Cuentos      para    halloween     Volumen II     (Grupo C) Colección de cuentos escritos poralumnos/as de educación prima...
Índice de cuentos   Autor/a:                  Título:              PáginaIrene Rodríguez…….…    La casa de terror……………... ...
La casa de terrorUn día unos amigos decidieron ir a una casa a dormir lanoche de halloween y hacer una fiesta. Eran cuatro...
sacaran de allí. Entonces sucedió lo mismo que conCarmen, y Lucía desapareció.Cristina y Miguel se pusieron aún más nervio...
Infierno desde la mañanaEra el día de halloween. La profesora terminó la lección dematemáticas y a continuación tocó la ca...
alcantarillas; pero eran mejor que cualquier sitio de laciudad.Se preguntaban qué habría sido de sus familias. El períodod...
Cuando conquistaron el colegio, las columnas de metalestaban agujereas. Los profesores que quedaron estabanilesos. Pero ni...
iba con gafas de sol, pues era un día muy soleado. Luis, consus gafas.Sin duda, lo que más les fascinó fueron las catacumb...
pero cuando la chica sintió que la agarraban, les propinóuna patada y los fantasmas se alejaron. Pero esta vezdejaron tamb...
Cuando llegamos lo primero que hicimos fue montar latienda y colocar las cosas. Después decidimos ir adescansar un rato.A ...
altavoces que había en todas las habitaciones de la casa.También había un retrato, nosotros pensamos que podía serel ladró...
vibrando por las ventanas como espectros atrapados en unmundo sin paz.Era noche de brujas.Abajo, en el sótano, Pedro y Luc...
- Es verdad.- ¡Mira Lucía! ¡Se ilumina!- Ten cuidado, me da mala espina.Como Pedro era bastante desobediente a la hora de ...
- Hola, traemos la compra -                           contestó la madre.                           - ¿Y papá? -dijo Pedro....
Más tarde, a las 10:00 comenzó la fiesta del “neewollah” yvino un montón de gente, aunque Pedro y Lucía no teníanni idea d...
El misterio del museoSe acerca el día de halloween y en la ciudad de Valladolidel ayuntamiento ha organizado un concurso e...
colegio. Pero ellos no se desanimaron. Fueron a la policía yles entregaron las cintas que grabaron las cámarasexteriores d...
- Los ladrones debieron haber ido por las alcantarillas hastaeste lugar para refugiarse y esperar a que los policías diera...
- ¡Socorro, auxilio!Sus compañeros salieron corriendo en busca de los gritosde Adrian; pero no le encontraron. Daniel vio ...
- ¡Qué miedo! -susurró Mario.Intentaron abrir la puerta desde donde se escuchaban losgritos, la empujaron con toda su fuer...
La casa de la antigua escuelaHabía sido un día agotador. Yo estaba en casa preparandomi mochila para pasar un fin de seman...
La casa encantadaHabía una vez una niña llamada Juli que vivía en una casamuy vieja en un pueblo llamado Camporredondo. Su...
Eran Lucas, Hernán, Mario, Dani, Carlos y Adrián. Lucasera muy bueno jugando al fútbol; Hernán, el fuerte delgrupo; Mario,...
Una noche de halloween, sin que nadie lo viera, bajó de suhabitación y se encaminó hacia el cementerio de lalocalidad. All...
Construyeron una muralla entre el pueblo y la mansión y,con el paso del tiempo, la maleza se apoderó de la casa.Frankenwee...
llenas de cardos y flores secas. Por ellas corrían ratasmalolientes perseguidas por gatos negros.Los niños al ver el puebl...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Cuentos terror II

7.910 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Entretenimiento y humor
0 comentarios
2 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
7.910
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4.033
Acciones
Compartido
0
Descargas
40
Comentarios
0
Recomendaciones
2
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Cuentos terror II

  1. 1. Cuentos para halloween Volumen II (Grupo C) Colección de cuentos escritos poralumnos/as de educación primaria.
