CUADERNO
2
Juventudes migrantes:
entre privaciones y libertades
Al servicio
de las personas
y las naciones
Encontrar en el desarrollo humano las soluciones
a los retos mundiales y nacionales
El Programa de las Naciones Unidas par...
CUADERNO
2
Juventudes migrantes:
entre privaciones y libertades
Los análisis y las recomendaciones que se presentan en los Cuadernos sobre Desarrollo Humano, son de exclusiva
responsabil...
Índice
Prólogo		 5
I.	 Introducción	 7
	
II.	 Metodología	 9	
III.	 Perspectiva teórica de la migración
	 y el desarrollo ...
5 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
PRÓLOGO
El Cuaderno sobre Desarrollo Humano no. 2, Juven-
tudes mig...
6Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
Pablo Mandeville
Representante Residente del PNUD
y Coordinador Resi...
7 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
I. Introducción
Santos, de 16 años, vive en una comunidad rural de ...
8Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
población migrante: edades, sexo, escolaridad y des-
tinos migratori...
9 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
II. METODOLOGÍA
Esta publicación forma parte de la colección de
Cua...
10Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
III. Perspectiva teórica de la migración
y el desarrollo humano
3.1...
11 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
El género es una categoría multidimensional que
permite analizar p...
12Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
IV. Dinámicas migratorias y aspiraciones de
los y las jóvenes
Exist...
13 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
Adolescentes y jóvenes perciben la migración
como la oportunidad p...
14Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
Tal como lo señala el INDH 2011, Nicaragua
experimenta una transici...
15 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
pendientes era de 64 personas por cada 100 poten-
cialmente activa...
16Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
El INDH 2011 señala que en la actualidad, cuatro
de cada 10 adolesc...
17 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
sido insuficiente tanto para absorber a la nueva pobla-
ción econó...
18Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
Ajuzgarporlosindicadoresdeeducaciónyempleo
(factores que son determ...
19 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
18 - 24
años
25 - 29
años
Resto de
edades
18 - 24
años
25 - 29
año...
20Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
“A nosotras nos han enseñado que debemos estar
con nuestros hijos, ...
21 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
Analistas como Amparo Marroquín indican que
si bien los estudios e...
22Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
V. ¿La inversión en educación tiene
retorno?
“Donde yo estoy he vis...
23 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
La población con residencia urbana tiene en pro-
medio más años de...
24Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
“Yo pienso que estudiar de nada sirve. La
familia invierte y despué...
25 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
y oportunidades de empleo decente. Sin embargo, las
posturas sobre...
26Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
En el caso de las migraciones del pacífico-sur de
Nicaragua cuyo de...
27 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
Migración a Costa Rica
De acuerdo con la EMNV 2009, el 62% del tot...
28Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
tramitanpasaporteyvisaatravésdelasagenciasadua-
neras. En los munic...
29 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
Migración a Estados Unidos
Estados Unidos ha sido un destino migra...
30Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
Migración a España
La migración a ese país es considerada como el d...
31 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
namiento entre municipios nicaragüenses y españo-
les, por ejemplo...
32Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
Según Baumeister et al. (2008), a las personas que
emigran del pací...
33 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
tresmesesyluegoseembarcannuevamente(Rochaet
al., 2009).
La experie...
34Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
VI. El rol de agencia en la decisión de
migrar y sus vínculos con l...
35 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
capacidad de decidir dónde vivir es un elemento clave
de la libert...
36Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
Considerando que el principio de autonomía -con-
dición indispensab...
37 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
bienesevidentes(pormuypocoquesean)queexhiben
las personas migrante...
38Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
Al asociar la capacidad de agencia con las identida-
des de género,...
Juventudes migrantes-entre-privaciones-y-libertades
Juventudes migrantes-entre-privaciones-y-libertades
Juventudes migrantes-entre-privaciones-y-libertades
Juventudes migrantes-entre-privaciones-y-libertades
Juventudes migrantes-entre-privaciones-y-libertades
Juventudes migrantes-entre-privaciones-y-libertades
Juventudes migrantes-entre-privaciones-y-libertades
Juventudes migrantes-entre-privaciones-y-libertades
Juventudes migrantes-entre-privaciones-y-libertades
Juventudes migrantes-entre-privaciones-y-libertades
Juventudes migrantes-entre-privaciones-y-libertades
Juventudes migrantes-entre-privaciones-y-libertades
Juventudes migrantes-entre-privaciones-y-libertades
Juventudes migrantes-entre-privaciones-y-libertades
Juventudes migrantes-entre-privaciones-y-libertades
Juventudes migrantes-entre-privaciones-y-libertades
Juventudes migrantes-entre-privaciones-y-libertades
Juventudes migrantes-entre-privaciones-y-libertades
Juventudes migrantes-entre-privaciones-y-libertades
Juventudes migrantes-entre-privaciones-y-libertades
Juventudes migrantes-entre-privaciones-y-libertades
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Juventudes migrantes-entre-privaciones-y-libertades

283 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
283
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Juventudes migrantes-entre-privaciones-y-libertades

  1. 1. CUADERNO 2 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades Al servicio de las personas y las naciones
  2. 2. Encontrar en el desarrollo humano las soluciones a los retos mundiales y nacionales El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) es el organismo del Sistema de las Naciones Unidas que promueve el cambio y conecta a los países con los conocimientos, la experiencia y los recursos necesarios para ayudar a los pueblos a forjar una vida mejor. Está presente en 177 países y territorios, trabajando con los gobiernos y las personas para ayudarles a encontrar sus propias soluciones a los retos mundiales y nacionales del desarrollo. En su quehacer corporativo, el PNUD incorpora el paradigma de desarrollo humano, entendido como un proceso mediante el cual las personas superan sus privaciones, amplían sus capacidades y aprovechan las oportunidades que les ofrece el entorno para desarrollar sus proyectos de vida. Para coadyuvar al cumplimiento de sus mandatos, en Nicaragua el PNUD promueve, entre otros procesos: • La elaboración de Informes Nacionales sobre Desarrollo Humano, estudios y publicaciones especializadas para contribuir al diseño e implementación de políticas públicas y acciones orientadas hacia el desarrollo humano de la población nicaragüense. • Iniciativas de capacitación para una mejor comprensión del paradigma de desarrollo humano. • El establecimiento de alianzas estratégicas con instituciones y organizaciones de distinta naturaleza, para la consecución de procesos encaminados al análisis y la reflexión sobre las situaciones de desigualdad y exclusión social que enfrentan los y las nicaragüenses. En este marco, el PNUD Nicaragua ha programado publicar una colección de Cuadernos sobre Desarrollo Humano que reúne aportes desde diferentes perspectivas, disciplinas y experiencias para incidir en la construcción de un pensamiento de desarrollo humano sostenible en el contexto nacional y local. Cada cuaderno abordará diferentes temáticas, serán compartidos en actividades conjuntas con nuestros socios y contrapartes. Presentación
  3. 3. CUADERNO 2 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades
  4. 4. Los análisis y las recomendaciones que se presentan en los Cuadernos sobre Desarrollo Humano, son de exclusiva responsabilidad de sus autores y autoras y no necesariamente reflejan las opiniones del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, su Junta Directiva y Estados miembros; tampoco de los organismos de cooperación ni las agencias del Sistema de las Naciones Unidas que apoyan el proceso de investigación, redacción y publicación. Se autoriza la reproducción total o parcial en cualquier forma o medio: electrónico, mecánico, foto estático u otro tipo, siempre y cuando se cite la fuente. Autora: Rebeca Centeno Supervisión: María Rosa Renzi Procesamiento y análisis estadístico: Leonel Pérez Laínez y Cristel López Edición: José Alfonso Malespín y Leslie Ruiz Baldelomar Diseño: Crea Comunicaciones Impresión: Bolonia Printing Esta publicación está disponible en: www.pnud.org.ni www.indhjuventudes.org.ni 2013
  5. 5. Índice Prólogo 5 I. Introducción 7 II. Metodología 9 III. Perspectiva teórica de la migración y el desarrollo humano 10 3.1 Las migraciones desde el paradigma de desarrollo humano 10 3.2 Migraciones y desarrollo desde la perspectiva de la construcción social de género 10 IV. Dinámicas migratorias y aspiraciones de los y las jóvenes 12 4.1 Migración y libertad de decidir: principales características de los y las jóvenes migrantes 13 V. ¿La inversión en educación tiene retorno? 22 5.1 Destinos de la migración: conjugación de redes, capacidades educativas y laborales. 26 VI. El rol de agencia en la decisión de migrar y sus vínculos con la construcción de género 34 6.1 Factores influyentes en la decisión de emigrar 36 VII. El respeto de los derechos humanos a revisión: momentos y condiciones migratorias 39 7.1 Jóvenes sin libertades, sin desarrollo: mujeres víctimas de Trata de personas 40 7.2 La Coalición Nacional de Lucha contra la Trata de Personas en Nicaragua 46 VIII. Conclusiones 47 IX. Recomendaciones 49 X. Bibliografía 52
  6. 6. 5 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades PRÓLOGO El Cuaderno sobre Desarrollo Humano no. 2, Juven- tudes migrantes: entre privaciones y libertades, refleja las diferentes aristas y complejidades que envuel- ven las dinámicas migratorias. Más allá de los indicadores sobre los flujos mi- gratorios, el monto de las remesas y su aporte al Producto Interno Bruto, el paradigma de desarrollo humano abre nuevas vertientes de análisis sobre los procesos migratorios y sus implicancias en el bien- estar de las personas involucradas. El desarrollo humano trae consigo una pers- pectiva dinámica de largo plazo respecto al cum- plimiento de los derechos humanos. Aunque el desarrollo humano y los derechos humanos no son sinónimos, se potencian mutuamente. Para analizar la migración es fundamental diferenciar y entender qué derechos son vulnerados tanto en las comuni- dades de origen, como en el tránsito y en el país de destino. Para algunas personas, la migración abre nuevas perspectivas y oportunidades en contextos geográ- ficos y culturales diferentes a los suyos y perciben que con eso sus vidas se enriquecen. Pero cuando la migración es el resultado de la vivencia de procesos de exclusión en sus propias comunidades o países por la falta de oportunidades para llevar la vida que desean y valoran, las personas no experimentan una libertad efectiva. Por el contrario, en muchos casos se exponen a situaciones de alto riesgo en el tránsito o en el país de destino cuando sus derechos huma- nos se ven vulnerados. El análisis que se presenta en este Cuaderno no arriba a respuestas contundentes sobre el impacto de la migración en el desarrollo humano de las per- sonas jóvenes. Los procesos migratorios se caracte- rizan por resultados ambivalentes: se adquieren al- gunos logros en desarrollo humano, pero se pierden otras libertades. Dada la importancia de la transición demográfica de Nicaragua y la necesidad de aprovechar el bono de- mográfico como evento único en la historia, interesa conocer desde la perspectiva del desarrollo humano cómo viven las y los jóvenes los procesos migratorios. En ese sentido, este Cuaderno presenta las principales tendencias y características de la migración de la po- blación joven. De acuerdo a diferentes fuentes de información que alimentan este estudio, para muchos jóvenes la emigración se visualiza como un mecanismo de progreso en sus vidas por la posibilidad de encon- trar empleos, que aunque muchas veces es preca- rio, les proporciona mayores ingresos que los que devengan en sus lugares de origen. Las remesas les permiten dar respuesta a sus necesidades y a las de sus familias en términos de acceso a alimentos, edu- cación y salud, principalmente. Sin embargo, si se analizan otras dimensiones del desarrollo humano, existen impactos negativos sobre las personas migrantes y sus familias relacionadas con aspectos subjetivos y emocionales, como la carencia deprotecciónydeafectocuandoelpadrey/olamadre tienen que migrar. En muchos casos, la migración tie- ne implicancias sobre la identidad cultural de las per- sonas que emigran. Algunos jóvenes expresan que para no recibir burlas o ser discriminados en los países de destino, se distancian de sus propias raíces culturales, lo que trae consecuencias afectivas y emocionales que los aíslan de sus propias comunidades y relaciones familiares en el país de origen, profundizándose el sentimiento de soledad. El estudio también presenta testimonios sobre cómo viven las y los jóvenes la migración y cuáles
  7. 7. 6Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades Pablo Mandeville Representante Residente del PNUD y Coordinador Residente del Sistema de las Naciones Unidas son sus aspiraciones, información que es funda- mental en materia de lo que las políticas públicas deben atender para asegurar que los procesos mi- gratorios encuentren vínculos con el desarrollo humano. Se presentan algunas sugerencias que invitan a promover acuerdos entre diferentes actores para al- canzar un efectivo ejercicio de los derechos humanos de las personas migrantes y sus familiares, y pueda percibirse la migración como una alternativa que las juventudes escogieron y no como la única opción para salir de la pobreza. Es el enfoque de derechos el que brindará cla- ves de análisis para que el derecho a migrar real- mente se traduzca en mayores oportunidades para todas y todos, con la protección y seguridad ade- cuadas que consoliden sociedades más abiertas, libres y justas.
