El escenario postmoderno de una Universidad moderna                         Delia Montero T.                              ...
modernidad siguen vigentes, sin negar desde luego, que la postmodernidad camina conpasos firmes en las “sociedades del con...
en áreas tales como la producción de energía, las comunicaciones, la nanociencia, ésta a suvez aplicada a la medicina, a l...
más dispares”6. En este párrafo encontramos tres temas que vale la pena destacar: por unlado, se reconoce el lugar que ocu...
control no sea visto como una amenaza, sino como algo necesario y normal, propio de todopresupuesto donde la sociedad ecua...
pertenecen de forma exclusiva al ámbito de `lo pensable´. En cambio el escepticismoconsiste en la total desconfianza o, ta...
reales” Zabalza12. Dentro del plan se trabajaría un sistema de competencias profesionalespropias de cada carrera, de tal m...
BIBLIOGRAFIACantero, Carlos Raúl. La Universidad como generadora de Conocimiento yFormadora de la Persona, sin fecha, p.3....
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El escenario postmoderno de una universidad moderna

575 visualizaciones

Publicado el

Visión general de los cambios sufridos por la Universidad como institución en Latinoamérica.

Publicado en: Educación, Viajes
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
575
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
8
Acciones
Compartido
0
Descargas
7
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El escenario postmoderno de una universidad moderna

  1. 1. El escenario postmoderno de una Universidad moderna Delia Montero T. "El saber postmoderno no es solamente el instrumento de los poderes. Hace más útil nuestra sensibilidad ante las diferencias, y fortalece nuestra capacidad de soportar lo inconmensurable" Jean Francois Lyotard, 1989¿Nos encontramos hoy ante una disyuntiva similar a la que en 1918 llevó a los reformistasde Córdova a promover la democratización del conocimiento y una sustancial implicaciónde la institución universitaria en la sociedad de América Latina, o se trata de otro escenarioy otras exigencias?Se podría decir que los caminos de la modernidad y de la postmodernidad estabancondenados a re-unirse inevitablemente, pese a sus contradicciones. Mientras lamodernidad con su culto a la razón, abre paso a la aparición de la técnica y con ella a lapostmodernidad y al profundo y amplio cauce tecnológico que invade a la humanidad, éstallegó con intenciones clarísimas de quedarse, sin ningún deseo de desaparecer de nuestrohorizonte; todo lo contrario, diríamos que estamos ante un espectro no sóloinconmensurable sino de crecimiento desbocado y sin indicios de ser reversible. Citamos aPablo Guadarrama González, quien dice que la modernidad propicia una confianzadesmedida en la ciencia y la técnica –y con ello aparece el culto a la información y a lacomunicación con instrumentos de poder. 1Si estas son las circunstancias dadas, tendríamos que plantearnos una universidad mezclade modernidad y postmodernidad, puesto que muchos de los beneficios que trajo la1 El autor describe la transición de modernidad a postmodernidad en su obra Crítica del paradigmaposmodernista en su impacto educativo y comunicativo. Pablo Guadarrama González. p. 2DELIA MONTERO Página 1
  2. 2. modernidad siguen vigentes, sin negar desde luego, que la postmodernidad camina conpasos firmes en las “sociedades del conocimiento”.Lyotard dice refiriéndose a los efectos postmodernistas de la trasmisión del conocimientoque la cuestión de su transmisión se subdivide pragmáticamente en una serie de preguntas:¿quién transmite?, ¿qué?, ¿a quién?, ¿con qué apoyo? ¿y de qué forma? ¿con qué efecto? 2.Tendríamos que dar respuesta a todas estas preguntas para elaborar, según este autor, unaverdadera política de Estado con respecto a la educación superior.Si aceptamos que el desarrollo tecnológico invade el campo universitario y antes de esoinvadió también la vida de gran parte de la población con sus productos y subproductos,creemos que no nos queda otra alternativa que cuestionarnos acerca de la idoneidad de losdocentes universitarios tanto en el manejo de las TICs como en el dominio de técnicas deaprendizaje activo para modalidades de carácter presencial, semipresencial y virtual.Pareciera que el tiempo no hubiese pasado cuando el control del Estado promete:facultades importantes que ofrecerán en todo el país cátedras que los mejores postularán3Ese es sólo el primer asunto a analizar, pero no nos quedemos allí. La universidad en granparte de Latinoamérica sigue entregando títulos en carreras que se encuentran saturadas enel mercado laboral. En el año 2000 se contaba ya con un millón de profesionales titulados anivel superior