._     :::n-. .r   .            ii                  .                                                                     ...
FUE*TE§§ÉI§MOS                                                     destruyen lesl:.                                       ...
Palacios minoicos:                                                         el coÍazón de Ia                               ...
Creta no se hundió en el marCOpO 1^ .,,, 1,,: i.                1                     " pefO la                    ;-,:   ...
,a    a.l                                                                                                        rla      ...
¡1f, {:    !   truT[§ {$TLi[:rf t]§;                                                   i   ¡:t.j!;.r;¡rl i;i-;*:     i,-¡m...
La Atlántida, un                                                      mito en aguas                                       ...
Creta el culto a 1os grandes dioses de la Grecia continental :.:,r.::,:v, Poseidón, Atenea, Dioniso...Mar», amplios y viol...
Er. l6l,¡-16üú a.f," cl v., :;i -:.--eil,lartual 5ant,.¡rinl) entrÓ er, erupr"-it:st. l."a            expuisién de l*s mal...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

3. creta

1.450 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.450
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
5
Acciones
Compartido
0
Descargas
8
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

3. creta

  1. 1. ._ :::n-. .r . ii . .. .¡t ..: ,,. .:-: _r:r:.,.-. ;f,!. !.:i.l _t1.?itt-3:iilliitfliilliiiir:{: i..,-, "+ ,j .,, lt, lrÍj ,¡"lr rrifi ,mM ,,li .t1.i 1 ., }:EIBi P , , ,;s. , j :ili, ¡ r "flr*# ,, .,1.*, ,1,4 :l1..: ;:i:l r.r, .i .,iir{, _.+"i
  2. 2. FUE*TE§§ÉI§MOS destruyen lesl:. nrin:en:s pa!aciosi: minai;os Ce:i n cierto modo, podría decirse Cret*. Con slr Los cretenses reconstruyeron 1o destrui- que la isla de Creta fue la cuna recenstrucción, do y crearon nuevos recintos similares, de-t:; cnrnienza ia de Europa porque allí se desa- corándolo todo con gran suntuosidad. Em- llamada «fase:: rrolló, en paralelo a Io que ocu- pezó, así, la fase neopalacial (de los «nuevos ne*pnlaciaiir.tt .. rría en Egipto y en Mesopota- palacios») de Ia cultura minoica, caracteri-mia, Ia cultura europea más antigua de 1a zada por su proyección económica hacia elEdad del Bronce, una fase de la historia de §m{JF{$úh, {"je I exterior. El objetivo de laproducción ya no volci¡-: cie laIa humanidad cuyas comunidades nos re- era sólo la subsistencia, sino disponer de un isla Ce Tere,sultan famüares por las diferencias sociales resp;nsabl*, segú¡r excedente que permitieratraer del exterior,y económicas que se aprecian ya en su seno, el *r"queólugo por medio del comercio, artículos de lujo ypor contar con instituciones políticas pro- grieg* Sp.vricion esclavos. Creta contaba entonces con unapiamente dichas y por el uso de Ia escritura. M;lrlnei;::" dr:! granflotaydesarrolló posiblemente una es-Ios griegos ¡econocían a Minos, el mítico r:ol¡rs¡ rie i¡ pecie de imperio económico marítimo: una civii!:¡cióc r¡!noic;rey de Creta, como autor de las leyes más talasocracia («poder sobre el mar»).antiguas, inspiradas por el propio dios Zeus, Pero hacia r45o a.C. -según la cronolo-padre de Dike, IaJusticia. Por eso se les po- gía establecida por el arqueólogo británicodía atribuir un valor universal: «La mejor Arthur Evans a comienzos de1 siglo XX-,prueba de que Minos eraunbuen legislador esa cultura, que deslumbra con su vitalidades que sus leyes han permanecido inamo- y su arte, se colapsó, y ello por razones quevibles, por ser las de alguien que había en- aún no están claras. Las excavaciones hancontrado la correcta verdad en 1o que toca a mostrado incendios y destrucciones en to-la administración de la polís [1a ciudad-es- dos los palacios que habían marcado el cé-tado griegal » (Platón, Mínos 3zrb). nit