  8. 8. 7 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades I. Introducción Santos, de 16 años, vive en una comunidad rural de Vi- llanueva,enChinandega.Abandonólosestudiosdese- cundaria porque su familia no tenía recursos para pa- garsueducación.Viveconsushermanosmenoresysu madre, quien sólo estudió hasta segundo grado. Desde pequeño trabajó con su tío como jornalero agrícola y lo que ganaba lo daba para la comida de su familia in- tegrada por cinco miembros. Creció pensando que lo más importante para un hombre era “ganarse la vida”. Su meta actual es obtener un mejor pago diario por su trabajo. En su comunidad, muchos jóvenes como él aspiran a ser peones agrícolas en El Salvador, país en donderecibenunmejorsalario.Actualmenteestájun- tando dinero para emigrar con otros jóvenes. La historia de Santos ejemplifica la noción del de- sarrollo como libertad, entendida como el conjunto de opciones que tienen las personas para “ser o hacer” en la vida. En la medida que los seres humanos cuentan con oportunidades para lograr funcionamientos valio- sos para su desarrollo, son más libres para decidir la vida que quieren y valoran considerando sus identida- des y culturas. A Santos su entorno familiar y local no le generó oportunidades para continuar sus estudios o tener acceso a un empleo decente. Además no tenía grupos dejóvenesconquienescompartirinteresescomunesy espacios de recreación. Por el tipo de trabajo que ofre- cen nuestros países vecinos, que es temporal, Santos difícilmente podrá seguir estudiando y es muy proba- ble que permanezca en la pobreza. A este joven no se le presentaron opciones para escoger entre distintos tipos de vida, una que él tuviese razones para valorar. Desde el desarrollo humano, las migraciones abren nuevasinterrogantesrelativasalalibertadefectivaque hantenidolaspersonasmigrantesparavivirencontex- tos geográficos y culturales diferentes a los suyos y en condiciones de vulneración a sus derechos humanos. Por un lado, cabe preguntarse si contaron con la op- cióndemovilizarsedadalanulaposibilidaddesalirde la pobreza en la que vivían en su lugar de origen, y por otro, si la migración trae consigo la posibilidad de am- pliar las opciones para el logro de su bienestar. El estudio de las migraciones desde la perspectiva deldesarrollohumanonosllevaamirarmásalládelas remesasysuaportealaactividadeconómica.Nosesti- mulaaprofundizarenlasdimensionesdelavidadelas personasinsertasenelfenómenomigratorio.También nos persuade a revisar las políticas migratorias tanto en los países de origen como de destino de la migra- ción, y sobre todo nos obliga a considerar el respeto a los derechos humanos como condición absoluta para que las personas migrantes logren los objetivos de sus proyectos migratorios. La línea analítica de este Cuaderno consiste en es- tablecer relaciones entre las migraciones y el desarro- llo humano de los y las jóvenes1 . En clave de desarrollo humano es pertinente preguntarnos: ¿Pueden las y los jóvenes nicaragüenses como Santos lograr la expan- sión de sus capacidades como estar sano, educado, bien alimentado y definir el tipo de vida que quieren llevar? ¿Logra Santos superar algunas privaciones y ejercer -de alguna forma- su rol de agencia? En Nica- ragua,¿secreanoportunidadesparaquejóvenescomo Santosnoseveanforzadosaemigrar?¿Lasjuventudes migrantestienencondicionesbásicasparamovilizarse de forma documentada y ejercer a plenitud sus dere- chos laborales? Estas y otras interrogantes se generan cuando ubicamos a los seres humanos en el centro de nuestrosanálisis,talcomoloplanteaelenfoquedelde- sarrollo humano. Este Cuaderno presenta, en su parte inicial, la perspectiva teórica en la que se basa el análisis. Lue- go se describen las dinámicas migratorias de las ju- ventudes y se presenta una caracterización de la 1 Se considera jóvenes a las personas entre 18 y 29 años.
  9. 9. 8Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades población migrante: edades, sexo, escolaridad y des- tinos migratorios en relación a la globalización eco- nómica y el orden social de género. Después se iden- tifican elementos para el debate respecto al retorno de la inversión educativa en las personas migrantes y sus comunidades de origen. Luego se analiza el rol de agencia en la decisión de migrar, en sus vínculos con la construcción social de género. Seguido se presen- ta información sobre momentos migratorios de ma- yor vulnerabilidad y delitos asociados como la trata de personas, que ponen en entredicho el respeto a los derechos humanos. En la parte final se abordan las conclusiones y recomendaciones. En este Cuaderno también se abordan otros as- pectos de gran importancia para la población juve- nil, entre ellos, el desempleo, la falta de acceso a la educación, la violación de sus derechos humanos y la relevancia del fenómeno migratorio en la juven- tud nicaragüense. Los enfoques de desarrollo humano y de derechos humanos enfatizan que hacer lo correcto significa fomentar y asegurar los intereses de las personas. La gente valora cosas que no se muestran en las cifras de ingresos ni de crecimiento, como el acceso al conocimiento, mejor nutrición, calidad de los servicios de salud, medios de vida seguros y seguridad contra el crimen y la violencia física. La gente también valora el tiempo de esparcimiento, las libertades políti- cas y culturales y la participación en actividades comunitarias. Para que las personas puedan desarrollarse plenamente es necesario contar con apoyos socioafectivos de parte de la familia, el grupo de amistades y miembros de la comunidad.
  10. 10. 9 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades II. METODOLOGÍA Esta publicación forma parte de la colección de Cuadernos sobre Desarrollo Humano que abordan temas esenciales para los procesos nacionales de de- sarrollo. En el marco de la elaboración del Informe Nacional sobre Desarrollo Humano (INDH) 2011: Las juventudes construyendo Nicaragua, se realizó el estudio “Relaciones vinculantes entre migración inter- nacional y desarrollo humano: efectos en la adolescencia y juventud”, cuya coordinación estuvo a cargo del in- vestigador José Luis Rocha (Rocha et al., 2009). De esta investigación se retoman datos cualitativos y al- gunos testimonios de jóvenes migrantes. Además se utiliza información cualitativa extraída de diversos estudios realizados por investigadores/as y organi- zaciones nacionales e internacionales en los últimos 10 años. Los análisis estadísticos se realizaron a partir de las encuestas de hogares sobre medición de nivel de vida (EMNV) correspondientes a los años 2001, 2005 y 2009. Estas encuestas permiten conocer y profundi- zar en la tendencia migratoria. También fue utilizada la Encuesta Nacional sobre las Percepciones de Ado- lescentes y Jóvenes (ENAJ- INDH 2009), elaborada para el INDH 2011. Dicha encuesta tiene una muestra representativa a nivel nacional compuesta por 4,200 personas entre 13 y 29 años (2,116 mujeres y 2,084 hombres).