por año, dato tomado del Instituto Internacional para la Educación Superiorde América Latina y el Caribe de UNESCO 4, cantidad que impuso un récord a nivelinstitucional y que nos lleva a pensar sobre lo que estamos haciendo y para qué lo estamoshaciendo.Ahora bien, si el desarrollo tecnológico es imparable, tenemos que pensar en nuevasalternativas profesionales vinculadas a la tecnología y a las megatendencias que se originan2 Jean-Francois Lyotard, La condición postmodern. Informe sobre el saber, p.39. Fue durante losseminarios del Princeton Radio Research Center dirigidos por Lazarsfeld, en 1939-1940, cuando Laswelldefinió el proceso de comunicación por la fórmula: Who says what to whom in what channel with whateffect?3 Michel Foucault, El Nacimiento de la Clínica una arqueología de la mirada médica, Siglo Veintiuno Editores,décima edición en español 1985, p. 76, (la primera edición en español se publicó en 1966).4 Instituto Internacional para la Educación Superior de América Latina y el Caribe de UNESCO. ClaudioRama, La Tercera Reforma de la Educación Superior en América Latina, IESALC-UNESCO/IPASME, Caracas,2005DELIA MONTERO Página 2
  3. 3. en áreas tales como la producción de energía, las comunicaciones, la nanociencia, ésta a suvez aplicada a la medicina, a la biología y al desarrollo de microconductores, la robótica, larealidad virtual, la investigación en el campo de sistemas de información geográfica entreotras, a fin de que los miles y miles de titulados “competentes” puedan asegurar un lugarestable y de crecimiento en el mercado laboral, claro, en la medida de la demanda del sectorproductivo.Ese es uno de los caminos de la utopía de la universidad postmoderna. Veamos ahoraalgún tipo de intervención que nos permita avizorar en un futuro mediato algunos avancesreales.Dice Luis Carrizo: “El modelo instaurado en Córdoba y consolidado en las décadassiguientes, comenzará a sufrir un lento y progresivo cuestionamiento y transformación apartir de los años setenta y ochenta, en donde las dictaduras amenazan las conquistasreformistas, (…) comprometiendo gravemente los aportes al presupuesto universitario. Porotro lado, la creciente demanda social de ingreso a la Universidad, buscando unaprofesionalización adecuada al cada vez más competitivo mercado laboral, contribuye acolocar notas de alerta en el sistema universitario” 5; esta manera de hablar de launiversidad no es nueva, desde sus casi novecientos años de existencia, siempre se hahablado de ella como un ente aparte, aislado, distinto al resto del sistema de educación, deallí el divorcio entre lo que se hace en los sistemas inicial y medio que no se articula ni conel quehacer de las universidades, peor aún con las expectativas del sector productivo.Estamos intentando señalar los puntos débiles en los que hay que intervenir con urgencia.Rafael Correa Delgado, Presidente Constitucional del Ecuador, manifestó: “Hoy vivimosen la época en que la tecnología ha venido a ocupar el centro de la vida social, hamodificado las relaciones humanas más próximas y las relaciones políticas. Por eso, larevolución ciudadana ha planteado la necesidad de una revolución universitaria, que recojael espíritu de la más noble tradición de la universidad como comunidad libre y autónoma demaestros y estudiantes asociados para la búsqueda conjunta del saber, teniendo como metael servicio a una sociedad cada vez más compleja de cuyas entrañas llegan las exigencias5 Luis Carrizo en CRISIS Y DESAFIOS DE LA UNIVERSIDAD, p. 2DELIA MONTERO Página 3
  4. 4. más dispares”6. En este párrafo encontramos tres temas que vale la pena destacar: por unlado, se reconoce el lugar que ocupa la tecnología en la sociedad actual; luego, larevolución ciudadana –eslogan del primer ciudadano del país- plantea una revoluciónuniversitaria y finalmente advierte que las exigencias del momento son dispares, a placernuestro añadiríamos insospechadas e inesperadas. Bien, hasta ahí un planteamiento, ahoraa encontrar la solución.Desde esta sencilla aportación creemos que esa solución tan buscada y poco encontrada,tiene que empezar por la re-unión de sectores, vamos a decir, por un Plan de ArticulaciónNacional de Educación, eso por darle un nombre cualquiera; tenemos que trabajar bajo laóptica de re-unir esfuerzos, saberes, ideas y con firme voluntad política de que el cambiosea de amplia cobertura, profundo y urgente, porque la postmodernidad no espera, nosempuja cual torbellino salvaje hacia lo desconocido.Un plan que articule a todos los sectores que están directa e indirectamente vinculados a laeducación desde los más altos niveles socio-políticos hasta la sociedad civil, un lugarcomún donde podamos realmente armonizar, poniendo al