Parcial 2 334137

92 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
92
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Parcial 2 334137

  1. 1. Había una vez una niña muy bonita. Sumadre le había hecho una capa roja y lamuchachita la llevaba tan a menudo quetodo el mundo la llamaba CaperucitaRoja.Un día, su madre le pidió que llevase unospasteles a su abuela que vivía al otro ladodel bosque, recomendándole que no seentretuviese por el camino, pues cruzarel bosque era muy peligroso, ya quesiempre andaba acechando por allí ellobo.Caperucita Roja recogió la cesta con lospasteles y se puso en camino. La niñatenía que atravesar el bosque para llegara casa de la Abuelita, pero no le dabamiedo porque allí siempre se encontrabacon muchos amigos: los pájaros, lasardillas...
  2. 2. De repente vio al lobo, queera enorme, delante deella.- ¿A dónde vas, niña?- lepreguntó el lobo con su vozronca.- A casa de mi Abuelita- ledijo Caperucita.- No está lejos- pensó ellobo para sí, dándose mediavuelta.Caperucita puso su cestaen la hierba y se entretuvocogiendo flores: - El lobo seha ido -pensó-, no tengonada que temer. La abuelase pondrá muy contentacuando le lleve un hermosoramo de flores además de
  3. 3. Mientras tanto, el lobo se fuea casa de la Abuelita, llamósuavemente a la puerta y laanciana le abrió pensando queera Caperucita. Un cazadorque pasaba por allí habíaobservado la llegada del lobo.El lobo devoró a la Abuelitay se puso el gorro rosa de ladesdichada, se metió en lacama y cerró los ojos. No tuvoque esperar mucho, puesCaperucita Roja llegóenseguida, toda contenta.
  4. 4. La niña se acercó a lacama y vio que su abuelaestaba muy cambiada.-Abuelita, abuelita, ¡quéojos más grandes tienes!- Son para verte mejor-dijo el lobo tratando deimitar la voz de la abuela.- Abuelita, abuelita, ¡quéorejas más grandes tienes!- Son para oírte mejor-siguió diciendo el lobo.Abuelita, abuelita, ¡quédientes más grandestienes!-Son para...¡comertemejoooor!- y diciendoesto, el lobo malvado seabalanzó sobre la niñita yla devoró, lo mismo quehabía hecho con la
  5. 5. Mientras tanto, elcazador se había quedadopreocupado y creyendoadivinar las malasintenciones del lobo,decidió echar un vistazoa ver si todo iba bien enla casa de la Abuelita.Pidió ayuda a un segadory los dos juntos llegaronal lugar. Vieron la puertade la casa abierta y allobo tumbado en la cama,dormido de tan harto queestaba.El cazador sacó sucuchillo y rajó el vientredel lobo. La Abuelita yCaperucita estaban allí,¡vivas!.
  6. 6. CLAUDIA JIMENA HERRERAID 000334137PARCIAL 2

×