  2. 2. Índice de cuentos Autor/a: Título: PáginaIrene Rodríguez…….… La casa de terror……………... 3Javier Tello……...…… Infierno desde la mañana…….. 5César Cabrero………… Terror en el coliseo…………… 7Sofía García………….. El misterio del castillo encantado 9Néstor Rivero………… Un halloween al revés……….. 11Carlos Olmedo……….. El misterio del museo….…….. 16Mario Fernández……... La casa tenebrosa……………. 18Celia Mª, Maroto…….. La casa de la antigua escuela... 21Lucas de Nicolás…….. La casa encantada…………... 22Pablo González……… La mansión prisión…………. 23Lucía Herrán………… La ciudad encantada………… 25Raúl El fantasma de Escalante……. 26
  3. 3. La casa de terrorUn día unos amigos decidieron ir a una casa a dormir lanoche de halloween y hacer una fiesta. Eran cuatro amigosque se llamaban Lucía, Carmen, Miguel y Cristina.Lo acordaron cuando se dieron cuenta de que ese día era elcumpleaños de Lucía. Ellos miraron casas por internet yencontraron una muy grande y bonita. Entonces decidieronalquilarla.Cuando llegaron a la casa lo primero que hicieron fuedecorarla con fantasmas, velas… y disfrazarse. Cuandoterminaron, la casa quedó terrorífica. Después, hasta quellegó la noche, se quedaron en casa jugando a las cartas.Carmen fue acoger las cartas yoyó un ruidoextraño, peropensó que habíansido los demáspara asustarla.Entonces les dijoque salieran y, derepente, empezó a hacer mucho aire y Carmen desapareció.Al ver que tardaba mucho, los demás fueron a buscarla. Pormás que buscaban, no la encontraban y no sabían muy bienqué hacer.Decidieron llamar a la policía, pero los teléfonos no teníancobertura y pensaron ser ellos los policías y buscarla.Cuando iban a entrar por la puerta de la primera habitaciónla puerta se abrió sola. Entonces entraron y, de repente, lapuerta se cerró dejándolos allí encerrados. Todos teníanmucho miedo y Lucía pensó que tal vez sería una broma.Decidió decir en alto que dejaran de hacer el tonto y los
  4. 4. sacaran de allí. Entonces sucedió lo mismo que conCarmen, y Lucía desapareció.Cristina y Miguel se pusieron aún más nerviosos. Cristinadijo que lo mejor era estar tranquilos. Entonces estuvieronpensando que cómo era posible que hubieran desaparecidoLucía y Carmen.De la nada apareció una puerta y de pronto se abrió. Losniños, movidos por su curiosidad, entraron por si estabanLucía y Carmen.Apareció un largo pasillo que iba desde la puerta hastaquién sabía dónde. Los niños entraron y se encontraron conunos fantasmas y brujas que se acercaban hacia ellos conLucía y Carmen encerradas en una jaula minúscula. Cristinay Miguel empezaron a gritar. Cuando se dieron cuenta deque estaban Lucía y Carmen en la jaula dijeron a losmonstruos que las soltaran, y ellos les contestaron que no.Entonces, los niños hicieron un plan: Cristina les distraería,mientras, Miguel sacaba a las chicas de la jaula con unapinza del pelo de Cristina.El plan salió bien y cuando acabaron, los monstruossalieron huyendo, aterrorizados de los niños, y decidieronno volver nunca.Ya se había hecho de noche y era hora de ir pidiendocaramelos por las casas.Al final tuvieron millones de caramelos y los acompañaroncon la tarta del cumpleaños de Lucía.Al final se fueron todos a dormir tan tranquilos porque yano había ningún monstruo. A la mañana siguiente cada unose fue a su casa y decidieron que antes de alquilar una casairían a verla primero. Irene Rodríguez.
  5. 5. Infierno desde la mañanaEra el día de halloween. La profesora terminó la lección dematemáticas y a continuación tocó la campana del recreo.Los niños se pasaron todo el rato pensando sobre lo queiban a soñar esa noche. Desde los más pequeños hasta losmás mayores hablaban de ello.El recreo acabó. Pero nadie formó filas. Hasta los de 1º deprimaria creían que sabían lo que pasaría a continuación.Pensaban que los alumnos de quinto y de sexto pondríancanciones y bailarían coreografías. Todos iban disfrazadosde monstruos, hechiceros o demonios. Los vampiros eranlos más abundantes.Javier y Néstor se habían pasado el rato hablando de lanoche que acechaba; pero de pronto: ¡zas! Empezaron acaer columnas de hierro de unos cuatro metros de diámetroque atraparon a casi todos los niños. Sólo quedaban lamayoría de los chavales de 6º C, coincidencia o no, porquesimultánea mente el cielo oscureció, y todos pensaron queera el fin del mundo.De repente, en un cielo que ahora era de color carmesí, sepudo distinguir un mensaje: V a i s a m o r i r.Luego los árboles empezaron a arder. Todos intentaron salirdel colegio. Javier ayudó a Néstor a que saliese.Los profesores también escaparon del “colegio infernal”,término que utilizaron muchas persona cuando estuvieron asalvo.Formaron grupos para patrullar la ciudad en busca delugares seguros. Encontraron toda clase de cosas en subúsqueda. Desde alimentos básicos hasta portátiles.El grupo llamado Halcón, la mayoría de los miembros de 6ºC, encontró varios lugares seguros. Los examinaron hastadescubrir todos los inconvenientes y ventajas hasta que elmejor fue el lugar que había descubierto Carlos. Eran las
  6. 6. alcantarillas; pero eran mejor que cualquier sitio de laciudad.Se preguntaban qué habría sido de sus familias. El períodode adaptación fue largo y duro. Descubrieron que habíandependido demasiado de la electricidad. Mientras pasaba eltiempo, aprendían a ser más autónomos.Pero las alcantarillas dejaron de ser tan seguras. Había unospocos desaparecidos. Decidieron ir a buscarlos y JuanCarlos, el líder de los Pandas (uno de los subgrupos de losHalcón), propuso una idea para no perder a nadie: agarrar atodos con cuerdas.A todos les gustó la idea. Estaban equipados con linternas.Encontraron a lo que parecía un grupo de zombis. Néstor yJavier, que iban a la cabeza, avistaron a los zombis y losapuntaron con las linternas. Así fue como descubrieron quela luz era dolorosa para los zombis, ya que empezaron aretorcerse como si de llamas se tratase.Luego, descubrieron que los supuestos zombis eran suscompañeros desaparecidos.- Debemos hacer frente a la situación. Armarnos de valor ysalir ahí fuera, descubrir qué fue lo que pasó con nuestrasfamilias y qué fue lo que provocó el colegio infernal -sugirió Mario.- Tiene razón, -continuó Javier- no podemos quedarnos aquípara siempre.Y así fue, un día improvisaron armas y armaduras ysalieron los Halcón y los Cigüeña.Descubrieron que todo estaba normal, que sólo había ardidola primera quincena. Todo excepto el colegio, que estabacompletamente calcinado. Fueron ganando a los muchosseres (monstruos, hechiceros, demonios, vampiros…) quehabitaban la Tierra. Lo último que consiguieron fue elcolegio.
