Caracterización de las evidencias culturales, restos óseos aborígenes y de fauna extinguidaen la localidad de Guayos, Sanc...
Agradecimientos.--Al Dr. Manuel Rivero de la Calle, por su valiosa información y constante apoyo a nuestrasactividades.-A ...
INTRODUCCIÓN.-A finales del Pleistoceno -hace 6000 o 7000 años, aproximadamente- se extinguierongradualmente el reducto de...
El Dr. Manuel Rivero de la Calle, eminente entropólogo cubano, al tener noticias deldescubrimiento; expresa lo siguiente:-...
-Los restos óseos de fauna pleistocénica se identificaron utilizando para ello huesos fósiles deotros ejemplares descubier...
(Regionalización Climática General), escala 1:2 000 000. hoja VI, 4.4 del Nuevo Atlas Nacionalde Cuba.Hidrografía.-El cerr...
Espeleoclimáticamente hablando, se trata de una cueva abierta con un intercambio intenso demateria y energía con el exteri...
Es difícil determinar, en cuanto a los moluscos, si la presencia de los gasterópodos terrestresZachrysia sp. y Farsimil sp...
Se colectó un guijarro de forma ovoidal con huellas de trabajo, que indican traseológicamenteque debió ser utilizado en la...
REFERENCIA(1)-Iturralde-Vinent, Manuel A. (1988): Naturaleza geológica de Cuba, editorial Científico-Técnica, pp. 110-112,...
Schumacher, Gert-Horst (1988): Odontografía. Anatomía de la superficie dental, editorialCientífico-Técnica, Ciudad de La H...
ANEXO.-Tabla # 1.- Material arqueológico y paleontológico colectado durante las actividades de rescateen el sitio habitaci...
Caracterización de las evidencias culturales, restos óseos aborígenes y de fauna extinguida en la localidad de Guayos, San...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Caracterización de las evidencias culturales, restos óseos aborígenes y de fauna extinguida en la localidad de Guayos, Sancti-Spíritus, Cuba.

390 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
390
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Caracterización de las evidencias culturales, restos óseos aborígenes y de fauna extinguida en la localidad de Guayos, Sancti-Spíritus, Cuba.

  1. 1. Caracterización de las evidencias culturales, restos óseos aborígenes y de fauna extinguidaen la localidad de Guayos, Sancti-Spíritus, Cuba.Autores:Santiago F. Silva García (1)Abel Hernández Muñoz (2)María B. Cruz Martín (3)Ileana Valdés Rodríguez (4)(1) Licenciado en Física y AstronomíaArqueólogo aficionado(2) Licenciado en Biología(3) Licenciada en Biología(4) Técnica en bibliotecologíaRESUMEN.- A través del estudio del material humano y faunístico, así como de otroselementos culturales colectados en una cueva de sierra Gabino, Guayos, provincia Sancti-Spíritus; se analizan los nexos existentes entre estas evidencias arqueológicas y paleontológicas.El descubrimiento y reporte de restos de mamíferos extinguidos de la fauna pleistocénica y deaborígenes cubanos en el municipio Cabaiguán constituye un importante aporte al conocimientofaunístico, cultural e histórico de esta localidad.*Manuscrito aprobado en sesión científica el 28/09/95.
  2. 2. Agradecimientos.--Al Dr. Manuel Rivero de la Calle, por su valiosa información y constante apoyo a nuestrasactividades.-A Roberty Hernández y Osmany Rodríguez; funcionarios del CITMA y espeleólogos ambos,por poner en nuestras manos las primeras evidencias colectadas en sierra Gabino.-A los miembros del Grupo CAONAO, que participaron en los trabajos de campo.