de esta civilización. En Cnosos sólo se Sin embargo, esa civilización que prece- salvó el palacio propiamente dicho; el áreade en mil años a ia polis griega y que llama- residencial adjunta fue destruida. En esemos minoica -por el legendario rey Mi- contexto de destrucción se han descubier-nos-se nos muestra enigmática enmuchos to huesos con marcas de cuchillo pertene-aspectos. Apesar de tantas ytanvivas imá- cientes a cuatro niños en 1o que parecer sergenes como nos ofrece la arqueología, no un caso de canibalismo ritual. Al parecer,podemos leer los escasos documentos es- sus habitantes intentaron también esta vezcritos que nos ha legado porque, al no co- buscar la intercesión divina para que iasnocer su lengua, su escritura aún no ha sido cosas siguieran como antes.descifrada. Sólo tenemos leyendas. Así, una Sin embargo, en esta ocasión Ia recupe-de las principales incógnitas a resolver es ración ya no fue posible, 1o que plantea nu-el motivo de la desaparición, aparentemen- merosas cuestiones relativas a la causa dete súbita, del que -en la memoria de los 1a destrucción de esos riquísimos comple-griegos- había sido un gran imperio eco- jos palaciales y a las razones por las que nonómico marítimo, precursor del creado se reconstruveron. Algunos investigado-por Atenas en eI siglo V a.C. res han sugerido que el activo comercio de Creta despertó la ambición de losUna civilización condenada griegos micénicos, quienes acabaronHacia rToo a.C., una serie de terre- conquistando la is1a.motos destruyó los centros palaciales La teoría más difundida sobre Ia des-que formaban Ia civilización minoica trucción de los centros palaciales es la-Cnosos, Festos, Malia-, así como mu- que lanzó, en 1939, e1 arqueólogo griegochas viviendas. En el pequeño palacio de Spyridon Marinatos. La atribuyó a una granArchaneg cerca de Cnosog se ha encontra- erupción volcánica, que se habría produci-do un edificio de cr:lto que, a causa de un seís- do enunaisla delarchipiélago de las Cícladasmo, se había desplomado sobre unjovenrecién llamada Tera en la Ar-rtigüedad, y rebauti-sacrificado en un altar, un sacerdote, una sacer- zada como Santorini por los venecia-dotisa y un asistente que llevaba en una vasija la VASUA DECORADA CON PULPoS ARTE tv cÉNtco nos durante la Edad Media. Situada rrzsangre fresca de la víctima. Trataban, muy posi- DFCRETA SGIOXVAC kilómetros al norte de Creta, Santori- ¡¡usro rRQu¡oLócrcoblemente, de ganarse el favor de los dioses. NACIONALATENAS, ni es, en realidad, un enorme volcán
  3. 3. Palacios minoicos: el coÍazón de Ia civilización cretenseque se ha ido formando ¡z transformando duran-te los últimos r,B millones de años, y que ha su-frido una larga serie de erupciones de distinta 1...,1-¡;:i, i,i|. l..:;:r.L;tl.i.: .t.i...ll:, -o centros palaciales,magritud. Marinatos pensaba quehacia r45o a.C. :t":,.").,...1.1..1:t como suelen llamarse- eran el núcleo de la organización política,se había producido ahí una erupción semejante a social yeconómica de Creta. Surgieron a comienzos del ll mileniola delvolcánKrakatoa, enlndonesia, que en tBB3 a.C. en distintos puntos de la isla (Cnosos, Festos, Malia) comohabía provocado un tsunami, con olas de hasta 15 centros administrativos de la clase dominante, una élite rica ymetros, barriendo las costas de las islas vecinas poderosa que actuaba como intermediaria entre los hombres yy acabando con Ia vida de 36.ooo personas. los dioses. Según parece, los cretenses aceptaban de buen grado En D67, cerca de la moderna localidad de tanto la posición de dominio de que disfrutaba este sector socialAkrotiri, en Santorini, Marinatos comenzó la como la organización del trabajo por él controlada.excavación de un asentamiento conocido como Los palacios -con sus grandes recibían sus raciones de alimen-la Pompeya minoica. La erupción del volcán