INCONCIENCIA VIRTUAL
REALISMO
Cuando me invitaron a participar del conocimiento y la formación en el proyecto
“tit@s desar...
ir a el equipo, darle click al botón de dispositivos e impresoras, verificar que esté
conectada al equipo,darle click en i...
importante; utilizar los dispositivos digitales, tabletas, Smartphone, video beam para
dictar mis clases. Un avance que no...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Inconciencia virtual

117 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
117
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
24
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Inconciencia virtual

  1. 1. INCONCIENCIA VIRTUAL REALISMO Cuando me invitaron a participar del conocimiento y la formación en el proyecto “tit@s desarrollo y educación digital para adultos”, me sentí un poco desconcertada y no podía comprender de que elementos me hablaban, pues mi incursión en los temas virtuales era muy escaso y perezoso; además en la actualidad esta tecnología ha avanzado mucho y me consideraba relegada a la NO participación de tan avanzados micro chips, al punto que defendía con ánimo de excusa, que este derecho era solo de los jóvenes de mente fresca y abierta a la evolución tecnológica. Había tenido cierto acercamiento a los computadores, por allá en los años 90 y según la tradición solicité información de cómo manejar lo básico de estos grandes aparatos llamados desck, que ocupaban media habitación, les hablo de los famosos computadores de escritorio de los años 90, con una torre inmensa parecida a un gabinete de cocina, llena de luces y botones, con infinidad de cables por la parte trasera, esos que se enredaban en la escoba y que iban a parar a un cuadrúpedo regulador, auxiliado por una o dos baterías, pareciéndose a un automotor; todo esto por debajo del escritorio, donde al sentarme me golpeaba mis pies y me dañaba las uñas. En la parte superior el resto del equipo, un teclado que se lo tragaba una bandeja cuando no se utilizaba, y que algunas veces para sacarlo, tenía que llamar a mi esposo o a mi hija para que lo movieran con la clave ya conocida por ellos para destrabarlo, al lado de éste, el monitor, algo parecido a un televisor de los años sesenta, con un trasero más grande que el de la negra del chontaduro, y que al prenderlo aparecía primero la reconocida flechita o cursor, que aún se conserva en todos los monitores del mundo, y a mi parecer es lo único que no ha cambiado ni de estilo ni de función, así pensaba yo, que éramos los docentes mayores de 50 años; perennes con los conocimientos ya adquiridos. Siguiendo con la descripción del equipo al lado estaba la tan querida impresora, que cuando me regalaba una hoja bien imprimida era “bingo”!!! pues la mayoría de veces, por mi inexperiencia tenía que llamar a mi hija nuevamente para que me ayudara a imprimir las 1 o 2 páginas que en medio día había logrado digitar en Word, y la gran experimentada, sabelotodo del computador, la reina de la tecnología en casa me decía así: “mamá, cuantas veces le he dicho que para imprimir tiene que
  2. 2. ir a el equipo, darle click al botón de dispositivos e impresoras, verificar que esté conectada al equipo,darle click en imprimir, sale la vista previa, modifica o corrige con los botones de características , o atajos de impresión o.. bla bla bla bla y finalmente le da O. K. es muy fácil Ma”. Así mismo Yo le contestaba, O. K. y dejaba todo tirado hasta que llegara mi esposo y me auxiliara con la impresión. Con ese bagaje y esa experiencia tan enriquecedora, que ganas le quedaban a uno de reintentar….pero bueno, pasan los años y con la ayuda de profesores y amigos, seguí pellizcando muy tímida y temerosa el computador, a la par de los teléfonos celulares, que fueron avanzando a un ritmo más acelerado y ya eran como manejar un computador, claro que estos últimos ya no eran esos monstruos del pasado, sino que se redujeron notablemente y de parecerse un automotor, ahora parecen bandejitas de té, sin botones a la vista, pero con millones de procesamientos de datos en su interior, procesos imposibles de comprender por un terrícola del común de las gentes. En los últimos años, era preocupante la incertidumbre del manejo de computadores en mi desempeño docente y recurriendo a lo semi-aprendido en la universidad de mi casa y en la satélite, la escuela, me arriesgué a utilizar el computador en el aula de clase, a veces con la vergüenza de ser corregida por alguno de los estudiantes. A comienzo del año lectivo 2.015, nos dan la gran noticia de la implementación de una nueva herramienta de trabajo en lo virtual para los docentes mayores, se trata, abreviadamente de tit@s, con @, sí, con esa vocal con que empieza el alfabeto de hoy, que por evolución no es a sino @; así como la i se ha vuelto &, todo cambia, igual que las frases, hoy se escribe: “X que”, o “por q”, “porfa”, “T.Q.M.”, etc…y también los hechos; antes: “Papá me prestas el carro para ir a la Universidad?”, hoy: “Pa, que pena choque el carro anoche, hay que recogerlo en el taller de tu amigo”. O. K…..Ja ja ja ja……. Volviendo al tema me decidí a recibir la instrucción en tit@s, no sin antes refunfuñar un rato, alegando la gran capacidad de los profesores veteranos, para terminar nuestra labor docente con los grados especializaciones, maestrías, doctorados, etc…obtenidos hasta la fecha; pero neófitos en la inteligencia virtual, mejor dicho; unos burros digitales. Con dudas y temores tome el curso, al inicio avanzaba una página y me parecía que íbamos súper acelerados, pero la confusión del aprendizaje inicial, iba desapareciendo con el pasar de las clases, y ya podía abrir con confianza el computador, navegar en las redes, comprar y vender virtualmente, chatear y lo más
  3. 3. importante; utilizar los dispositivos digitales, tabletas, Smartphone, video beam para dictar mis clases. Un avance que no hubiera logrado sola, pero si, gracias a la ayuda de esta gran herramienta tecnológica tit@s, y a la forma de transmitirla por parte de los docentes formadores. Finalmente me queda un gran epílogo: “NO RECHAZAR LOS AVANCES DE LA CIENCIA, CUALQUIERA QUE SEA y NUNCA SENTIRME ENVEJECIDA PARA EL CONOCIMIENTO”. Mijooooo…., venga y me imprime estas 3 hojitas porfaaaaa….!!! Ja ja ja ja ja ja…… A todos mil gracias por su valioso tiempo. Atentamente; DIANA LUCIA BRAVO MERCADO Docente I.E.T.I Antonio José Camacho dianabravomercado@gmail.com

×