  11. 11. 10Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades III. Perspectiva teórica de la migración y el desarrollo humano 3.1 Las migraciones desde el paradigma de desarrollo humano Este Cuaderno parte de una perspectiva que cuestio- na el paradigma dominante en el tema de la migra- ción y el desarrollo denominado “Remesas para el desarrollo”. Este paradigma considera a las remesas como la piedra angular de la incidencia de la mi- gración en el desarrollo. Considera que el aumento de los recursos financieros encierra un potencial de desarrollo que se concentra en impactos positivos a nivel macro y a nivel local. Se caracteriza por asumir una noción individualista y mercantilista que resulta sumamente limitada, pues ubica a los y las migrantes como emprendedores y a sus familias como sujetos protagonistas del proceso de desarrollo local posibi- litado por los flujos de remesas. Desde la perspectiva del paradigma “Migraciones y Desarrollo Humano2 ”, las migraciones son hechos sociales complejos que no pueden comprenderse ca- balmente sino aceptando la naturaleza radicalmente social de la persona migrante, la cual está detrás del envío de las remesas. Por ello es necesario analizar las migraciones desde las experiencias de los seres huma- nos que se ven implicados en esos procesos, porque para el desarrollo humano el elemento central es la vida de las personas. Desde este enfoque, el desarrollo es entendido como libertad. Cuando las personas van eliminando sus privaciones, ya sea de ingreso, salud, afectivas, de educación o empleo, van adquiriendo libertades para decidirloqueellasvaloran,quierenseryloquedesean para sí. 2 Es la perspectiva asumida por UN INSTRAW, ahora ONU Mujeres, en el área de migración, género y desarrollo. Los recursos, los ingresos, las instituciones y las políticas son concebidos como medios o instrumentos para eliminar privaciones. Si una persona supera sus privaciones puede tener más libertades, ser más pro- ductiva, obtener mayores ingresos y disponer de ma- yores capacidades para su desarrollo. En última instancia el éxito de un proceso de desa- rrollo se evalúa en términos de la vida que las perso- nas son capaces de llevar. Desde este enfoque lo que se pretende lograr es el desarrollo de las personas (son ellas quienes se desarrollan), por las personas (son ellas quienes hacen el desarrollo) y para las personas (a quienes se deben de dirigir las acciones públicas). 3.2 Migraciones y desarrollo desde la perspectiva de la construcción social de género Para entender la relación entre migración y género, es necesario comprender que todas las relaciones sociales, instituciones y procesos están permeados por las relaciones de género. También es necesario argumentar que las relaciones de género son vistas como un problema. La teoría feminista explica cómo el género se relaciona con otras desigualdades socia- les, tensiones y contradicciones3 . Por otro lado, las relaciones de género no son vistas como naturales o inmutables, sino que son el producto de fuerzas so- cioculturales e históricas que han sido creadas y son constantemente recreadas por las estructuras y por los seres humanos y así potencialmente pueden ser cambiadas por la acción humana (Chafetz, 1988). 3 Existe un ordenamiento social basado en el sexo biológico de las per- sonas y la construcción social de género. Funciona un entramado so- cial -que a modo de sistema de estratificación- produce desigualdades para lo considerado culturalmente “femenino” o propio de las mujeres. A lo considerado “masculino” o propio de los hombres, se le otorga mayor valoración social, poder y privilegios.
  12. 12. 11 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades El género es una categoría multidimensional que permite analizar procesos subjetivos y las interac- ciones sociales. Virginia Maquieira (2001) explica que las relaciones de género organizan no sólo los procesos sociales en la vida cotidiana, sino que se construyen en y a través de las mayores institucio- nes y organizaciones de la sociedad, tales como la economía, los sistemas de creencias, el derecho, la familia y la política. El género tiene potencial analítico para el estudio de las migraciones. Existen multitud de variables re- lacionadas tanto con el país de origen como de des- tino de la migración, que afectan al nexo migración- desarrolloyestánestructuradasporlamatrizdegéne- ro (Pérez, Paiewonsky & García, 2008). A nivel micro4 , el género incide en los procesos individuales, los hogares y las mismas empresas. Los roles y estereotipos de género fijan las formas cultu- ralmente aceptadas de movilidad y precisan los térmi- nos en que esta migración puede ser emprendida por hombres o mujeres. Las dinámicas de funcionamiento de los hogares transnacionales determinan los patro- nes de envío y uso de remesas. A nivel meso, el género condiciona el funciona- miento de los mercados laborales que, segregados por sexo,suponenoportunidadesycondicionesdeempleo diferentes y desiguales. La división sexual del trabajo implica una compleja red de derechos y deberes so- cialmente prescritos en el uso del tiempo de hombres y mujeres y condiciona el funcionamiento y prestacio- nes del estado del bienestar. La formación y dinámicas de las redes sociales que sostienen tanto los procesos migratorios como los sistemas económicos en su ori- gen, están igualmente marcadas por el género. 4 Esta perspectiva teórica es utilizada por ONU Mujeres para el estudio de las cadenas globales de cuidados. Género es entendido como un en- foque teórico y metodológico de la construcción cultural de las di- ferencias sexuales, que alude a las distinciones y desigualdades entre lo femenino y lo masculino, así como a las relaciones entre ambos aspectos. A nivel macro, las desigualdades de género su- ponen que con la migración (entre otros factores) se haya configurado una nueva y “sexualizada” división internacional del trabajo que condiciona fuertemente los procesos de desarrollo tanto en el lugar de origen como en el de destino, que estaría íntimamente rela- cionada con el proceso actual de feminización de las migraciones. La perspectiva del desarrollo humano y la cons- trucción social de género constituyen enfoques a través de los cuales se puede analizar la migración de las y los jóvenes nicaragüenses. Por un lado, es posible identificar si el proceso migratorio ha con- tribuido a la superación de las privaciones y que las personas puedan realizar las cosas que valoran para su desarrollo humano o, por el contrario, si la migra- ción produce privaciones en la población joven mi- grante, como las afectivas, que terminan reduciendo sus posibilidades de desarrollo. Desde la perspectiva de género también es posible conocer si la migración pone al descubierto desigual- dades y la vulneración de los derechos de las mujeres enelpaísdedestinoysienelpaísdeorigenseproduce además un déficit de cuidados en sus hogares.
  13. 13. 12Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades IV. Dinámicas migratorias y aspiraciones de los y las jóvenes Existen razones fundamentales por las que cobra re- levancia el estudio de las migraciones de los y las jó- venes. Por un lado, la emigración forma parte de las aspiraciones de adolescentes y jóvenes nicaragüenses, segúnlaENAJ-INDH2009.Porotro,Nicaraguaexpe- rimenta una transición demográfica5 que debe ser to- madaencuentaporlasimplicacionesquetieneparala sociedad nicaragüense. 5 Nicaragua experimenta un cambio sin precedentes en su estructura poblacional. Si en 1980, por cada dos personas en edad de trabajar, había dos personas dependientes (menores de 15 años y población de 65 años y más), se estima que para el 2030, por cada dos personas en edad de trabajar, habrá sólo una dependiente. Esta transición es cono- cida como bono demográfico y conlleva una serie de oportunidades y desafíos únicos e irrepetibles (PNUD, 2011). Las EMNV (2001, 2005 y 2009)6 reflejan un descenso de los flujos migratorios, pasando de 120 mil personas aproximadamente (año 2005) a 97 mil personas migrantes (año 2009). Sin embargo, al analizar el comportamiento de este fenómeno por rangos etarios se observa que las personas entre 18 y 29 años constituyen más del 50% de la población migrante. El incremento más notorio se produce en el rango etario de 30-49 años. 6 Estas encuestas reflejan la migración reciente, que se refiere a la mi- gración reportada en los 5 años previos al año de la encuesta (en total 6 años incluyendo el año de la encuesta). EMNV 2001 12.2 15.4 45.5 30.4 4.5 =128.9 EMNV 2005 2.9 26.2 19.7 45.7 14.8 11.5 =120.7 EMNV 2009 4.6 35.8 18.6 33.1 2.7 =97.4 FUENTE: ODH CON BASE EN EMNV 2001, 2005 Y 2009. 21.0 2.7 Todas las edades <13 años 13-17 años 18-24 años 25-29 años 30-49 años >50 años GRÁFICO 1 // Tendencias migratorias por rangos etarios en miles de personas (migración reciente de las EMNV 2001, 2005 y 2009)
  14. 14. 13 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades Adolescentes y jóvenes perciben la migración como la oportunidad para encontrar empleo y/o es- tudiar y enfrentar de esta manera sus privaciones de ingresos. Seis de cada 10 personas encuestadas por la ENAJ-INDH2009consideranquelosylasadolescen- tes y jóvenes que se van a otro país tienen más oportu- nidades que aquellos/as que se quedan en Nicaragua. Las razones para migrar son diversas: trabajar (50%), mejorar sus condiciones de vida (21%), conocer otro país (14%), estudiar (13%) y otras razones (2%). La EMNV 2009 revela que la mayoría de perso- nas migrantes entre 18 y 29 años se moviliza hacia Costa Rica (63%). El segundo destino más importan- te es Estados Unidos (18%) y para los jóvenes de 25 a 29años,Españaseconstituyeenundestinoatractivo (Tabla 1). Algunos factores de decisión dependen en gran medida del acceso, menores riesgos de los des- tinos migratorios, redes familiares establecidas en el país de destino, la historia de la migración familiar, entre otros. Edades Costa Rica Estados Unidos Guatemala El Salvador España Honduras Otros Total 18-24 años 60.9 21.7 5.6 2.9 0.5 0.0 8.4 100.0 25-29 años 67.6 14.9 3.1 1.7 8.0 0.5 4.2 100.0 Todas las edades 63.3 18.5 5.2 2.0 4.6 0.2 6.2 100.0 Tabla 1 // Distribución de jóvenes según destinos migratorios en porcentajes (EMNV 2009) Fuente: ODH con base en EMNV 2009. De acuerdo con la ENAJ-INDH 2009, el 56.7% de laspersonasquenohanemigradoseñalaquesituviera la oportunidad de salir del país lo haría, mientras que el 39.6% contestó que no7 . Al examinar esta informa- ción según el sexo de las personas encuestadas, el área de residencia y su situación de pobreza de acuerdo al método de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), no se encuentran diferencias importantes en los por- centajes. Sin embargo, entre quienes ubicaron el acce- so a “trabajo” como la razón principal para emigrar, es más alto el porcentaje en adolescentes y jóvenes que son “pobres extremos” (52.2%), que en los “pobres no extremos” (47.8%) y los “no pobres” (39.2%). 7 El 3.7% de las personas encuestadas no contestó la pregunta. 4.1 Migración y libertad de decidir: principales características de los y las jóvenes migrantes Conforme la migración reciente, en el año 2009 los y las jóvenes representaban el 56% del total de la pobla- ción migrante, mostrando una tendencia ascendente comparado con los datos de la EMNV 2001 (52%).
