salvo  que  demuestre  excelencia  en  otras áreas de la profesión). 
  3. 3. Por Hugo M. Castellano Jefe de Redacción   Sábado 16 de Abril de 2011 02:46  

×