  3. 3. INTRODUCCIÓN.-A finales del Pleistoceno -hace 6000 o 7000 años, aproximadamente- se extinguierongradualmente el reducto de los componentes de la fauna autóctona cubana.Aquella fauna tenía características muy peculiares. Entre las aves diurnas reinaba un águilaenorme (Aguila borrasi Arredondo), una de las más grandes de todos los tiempos. De noche,otros gigantes depredadores pululaban en la floresta. Varias lechuzas gigantes (Tito noeliArredondo, Tito riveroi Arredondo) y búhos enormes (Ornimegalonix oteri Arredondo, O.acevedoi Arredondo).Otros gigantes fósiles fueron Megalocnus rodens Leidy, desdentados gravígrados semejantes aun oso negro, aunque con el cráneo más estrecho. Se alimentaban de retoños vegetales, al igualque otros representantes de la misma familia, que convivieron con aquel. Se trata de Mesocnus,que tenían la talla de un perro robusto, Microcnus del tamaño de un gato y varios otros delmismo tamaño y aún tan pequeños como un ratón (1).A la llegada de los primeros grupos de aborígenes se encontraron con esta escasa población deanimales que había logrado, probablemente, soportar la inestabilidad del clima debido a lasglaciaciones pleistocénicas e incorporándola a la dieta, colaboraron indirectamente a suextinción.Hasta hace apenas algunos años, el hallazgo de restos óseos de perezosos cubanos extinguidosconstituía un suceso en extremo poco frecuente; ya sea en estado natural o fósil.El primer descubrimiento de este tipo lo realiza Felipe Poey en 1861, en los baños de CiegoMontero, cerca de Cienfuegos. El hallazgo correspondía a una mandíbula fósil.No se producen nuevos reportes hasta fines de la primera década del siglo XX. En esta ocasión eldescubrimiento se efectúa por parte del Dr. Carlos de la Torre, de nuevo en el mismo lugar y enuna casimba de la sierra de Jatibonico; ésta última en la actual provincia de Sancti-Spirítus. Losrestos óseos pertenecían a Megalocnus y otras especies de perezosos.El arqueólogo norteamericano M.R. Harrington (1919) descubre en un abrigo rocoso de Portales,Pinar del Río, huesos del extinguido perezoso ligados con restos de dieta, implementos oartefactos líticos y restos humanos.En la década del 40, el propietario del balneario San José del Lago, Mayajigua, provincia Sancti-Spíritus, encuentra restos óseos humanos y de Megalocnus en las excavaciones realizadasa por élen el referido lugar.Los hallazgos de restos óseos de estos desdentados, asociados con restos humanos continúanproduciéndose; comprobándose de esta manera que el arribo de nuestros primeros aborígenes alarchipiélago cubano se produce en fechas más tempranas de lo que se pensaba.En julio de 1995 se colectan en la localidad de Guayos, municipio Cabaiguán, provincia Sancti-Spíritus, restos óseos aborígenes y de fauna pleistocénica; acontecimiento esté trascendental endicho territorio.
  4. 4. El Dr. Manuel Rivero de la Calle, eminente entropólogo cubano, al tener noticias deldescubrimiento; expresa lo siguiente:-”Realmente no me hubiera imaginado la existencia en dicha elevación de restos humanosy de desdentados en un sitio que visité siendo joven ... en el lugar había recogido restospaleontológicos, pero fueron de rudistas ...” (Rivero, comunicación personal).Esta investigación persigue entre otros fines, interpretar a partir de las evidencias colectadas, losaspectos socioculturales relativos al grupo humano asentado en el área objeto de estudio; asícomo elevar el nivel de conocimiento científico, cultural e histórico de la localidad.MATERIALES Y MÉTODOS-Las evidencias, tanto arqueológicas como paleontológicas, se colectaron por medio de unapaciente labor de rescate. Se tamizaron los sedimentos terrígenos que se lograron escurrirse através de las diaclazas y grietas presentes en ciertos sectores del salón principal de la cueva,lugar éste donde yacía “in situ” el cúmulo total de las evidencias antes de efectuarse los trabajosde acondicionamiento de la espelunca para fines de la defensa civil.-Antes de colocarse en las bolsas para su transportación, se realizó una selección previa delmaterial en tres grupos: restos óseos, material lítico y dieta.-Se confeccionó el croquis de la cueva, centrando sólo el interés en el salón principal.Conjuntamente se efectuaron los trabajos espeleométricos, genéticos, bioespeleológicos ehidrológicos imprescindibles.-A 3,20 m. de la entrada de la cueva, junto a la pared derecha y entre dos grandes clastros, sedecidió practicar una pequeña cala de 0,50 m. x 0,50 m., con el objetivo de conocer si aúnquedaba algún área no alterada con evidencias que permitieran corroborar si se estaba enpresencia de dos acontecimientos (presencia humana y de fauna pleistocénica) que se produjeronen etapas cronológicas diferentes o simultáneas. Los resultados fueron positivos, por lo que separalizaron estas labores hasta obtener el permiso correspondiente para llevar a caboexcavaciones arqueológicas controladas en este sector.-Luego del traslado del material, se procedió a su limpieza y catalogación.-Se hace una nueva selección de evidencias; diferenciándose los restos óseos en humanos yfaunísticos. El material lítico se procesó de manera parecida: sílex y piedra en volumen.-Finalmente la dieta se agrupó de la siguiente manera: pinzas de jaibas, hemimandíbulas yhuesos de jutías, y moluscos.-En la identificación de cada uno de los restos óseos humanos se consultaron tanto bibliografíaespecializada, como también el criterio de algunos especialistas en esta materia.-Con el empleo del estereoscopio se logró identificar taxonómicamente los géneros de las jutías,presentes en la dieta. Este análisis parte de la observación del primer molar de lashemimandíbulas, por su cara lingual.
