EL ACOMPAÑAMIENTO EN PASTORAL JUVENIL Cauce del amor de Dios a los Jóvenes Visión global de la formación para el acompañam...
Partes del material (folleto) 3. Hacia un acompañamiento integral 4. El acompañante: la mediación en la relación  5. El pr...
INTRODUCCIÓN  Dirección espiritual: una crisis en el siglo XX a partir del Vat. II  Causas internas y externas.  Han influ...
<ul><ul><li>En la anterior concepción de “ dirección espiritual ” prevalecía la autoridad del “padre espiritual” sobre el ...
Acompañamiento integral personalizado ¿Dónde nos situamos?  <ul><li>Antes:  dirección espiritual. Relación de maestro-alum...
¿me acompañan? 1ª parte
1. EL ACOMPAÑAMIENTO: CAUCE DEL AMOR DE DIOS  Un ministerio pastoral al servicio de la Vida  de los-las jóvenes
EL ACOMPAÑAMIENTO ESPIRITUAL:  ¿UNA ASIGNATURA PENDIENTE  EN LA PASTORAL JUVENIL? “ Capacitar a la comunidad para el acomp...
Formación en el acompañamiento, una tarea urgente y necesaria La herramienta indispensable será “la escucha”.  Todo acompa...
A compañamiento espiritual:  El acompañamiento hace referencia a “comer juntos” el “pan” de la vida: Ad-cum-pane-ire (“ ir...
El acompañamiento es un elemento educativo privilegiado, dentro de un ambiente que lo hace significativo y realmente fruct...
<ul><li>La Pastoral Juvenil Salesiana: pastoral de acompañamiento a distintos niveles de intervención </li></ul><ul><li>Es...
<ul><ul><li>El acompañamiento: dentro del nuevo paradigma de evangelización y transmisión de la fe a los jóvenes </li></ul...
<ul><li>Los catequetas advierten que estamos en un mundo de fuertes cambios humanos, que afecta a la transmisión de la fe....
La personalización: ¿Qué es? ¿una moda?  La personalización de la fe es un término dinámico que inspira el cómo abordar en...
<ul><li>La persona es entendida como sujeto y paciente de la emergencia de la vida de Dios (vida teologal) a partir de lo ...
<ul><li>La personalización requiere:  </li></ul><ul><li>Saber manejar la complejidad de la vida y de las personas. El mund...
<ul><ul><li>Formación en el acompañamiento, una tarea urgente y necesaria </li></ul></ul><ul><li>Se trata de revitalizar u...
El/la acompañante es un  mistagogo  experto/a en el nuevo tejido de relaciones, que sabe crear pedagogía iniciática y de p...
2. Primado del amor de Dios en el acompañamiento   <ul><li>La persona es creada por Dios y destinada a ser transformada en...
La tradición bíblica revela a Dios como presencia continua y cercana al pueblo. Dios se hace el encontradizo; y el camino,...
“ Yo he venido  para que tengan vida y la tengan en abundancia” Jn 10,10 La promesa de Dios se concentra en torno a la fid...
“ Y ¿c ómo subsistirían las cosas,  si tú no las hubieses querido? ¿Cómo conservarían su existencia, si tú no las hubieses...
UN TESORO DE LA IGLESIA <ul><li>Jesús, el primer mistagogo </li></ul><ul><li>Catecumenado de la primera Iglesia: introduci...
2.3. Acompañamiento hacia la expansión y el retorno al Padre Tanto el/la acompañante como el/la acompañado/a  parten de es...
2.6. ¿Cuál sería la finalidad del acompañamiento?   La centralidad del acompañamiento queda definida por el encuentro inte...
1ª. Reflexión personal <ul><li>Relata tu experiencia de acompañamiento encuadrada en el texto de la introducción.  </li></...
Acompañamiento integral personalizado ¿Dónde nos situamos?  <ul><li>Relación de ayuda (respeto a la persona)  </li></ul><u...
3. Hacia un acompañamiento integral  <ul><li>3.1. Llamada a ser persona  </li></ul><ul><li>Tarea de ser persona según Dios...
<ul><li>¿En qué consiste la conversión antropológica?  </li></ul><ul><li>P odemos definirlo como un proceso progresivo de ...
La persona se va descubriendo a sí  misma en un proceso de transformación, en el que asume todos los ingredientes que entr...
La   influencia   de   la   psicología   de   la   relación   de   ayuda   no   dirigida   ( counseling )   ha   influido ...
La relación de ayuda:  vehículo para una buena comunicación  <ul><li>Relación de ayuda: “es aquella en la que uno de los p...
Caminar juntos/as <ul><li>La relación de ayuda permite caminar juntos en la vida, viviendo y compartiendo lo más positivo ...
ESTILOS DE RELACIÓN DE AYUDA   ESTILO AUTORITARIO ESTILO “MISIONERO” PATERNALISTA  ESTILO EMPATICO PARTICIPATIVO REL. AYUD...
RESPUESTA-REFORMULACIÓN <ul><li>Es   una   técnica   que   permite   reconstruir   respuestas   a   partir   de   la   inf...
LA INTERPRETACIÓN <ul><li>La   interpretación   tiene   sus   límites,   pero   es   necesaria   para   ampliar   el   cam...
ACOMPAÑAMIENTO PERSONALIZADO EDUCATIVO: RECONOCE AL ACOMPAÑADO COMO SUJETO DE SU CRECIMIENTO ESPIRITUAL.  <ul><li>Las meta...
Vivir en discernimiento   <ul><li>No como algo ocasional. Sino como un talante o actitud vital. Signo vocacional. Abarca l...
<ul><li>El acompañamiento ayuda a tomar conciencia de la situación personal y de los recursos propios. </li></ul><ul><li>A...
Trabajar la afectividad y la relación <ul><li>La persona crece en la relación, está hecho así. Dios nos creado para el amo...
¿Cómo se estructura la afectividad?  <ul><li>Identificando y fortaleciendo los vínculos primarios afectivos de relación (v...
AFECTIVIDAD Necesidad y deseo  Sentido  Proyecto   Orientación – “telos” Llamada – respuesta  Alabanza – entrega – autodon...
3.4. El  “ modelo mixto ”:   asume el  primado y respeto a la persona  +  visión profética  el acompañante Aunque el proce...
¿ Cómo definiríamos el acompañamiento integral ? Es una  relación  de ayuda pastoral básicamente asimétrica, cuyo objetivo...
<ul><li>El momento privilegiado del acompañamiento es la  ENTREVISTA  y la relación que se establece en ella.  </li></ul><...
<ul><li>2ª. Reflexión personal </li></ul><ul><li>La llamada a ser persona desde Dios requiere un salto de trascendencia re...
4. El acompañante.  <ul><li>Se presenta como un  testigo del resucitado .  </li></ul><ul><li>Es consciente de que el único...
<ul><li>PADRE/MADRE - paternidad y maternidad desde la relación y la oración </li></ul><ul><li>Entregado al bien y a la pe...
<ul><li>4.2. Exigencias de la vida y misión del/a acompañante </li></ul><ul><li>Ciencia, competencia e idoneidad . conocim...
PRESENCIA Y CERCANIA ACTITUDES HUMANAS IMPORTANTES Del acompañante  ATENCIÓN Y ESCUCHA ACTIVA COMUNICACIÓN EMPÁTICA  ACEPT...
DIOS Y SU AMOR  LA VIDA DE DIOS AUTODONADA (GRACIA) EL/LA  CREYENTE ACOMPAÑADO/A Y SU VIDA EL/LA  ACOMPAÑANTE  CON SU EXPE...
SUBJETIVIDAD CREYENTE Mundo interior Lo que se mueve por dentro Su capacidad de conectar Su mundo se valoración,  Cosmovis...
Ayuda a discernir la dinámica de la afectividad <ul><li>Ordenar los afectos : dirigidos al fin para el que fui creado/a (P...
3. El acompañado Es el verdadero sujeto.  LIBREMENTE establece una relación con el acompañante.   <ul><li>MANIFESTACIÓN DE...
El acompañado CUALIDADES   INTELIGENCIA COMPRENSIVA Y  EMOCIONAL  TRANSPARIENCIA  CONFIANZA EN SÍ MISMO/A ESPÍRITU DE FE  ...
3ª. Reflexión personal <ul><li>¿Al acompañante se le pide mucho? ¿Qué te suscita la lectura del punto 4 en el texto de int...
<ul><li>La personalización implica:  </li></ul><ul><li>una educación en la autonomía y en la  libertad de los hijos de Dio...
<ul><li>Esto implica dejar de vivir de lo imaginario y de las fantasías del deseo. Como la realidad se experimenta como co...
<ul><li>6.1. CONFIANZA EXISTENCIAL: APRENDER A CONFIAR </li></ul><ul><li>La confianza existencial es un sentimiento de ape...
<ul><ul><li>6.2. AUTENTICIDAD EXISTENCIAL:  </li></ul></ul><ul><ul><li>APRENDER A SER UNO MISMO </li></ul></ul><ul><li>Con...
6. 3. Proceso: experiencia dinámica de la vida.   Integrar las edades de la vida con sus fases o etapas <ul><li>Crecimient...
VISION INTEGRADORA DE LAS ETAPAS DE LA VIDA <ul><li>Para que el estilo de vida y las vivencias de la vida se vayan haciend...
<ul><li>La espiritualidad cristiana incorpora el paso del tiempo en la persona. Es una aportación de las ciencias actuales...
6.4. ASUMIR E INTEGRAR LOS ELEMENTOS AMBIVALENTES DE LA CONDICIÓN HUMANA <ul><li>La ambivalencia radica en la presencia de...
<ul><li>La vida me sitúa también en el encuentro con la densidad del mal y del sufrimiento en todas sus formas.  </li></ul...
Crezco mediante la integración de bipolaridades (contrarios) <ul><li>La ley fundamental del crecimiento en todos los nivel...
<ul><li>Este tema es de suma importancia para el proceso de personalización y, en general de humanización de la persona.  ...
6.5. La interioridad y el valor de conocerse a sí mismo/a   <ul><li>La personalización requiere tener una mínima capacidad...
<ul><li>La persona es subjetividad relacional capaz de incorporar la realidad y experiencias, haciéndolas suyas de forma n...
LO DETERMINANTE Y LO DECISIVO: EL PROCESO (EMERGENCIA) DE LA VIDA TEOLOGAL
6.6. CUANDO DIOS PERSONALIZA INICIATIVA DE LA VIDA TEOLOGAL:  VIDA DONADA Y GRACIA ACTUANTE. <ul><li>Dios es la gracia que...
<ul><li>Iniciativa salvadora de Dios </li></ul><ul><li>Comunicación gratuita:  Dios comunica libremente su vida, su esenci...
MOMENTOS DINAMICOS  DEL PROCESO HUMANO-ESPIRITUAL MODELO DE PERSONALIZACIÓN 7.
<ul><li>No son tres momentos definidos; se pueden dar simultáneamente. Pero dentro del  </li></ul><ul><li>proceso de trans...
7.1. INICIACIÓN Llamamos   “iniciación”   a   la   etapa   (o   situación   particular)   en   la   que   se   pone   énfa...
<ul><li>ESTRUCTURAR </li></ul><ul><li>La persona debe dedicarse a fortalecer su equipamiento básico y sus raíces existenci...
INTEGRAR La persona básicamente sana y suficientemente equipada psíquicamente, necesita integrar las bipolaridades de la e...
<ul><li>La integración requiere:   </li></ul><ul><ul><li>conversión antropológica: autoconciencia y tomar la vida en las p...
ASPECTOS IMPORTANTES:  Subjetividad,  Sentido de trascendencia Interioridad  Relación interpersonal  Valores universales d...
<ul><li>Algunos criterios de discernimiento de esta etapa: </li></ul><ul><li>Proceso centrado en la satisfacción y liberac...
<ul><li>9. La misión y la oración se configuran desde las proyecciones  del yo y de sus necesidades.  </li></ul><ul><li>El...
7.2. FUNDAMENTACIÓN La   fundamentación   requiere   que   la   persona   está   suficientemente   iniciada   y   estructu...
El   ideal   se   pone   bajo   sospecha.   Si   descubre   que   vivía   de   un   Dios   imaginario   y   de   unos   id...
REQUIERE DE UNA DETERMINACIÓN: ALGO SERIO EN LA VIDA - AMOR Y TRABAJO.  Misión,  Vida profesional Familia, relación seria ...
UNIFICAR:  La persona se da cuenta que la vida no consiste en desarrollar capacidades, ni en satisfacer necesidades, ni si...
Antropológicamente requiere un cambio: la persona aprende a fiarse más de Dios que de sí misma, aprende a confiar más en é...
FUNDAMENTAR Es la situación consiguiente a la unificación (psicológica), que en la práctica coinciden, pero se da un salto...
Con preferencias, pero  en “indiferencia espiritual”   <ul><li>El discernimiento hace referencia a la orientación de la vi...
El abandono a lo que Dios quiera (indiferencia espiritual) integra dimensiones afectivas, cognitivas y de decisión  La   l...
<ul><li>Algunos criterios de discernimiento de la situación de fundamentación  </li></ul><ul><li>Se vive dependiendo todav...
<ul><li>Experiencia fundante: Dios emerge e invade la interioridad. El yo, roto, se abre y se entrega.  </li></ul><ul><li>...
<ul><li>Se llama seguimiento a la tercera fase de la personalización de la fe: Ser discípulo/a de Jesús.  </li></ul><ul><l...
En esta fase diferenciamos entre: <ul><li>Fe del Reino (antes de Cesarea de Filipo),  </li></ul><ul><li>Seguimiento (subid...
<ul><li>FE DEL REINO:   </li></ul><ul><li>Presupone la superación de la crisis del ideal (ideología), el manejo real de la...
SEGUIMIENTO: dar la vida El discípulo va entendiendo que la vida consiste en “morir para dar fruto”, sigue a Jesús hacia J...
PASCUA:  Tiene lugar las purificaciones pasivas y las reducciones existenciales.  Amor de entrega hasta la muerte. Sólo Di...
<ul><li>Criterios de discernimiento del seguimiento  </li></ul><ul><li>Relación personal con Jesús, el Señor: intimidad y ...
6.  Sometimiento a la vida real y a la misión diaria como  dinámica humana de discernimiento.  7.  Sometimiento también a ...
