Trabajo infantil en El Salvador
¿Qué es el trabajo infantil? El trabajo infantil es toda actividad
económica o de superviv...
Por grupos de edad se observa que la mayoría tiene una edad entre 10 a 17 años, esto último,
sustenta la hipótesis de que ...
Las razones por las cuales se debe evitar condiciones de
explotación laboral en niños y niñas son las siguientes:
Si el tr...
prostitución
pornografía infantil
exhibicionismo
uso militar de niños
Estas situaciones de explotación y abuso desvirtúan ...
India, con la colaboración del Departamento de Empleo de la OIT, sobre la supuesta imposibilidad
de sustituir a la mano de...
En muchos lugares el mantenimiento de un hijo en la escuela puede llegar a representar un tercio de
los ingresos totales e...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Trabajo infantil en el salvador

1.583 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.583
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
7
Acciones
Compartido
0
Descargas
10
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Trabajo infantil en el salvador

  1. 1. Trabajo infantil en El Salvador ¿Qué es el trabajo infantil? El trabajo infantil es toda actividad económica o de supervivencia, remunerada o no, ya sea en el sector formal o informal, realizada por personas por debajo de la edad mínima establecida para la admisión del empleo y que atenta contra su desarrollo pleno. En El Salvador, desde hace décadas, ha existido la práctica de utilizar a los niños y niñas como fuerza laboral no remunerada dentro del núcleo familiar, especialmente en el área rural y en menor escala en el sector urbano, y es un fenómeno que se vive sobre todo en aquellas familias con bajos ingresos económicos. Pero aunque este fenómeno está arraigado culturalmente en la sociedad salvadoreña, sobre todo en las zonas rurales, en las que se percibe el trabajo infantil como necesario e indispensable dadas las condiciones económicas precarias (pobreza y extrema pobreza en la que viven), El Salvador ha venido dando pasos para conocer la problemática y trabajar en su disminución y erradicación. El Salvador es país signatario de los compromisos internacionales de protección integral de los Derechos de la Niñez y Adolescencia, y ha ratificado los convenios de la OIT relativos a la edad mínima para la admisión del empleo (138), y el convenio 182 sobre las Peores Formas de Trabajo Infantil. Unido a eso, en 2009, el Estado salvadoreño adoptó como política pública "la Hoja de Ruta", la cual establece la eliminación de las peores formas de trabajo infantil. Según datos de la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples (EHPM) de 2010 realizada por la Dirección General de Estadísticas y Censos (DIGESTYC) del Ministerio de Economía, todavía hay en el país 177,070 niñas, niños y adolescentes ente 5 y 17 años de edad realizaban algún trabajo para ayudar a la economía familiar, lo que representa que uno de cada 10 niños salvadoreños realizó algún tipo de actividad laboral en ese año. Dicha cifra, sin embargo, representa una reducción del 6.2% con respecto a 2009 Del total de menores trabajando registrados en 2010, un 62.1% vive en las áreas rurales del país. También de esas mismas cifras se desprende que la mitad de la fuerza laboral infantil trabaja en actividades agropecuarias; mientras que un 27.7% lo hace en comercio, restaurantes y hoteles, y un 10.4% en la industria manufacturera, y un 3.1% en el área de servicio doméstico. La EHPM 2010 determinó además que la gran mayoría de niños y niñas, un 60.9% en total, trabaja sin remuneración en establecimientos familiares, y otros 21.68% fungen como asalariados temporales. Otro dato interesante es que el 41.56% de la población infantil que trabaja no estudia; pero en el área urbana esto representa 43.08% y en menor magnitud en el área rural, con un 39.07%.
