Anunciación a la virgen María Daniel Lafuente Siles Laura Lancharro Ávila
Podemos apreciar como tema principal la Anunciación del arcángel Gabriel a la Virgen María, tema que se completa con las e...
<ul><li>La relación entre Goya y los  Duques de Osuna  será muy fructífera para el pintor, obteniendo un importante número...
<ul><li>Uno de los encargos más importantes realizados por El Greco en los años iniciales del siglo XVII será el retablo d...
<ul><li>La Virgen se presenta sentada sobre su camastro, cubierto de un brocado de rica decoración de dibujos geométricos ...
Probablemente nos encontremos ante una de las imágenes más completas de las que realizó El Greco en Venecia. Sus deseos de...
<ul><li>La amplia demanda de obras religiosas, tanto por parte de la Iglesia como de la monarquía o la nobleza, motivaría ...
<ul><li>Tenemos ante nuestros ojos una de las más bonitas Anunciaciones que pintó Zurbarán. En ella la composición se ha c...
 
 
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Anunciación a la virgen maría

3.801 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.801
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
120
Acciones
Compartido
0
Descargas
11
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Anunciación a la virgen maría

  1. 1. Anunciación a la virgen María Daniel Lafuente Siles Laura Lancharro Ávila
  2. 2. Podemos apreciar como tema principal la Anunciación del arcángel Gabriel a la Virgen María, tema que se completa con las escenitas del banco o predela. En la tabla principal se puede contemplar junto a la Anunciación una escena secundaria, que muestra el momento de la expulsión de Adán y Eva del paraíso. Las dos escenas se conjugan fingiendo que Adán y Eva se encuentran en el exterior del mismo ámbito, en el jardín al que se abre el pórtico donde la Virgen recibe al arcángel. Los colores, la elegancia de la habitación es una alusión a un marco refinado, principesco y tocado por la divinidad, el único posible para el misterio de la concepción de María. También los riquísimos ropajes que llevan el arcángel y la Virgen remiten a una imagen noble de los personajes. El empleo de los colores azul y dorado indica un cliente rico, ya que ambos colores se fabrican con minerales semi-preciosos y son muy caros de elaborar. Otra alusión al cliente poderoso es el tratamiento del jardín, sin profundidad ni perspectiva, que imita el fondo de un tapiz, como los que en esa época se importaban de Bruselas. La iconografía de la Anunciación es la característica de la época: el arcángel que desciende a la presencia de María, quien le recibe temerosa pero con sumisión al mandato divino -de ahí la pose -; entre la Virgen y el arcángel hay un jarroncito con nardos blancos, símbolo de su virginidad. La mano de Dios asoma desde el cielo para enviar en un rayo dorado a la paloma del Espíritu Santo, hasta el oído de María, siendo éste el momento de la concepción de Jesús. Autor: Fra Angélico, durante diez años, entre 1435 y 1445. Anunciación a la Virgen María
  3. 3. <ul><li>La relación entre Goya y los Duques de Osuna será muy fructífera para el pintor, obteniendo un importante número de encargos de estos grandes mecenas. Los Medinaceli los promotores de este encargo con el tema de la Anunciación para la iglesia de los Padres Capuchinos en el convento de San Antonio del Prado en Madrid. Goya nos presenta a la Virgen María arrodillada junto a la escultórica figura del arcángel San Gabriel con las alas desplegadas. Sobre ellos se sitúa la paloma del Espíritu Santo, en el centro de los rayos de luz procedentes del cielo que sirven para iluminar la estancia. Los elementos que acompañan a María son los empleados tradicionalmente en el Barroco Español . El ángel se sitúa como principal protagonista al ser enviado por Dios para transmitir su mensaje. La Virgen pierde en parte protagonismo, al aparecer en una sumisa actitud. La composición está muy bien estudiada por el maestro, aludiendo al Neoclasicismo imperante en Madrid debido al importante papel de Mengs: en primer plano sitúa dos escalones que nos llevan a María, cuya cabeza está a la misma altura que el ángel, siguiente punto en nuestra observación. San Gabriel señala con su dedo hacia Dios, obligándonos a elevar nuestra mirada, acentuándose la perspectiva baja empleada. De esta manera, Goya nos obliga a recorrer con nuestra mirada todas las zonas del lienzo. La luz divina es la gran protagonista de la escena al bañar toda la imagen, diluyendo los contornos de las alas. La pincelada suelta caracteriza esta delicada obra en la que destacan los tonos claros a excepción del manto azul de la Virgen que simboliza la eternidad. </li></ul>Autor: Goya Anunciación a la Virgen María
  4. 4. <ul><li>Uno de los encargos más importantes realizados por El Greco en los años iniciales del siglo XVII será el retablo del Hospital de la Caridad de Illescas, al que pertenece esta Anunciación, la Natividad y la Virgen de la Caridad , en un programa iconográfico destinado a la glorificación de la Virgen María. La ubicación de esta escena que contemplamos sería el espacio bajo el luneto del arranque lateral de la bóveda aunque actualmente no se encuentra en el lugar original. Se trata de una reelaboración del mismo tema que Doménikos realizó para el Colegio de doña María de Aragón en Madrid - actualmente el edificio del Senado - invirtiendo los personajes y adaptándolos al formato circular, especialmente el arcángel. El reclinatorio se ubica en el centro, cierra la perspectiva espacial, y sobre él contemplamos a la paloma del Espíritu Santo recibiendo un potente foco de luz amarillenta. En primer plano hallamos un jarrón de azucenas, símbolo de la pureza de María. El juego de miradas de ambas figuras es un elemento importante de la composición, que refuerza la espiritualidad de la escena, acentuada por los gestos de las figuras. Ambos personajes son muy alargados, en un canon de uno a trece, por lo que las cabezas son tremendamente pequeñas. </li></ul>Autor: El Greco. En los años iniciales del siglo XVII Anunciación a la Virgen María