con- almacenes, talleres y archivos- tos básicos y el grano necesarioservó muy bien, bajo seis metros de cenizas, un eran recintos complejos, y su para la siembra, además de ro-pequeño poblado que sorprende por Ia riqueza de construcción f ue el resultado pa y el utillaje que necesitasensu cultura material: frescos de la misma calidad del esfuerzo colectivo de una para su trabajo. La confluencia(e incluso mayor) que los de Cnosos cubren por poblaciónque,segúntodoslos de materias primas en esoscompletolasparedes de algunas estancias; ytam- indicios,estabaintegradaenun centros y la existencia en supoco son inferiores Ia cerámica o el mobiliario. modelo económico redistribu- interior de talleres de manufac-Las calles estaban pavimentadas y contaban con tivo. Según este tipo de organi- tura permitía cubrir no sólo lasun sistema de drenaje. Las casas, algunas de tres zación, presente en otras socie- necesidades de los campesi-plantas, habían sido construidas con una estruc- dadesantiguas, loscampesinos nos, sino también Ias de quie-tura de madera resistente a los terremotos. Tam- llevaban a los palacios o a los nessededicabanaotrastareas.bién se han hallado algunas tablillas escritas en centros administrativos más El sistema permitía, además,el silabario LinealA, es decir, enlengua minoica. pequeños sus cosechas, otros custodiar de modo seguro elNo han aparecido, sin embargo, cadáveres, 1o que alimentos y materias primas grano destinado a la siguienteindica que el lugar fue evacuado a tiempo. como lana, de acuerdo con las cosecha y, en general, las reser- cantidades establecidas. Luego vas de todo tipo de productos.La Atlántida minoicaLos vulcanólogos creen que, antes de esta granerupción del II milenio a.C., Ios restos visibles delcono volcánico -parcialmente cubierto por elmar- eranbastante más grandes que enlaactua-lidad, y que, dentro del círculo que formaban,había una isla de cierta extensión. Tras Ia explo-siónestaisla habría sidotragadapor elvolcán (losdos islotes que ahora seven corresponden aerup-ciones acaecidas enlos ultimos dos mil años). ElIoplantea la posibilidad de que el poblado descu-bierto enAkrotiri fuera tan sólo unbarrio de unasuntuosa ciudad situada en Ia isla desaparecida.En uno de los frescos conservados en Akrotiri sepodría haber representado esa supuesta ciudad,cuya riqueza procedería del comercio y de algunasmanufacturas locales de productos de lujo. La Atlantís nesos («isla de Atlante») aparecepor vez primera enlos diáIogos platónicos ?imeoy, sobre todo, Critiot fechados hacia 3óo a.C.En ellos se muestra como un mito político queilustra la decadencia moral de la humanidad: Ela poderosa civilización de una gran isla idílica,situada en los confines de la tierra habitada, Ése hunde de repente bajo las aguas. Los atlantes IisToR A NA¡ oNAt GIOGRAFH C 53
  4. 4. Creta no se hundió en el marCOpO 1^ .,,, 1,,: i. 1 " pefO la ;-,: t,_1,:.:erupción de Tera pudo haberinfluido en la forja de este rr¡r El principal centro palacial cretense cubria I fise habrían luelto codiciosos y violentos frentea sus vecinos y, como castigo, los enfurecidosdioses causaron su destrucción. En realidad, enel discurso platónico, la Atlántida es represen-tadacomo unlugar de Iageografíamítica, ytam-bién del tiempo mítico, habitadapor unahuma-nidad antediluviana. En la Antigüedad, nadie setomó esa historia como algo real. Y tampoco loshumanistas del Renacimiento, que la utilizaroncomo inspiraciónpara sus utopías. Basta conleerel Critias para tener esa impresión. Es probable que en Ia formación del mito de IaAtlántida se hayan combinado elementos de muydistinta naturaleza. Los recuerdos legendarios dela desaparición de la civilización minoica y de laerupción del volcán de Tera han podido quedarintegrados en é1, tal y como sugirió Marinatos.Aunque los minoicos se nos muestran como unpueblo