<ul><ul><ul><ul><li>Este camino es activo y pasivo a la vez . </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>Es activo, porq...
<ul><li>4ª. Reflexión personal </li></ul><ul><li>Personalizar es un arte, es lo propio de la vida; no se puede controlar n...
8. Algunos criterios pedagógicos para el acompañamiento.   <ul><ul><li>8.1.  Importancia de la persona como valor inaliena...
8.2. Interacción de instancias e interioridad
AUTOCONCIENCIA  INTERIORIDAD  INTERSUBJETIVIDAD  TRABAJO-MISION-ACCION CONTEXTO SOCIO-CULTURAL COSMOVISIONES  DIOS  DIOS  ...
INSTANCIAS SON COMPONENTES QUE INTEGRAN DINÁMICAMENTE A LA PERSONA <ul><li>A/  La autoconciencia:  persona en cuanto indiv...
<ul><li>C/ El trabajo, o la acción en el mundo . En cuanto actividad transformadora y en cuanto colaboración con otros ser...
<ul><li>E/ Conmovisiones:  son los símbolos y significados que la persona ha internalizado y con los que interpreta y da s...
<ul><ul><li>8.3. Diferenciación y gradualidad </li></ul></ul><ul><li>La  gradualidad  respeta el momento de la persona: vi...
<ul><ul><li>8.4. Integración de lo “humano”  y lo “espiritual” </li></ul></ul><ul><li>Es la finalidad del proceso.  </li><...
<ul><ul><ul><li>8.5. Manejar lo objetivable y lo no objetivable </li></ul></ul></ul><ul><ul><li>Los criterios anteriores n...
<ul><ul><ul><ul><li>8.6. Pedagogía simultánea </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Consiste en: </li></ul></ul></ul><u...
<ul><ul><ul><ul><ul><li>8.7.Emergencia de la vida teologal </li></ul></ul></ul></ul></ul><ul><li>La vida teologal es la vi...
<ul><ul><li>8.9. Tiempo, naturaleza, libertad y Gracia:  </li></ul></ul><ul><li>La persona se constituye como naturaleza y...
<ul><li>5ª Reflexión personal </li></ul><ul><li>Entender estos criterios y, sobre todo, saberlos aplicar, constituye un ca...
<ul><li>9. Las mediaciones  </li></ul><ul><li>La espiritualidad cristiana es una experiencia que se verifica en la realida...
<ul><li>9.1. Las mediaciones clásicas  </li></ul><ul><li>Las mediaciones de la gracia nos han sido dadas por Dios en la Hi...
<ul><li>9.1. Las mediaciones clásicas  </li></ul><ul><li>Las mediaciones de la gracia se nos han sido dadas por Dios en la...
<ul><li>9.2. Las mediaciones configuradoras </li></ul><ul><li>Vivencias significativas.  </li></ul><ul><li>Las da la vida....
<ul><li>9.3. Otras mediaciones privilegiadas  </li></ul><ul><li>Cristo Jesús: la mediación principal.  </li></ul><ul><li>L...
El DIARIO   <ul><li>El diario es un instrumento precioso, con la condición de que no sea escrito con sentimientos adolesce...
INTERIORIDAD Y SOLEDAD <ul><li>Si hasta ahora te ha dado miedo estar sólo/a, comienza a no huir de la soledad y del silenc...
RESPONSABILIDAD <ul><li>La responsabilidad de la que hablamos se sitúa en la capacidad de asumir y vivir de lo real, no de...
LA CALIDAD DE LAS RELACIONES   <ul><li>Cuidar la relación cara a cara con el otro, también con Dios.  </li></ul><ul><li>No...
LA ORACIÓN <ul><li>La oración desencadena vida. </li></ul><ul><li>No se alimenta de ideología, de fantasías ni de deseos. ...
CONFRONTACIÓN <ul><li>Cuesta, pero es gracia.  </li></ul><ul><li>Respeta la libertad y el propio camino (el que Dios te va...
<ul><li>Al servicio de la persona y su proceso </li></ul><ul><li>Es un aprendizaje.  </li></ul><ul><li>Educar para la sana...
10. Acompañar la VIDA AMOR = VIDA
PARA QUE TENGAN VIDA  Dios ama la vida, la cuida y la protege, la defiende y la redime.  Bajo   la   mirada   del   amor  ...
EDUCAR ADMIRAR AGRADECER RESPETAR PROTEGER CUIDAR CURAR ENTREGAR AMAR CELEBRAR VIDA
La educación es un tesoro  Dejarse conducir, en la experiencia de crecimiento en la fe, por la gracia (acción del Espíritu...
<ul><li>Para D. Bosco y Madre Mazzarello, “sólo el amor auténtico puede educar, porque éste es el medio divino que Dios pr...
6. Reflexión personal El tema de los medios a emplear en el acompañamiento es decisivo, siempre que se usen pedagógicament...
ACOMPAÑAR CON ESTILO SALESIANO MIRAMOS A D. BOSCO y MADRE MAZZARELLO  EN SU ESTILO DE EDUCAR Y ACOMPAÑAR
“ Para que tengan vida…” UNA MIRADA HACIA ADELANTE
FIN
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Acompañamiento, Cauce Del Amor De Dios

3.332 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación, Salud y medicina
0 comentarios
3 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.332
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
15
Acciones
Compartido
0
Descargas
94
Comentarios
0
Recomendaciones
3
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Acompañamiento, Cauce Del Amor De Dios

  1. 1. EL ACOMPAÑAMIENTO EN PASTORAL JUVENIL Cauce del amor de Dios a los Jóvenes Visión global de la formación para el acompañamiento
  2. 2. Partes del material (folleto) 3. Hacia un acompañamiento integral 4. El acompañante: la mediación en la relación 5. El protagonista: el/la joven acompañado/a <ul><li>A compañamiento espiritual: un servicio a los jóvenes </li></ul><ul><li>Primado del amor de Dios en el acompañamiento </li></ul>6. Claves de personalización del acompañamiento 7. Momentos dinámicos de la personalización: 8. Algunos criterios pedagógicos 9. Las mediaciones (y los medios a emplear) 10. Acompañar en, desde y para la vida 11. UNA MIRADA HACIA ADELANTE
  3. 3. INTRODUCCIÓN Dirección espiritual: una crisis en el siglo XX a partir del Vat. II Causas internas y externas. Han influido las revoluciones culturales (sociedad sin padre) ¿Una reacción a tu modelo determinado? Diálogo con las ciencias antropológicas. Aportaciones de la relación de ayuda Renovar el acompañamiento requiere acertar con el modelo.
  4. 4. <ul><ul><li>En la anterior concepción de “ dirección espiritual ” prevalecía la autoridad del “padre espiritual” sobre el discípulo. </li></ul></ul><ul><ul><li>El “maestro” proponía valores, metas, prácticas, le motivaba el deseo y le programaba el camino, que el discípulo asimilaba responsablemente. </li></ul></ul><ul><ul><li>El discípulo realizaba en obediencia su proceso de “perfección”. </li></ul></ul><ul><ul><li>Esta visión no obedecía a la realidad. </li></ul></ul><ul><ul><li>En la sana tradición espiritual cristiana, la dirección espiritual preparaba la subjetividad del creyente para la obra del Espíritu Santo y ver juntos la voluntad de Dios. </li></ul></ul>
  5. 5. Acompañamiento integral personalizado ¿Dónde nos situamos? <ul><li>Antes: dirección espiritual. Relación de maestro-alumno, “padre-hijo”. + oración + sistema moral normativo religioso. </li></ul><ul><li>Tiempos de cambio: Relación de ayuda (respeto a la persona) + autoproceso + discernimiento + visión profética del acompañante. </li></ul><ul><li>Recuperar aspectos de la tradición (Dirección espiritual en S. Fco. De Sales) </li></ul><ul><li>Hacia un estilo propio del carisma salesiano. </li></ul>
  6. 6. ¿me acompañan? 1ª parte
  7. 7. 1. EL ACOMPAÑAMIENTO: CAUCE DEL AMOR DE DIOS Un ministerio pastoral al servicio de la Vida de los-las jóvenes
  8. 8. EL ACOMPAÑAMIENTO ESPIRITUAL: ¿UNA ASIGNATURA PENDIENTE EN LA PASTORAL JUVENIL? “ Capacitar a la comunidad para el acompañamiento personal de los/as jóvenes y para la propuesta vocacional explícita”. “ Acompañar personalmente a los jóvenes en el discernimiento vocacional” La vida vocacionada requiere un continuo acompañamiento El modo concreto con que nuestros fundadores acompañaron a los jóvenes evoca la espiritualidad de San Francisco de Sales, guía experto de la santidad cotidiana. Su método caracterizado por la dulzura y el optimismo…, basado en la atención a cada persona y a las potencialidades que en ella puedan desarrollarse… Su acción de guía espiritual se dirige a orientar al/la joven para que emprenda el camino del amor de Dios y del discernimiento sobre la propia existencia partiendo de la experiencia cotidiana… Es un servicio pastoral que realiza la Iglesia, fruto de su misión. Tiene su técnica: educarse Es Ciencia del Corazón que se aprende en la escucha de la Palabra y en los encuentros interpersonales.
  9. 9. Formación en el acompañamiento, una tarea urgente y necesaria La herramienta indispensable será “la escucha”. Todo acompañante debe aprender a escuchar, a captar la realidad: sentimientos, demandas, contenidos, movimientos de los afectos, las significaciones que dan sentido a la vida, la acción oculta de Espíritu, la dinámica del amor de Dios que infunde vida,…
  10. 10. A compañamiento espiritual: El acompañamiento hace referencia a “comer juntos” el “pan” de la vida: Ad-cum-pane-ire (“ ir a comer el pan juntos”). Lo que se come juntos es la Vida del Reino, que se hace experiencia, “saboreo” y camino
  11. 11. El acompañamiento es un elemento educativo privilegiado, dentro de un ambiente que lo hace significativo y realmente fructífero. El acompañamiento personal se inserta en el ambiente educativo salesiano, rico en sanas relaciones, con sentido de pertenencia 1.1.
  12. 12. <ul><li>La Pastoral Juvenil Salesiana: pastoral de acompañamiento a distintos niveles de intervención </li></ul><ul><li>Este acompañamiento personal: </li></ul><ul><li>Se da en distinta profundidad y pedagogía: edad y circunstancias. </li></ul><ul><li>Un ministerio privilegiado al servicio de la vida de Dios en el Joven. </li></ul><ul><li>Requiere don, ciencia, arte, valor, experiencia. </li></ul><ul><li>Intervención privilegiada para la personalización de la fe. </li></ul><ul><li>La acogida que el joven siente en el grupo contribuye a que se despierte el dejarse acompañar personalmente. </li></ul><ul><li>Los acompañantes: </li></ul><ul><li>se ocupan en rastrear la experiencia del Espíritu en los jóvenes, </li></ul><ul><li>son testigos de la vida de Dios en ellos, y </li></ul><ul><li>buscan los medios más adecuados para re-orientar el camino hacia el seguimiento de Jesús. </li></ul>1.2.
  13. 13. <ul><ul><li>El acompañamiento: dentro del nuevo paradigma de evangelización y transmisión de la fe a los jóvenes </li></ul></ul><ul><li>¿Cómo y hacia dónde está cambiando nuestra sociedad? </li></ul><ul><li>¿Cómo afecto estos cambios en la transmisión de la fe? </li></ul><ul><li>¿Cómo son los jóvenes de hoy? </li></ul>1.3.
  14. 14. <ul><li>Los catequetas advierten que estamos en un mundo de fuertes cambios humanos, que afecta a la transmisión de la fe. </li></ul><ul><li>El viejo paradigma de la evangelización está en fuerte crisis. </li></ul><ul><li>El surgimiento y cultivo de la fe en los tiempos actuales de cambios nos sitúan dentro del nuevo paradigma de personalización de la fe. </li></ul><ul><li>Señalan los siguientes rasgos de este nuevo paradigma: </li></ul><ul><li>Proceso/personalización: cuidar y partir de la centralidad de la persona en proceso (flexibilidad en tiempos y ritmos). </li></ul><ul><li>Acogida y propuesta abierta. Cuidar la acogida y los detalles humanos. Cultivar el corazón. </li></ul><ul><li>Ambientes apropiados: Nacer y cultivar hoy la fe requiere de “ambientes maternos”, “lugares de aprendizaje de la experiencia cristiana”. Ambientes acogedores, cálidos para poder sanar, sembrar y propiciar el crecimiento. Importancia de los centros juveniles y oratorios, ambientes de marginación acogedores… </li></ul><ul><li>Inmersión, contagio y experiencia: Encuentro con Jesús, personal y en la comunidad. </li></ul><ul><li>Comunidad y relación: referencia de un grupo de fe de referencia. </li></ul>1.3.
  15. 15. La personalización: ¿Qué es? ¿una moda? La personalización de la fe es un término dinámico que inspira el cómo abordar en cada persona, de una forma diferenciada, lo humano y lo espiritual en autonomía y armonía, al mismo tiempo. Implica: - la actitud de búsqueda de la persona humana en su esencia y - la conciencia de que ésta no se realiza sin la Gracia ofrecida y donada como Revelación de Dios. 1.4.
