El  gnomo del Moncayo
En un pueblo cerca del Moncayo todas las tardes se reunían los abuelos alrededor de la fuente para recordar viejas histori...
Una de ellas decía que en sus bosques habitaban seres fantásticos como los gnomos culpables de hacer desaparecer todas las...
Se decía que  el interior de la montaña estaba lleno de túneles y galerías habitadas por los gnmos y en algunas de ellas g...
Muchas personas habían intentado encontrarlos pero las que habían penetrado en las galerías no se había vuelto a saber nad...
Por eso os digo que no vayáis a buscar agua al río cuando sea tarde,  y se esté haciendo de noche. Marta y Magdalena que p...
Te daré tesoros y joyas si entras en la gruta.
Mientras que Marta se dirigía hacia la gruta, Magdalena sintió miedo, se sentó y esperó a que su hermana regresara. Cuando...
Aunque dicen que cerca del manantial a la entrada de la gruta por la noche se oyen los sollozos de una niña.
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Los gnomos del Moncayo

851 visualizaciones

Publicado el

Trabajo de animación a la lectura realizado con 2º de primaria.

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
851
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
43
Acciones
Compartido
0
Descargas
7
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.
  • En un pueblo cerca del Moncayo todas las tardes se reunían los abuelos alrededor de la fuente para recordar viejas historias que ellos habían oído contar. Los niños se les acercaban porque así se entretenían y conocían más cosas de aquella montaña a la que algunos le atribuían poderes mágicos y otros hechos misteriosos.
  • Una de ellas decía que en sus bosques habitaban seres fantásticos como los gnomos culpables de hacer desaparecer todas las cosas que se perdían en las casas.
  • Se decía que el interior de la montaña estaba lleno de túneles y galerías habitadas por los gnmos y en algunas de ellas guardaban un tesoro, que permanecía oculto desde el principio de los tiempos.
  • Muchas personas habían intentado encontrarlos pero las que habían penetrado en las galerías no se había vuelto a saber nada de ellas. Solamente un pastor consiguió regresar pero no volvió a hablar con nadie, nunca se le borró de su cara la expresión de horror por lo que había visto
  • Por eso os digo que no vayáis a buscar agua al río cuando sea tarde, y se esté haciendo de noche. Marta y Magdalena que permanecían atentas a la historia decidieron ir a comprobar el relato. Cuando se acercaban el río comenzaron a oír una voces que les susurraban; ven acércate.
  • Te daré tesoros y joyas si entras en la gruta.
  • Mientras que Marta se dirigía hacia la gruta Magdalena sintió miedo, se sentó y esperó a que su hermana regresara. Atemorizada regresó al pueblo y a su hermana no se la volvió a ver.
  • Aunque dicen que cerca del manantial a la entrada de la gruta por la noche se oyen los sollozos de una niña.
  • Los gnomos del Moncayo

    1. 1. El gnomo del Moncayo
    2. 2. En un pueblo cerca del Moncayo todas las tardes se reunían los abuelos alrededor de la fuente para recordar viejas historias que ellos habían oído contar. Los niños se les acercaban porque así se entretenían y conocían más cosas de aquella montaña a la que algunos le atribuían poderes mágicos y otros hechos misteriosos.
    3. 3. Una de ellas decía que en sus bosques habitaban seres fantásticos como los gnomos culpables de hacer desaparecer todas las cosas que se perdían en las casas.
    4. 4. Se decía que el interior de la montaña estaba lleno de túneles y galerías habitadas por los gnmos y en algunas de ellas guardaban un tesoro, que permanecía oculto desde el principio de los tiempos.
    5. 5. Muchas personas habían intentado encontrarlos pero las que habían penetrado en las galerías no se había vuelto a saber nada de ellas. Solamente un pastor consiguió regresar pero no volvió a hablar con nadie, nunca se le borró de su cara la expresión de horror por lo que había visto.
    6. 6. Por eso os digo que no vayáis a buscar agua al río cuando sea tarde, y se esté haciendo de noche. Marta y Magdalena que permanecían atentas a la historia decidieron ir a comprobar el relato. Cuando se acercaban el río comenzaron a oír una voces que les susurraban; ven acércate.
    7. 7. Te daré tesoros y joyas si entras en la gruta.
    8. 8. Mientras que Marta se dirigía hacia la gruta, Magdalena sintió miedo, se sentó y esperó a que su hermana regresara. Cuando se hizo de noche, atemorizada, regresó al pueblo. A su hermana no se la volvió a ver.
    9. 9. Aunque dicen que cerca del manantial a la entrada de la gruta por la noche se oyen los sollozos de una niña.

    ×