pacífico, tenían naves de guerra, supone-mos que paraproteger sus mercancías, ylos ate- a- .1, r ",1):nienses contaban que el mítico rey Minos les ,/.1 .,. /:,había impuesto un tributo oneroso de1 que tuvo i:que librarlos su héroe Teseo -cada año debíanllevar siete jóvenes y siete muchachas a Creta, ?l);:f :a :,1 : 1.t::r at.,r.",:t:a?i;t. Ésta era la entradadonde los devoraba el terrible Minotauro-. meridional del palacio. r":r:l 1t:l Creta no se hundió en el mar, como la Atlán- Aquí se descubrió untida, pero, si 1a supuesta isla central de Santori- bello f resco procesional ,1 .; y unos cuernos deni y una parte considerable del cono volcánico piedra, símbolo de ladesaparecieronbajo las aguas, ese desastre habría cultura minoica.dejado un recuerdo impactante. El caso es que lasingular disposición de ese conjunto insular -setrata de una isla redonda rodeada casi por com-pleto de un anillo de tierra- concuerda hastacierto punto con la descripción de la Atlántidacontenida en eI Critios, a1 igual que la existenciaen Santorini de una fértil llanura y elevadas mon-tañas. Lo de los varios círculos concéntricos enque, según Platón, estaba dispuesta la capital delos atlantes podría añadir un valor simbólico,tomado de la filosofía pitagórica. En realidad, Platón , en el siglo IV a.C., sitúa lamítica Atlántida donde era de esperar que lo hi-ciera por ese entonces: más allá del límite delas navegaciones de los griegos, marcado, en e1imaginario colectivo, porlas columnas de Hera-cles (el estrecho de Gibraltar); es decir, en aguasde laAtlontís tháIassa, el «mar de Atlante» men-cionado por Heródoto. Todo ello es compatible econ el hecho de que Ia erupción de Tera, queocurrió realmente, y 1a desaparecida civilización
  5. 5. ,a a.l rla corredores f:- ."" ;:1,1.,;ti1 ;.!.t) 1]:. :,, t:.1.:: Ocupan una buena i..o". l, putt. parte del área occidental del Palacio pl.áru -- "i,:li- Este gran conjunto esta cámara, cuy¿ - -_ pudo contener hasta parte suPerior se decora 245.000 litros de con un mural de grifos. vino, aceite o cereales ,,.4!_{.:.i
  6. 6. ¡1f, {: ! truT[§ {$TLi[:rf t]§; i ¡:t.j!;.r;¡rl i;i-;*: i,-¡minoica hayan aportado los elementos fun- *ri..lp*;l;l"l "4lt;*ir:i: n Elhallazgo de la rama de unolivo que fuedamentales del mito; talvez,partiendo de lt l?r:.,¡ n* f,;:rrir-ti¡ enterrado vivo por la lava ha representadouna antigua tradición egipcia que, como vii:{tl l;r ¡":*it* r,:¡,: i:; h i¡: un extraordinario golpe de suerte, pues haafirma Platón, hubiera considerado toda el :;t tÜ¡-:*:f,11.:. i üa,:¡;ri ill":. permitido realizar un estudio muy comple-área minoica como una unidad. rji"r: :ii* i.,l, i¡ltlrui:;: ilil.: to -publicado en la revista Science en ;-i¿: i;¡ r"lii:,ir",t r-vil:li ;i; rn z006- , que arroja una fecha de entre t6z7La agitada isla de Tera y róoo a.C., con un margen de confianzaLa catástrofe de Ia isla de Tera-Santorini del95o/o. Incluso si se atribuyeraunposibledestruyó en la isla de Creta la civilización error del Soo/o al cómputo de los anillosminoica; pero hoy sabemos que esa cultu- debido a la irregularidad potencial del cre-ra tuvo continuidad, porque las destruc- LOS MrCÉNrCoS, cimiento de la rama, sóIo aumentaría enciones que marcan su final no pudieron ser griegos delcontinente una década Ia fluctuación de la fecha. Su-consecuencia directa de e1la. y competidores pone, por tanto, unos ciento*cincuenta años Marinatos había supuesto que eI cono comerciales de Creta, de diferencia con respecto i l+so a.C., envolcánico de Santorini tenía su pared com- que Evans dató la destrucción de los pala- habrían invadidopleta antes de esa gran erupción y que fue cios cretenses. Este largo espacio de tiem- la isla después de queentonces cuando se hundiólaparte que aho- po que separa la erupción y el colapso del ésta quedase debilitadara le falta. Según su hipótesis, Ias