  5. 5. -Los restos óseos de fauna pleistocénica se identificaron utilizando para ello huesos fósiles deotros ejemplares descubiertos y estudiados con anterioridad; apoyándonos en la AnatomíaComparada.-Por no existir una industria de piedra tallada definida, debido al reducido número de piezasretocadas o herramientas, sólo se efectuó el estudio tipológico del material de sílex.-Se confeccionaron tablas que permiten apreciar y diferenciar con mayor claridad la magnitud ycaracterísticas del material estudiado.-Finalmente, se realiza la ubicación y localización de la sierra y la cueva; para ello se empleó lahoja cartográfica correspondiente y la brújula, orientando ambos en el terreno.ÁREA DE ESTUDIOUbicación.-La cueva La Tinaja se encuentra ubicada en el cerro cársico residual denominado sierra Gabino,que se halla a 1,5 km. al SW del poblado de Guayos, en el municipio Cabaiguán, provinciaSancti-Spíritus.Relieve.-La sierra, donde se abre la cueva, está constituida por calizas que se elevan en forma de un cerrocársico residual, con alturas que van desde 100 m. hasta 150 m. s. n. m. La cueva La TInaja sedesarrolla a los 100 m. sobre el nivel del mar.El relieve de Gabino es cársico cupular, caracterizándose por formas abruptas, con paredesescarpadas y una cima que tiende a ser ligeramente redondeada. Su superficie está cubierta porun campo de lapiés con agudas aristas y muchas veces profundas acanaladuras.En el cerro se observan otras formas cársicas como son las dolinas de pequeño tamaño,casimbas, diaclasas de distención, carsolitos y cuevas.Geología.-La cueva se desarrolla en calizas con un contenido faunal alto en foraminíferos. Su color varíaentre el blanco y el crema, generalmente y su matriz posee un aspecto micrítico. Estossedimentos corresponden a la sección alta de la Formación Isabel, que datan del CretásicoSuperior (Maestrichtiano). Sus estratos yacen verticalmente con un rumbo NW-SE de sus capas.Es característica la presencia de un intenso agrietamiento con sistemas de grietas en variasdirecciones, fenómeno que ha permitido la carsificación hipógea del macizo. La posicióntectónica de este último es muy controvertida y tal parece que se trata de un cuerpo alóctono.Los estratos son gruesos, masivos y forman un cuerpo monoclinal.Clima.-Se corresponde con el de la región climática del tipo II (llanuras y alturas con humedecimientoestacional relativamente estable, alta evaporación y altas temperaturas) y subtipo 4 del mapa 55
  6. 6. (Regionalización Climática General), escala 1:2 000 000. hoja VI, 4.4 del Nuevo Atlas Nacionalde Cuba.Hidrografía.-El cerro es bordeado por su ladera norte por el arroyo Guayos, una cuenca superficial pobre peropermanente, que suministra agua a la fauna silvestre y debió servir de fuente de abasto a losaborígenes.Suelos.-Los suelos, donde los hay, son pardos con carbonatos típicos; mostrando una aparienciahomogénea y donde están ausentes aparece el lenar desnudo.Vegetación.-La vegetación original ha sido muy modificada por la tala, observándose restos de bosquessemidecíduos sobre roca caliza, alternando con manigua secundaria y pastos.Faunación.-En Gabino se encuentra una fauna residual mesófila, que es representativa del zoocomplejo debosques semidecíduos; la cual se caracteriza por ocupar las regiones pedregosas y las áreas decalizas con manifestaciones cársicas en las llanuras. Es un tipo relativamente rico respecto a lasespecies animales endémicas y muy localizadas. Es abundante en moluscos terrestres, hormigas,termites, mariposas, gusanos, legartijas, aves insectívoras y murciélagos. Las jutías se encuentranfrecuentemente.Cueva La Tinaja.-Esta espelunca, espeleométricamente, es una cueva; constituida por un sistema de solapas,originadas por grietas horizontales, que en un determinado momento de su desarrollo seinterconectaron (coalescieron) entre sí a diferentes niveles. Este fenómeno crea la hipótesis deque la cueva pudo haber tenido un origen freático con una postrior influencia vadosa y clástica,en la etapa más tardía.Es necesario destacar que este antro en la actualidad se encuentra en un estado de senitudgenética.En las entradas que dan acceso a las solapas, que a su vez dieron lugar a la cueva; yacen grandesclastos, desprendidos del alero de éstas, en algún momento del desarrollo intenso de lacarsificación en el maciso.El piso de la cueva está cubierto por sedimentos arcillosos pardos, procedentes del exterior,depositados por las aguas pluviales durante el Cuaternario. Por su aspecto parecen pertenecer alPleistoceno. Desde el punto de vista hidrogeológico la cueva es inactiva y por su morfología seinfiere que su antigua forma de conducción era predominantemente horizontal, teniendo encuenta su disposición espacial.