  16. 16. <ul><li>La persona es entendida como sujeto y paciente de la emergencia de la vida de Dios (vida teologal) a partir de lo humano y de la vida real. </li></ul><ul><li>Se tiene en cuenta la centralidad del tú humano (libertad humana) y la centralidad de la Gracia (acción de la vida libre de Dios en la persona). </li></ul><ul><li>No se trata de establecer una espiritualidad por estratos, sino una espiritualidad basada en la transformación humana con autonomía, actuada por la Gracia. </li></ul><ul><li>La distinción entre lo humano y la vida de Dios se revela en el proceso y en los signos indirectos. </li></ul><ul><li>La estructuración y la integración generan proceso. </li></ul><ul><li>No se trata de hacer cosas nuevas, o aprender contenidos nuevos, o a experimentar sensaciones nuevas; </li></ul><ul><li>Se trata de un talante, una forma de ser y de vivir que parte del interés por la realidad y de sospechar de que no todo está claro en mi vida. </li></ul><ul><li>Aprender a estar atentos para ir despertando y hacer propia la vida. </li></ul>
  17. 17. <ul><li>La personalización requiere: </li></ul><ul><li>Saber manejar la complejidad de la vida y de las personas. El mundo real nos somete a constantes contradicciones: asumir el conflicto. </li></ul><ul><li>Sintonizar con uno mismo. </li></ul><ul><li>Hacer propio lo que se vive, se piensa y lo que da sentido a la vida. </li></ul><ul><li>Ser uno mismo: diferencia y unidad respeto de los demás. </li></ul><ul><li>Despertar procesos de cambio. El proceso de hacerme persona es largo. </li></ul><ul><li>Descubrir mis mecanismos despersonalizadores. </li></ul><ul><li>Darse cuenta de que la fe tiene todo que ver con el hacerte persona </li></ul><ul><li>Vivir en discernimiento </li></ul>
  18. 18. <ul><ul><li>Formación en el acompañamiento, una tarea urgente y necesaria </li></ul></ul><ul><li>Se trata de revitalizar un aspecto importante de la tradición y pastoral juvenil salesiana </li></ul><ul><li>Requiere dedicar tiempo, energías, reflexión y práctica formativa. </li></ul><ul><li>La herramienta indispensable es la escucha. </li></ul><ul><li>La pedagogía del acompañamiento deber ser fiel a la centralidad del “misterio de la fe” y la relación. </li></ul>
  19. 19. El/la acompañante es un mistagogo experto/a en el nuevo tejido de relaciones, que sabe crear pedagogía iniciática y de proceso en las nuevas generaciones. La relación de acompañamiento va a ser el quehacer del evangelizador para ayudar a reelaborar la fe personalizada
  20. 20. 2. Primado del amor de Dios en el acompañamiento <ul><li>La persona es creada por Dios y destinada a ser transformada en Él y por Él en el amor y en la solidaridad. </li></ul><ul><li>Creada a Su imagen, está hecha para la relación y comunión con la vida de Dios, a través de una transformación en Jesucristo, por medio del Espíritu, para retornar de nuevo al Padre </li></ul>
  21. 21. La tradición bíblica revela a Dios como presencia continua y cercana al pueblo. Dios se hace el encontradizo; y el camino, que tiene que realizar tanto el creyente como el pueblo, requiere asistencia y orientación. <ul><li>Dios ama y cuida al que ama la VIDA y cuida de ella. </li></ul><ul><li>Dios ama y asiste de una forma especial a los/as que acompañan en y hacia la VIDA. </li></ul>FUNDAMENTO BIBLICO DEL ACOMPAÑAMIENTO
  22. 22. “ Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia” Jn 10,10 La promesa de Dios se concentra en torno a la fidelidad en su presencia amorosa: “YO ESTARÉ CONTIGO” (Dt 31,8) La presencia de Jesús realiza el cumplimiento de la promesa y de la fidelidad de Dios hasta el extremo: “Dios-con-nosotros” (Mt 1,3) El Espíritu Santo configura en el creyente la figura del Hijo (Gal 4,6ss; Ef 1,4) La comunidad eclesial peregrina y construye el Reino. Partiendo de la iniciativa de Dios se realiza bajo la acción del Espíritu.
  23. 23. “ Y ¿c ómo subsistirían las cosas, si tú no las hubieses querido? ¿Cómo conservarían su existencia, si tú no las hubieses llamado?”
  24. 24. UN TESORO DE LA IGLESIA <ul><li>Jesús, el primer mistagogo </li></ul><ul><li>Catecumenado de la primera Iglesia: introducir en el misterio de Dios (los misterios) </li></ul><ul><li>Padres de La Iglesia </li></ul><ul><li>S. Benito, S. Pacomio, S. Basilio. </li></ul><ul><li>La Filocalia </li></ul><ul><li>Francisco de Asís </li></ul><ul><li>Santa Teresa y S. Juan de la Cruz. </li></ul><ul><li>S. Ignacio de Loyola (EE) </li></ul><ul><li>Concilio de Trento </li></ul><ul><li>S. Francisco de Sales y S. Juan Bosco </li></ul><ul><li>Vaticano II </li></ul><ul><li>Época actual. </li></ul>
  25. 25. 2.3. Acompañamiento hacia la expansión y el retorno al Padre Tanto el/la acompañante como el/la acompañado/a parten de este amor incondicional de Dios 2.4. Acompañamiento espiritual en el seguimiento de Jesús Jesús constituye la referencia fundamental: el acompañante y el acompañado hacen juntos el camino del seguimiento de Jesús, desde la comunicación de persona a persona con la aceptación incondicional y una confianza plena. 2.5. Fidelidad al Espíritu El gran actor, artífice y guía del proceso del acompañamiento es el Espíritu Santo que crea dinámica de vida trinitaria, en el acompañante y acompañado. Ambos deben estar abiertos y disponibles para ser fieles al Espíritu.
  26. 26. 2.6. ¿Cuál sería la finalidad del acompañamiento? La centralidad del acompañamiento queda definida por el encuentro interpersonal, que hace posible la experiencia y la personalización del creyente. En el encuentro el/la joven discierne su experiencia nuclear de fe en Dios y el modo cómo va integrando su personalidad.
  27. 27. 1ª. Reflexión personal <ul><li>Relata tu experiencia de acompañamiento encuadrada en el texto de la introducción. </li></ul><ul><li>La pastoral de acompañamiento no es la solución a todos los problemas pastorales con los jóvenes, pero qué aspectos positivos crees que puede tener (puntos 1 y 1.1). </li></ul><ul><li>El acompañamiento tiene dos referencias: el relacional y el comunitario. ¿Qué retos nos plantean estas dos referencias a nivel personal y comunitario? (1.2 y 1.3). </li></ul><ul><li>El modelo de personalización en pastoral juvenil como modelo educativo y de crecimiento en la fe, ¿Te es familiar o crees que necesitarías más explicación? Si conoces algún joven o persona que vive un proceso de personalización, ¿podrías describir su proceso sin desvelar su nombre? (1.4 y 1.5). </li></ul><ul><li>Elementos bíblicos y de la tradición de la Iglesia qué destacarías para la formación en el acompañamiento (2. 2.1. a 2.4). </li></ul><ul><li>¿Resaltarías algo en especial respecto de la finalidad del acompañamiento a jóvenes desde la perspectiva del carisma salesiano? (2.6). </li></ul>
  28. 28. Acompañamiento integral personalizado ¿Dónde nos situamos? <ul><li>Relación de ayuda (respeto a la persona) </li></ul><ul><li>+ autoproceso </li></ul><ul><li>+ relación interpersonal </li></ul><ul><li>+ discernimiento </li></ul><ul><li>+ visión profética del acompañante. </li></ul><ul><li>Recuperar aspectos de la tradición (Dirección espiritual en S. Fco. De Sales) </li></ul><ul><li>Hacia un estilo propio del carisma salesiano. </li></ul>
  29. 29. 3. Hacia un acompañamiento integral <ul><li>3.1. Llamada a ser persona </li></ul><ul><li>Tarea de ser persona según Dios (persona evangélica) </li></ul><ul><li>En el proceso de ser sujeto, la persona se va descubriendo a sí misma en transformación. </li></ul><ul><li>Caminar dentro de sí, pero más allá de sí. </li></ul><ul><li>El proceso de la humanización se nutre de la libertad y de la responsabilidad de ser persona. </li></ul><ul><li>Se Requiere: CONVERSIÓN ANTROPOLÓGICA. </li></ul><ul><li>Libertad, amor y trabajo : tres palabras que van a configurar una vida en proceso de madurez. </li></ul>
  30. 30. <ul><li>¿En qué consiste la conversión antropológica? </li></ul><ul><li>P odemos definirlo como un proceso progresivo de personalización, o sea, un proceso consciente de ir haciéndome persona. </li></ul><ul><li>Esto requiere, como previo, haber tomado una decisión o determinación clara y honesta por tomar la vida en mis manos y por construirla con autenticidad y verdad desde mis fundamentos personales y desde mi propia realidad. </li></ul><ul><li>También requiere tener coraje para abordar el mundo personal y enfrentar la propia existencia con madurez humana. </li></ul><ul><li>Libertad, amor y trabajo : tres palabras que van a configurar una vida en proceso de madurez. </li></ul>
  31. 31. La persona se va descubriendo a sí misma en un proceso de transformación, en el que asume todos los ingredientes que entran en juego en dicho proceso. <ul><li>PUNTO DE PARTIDA : </li></ul><ul><ul><li>TOMAR MI VIDA EN MIS MANOS </li></ul></ul><ul><ul><li>HACERLA MIA DE FORMA INCONDICIONAL E IRRENUNCIABLE. </li></ul></ul><ul><ul><li>SER Y HACERME PERSONA </li></ul></ul><ul><ul><li>RESPONSABLEMENTE COMO ADULTO/A </li></ul></ul>
  32. 32. La influencia de la psicología de la relación de ayuda no dirigida ( counseling ) ha influido en la relación de ayuda pastoral. El viraje que introduce el asesoramiento (teoría de Rogers, sistematizada por Carkhuff) se define como autoproceso y respeto a la persona. El autoproceso se centra en la persona, respeta su autonomía y libertad, y le sitúa en la adquisición de la capacidad de descubrir el camino. El acompañamiento consistiría en una sabiduría aprendida de asesoramiento no para imponerle el camino, sino para ayudarle a que él lo descubra, liberando la relación de todo autoritarismo. 3.2. Mediación psicopedagógica
  33. 33. La relación de ayuda: vehículo para una buena comunicación <ul><li>Relación de ayuda: “es aquella en la que uno de los participantes intenta hacer surgir, de una o de ambas partes, una mejor apreciación y expresión de los recursos latentes del individuo y un uso más funcional de éstos” </li></ul><ul><li>(C. R. Rogers, el Proceso de convertirse en persona, barcelona 1986 (6ta ed.), p. 46.) </li></ul><ul><li>“ La idea fundamental, que subyace a todo proceso de Relación de ayuda, es la de facilitar el crecimiento de la capacidades secuestradas de la persona; se basa en una visión positiva de las capacidades de la persona para crecer y afrontar positivamene sus conflictos; es una experiencia humana privilegiada que ofrece el marco adecuado para facilitar el desarrolo de las capacidades bloqueadas” </li></ul><ul><li>(Madrid Soriano, J., “Relación de ayuda y comunicación, en AA.VV., hombre en crisis y relación de ayuda, Asetes, Madrid 1986, pp 195-196) </li></ul>
  34. 34. Caminar juntos/as <ul><li>La relación de ayuda permite caminar juntos en la vida, viviendo y compartiendo lo más positivo de la vida que hay dentro de cada una. Es un arriesgarse a vivir en la dimensión de la confianza en un acto de gratuidad y agradecimiento. </li></ul><ul><li>La sensación de aislamiento y de separado/a es causa de enfermedades psíquicas, a veces, irreparables. </li></ul><ul><li>Pero para caminar juntas desde esta relación de ayuda, se requiere adiestrarse en ciertas actitudes necesarias, o virtudes de relación: </li></ul>CONFIANZA EN LA PERSONA COMPRENSIÓN EMPATICA CONSIDERACIÓN POSITIVA Y AFECTUOSA DE LA PERSONA AUTENTICIDAD, CONGRUENCIA INTERNA Y TRASPARENCIA LA ESCUCHA ACTIVA Y LA RESPUESTA EMPATICA
  35. 35. ESTILOS DE RELACIÓN DE AYUDA ESTILO AUTORITARIO ESTILO “MISIONERO” PATERNALISTA ESTILO EMPATICO PARTICIPATIVO REL. AYUD. DIRECTIVA RELACION DE AYUDA CENTRADA EN LA PERSONA AYUDADOR Ser con ESTILO DEMOCRATICO PARTICIPATIVO RELACION DE AYUDA CENTRADA EN EL PROBLEMA Hacer por REL. AYUD. FACILITADORA
  36. 36. RESPUESTA-REFORMULACIÓN <ul><li>Es una técnica que permite reconstruir respuestas a partir de la información recibida, a modo de resumir lo que se ha recibido y devolverlo en forma de respuesta. </li></ul><ul><li>Se trata de captar lo que la otra expresa tanto verbal como no-verbal y devolverlo con claridad, como si fuese un espejo. </li></ul><ul><li>Se produce de nuevo un diálogo de participación, ampliando el campo de comprensión. </li></ul><ul><li>Esta dinámica lleva al sujeto a la convicción de que es él el responsable y sujeto de su propio proceso y de sus tomas de decisión. </li></ul><ul><li>La reformulación prepara el AUTOPROCESO. </li></ul>
  37. 37. LA INTERPRETACIÓN <ul><li>La interpretación tiene sus límites, pero es necesaria para ampliar el campo de visión de la persona que comunica para ayudarla a ver más allá de su propia subjetividad. </li></ul><ul><li>No se debe convertir en juicio moralizante. </li></ul><ul><li>Se trata de dar un pequeño diagnóstico en su globalidad, que no siempre se manifiesta. </li></ul><ul><li>Naturalmente tiene valor cuando es aceptada. </li></ul><ul><li>Son cuñas en la relación que se inyectan para avanzar y no quedarse en las heridas. </li></ul><ul><li>No debe ser prematura. </li></ul><ul><li>La interpretación debe ser en la línea de la percepción del ayudado. No importa que no sea la mejor, ya que se va en progreso. </li></ul><ul><li>Tiene como finalidad ayudar a una comprensión más amplia y objetiva de la situación. </li></ul>
  38. 38. ACOMPAÑAMIENTO PERSONALIZADO EDUCATIVO: RECONOCE AL ACOMPAÑADO COMO SUJETO DE SU CRECIMIENTO ESPIRITUAL. <ul><li>Las metas a alcanzar: </li></ul><ul><li>EL AUTOPROCESO </li></ul><ul><li>RELACIÓN INTERPERSONAL </li></ul><ul><li>DISCERNIMIENTO. </li></ul>3.3.