aguas ha- mundo minoico convierte la ocupación de por la erupciónbrían invadido violentamente la zona central la isla por parte de 1os griegos micénicos endel volcán y entrado en contacto con los ma- Iaúnica explicación posible de laruina mi-teriales de su interior. Así es como se habría noica. Pero ¿quiénes eran estos invasoresproducido un tsunami similar al causado por llegados del continente?la erupción del Krakatoa. Sin embargo, es- BAi0 rL mü,vi§Nrütudios realizados por vulcanólogos en 1as Bajo la ocupación micénica micénie*, ia ecanonríaúItimas décadas han llegado a la conclusión Mientras en Creta, tras los terremotos que d* Creia se centraliz*de que la explosión del cono se remonta a habían asolado 1a isla hacia rToo a.C, selma erupción que tuvo lugar en el año zrooo en el palacio d* desarrollaba la fase neopalacial, los micé-a.C. Esto habría hecho posible que en San- Cnssos" Sus arehivos nicos habían establecido importantes cen-torini hubiera existido, en época minoica, registran unas 10ü.*ü* tros de poder en 1a Grecia peninsular, queesa isla rodeada casi por completo de tierra r:vejas, un cuarto de las se convirtieron en centros palacialesa Ia que nos hemos referido antes. que tenía la isla en]9?7 -palacios que constituían eI corazón polí- Por consiguiente, la erupción que cubrió tico y económico de un territorio- por in-el poblado de Akrotiri, aunque produjo nue- fluencia, sobre todo, de los que existíanvos hundimientos, no fue tan violenta como desde mucho tiempo atrás en Siria, comohabía imaginado Marinatos. No existe Ugarit, situado donde hoy se encuentra 1aacuerdo sobre el grado que se le debe atribuir localidad costera de Ras Shamra. AIIí lle-en referencia al Índice de ExplosividadVol- garon a tener ios micénicos una represen-cánica (IEV), pero se estima que sus efectos taciónpermanente. Posiblemente, sus pri-sobre Cretanopudieron sertan dramáticos meros contactos conlos minoicos fueroncomo se creía y que habrían afectado sobre comerciales, pero luego debieron de con-todo a la parte oriental de la isla. vertirse en rivales y, por último, aca- Por otro lado, se ha conseguido fechar baron conquistándolos.esa erupción con gran exactitud. Las da- Los nuer-os moradores y señorestaciones realizadas con anterioridad, a de Creta, que hablaban laprimera len-partir del radiocarbono incluido enma- gua griega conocida, procedían de lasteriales orgánicos de cortavida, como estepas eurasiáticas y tenían unos hábi-las semillas, habían sido poco precisas. tos guerreros. adquiridos o reforzadosSin embargo, ya despertaban las alar- en su larga rida migratoria, de los quemas porque ofrecían un margen de fluc - carecían, según parece, los cretenses,tuación entre 1663 y 1599 a.C., fecha quienes se habían perpetua-que no se podía sincronizar con las da- I.APIWSINA FRTSCO DELALA OCCIDENTAL do en su isla protegidos portaciones propuestas para la destrucción DELPALACO DECNOsOS, el mar, Pero también es po- SIGLO XVA,C,MUSEOde los recintos palaciales minoicos. + ¡nouroLóolco urRnxLro¡r. sible que 1os micénicos se
  7. 7. La Atlántida, un mito en aguas del Mediterráneohubieran aprovechado de una especial debilidadde los minoicos, consecuencia, a medio plazo, de r /"!la erupción del volcán de la isla de Tera. Las des- L.in áill -ld()i.e*ü estadounidense declaró reciente-trucciones que ahora se les atribuyen fueron da- mente, un ,,ido.rr"ntaiáe televis¡ón, que la Atlántida está entadas por Evans hacia r45o a.C., pero podrían las marismas de Doñana, donde quedó sumergida a causa de unhaber ocurrido entre cincuentay cien años antes, tsunami. La teoría, basada en unas fotos de satélite, no ha encon-porque las fechas absolutas de la sofisticada cro- trado ningún respaldo arqueológico. El conocido hispanista alemánnología de Evans dependen de 1a interpretación Adolf Schulten ya había planteado