  15. 15. 14Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades Tal como lo señala el INDH 2011, Nicaragua experimenta una transición demográfica llamada bono demográfico, que se manifiesta en los siguien- tes factores: reducción de la tasa de fecundidad (en la última década se redujo a la mitad y la proporción de la población menor a 14 años disminuyó en 12.6 puntos porcentuales). Para el año 2030 -de conti- nuar la tendencia actual- se espera que la población menor de 14 años represente un cuarto del total de la población. Latransicióndemográficatambiénseexpresaenel aumentodelapoblacióneconómicamenteactiva(per- sonasentre15y65años).Pasódel50.2%enelaño1980 a casi el 61% en el 2010. En el INDH 2011 se analiza el bonodemográficocomounaoportunidadporque,des- de el punto de vista económico, existirá un mayor por- centaje de personas jóvenes que podrán desarrollar su capacidad productiva. Además implica que Nicaragua podrá contar con mayor generación de bienes y servi- cios, lo que contribuirá al crecimiento económico. El bono demográfico también es una oportunidad desde el punto de vista del bienestar de los hogares. Si se analiza la tendencia del Índice de Dependencia Familiar8 encontramos que hace 30 años por cada 100 personas activas había unas 100 personas económi- camente dependientes. Esta relación ha disminuido: para el año 2010 se estimaba que el número de de- 8 Véase: http://www.indhjuventudes.org.ni/images/stories/pdf/ 09capitulo2.pdf // Comparación de la migración reciente por rangos etarios en porcentajes (EMNV 2001 y 2009) EMNV 2001 EMNV 2009 GRÁFICO 2 51.5 30-49 años Mayor de 50 años 18-29 años Menor de 13 años 13-17 años 23.6 12.0 3.5 9.4 55.8 4.7 2.7 30-49 años 34.0 2.8 Mayor de 50 años Menor de 13 años 13-17 años 18-29 años FUENTE: ODH CON BASE EN EMNV 2001 Y 2009.
  16. 16. 15 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades pendientes era de 64 personas por cada 100 poten- cialmente activas. De continuar esta evolución, para el año 2030 por cada dos personas que trabajen sólo una sería económicamente dependiente. Como consecuencia, al reducirse la cantidad de personas a sostener económicamente, existirían ma- yores posibilidades de generar ingresos familiares y habríaunamayorriquezanacionalquepodríaserutili- zadaparacontinuarimpulsandoeldesarrollohumano. LaoportunidadparaNicaraguadedisponerdeuna mayor proporción de personas activas con mayor es- colaridad y capacidades empezará a decrecer hacia la década de los años 2030, cuando inicie el crecimiento de la población de más de 64 años de edad y aumente la presión para sostener a esa población laboralmente no activa. ParaqueNicaraguaaprovecheelbonodemográfico se requiere que los distintos actores nacionales e insti- tucionesofrezcanalasjuventudesoportunidadespara el acceso a una educación de calidad en los distintos niveles del sistema educativo, que les permita poste- riormente acceder a empleos decentes o desempeñar- se en actividades de emprendimientos económicos. Desde la demanda se deben generar y potenciar siste- mas productivos para absorber la capacidad producti- vadelasjuventudesnicaragüenses.Denocrearsetales condiciones, la tendencia puede ser el incremento de los flujos migratorios de las juventudes al exterior. La falta de acceso a la educación de calidad, las pri- vaciones económicas de los hogares y la escasa oferta de empleo u oportunidades para el emprendimiento, actúan como factores que hacen que la migración sea de carácter forzado. Las juventudes perciben a la mi- gración como una de las principales o la única opor- tunidad para salir de la pobreza (como se ha señalado anteriormente). El INDH 2011 ofrece explicación sobre factores históricos que se constituyen en “expulsores” para la emigración de las juventudes. Según el Informe, el 66% de jóvenes y adolescentes que están em- pleados trabaja en la informalidad, un tercio vive en hogares con alta dependencia económica y más de la cuarta parte se encuentra en condiciones de hacinamiento. Plantea además que la escolaridad de adolescen- tes y jóvenes ha aumentado respecto a la escolari- dad de las generaciones anteriores. Sin embargo, los niveles educativos de gran parte de la población y la calidad de la educación recibida, son insuficien- tes para salir de la pobreza y encauzar el desarro- llo humano de la sociedad en general. La población adolescente entre 13 y 14 años tiene la cantidad de años de estudio adecuada para su edad, pero a par- tir de los 15 años y a medida que aumenta la edad de adolescentes y jóvenes, se ensanchan las brechas entre los años de estudios alcanzados y los años de escolaridad esperados.
  17. 17. 16Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades El INDH 2011 señala que en la actualidad, cuatro de cada 10 adolescentes se encuentran fuera del siste- ma educativo, de acuerdo con los registros de matrí- cula en instituciones educativas. Existen grandes dife- rencias en las tasas de matrícula entre los y las niños de 6 a 12 años y los y las adolescentes de 13 a 17 años que indican que las inversiones en educación en los primeros años no se están aprovechando al máximo enlaadolescencia,loquetieneunimpactonegativoen las oportunidades que tendrán las personas durante el resto de sus vidas. Conforme a los datos analizados de la ENAJ-INDH 2009, las personas jóvenes en- tre 19 y 29 años que debieran tener cuando me- nos 12 años de escolaridad9 para estar mejor 9 La Comisión Económica para América Latina y el Caribe y el Banco preparados para realizar sus proyectos de vida, solo han alcanzado 10 años de escolaridad en el área urbana y apenas 7 años de escolaridad en el área rural. Existen factores históricos de orden económico que también explican la migración de las personas jóvenes. A Nicaragua en particular le caracteriza una economía de mercado poco diversificada, de bajo va- lor agregado, con una inserción desfavorable en el co- mercio internacional y pocos efectos multiplicadores en las economías locales, lo que se traduce en bajos ritmos de crecimiento económico. Otro rasgo estruc- tural de la economía nacional es la insuficiencia de inversiones productivas para la generación de empleo de calidad. El crecimiento económico nacional ha Mundial estiman que son necesarios al menos 12 años de escolaridad para que las personas avancen en sus procesos de desarrollo humano. 13 años 14 años 15 años 16 años 17 años 18 años De 19 a 29 años GRÁFICO 3 // Años de escolaridad aprobados y años esperados por edad, por área de residencia (2009) FUENTE: ODH CON BASE EN ENAJ-INDH 2009. Urbano Rural Total Años esperados por edad 6.9 7.3 7.9 8.8 9.2 9.7 10.5 5.7 6.3 6.6 7.0 7.3 7.8 7.4 6.4 6.9 7.4 8.2 8.4 8.9 12 11 10 9 8 7 6 9.3
  18. 18. 17 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades sido insuficiente tanto para absorber a la nueva pobla- ción económicamente activa que ingresa al mercado laboral, como para otorgar trabajos formales al grueso de la población ocupada, ya que el mayor empleo ge- nerado se da en las actividades informales. En efecto, una estructura productiva poco diversificada y tec- nificada demanda principalmente trabajadores poco calificados y constituye, a su vez, un desincentivo para una mayor calificación de la fuerza laboral nacional (PNUD, 2011). En el ámbito de la educación, a pesar de su gratui- dad y de los esfuerzos gubernamentales por lograr el acceso universal, todavía existen deficiencias en tér- minos de la calidad y pertinencia de la educación, a lo que se suma que las familias enfrentan grandes difi- cultades económicas para enviar a sus hijos e hijas a la escuela, por lo que muchos terminan abandonando el sistema educativo. Si en los entornos locales no se han generado suficientes oportunidades para continuar con la educación y para acceder a un empleo decente, unadelasalternativasquelequedaalapoblaciónjoven nicaragüense es la migración y se constituye en opor- tunidadparasalirdelapobrezayapoyarasusfamilias. Mi hija, la Guadalupe, me dijo: ´yo me voy a ir a Costa Rica para buscarme un trabajito, porque aquí no hay vida, no hay trabajo, hay tanto desem- pleo me dice…´. Va a tener tres años y dejó a mi cargo los niños. Yo le dije: hija dejame esta criatu- ra a mí para que no andes con ella. ´Si mamá´ -me dijo- ´se la voy a dejar, pues, para que usted me la cuide y yo le mando el dinerito para que usted me los sustente a ellos y yo me la juego allá´. Me man- daseldinerito,ledijeyoaella,peroustedsabeque ellos no ganan mucho… Paga casa y todo, porque ella no duerme en el trabajo, ella duerme afuera. Allá, pues, encontró un trabajo, donde una señora muy buena, era una señora mayor. Ella la cuida- ba, la bañaba, la cuidaba, le limpiaba el cuarto, le hacía su comidita… Mi hija tiene ahorita 25 años, es preparada, ella se me recibió de programadora en computación, es bachillera también (…)”. Doña Juanita, de 60 años, madre de mujer migrante y cuidadora del hogar en Chinandega, Nicaragua. Fuente: Cita textual extraída del estudio Mujeres nicaragüenses en las cadenas globales de cuidados: implicaciones en el ejercicio de sus derechos (ONU Mujeres, 2010).