  39. 39. Vivir en discernimiento <ul><li>No como algo ocasional. Sino como un talante o actitud vital. Signo vocacional. Abarca la vida entera. </li></ul><ul><li>Desde el punto de vista subjetivo, implica un proceso de personalización. </li></ul><ul><li>Desde el punto de vista teológico o de vida cristiana, implica aprender a vivir bajo el dinamismo del Espíritu Santo. Atento a las “mociones del Espíritu”. </li></ul><ul><li>Implica: </li></ul><ul><li>- Pasar a vivir “desde dentro” (desde el propio ser). Vivir “desde fuera”: desde modelos de conducta o ideales a alcanzar. </li></ul><ul><li>- Aprender a vivir bajo la obediencia a la obra del Espíritu Santo, en función de la transformación real del yo al ritmo de Dios y en discernimiento de su caminos, distintos de los nuestros. </li></ul><ul><li>- Madurez humana (vivir en libertad interior y no condicionados por los impulsos primario bio-psíquicos) y madurez espiritual (acostumbrado a ser guiado por Dios). </li></ul>
  40. 40. <ul><li>El acompañamiento ayuda a tomar conciencia de la situación personal y de los recursos propios. </li></ul><ul><li>Ayuda a tomar contacto con el movimiento interno que genera el desarrollo de la vida humana en su integración con la vida de Dios, cada vez más explícita. </li></ul><ul><li>El autoproceso </li></ul><ul><li>- se centra en la persona, </li></ul><ul><li>- respeta su autonomía y libertad, </li></ul><ul><li>- se sirve de las capacidades descubiertas y adquiridas a través de una dinámica de confrontación e integración de su vivencia persona l subjetiva con el mensaje de la revelación (Palabra y el contenido de la doctrina de fe) y la lectura evangélica de la vida ordinaria . </li></ul>El autoproceso 3.3.
  41. 41. Trabajar la afectividad y la relación <ul><li>La persona crece en la relación, está hecho así. Dios nos creado para el amor relacional, por eso entra en comunicación con nosotros. </li></ul><ul><li>Pero el componente básico de la relación es la afectividad. Se pone en movimiento el dinamismo afectivo: deseo, ternura, placer, rechazo,…). </li></ul><ul><li>La afectividad hace que el yo se centre en el objeto que entra en relación y se relacione con él desde distintos dinamismos. </li></ul><ul><li>Cuando la afectividad se centra espiritualmente en Dios por la fuerza del Espíritu Santo, queda dinamizada por Su amor y presencia. </li></ul><ul><li>Hay personas que requieren la estructuración de la afectividad porque la tienen sin base estructural, al vaivén de los afectos y emociones, de las necesidades psicológicas y de los deseos narcisistas infantiles. </li></ul>
  42. 42. ¿Cómo se estructura la afectividad? <ul><li>Identificando y fortaleciendo los vínculos primarios afectivos de relación (vínculos parentales). </li></ul><ul><li>Descubriendo las heridas de la vida, aceptándolas y sanándolas, integrándolas en la propia vida como algo propio sin conflicto. </li></ul><ul><li>Integrando el binomio: simetría y asimetría (cercanía envolvente y ley). </li></ul><ul><li>Armonizando la dependencia sin amenaza y la autonomía sin angustia con cierta armonía. El mundo propio se amplia y la interioridad se profundiza. </li></ul><ul><li>Manejando la apropiación y la desapropiación en las distintas fases de la vida. </li></ul><ul><li>Poniendo a prueba mis sentimientos en la relación con capacidad de entrega e identidad, al mismo tiempo, sin amenaza del yo. </li></ul><ul><li>Teniendo experiencias de relación auténtica interpersonal en donde los sentimientos se ponen a prueba y se estructura el deseo. </li></ul><ul><li>Mediante la práctica del amor oblativo e incondicional bajo el dinamismo del Espíritu Santo (dinámica de las bienaventuranzas). </li></ul><ul><li>La afectividad se tendrá que hacer a la subjetividad, a la interioridad, intimidad y trascendencia. </li></ul>
  43. 43. AFECTIVIDAD Necesidad y deseo Sentido Proyecto Orientación – “telos” Llamada – respuesta Alabanza – entrega – autodonación - adoración SEGUIMIENTO – SEÑORÍO DE JESÚS – CRUZ EN EL AMADO EXPERIENCIA PASCUAL Placer-displacer “ amor sui” Aprendizaje de Lo gratuito e incondicional. Un amor más allá de sí. Lo no controlable. “ amor Dei” Transformación de la libertad: aceptación del don recibido
  44. 44. 3.4. El “ modelo mixto ”: asume el primado y respeto a la persona + visión profética el acompañante Aunque el proceso es personal y particular, los “maestros” (“padres espirituales”) ya lo han hecho y han recorrido un camino, que respetando la autonomía pueden indicar el camino liberando al “discípulo” de procesos innecesarios. Por tanto, la autonomía sirve muy bien para despertar a ser personas, a partir de capacidades interiores; pero el acompañado asume la importancia que tiene la visión profética del acompañante. El acompañante, aunque respete la libertad, acepta el principio de “obediencia” (que no es otra que la mediación de Dios) para ciertos momentos especiales. Hay momentos en los que el acompañado se puede sentir tan perdido, que necesita una orientación clara y una referencia para poder elaborar ciertas crisis. Desde este punto de vista, la relación de ayuda en el acompañamiento unas veces se expresa en el respeto total y absoluto en la autonomía y libertad de la persona según su natural sentir y desear, y otras se expresa en la obediencia de fe a Dios, a través de una relación acompañada con cierto carácter de autoridad “confirmada”. Los antiguos hablaban del “padre espiritual”, el que engendra en la fe.
  45. 45. ¿ Cómo definiríamos el acompañamiento integral ? Es una relación de ayuda pastoral básicamente asimétrica, cuyo objetivo es favorecer el proceso personal del acompañado/a en orden a la personalización en camino de fe y en el camino del seguimiento a Jesús (vivir bajo la soberanía de Dios y de su Palabra, en fe y amor), cuyas mediaciones básicas del autoproceso son la relación/conversación y el discernimiento .
  46. 46. <ul><li>El momento privilegiado del acompañamiento es la ENTREVISTA y la relación que se establece en ella. </li></ul><ul><li>El acompañamiento no siempre se reduce a la entrevista; entra dentro de convivencia de la vida diaria: grupo, ambiente, centro juvenil, conversación espontánea del día a día, convivencia fraterna en comunidad,… </li></ul><ul><li>Se da en un ambiente de intimidad y privacidad de suma confidencialidad . </li></ul><ul><li>En la entrevista, ambos se ven sometidos a la dinámica de la gracia en un proceso de crecimiento. </li></ul>3.5. La entrevista
  47. 47. <ul><li>2ª. Reflexión personal </li></ul><ul><li>La llamada a ser persona desde Dios requiere un salto de trascendencia respecto de la responsabilidad ética de ser uno/a mismo/a, ¿Por qué la fe sin ser persona puede llegar a ser alienación y qué relación tiene esto con nuestra pastoral? (3.1). </li></ul><ul><li>¿Tienes algún conocimiento de la relación de ayuda? Enumera algunos elementos importantes de la misma. ¿Crees necesario un adiestramiento en esta técnica? (3.2.). </li></ul><ul><li>La relación de ayuda tiene sus limitaciones (nota 26, pág. 14). Destaca los aspectos importantes del autoproceso, de la relación interpersonal y del discernimiento (3.3). </li></ul><ul><li>El modelo mixto requiere autonomía y libertad, pero también ¿qué otras actitudes crees que requiere para el acompañado y acompañante? (3.4). </li></ul><ul><li>La entrevista tiene su técnica, ¿Cómo estructurarías una entrevista con un/a acompañado/a? Hay otros estilos, ¿Qué otros tipo de entrevistas se dan en la pastoral juvenil? </li></ul>
  48. 48. 4. El acompañante. <ul><li>Se presenta como un testigo del resucitado . </li></ul><ul><li>Es consciente de que el único y verdadero acompañante es el Espíritu Santo. </li></ul><ul><li>Instrumento imperfecto al servicio de la acción de Dios. </li></ul><ul><li>Persona de profunda unión con Dios , ama con todo el corazón, hace silencio delante de Dios para conocer sus planes y vive su fe con alegría. </li></ul><ul><li>Se presenta con un corazón libre , no se ata a nada ni a nadie. </li></ul><ul><li>Es consciente que lo único necesario para vivir es Dios, por eso no absolutiza lo que no es absoluto. </li></ul><ul><li>Persona comprensiva . </li></ul><ul><li>No se alarma por nada. </li></ul><ul><li>Afronta las dificultades y las resuelve, cuando están dentro de sus posibilidades. </li></ul><ul><li>Acepta y comprende las debilidades humanas. </li></ul><ul><li>Dialoga con las ciencias humanas y teológicas con equilibrio. </li></ul><ul><li>Ama y es feliz. </li></ul><ul><li>Plenamente identificada con su vocación : laical, religiosa o sacerdotal. </li></ul><ul><li>El acompañante espiritual de los jóvenes debe ser una persona que ama la vida de los jóvenes , les busca, se entusiasma por sus gustos y por estar con ellos. </li></ul><ul><li>Vive con alegría la vida y en consonancia con los cambios culturales que permanentemente viven los jóvenes. </li></ul><ul><li>Hace uso de técnicas, métodos o procesos que las ciencias humanas ponen en sus manos, pero sin someterse a ninguna de ellos. </li></ul>
  49. 49. <ul><li>PADRE/MADRE - paternidad y maternidad desde la relación y la oración </li></ul><ul><li>Entregado al bien y a la persona del/la joven. </li></ul><ul><li>Fe adulta – enviado por la Iglesia a ejercer un ministerios especial. </li></ul><ul><li>Fidelidad a Dios. Don de discernimiento. </li></ul><ul><li>Ser experto en humanidad. Serena consigo misma. </li></ul><ul><li>Acompañante educador con estilo salesiano. Promueve, cuida, “guía”, </li></ul><ul><li>previene, respeta y protege la vida. </li></ul><ul><li>Maestro en vida del Espíritu . Inicia en la relación con Dios, introduce a </li></ul><ul><li>la oración, ofrece los sacramentos, ayuda a formar la conciencia moral Xtna. </li></ul><ul><li>Es un mistagogo de los misterios de Cristo y de la Iglesia. </li></ul><ul><li>Lo que hace ser experto es saber y conocer el camino en todas las etapas y </li></ul><ul><li>procesos de la vida espiritual por experiencia propia y por ciencia. </li></ul>4.1. RASGOS DE IDENTIDAD Del acompañante
  50. 50. <ul><li>4.2. Exigencias de la vida y misión del/a acompañante </li></ul><ul><li>Ciencia, competencia e idoneidad . conocimiento adecuado de la Sagrada Escritura, de la teología dogmática, moral y espiritual, de las leyes psicológicas de la maduración humana y religiosa. </li></ul><ul><li>Madurez . La madurez la manifiesta a través de su libertad interior, equilibrio psíquico y capacidad de relacionarse con los demás. </li></ul><ul><li>Consciente de los obstáculos que se pueden presentar. El acompañante está atento a las situaciones que puedan obstaculizar su función. </li></ul><ul><li>Don de discernimiento . Lo específico del acompañante es su capacidad de discernir la calidad espiritual, las condiciones interiores, la acción de la gracia y del Espíritu. Ayuda a descubrir el itinerario que debe seguir y los pasos a dar, comprendiendo que es el Espíritu el que actúa en él/ella. </li></ul><ul><li>Identificado con su misión . Se requiere también que sea un/a creyente plenamente convencido/a de que su trabajo es importante y, sobre todo, que sepa “perder el tiempo”, escuchar; está siempre dispuesto para hacer un espacio al joven en su agenda repleta de actividades. Este servicio lo realiza con alegría e ilusión. </li></ul><ul><li>Es un mediador de la comunidad eclesial , dócil al Espíritu. El acompañante espiritual es un enviado de Jesús con una misión específica en la Iglesia. </li></ul><ul><li>Experiencia espiritual : Se trata de una ayuda que requiere una experiencia personal espiritual. Ha realizado procesos personales que le proporciona la experiencia de ir por delante en ciertos camino del Espíritu y de humanidad. </li></ul>
  51. 51. PRESENCIA Y CERCANIA ACTITUDES HUMANAS IMPORTANTES Del acompañante ATENCIÓN Y ESCUCHA ACTIVA COMUNICACIÓN EMPÁTICA ACEPTACIÓN Y COMPRENSIÓN RESPUESTA ACERTIVA ACOGIDA PERCIBIR E INTERPRETAR EL LENGUAJE NO-VERBAL PERCEPCIÓN PRECISA
  52. 52. DIOS Y SU AMOR LA VIDA DE DIOS AUTODONADA (GRACIA) EL/LA CREYENTE ACOMPAÑADO/A Y SU VIDA EL/LA ACOMPAÑANTE CON SU EXPERIENCIA, CIENCIA Y ARTE RELACIÓN INTERPERSONAL COMUNICACIÓN APERTURA – ESCUCHA CONCIENCIA DE DISCÍPULO/A MAESTRO HUMILDE Docilidad al Espíritu
  53. 53. SUBJETIVIDAD CREYENTE Mundo interior Lo que se mueve por dentro Su capacidad de conectar Su mundo se valoración, Cosmovisión, Sentimientos, Vivencias, Deseos, Necesidades,… (Controlable y no controlable) REALIDAD EXTERMA Objetividad de lo real. Vida cotidiana. Amor y trabajo Proyecto vital. Historia real. Realidad familiar. Crisis, enfermedades,… Condición comunitaria, social e histórica. (Realidad no controlable) LA REVELACIÓN La objetividad de la Palabra. Don ofrecido: salvación en Jesús. Oración: Relación personal. Liturgia, sacramentos, sentido de Iglesia,… (Don y gratuidad) INTEGRACION Confrontación. Genera Vida. Interioridad. Dinamismo y emergencia de la vida del Espíritu. Realidad No-objetivable ACOMPAÑANTE : Ayuda, observa la “dramática” de la confrontación, propone medios, ayuda a despertar y a discernir, ora,… Es un testigo privilegiado de la obra de Dios de la VIDA en la vida del Jv.