a comienzos del siglo XX la-que no es unánime- de los datos relativos al identificación de la Atlántida descrita por Platón con Tartessos, elcomercio con Egipto. Hoy, además de Ia crono- pujante reino asentado en la zona del Guadalquivir que comercióIogía tradicional que propuso Evans, existe una con Ios griegos entre los siglos Vll y Vl a.C. Schulten buscó sinllamada cronología larga, que retrotrae las fechas éxito esa ciudad, hace casi cien ocurrido en una época anteriory que está siendo corroborada por algunas me- años, en las dunas que separan a la tartésica, y no existe cons-diciones realizadas con radiocarbono. También tancia arqueológica de una ciu- las marismasde Doñana. lnves-parece ahora que esas destrucciones se fueron dad destruida por un tsunami. tigó allíporque los autores anti-produciendo a lo largo de unos z5 o 4o años. guos indican que en la desem- Por otro lado, el reino de Tartes- Cabe suponer, entonces, que eldepósito de ma- bocadura del Guadalquivir ha- sos no desapareció hasta el sigloteriales volcánicos procedentes de Tera y los po- bía, en tiempos de Tartessos, Vl a.C., y ninguna noticia referi-sibles tsunamis causaron en Creta daños que no una gran laguna comunicada da a él menciona un cataclismosonperceptibles en el registro arqueológico, pero con el mar: el Lacus Ligustinus, que provocase su final (una ca-que acabaron por reducir los recursos humanos que corresponde a las actuales tástrofe que síacompañó el finalde la isla y afectaron a su actividad comercial en marismas. Hace poco se han del mundo minoico y de la quebeneficio de los micénicos. Sus barcos y puertos detectado estratos subterrá- da testimonio la excavación depudieron quedar dañados por grandes olas, mien- neos de arena, que han sido in- Akrotiri). Pero antes del siglo XXtras que las cenizas depositadas sobre los campos terpretados como una prueba nadie relacionó Tartessos con Iaperjudicaron la agricultura, como pudieron ha- de que la zona suf rió f uertes Atlántida, convertida entoncescerlo las que quedaron suspendidas en la atmós- inundaciones marinas mientras en un lugar real que hay que en-fera, que enfriarían eI clima. Eso sucedería en el estaba seca. Pero eso habría contrar en alguna parte,horizonte de t6z7-t6oo a.C., en el que, comomuestra el poblado de Akrotiri, la cultura minoi-ca había alcanzado ya su máximo esplendor, y susbarcos consti§fan suprincipal sig¡o de identidad.La herencia minoicaBajo la fase palacial micénica -precedida, tal vez,por una inmigración no violenta desde eI conti-nente- Ia economía de Creta quedó centralizadaen Cnosos: sus archivos registran unas loo.oooovejas, lo que constituye lacuartaparte de las queteníatoda la isla en 1927, que proporcionaban unas3o toneladas de lana anuales. La nueva clase do-minante incluía, al modo micénico, personal mi-Iitar y dignatarios civiles, que tenían asignada,como remuneraciónpor sus servicios, unapartemuy importante del producto de las tierras tra-bajadas por los campesinos. TaI situación habría durado aproximadamen -te hasta eI año rzoo a.C., si asumimos Ia fechapropuesta por L. R. Palmer para la destruccióndefinitiva delpalacio de Cnosos. Éstehabría su-cumbido en el contexto del colapso delos centrospalaciales micénicos, que se atribuye auna seriede ataques relacionados con los «Pueblos del lr H SToR]A NATIONAL GEOGRAPH C 57 l. ll rl