  7. 7. Cuando conquistaron el colegio, las columnas de metalestaban agujereas. Los profesores que quedaron estabanilesos. Pero ninguno de los supervivientes del colegiorecordaba nada.También descubrieron que todas las demás personas delmundo habían muerto a causa de un terremoto; pero elcolegio no había sido afectado, como si un campo de fuerzalos hubiese protegido.Reforzaron el colegio con techos en el patio y muros dehormigón en todas las paredes.Su reconquista del planeta Tierra fue larga y durógeneraciones, pero esa es ya otra historia. Javier Tello. Terror en el coliseoRaquel era una chica despierta y vivaracha. Le gustabamucho escribir historias. Ella y su familia estaban pasandounas agradables vacaciones en Roma, visitando museos ymonumentos. Toño, su hermano, estaba bastante pesado,pero a ella le daba igual: le encantaba visitar museos yescuchar historias de cada uno de esos objetos.Aquel día, estaban visitando el Coliseo. A todos les encantóaquella maravillosa obra romana. Luis, su padre, comprócuatro entradas para la visita guiada.Toño se vistió de antiguo gladiador romano. Raquel iba consu libreta anotando todo lo que veía y oía. Marta, su madre,
  8. 8. iba con gafas de sol, pues era un día muy soleado. Luis, consus gafas.Sin duda, lo que más les fascinó fueron las catacumbas. Lascatacumbas eran grandes y espeluznantes. De pronto, oyeron unos chillidos horripilantes. Todos se asustaron. El guardia y el resto del grupo huyeron. La familia de Raquel y ella se quedaron a investigar. Yhabría sido mejor que no lo hubieran hecho. Delante deellos había unos fantasmas. Sí, unos tenebrosos fantasmascon cara de pocos amigos. Eran dos esqueletos quedesprendían un brillo espantoso de color azulado. Raquelles preguntó:- ¿Quienes sois? ¿Qué hacéis aquí?Los esqueletos, al verse interrogados de aquella forma,emprendieron la huida. La familia los siguió. Fue una huidaimpresionante: los fantasmas-esqueletos iban a unavelocidad vertiginosa, por lo que la familia no pudoatraparles. Raquel se quedó pensando y al final exclamó:- ¡Tenemos un misterio! ¡Vamos a buscar pistas!Y así todos se vieron implicados en esa idea. Cuandollevaban un largo rato, Toño dijo:- Creo que aquí hay algo.Ahí había una tela rasgada. Marta le felicitó y Luis le dio uncaramelo.- ¿No es del taquillero? -dijo Luis, intrigado.- Sí lo es -le contestó Marta.Así la familia decidió llegar al fondo de este asunto.Mientras pensaban, los fantasmas-esqueleto raptaron aToño. El pobre chico estaba muerto de miedo. Losfantasmas-esqueleto intentaron llevarse también a Raquel;
  9. 9. pero cuando la chica sintió que la agarraban, les propinóuna patada y los fantasmas se alejaron. Pero esta vezdejaron también una pista tan interesante como inquietante,pues debajo de sus pies había una zapatilla medio roída.- ¡Es del amigo del taquillero! -exclamó Marta.Así fueron al interior del patio y ahí encontraron a Toñoatado.Toda la familia reunida, se dirigieron a las taquillas y allíavisaron al director, y éste con unos policías les arrestaron.Por fin la familia pudo continuar su visita guida por elColiseo. César Cabrero. El misterio del castillo encantadoUn día, Carlos, Susana, Lidia, David y yo tuvimos la ideade acampar al lado de un castillo abandonado. Cuenta la leyenda, que estaba encantado. Iba a ser un pequeño desafío para la noche de Halloween. El día anterior preparamos todo,antes de pasar más miedo que en toda nuestra vida.Quedamos en el principio del camino. Cuando estuvimostodos, partimos rumbo al Valle de las Nieblas lugar dondese encontraba dicho castillo.