servicio de la sociedad en generaly del sistema educativo en particular las fortalezas de cada sector y trabajar para que lasdebilidades vayan transformándose en potencialidades. Vamos a decir, que las vías decomunicación terrestres crucen el país para que los estudiantes no tengan que salir a lascinco de la madrugada a escuelas y colegios; que no exista un ecuatoriano que sufra porfalta de servicios básicos de calidad, que el desarrollo tecnológico llegue a todos losrincones de la patria, que los servicios de educación privados sean accesibles al bolsillo delciudadano de a pie, que se promueva la cultura y el folklore en los entes educativos a todonivel, que el deporte sea administrado, promovido y respaldado por el Estado, que el6 Rafael Correa Delgado, Presidente Constitucional de la República del Ecuador. Párrafo tomado deldiscurso ofrecido en la Universidad Central del Ecuador, Quito, el 18 de marzo de 2010, con motivo deconmemorarse el 184 aniversario de creación de la Universidad Central del Ecuador.DELIA MONTERO Página 4
  5. 5. control no sea visto como una amenaza, sino como algo necesario y normal, propio de todopresupuesto donde la sociedad ecuatoriana haga sus aportaciones.Como los docentes son parte medular del sistema educativo, analicemos estas palabras:“Se ha evidenciado una clara deficiencia de personal cualificado, en particular deprofesores y formadores que dominen las TICs. Ello indica que si los formadores no estáncualificados difícilmente podrán transmitir determinados conocimientos ni garantizar quelos usuarios de los Sistemas Educativos puedan acceder al mercado laboral con plenasgarantías de éxito”.7 Ya habíamos tocado antes este delicado punto que como podemosobservar no es una preocupación local, ni siquiera continental, sino mundial. Por lo tanto,el plan tiene que incluir oportunidades de capacitación continua para los docentes de todo elsistema educativo, no solamente el personal docente universitario, sino todos los queparticipan en la educación, que incluya el manejo siempre actualizado de las TICs y deestrategias de aprendizaje activo; porque no puede seguir sucediendo que los jóvenes quellegan a las aulas universitarias no sepan leer, ni escribir bien, peor reflexionar, analizar ocriticar; es hora ya de que todos rememos en la misma dirección, no para llegar a buenpuerto como asegura la trasnochada frase, sino para navegar y crecer de la mejor maneraposible en el encrespado y bravío mar de la postmodernidad. Sin embargo y sobre esteasunto flota la gran preocupación sobre si las máquinas van a sustituir al hombre, a manerade reflexión y respuesta citamos: “las TICs son un medio, un recurso o un entorno, comoveremos más adelante, y que su presencia no implica, necesariamente, sustituir a nadie.Sencillamente provocan una redefinición de las funciones docentes y tutoriales.”8Será entonces cuando se arribe al encuentro con una universidad crítica, reflexiva yanalítica, una universidad tecnológica, creativa y científica, moderna y postmoderna, queevite los extremos peligrosos, como dice Duch: “el ser humano debe integrar la crítica en suexistencia porque constituye el único camino para evitar, por un lado el dogmatismo y porel otro el escepticismo. El dogmatismo puede describirse como la confianza ilimitada enaquel uso de la razón, que confina lo humano a la ejecución mecánica de las tareas que7 Tàrek Lutfi Gilabert, Mercè Gisbert Cervera, Manel Fandos Garrido de la Universidad Rovira i Virgili deTarragona en EL CIBERPROFESOR FORMADOR EN LA ALDEA GLOBAL, p.28 Se toma esta cita a manera de respuesta ante la preocupación de algunos sectores educativos sobre laprimacía de la cibernética sobre el ser humano. EL CIBERPROFESOR FORMADOR EN LA ALDEA GLOBAL, escritopor Tàrek Lutfi Gilabert, Mercè Gisbert Cervera, Manel Fandos Garrido. p.4DELIA MONTERO Página 5
  6. 6. pertenecen de forma exclusiva al ámbito de `lo pensable´. En cambio el escepticismoconsiste en la total desconfianza o, tal vez aún mejor, en la desesperación de la razón, quepor anticipado se reconoce incapaz de conocer la verdad y distinguirla adecuadamente de lamentira”.9Además esa universidad soñada no puede dejar de lado el aspecto humano, y volvemos alplan de articulación nacional de educación, porque la humanidad educativa tiene quecomenzar y mantenerse a través de todos los niveles. La conversión de la universidad enuna estructura de acogida depende de la existencia de educadores que vivan una pasión porel hombre, por su propia persona, por el destino de los que le son confiados, que estánconvencidos de la verdad de lo que proponen y dispuestos a comprometerse en un continuorecomenzar el camino junto a sus alumnos,10 solamente ampliaría esta afirmación