  54. 54. Ayuda a discernir la dinámica de la afectividad <ul><li>Ordenar los afectos : dirigidos al fin para el que fui creado/a (Primer mandamiento). </li></ul><ul><li>Afectividad: dinamizadora de la acción humana. </li></ul><ul><li>Afectividad e identidad sexuada. Proceso de sexuación: identidad del yo. </li></ul><ul><li>Orientada al amor y al sentido de la vida. </li></ul><ul><li>Afectividad se vivencia desde distintos niveles cuando está abierta a la “relación”: bio-psiquico, existencial-motivacional, espiritual, teologal. </li></ul><ul><li>Importante: tener en cuenta el mundo de las necesidades y deseos. Su manejo, estructuración e integración. </li></ul><ul><li>¿El ser humano es sólo necesidad y deseo? </li></ul>
  55. 55. 3. El acompañado Es el verdadero sujeto. LIBREMENTE establece una relación con el acompañante. <ul><li>MANIFESTACIÓN DEL CORAZÓN </li></ul><ul><li>ABRIRSE SIN RESERVAS </li></ul><ul><li>CONCIENCIAR LOS OBSTÁCULOS </li></ul><ul><li>CONCIENCIA DE DISCÍPULO/A </li></ul><ul><li>NARRAR SU HISTORIA PERSONAL: SU REALIDAD. </li></ul><ul><li>CONCIENCIA DE DISCÍPULO </li></ul>
  56. 56. El acompañado CUALIDADES INTELIGENCIA COMPRENSIVA Y EMOCIONAL TRANSPARIENCIA CONFIANZA EN SÍ MISMO/A ESPÍRITU DE FE SINCERIDAD AUTENTICIDAD DETERMINADA DETERMINACIÓN
  57. 57. 3ª. Reflexión personal <ul><li>¿Al acompañante se le pide mucho? ¿Qué te suscita la lectura del punto 4 en el texto de introducción? </li></ul><ul><li>Resalta los rasgos y las exigencias del acompañante que más desarrollados están en ti, según tu percepción (4.1 y 4.2.). En el grupo lo contrastas con el parecer de los demás. </li></ul><ul><li>Las actitudes fundamentales del acompañamiento del 4.3 pertenecen a la “relación de ayuda”, ¿Cuáles crees que faltan y que son propias del carisma y estilo salesiano? </li></ul><ul><li>¿También se pide mucho al acompañado? ¿Esta tarea es para unos pocos? ¿Cómo acompañar a los que no tienen tanta conciencia de sí mismos y las cualidades necesarias? (5, 5.1-5.6). </li></ul><ul><li>¿Qué aspectos para tu vida práctica te sugieren el punto 4 y 5, relativos al acompañante y acompañado? </li></ul><ul><li>¿Qué tipo de acompañamiento requieren los adolescentes en ambientes de atención especial y de marginación? </li></ul>
  58. 58. <ul><li>La personalización implica: </li></ul><ul><li>una educación en la autonomía y en la libertad de los hijos de Dios, </li></ul><ul><li>dar prioridad al proceso de crecimiento de la persona, sometido al principio de la relación y de la voluntad con/de Dios. </li></ul><ul><li>El proceso de personalización tiene su punto de partida en la decisión de la persona de conocerse a sí misma, enfrentarse con sus problemas reales y de buscar la voluntad de Dios en su vida. </li></ul><ul><li>Será necesaria la interiorización, la consciencia de sí misma y valentía personal. </li></ul><ul><li>La persona que decida personalizar su vida, su fe se ve obligada a TOMAR LA VIDA EN SUS MANOS CON RESPONSABILIDAD . </li></ul>CLAVES ANTROPOLÓGICAS Y TEOLOGALES DE LA PERSONALIZACIÓN. 6. ALGUNAS CLAVES PARA VIVIR EN PERSONALIZACIÓN.
  59. 59. <ul><li>Esto implica dejar de vivir de lo imaginario y de las fantasías del deseo. Como la realidad se experimenta como conflicto e insatisfacción, es fácil refugiarse en la “nube divina”, en la esencia ideológica de Dios, como el seno materno protector. </li></ul><ul><li>Tomar la vida en las manos implica una actitud de autenticidad, de no huir de la propia verdad, por más precaria que parezca. </li></ul><ul><li>Pero no basta que la persona decida tomar la vida en sus manos, es necesario que aprenda a ser AUTÓNOMA Y A SER CAPAZ DE TOMAR DECISIONES RESPONSABLES Y LIBRES (ser capaz de hacerse y dejarse hacer como persona), PERO DESDE EL DISCERNIMIENTO. </li></ul>
  60. 60. <ul><li>6.1. CONFIANZA EXISTENCIAL: APRENDER A CONFIAR </li></ul><ul><li>La confianza existencial es un sentimiento de apertura a la vida y a los demás que nos permite afrontar la existencia, aceptar la realidad sin evadirnos de ella. </li></ul><ul><li>Nos permite abrirnos al sentido de la existencia o a empresas apostólicas que aparentemente nos superan. </li></ul><ul><li>Aprender a confiar en los demás, en la existencia es una tarea. </li></ul><ul><li>Sin este presupuesto es difícil dar el paso al sometimiento desde la fe a la voluntad de Dios (obediencia de fe) o a una obediencia de vida religiosa. </li></ul><ul><li>Cuando la vida nos da golpes fuertes y frustra nuestros mejores deseos, la confianza poco sólida puede vulnerarse y nos replegamos sobre nosotros mismos, desconfiando; así surgen actitudes de indiferencia, cansancio o desilusión. </li></ul>
  61. 61. <ul><ul><li>6.2. AUTENTICIDAD EXISTENCIAL: </li></ul></ul><ul><ul><li>APRENDER A SER UNO MISMO </li></ul></ul><ul><li>Consiste en una opción personal por la propia vida, la única que tengo, asumiendo el riesgo de ser libre, auténtico, fiel a mi mismo: Etica de la responsabilidad. </li></ul><ul><li>A veces, intachable, piadoso, honrado,… enmascara una actitud de mentira: huir de mí mismo, la incapacidad de amar, de arriesgar,… </li></ul><ul><li>Es una decisión de vivir en verdad y de tomar la vida en las manos con responsabilidad. </li></ul><ul><li>Despierta la actitud básica del “corazón” bíblico, como lugar desde donde se vivencia el yo, la realidad y la vida de Dios. </li></ul><ul><li>La autenticidad existencial (distinta de la autenticidad moral: coherencia de conducta respecto a las normas) busca lo auténtico de sí mismo, la fidelidad a sí mismo/a por encima del “rol”, de la propia autoimagen, incluso de las mismas normas internalizadas. </li></ul><ul><li>Esto quiere decir, que lo importante no es hacer bien o mal las cosas (que es importante), sino si lo que hago y lo que soy es en verdad mío (lo he asimilado). </li></ul><ul><li>¿Lo que soy y hago, es fruto de mi verdad o </li></ul><ul><li>una imagen del rol social? </li></ul>
  62. 62. 6. 3. Proceso: experiencia dinámica de la vida. Integrar las edades de la vida con sus fases o etapas <ul><li>Crecimiento gradual </li></ul><ul><li>Vivir en proceso: permitir al joven (adulto) que sea él mismo, que vaya descubriendo sus opciones reales (y también sus montajes artificiales), que le permita crecer en libertad. Todo proceso requiere confrontan el deseo del ideal con la realidad. Si Dios está en la historia, ¿cómo no descubrirle en las experiencias humanas? </li></ul><ul><li>El problema está cuando hay que dejar de ser adolescente y empezar a ser adulto. La clave para ser adulto está en la confrontación del deseo con la realidad. </li></ul><ul><li>El ideal debe ser resituado en el proceso con alta tensión de la experiencia del Reino. </li></ul>
  63. 63. VISION INTEGRADORA DE LAS ETAPAS DE LA VIDA <ul><li>Para que el estilo de vida y las vivencias de la vida se vayan haciendo “míos”, se requiere una concepción dinámica de la existencia. </li></ul><ul><li>Si las cosas configuran a la persona desde dentro, la persona irá descubriendo por sí misma si sus opciones vocacionales son reales o montajes añadidos a su estructura de personalidad. </li></ul><ul><li>La personalización se realiza en una experiencia dinámica en la que se integra las edades de la vida. </li></ul>
  64. 64. <ul><li>La espiritualidad cristiana incorpora el paso del tiempo en la persona. Es una aportación de las ciencias actuales. </li></ul><ul><li>Hay diversas divisiones, según los autores, pero hablaremos de “edades de la vida”: </li></ul><ul><li>- del equipamiento básico , </li></ul><ul><li>- de la confrontación del yo real con el yo ideal , </li></ul><ul><li>- de la crisis de realismo , </li></ul><ul><li>- edad de consolidación y </li></ul><ul><li>- la fase de la reducción . </li></ul><ul><li>La vida se va haciendo a base de años de madurez. </li></ul><ul><li>Cada edad o fase tiene su contenido psicológica, existencial y espiritualmente. </li></ul>
  65. 65. 6.4. ASUMIR E INTEGRAR LOS ELEMENTOS AMBIVALENTES DE LA CONDICIÓN HUMANA <ul><li>La ambivalencia radica en la presencia del bien y del mal, de las limitaciones de la enfermedad, limitaciones sicológicas, el sufrimiento, la finitud, las decepciones, los fracasos,… </li></ul><ul><li>Todo puede personalizar, hasta la misma experiencia del pecado. </li></ul><ul><li>Es más no personaliza más que la experiencia del pecado y de la gracia. </li></ul><ul><li>Por tanto, la personalización conlleva la transformación de la persona: situación constante de conversión = experimentar lo real a niveles más hondos, siempre más allá de sí. </li></ul><ul><li>Esto quiere decir que Dios en la personalización me está rompiendo siempre mi imagen infantil, deseos imaginarios y me sitúa en conflicto (tensión del Reino). </li></ul><ul><li>Requiere fortaleza para asumir las ambigüedades de la vida, de la Iglesia, de la institución. </li></ul>
  66. 66. <ul><li>La vida me sitúa también en el encuentro con la densidad del mal y del sufrimiento en todas sus formas. </li></ul><ul><li>Sobre todo, la condición humana me sitúa en la contradicción insalvable del pecado como experiencia global, como poder de muerte que pone al descubierto la mentira existencial, el egocentrismo, la autojustificación, los mecanismos de defensa ante Dios y su Reino. </li></ul><ul><li>¿Cuantas veces me he situado en un mundo hecho a mi medida, para satisfacción de mis deseos, sin tener en cuenta la real dramática de la realidad y vivida ésta con alegría y confianza? </li></ul>
  67. 67. Crezco mediante la integración de bipolaridades (contrarios) <ul><li>La ley fundamental del crecimiento en todos los niveles incorpora la dialéctica de lo objetivo y lo subjetivo . </li></ul><ul><li>Aplicado al proceso de personalización, hablamos de la integración de las bipolaridades o, bipolaridad y de sentimientos contrarios. </li></ul><ul><li>Renunciar a la realidad objetiva, es condenarse a morir en todos los ámbitos de la vida humana. </li></ul><ul><li>El encuentro y la relación entre estos dos elementos es lo que hacer crecer, de aquí su importancia. </li></ul><ul><li>¿Por qué hace crecer? Porque en la relación entre dos elementos (subjetivo y objetivo), se produce una relación dialéctica y ésta crea una tensión dinámica de vida: a esto llamamos, en el tema que tratamos, integración personalizada. </li></ul>
  68. 68. <ul><li>Este tema es de suma importancia para el proceso de personalización y, en general de humanización de la persona. </li></ul><ul><li>La persona cerrada en sí misma, no comulgará ni conocerá en realidad con nada. No despertará a la realidad, vivirá soñando. </li></ul><ul><li>¿Cómo en cada persona se va produciendo esta integración de bipolaridades? </li></ul><ul><li>No hay recetas, cada uno somos como somos, pero se va realizando en la vida y en nuestra historia concreta, en el contacto con lo real. </li></ul>
  69. 69. 6.5. La interioridad y el valor de conocerse a sí mismo/a <ul><li>La personalización requiere tener una mínima capacidad de afrontar el nivel personal y de explorar la interioridad, superar el miedo a sí mismo/a y a conocerse en su realidad. </li></ul><ul><li>El apego excesivo al yo y el narcisismo infantil por lo gratificante, hacen que nos encerremos, viviendo en el caparazón, en el rol asumido o en la imagen/mentira de sí mismo. </li></ul><ul><li>La personalización requiere romper con este caparazón. </li></ul><ul><li>Dios ha provisto a la persona de una interioridad capaz de albergar no solo la vida natural que lleva dentro, llena de posibilidades y de creatividad, sino Su vida. </li></ul><ul><li>INSTANCIAS E INTERIORIDAD. </li></ul><ul><li>DIOS NO ES NINGUNA INSTANCIA, NI ES LA INTERIORIDAD. </li></ul>
  70. 70. <ul><li>La persona es subjetividad relacional capaz de incorporar la realidad y experiencias, haciéndolas suyas de forma nueva. </li></ul><ul><li>¿Cómo vivencio lo real: el trabajo, la oración, la vida comunitaria, apostolado, enfermedad, las relaciones… a distintos niveles de percepción? </li></ul><ul><li>La interioridad va capacitando a la persona para llegar a un centro de relación original y propio entre yo y Dios. </li></ul><ul><li>Interioridad es la actualización de la misma relación en profundidad con nosotros mismos, con los demás y con Dios. </li></ul><ul><li>¿Cómo vives, percibes y experimentas la interioridad? ¿En dónde la sitúas? </li></ul>
  71. 71. LO DETERMINANTE Y LO DECISIVO: EL PROCESO (EMERGENCIA) DE LA VIDA TEOLOGAL
  72. 72. 6.6. CUANDO DIOS PERSONALIZA INICIATIVA DE LA VIDA TEOLOGAL: VIDA DONADA Y GRACIA ACTUANTE. <ul><li>Dios es la gracia que emerge desde todos los ámbitos de la vida. </li></ul><ul><li>En el proceso de personalización la vida teologal va emergiendo de los dinamismos antropológicos, del proceso de madurez humana y de la integración de las etapas de la vida. </li></ul><ul><li>La interioridad va a ser el recinto donde se va a experimentar esa vida, pero, sobre todo en la vida práctica y real, en las obras del amor. </li></ul><ul><li>Puesto que la Gracia es Dios y Dios está en todo y más allá de todo, la gracia, cuando toma la iniciativa comienza a plenificar, orientando la vida en orden al seguimiento de Jesús. </li></ul><ul><li>Dios como realidad se impone mediante la experiencia del Amor donado y gratuito (acción del Espíritu) y se hace presente libremente en la intimidad de la conciencia a través de los acontecimientos históricos, en el prójimo,… </li></ul><ul><li>Para ello Dios da la fe, o la capacidad de percibirlo. </li></ul><ul><li>El Reino y las preferencia de Jesús (el Tú encarnado de Dios) será a lo que se orientará la nueva persona. </li></ul>
  73. 73. <ul><li>Iniciativa salvadora de Dios </li></ul><ul><li>Comunicación gratuita: Dios comunica libremente su vida, su esencia. </li></ul><ul><li>Crecimiento por trascendencia. Lo real está cargado de trascendencia, nos remite más allá, es signo de una vida que va por dentro y no se ve. El proceso personal está lleno de experiencias llenas de sentido y trascendencia: amistad, relación, trabajo,… </li></ul><ul><li>Apertura y acogida a lo dado, a lo gratuito. La persona se tiene que hacer a lo que recibe sin pedir demasiadas explicaciones. Dios es así, pura gracia, transforma a su estilo y sin grandes apariencias. Someterse a la pedagogía de la vida teologal es un arte. </li></ul><ul><li>La pasividad activa de la vida del mismo Dios. Para acoger lo dado y lo gratuito, supone que la persona entre en la dinámica de lo no controlado por ella misma, de dejarse transformar desde dentro aquello que constituye lo más íntimo de su ser: su afectividad y su libertad; se requerirá una confianza básica de saber que la vida es un don. La dinámica normal de la persona es actuar desde su yo y desde sus capacidades, pero ahora, en la vida teologal, la persona entra en la dinámica del don recibido, vida propia del Espíritu. La pasividad activa es lo propio de la vida teologal. A nivel de la vida espiritual suele coincidir con el paso a la “contemplación infusa”, pero en realidad se da independientemente. </li></ul>
  74. 74. MOMENTOS DINAMICOS DEL PROCESO HUMANO-ESPIRITUAL MODELO DE PERSONALIZACIÓN 7.