  7. 7. Espeleoclimáticamente hablando, se trata de una cueva abierta con un intercambio intenso demateria y energía con el exterior..Su espeleofauna no es rica, observándose algunos elementos de la artropofauna cavernícola, unaespecie de reptil de hábitos petrícolas (Anelis lucius) y algunos ejemplares de murciélagos dehábitos fruteros (Artibeus jamaicensis).RESULTADOS Y DISCUSIÓNRestos humanos.-El estado de conservación de la mayoría de los restos óseos humanos es bueno, en ello debióinfluir las condiciones de la cueva; así como la alcalinidad del suelo donde yacía el esqueleto. Alparecer lo cubría también una gruesa capa de cenizas, lo cual se infiere debido a que se logrórescatar varios huesos del piso en un sector donde se alteraban sólo los estratos superiores.En realidad, el enterramiento se efectuó a poca profundidad, según se observa por la línea ohuella del nivel del piso, presente a lo largo del extremo inferior de la pared derecha de la cueva.Se detectó un fragmento de radio perteneciente al antebrazo derecho con huellas o incisionestransversales a la altura de la protuberancia, cerca de la cabeza del hueso. Esto sugiere laposibilidad de que haya sido roído el hueso por algún roedor con posterioridad a la muerte delindividuo.Algunas vértebras y fragmentos de huesos largos muestran residuos de colorante rojo (hematita);lo cual hace pensar en la existencia de determinadas prácticas funerarias mágico-religiosas. Estefenómeno de huesos pintados ha sido observado por Álvarez Conde (1960) en los residuarios decueva La Jutía, Fomento y en cuevas de la costa norte del este de La Habana, cuestión estacomprobada en más de una oportunidad en restos óseos humanos exhumados en cuevas de estaúltima región (2).Resulta imposible, por el momento, expresar de manera definitoria acerca de la posición en quedebió colocarse el esqueleto, por las causas referidas con anterioridad en esta investigación; sinembargo, no cabe la menor duda que .la categoría que le confiere es el de enterramientosecundario, teniendo en cuenta los criterios antes expuestos.Con relación al sexo, la estatura y la edad, el estado de fragmentación de los huesos másimportantes para estos fines no permiten la obtención de dicha información.La dieta.-Los restos alimenticios, diseminados en toda la superficie de la cueva, consistenfundamentalmente en huesos de mamíferos, pinzas de crustáceos y conchas de moluscos.Dentro de los mamíferos se logró identificar dos géneros de jutías ya extinguidas: Geocapromysy Boromys; además del género Capromys, del cual existen varias especies en la actualidad.Son abundantes dentro del cúmulo total de restos alimenticios las pinzas de jaibas (Callinette sp.)y de cangrejo azul (Cardisoma guanhumi).