  10. 10. Cuando llegamos lo primero que hicimos fue montar latienda y colocar las cosas. Después decidimos ir adescansar un rato.A la hora de cenar nos despertamos, nos preparamos unosbocadillos y nos lo comimos mientras David contaba unahistoria de miedo.Al dar las doce, nos fuimos al castillo. La puerta de laentrada estaba cerrada y tuvimos que entrar por unaventana .Dentro todo estaba lleno de telarañas y habíamucha humedad. De repente lasventanas se abrieron de golpe yresplandecieron los relámpagospor todo el castillo.Parece que no podíamos volvera la tienda porque comenzó allover con gran fuerza.Cuando nos íbamos a ir a la cama una voz nos gritó:- Como no salgáis de mi castillo os comeré vivos. Jajaja.Al oír esto, todos empezamos a gritar y las luces seencendían y apagaban solas; las ventanas se abrían ycerraban sin que hubiera nadie cerca.Salimos corriendo del castillo hasta la tienda más cercanadel pueblo; allí hablamos sobre la situación. Los monstruos no existen, en eso estábamos todos de acuerdo. Entonces alguien con ayuda de la tecnología tenía que ser ese fantasma para ocultar algún secreto.Decidimos ir al castillo al día siguiente para averiguarlo.Al amanecer fuimos al castillo. Todo parecía tranquilo. Enuna habitación descubrimos millones de cosas robadas; unpanel de control de luces y que hacía abrir y cerrar lasventanas, y un micrófono, que estaba conectado a unos
  11. 11. altavoces que había en todas las habitaciones de la casa.También había un retrato, nosotros pensamos que podía serel ladrón.Al día siguiente, fuimos a la policía y le contamos todo.Nos dijeron que nuestro fantasma era un ladrón muypeligroso.¡Qué desilusión, parecía un castillo encantado de verdad! Sofía García. Un halloween al revésÉrase una vez un halloween extraño, muy extraño.La historia que os voy a contar no es precisamenteterrorífica; se refiere a unas fiestas especiales que secelebran en un país que no se halla en ningún mapa: el paísde lo contrario. Me refiero a ese país extraño e inventadopor los niños, al que ellos llaman el mundo al revés. Es esepaís que los buenos usan para divertirse y los malos paraescaquearse diciendo que algo no es verdad porque estamosen el mundo al revés.Bueno, al grano; como os iba diciendo, en este país todo eslo contrario y, por lo tanto, las fiestas también lo son,incluido halloween, al que por cierto ellos llamanneewollah (imagino que ya sabréis por qué).El caso es que nuestro halloween nació de su neewollah, ymi relato va a tratar de cómo el neewollah pasó a ser elhalloween actual.Era un día lluvioso, las goteras humedecían el blanco suelodel pasillo y las ráfagas de frío entraban sollozando y
  12. 12. vibrando por las ventanas como espectros atrapados en unmundo sin paz.Era noche de brujas.Abajo, en el sótano, Pedro y Lucía preparaban losdecorados y comidas con mucha alegría e inquietud; puesesa misma noche iban a celebrar su fiesta favorita:halloween.Iban colocando las arañas en sus telarañas, calaveras, brujas, dulces y, por supuesto, calabazas. Sus padres estaban de compras; pues iban a preparar la cena y necesitaban los ingredientes correspondientes que, aparte de dos coliflores y una lechuga, se trataba de dulces, dulces y más dulces de todo tipo.- Por fin hemos terminado -jadeó Pedro, que tenía ganas dellorar, aunque no sabía si de alegría o de cansancio.- Sí, pero lo hemos hecho rápido para nada -contestó Lucía.- ¿Por qué lo dices?- Porque faltan dos horas para que lleguen papá y mamá.- Ah, es verdad.Entonces Pedro y Lucía subieron a su habitación yempezaron a rebuscar en su vieja caja de juegos, para ver siencontraban algo con lo que entretenerse. Aquel arcónestaba frío, sucio y francamente destartalado; aunque llenode recuerdos, tanto materiales como sentimentales.Rebuscando en aquel baúl encontraron algo que lessorprendió: ¡Una calabaza!- ¡Y qué grande! -exclamó sorprendido Pedro, que aún nose lo creía.- Sólo es un espejo -suspiró decepcionada Lucía.- ¡Pero si no tenemos ninguna calabaza detrás!
  13. 13. - Es verdad.- ¡Mira Lucía! ¡Se ilumina!- Ten cuidado, me da mala espina.Como Pedro era bastante desobediente a la hora de tratarcon su hermana, le entraron unas ganas enormes de tocar lacalabaza y, como es predecible, lo hizo.- ¿Qué es esto?- ¡Aaaaaaaah!- ¡¡¡BANG!!!Una explosión de color los aturdió y perdieron elconocimiento. Estuvieron inconscientes unos segundos ycuando despertaron todo parecía seguir en calma.- ¡Vaya estruendo!- Me duele la cabeza.- ¿Qué habrá sido eso?- No estoy segura.- Vamos a ver si han llegado papá y mamá -sugirió Pedro.- Vale, es buena idea.Pedro y Lucía bajaron las escaleras y observaron que suspadres aún no habían llegado. Entonces decidieron ir a lacocina a ver la televisión hasta que llegasen; pero seencontraron con algo que los asombró. Era una lista de lacompra, pero un poco extraña:Al ver esto, los hermanos se sorprendieron:- ¿Qué idioma es este?- No es ningún idioma, sólo está escrita al revés.- Tienes razón.- Deberías pensar antes de hablar, Pedro.- Vale -suspiró Pedro.Después de un buen rato pensando en esa nota tan extrañasin lograr llegar a ninguna conclusión, oyeron a alguienvenir:- Ya hemos llegado -dijo una voz de repente.- ¡Hola mamá! -dijeron los niños al unísono.