  75. 75. <ul><li>No son tres momentos definidos; se pueden dar simultáneamente. Pero dentro del </li></ul><ul><li>proceso de transformación, la persona se sitúan fundamentalmente en uno de ellos. </li></ul><ul><li>Diferenciaremos la dimensión pre-teologal de la teologal . Esto es muy importante </li></ul><ul><li>para el discernimiento del proceso personal de vida humano/espiritual. </li></ul><ul><li>En todo este proceso hay que distinguir tres niveles en la transformación </li></ul><ul><li>dinámica: psicológico, existencial y espiritual . Tener en cuenta la pedagogía </li></ul><ul><li>simultánea. </li></ul>A/ INICIACIÓN: - Estructurar - Integrar Vida preteologal - Vida teologal oculta B/ FUNDAMENTACIÓN: - Unificar - Fundamentar Vida pre-teologal en transformación - Vida teologal emergente. C/ SEGUIMIENTO - Fe del Reino - Seguimiento (dar la vida) - Pascua Hacerse a la vida teologal. Hacia la vida teologal plena.
  76. 76. 7.1. INICIACIÓN Llamamos “iniciación” a la etapa (o situación particular) en la que se pone énfasis en los fundamentos de la construcción de la identidad personal, equipamiento, integración y liberación de necesidades, especialmente las primarias. En las edades de la vida normalmente es cuestión de los 20-25 años primeros. No obstante nos acompaña durante toda la vida.
  77. 77. <ul><li>ESTRUCTURAR </li></ul><ul><li>La persona debe dedicarse a fortalecer su equipamiento básico y sus raíces existenciales de pertenencia. </li></ul><ul><li>Algunos aspectos de esta estructuración: </li></ul><ul><li>L a relación simétrica y asimétrica (el yo materno y el yo paterno), </li></ul><ul><li>La realización y superación de necesidades </li></ul><ul><li>Asimilación consciente de las pulsiones y, por otra parte, de las normas </li></ul><ul><li>que las regulan, </li></ul><ul><li>Relaciones familiares configuradas, </li></ul><ul><li>Sentido básico de la intimidad, </li></ul><ul><li>Superación de la culpabilidad insana, </li></ul><ul><li>Cierta identidad definida de sí misma (identidad diferenciada y del tú),… </li></ul><ul><li>Autoestima y concepto del yo sanos, </li></ul><ul><li>Confianza existencialmente básica, </li></ul><ul><li>Reconciliación con la historia personal </li></ul><ul><li>Sentido básico de la realidad </li></ul><ul><li>Capacidad de tolerancia a las frustraciones </li></ul><ul><li>Desarrollo de la autoconciencia y responsabilidad personal. </li></ul>
  78. 78. INTEGRAR La persona básicamente sana y suficientemente equipada psíquicamente, necesita integrar las bipolaridades de la existencia que normalmente le crean ciertos conflictos: ideal y realidad, deseo y frustración, integración de necesidades y liberación de las mismas, autonomía y dependencia, libertad y obediencia, autoridad y confianza, amor para sí y amor para los otros, intimidad personal y sentido de comunidad, satisfacción de necesidades y pobreza, imagen real de Dios (padre, madre, señor, Vida, Ley, orden, juez…), pecado y gracia, norma y liberación de la ley,… La integración necesita del manejo real de la imagen de sí (identidad suficientemente real y definida) y un proceso personal con momentos de auténtica conversión personal. Este proceso requiere mucha fidelidad a sí mismo, sinceridad, autenticidad, sentido incondicionalidad y entrega a Dios en la misión diaria, mucha oración personal,… Superación de la imagen ideal de sí y de la ideología.
  79. 79. <ul><li>La integración requiere: </li></ul><ul><ul><li>conversión antropológica: autoconciencia y tomar la vida en las propias manos con responsabilidad </li></ul></ul><ul><ul><li>desencadena un proceso de desideologización de la fe, </li></ul></ul><ul><ul><li>se sitúa en el proceso de vivir de dentro afuera, </li></ul></ul><ul><ul><li>sitúa el deseo en la intencionalidad de fundamentarse en la verdad de la experiencia personal y de Dios. </li></ul></ul><ul><ul><li>la purificación de la autoimagen, </li></ul></ul><ul><ul><li>asumir el conflicto del desajuste entre el ideal y la realidad, entre en ideal de uno mismo y la realidad de sus posibilidades. </li></ul></ul><ul><li>Signos: </li></ul><ul><li>Si la persona vive con autenticidad y está acompañada en el proceso, suele emerger la relación con Dios como algo más personal y la vivencia de la vida (y vocación) con autonomía. </li></ul><ul><li>Se aprende a confiar en el proceso y en la vida. </li></ul>
  80. 80. ASPECTOS IMPORTANTES: Subjetividad, Sentido de trascendencia Interioridad Relación interpersonal Valores universales de incondicionalidad y gratuidad. Autoconciencia, voluntad, capacidad de sentido, sistemas de apoyo Es recomendable recurrir a un modelo básico de conocimiento personal para manejar la imagen real de sí mismo
  81. 81. <ul><li>Algunos criterios de discernimiento de esta etapa: </li></ul><ul><li>Proceso centrado en la satisfacción y liberación e las necesidades, especialmente psicológicas. </li></ul><ul><li>Se construye la vida desde el proyecto propio, normalmente centrado en el yo personal y en su autorrealización. </li></ul><ul><li>La misión, entrega y servicio a los pobres suele estar al servicio del crecimiento del yo y su autorrealización. </li></ul><ul><li>Se vive todavía desde el ideal, ideología y desde las propias proyecciones de la imagen de sí. </li></ul><ul><li>Problema de la autoimagen no resuelta. </li></ul><ul><li>Quedan pendientes enfrentar los mecanismos de defensa, las compensaciones, ciertas mentiras existenciales,... </li></ul><ul><li>Prima la realización del yo: autorrealización. </li></ul><ul><li>Narcisismo camuflado. </li></ul>
  82. 82. <ul><li>9. La misión y la oración se configuran desde las proyecciones del yo y de sus necesidades. </li></ul><ul><li>El proceso se centra en resolver problemas vitales relacionados con el equipamiento básico: Autoestima, autoconcepto sano de sí mismo, afectividad revuelta, sexualidad no integrada, dependencia relacional, mecanismos de defensa muy activados no-conscientemente. </li></ul><ul><li>El yo se resiste a no disponerse de sí, porque no está hecho por dentro. Le cuesta asumir la dinámica de lo gratuito y de lo incondicional. El yo vive la realidad como apropiación. </li></ul><ul><li>El camino será la conversión antropológica y tomar la vida en las manos con responsabilidad en búsqueda de la verdad de uno mismo, y la búsqueda de un fundamento. </li></ul>
  83. 83. 7.2. FUNDAMENTACIÓN La fundamentación requiere que la persona está suficientemente iniciada y estructurada. Inicialmente ha vivido a Dios como deseo, necesidad y satisfacción de lo inmediato. En la nueva situación aprende a vivir a Dios como persona con carácter de absoluto y como presencia incondicional, fundamento primero y último. Un Dios vivido así se convierte en reconciliador de la propia pobreza, libertad y autonomía. Aabierta a escuchar y fiarse de su palabra. Requiere el manejo de la indiferencia espiritual.
  84. 84. El ideal se pone bajo sospecha. Si descubre que vivía de un Dios imaginario y de unos ideales que no pueden llevar a cabo, no sabe cómo relacionarse con Dios y no encuentra qué hacer: Crisis en la relación con Dios. Necesitará reestructurar la relación con Dios. Por tanto, tendrá que discernir la consistencia del deseo. El deseo ahora se despliega más allá de uno mismo y con un sentido de incondicionalidad más sano. La purificación del deseo, cuando es situado cara a cara con Dios, supone un proceso largo de conversión a la fe. Salto del deseo a la fe que requiere iniciarse en lo no gratificante. La fundamentación requiere de una dinámica nueva de relación, de funcionamiento interno, de trabajo y de oración.
  85. 85. REQUIERE DE UNA DETERMINACIÓN: ALGO SERIO EN LA VIDA - AMOR Y TRABAJO. Misión, Vida profesional Familia, relación seria de pareja Vida consagrada... En creyentes, la oración como relación toma una importancia especial. Compromiso social: voluntariado, trabajo con los pobres,... UNIFICAR Y FUNDAMENTAR
  86. 86. UNIFICAR: La persona se da cuenta que la vida no consiste en desarrollar capacidades, ni en satisfacer necesidades, ni siquiera en el buen equipamiento o en el equilibrio interno, sino en dar sentido a la vida desde un centro unificador. Este centro unificador de sentido posee un carácter de incondicionalidad. Supone una afectividad que se configura en torno al valor central y un deseo que se despliega en fe, amor y trabajo. Cuando la fe se inspira en el Evangelio, ese valor no puede ser otro que Dios y los otros, como mediación concreta del Dios de Jesús. La densidad de la unificación se resumiría en la frase de Jesús: “donde está tu tesoro, allí está tu corazón”.
  87. 87. Antropológicamente requiere un cambio: la persona aprende a fiarse más de Dios que de sí misma, aprende a confiar más en él que en los resultados de su actividad, aprende a hacer y cumplir siempre Su voluntad; en una palabra aprende a vivir más de fe que del deseo gratificante. Requiere el manejo de la Palabra, especialmente del A.T. Esto lleva consigo una dramática existencial y la tensión del más del Espíritu. La unificación (del deseo) se realiza en la persona cuando se concluye la purificación de la autoimagen y el yo queda unificado hacia la vida teologal, mediante la reorientación del deseo, afectividad y un proyecto vital que da sentido vocacional. Se unifica la persona en torno a ciertos valores centrales que le proyectan a una fundamentación existencial con sentido. La interioridad se ahonda y la libertad encuentra su fuente, su centro de unificación.
  88. 88. FUNDAMENTAR Es la situación consiguiente a la unificación (psicológica), que en la práctica coinciden, pero se da un salto cualitativo en el proceso: ser en sí y desde sí, a ser en Dios y desde Dios (obra del Espíritu). Normalmente es la entrada en la vida teologal mediante la resolución de las contradicciones insalvables de la existencia humana (crisis de realismo): la persona no se libera por la autorrealización, experiencia global de pecado, egocentrismo radical insalvable, heridas personales irreconciliables… Dios llama a vivir desde el don que sobrepasa las posibilidades de salvarse por sí mismo/a: experiencia de elección, alianza, vida en Cristo, adhesión a un proyecto de amor de Dios (misión)…
  89. 89. Con preferencias, pero en “indiferencia espiritual” <ul><li>El discernimiento hace referencia a la orientación de la vida en orden al principio y fundamento; pero comienza por la opción por vivir la propia humanidad. </li></ul><ul><li>Normalmente la libertad humana está atrapada en las necesidades afectivas y en los deseos propios encerrados en el yo (apropiación, narcisismos y megalomanía). </li></ul><ul><li>La indiferencia espiritual rompe la estructura de la afectividad apropiante (apropiación del amor de sí), para abrir el corazón: ser atraído por el Amor (salida del yo al Tú). </li></ul><ul><li>El deseo sale de sí, se desapropian los proyectos personales. </li></ul><ul><li>El deseo se rinde y descentra al yo de sí mismo, para centrarse en Dios (plan de salvación), mediante una entrega de amor desde lo gratuito e incondicional, entendida dicha entrega como obediencia de fe y amor. </li></ul>
  90. 90. El abandono a lo que Dios quiera (indiferencia espiritual) integra dimensiones afectivas, cognitivas y de decisión La libertad interior es el fruto más maduro de la fundamentación, pero requerirá ser infundida por el Espíritu Santo en procesos posteriores. La indiferencia espiritual es la clave de este momento (desafección de los medios). Para ello, la vida se centra en Dios, y se desapropiada de los intereses vitales y necesidades del yo. La libertad queda liberada de la apropiación del deseo y de otros intereses, lo centra en el amor sincero y absoluto de Dios (elevación y negación). La libertad asume la realidad creada y todas las mediaciones desde la autonomía en la desapropiación.