  8. 8. Es difícil determinar, en cuanto a los moluscos, si la presencia de los gasterópodos terrestresZachrysia sp. y Farsimil sp. en la cueva está vinculada a la dieta o responde realmente a unfenómeno natural de arrastre a través de colectores pluviales. Sin embargo, se debe significar queexiste cierta abundancia relativa, al menos del primero.Del análisis faunístico de la dieta se infiere, en sentido general, que las actividadessubsistenciales del grupo aborigen que habitó la cueva La Tinaja se centraban fundamentalmenteen la caza y la recolección, entre otras.Fauna extinguida.-En el análisis o estudio de la dieta se hizo referencia a dos géneros de jutías que formaron partede la alimentación del grupo asentado en la cueva: Geocapromys y Boromys. Restos óseos deejem`plares de los referidos géneros fueron reportados en sitios arqueológicos ubicados en otraszonas del territorio de Cabaiguán por Silva y Álvarez (1985); estas son: Tres Palmas, La Auroray Neiva Viejo.Se colectó una hemimandíbula, también de jutía, pero de la especie Capromys arredondoi,descrita por Varona (1984) como correspondiente al Pleistoceno Superior de Cuba,En cuanto a los grandes mamíferos, se localizaron las siguientes evidencias: un incisivo, cuatrogarras y un fragmento de costilla; todas ellas en buen estado de conservación y no fosilizadas.Han sido identificadas como pertenecientes a Megalocnus rodens Leidy, el cual tenía un tamañoaproximado de metro y medio, con un peso que debía corresponder aproximadamente de 200 a300 Kg. (3).En la provincia de Sancti-Spíritus se ha reportado el descubrimiento de restos óseos deMegalocnus rodens Leidy en varias localidades, cuestión esta que pudiera ir en aumento a partirdel estudio más profundo de áreas con iguales o semejantes características.Piedra tallada.-Sólo se pudieron rescatar siete preformas y tres herramientas (raspador, raedera y lasca conretoque ventral), todas ellas concebidas en lascas de mediana a pequeñas dimensiones.Las características dimensionales y tipológicas de las herramientas de sílex no permiten, antetodo, expresar una correspondencia entre estas herramientas y la fauna pleistocénica. Enresumen, no hay elementos que corroboren asociación entre la fauna extinguida y los restosaborígenes presentes también en la cueva. No obstante, la aplicación del Método de colágeno auna muestra de restos humanos posibilitaría conocer, al menos, en que período o etapacronológica la cueva fue habitada por el grupo humano.Otras evidencias.-Como en los restantes sitios arqueológicos del territorio de Cabaiguán, aquí se evidencia elempleo de la hematita, material tintóreo de color rojo, que debió ser utilizado en esta ocasión nosólo en la decoración corporal y como protección contra plagas de insectos, sino además, parateñir los huesos humanos. Esto último se infiere (su empleo) por la presencia de un fragmentoirregular o amorfo del referido mineral ferroso entre las evidencias arqueológicas.
  9. 9. Se colectó un guijarro de forma ovoidal con huellas de trabajo, que indican traseológicamenteque debió ser utilizado en la función de majar, aunque las huellas no son muy significativas. Otroartefacto interesante resultó ser una delgada laja de roca sedimentaria en cuyo perímetro sedenota una muesca, provocada por el uso probable en el alisado o descortezado de maderas.CONCLUSIONES-La cueva La Tinaja, según la evidencias culturales estudiadas, puede ser clasificada como cuevahabitacional-funeraria.-Los restos óseos humanos corresponden a un sólo individuo; ya que ninguno de los huesos serepite.-Los restos óseos humanos corresponden a un individuo de la raza mongoloide, a la cualpertenecen nuestros amerindios, lo que resulta del análisis de un incisivo con la característica dediente en forma de pala, además de las evidencias culturales asociadas.-La presencia de huesos teñidos de rojo posibilita afirmar que estamos en presencia de unenterramiento secundario y que ello forma parte, posiblemente, de un ritual funerario concaracterísticas mágico-religiosas.-.El hallazgo de restos humanos aborígenes en sierra Gabino constituye un hecho de trascendenteimportancia, por ser el primer reporte de este tipo en el municipio de Cabaiguán.-La existencia de restos óseos de Megalocnus rodens, Capromys arredondoi y otros de faunaextinguida pleistocénica le confieren a esta cueva gran importancia paleontológica.-Los resultados de esta investigación amplían, profundizan y enriquecen en la historia local elPeríodo de la Comunidades Aborígenes del territorio de Cabaiguán.RECOMENDACIONES-Continuar los trabajos de campo en las nuevas áreas no alteradas de la cueva, que permitanestablecer cronológicamente la asociación o no de entre las evidencias humanas y la faunapleistocénica.-Elevar a la Dirección Provincial de Patrimonio la necesidad de que se proteja la cueva, dada sugran importancia para el patrimonio cultural del territorio.