para seraplicada al sistema educativo nacional e inclusive a la escuela para padres, tan cacareada ypoco práctica que “algunas” instituciones educativas brindan, ya que la primera comunidadde acogida es la familia. No podemos minimizar los efectos de la experiencia universitariaen los estudiantes y la responsabilidad de los docentes en ese campo. En los EstadosUnidos de América también discuten desde hace mucho tiempo sobre el tema: “Collegesand universities have a major influence on the development of the character of our students 11through the varied activities of their college years”, refiriéndose a la fuerte influencia dela educación superior en el carácter de los estudiantes a través de las diferentes actividadesque se realizan a este nivel durante los años de formación.¿Y dónde encajan las competencias en el plan? Pues allá vamos. Estamos convencidos dela desvinculación del sector productivo con el sistema de educación superior, por tanto, esallí donde tenemos que articular, unir esfuerzos, crear caminos de intersección, con miras aque todos los involucrados obtengan un real beneficio. Y es aquí donde encajaría elconcepto de prácticum que no es otra cosa que “el periodo de formación que pasan losestudiantes en contextos laborables propios de la profesión: en fábricas, empresas,servicios, etc.; constituye, por tanto, un periodo de formación (...) que los estudiantes pasanfuera de la Universidad trabajando con profesionales de su sector en escenarios de trabajos9 Luis Duch en La educación y crisis de la modernidad. Editorial Paidós. Barcelona 1997, p. 13310 Carlos Raúl Cantero en La universidad como generadora de conocimiento y formadora de la persona, p.311 Nannerl O. Keohane, in Moral Education in the Modern University, Duke University 1996, p. 1DELIA MONTERO Página 6
  7. 7. reales” Zabalza12. Dentro del plan se trabajaría un sistema de competencias profesionalespropias de cada carrera, de tal manera que los perfiles de entrada al sector productivo seenlacen simétricamente a los perfiles de salida universitarios y que los estudiantespractiquen en ambientes reales respaldados por el sector empresarial.Entonces, sintetizando el camino recorrido, podemos concluir que el sistema educativonacional en el que incluimos el de educación superior, está esperando por los actores quedirecta e indirectamente lo conforman, espera que se sienten a dialogar, que se dediquen atrabajar con modelos colaborativos, que hagan un cambio profundo y amplio, beneficiosopara nuestra sociedad y que finalmente exista la voluntad política para que las leyes en estepaís dejen de dormir el sueño de los olvidados y se conviertan en realidades que propicienel crecimiento nacional.12 José Tejada Fernández cita a Zabalza en su obra El trabajo por competencias en el prácticum: cómoorganizarlo y cómo evaluarlo, quien explica el concepto de prácticum que se diferencia mucho delaprendizaje práctico, siendo este último un complemento indispensable. La obra original de Miguel ÁngelZabalza se titula Competencias docentes del profesorado universitario: calidad y desarrollo profesional,Narcea Ediciones 2003, p.45DELIA MONTERO Página 7
  8. 8. BIBLIOGRAFIACantero, Carlos Raúl. La Universidad como generadora de Conocimiento yFormadora de la Persona, sin fecha, p.3.Carrizo, Luis. Crisis y Desafíos de la Universidad, sin fecha p. 2.Correa Delgado, Rafael. Discurso ofrecido en la Universidad Central del Ecuador,Quito, 18 de marzo de 2010.Duch, Luis. La educación y crisis de la modernidad. Editorial Paidós, Barcelona 1997,p. 133.Foucault, Michel. El Nacimiento de la Clínica, una arqueología de la mirada médica,Siglo Veintiuno Editores, décima edición en español, 1985, p.76.Guadarrama González, Pablo. Crítica del paradigma posmodernista en su impactoeducativo y comunicativo, Octubre 2009, p. 2.Keohane, Nannerl O. Moral Education in the Modern University, Duke University, 1996p 1.Lyotard, Jean-Francois, La condición postmodern. Informe sobre el saber. Traducción deMariano Antolín Rato, Ediciones Cátedra S.A., 1987, p. 39.Tàrek Lutfi Gilabert, Mercè Gisbert Cervera, Manel Fandos Garrido, UniversidadRovira i Virgili, Tarragona. El Ciberprofesor Formador en la Aldea Global, sin fecha, p. 2y p. 4.Tejada Fernández, José, El trabajo por competencias en el prácticum: cómo organizarlo ycómo evaluarlo. Revista Electrónica de Investigación Educativa, 1 de Noviembre de 2005donde transcribe la Conferencia Magistral presentada en el VII Symposium Internacionalsobre el Practicum y las Prácticas en Empresas en la formación Universitaria.Zabalza, Miguel Ángel, Competencias docentes del profesorado universitario: calidad ydesarrollo profesional, Narcea Ediciones, 2003, p. 45.DELIA MONTERO Página 8

×