  14. 14. - Hola, traemos la compra - contestó la madre. - ¿Y papá? -dijo Pedro. - Ahora viene, está metiendo el coche en el garaje. - ¿Queréis que os ayude? -se ofreció Lucía. - Tranquila, no hace falta.- ¿Y qué hacemos? -preguntó Pedro.- Tú vete a lavarte la cara, que la tienes muy sucia.- Vale -aceptó Pedro a regañadientes.Cuando Pedro bajó del baño tenía la cara limpia, aunque enella estaba grabada una expresión de terror.- ¿Qué te pasa? -preguntó Lucía- ¡Ven conmigo!Pedro tiró del brazo a su hermana y se la llevó escalerasarriba, hacia el baño.- ¿Qué pasa?- Mira el espejo.- No veo nada raro.- Mira bien.- ¡La imagen se refleja al revés! -exclamó Lucía.Los niños les preguntaron a sus padres el porqué de que lalista de la compra y el espejo estuviesen al revés, y lospadres les contestaron que no tenían nada raro. Luego lespreguntaron si habían colocado todo el decorado para “elneewollah”, a lo que ellos no contestaron, pues estaban muyextrañados por lo que les acababan de decir. Luegosubieron a la habitación para hablar solos.- ¡Qué extraño! -dijo Lucía.- ¡Yo creo que hemos salido de nuestro mundo y hemosviajado a otra dimensión! -opinó Pedro.- No digas tonterías, Pedro.- Vale, esperemos a ver qué pasa.
  15. 15. Más tarde, a las 10:00 comenzó la fiesta del “neewollah” yvino un montón de gente, aunque Pedro y Lucía no teníanni idea de que significaba todo eso.- ¿Qué es todo esto? -dijo Pedro.- Creo que es una fiesta, como nuestro halloween. Los chicos no sabían qué hacer, por lo que subieron arriba a pensar y razonar, pero se encontraron con algo terrorífico: su viejo baúl parecía ahora el de una casa del terror. Eran ya las 22:15 h. cuando los hermanos se decidieron por fin a abrir el cofre, cosaque, desgraciadamente, no consiguieron hacer.De repente un fuerte golpe sonó y las luces se apagaron ysonaron unos pasos aproximándose lentamente por laescalera, que crujía más que nunca, ¡todos los invitados dela fiesta estaban momificados!Los hermanos hicieron fuerza y por fin lograron abrir elarcón que parecía que hubiese cobrado vida, sacaron elespejito de la calabaza y lo volvieron a tocar; pero nofuncionó.- ¡Se acercan! -dijo Pedro, muerto de miedo.- Tócalo tú.- ¿Por qué?- Porque tú lo tocaste la última vez.- Vale.- ¡BOOM!De nuevo, la explosión de color los aturdió, pero esta vezaparecieron en el comedor del mundo normal, en medio deun círculo de gente que esperaba que ellos contaran ya elcuento que les tocaba y obviamente, contaron su propiahistoria, que Pedro decidió titular un halloween al revés. Néstor Rivero.
  16. 16. El misterio del museoSe acerca el día de halloween y en la ciudad de Valladolidel ayuntamiento ha organizado un concurso en el que estáninvitados a participar todos los ciudadanos y ciudadanas dela ciudad .Consiste en que la gente tiene que hacer unacalabaza terrorífica para ganar 10.000€.Esta noticia llegó a los oídos de la gente de la clase de 6ºC,del colegio Marina Escobar. Encabezados por su profesoraempezaron a trabajar en ello. El abuelo de un chico tenía ensu poder la mayor calabaza del mundo, registrada en ellibro de los Record Guiness.Durante una semana los chicos y chicas estuvierontrabajando sin parar hasta que el día anterior de entregar lacalabaza la terminaron. Sus ojos eran triangulares y en lanariz se observaba dos triángulos pequeños .Como bocatenía una línea discontinua. Dentro de la calabaza había unagran vela. ¡Lo más sorprendente es que media más de tresmetros de diámetro!Llegó el día y con una bolsa gigante trasladaron la calabazaal museo donde la recogían.Pasaban los segundos, los minutos, las horas hasta que sedecidió cual era el vencedor. El alcalde anunció:- El cheque de 10.000€ es para… ¡la clase de 6ºC delMarina Escobar!De repente… ¡plasss! Una densa niebla negra cubrió todo elmuseo. Del techo cayeron en cuerdas hombres que llevabanpistolas. Agredieron al alcalde y le quitaron el cheque.Aprovechando la situación, otros dos ladrones rompieron elescaparate de joyas históricas y las robaron .Rápidamentesubieron a la azotea, donde les esperaba un helicóptero queles llevaría muy lejos de ahí.Los alumnos de aquella clase se decepcionaron mucho yaque iban a utilizar el dinero en mejorar la actividad del