  19. 19. 18Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades Ajuzgarporlosindicadoresdeeducaciónyempleo (factores que son determinantes para el desarrollo hu- mano), es necesario preguntarse ¿qué oportunidades les ofrece la sociedad nicaragüense a los y las jóvenes? Conforme la EMNV 2009, del total de población migrante en edades de 18 a 29 años, 62.3% son hom- bresy37.7%mujeres.Enelárearural,el67.5%deltotal de jóvenes migrantes está conformado por hombres, mientras que en el área urbana la proporción de hom- bres es de 60%. La composición masculina y femenina de los flujos migratorios ha sido fluctuante y se le asocian diversos factoresdelcontextosocioeconómicoypolíticodeNi- caragua de las últimas décadas. Actualmente se puede vincular la migración de las mujeres a la expansión de los mercados a nivel global y a la existencia de la divi- sión sexual del trabajo de antaño. La migración feme- nina también se asocia a las distintas dimensiones de la crisis mundial, que no sólo es de carácter económi- co sino también ambiental, alimentaria y de cuidados. Esta última dimensión provoca la creciente inserción de mujeres en los trabajos de cuidados en los hogares depaísesreceptoresdemigrantes.Lamigraciónfeme- nina nos da una muestra de cómo el género es centro de otras formas de discriminación, relegándolas a tra- bajos de cuidadoras y de explotación sexual una vez que toman la decisión de migrar. La distribución de la población masculina y feme- nina emigrante por grupos de edad y sexo antes seña- lada, se explica por la demanda laboral a nivel global. El trabajo doméstico remunerado y las actividades de serviciosondesempeñadospormujeres,mientrasque lasactividadesagrícolasyelempleoenlaconstrucción 36.5 15.1 48.3 33.8 17.1 49.1 34.8 18.1 47.1 32.7 18.6 48.7 47.2 14.5 38.3 40.5 20.8 38.7 18 - 24 años 25 - 29 años Resto de edades 18 - 24 años 25 - 29 años Resto de edades 18 - 24 años 25 - 29 años Resto de edades GRÁFICO 4 // Tendencias migratorias por rangos etarios y área de residencia en porcentajes (migración reciente de las EMNV 2001, 2005 y 2009) Urbano Rural FUENTE: ODH CON BASE EN EMNV 2001, 2005 Y 2009. EMNV 2001 EMNV 2005 EMNV 2009
  20. 20. 19 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades 18 - 24 años 25 - 29 años Resto de edades 18 - 24 años 25 - 29 años Resto de edades 18 - 24 años 25 - 29 años Resto de edades GRÁFICO 5 // Tendencias migratorias por rangos etarios y sexo, en porcentajes (migración reciente de las EMNV 2001, 2005 y 2009) Hombre Mujer FUENTE: ODH CON BASE EN EMNV 2001, 2005 Y 2009. EMNV 2001 EMNV 2005 EMNV 2009 36.6 16.0 47.5 43.5 15.8 40.7 39.7 21.9 38.4 33.8 16.6 49.6 32.4 16.8 50.9 32.9 15.3 51.8 las realizan los hombres. Estas ocupaciones reflejan la conjugación de dos órdenes sociales: mercadocentris- mo y patriarcado. La fuerza física y el trabajo rudo en los hombres, y la servidumbre en las mujeres, son consustanciales a la construcción social de la masculinidad y femini- dad respectivamente. Se instala en las estructuras de desigualdad de carácter históricas y en los diferentes sistemas socioeconómicos. La participación femenina en los flujos migrato- rios evidencia nuevas dinámicas en la recomposición familiar y en el afrontamiento de los procesos de mo- vilidad de población que están impactando de forma importante en las condiciones de vida de las personas involucradas, particularmente niños, niñas y adoles- centes. El trabajo doméstico remunerado en el extran- jero se constituye en una de las oportunidades de empleo que se les presenta a las mujeres jóvenes cuando en sus países de origen no tienen ingre- sos propios. Tal como lo refiere la X Conferencia de la CEPAL10 : “(…) el trabajo doméstico es una actividad que, a diferencia de otras, está legitimada socialmente puesto que no implica la trasgresión de ninguna norma cultural. Cuidar es cosa de mujeres y serviresasuntodemujerespobres.Portanto,elcuidado y el servicio constituyen el espacio laboral habitual para la población femenina de la región de América Latina y el Caribe”. 10 X Conferencia regional sobre la Mujer en América Latina y El Caribe: “El aporte de las mujeres a la igualdad en América Latina y el Caribe”. Quito, Ecuador (2007).
  21. 21. 20Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades “A nosotras nos han enseñado que debemos estar con nuestros hijos, que ese es nuestro lugar. Por eso es que nos sentimos tan mal por dejarlos allá. Yo siento tanta culpa cuando se enferman o algo les pasa… la que más me culpa es mi mamá. Ella dice que soy irresponsable. Pero ¿por qué dice eso? Aquí estoy trabajando como animal, me reviento el lomo para darle a ella y los muchachos lo que necesitan. Yo no estoy fallando con mis responsabilidades, soy la misma madre, yo creo que soy una mejor mamá ahora”. Victoria, mujer migrante en Costa Rica. Fuente: Cita textual extraída del estudio Estrategias de las mujeres para el afrontamiento psicológico de la experiencia migratoria: dilemas, costos y complejidades (Solís, 2005). El relato de doña Victoria ejemplifica la vida de las mujeres que se ven implicadas en la migración y sus familias. Miles de mujeres, particularmente jó- venes, se desempeñan en el trabajo doméstico y de cuidados, sobre todo en Costa Rica y España. Estas mujeres, para que puedan emigrar, a su vez realizan “arreglos familiares” en el que las abuelas quedan a cargo de sus hogares en la mayoría de los casos. Son las mujeres las protagonistas de estos enlaces que se constituyen en “cadenas” que se transfieren cuidados unos a otros. Quienes no cuentan con recursos para contratar los servicios de una trabajadora doméstica experi- mentan sobrecarga de responsabilidades. Esto cabe en un orden de género de carácter global que deposita en las mujeres la responsabilidad del bienestar de sus familias. Es un reflejo de las desigualdades de género debido a que, cuando las mujeres se insertaron masi- vamente al mercado laboral, en la sociedad no se pro- dujeron a la par cambios encaminados a identificar y dividir responsabilidades de los hogares, como el cui- dado de niños y niñas, de personas enfermas o de la terceraedad.Justamenteladivisiónsexualdeltrabajo, queasignaalasmujereslaresponsabilidaddelasfami- lias, permanece intacta. El análisis de la migración desde la perspectiva de género, refleja la existencia de sesgos que obstaculi- zan enfrentar los desafios que plantea la movilidad de las personas. Existe en Nicaragua y en América Latina un déficit de legislación, normativas públicas y arreglos sociales para que la sostenibilidad de la vida no sea únicamente un asunto de mujeres, para- fraseando a Cristina Carrasco (economista feminis- ta), sino que sea responsabilidad de la sociedad en su conjunto11 . 11 En Nicaragua la niñez, las mujeres embarazadas, las personas de la tercera edad y las discapacitadas cuentan con un marco político que reconoce su derecho a recibir cuidado y protección del Estado, a la vez que garantiza y regula su aplicabilidad. No obstante, dicho marco limita el rol del Estado al de promotor, supervisor y de apoyo para dichas fun- ciones, atribuidas como inherentes a las relaciones familiares y en ellas Las cadenas globales de cuidados surgen del desarrollo simultáneo de dos crisis: por un lado, la crisis de los cuidados en los países de destino, que refiere a la tensión que plantea la dinámica de incorporación de las mujeres al mercado laboral, con- juntamente con la persistencia de una organización social del cuidado sustentada principalmente en el trabajo no remunerado de cuidados de estas mismas mujeres. Por el otro lado, la crisis de reproducción social en los países de origen, que refiere a las escasas oportunidades que tienen las personas en estos países -con elevados índices de pobreza- para acceder a los recursos necesarios para garantizar mínimos estándares de vida. La debilidad de las opciones laborales en origen, así como el bajo nivel de las remuneraciones que proveen, es el principal incentivo para la migración internacional. Fuente: Pérez, 2009.
  22. 22. 21 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades Analistas como Amparo Marroquín indican que si bien los estudios en Centroamérica señalan que las remesas han mitigado en buena medida los efectos de una crisis económica, en realidad, en la vida cotidia- na, los esquemas machistas de nuestras sociedades se mantienen y se reproducen. De hecho, un nuevo discurso social está culpando a la desintegración familiar por los actuales procesos de violencia, cuando esto, a todas luces, no puede ser sostenido. Ambas afirmaciones tienen elementos de verdad, es decir, las remesas disminuyen los efectos de a las mujeres. En este contexto, las políticas económicas aplicadas como promotoras de desarrollo mercadocentrista, han incentivado la priva- tización de las funciones sociales del Estado, focalizando su atención sólo a sectores considerados vulnerables por su situación de extrema pobreza (Véase Espinoza et al., 2011). la pobreza, pero al mismo tiempo construyen nuevos procesos de exclusión y desigualdad social (Santoro, 2011). Desde el paradigma de desarrollo humano, el estu- dio de las cadenas de cuidados proporciona múltiples líneas por las cuales es posible analizar privaciones, capacidades y oportunidades. Genera importantes debates, por ejemplo, el impacto de las remesas en las distintas dimensiones del desarrollo humano. Es una reflexión aún pendiente.
  23. 23. 22Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades V. ¿La inversión en educación tiene retorno? “Donde yo estoy he visto profesores, pero la posición que tiene un profesor no es de su profesión. Él trabaja en la cocina lavando trastes, pero gana el triple de lo que gana aquí, ya no le importa la educación. Yo dejé de estudiar por la misma razón. Yo tengo dos vecinos que estuvieron como diez años estudiando en el BICU (Bluefields Indian and Caribbean University), tienen más de una profesión y todavía yo estoy ganando más que ellos, eso es lo que también afecta aquí, a la gente ya no le importa la educación, sólo quieren saber escribir y leer; entender y salen del país a buscar trabajo”. Anel, de Bluefields, Región Autónoma del Atlántico Sur. El INDH 2011 indica que existe una relación paradó- jica entre educación, empleo y migración dado que te- ner mayor educación abre las puertas a la migración de las juventudes. Sin embargo, en el país de destino frecuentemente se ocupan en empleos precarios. De esta manera, la inversión educativa de Nicaragua “se fuga” y no es potenciada en términos de desarrollo humano. La indagación en fuentes oficiales nos indica que en general, las personas jóvenes migrantes tienen mayor educación que los no migrantes. “No me aceptan lo que soy. Allá soy la enfermera del barrio, aquí soy menos que gato”. Mujer migrante en Costa Rica. Fuente: Cita textual extraída del estudio Estrategias de las mujeres para el afrontamiento psicológico de la experiencia migratoria: dilemas, costos y complejidades (Solís, 2005). En el Gráfico 6 se puede apreciar que los y las jó- venes tienen un promedio de escolaridad de 9 años en el área urbana y de 6 años en el área rural. Al anali- zar el nivel de escolaridad por sexo y área geográfica, podemos observar que las mujeres migrantes tienen más años de escolaridad promedio que los hombres migrantes y que las mujeres jóvenes no migrantes. In- cluso las mujeres migrantes del área rural presentan mayor escolaridad que los hombres migrantes y que los no migrantes. Este es un comportamiento gene- ral, pues en Nicaragua las mujeres presentan mayores años de escolaridad que los hombres.