  5. 5. <ul><li>La Virgen se presenta sentada sobre su camastro, cubierto de un brocado de rica decoración de dibujos geométricos en oro y negro, con los brazos cruzados y mirando al ángel de la Anunciación, que acaba de llegar. San Gabriel, recubierto de una vestimenta de brillante ornamentación, como sus alas, avisa a María de su futura concepción. La postura del ángel ejemplifica su llegada desde la izquierda, y ya queda incorporado sobre el mármol del suelo de la estancia. Si un arco deja enmarcada a la Virgen y otro al ángel, también abría que destacar las intenciones por parte del artista de romper la separación, con lo que coloca el manto de María ocupando el lugar del arcángel, y las vestiduras y las alas de éste, superando los límites que le impone el fuste de la columna. A la izquierda, la fila de columnas que fugan hacia el fondo, dejan lugar para la representación del motivo de la expulsión de Adán y Eva del Paraíso, con lo que la Virgen de la Anunciación, como segunda Eva, redime el pecado de la primera mujer.Otro elemento que el monje pintor utiliza para romper la estructura tripartita del retablo, se refiere al friso de azul celeste con que decora la parte superior de la imagen, motivo que también ornamenta los tramos de bóveda que rematan la estancia de la representación. Además, en la predela de la Anunciación de Cortona, Fra Angelico figuró episodios de la vida de la Virgen a modo de friso corrido, sin la típica compartimentación de listones que separaban las escenas, configurando así un paisaje unitario. La predela comienza con los Desposorios de María, para terminar el ciclo con el momento final de la Dormición de la Virgen. </li></ul>Autor: Fra Angelico Anunciación a la Virgen María
  6. 6. Probablemente nos encontremos ante una de las imágenes más completas de las que realizó El Greco en Venecia. Sus deseos de incorporar el lenguaje del Renacimiento a sus escenas se muestran con claridad aquí. De esta manera, nos encontramos ante un excelente ejemplo de perspectiva - a través de la arquitectura y del suelo embaldosado -, colorido - inspirado en la Escuela veneciana - y composición. Los ecos de Tiziano y Tintoretto están presentes, en la figura de María el primero y en la organización del conjunto el segundo. Las figuras que pinta en estos momentos Doménikos mantienen aún el canon estético clásico, alejado de los gigantescos personajes que protagonizarán sus últimas obras, como la Adoración de los pastores del Museo del Prado. En la parte superior de la imagen contemplamos un típico Rompimiento de Gloria, destacando los angelitos en diferentes posturas que otorgan un mayor dinamismo a la escena. El juego de miradas entre María y el ángel refuerza la diagonal empleada para organizar la composición, resultando una imagen muy atractiva. Autor: El Greco en Venecia Anunciación a la Virgen María
  7. 7. <ul><li>La amplia demanda de obras religiosas, tanto por parte de la Iglesia como de la monarquía o la nobleza, motivaría la habitual repetición de temas en la obra de El Greco. Así, existe gran similitud entre esta escena y la Anunciación , realizada durante la estancia veneciana y que hoy guarda el Museo del Prado . En ambas imágenes las figuras de María y el ángel protagonizan la composición, interesándose el pintor por el efecto de perspectiva, en este caso a través de las baldosas multicolores del suelo, técnica tradicional del Quattrocento . El juego de miradas entre ambas figuras organiza la composición y crea una marcada diagonal, muy del gusto de Tintoretto ; las anatomías están perfectamente estudiadas y recuerdan a Miguel Ángel . Los colores tradicionales del clasicismo también están presentes: azul, rojo y amarillo. Los pesados ropajes forman pliegues sinuosos, se pegan a los cuerpos y siguen la técnica de paños mojados creada por Fidias en el Partenón ateniense. El estatismo de la escena queda atenuado por los angelitos de la parte superior, que establecen un interesante juego de diagonales. Las miradas de ambos personajes nos anticipan la espiritualidad que tendrán las obras de Doménikos en España. </li></ul>Autor: El Greco Anunciación a la Virgen María
  8. 8. <ul><li>Tenemos ante nuestros ojos una de las más bonitas Anunciaciones que pintó Zurbarán. En ella la composición se ha complicado más que en otras ocasiones, dando lugar a los proverbiales errores espaciales del pintor extremeño, que adolecía de cierta torpeza para crear espacios correctamente. De este modo, las figuras se disponen como en un friso, a lo largo del lienzo, en dos bandas: la parte terrenal y la celeste. Los objetos del mobiliario tratan torpemente de introducirse hacia el fondo para insinuar el espacio, pero lo consiguen muy medianamente. Sin embargo, las figuras protagonistas son excepcionales. La jovencísima María aparece reclinada ante un mueblecito con libros abiertos. Evidentemente ha sido interrumpida en plena oración por el ángel. Ella es el vivo retrato de la mujer andaluza, morena, de cejas espesas y mejillas sonrosadas. Lleva sencillas vestiduras que contrastan fuertemente con el rico atuendo del ángel. Éste aparece como un mancebo hermosísimo, de cabellos dorados. El manto verde del mensajero se arrebola en múltiples pliegues espirales a su espalda, dando a entender que acaba de llegar volando para arrodillarse ante María. Su casaca está cuajada de bordados en oro y perlas diminutas, en cuya representación minuciosa parece recrearse el pintor. Sobre ambos protagonistas se abre el cielo entre reflejos dorados. Una multitud de angelotes se asoman, señalando con infantil curiosidad a la doncella. La paloma del Espíritu Santo los sobrevuela, enviando sus rayos a María. </li></ul>Autor: Zurbarán Anunciación a la Virgen María

×