  2. 2. Por grupos de edad se observa que la mayoría tiene una edad entre 10 a 17 años, esto último, sustenta la hipótesis de que a medida que aumenta la edad, mayor es la probabilidad de incorporarse al mercado laboral. Haciendo una comparación de los resultados de la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples de 2006, 2007, 2008, 2009 y 2010 observamos que durante los primeros años se evidenció un notable descenso en la población infantil y juvenil trabajadora, mientras que en 2008 vuelve a mostrar un incremento para nuevamente mostrar una reducción en 2009 y una más significativa en 2010. Año Total Rango de edad / Años 5 a 9 10 a 14 15 a 17 2005 208,213 5.30% 43.80% 49.90% 2006 205,209 3.60% 42.00% 54.40% 2007 172,588 3.40% 43.70% 52.90% 2008 190,525 3.80% 46.30% 49.90% 2009 188,884 3.60% 41.70% 54.70% 2010 177,070 2.95% 39.95% 57.09% Fuente: Encuestas de Hogares de Propósitos Múltiples años 2006, 2007, 2008, 2009 y 2010. la Organización Internacional del Trabajo (OIT) otorgará al Ministerio de Educación (MINED) $750,000 para prevenir este tipo de práctica. El proyecto entre las dos organizaciones busca diseñar e implementar políticas y programas que contribuyan a erradicar en trabajo infantil. Los $750,000 serán entregados por la OIT en el mes de julio para beneficiar a 75 centros escolares de 7 municipios. Este dinero permitirá el fortalecimiento de capacidades para mejorar indicadores de asistencia, retención y permanencia en sistema educativo. El financiamiento de estos fondos proviene del Departamento de trabajo de los Estados Unidos que implementa el Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC) de la OIT. Para prevenir el trabajo infantil se busca favorecer las capacidades de las instituciones públicas, interlocutores sociales y sociedad civil. Recientemente la OIT destacó la importancia del modelo de Escuela Inclusiva de Tiempo Pleno para prevención del trabajo infantil en el país. Por qué no deben trabajar los niños[editar]
  3. 3. Las razones por las cuales se debe evitar condiciones de explotación laboral en niños y niñas son las siguientes: Si el trabajo no permite al menor ser un niño o una niña, por ejemplo, no le da espacio para la actividad lúdica (el juego), tiempo normal para los niños del mundo. Si el trabajo atenta contra los derechos fundamentales del niño. Si el trabajo puede poner en riesgo su salud mental y física, por ejemplo, existen labores que entorpecen el normal crecimiento (trabajar en un socavón) o atrofian su cuerpo. Si su jornada laboral no les permite asistir a un centro educativo. Trabajos peligrosos Los "trabajos peligrosos" se refieren a actividades que ponen en peligro la vida y la salud mental o física del trabajador. En cada nación del mundo deben existir legislaciones que garanticen la protección del obrero que realiza trabajos peligrosos y en cuanto a menores de edad, estos no pueden ser permitidos bajo ninguna circunstancia. Algunos de estos trabajos peligrosos son: Explotación minera Trabajos que manipulan productos químicos, por ejemplo los pesticidas en la actividad agraria Manipulación de maquinaria pesada y peligrosa como materiales corta punzantes o eléctricos Trabajo en las diferentes construcciones de edificios Trabajos relacionados con acciones bélicas de todo tipo Trabajos que tienen que ver con manipulación de armas Es importante considerar el peligro no sólo por la actividad que se desarrolla, sino, por el entorno y el horario. Muchas veces la delincuencia, micro-comercialización de drogas, prostitución y otros conforman el panorama diario para estos niños y niñas. Trabajos sospechosos Trabajos que constituyen un abuso a los derechos del niño son aquellos que le exigen trabajar ocultos a la luz pública, en situaciones infrahumanas, en largas horas de trabajo y poca remuneración y que obstaculizan el normal desarrollo de su crecimiento. Entre ellos se pueden contar los siguientes: Trabajos en el servicio doméstico Trabajos en plantaciones y otras actividades pesadas del medio agropecuario Trabajos de camareros y otros tipos de servicios impropios para personas de corta edad Venta ambulante de cosas en las calles Mendicidad infantil Actividades que atentan contra la dignidad humana Son situaciones de explotación, mal denominados "trabajos", que atentan contra el normal crecimiento de los niños y van en contra de su dignidad y respeto personal convirtiéndose además en abuso infantil:
  4. 4. prostitución pornografía infantil exhibicionismo uso militar de niños Estas situaciones de explotación y abuso desvirtúan la percepción de los niños y adolescentes, sus modelos a seguir por lo general son negativos y sus experiencias de vida, muchas veces les hacen dar mayor crédito a actitudes de riesgo y de mayor peligro. CONSECUENCIAS DEL TRABAJO INFANTIL EN EL BIENESTAR DE NIÑOS Y NIÑAS El trabajo infantil siempre tiene efectos negativos en la vida de los niños y niñas porque afecta su desarrollo físico y mental, su salud y su vida misma si éste es peligroso o se realiza en jornadas muy largas. El trabajo infantil también interfiere con la asistencia escolar de los niños y niñas, ya que de cada 100 que trabajan, solo 62 asisten a la escuela. Las actividades laborales reducen el tiempo y el dinamismo para cumplir con sus actividades y deberes escolares, lo que a veces se refleja en la inasistencia, bajo rendimiento, abandono o pérdida del año o escolar. Por el trabajo doméstico, la escolaridad de las niñas se ve más afectada que la de los niños. La pobreza La pobreza es sin duda la causa principal del trabajo infantil. Muchos niños y niñas trabajan para ayudar a su familia y no representar una carga adjunta. Pero la pobreza no hace nada más que engendrar otra pobreza. Las familias que no pueden invertir en la educación de sus hijos siguen perpetuando el mismo sistema, siguen teniendo muchos hijos para que puedan ayudar y participar al mantenimiento de todos. Pero la pobreza no es una situación eterna ni se crea por sí sola. Se genera, se combate o se perpetua según la voluntad y las políticas económicas elegidas por los gobiernos. Los años ochenta fueron un periodo muy duro para muchos países en desarrollo a causa del creciente problema de la deuda externa, de la recesión económica y de las reformas impuestas por el FMI y el Banco Mundial orientadas a la promoción de los cultivos para la exportación, el incremento de la inversión extranjera y los drásticos recortes del gasto público. Estos últimos perjudicaban los intereses de los más pobres porque recaían en la salud, educación y subsidios alimentarios. La quema de etapas hacia el desarrollo Además, las ganas de obtener importantes ganancias disfrazadas de contingencias económicas constituyen un factor más en la demanda de trabajo infantil. Muchos empresarios o pequeños propietarios de los medios de producción sostienen que el trabajo infantil es una de las ventajas económicas que el país necesita para llegar a tener un pleno desarrollo y disfrutar así de las mismas oportunidades de avance que tuvieron los países occidentales. Se teoriza entonces que las diferencias salariales competitivas, la destreza y la pequeña estatura de los niños y niñas los hacen indispensable para un deseable desarrollo industrial. A este propósito un estudio realizado en la
  5. 5. India, con la colaboración del Departamento de Empleo de la OIT, sobre la supuesta imposibilidad de sustituir a la mano de obra infantil en los sectores donde más se afirma que los niños y niñas por razones técnicas y económicas son irremplazables demostró lo contrario. Competencia destructiva Muchos economistas afirman que el masivo empleo de niños y niñas como mano de obra barata provoca y mantienen las altas cifras de paro entre los adultos. Muchas veces el número de niños y niñas que trabajan es igual al número de adultos parados, creándose así una competencia destructiva entre los miembros de las mismas familias, entre las clases más pobres del mismo país. Aunque se tiene que considerar que hay casos opuestos donde, por ejemplo, los niños y niñas que trabajan dentro de la economía doméstica permiten a las mujeres trabajar fuera de casa. Además hay niños y niñas que trabajan en el sector informal que desempeñan tareas tan poco atractivas para los adultos que estos nunca les sustituirían. O los hijos que trabajan sin sueldo en las pequeñas empresas agrícolas familiares permiten a los padres contratar a adultos y proporcionarle un sueldo, el mismo que ellos se ven