Teresa nació en la ciudad castellana de Ávila, el 28 de marzo de 1515.  A los siete años, tenía ya gran predilección por l...
Su hermano Rodrigo era casi de su misma edad, y acostumbraban a jugar juntos. Los dos niños, admiraban las victorias de lo...
Teresa y su hermano consideraban que los mártires habían comprado  la gloria a un precio muy bajo y resolvieron partir al ...
Así pues, partieron de su casa a escondidas, rogando a Dios que les permitiese dar la vida por Cristo; pero en Adaja se to...
En vista del fracaso de sus proyectos, Teresa y Rodrigo decidieron vivir como ermitaños en su propia casa y empezaron a co...
Cuando Teresa enfermó, empezó a reflexionar sobre la vida religiosa.  La obra que le permitió llegar a una decisión fue la...
La santa decidió quedarse en el convento de la Encarnación.  Tenía entonces veinte años.  Su padre, al verla tan resuelta,...
Un año más tarde, Teresa hizo la profesión. Poco después, se agravó y su padre la sacó del convento.
Finalmente, al cabo de tres años, recobró la salud y regresó. Convencida cada vez más  de su indignidad,  Teresa invocaba ...
Le conmovía profundamente los sufrimientos de Jesús.
Fue cuando Dios empezó a favorecerla  con la oración de quietud y de unión.
La oración de unión ocupó un largo periodo de su vida y Dios empezó a visitarla con visiones y comunicaciones interiores q...
Sufrió graves persecuciones, y periodos de intensa desolación espiritual, aliviado por momentos de luz y consuelo extraord...
La santa quería disimular  los favores que Dios le concedía, pero las personas que la rodeaban estaban al tanto y,  en más...
Las pruebas que Dios le enviaba purificaron el alma de la santa,  y le enseñaron a ser humilde y fuerte,  la despegaron de...
En algunos de sus éxtasis,  se elevaba hasta un metro.  Después de una de aquellas visiones escribió la bella poesía  que ...
“ Tan alta vida espero que muero porque no muero.”
Las obras de la mística Doctora ponen al descubierto los rincones  más recónditos del alma humana.
Siendo que era una mujer relativamente inculta,  escribió sin valerse  de otros libros,  sin haber estudiado previamente l...
Su bondad natural, su ternura  de corazón y su imaginación chispeante de gracia, equilibradas  por una extraordinaria madu...
Teresa, que llevaba ya veinticinco años en el convento, resolvió poner  en práctica la idea y fundar un convento reformado...
Fundó en total diecisiete conventos.
Antes de morir exclamó: "¡Oh, Señor, por fin ha llegado la hora de vernos cara a cara!"  Santa Teresa de Jesús, ...
Santa Teresa fue sepultada en Alba de Tormes,  donde reposan todavía sus reliquias.
Su canonización tuvo lugar en 1622.
El 27 de septiembre de 1970  Pablo VI le reconoció el título  de Doctora de la Iglesia.
Oración de San Alfonso Mª Ligorio
Oh, Santa Teresa, Virgen seráfica, querida esposa de Tu Señor Crucificado,  tú quien en la tierra ardió con un amor tan in...
Concédeme que todos mis pensamientos, deseos y afectos sean dirigidos siempre a hacer la voluntad de Dios,  la Bondad supr...
Obtén para mí esta gracia,  tú que eres tan poderosa con Dios,  que yo me llene de fuego,  como tú, con el santo Amor de D...
Los archivos del mes puedes descargarlos en: http://siembraconmigo.blogspot.com/ Siembra Amor Si deseas recibir archivos d...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

15 teresa de-avila

1.786 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.786
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
641
Acciones
Compartido
0
Descargas
31
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