  91. 91. <ul><li>Algunos criterios de discernimiento de la situación de fundamentación </li></ul><ul><li>Se vive dependiendo todavía de las necesidades, pero en confrontación (conflicto) con la superación de ellas mismas mediante el referente de un amor superior. </li></ul><ul><li>Se vive, por tanto, la tensión interna de los contrarios o bipolaridades: autonomía-dependencia, amor de sí-amor más allá de sí, pecado-gracia, … </li></ul><ul><li>Resistencia a la desapropiación del yo: dejar de estar fundamentado en sí, para ser fundamentado en Otro (salida del yo: alteridad, emigrar). </li></ul><ul><li>Búsqueda sincera de la voluntad de Dios por encima de la de uno mismo. Desarrollo de la indeferencia espiritual (desasimiento del deseo). Noche del deseo. </li></ul><ul><li>Supeditar el proyecto propio a lo que Dios quiera de mí. Paso del proyecto propio al proyecto de Dios en mí: entregarle mis herramientas. </li></ul><ul><li>Sometimiento a la vida real como expresión básica de la voluntad de Dios. </li></ul>
  92. 92. <ul><li>Experiencia fundante: Dios emerge e invade la interioridad. El yo, roto, se abre y se entrega. </li></ul><ul><li>Conversión a la relación con Dios como valor último. </li></ul><ul><li>Conversión a la gracia y a Su amor. Lo importante es cumplir su voluntad desde un amor que se va haciendo entrega. La libertad queda liberada del yo apropiante. </li></ul><ul><li>Aprendizaje de la actitud del abandono en el Otro. Emergencia del seguimiento: Jesús, rostro nuevo de Dios. </li></ul><ul><li>11. Vida teologal inicial. Paso al seguimiento: fiarse de alguien. Transformación de la afectividad. </li></ul><ul><li>12. Suele estar acompañada por alguna e xperiencia particular que configura la nueva relación con Dios. </li></ul>
  93. 93. <ul><li>Se llama seguimiento a la tercera fase de la personalización de la fe: Ser discípulo/a de Jesús. </li></ul><ul><li>Si en la fase de la iniciación de desarrollo del yo, se integra lo humano y lo espiritual simultáneamente; si en la fase de la fundamentación un amor superior ejerce una atracción, el yo deja de convertirse en el centro de la persona y da paso a la soberanía de Dios, ahora con el SEGUIMIENTO </li></ul><ul><li>Ahora, desde la fe personalizada, todo consiste en seguir a Jesús hasta la Pascua. </li></ul><ul><li>Esto no quiere decir que no siga atendiendo aspectos de la iniciación y de la fundamentación, pero se hará desde la concentración de la vida en la persona de Jesús como camino, verdad y vida. </li></ul>7.3. SEGUIMIENTO
  94. 94. En esta fase diferenciamos entre: <ul><li>Fe del Reino (antes de Cesarea de Filipo), </li></ul><ul><li>Seguimiento (subida a Jerusalén) y </li></ul><ul><li>Pascua (muerte y resurrección). </li></ul>
  95. 95. <ul><li>FE DEL REINO: </li></ul><ul><li>Presupone la superación de la crisis del ideal (ideología), el manejo real de la identidad (la superación de la imagen del yo, autoimagen y de sus mecanismos defensivos) y la aceptación de los límites de la realidad (estructuración y unificación del deseo en confrontación con la realidad y un amor superior). </li></ul><ul><li>Se da paso a la utopía evangélica del Reino por llamada, elección y por el mismo proceso antropológico. </li></ul><ul><li>Presupone la experiencia fundante en Dios (optar sólo por Dios. Conversión). </li></ul><ul><li>La fe del Reino se alimenta del proceso del discípulo/a que se va identificando teologalmente con la persona de Jesús y el proyecto del Reino. </li></ul><ul><li>Las tensiones propias vienen determinadas por la dimensión escatológica que adquiere la madurez humana, el trabajo, el compromiso liberador, el amor a lo pequeño y oculto, el más del deseo y la humildad. </li></ul><ul><li>A nivel salesiano, se incorporan la dinámica salesiana del seguimiento: fidelidad a la misión juvenil y radicalidad de la Caridad Pastoral. </li></ul>
  96. 96. SEGUIMIENTO: dar la vida El discípulo va entendiendo que la vida consiste en “morir para dar fruto”, sigue a Jesús hacia Jerusalén donde se consumirá la vida con la muerte. El camino presupone la “segunda conversión” y el predominio de la vida teologal: el señorío de Jesús en la persona. La personalización mediante la vida teologal. Por tanto la existencia se va concentrando en el amor incondicional y gratuito. La misión va adquiriendo luz y perspectiva teologal: amor de misión, entrega desde abajo.
  97. 97. PASCUA: Tiene lugar las purificaciones pasivas y las reducciones existenciales. Amor de entrega hasta la muerte. Sólo Dios basta. Cristificación. Vida trinitaria. Plenitud de la filiación. Vida escatológica. La humanización llega a su plenitud: ser en Cristo.
  98. 98. <ul><li>Criterios de discernimiento del seguimiento </li></ul><ul><li>Relación personal con Jesús, el Señor: intimidad y misión. Autoridad del Señor sobre mí. </li></ul><ul><li>Conciencia de que alguien guía: aprender a dejarse llevar. Obediencia de fe en todo. </li></ul><ul><li>Humildad para aceptar las cuestiones pendientes de las etapas anteriores: psicológicas, humanas, existenciales, de fundamentación… </li></ul><ul><li>Aun emerger necesidades, pero se viven desde la humildad y desde la entrega. </li></ul><ul><li>El mundo de las necesidades queda supeditado al Señorío de Jesús y al amor de atracción que él ejerce (el corazón y sus fuerzas amorosas quedan atraídas por Jesús y el Reino). </li></ul>
  99. 99. 6. Sometimiento a la vida real y a la misión diaria como dinámica humana de discernimiento. 7. Sometimiento también a la escucha de la palabra. 8. El seguimiento lo notan los demás. 9. El yo tiene una desapropiación de la experiencia. 10. Conciencia del carisma propio y de la misión específica dentro de un carisma y misión más amplios en la Iglesia y en el mundo. 11. La vida se concentra en la entrega, la vida no se retiene (no se guarda, no vive en equilibrio), se da libre y espontáneamente, con gratuidad y profundo agradecimiento. 12. Unificación espiritual, fruto de la acción del Espíritu Santo. 13. Conversión a dejarse ceñir y llevar por el Maestro. Camino de configuración diaria.
  100. 100. <ul><ul><ul><ul><li>Este camino es activo y pasivo a la vez . </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>Es activo, porque debo hacer lo que pueda y esté a mi alcance. Pasivo, porque no puedo concentrar mi vida en esta dinámica de reducción y desapropiación, sino cuando el proceso interior señala la hora y el Espíritu me impulsa a amar como el Maestro y porque el proceso pasa por purificaciones interiores o ciertas noches que a veces pasan desapercibidas. </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>Sé que todo depende de él y todo está en sus manos. </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>Importancia de las transformaciones pasivas: obra solo de Dios. </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>En todo caso el camino del amor abreviado, el camino de negación, exige coraje y aguante, perseverancia y esfuerzo, porque el Reino pertenece a los esforzados (Mt 11,12). </li></ul></ul></ul></ul>
  101. 101. <ul><li>4ª. Reflexión personal </li></ul><ul><li>Personalizar es un arte, es lo propio de la vida; no se puede controlar ni apropiar; por eso se habla de claves que hay que cultivar y despertar. Todas son importantes, pero lo decisivo es iniciar con una, ¿Cuál crees que es la más adecuada para trabajar con los jóvenes? ¿Por cuál iniciarías? ¿Qué medios usarías? (Puntos 6.1. a 6.5.). </li></ul><ul><li>Dios tiene su pedagogía. Como vida actuante y permanentemente autodonándose, su libertad se entremezcla con la nuestra, otras veces se impone a su estilo, bien en la interioridad, bien a través de las mediaciones o acontecimientos. ¿Te resuenan a nivel personal algunas expresiones escritas o de los principios señalados? ¿Podrías expresar tu experiencia personal? (6.6.). </li></ul><ul><li>Momentos dinámicos de la personalización de la fe (todo el nro 7): señala los aspectos sobresalientes y dudosos que te surgen, ¿Cuál es tu resonancia de todo lo expresado?, ¿Qué aspectos te tocan más a nivel personal para tu proceso particular? </li></ul><ul><li>¿Es aplicable la personalización de la persona en orden a su crecimiento en Dios desde el carisma salesiano? </li></ul>
  102. 102. 8. Algunos criterios pedagógicos para el acompañamiento. <ul><ul><li>8.1. Importancia de la persona como valor inalienable </li></ul></ul><ul><li>La persona como valor significa respetar la condición humana , los presupuestos humanos de la Gracia, el momento concreto que está viviendo el acompañado; lo que emerge y el ritmo de la obra de Dios; respeta tiempos y ritmos. </li></ul>
  103. 103. 8.2. Interacción de instancias e interioridad
  104. 104. AUTOCONCIENCIA INTERIORIDAD INTERSUBJETIVIDAD TRABAJO-MISION-ACCION CONTEXTO SOCIO-CULTURAL COSMOVISIONES DIOS DIOS DIOS DIOS DIOS DIOS DIOS DIOS
  105. 105. INSTANCIAS SON COMPONENTES QUE INTEGRAN DINÁMICAMENTE A LA PERSONA <ul><li>A/ La autoconciencia: persona en cuanto individuo. La reflexión, el autoanálisis, el conocimiento y acaptación propia, la soledad, la autoafirmación, los contenidos de conciencia, capacidad de control, los contenidos del insconsciente,… </li></ul><ul><li>La autoconciencia sólo no genera persona, necesitará la relación. </li></ul><ul><li>B/ La intersubjetividad: Ser persona con otras. Lo Específico es la relación interpersonal. Engloba aspectos de la convivencia y de la afectividad: salir de sí, comunicación, capacidad de escucha, encuentro, vinculación amorosa, dependencia, socialización, relaciones de y con la autoridad,… </li></ul><ul><li>Los ámbitos de la intersubjetividad son: familia, educación, amistad, pareja, grupo de pertenencia, relación laboral, estamento social, compromiso político… </li></ul>
  106. 106. <ul><li>C/ El trabajo, o la acción en el mundo . En cuanto actividad transformadora y en cuanto colaboración con otros seres humanos. El trabajo es la actividad externa y socializadora. </li></ul><ul><li>El trabajo implica: habilidades, preparación intelectual, responsabilidad, autoestima y seguridad en uno mismo, colaboración, capacidad de tomar iniciativas (mundo propio) y mantenerlas en torno a un interés vital. </li></ul><ul><li>D/ El contexto socio-cultural . Está incluida en las anteriores, pero hace referencia a la situación histórica de la persona: clase social, ambiente familiar, historia personal, esquemas sociales de mentalidad y de comportamiento, la experiencia religiosa configurada, modelo étnico configurado,… </li></ul>
  107. 107. <ul><li>E/ Conmovisiones: son los símbolos y significados que la persona ha internalizado y con los que interpreta y da sentido a la vida. Distinto de la anterior. Hace referencia a lo simbólico, diferente en cada persona. </li></ul><ul><li>La cosmovisión hace referencia a lo que ha recibido, pero también a las ideas y valores que ha asumido en la vida. La cosmovisión cristiana se nutre de la experiencia de fe y de la palabra. </li></ul><ul><li>Son instancias interactivas. </li></ul><ul><li>Las instancias y las mediaciones son los elementos que estructuran dinámicamente a la persona. </li></ul><ul><li>PERO LO DETERMINANTE DE LA PERSONALIZACIÓN ES LA INTERIORIDAD. </li></ul>
  108. 108. <ul><ul><li>8.3. Diferenciación y gradualidad </li></ul></ul><ul><li>La gradualidad respeta el momento de la persona: vigila los signos que iluminan los nuevos pasos a dar en el proceso; atiende a la subje­tividad y a la dinámica de su interior en relación con al responsabilidad externa, </li></ul><ul><li>La gradualidad cuenta con que una mediación válida en una etapa no lo es en otra. </li></ul>
  109. 109. <ul><ul><li>8.4. Integración de lo “humano” y lo “espiritual” </li></ul></ul><ul><li>Es la finalidad del proceso. </li></ul><ul><li>Aunque la personalización definitiva sea seguir a Jesús, mientras no llegue este momento/etapa, conviene hablar de integración. </li></ul><ul><li>A partir de la unificación interior, ya no hay problema de confusión. </li></ul><ul><li>El proceso no es real si la maduración humana no se abre a la trascendencia, o viceversa, si la trascendencia no favorece lo humano ni se apoya en ello. </li></ul><ul><li>Todo dualismo entre lo humano y lo espiritual repercute, tarde o temprano, en lo humano y en lo espiritual. </li></ul>
  110. 110. <ul><ul><ul><li>8.5. Manejar lo objetivable y lo no objetivable </li></ul></ul></ul><ul><ul><li>Los criterios anteriores no serán operativos si el discernimiento no maneja a un tiempo lo objetivable y lo inobjetivable. </li></ul></ul><ul><ul><li>Objetivable en el proceso es: lo que el yo puede controlar: </li></ul></ul><ul><ul><li>Cuanto se refiere a las dimensiones estudiadas por las ciencias humanas (lo psicológico, lo social, lo cultural, etc.). </li></ul></ul><ul><ul><li>La conducta y los signos externos de crecimiento. </li></ul></ul><ul><ul><li>Los medios que se ponen. </li></ul></ul><ul><ul><li>Lo inobjetivable (lo no controlable) en el proceso es lo esencial: </li></ul></ul><ul><ul><li>El yo transpsicológico, desde el que se adoptan actitudes globales. </li></ul></ul><ul><ul><li>La libertad. </li></ul></ul><ul><ul><li>Los dinamismos inconscientes, tan poderosos. </li></ul></ul><ul><ul><li>Los intereses vitales ligados a experiencias de infancia. </li></ul></ul><ul><ul><li>La vida teologal. </li></ul></ul><ul><ul><li>Los acontecimientos que se imponen. </li></ul></ul><ul><ul><li>Las crisis existenciales. </li></ul></ul><ul><ul><li>El encuentro de amor. </li></ul></ul><ul><ul><li>Lo que se mueve por dentro sin tener control sobre ello: mociones, sentimentos… </li></ul></ul>