  8. 8. Creta el culto a 1os grandes dioses de la Grecia continental :.:,r.::,:v, Poseidón, Atenea, Dioniso...Mar», amplios y violentos movimientos migra-torios por el Mediterráneo oriental que causaronnumerosas destrucciones. Nada sabemos, en realidad, sobre las relacionesentre minoicos y micénicos en Ia isla durante to-do ese tiempo: hasta qué punto 1o fueron entre dominadores y dominados, y cómo evoluciona- ron. Las «tumbas de los guerreros», que aparecen en torno a Cnosos, Ia decoración de la cerámica yhasta el estilo de los frescos transmiten un clima militar y una rigidez que antes no existían, pero esa evidencia se refiere a la clase dirigente. Los micénicos introdujeron enla islalos grandes dio- ses de Ia Grecia continental -Zers, Poseidón, Hermes, Hera, Atenea, Ártemis y el propio Dio- niso-, pero también sobrevivió el culto a las di-vinidades locales. Y algunos elementos típica- mente minoicos lograronmantenerse através delos siglos oscuros que siguieron, ejerciendo suinfluencia sobre la época arcaica de la cultura grie -ga, que tiene su inicio en el siglo MII a.C. A comienzos del I milenio a.C., Creta inicia sufase doria, con el asentamiento de unos nuevosgriegos, Ios dorios. Homero, el supuesto autor dela O diseg atribuye a la isl4 en el siglo 4II a. C., unaextraordinaria mezcla de pueblos y de lenguas, ynada menos que noventa ciudades. Seguramenteeste tipo de poblamiento urbano se empezó aconsolidar en elperíodo micénico. Una de esas ciudades, Gortina, grabaría susleyes en un gran muro de piedra, y en sus acuña-ciones del siglo IV a.C. podemos ver a la ninfaEuropa esperando al toro -ei dios Zeus, que ha-bía adoptado esta forma- que debía raptarla enIa ciudad fenicia de Tiro paraunirse a ellaen Cre-ta y engendrar allí al rey Minos. Así que para losgriegos, la civilización europeatenía su origen enla Creta minoica, que, a su vez, la había tomadode Oriente. Claro que eso no era toda la verdad;pero sí, posiblemente, unaparte de ella. Para ENSAYO Los orígenes del pueblo griego *é saber L. GarcÍa lg esias Sintesls, [,4adr]d,1997 _!l| mds TEXTO Diálogos, vol. ó. Eilebo, Timeo, Critias La erupción del volcán de Tera hacia 21000 a.C permitió el P atón Gredos, Madrid,2002. paso del mar al interior del cono volcánico, donde se formó una NOVELA isla relativamente grande. 8n1627-16a0 a.C. desapareció bajo Teseo. El rey debe morir/el toro del mar Mary Renau t Edhasa, Barce ona,2007 ¿:. las aguas buena parte de las tierras en torno a la isla central. INTERNET El conjunto urbano de Akrotiri pudo ser un barrio de una gran http //anclent-greece.orglhistory/minoan html ó..t ciudad que se extendia por la isla centraly los bordes del anillo. * i::::, ¡.rj¡r_ii¡!+I$!iirrrit f , l¡ rf,J.r,r:.i- ¡,rir $! rir58 H sT.R A A- oNAI GFoGRAPH.
  9. 9. Er. l6l,¡-16üú a.f," cl v., :;i -:.--eil,lartual 5ant,.¡rinl) entrÓ er, erupr"-it:st. l."a expuisién de l*s malei"t¡ie:. ,.,¡ i;i¡ti:os hiza s¿ltal q7"¡:eúazc, io qut -i;-bi; ,{""1 :ic,¡ un¿r isl¿ cenrr¿i iarr ,¿l; :"::; ltaÉxplrlsléit ;rneilcr *l-lrt :L.lcÉ-c-r d "* s; ;á; dr;;r-iráiiro rlue quizá*; h;;i; .:,--,ii;:r,.io la k:yenri; der l¿ ¡itlániiila^.i-;, ,- W i"fr de Cret¿, poc; riás del,lf < jr-eircs al sur, sr-: rrtu,t ;ieiL;d; l,ii l-,. t, i.i "tit -¡.-ir-:riales vr:1cánicl:" Iie perrilr:rNr-! lül{i.- .:: isunanrl¡ ir-:s dep,i:;iics rle I "i ganac1aybarcr::AunqL;ei].lp;.aL.ir]5r.:r,,n:iruido:.¡lltt;guani;iil:: sei:n¡:, p¡rEi-*n ajue ür-ia-,-;a r:l üie,,Jei:iri ¿ie mi:iiil-rluli,l-rinr¿ ¡-;eriie, ..i-i,- iijrl¡úilr,r ilLlE fllli5TRA r: l0VE:na- . r!:P¡ t-N I0iC [,ll]5EC A5rl,l0.l,ili,0)liCFlD lN l-:::::r:;q:"i:::r- "--"-*-:r:r:T-;r--!-- -:-il-tl:-T*]*Í¡a1 ¡¡liffi t-t,,. Li, ,.,,i. ,. r..aró¡i r:!i )u t- i,:i¡,¡t lja:iluss;: lrülü ::f1llr ( i¡z!iiJ(it!3 u:)ilr,; fi€t-r;jitil .. i¡ ,"a. ? l l.l f i¡ lill r!.1 : ¡-ji;i :r :i I 1 -l; ir if tlt . ., , f ir : r¡it:t-rlil,; , i:n;¡ii¡iririlt jr..r.: : : i :: I .L t; ti. i: estuiio ccr¡paralirio de las cost¿s que «-.dean la is a Ce Saricnni incirca que, crando se prodlrlo 1a explostórr de épcca mrrioica, el vientc Ecpl¿ba en diiección suresi-. los depositos cle materiales volcánicos (en[re 20 y 0,5 c n) aÍectaron sotlre ]-occ a la rniiat] orie¡tal rie i¿ rsla de lreta, y tarrbiér al de i" dei l.lllc, nspirando tal vez el reialc bíb tcc de las p agas ce Egipic. 1, ,t, ? ,)

×