15 teresa de-avila

  1. 2. Teresa nació en la ciudad castellana de Ávila, el 28 de marzo de 1515. A los siete años, tenía ya gran predilección por la lectura de las vidas de santos.
  2. 3. Su hermano Rodrigo era casi de su misma edad, y acostumbraban a jugar juntos. Los dos niños, admiraban las victorias de los santos al conquistar la gloria eterna y repetían incansablemente: “ ¡Gozarán de Dios para siempre, para siempre, para siempre...!”
  3. 4. Teresa y su hermano consideraban que los mártires habían comprado la gloria a un precio muy bajo y resolvieron partir al país de los moros con la esperanza de morir por la fe.
  4. 5. Así pues, partieron de su casa a escondidas, rogando a Dios que les permitiese dar la vida por Cristo; pero en Adaja se toparon con un tío, quien los devolvió a los brazos de su afligida madre.
  5. 6. En vista del fracaso de sus proyectos, Teresa y Rodrigo decidieron vivir como ermitaños en su propia casa y empezaron a construir una celda en el jardín, aunque nunca llegaron a terminarla. Teresa amaba desde entonces la soledad.
  6. 7. Cuando Teresa enfermó, empezó a reflexionar sobre la vida religiosa. La obra que le permitió llegar a una decisión fue la colección de “Cartas” de San Jerónimo.
  7. 8. La santa decidió quedarse en el convento de la Encarnación. Tenía entonces veinte años. Su padre, al verla tan resuelta, cesó de oponerse a su vocación.
  8. 9. Un año más tarde, Teresa hizo la profesión. Poco después, se agravó y su padre la sacó del convento.
  9. 10. Finalmente, al cabo de tres años, recobró la salud y regresó. Convencida cada vez más de su indignidad, Teresa invocaba a San Agustín y Santa María Magdalena.
  10. 11. Le conmovía profundamente los sufrimientos de Jesús.
  11. 12. Fue cuando Dios empezó a favorecerla con la oración de quietud y de unión.
  12. 13. La oración de unión ocupó un largo periodo de su vida y Dios empezó a visitarla con visiones y comunicaciones interiores que le producían en el alma una tendencia a la virtud dejándola llena de gozo y de paz.
  13. 14. Sufrió graves persecuciones, y periodos de intensa desolación espiritual, aliviado por momentos de luz y consuelo extraordinarios.
  14. 15. La santa quería disimular los favores que Dios le concedía, pero las personas que la rodeaban estaban al tanto y, en más de una ocasión, la acusaron de hipocresía y presunción.
  15. 16. Las pruebas que Dios le enviaba purificaron el alma de la santa, y le enseñaron a ser humilde y fuerte, la despegaron de las cosas del mundo y la encendieron en el deseo de poseer a Dios.
  16. 17. En algunos de sus éxtasis, se elevaba hasta un metro. Después de una de aquellas visiones escribió la bella poesía que dice:
  17. 18. “ Tan alta vida espero que muero porque no muero.”
  18. 19. Las obras de la mística Doctora ponen al descubierto los rincones más recónditos del alma humana.
  19. 20. Siendo que era una mujer relativamente inculta, escribió sin valerse de otros libros, sin haber estudiado previamente las obras místicas y sin tener deseos de escribir.
  20. 21. Su bondad natural, su ternura de corazón y su imaginación chispeante de gracia, equilibradas por una extraordinaria madurez de juicio y una profunda intuición, le ganaban generalmente el cariño y el respeto de todos.
  21. 22. Teresa, que llevaba ya veinticinco años en el convento, resolvió poner en práctica la idea y fundar un convento reformado. La santa estableció la más estricta clausura y el silencio casi perpetuo. Cuando le parecía necesario, la santa sabía hacer frente a las más altas autoridades civiles o eclesiásticas, y los ataques del mundo no le hacían doblar la cabeza.
  22. 23. Fundó en total diecisiete conventos.
  23. 24. Antes de morir exclamó: "¡Oh, Señor, por fin ha llegado la hora de vernos cara a cara!" Santa Teresa de Jesús, visiblemente transportada por lo que el Señor le mostraba, murió en brazos de la Beata Ana a las 9 de la noche del 4 de octubre de 1582.
  24. 25. Santa Teresa fue sepultada en Alba de Tormes, donde reposan todavía sus reliquias.
  25. 26. Su canonización tuvo lugar en 1622.
  26. 27. El 27 de septiembre de 1970 Pablo VI le reconoció el título de Doctora de la Iglesia.
  27. 28. Oración de San Alfonso Mª Ligorio
  28. 29. Oh, Santa Teresa, Virgen seráfica, querida esposa de Tu Señor Crucificado, tú quien en la tierra ardió con un amor tan intenso hacia tu Dios y mi Dios y ahora iluminas como una llama resplandeciente en el paraíso, obtén para mí también, un destello de ese mismo fuego ardiente y santo que me ayude a olvidar el mundo, las cosas creadas, aún yo mismo, porque tu ardiente deseo era verle adorado por todos los hombres.
  29. 30. Concédeme que todos mis pensamientos, deseos y afectos sean dirigidos siempre a hacer la voluntad de Dios, la Bondad suprema, aún estando en gozo o en dolor, porque Él es digno de ser amado y obedecido por siempre.
  30. 31. Obtén para mí esta gracia, tú que eres tan poderosa con Dios, que yo me llene de fuego, como tú, con el santo Amor de Dios. Amén.
  31. 32. Los archivos del mes puedes descargarlos en: http://siembraconmigo.blogspot.com/ Siembra Amor Si deseas recibir archivos de Espiritualidad Católica envía un correo sin asunto y sin texto a: [email_address] Servicio Gratuito

×