Operación Masacre

1.440 visualizaciones

Publicado el

A casi seis meses del hecho, alguien le dice a Rodolfo Walsh: ¿hay un fusilado que vive?. En el curso de los meses siguientes descubre que hay más de uno: hay siete sobrevivientes de esa matanza. Y va contactándolos uno a uno, mientras reconstruye los hechos y continua acumulando, en forma clandestina, la categórica evidencia que se convertirá en OPERACIÓN MASACRE. Con la publicación del libro en 1957, Walsh no dio por terminada la investigación. En las sucesivas ediciones fue incorporando nuevos elementos y variando su reflexión final sobre los hechos, a medida que variaba su concepción sobre el sistema que regía a la Argentina. Los fusilamientos quedaron impunes; ¿los asesinos probados pero sueltos?. Según palabras del propio Walsh. OPERACIÓN MASACRE, sin embargo, cumple su cometido histórico: pulveriza la versión ¿oficial? de los hechos, impide el ocultamiento de la verdad y ofrece al futuro un invalorable ejemplo...

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.440
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
709
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Operación Masacre

  1. 1. OPERACIÓN MASACRE
  2. 2. PROFESORA: DANIELA LEIVA Rocío Gallardo Camila Fracassi
  3. 3. El 16 de septiembre de 1955 estalló en Córdoba un levantamiento militar comandado por el general Eduardo Lombardi que contó con el apoyo de la Marina de Guerra al mando del Contraalmirante Isaac Rojas. Su objetivo principal era derrocar al Presidente Constitucional de la República, General Juan Domingo Perón.
  4. 4. Todos los sectores sociales que apoyaron el golpe militar de 1995 estaban de acuerdo en caracterizar al gobierno peronista como una dictadura totalitaria o una "tiranía". Por esta razón se sintieron identificados con el nombre de "Revolución Libertadora"
  5. 5. El objetivo central del gobierno de la Revolución Libertadora fue reordenar la sociedad y la economía mediante la desperonización de la sociedad. Así llegamos a la noche del 9 de Junio de 1956…
  6. 6. Hubo levantamientos en distintos puntos del país y todos ellos fueron detenidos por la policía y los militares, ocurriendo la muerte de 31 personas entre asesinatos y fusilamientos, en José León Suárez.
  7. 7. Cuando se produjeron los fusilamientos, Rodolfo Walsh estaba trabajando en la compilación de cuentos de la editorial Hachette. Una tarde de 1956, jugando al ajedrez en un bar de La Plata escuchó la frase "Hay un fusilado que vive". A fines de ese año, comenzó a investigar el caso con la ayuda de la periodista Enriqueta Muñiz, y se encontró con un gigantesco crimen organizado y ocultado por el estado.
  8. 8. En el curso de los meses siguientes descubre que hay siete sobrevivientes de esa matanza. Los contacta uno a uno, mientras reconstruye los hechos y acumula, en forma clandestina, la categórica evidencia que se convertirá en Operación Masacre
  9. 9. Esta obra maestra reúne testimonios de sobrevivientes y datos históricos que se unen para explicar y denunciar detalladamente que pasó aquellos días.
  10. 10. Primera parte: Las personas Así titula la primera parte del libro, allí pinta de cuerpo y alma a cada uno de los protagonistas de los hechos en unas pocas páginas. Y va deslizando los datos que, sobre estas personas, pudo obtener de su investigación, matizando con algunas presunciones o dudas sobre otros que no consiguió. Todos personajes de carne y hueso, reales, cercanos, como cualquiera de nosotros. Todos van hacia un destino trágico.
  11. 11. Segunda parte: Los hechos Es la más fuerte y vertiginosa. La policía hace su ingreso y las cosas se precipitan. La suerte está echada. Muy lejos de allí, el alzamiento de los generales Valle y Tanco ya es un hecho. Los detenidos pasan horas dentro de la comisaría, lógicamente nerviosos por la situación, unos más y otros menos. Pero nadie prevé el trágico final. Son interrogados individualmente, les preguntan por la revolución, la mayoría no tiene idea y responde en consecuencia. Presumen, con razón, que no van a soltarlos esa noche .
  12. 12. Tercera parte: La evidencia Todo un proceso judicial (Caso Livraga) que llega hasta la Corte Suprema prueba la hipocresía, la arbitrariedad y la injusticia que sufren los inocentes de la masacre. Y es la base fundamental con que Walsh se mete con lo jurídico desde lo literario, desmenuza cada una de las partes del injusto fallo y lo destroza con altura y contundencia.
  13. 13. Rodolfo Walsh Nació en 1927 en la localidad de Choele-Choel, en la provincia de Rio Negro. Su nombre integra desde el 25 de marzo de 1977 la larga lista de desaparecidos durante la dictadura militar iniciada en 1976. Fue un periodista, escritor y traductor argentino que militó en las organizaciones guerrilleras FAP y Montoneros. “Operación Masacre cambió mi vida. Haciéndola, descubrí, además de mis perplejidades íntimas, que existía un amenazante mundo exterior", dijo el hombre, refiriéndose al libro que inició el movimiento periodístico-literario de la novela testimonial.
  14. 14. Testimonio del ‘’fusilado’’ que vive: ‘’…Como a las 5 y pico de la mañana nos sacan en un carro de asalto, yo voy adelante, éramos 5 y 4 policías que venían con el fusil. Bueno, nos llevan ¿A dónde? Seguro a Campo de Mayo. Llegamos a la estación de José León Suárez. Estaba todo oscuro, pero yo sabia donde estaba. Dijeron «bajen los cinco», caminamos como unos cien metros y ahí sentimos el golpe de manivela que para mi era conocido, eran los fusiles. Recién ahí nos dimos cuenta que nos iban a matar, viene un desparramo, los gritos y a uno lo agarró la desesperación, yo lo sacudo y me tiro cuerpo a tierra. Al otro lo vi que escapo por el campo en diagonal, corrió mas rápido que los tiros, era Giunta. Ya habían empezado los tiros…
  15. 15. …Empezaron a tirarme. Me tiraron tres tiros. Uno me pegó en la nariz, apenas me saco un pedacito. Otro me perforó la mandíbula de un lado a otro y a partir de esa época quedé sordo de ese oído. Y en el brazo es una 45, me lo pegó Rodríguez Moreno. Me quedé sin moverme, siento que se van. Volvieron al carro de asalto y ahí hubo unos tiros, se habían escapado uno de los presos y dispararon contra los policías, eso lo supe después. Cuando vi que ya no había moros en la costa, me levanté y vi a los que estaban muertos. Al llegar al cruce de la barrera me caigo desmayado junto a una garita donde había policías adentro. Me suben a un jeep y me llevan al policlínico San Martín. Me dejan en la sala de primeros auxilios y ahí las muchachas me salvaron parte de la vida.
  16. 16. Cuando me estaban por llevar a terapia intensiva vi que había llegado. Pero como a las nueve de la noche me viene a buscar la policía. Mi papá recibió del gobernador el certificado de defunción mío, porque había muerto en un tiroteo, porque había mandado un telegrama para saber qué había pasado conmigo y le respondieron con eso. Me sacaron y me metieron en un calabozo durante 28 días. Un día las cosas cambiaron, me dicen «vamos a la cárcel de Olmos». El 17 de agosto me llevan y me encuentro con mi abogado. Me hicieron el pianito y quede libre. El abogado me dio dinero y fui a tomar el tren. Y mi casa se hizo tres días de fiesta por mi regreso…’’
  17. 17. Juan Carlos Livraga «Fusilado que vive»

×