  17. 17. colegio. Pero ellos no se desanimaron. Fueron a la policía yles entregaron las cintas que grabaron las cámarasexteriores del museo.El inspector Juan exclamó:- ¡Para ahí! Ese logo es el de la BILEM (BandaInternacional de Ladrones de Museos). Tenemos lainformación de que su sede está en una casita de losPirineos.Hasta allí se desplazó gran parte de la policía de Valladolid.Tras duros trayectos llegaron al hospedaje de los ladrones.El jefe de la operación dijo:- La foto coincide con esta casa, debemos entrar en gruposde tres personas por la ventana derecha e izquierda. Losdiez restantes por la puerta trasera.El jefe de la operación dio el primer paso y... ¡catapum!,una pequeña bomba de relojería explotó, destruyendo lacasa entera. Sólo sobrevivió un oficial, que rápidamenteinformó al inspector Juan que los ladrones y el dinero noestaban ahí.Al día siguiente los niños y niñas decidieron investigar ellossolos. El museo quedó rastreado de punta a punta y no seencontró nada. Un niño propuso bajar a las alcantarillas ainvestigar. Al momento le siguió toda la clase .La mayoríade la gente tenía miedo. De repente… ¡crrrrrrr!Esos ruidos desviaron la mirada a una puerta metálica cercade ahí.Entraron todos instantáneamente y se encendió la luz. Losniños tenían mucho miedo.- ¡Alto, manos arriba o no queda nadie vivo!Era la banda BILEM. Un grupo de policías seguía a losniños por si acaso. Cogieron las pistolas y ¡pum! ¡pum!,dispararon a los pies de los ladrones. Estos se rindieron yasí se disolvió la banda.El inspector Juan sacó una conclusión:
  18. 18. - Los ladrones debieron haber ido por las alcantarillas hastaeste lugar para refugiarse y esperar a que los policías dieranel caso por perdido. Nosotros creíamos que habían montadoen el helicóptero, pero eso no fue así.Al final los niños y niñas recuperaron el dinero y sucalabaza se expuso en el museo durante mucho tiempo.Esta historia de halloween se recordaría durante muchosaños por los niños del colegio Marina Escobar. Carlos Olmedo. La casa tenebrosaUn día por la tarde, un grupo de amigos compuesto por:Lucas, Adrián, Hernán y Mario quedaron con las bicis,como todos los fines de semana.Después de una hora de andar en bici, Adrián, que iba elprimero dirigiendo el grupo, se despistó y se confundió decamino; pero como nadie se dio cuenta siguieron. Mariodijo a sus amigos que tendrían que haber finalizado la ruta.Daniel que tenía una vista de águila vio un cartel que ponía:“Peligro”; pero pasaron de largo. De repente Lucas setropezó con una piedra y se cayó. Sus amigos pararon asocorrerle.Cuando Lucas se puso de pie anocheció y Hernán propusoparar porque de noche es muy peligroso.Se sentaron debajo de de un árbol, en el que estaba apoyadoun búho negro y con los ojos bizcos. Adrián fue a dar unavuelta para ver si encontraba algo y gritó diciendo:
  19. 19. - ¡Socorro, auxilio!Sus compañeros salieron corriendo en busca de los gritosde Adrian; pero no le encontraron. Daniel vio unaalcantarilla y dijo que a lo mejor se había caído por eseagujero.Bajaron de uno en uno y Lucas aterrorizado dijo:- ¡Aquí huele a muerto y a sangre!Siguieron en dirección a la corriente, cuando Mario setropezó con un esqueleto. Daniel y Lucas, que eran los másmiedosos, propusieron darse la vuelta y quedarse junto alárbol hasta que amaneciera; pero Hernán se lo impidió:- ¡Chicos no podemos retroceder, nuestro amigo puedecorrer peligro!Recorrieron 500 metros y se encontraron con el final. Mariotocó la pared para descansar, y por suerte descubrió unapuerta misteriosa. Mario intento abrirla; pero no pudo, asíque lo intento Daniel.- ¡Aaaah, aaaaah! ¡Tengo una araña en mi cabeza! -gritóDaniel.Los amigos le calmaron y atravesaron la puerta llena depolvo y telarañas. Encontraron enseguida la salida, peroaparecieron en una casa terriblemente tenebrosa.Las paredes estaban agujereadas con manchas negras. Lapuerta principal tenía un cristal roto, por el que entró unmurciélago negro con las alas rojas apoyándose en laescalera de madera.Los niños estaban aterrorizados, porque el murciélagopresagiaba mala suerte. Hernán escuchó unos gritos queprocedían de la planta de arriba. Hernán fue el primero endirigirse a la escalera, pero cuando apoyó un pie se rompióuna tabla y aparecieron miles de ratones. Daniel que teníafobia a los ratones casi se desmaya. Subieron de uno enuno, por temor a que se derrumbara. Todos juntos,siguieron por el pasillo y vieron todo destrozado.