negado. Sin duda renunciar a la mano de obra infantil, sin que ello se haga dentro de una estrategia política conjunta en una área geográfica completa, significaría sólo que la producción se trasladaría al país vecino que sigue utilizando trabajo infantil, es decir, en la búsqueda del productor más competitivo. Actuaciones de este tipo se reducirían únicamente a políticas de "empobrecimiento del vecino" sin resolver la situación. Queda claro que la contratación de los niños y niñas permite a los empleadores controlar a estos trabajadores que normalmente no se quejan, tienen miedo, son más dóciles, no se asocian para reivindicar sus derechos, se les puede pagar menos por realizar la misma tarea de un adulto, son flexibles y se les puede despedir y contratar diariamente. Educación de mala calidad Consecuencia de los recortes presupuestarios y causa concomitante del trabajo infantil es la falta de una educación adecuada. La mala calidad y la escasez de las infraestructuras escolares, los planes de estudios inadecuados, una disciplina violenta y una insuficiente preparación de los maestros hace poco atractiva y poco viable la escuela como alternativa al trabajo. Para muchos niños y niñas y para sus familias ir a la escuela supone un esfuerzo grandísimo. La instrucción pública aunque sea gratuita es, en realidad, demasiado cara para una familia pobre que debe adquirir los libros y los otros materiales escolares, los uniformes, la ropa, el transporte y muchas veces contribuir a pagar de manera extraoficial a los maestros que, después de los "ahorros" estatales, muchas veces no pueden llegar a fin de mes con su sueldo.
  6. 6. En muchos lugares el mantenimiento de un hijo en la escuela puede llegar a representar un tercio de los ingresos totales en efectivo de las familias y muchas de estas tienen más de un hijo en edad escolar. También las tradiciones y los modelos sociales influyen mucho en la decisión de los padres de enviar a trabajar a sus hijos en lugar de proporcionarle una educación. Aunque a veces no sería tan necesario el aporte económico para la familia se piensa que el trabajo pueda enseñar a los niños y niñas valores y comportamientos mejores que cualquier otro tipo de educación. Se asegura así también la transmisión a través de las generaciones de las costumbres locales. SOLUCIONES Para un problema tan complejo como el trabajo infantil se debe pensar en soluciones graduales. Toma de conciencia del problema: en muchos países no existen cifras acerca del trabajo infantil pues los gobiernos tan solo dicen que ese problema no existe, esto se da porque estos trabajos son marginales, se dan en sectores pobres o apartados, etc. La gente debe informarse acerca de este problema y no permitir que este siga sucediendo. Se deben respetar los acuerdos internacionales (principalmente la declaración de los derechos del niño y del adolescente), legislaciones, etc. Un ejemplo son los convenios dispuestos por la OIT como “el Convenio para la Edad Mínima” (convenio n° 138) este fue adoptado en la asamblea general de 1973. En este convenio se afirma que los niños menos de 15 años no pueden trabajar, la edad mínima para un trabajo fuerte o demandante ha sido establecida en 18 años en casos excepcionales, en 16 años. Se acepta el trabajo ligero entre los 12 y los 15 años, a condición de que el trabajo no perjudique la salud y la educación de los niños. El Estado debe generar empleo digno y adecuado para las personas a fin de que estas puedan mantenerse de una manera sostenida, además de gozar de los beneficios de lo trabajado. El Estado debe promover una educación primaria que llegue a todos, útil y de calidad a fin de que aquellos niños que la reciban no tengan que abandonarla y puedan sacar el mayor provecho de esta, para poder acceder a una mejor calidad de vida y salir de su pobreza. Potenciar el rol de la mujer, para aliviar los problemas económicos de las familias pobres. Se deben dar servicios sociales de apoyo para las familias de los niños trabajadores. Los sindicatos de trabajadores deben impulsar el rechazo al trabajo infantil entre sus bases. Apoyar las acciones de entidades como al OIT (Organización Internacional para el Trabajo), UNICEF, CARITAS, Defensoria del Pueblo, etc.

×