  111. 111. <ul><ul><ul><ul><li>8.6. Pedagogía simultánea </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Consiste en: </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Respetar el momento del proceso en virtud de los criterios pedagógicos anteriores. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Abrir el momento del proceso a un horizonte más amplio que el percibido. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Trabajar a distintos niveles y puntos del proceso. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Tiene en cuenta la visión de conjunto de la persona y de su proceso. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Elementos que han de ser tratados desde la pedagogía simultánea: La Palabra, los sacramentos, la Iglesia, los ideales ocultos, los sueños íntimos, los grandes imperativos incondicionales (verdad, justicia, amor…), las primeras experiencias de Dios, la fragilidad, la angustia de la finitud, el talante de confianza o desconfianza ante la existencia, etc. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>El arte del discernimiento ofrece, sobre la marcha, aquel elemento que conviene al proceso. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Cuenta con la sabiduría del tiempo. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Se atiene al momento; pero, al abrir el proceso más allá de lo inmediato, está propiciando la emergencia de lo nuevo e imprevisible. </li></ul></ul></ul>
  112. 112. <ul><ul><ul><ul><ul><li>8.7.Emergencia de la vida teologal </li></ul></ul></ul></ul></ul><ul><li>La vida teologal es la vida de Dios a través de las tres virtudes teologales, infundidas por el Espíritu Santo en la vida del creyente. </li></ul><ul><li>Este es un tema clave en el discernimiento del proceso de acompañamiento. </li></ul><ul><li>Cuando la vida teologal se enseñorea de la persona, resulta relativamente fácil para un experto discernirla. </li></ul><ul><li>Pero cuando la vida teologal es emergente, cuando sólo se revela en el claroscuro de los dinamismos y tendencias de la persona, entonces se requiere una mirada más sutil. </li></ul><ul><li>La vida teologal emerge del proceso: </li></ul><ul><ul><li>La indiferencia espiritual, o primado de la voluntad de Dios </li></ul></ul><ul><ul><li>La liberación de la ley por medio de la justificación por la fe. </li></ul></ul><ul><ul><li>La iniciativa de la fe en el proceso. </li></ul></ul><ul><ul><li>La paz transpsicológica en medio de la espontaneidad impulsiva. </li></ul></ul><ul><ul><li>Una nueva imagen de Dios, capaz de integrar el conflicto. </li></ul></ul><ul><ul><li>El primado de la fe y del amor en medio del empuje de las tendencias psicoafectivas. </li></ul></ul><ul><ul><li>Experiencias de gratuidad e incondicionalidad en momentos de la búsqueda del yo. </li></ul></ul><ul><ul><li>Superación de lo meramente gratificante por un amor o valor superior,… </li></ul></ul><ul><li>Lo teologal puede estar bloqueado por ciertas limitaciones psicológicas. En muchos casos, sin una terapia previa, fomentar la experiencia religiosa puede ser el mejor camino para consolidar una neurosis. </li></ul>
  113. 113. <ul><ul><li>8.9. Tiempo, naturaleza, libertad y Gracia: </li></ul></ul><ul><li>La persona se constituye como naturaleza y libertad, pero se hace en el tiempo bajo la acción de la Gracia. </li></ul><ul><li>La Gracia se da en la realidad concreta condición humana, en el tiempo y en una historia de libertad. </li></ul><ul><li>La libertad es horizonte de infinito, pero sólo puede realizarse en los límites de su naturaleza creada. </li></ul><ul><li>La libertad encuentra el espacio abierto al Amor Absoluto revelado en Cristo, su realización última de infinito. </li></ul><ul><li>La naturaleza es estructura, orden de la finitud y tiempo. </li></ul><ul><li>El tiempo adquiere densidad/profundidad, y en él emergen la libertad y el mundo del sentido. </li></ul><ul><li>El tiempo de la persona es el lugar de la acción de la Gracia, historia de Salvación. </li></ul><ul><li>En la historia de la Salvación interactúan el tiempo, la naturaleza, la libertad y la Gracia. </li></ul>
  114. 114. <ul><li>5ª Reflexión personal </li></ul><ul><li>Entender estos criterios y, sobre todo, saberlos aplicar, constituye un camino recorrido; sin embargo, es necesario presentarlos para orientar el camino y familiarizarnos con ellos. Lee despacio cada uno de ellos y: </li></ul><ul><li>* señala los aspectos que quieres resaltar, </li></ul><ul><li>* puntualiza los puntos que requieren ser explicados con mayor amplitud, y </li></ul><ul><li>* selecciona aquél que en este momento se identifica más con tu proceso personal, señalando las motivaciones. </li></ul>
  115. 115. <ul><li>9. Las mediaciones </li></ul><ul><li>La espiritualidad cristiana es una experiencia que se verifica en la realidad. </li></ul><ul><li>Dios quiere comunicarse de una forma inmediata, pero lo hace de muchas maneras: las mediaciones son una de ellas. </li></ul><ul><li>La mediación es vehículo de la autocomunicación de Dios al hombre. </li></ul><ul><li>Dios viene a nosotros en las mediaciones, pero se da más allá de ellas. </li></ul><ul><li>Las mediaciones son importantes, pero Dios siempre se da como don y como gracia. </li></ul><ul><li>Lo esencial es el amor en él y en su voluntad. </li></ul>
  116. 116. <ul><li>9.1. Las mediaciones clásicas </li></ul><ul><li>Las mediaciones de la gracia nos han sido dadas por Dios en la Historia de la salvación, pertenecen a la Iglesia: </li></ul><ul><li>La eucaristía y los sacramentos. </li></ul><ul><li>La Palabra (Sagrada Eucaristía) y la predicación viva. </li></ul><ul><li>La Iglesia como Pueblo de Dios asistido por el Espíritu Santo (el magisterio…). </li></ul><ul><li>Los signos de los tiempos (la historia del hombre, la praxis del Reino,…). </li></ul><ul><li>Las obras del amor: obras de misericordia. Ejercicio de la caridad y de las virtudes… </li></ul><ul><li>En la espiritualidad salesiana: la alegría, el trabajo, el dinamismo, espíritu de familia, sistema preventivo (método educativo),… </li></ul>
  117. 117. <ul><li>9.1. Las mediaciones clásicas </li></ul><ul><li>Las mediaciones de la gracia se nos han sido dadas por Dios en la Historia de la salvación, pertenecen a la Iglesia: </li></ul><ul><li>La eucaristía y los sacramentos. </li></ul><ul><li>La Palabra (Sagrada Eucaristía) y la predicación viva. </li></ul><ul><li>La Iglesia como Pueblo de Dios asistido por el Espíritu Santo (el magisterio…). </li></ul><ul><li>Los signos de los tiempos (la historia del hombre, la praxis del Reino,…). </li></ul><ul><li>Las obras del amor: obras de misericordia. Ejercicio de la caridad y de las virtudes… </li></ul><ul><li>En la espiritualidad salesiana: la alegría, el trabajo, el dinamismo, espíritu de familia, sistema preventivo (método educativo),… </li></ul>
  118. 118. <ul><li>9.2. Las mediaciones configuradoras </li></ul><ul><li>Vivencias significativas. </li></ul><ul><li>Las da la vida. </li></ul><ul><li>Nos revelan la certeza de Dios </li></ul><ul><li>Configuran a la persona por dentro para toda la vida. </li></ul><ul><li>Tienen un aspecto externo. </li></ul><ul><li>Crean certezas de fe y estilos de trabajar. </li></ul><ul><li>La caridad pastoral surge en D. Bosco. </li></ul>
  119. 119. <ul><li>9.3. Otras mediaciones privilegiadas </li></ul><ul><li>Cristo Jesús: la mediación principal. </li></ul><ul><li>La vida ordinaria,… </li></ul><ul><li>El proyecto personal,… </li></ul><ul><li>El diario,… </li></ul>
  120. 120. El DIARIO <ul><li>El diario es un instrumento precioso, con la condición de que no sea escrito con sentimientos adolescentes (a base de sueños, de fantasías irreales, de quejas narcisistas, de desilusiones amorosas,…). </li></ul><ul><li>El diario debe ser expresión espontánea de lo vivido (sentimientos reales). </li></ul><ul><li>El objetivo es hacer consciente lo vivido, las motivaciones inconscientes, necesidades, miedos, inhibiciones, los temas más recurrentes, percibir la voluntad de Dios desde los fondos,… </li></ul>
  121. 121. INTERIORIDAD Y SOLEDAD <ul><li>Si hasta ahora te ha dado miedo estar sólo/a, comienza a no huir de la soledad y del silencio. La interioridad te salvará. Cuídala y crea tu propio espacio para ahondar en la interioridad. El camino será tu riqueza personal: la afectividad, la reflexión, a capacidad de estar a gusto contigo misma, la capacidad de trabajar en paz con los/as otros/as, la comunión íntima con tus seres queridos y con tus hermanas, la presencia de Dios, el celo pastoral,… </li></ul><ul><li>Recuerda que la soledad no es solitarismo, ni el silencio mutismo. La soledad y el silencio es una actitud de fondo, pero no aísla de los demás ni evade del trabajo; por el contrario te posibilita todo eso. </li></ul><ul><li>Aprende a disfrutar de paseos tranquilos, de escuchar música que propicia la interioridad, de leer poesías y textos religiosos, admirar, agradecer,… </li></ul>
  122. 122. RESPONSABILIDAD <ul><li>La responsabilidad de la que hablamos se sitúa en la capacidad de asumir y vivir de lo real, no de ampararse en lo imaginario, en los deseos idealizados, en las fantasías, en los miedos, en un pasado ya superado, en realidades ficticias. </li></ul><ul><li>Implica tomar en serio el día a día: trabajo, tareas ordinarias, compromisos adquiridos, realidad clarooscura y hasta la mediocridad. </li></ul><ul><li>Evita el activismo y cuida el mundo propio. </li></ul>
  123. 123. LA CALIDAD DE LAS RELACIONES <ul><li>Cuidar la relación cara a cara con el otro, también con Dios. </li></ul><ul><li>No perder el tiempo en el juego de sentimientos, en los juegos de palabras subliminales, en discusiones ideológicas, en cotilleos vacilantes,… </li></ul><ul><li>El proceso compromete a la persona entera, pero sobre todo a tu afectividad. </li></ul><ul><li>Se ama desde la relación. </li></ul><ul><li>¿Qué tipo de relaciones te ayudan a vivir con más autenticidad? </li></ul>
  124. 124. LA ORACIÓN <ul><li>La oración desencadena vida. </li></ul><ul><li>No se alimenta de ideología, de fantasías ni de deseos. </li></ul><ul><li>Vive de la realidad, de los fondos afectivos. </li></ul><ul><li>Reconcilia la realidad. </li></ul><ul><li>Descubre el amor gratuito de Dios y la relación con Él. </li></ul><ul><li>No se separa de la vida ni del amor práctico. </li></ul><ul><li>Va paralela a la escucha de la palabra y al auto-conocimiento y a la incorporación de la realidad. </li></ul>
  125. 125. CONFRONTACIÓN <ul><li>Cuesta, pero es gracia. </li></ul><ul><li>Respeta la libertad y el propio camino (el que Dios te vaya marcando). </li></ul><ul><li>Da paz y confianza. </li></ul><ul><li>Abre horizontes. </li></ul><ul><li>Es parte del acompañamiento </li></ul>
  126. 126. <ul><li>Al servicio de la persona y su proceso </li></ul><ul><li>Es un aprendizaje. </li></ul><ul><li>Educar para la sana renuncia </li></ul><ul><li>Aceptar el sacrificio de uno mismo </li></ul><ul><li>La ascética del amor solidario. </li></ul>9.4. RESITUAR LA ASCÉTICA
  127. 127. 10. Acompañar la VIDA AMOR = VIDA
  128. 128. PARA QUE TENGAN VIDA Dios ama la vida, la cuida y la protege, la defiende y la redime. Bajo la mirada del amor de Dios “ Sólo el amor auténtico pude educar”
  129. 129. EDUCAR ADMIRAR AGRADECER RESPETAR PROTEGER CUIDAR CURAR ENTREGAR AMAR CELEBRAR VIDA
  130. 130. La educación es un tesoro Dejarse conducir, en la experiencia de crecimiento en la fe, por la gracia (acción del Espíritu Santo) en relación con otra persona de referencia que acompaña y es testigo. Don, carisma y ministerio el ser testigo y “guía” de la trayectoria hacia la pascua en el Señor.
  131. 131. <ul><li>Para D. Bosco y Madre Mazzarello, “sólo el amor auténtico puede educar, porque éste es el medio divino que Dios privilegia cuando educa y corrige”. </li></ul><ul><li>Promotores de la vida, cultivadores de la Vida en los-las Jóvenes y creativos en el arte de educar en la Vida. </li></ul><ul><li>Nuestras comunidades: hogares de la vida y para la vida. </li></ul>EN ESTE MARCO SITUAMOS EL ACOMPAÑAMIENTO: RESPETAR, PROTEGER, CURAR LAS HERIDAS, CUIDAR Y ACOMPAÑAR LA VIDA.
  132. 132. 6. Reflexión personal El tema de los medios a emplear en el acompañamiento es decisivo, siempre que se usen pedagógicamente. Se sugieren algunos. ¿Cuáles son los medios más acordes a nuestro carisma? Los recursos clásicos están en desuso en nuestra práctica pastoral actual, ¿habría que recatarlos? ¿Cuál de ellos y de qué forma? (9.1.) La vida presenta mediaciones significativas ¿Cuáles crees que son las más impactan a los jóvenes de hoy? (9.2.). ¿Qué experiencia personal tienes respecto de las mediaciones privilegiadas? (9.3.). ¿Qué te sugiere el tema de redituar la ascética? (9.4.) Resonancias personales que se sugiere la lectura del punto 10. RESPECTO DE LOS TEMAS TRATADOS EN ESTE FOLLETO: HAZ UNA LISTA POR ORDEN DE PREFERENCIA DE AQUELLOS QUE REQUIEREN SER TRATADOS MONOGRÁFICAMENTE Y DE UNA FORMA MÁS DETALLADA.
  133. 133. ACOMPAÑAR CON ESTILO SALESIANO MIRAMOS A D. BOSCO y MADRE MAZZARELLO EN SU ESTILO DE EDUCAR Y ACOMPAÑAR
  134. 134. “ Para que tengan vida…” UNA MIRADA HACIA ADELANTE
  135. 135. FIN

×