  20. 20. - ¡Qué miedo! -susurró Mario.Intentaron abrir la puerta desde donde se escuchaban losgritos, la empujaron con toda su fuerza y ésta saliódespedida.- ¡Socorro, ayudadme! -Volvieron a escucharse los gritos.Todos, sigilosamente, se dirigieron al armario yencontraron a Adrián temeroso y sangriento atado de pies ymanos.- ¡Gracias amigos, estaba seguro de que podría contar convosotros! -dijo emocionado Adrián.- ¿Quién te ha llevado hasta aquí? -le preguntaron conmucha intriga.- Una persona similar a un vampiro, quien me empujó,dándome con una piedra y dejándome inconsciente -replicóAdrián.Adrián, que conocía mejor la casa, propuso salirvelozmente tirándose desde la ventana al árbol quemado.Justo empezaba a amanecer y corrieron a la velocidad de laluz para alejarse de esa maldita casa.El grupo de amigos, se dirigió hacia la carretera, donde unanciano que les vio muy asustados les recogió y les llevó asus casas. Los niños les contaron lo que había sucedido asus madres, pero ellas les dijeron que todo había sido unmal sueño. Mario Fernández.
  21. 21. La casa de la antigua escuelaHabía sido un día agotador. Yo estaba en casa preparandomi mochila para pasar un fin de semana en casa de losabuelos de Pilar. Pilar y sus padres me recogieron y,después de una hora de viaje, llegamos a la casa, que estabasituada a las afueras de un pueblo.Los padres de Pilar se acercaron alpueblo a comprar provisiones para elsábado y domingo, y nosotras nosquedamos solas en casa.Era una casa vieja y se escuchabanruidos por todos los sitios. Sentimos miedo y nos metimos debajo de una cama. De pronto el suelo de madera crujió y se abrió, y caímos a un lugar increíble. Era una escuela antigua, donde los niños gritaban y corrían desesperados; nos agarraban dela ropa y decían: "ayúdame, tengo miedo, tengo muchocalor; sácame de aquí, por favor".Los profesores corrían por los pasillos pidiendo auxilio.De pronto, sobre nuestras cabezas alguien nos decía:"vamos, salid de ahí".Nos habíamos quedado dormidas debajo de la cama, y lospadres de Pilar nos estaban llamando.Todo había sido un sueño.Pero lo más sorprendente fue cuando el padre de Pilar noscontó que esa casa había sido construida en el mismo lugardonde, hacía muchos años, una escuela se había quemado ytodas las personas que estaban dentro habían muerto en elincendio. Celia María Maroto.
  22. 22. La casa encantadaHabía una vez una niña llamada Juli que vivía en una casamuy vieja en un pueblo llamado Camporredondo. Suspadres se habían quedado sin trabajo. Un día que se estabaaburriendo, comenzó a leer un libro: “Los misterios deHallowen”.De los muchos cuentos que había, hubo uno que llamó suatención.Se trataba de una historia sobre las rutas de Camporredondoy la casa encantada que está al final del pueblo. Juli selevantó y salió de casa dispuesta a vivir una gran aventura.Mientras subía por un estrecho sendero el día comenzó anublarse hasta tal punto que parecía que se hacía de nochemás deprisa de lo normal. Además comenzó a llover; perosiguió avanzando. Estaba dispuesta a encontrar esa casa tanmisteriosa.El sendero se inclinaba y se hacía cada vez más y másestrecho. Entonces comenzó a divisar una gran casa. Erahorrorosa, con una gran chimenea, muchas ventanas,algunas de ellas sin cristales, el tejado se había hundido enalgunas zonas. Era como si aquella casa tuviera cien años.Realmente daba miedo.Juli se encontraba frente a la puerta y comprobó que estabaabierta. Entró muy despacio. Casi había anochecido ydentro todo estaba muy oscuro. Avanzó unos pasos y depronto la puerta se cerró a su espalda. Estaba muerta demiedo, pero siguió adelante. Unas velas se encendieroncomo por arte de magia y fue entonces cuando descubrió aseis niños que estaban acurrucados debajo de una mesa.
  23. 23. Eran Lucas, Hernán, Mario, Dani, Carlos y Adrián. Lucasera muy bueno jugando al fútbol; Hernán, el fuerte delgrupo; Mario, el más gracioso; Carlos, el más veloz; Dani,el inteligente, y Adrián, el escalador.En la casa había muchos agujeros por donde caerse; peroLucas llevaba una calabaza muy luminosa. Entonces, unvampiro salió de la nada, agarró a Dani y se lo llevó altecho donde estaba la bruja, que era la dueña de la casa yles dijo:- Si queréis a vuestro amigo, tendréis que matar al vampiro;pero si no lo lográis vuestro amigo morirá.Entonces Adri se subió por las columnas de la casa,obligando al vampiro a moverse. Lucas con la calabaza tiróun tiro con el pié y, con la puntería que tenía, le alcanzó enla cabeza, lo que le hizo caer; Hernán le dio un fuertepuñetazo; Carlos, de lo rápido que era, se le llevó pordelante, y Juli acabó empujándole desde la ventana.La bruja liberó a Dani. Juli y todos sus amigos salieron deaquella casa y lo celebraron con una gran fiesta. Lucas de Nicolás. La mansión prisiónHace mucho tiempo, para ser exactos en 1893, sobre lacolina de Walfork se edificó una mansión tan grande comoun castillo: tres plantas, sótano, un inmenso jardín y unagran azotea desde la que se veía todo el horizonte.El señor Walt, propietario de la casa y alcalde de unaciudad vecina, era un hombre adinerado y sin escrúpulos.