  24. 24. 23 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades La población con residencia urbana tiene en pro- medio más años de escolaridad que la población que reside en zonas rurales. Cuando se hace una compa- ración entre las personas migrantes y no migrantes, se observan ciertas diferencias en los niveles educativos, aunqueenelcasodelasmujeresruralesmigranteslla- ma la atención el nivel educativo que tienen con rela- ción a sus pares. Esta información requiere de mayor profundiza- ción y reflexión en términos de desarrollo humano porque, por un lado, se puede pensar que están emi- grando las personas con mayor calificación educa- tiva de las zonas rurales, lo que implica desventajas para el territorio expulsor de emigrantes; por otro, que las personas jóvenes migrantes a través del envío de remesas y una vez que retornan, también pueden potencializarsusterritoriosporqueaprendenhabili- dades laborales y obtienen conocimientos importan- tes para su desarrollo humano. Esta última mirada es lo que justamente hace que las migraciones con- tinúen. Cuando la emigración tiene saldos económi- cos positivos, se produce el efecto demostración y otras personas jóvenes se motivan en la búsqueda de oportunidades. Sin embargo, a nivel individual es muypoco proba- ble que las personas jóvenes que migran para acceder a oportunidades laborales continúen sus estudios, lo que implica estancamiento en términos de alcanzar mayores avances para su propio desarrollo humano. La literatura de orden cualitativo más bien indica que en los países de destino, las personas migrantes se in- sertan en oficios que requieren de poca calificación y es lo que se ha llamado desperdicios de cerebros. La falta de retorno de la inversión educativa se ob- serva tanto en personas con baja y media escolaridad, como en aquellas que han concluido sus estudios uni- versitarios. Hombre Mujer Total Hombre Mujer Total Hombre Mujer Total GRÁFICO 6 // Promedio de años de escolaridad de la juventud migrante y no migrante por sexo y área geográfica, en porcentajes (migración reciente EMNV 2009). Jóvenes migrantes Jóvenes no migrantes FUENTE: ODH CON BASE EN EMNV 2009. URBANO RURAL TOTAL 8.2 10.4 9.1 5.5 7.7 6.2 7.1 9.5 8.0 9.0 9.7 9.3 5.4 5.9 5.7 7.5 8.2 7.9
  25. 25. 24Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades “Yo pienso que estudiar de nada sirve. La familia invierte y después uno se queda en nada. Aquí no existe nada para los jóvenes. Aunque hubiera universidades públicas favoreciendo a los jóvenes, se necesita que después de salir de la universidad tengas acceso a un trabajo seguro, que den buen salario y una paga digna para el joven. Yo busco aquí y no encuentro nada. Mientras a los jóvenes no se les den oportunidades seguirán yéndose embarcados”. Wilbert, de la Costa Caribe de Nicaragua. “A veces muchos jóvenes sacan su carrera, pero al final no la ejercen. Muchos están trabajando en las tabacaleras. Aquí en Estelí es lo que he visto. Eso es lo malo aquí, que no hay muchas oportunidades, y eso influye para que muchos jóvenes tomen la decisión de irse a trabajar a otro lado”. Yesenia, de Estelí , Nicaragua Para los migrantes originarios de zonas rurales reaparece la tendencia del flujo masculino por las oportunidades que se abren a los adolescentes rura- les en las cosechas agrícolas y las actividades de cons- trucción en Costa Rica12 , Guatemala y El Salvador. La segmentación del trabajo de los migrantes en los sectores económicos, como también de la distri- bución por sexo, es diversificada. Los hombres en su mayoría se ubican en el sector primario y en las activi- dades agrícolas. Las mujeres en el sector terciario, de servicio doméstico en hogares, hoteles, bares y restau- 12 En este país, como producto de la crisis económica que impactó el desarrollo inmobiliario, en particular en zonas costeras y turísticas, se experimentó una contracción de la demanda de mano de obra nece- saria para desarrollar las actividades de construcción. Este aspecto ha impactado de forma directa la inserción laboral de buena parte de la población migrante trabajadora nicaragüense en el vecino país. Un aná- lisis actualizado sobre este tema puede ser consultado en la obra de Robles y Voorend, “Migrando en la crisis. La fuerza de trabajo migrante en la economía costarricense: construcción, agricultura y transporte público” (Robles & Voorend, 2011). rantes; también en servicios administrativos, servicios públicos y atención social; servicios que requieren de unnivelmediooaltodecalificacióneducativa(Castro, 2002). El desarrollo de capacidades y la ampliación de li- bertades quedan sujetos a procesos sociales y econó- micosdeexclusiónquenogarantizanlaigualdadentre las personas. Rocha (2009) señala que a los y las jóve- nes sin estudios les resulta más complicado enfrentar- se a sociedades que desconocen. La privación de edu- cación restringe el acceso a otras libertades, como el conocimiento de las leyes, la comprensión de los lími- tesdelacoerciónestatal,elenfrentamientoairosoalos formularios de la burocracia administrativa e incluso, para el caso de las personas analfabetas, la simple lec- tura de volantes, avisos y señales. Pueden disponer de redes sociales, pero éstas no compensan lo suficiente la carencia de educación. Laemigracióndepersonasconaltosniveleseduca- tivos se conoce como fuga de cerebros. Generalmente seleasociaunimpactonegativoparalaslocalidadesde origen,dadoqueemigranlaspersonasconmayoredu- cación y que ejercen algún tipo de liderazgo. Como se ha señalado, las personas emigrantes muestran mayor escolaridad que el promedio de las no migrantes, pero se insertan en los mercados globales en ocupaciones que requieren bajos o medios niveles de escolaridad. Quizás es más conveniente denominar a este fenó- meno como fuga de cerebros jóvenes, que se convierte en desperdicio de cerebros en los países de destino cu- yos mercados laborales no ofrecen oportunidades de inserción acordes a los niveles educativos de las y los jóvenes migrantes. De estas preocupaciones se derivan posturas y po- líticas públicas en pro de la retención de las personas migrantes de forma explícita o implícita. Se apuesta a que la emigración se puede evitar a través de la gene- ración de oportunidades educativas de mayor calidad
  26. 26. 25 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades y oportunidades de empleo decente. Sin embargo, las posturas sobre la migración de las juventudes, sus correspondientes políticas y acciones gubernamen- tales, no han sido suficientemente debatidas desde el enfoque de desarrollo humano. Si éste se basa en las libertades para escoger la vida que las personas tie- nen razones para valorar, cobra sentido la idea que las oportunidades deben de buscarse donde se encuen- tren, sea en su propio país, sea en el extranjero. Sin embargo,enambasposturasdebederegirelprincipio de la elección del individuo, debe prevalecer la noción de agencia mediante la cual el ser humano toma las riendasdesudestinoydefineloquequiereparasí.Así también, los países de origen como los de destino de- ben velar por los derechos humanos de las personas migrantes. De igual forma es necesario señalar que los efectos positivos de la migración en las comunidades de ori- gennoestánsuficientementeestudiados.Laliteratura revisadaseenfrascamásenconocerelimpactonegati- vo de la emigración, particularmente en la dimensión socioemocional en niños y niñas. Las investigaciones que se centran en la dimensión positiva, enfatizan so- bre el uso de las remesas para mitigar la pobreza de ingresosyotrasprivaciones,peromuypocoseconoce sobre la influencia positiva de las migraciones en las otras personas jóvenes no migrantes, en sus hogares y sus comunidades. Estas indagaciones cobran relevancia dado que los efectos positivos deben de fomentarse y promo- ver su sostenibilidad en la acción gubernamental y otros actores en los territorios. El Informe Mundial sobre Desarrollo Humano 2009: Superando barre- ras: movilidad y desarrollo humano, invita a profun- dizar en el conocimiento sobre los efectos positi- vos. Se destacan dos argumentos: La perspectiva del desplazamiento puede aumentar los incentivos para invertir en educación. La teoría lo ha sugerido y se ha demostrado en la práctica en algunos países. El concepto de fuga de cerebros (brain drain) es un término que se ha utilizado desde los años setenta y consiste en la salida de trabajadores calificados desde su país de ori- gen hacia otros países, usualmente para conseguir mejores condiciones laborales. Fuente: CEPAL, 2005. Por ejemplo, la emigración de los fiyianos a Australia para encontrar empleos de alta especialización ha fomentado el interés por la educación superior en Fiji. El efecto de la migración de personas calificadas es menos dañino para las comunidades de origen de lo que generalmente se piensa. El segundo argumen- to se remite al poco explorado tema de las remesas sociales en las que inferimos que las juventudes se destacan. Las remesas sociales son las ideas, prácti- cas, identidades y capital social que llegan a las fami- lias y comunidades de origen. Este tipo de remesas puede surgir a través de las visitas y del rápido desa- rrollo de las comunicaciones (PNUD, 2009). Un estudio realizado en Nicaragua por Baumeister et al. (2008) identifica como aspecto positivo de la mi- gración del pacífico-norte a El Salvador lo siguiente: “En el contexto local es notorio que los migrantes a su regreso tiendan a diversificar la producción agrícola enpequeñasáreas,conhortalizasyfrutalesdestinados almercadoeneltiempodeverano;ademásdemejorar el manejo de la alimentación ganadera. Es importan- te destacar el apoyo de los emigrantes que regresan al paísalalabordelasorganizacionesnogubernamenta- les en la conservación de los recursos naturales, en te- mas como la reforestación y la no quema. Y es notorio que la emigración ha incidido en la baja de los índices de delincuencia, principalmente en el abigeato que está totalmente controlado”.