  10. 10. REFERENCIA(1)-Iturralde-Vinent, Manuel A. (1988): Naturaleza geológica de Cuba, editorial Científico-Técnica, pp. 110-112, Ciudad de La Habana, Cuba.(2)- Martínez Gabino, Aida (1988): Presencia aborigen en cuevas de la costa norte del este de LaHabana, en Anuario de Arqueología, editorial Academia, p. 143, La Habana, Cuba.(3)- Dacal MOure, Ramón y M. Rivero de la Calle (1986): Arqueología aborigen de Cuba,editorial Gente Nueva, p. 51, Ciudad de La Habana, Cuba.BIBLIOGRAFÍAArredondo, O. (1956): Cómo identificar los restos óseos de algunos mamíferos cubanosextinguidos, en Boletín de la Sociedad Espeleológica de Cuba, nº 4, Año II, La Habana, Cuba.Cosculluela, J. A. (1965): Cuatro años en la Ciénaga de Zapata, Comisión Nacional Cubana de laUNESCO, La Habana, Cuba.Dacal Moure, Ramón y M. Rivero de la Calle (1986): Arqueología aborigen de Cuba, editorialGente Nueva, Ciudad de La Habana, Cuba.Febles, Jorge (1988): Manual para el estudio de la piedra tallada de los aborígenes de Cuba,editorial Academia, La Habana, Cuba.Harrington, M. R. (1935): Cuba antes de Colón, tomo I, Cultural S. A., La Habana, Cuba.Herrera Fritot, René (1962): Nociones prácticas de Osteología Humana, Departamento deAntropología, Academia de Ciencias, La Habana, Cuba.Iturralde-Vinent, Manuel (1988): Naturaleza geológica de Cuba, editorial Científico-Técnica,Ciudad de La Habana, Cuba.Pino, Milton y Nilecta Catellanos (1985): Acerca de la asociación de perezosos cubanosextinguidos con evidencias culturales de aborígenes cubanos, en Reporte de Investigación,Academia de Ciencias, La Habna, Cuba.Rivero de la Calle, Manuel (1966): Las culturas aborígenes de Cuba, editorial Universitaria, LaHabana, Cuba.____________________ (1985): Nociones de Anatomía Humana aplicadas a la Arqueología,editorial Cientifico-Técnica, Ciudad de La Habana, Cuba.
  11. 11. Schumacher, Gert-Horst (1988): Odontografía. Anatomía de la superficie dental, editorialCientífico-Técnica, Ciudad de La Habana, Cuba.Silva García, Santiago y colaboradores (1991): Período de las comunidades aborígenes. Primeraversión de la historia local del municipio Cabaiguán (inédito).Sinelnikov, R. D. (1984): Atlas de Anatomía Humana, tomo I, editorial Mir, Moscú.Varona, Luis S. (1984): Nueva especie fósil de Capromys (Rodentia Capromyidae) delPleistoceno Superior de Cuba, en Poeyana, nº 285, Instituto de Zoología, Academia de Ciencias,La Habana, Cuba.____________ (1984): Otra especie fósil de Capromys (Rodentia Capromyidae), en Poeyana, nº286, Instituto de Zoología, Academia de Ciencias, La Habana, Cuba.Zamora Martín, Eugenio (1980): Pequeño diccionario de términos biológicos, editorialCientífico-Técnica, Ciudad de La Habana, Cuba.Colectivo de autores (1988): Anuario de Arqueología, editorial Academia, La Habana, Cuba.
  12. 12. ANEXO.-Tabla # 1.- Material arqueológico y paleontológico colectado durante las actividades de rescateen el sitio habitacional-funerario cueva La Tinaja, Guayos.1.- Restos óseos humanos...................................................................................... 642.- Restos óseos fauna extinguida.......................................................................... 153.- Restos óseos fauna sin identificar especie........................................................ 254.- Herramientas de sílex....................................................................................... 035.- Preformas en lasca............................................................................................. 156.- Artefactos en piedra en volumen...................................................................... 027.- Material tintóreo (hematita)............................................................................... 018.- Restos alimenticios.............................................................................................87Observaciones: - Las cantidades vienen expresadas en unidades (se incluyen fragmentos).- Las hemomandíbulas de jutías de especies extinguidas (Geocapromys yBoromys) están incluidas además dentro de los restos alimenticios, por ser géneros identificadosen la composición de la dieta en un número considerable de sitios arqueológicos del país.- El mineral tintóreo es el único elemento colectado ligado a la superestructura deeste grupo humano.-

×