  24. 24. Una noche de halloween, sin que nadie lo viera, bajó de suhabitación y se encaminó hacia el cementerio de lalocalidad. Allí desenterró a un vecino suyo y se lo llevóhasta el sótano de la casa. Los restos del vecino eranhuesos, dientes y algunas otras cosas. Como por arte demagia confeccionó un monstruo que lo llamóFrankenweenie.El monstruo tenía un estatura normal para una personaadulta. Su cabeza era ovalada, con solo cuatro pelos. Teníaun ojo bizco y el otro le faltaba; su nariz era chata, y teníaun enorme grano en la punta; los dientes finalizaban enpico, y el color de la piel era blanca, como que jamáshubiese visto el sol. En el cuerpo tenía un brazodesprendido del hombro y con un agujero en la palma de lamano; sus piernas eran delgadas y huesudas.Un tarde Frankenweenie salió del sótano con un puñal yuna pala, cansado de que el señor Walt se riera de él, y,aprovechando que estaba distraído, le clavó en puñal en laespalda y le dio en la cabeza con la pala.Cuando le estaba enterrando en el jardín, pasó por allí elcartero que, al ver la escena, se asustó tanto que echó acorrer y rápidamente buscó a los vecinos más cercanos ycomenzó a gritar: “Hay un monstruo asesino en la colina”.La gente del pueblo quedó aterrorizada; pero con la idea deque les pudiera matar decidieron organizarse para acabarcon el monstruo. Derribaron la puerta de la mansión conunos troncos de árboles, prendiendo fuego a la segundaplanta y destrozaron todas las habitaciones, mas nuncaencontraron al monstruo.Tras muchos días de búsqueda, los habitantes de la villaquedaron desilusionados, volviendo a sus casas, y poco apoco se fueron olvidándose de “La mansión prisión” queera así como la llamaban.
  25. 25. Construyeron una muralla entre el pueblo y la mansión y,con el paso del tiempo, la maleza se apoderó de la casa.Frankenweenie, cada vez más viejo, solo y atormentadodepositaba flores sobre la tumba del señor Walt.Una mañana en primavera descubrieron un cuerpo sobre lalápida del jardín de la mansión. Al lado había crecido unarosa que perduró tras muchos años. Pablo González. La ciudad encantadaHace mucho tiempo había una ciudad maravillosa en la quelos niños y mayores jugaban y cantaban alegremente.Un día un señor llamado Rotbar les dijo que se marchasen yque no volvieran nunca más. Los habitantes no aceptaronya que eran sus tierras. Rotbar se fue; pero les dijo quedentro de unos años volvería.Pasaron varios años y Rotbar regresó a la ciudad con laintención, esta vez, de quedarse con ella. Los habitantes ledijeron que se fuera; pero él, que venía con un camión, selos llevó a todos a un pueblo abandonado; menos a tresniños, llamados Marta, María y Jorge.Los niños estaban muy asustados; pero Jorge, que era muyaventurero, les dijo que tendrían que ir al puebloabandonado para salvar a los ciudadanos.Marta y María aceptaron con la condición de que si pasabaalgo, él tendría que reaccionar.Los niños se encaminaron hacia el pueblo y, cuandollegaron allí, se encontraron con unas tierras solitarias,
  26. 26. llenas de cardos y flores secas. Por ellas corrían ratasmalolientes perseguidas por gatos negros.Los niños al ver el pueblo se quedaron alucinados. Martavio a Rotbar entrar dentro de una fábrica que estaba malhecha. Ella les dijo a María y a Jorge, que ya sabía dóndeestaba Rotbar. Fueron corriendo y entraron en la fábrica.Allí estaban todos los habitantes atados a unos troncos ycon celo en la boca.María, Marta y Jorge les desataron y todos fueron corriendoa su ciudad a por unas armas para matar a Rotbar y acabarcon él.Volvieron al pueblo abandonado y allí a golpes le mataron.Todos muy felices regresaron a su maravillosa ciudad ynunca más salieron de ella. Lucía Herrán. El fantasma de EscalanteSucedió el año pasado en Escalante, un pueblecillo de lacosta de Cantabria.Un padre y su hijo afirmaron haber visto a un hombre dedos metros de alto, con un traje de fraile de la épocamedieval con ojos rojos, redondos y grandes como si fueranbombillas."El fantasma del fraile de Escalante", que así lo llaman, sedirigió hacia ellos con movimientos lentos y robóticos...Unos dicen que fue una alucinación; otros, que era unmontaje; pero quienes lo vieron aseguran que era unfantasma de verdad: el de un fraile que vivió en la épocamedieval en el monasterio de Escalante y que ahora vaga,perdido... Raúl.

×