  27. 27. 26Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades En el caso de las migraciones del pacífico-sur de Nicaragua cuyo destino es Costa Rica, Baumeister et al. (2008) identifica como consecuencias positivas “el intercambio de conocimientos tecnológicos de am- bas partes. Por ejemplo, un emigrante con tierra y con experiencia en el cultivo de piña del municipio de Ti- cuantepe intercambió su experiencia con cultivadores depiñaenCostaRica,conlocualincrementósucono- cimiento.Además,sepromuevelaideadelanecesidad dediversificarlasactividadesyaprovecharlasoportu- nidadesquegeneraelturismo,loquehaincrementado la necesidad de la reforestación, idea que en algunas zonashasidoretomadaconelapoyodelosprofesores, los que con sus alumnos recolectan semillas de árbo- les de la zona y siembran frutales en los patios de las escuelas”. Queda abierta una línea de análisis en la que es posible explorar si la emigración de jóvenes trae consigo cambios de mentalidades, actitudes y prác- ticas en pro del desarrollo humano y si éstas se trans- miten por efecto de demostración de unas juventu- des a otras. 5.1 Destinos de la migración: conjugación de redes, capacidades educativas y laborales En la elección sobre el destino de la migración se conjugan diversos factores, entre los que se desta- can la cercanía del país de destino, el lenguaje y cul- tura de la sociedad receptora; las redes familiares y de apoyo con las que cuenta la persona migrante; las políticas migratorias del país de destino, el costo económico de los viajes y fundamentalmente la ca- pacidad educativa y productiva de las personas que emigran. En algunas personas son más determinan- tes unos factores que otros. Los distintos estudios realizados en la región centroamericana sobre el ni- vel educativo de las personas migrantes y el país de destino, señalan claramente una relación entre estos factores. Costa Rica Estados Unidos Guatemala España Panamá El Salvador Otros GRÁFICO 7 // País de destino de la población migrante en porcentajes (migración reciente - EMNV 2009) FUENTE: ODH CON BASE EN EMNV 2009. 63.3 18.5 5.2 4.6 3.6 2.0 2.8
  28. 28. 27 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades Migración a Costa Rica De acuerdo con la EMNV 2009, el 62% del total de la población migrante escoge Costa Rica como lugar de destino. En el caso de las personas entre 18 y 29 años, el70%estáconstituidoporhombresy30%pormuje- res (área urbana), porcentajes que son similares en el caso del área rural. Es un destino aspirado por el 25% de las juventudes que consideran que la emigración les abre oportunidades de estudio y trabajo (ENAJ- INDH 2009). GRÁFICO 8 // Distribución de la población migrante por área de procedencia y sexo: Costa Rica (migración reciente – EMNV 2009) 18-29 años Resto de edades FUENTE: ODH CON BASE EN EMNV 2009. URBANO RURAL 70.2 29.8 67.8 32.2 34.3 65.7 77.9 22.1 Hombre Mujer Hombre Mujer La emigración del pacífico-norte de Nicaragua ha- ciaCostaRicasemasificódesde1995.Esteflujomigra- torio está conformado sobre todo por población joven delsectorurbanoyrural,queantelafaltadecondicio- nes para el desarrollo de la zona y de empleo empezó a emigrar. Los jóvenes del sector rural se van de forma temporalaCostaRicaaloscortesdecaféycaña;mien- tras que las jóvenes se van para laborar como emplea- das domésticas. Estudios recientes sobre las migraciones calculan que en el año 2009 alrededor de 62 mil nicaragüen- ses migraron temporalmente a Costa Rica. Esta cifra ha ido creciendo año tras año. Migrantes pendulares acuden durante las temporadas de corte de caña, café, banano y/o melón. Algunas investigaciones con esti- maciones sobre migración señalan que el 75% de las labores agrícolas en Costa Rica la realizan trabajado- resoriginariosdeNicaraguayquelasfincasbananeras suelen depender de un 40% de mano de obra nicara- güense. Gran parte de esta mano de obra depende de jóvenesnicaragüensesquemigranporperíodosrelati- vamente cortos a tierras costarricenses y luego retor- nan a sus comunidades de origen (Rocha et al., 2009). En los últimos años, la migración a ese país ha ten- dido a disminuir debido al incremento de los requisi- tos para ingresar y por las facilidades que existen para viajar a otro país cercano: El Salvador. Por lo gene- ral, para viajar a Costa Rica las personas emigrantes
  29. 29. 28Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades tramitanpasaporteyvisaatravésdelasagenciasadua- neras. En los municipios del pacífico-norte funciona una ruta de transporte colectivo que se encarga de transportar a los emigrantes, además de llevar y traer encomiendas y remesas (Baumeister et al., 2008). Según Baumeister, la Organización Internacio- nal para las Migraciones y el Ministerio del Trabajo en Costa Rica coinciden en que alrededor de 100 mil nicaragüenses llegan a Costa Rica para trabajar por temporadas. Esta ola migratoria estacional tiene las siguientes características sociodemográficas: son per- sonas que se insertan mayoritariamente en trabajos agrícolas (55%), son principalmente hombres jóvenes (el 72% está conformado por hombres y de éstos casi el 60% tiene menos de 29 años), tienen un nivel edu- cativo mucho más bajo que el de quienes residen de manera permanente y también provienen de familias pobres. Explica Baumeister et al. (2008) que existen fac- tores estructurales de atracción para migrantes nica- ragüenses a Costa Rica, siendo uno de ellos la diferen- ciación salarial. Los salarios agrícolas de Costa Rica oscilan entre US$7.00 y US$10.00 por día, cuando en Nicaragua varía entre menos de US$2.00 y has- ta US$3.00 diarios. Para actividades como la cons- trucción, los salarios de Costa Rica son de alrededor de US$11.00 y US$12.00 por día; mientras que en Ni- caragua es de US$6.00 por día. En el servicio domés- tico los salarios mensuales oscilan entre US$150.00 y US$200.00 en Costa Rica, pero en Nicaragua van de US$50.00 a US$100.00 dólares13 . Se han desarrollado distintas áreas de investi- gación sobre el trabajo remunerado de mujeres ni- caragüenses en Costa Rica. Una que merece ser re- saltada por la profundidad de sus indagaciones es el Estudio binacional (Nicaragua - Costa Rica) sobre la 13 Estas estimaciones salariales son ofrecidas por Baumeister et al. (2008) y se refieren al año 2007. incidencia de la migración en las mujeres (Patiño et al. 2008). En el período 2010-2011 se estudió el corredor mi- gratorio Nicaragua- Costa Rica, particularmente la si- tuacióndelasmujeresnicaragüensesenlascadenas de cuidado desde una perspectiva transnacional. El estu- dioofreceinformaciónsobrelaorganizaciónyelenfo- que de los cuidados; los efectos que tiene la migración femenina en la reorganización social de los cuidados y los derechos relativos al cuidado que son vulnerados enfatizandoenloshogaresdepersonasmigrantes(Es- pinoza et al., 2011). Dentro de las conclusiones más importantes se subraya que el núcleo de las cadenas globales de cui- dado en países de origen radica en que la respon- sabilidad del bienestar y garantía de la vida en su conjunto recae en las mujeres cuidadoras, no en las mujeres migrantes. La inserción laboral en el sector de cuidado en Costa Rica no ha ofrecido a la migrante ni a los hogares transnacionales posi- bilidades de desarrollo. Los cuidados en Nicaragua han sido abordados por las agendas feministas y las organizaciones de mujeres desde la necesidad de hacer visible los aportes a la economía brindado por las mujeres, a través de las labores de cuidado realizadas en el seno de la familia. Sin embargo, no se ha trabajado a fondo desde el enfoque de amplia- ción de derechos al cuidado, atribuyéndole respon- sabilidad directa al Estado u otros actores. La etapa de transición demográfica que atraviesa Nicaragua, que conduce hacia un progresivo envejecimiento de su población y el predominio de potenciales cui- dadores entre la población migrante, parece dirigir a una crisis de cuidado que presentará dificulta- des para ser administrada sólo a nivel de la fami- lia. Esta situación requerirá del protagonismo del Estado, así como un mayor involucramiento de los hombres, del sector privado, las comunidades y los gobiernos locales.
  30. 30. 29 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades Migración a Estados Unidos Estados Unidos ha sido un destino migratorio de preferencia para los y las jóvenes nicaragüen- ses que han emigrado del país. El 58% de jóvenes consultados aspira emigrar a este país de destino, donde las principales razones son trabajar (44%) y mejorar las condiciones de vida (18%), de acuerdo a la ENAJ-INDH 2009. La mayoría de los nicara- güenses que viven en Estados Unidos es del sexo masculino, tanto del área rural como urbana. GRÁFICO 9 // Distribución de la población migrante por área de procedencia y sexo: Estados Unidos (migración reciente - EMNV 2009) 18-29 años Resto de edades FUENTE: ODH CON BASE EN EMNV 2009. URBANO RURAL Hombre Mujer Hombre Mujer 66.6 33.4 100.0 54.4 45.6 85.3 14.7 Baumeister et al. (2008) profundiza en la indaga- ción de los flujos migratorios y ofrece información sobre los territorios nicaragüenses considerados ex- pulsores de migrantes hacia Estados Unidos. Identi- fica cinco municipios de mayor intensidad relativa, éstos son: Corinto (el principal puerto marítimo del país), tres cabeceras departamentales (Estelí, Grana- da y Managua) y el municipio de La Trinidad, en el departamento de Estelí, donde han existido vínculos antiguos con Estados Unidos que están impulsando la migración hacia ese país. Ahonda sobre el nivel educativo de las personas migrantes asociado al destino migratorio y establece dos patrones: el de los países cercanos, aunque con ni- veles educativos relativamente superiores a la media nacional y el patrón de los que se encuentran en paí- ses más lejanos (Canadá, Estados Unidos y España), donde pesan fuertemente segmentos con más años de educación formal. Aunque, como se sabe, no necesa- riamente esos niveles educativos formales adquiridos se correlacionen con puestos de trabajo y niveles de ingreso.Sinembargo,losylasnicaragüensesqueviven en Estados Unidos no sólo tienen más nivel educativo que el resto de centroamericanos o de los mexicanos, sino que obtienen mejores niveles de ingresos anuales y tienen una proporción menor de pobres, según las definiciones norteamericanas.
  31. 31. 30Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades Migración a España La migración a ese país es considerada como el des- tino migratorio más reciente. Aunque no se conoce con exactitud la magnitud del flujo migratorio, es posible conocer su auge a partir de los siguientes in- dicadores: “antes del año 2005 se concedían menos de 100 permisos laborales anuales y en 2007 se otor- garon 500 y muchos otros fueron negados. Los y las nicaragüenses trabajando legalmente en España pa- saron de 29 a 905 entre 2000 y 2006 (Michell, 2008 citado en Rocha et al., 2009). El trabajo de campo realizado para el INDH 2011 evidenció que una sola agencia de viajes de Somoto, Madriz, vendió 460 boletos a España entre 2007 y el primer trimestre del año 2009. Según la EMNV 2009, el 4.6% del total de los mi- grantes nicaragüenses se encuentra en España, de és- tos el 40% está conformado por personas jóvenes. El 88% del total de la población migrante proviene de la zona urbana y el 12% de la zona rural, destacando que el 96% está integrado por mujeres y el 4% por hom- bres. En la decisión sobre este destino influyen princi- palmentelasredesdeamistadesquelesapoyanparael viaje y la promesa de inserción laboral. Baumeister et al. (2008), refiriéndose a la emigra- ción de la zona seca de Las Segovias de Nicaragua, indica que el fenómeno migratorio más relevante de los últimos años es hacia España, donde ya hay una cantidad importante de personas. La mayoría está conformadapormujeresdeláreaurbana(profesorasy enfermeras), aunque también empieza a irse gente de las comunidades rurales. Los primeros viajes se hicie- ron a través de españoles que vinieron a la zona en los años ochenta del siglo XX y que con el tiempo fueron llevándose a sus familiares. Actualmenteestefenómenohaidocreciendodebi- doalincrementodelapresenciadebrigadasespañolas de hasta cincuenta personas (hombres y mujeres de entre18y30añosdeedad)quelleganenintercambios de experiencia y se hospedan en casas de gente de las localidades. A lo anterior se suma el histórico herma- GRÁFICO 10 // Distribución de la población migrante por área de procedencia y sexo: España (migración reciente – EMNV 2009) 18-29 años Resto de edades FUENTE: ODH CON BASE EN EMNV 2009. URBANO RURAL Hombre Mujer Hombre Mujer 3.7 96.3 5.9 94.1 100.0
  32. 32. 31 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades namiento entre municipios nicaragüenses y españo- les, por ejemplo, el hermanamiento del municipio de PalacagüinaconArbúcies(Cataluña)desdeladécada de los ochenta. De esta relación han surgido amista- des entre españoles y nicaragüenses; éstos últimos son invitados a visitar España y terminan quedándo- se. Para poder viajar la gente recurre a tres posibles fuentesdefinanciamiento:prestamistas,microfinan- cieras y la cooperativa de ahorro y crédito local. Entre las ventajas que identifican las personas que emigran hacia España se encuentra el hecho que para entrar a ese país sólo se necesita tener vigente el pasaporte.Españatieneconveniodesupresióndevi- sado con algunos países de Latinoamérica, como Ar- gentina,Bolivia,Brasil,Chile,CostaRica,ElSalvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Paraguay, Uruguay y Venezuela. Otras ventajas son que se pue- de viajar con menos de US$2,500.00 y que el salario mínimo al que pueden acceder es de 641 euros, se- gún la Oficina Estadística Comunitaria, más conoci- da como Eurostat14 , equivalentes a unos US$821.00. 14 Véase: http://www.salariominimo.es/ Viajar a España es más atractivo para las mujeres, porqueesmásfácilconseguirtrabajoenrelacióncon los hombres indocumentados, ya que en este país la oferta de trabajo para las mujeres es el servicio do- méstico, el cuidado de personas dependientes, las tareas de limpieza y de cocina. Estas ocupaciones tienen poco prestigio, son mal remuneradas y ge- neralmente se invisibilizan, aunque lo cierto es que son imprescindibles en el estado del bienestar por- que cubren necesidades básicas y de cuidado de las personas (Grande, 2008). Migración a El Salvador Según la EMNV 2009, el 2% de los y las migrantes ni- caragüensesviveenElSalvador.El69%estáintegrado por jóvenes nicaragüenses. De éstos, el 63% son mu- jeres, las cuales llegan a trabajar en su mayoría como empleadas domésticas y 37% son hombres, todos del área rural. La relativamente reciente migración hacia este país se caracteriza porque ser predominantemen- te pendular. GRÁFICO 11 // Distribución de la población migrante por área de procedencia y sexo: El Salvador (migración reciente - EMNV 2009) 18-29 años Resto de edades FUENTE: ODH CON BASE EN EMNV 2009. URBANO RURAL Hombre Mujer Hombre Mujer 100.0 100.0 37.2 62.8
  33. 33. 32Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades Según Baumeister et al. (2008), a las personas que emigran del pacífico-norte de Nicaragua a El Salvador les resulta más fácil hacerlo hacia ese destino debido a la cercanía y al hecho de que se puede viajar con sólo la cédula de identidad. El Salvador se ha convertido enelprincipalfocodemigración,principalmentepara losylasjóvenesdelsectorrural.Estaesunamigración legal, temporal (de 1 mes a 3 meses), que les ha permi- tido tener contactos estables y un “tener patrón esta- blecido”. La investigación de campo realizada por Baumeis- ter et al. (2008) identifica la creación de oportunida- desdecapacitaciónparaeltrabajo,loqueesempleado por los jóvenes en El Salvador. Dicho autor indica que de esta zona han emigrado unos 900 jóvenes que han sido capacitados por la Asociación para el Desarrollo Económico y Social de El Espino y Garmendia–Jirón endiferentesoficioscomosoldadura,albañileríayma- nejo integral de plagas, lo que les permite acceder a un mejor salario. En algunos casos, los nuevos emigrantes buscan cartas de recomendación de las autoridades locales como la Alcaldía y la Policía. Los hombres buscan las fincas para trabajar y van cargando sus herra- mientas (machetes) y su provisión para quince días (maíz, frijoles, aceite, etc.), y algunos utensilios de cocina, para cocinar por turnos, como un mecanis- mo de ahorro. Por lo general, van a reparar cercas, hacer chapia de potreros, recolectar sorgo, ordeñar vacas o a preparar la alimentación de ganado para el verano. Para muchos emigrantes, viajar a El Salvador les ha servido de trampolín para llegar a Estados Unidos porque han logrado hacer amistad con salvadoreños que tienen familia en ese país y que los apoyan en el traslado. Para la persona emigrante, viajar a El Salvador tie- nevariosatractivos:seobtienenrecursoslíquidospara resolver la problemática de la familia, se abre la posi- bilidad de percibir un salario “alto” y en dólares (mo- nedaoficial),debidoaquemuchosdelospatronessal- vadoreños tienen varios hijos y/o hijas trabajando en EstadosUnidosyéstos/aslesenvíanremesasparaque hagan mejoras en sus fincas y el viaje es relativamente corto (salen a las 8:00 am. de El Guasaule y están a las 4:00 pm. en El Salvador). Los emigrantes son mayo- ritariamente jóvenes, que “hacen sus pelotas” (grupos de amigos). Los mares como destino migratorio: jóvenes embarcados de la Costa Caribe Las investigaciones realizadas para el INDH 2011 aportan al conocimiento de un destino migratorio es- casamente identificado en la literatura y que merece ser objeto de estudio y de algún tipo de lineamiento de políticas públicas. Nos referimos a jóvenes originarios de la Costa Caribe que se embarcan en cruceros. Son conocidos como ship-out. Se trata de la migración laboral de jóvenes origina- riosdeBilwi,Bluefields,CornIsland,Orinoco,Laguna de Perlas y el Bluff, la cual se produce desde hace va- rias décadas. Se embarcan en los más famosos cruce- rosdelmundoparatrabajarcomomeseros,camareras, cantineros y afanadoras. Algunos de los embarcados aseguran que en un barco con 1,200 empleados pueden estar trabajando hasta 300 nicaragüenses de las localidades menciona- das. Sus grandes virtudes son el dominio del inglés y el español, gran capacidad de trabajo y disponibilidad para estar lejos de la familia. Las personas entrevistadas mencionan que los ingresos son muy atractivos. Pueden llegar a ganar hasta US$2,500 al mes, por lo que logran enviar entre US$200yUS$300dólaresasusfamiliasyregresarcon algunos ahorros. Las personas embarcadas salen por períodos de nueve meses, regresan a descansar dos o
  34. 34. 33 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades tresmesesyluegoseembarcannuevamente(Rochaet al., 2009). La experiencia de embarcarse produce diversas percepciones, cuyo balance para muchos es negativo. El relato de un embarcado nos ayuda a entender. “Yo saqué administración de empresas y cuando salí de administrador lo que tuve que hacer fue irme embarcado. Cinco años perdidos. (…). Perdí todo mi tiempo ahí, perdí estar con mi familia y mis amigos, aprovechar mi juventud. Estás dejando todo atrás. Todo eso lo perdés”. Víctor, originario de Bluefields. Trabajó como embarcado. Sobrelascondicioneslaborales,laspersonastraba- jan más de diez horas al día. A los turnos ordinarios añaden horas extras para reunir mayores ingresos. El desgaste es sostenido y los derechos laborales son mí- nimos. Las embarazadas y personas enfermas no reci- ben subsidio. Las personas accidentadas reciben una indemnización relativamente simbólica o no acorde con la legislación respectiva (Rocha et al., 2009). Los contratos nunca se extienden más allá de los nuevemeses.Lascompañíassereservanladecisiónde volver a contratar a las y los embarcados después de sus “vacaciones”. Estas son en realidad una escapato- riaparaevadirlasobligacionespatronalesvinculadasa un contrato permanente. Quienes se embarcan, pese a ser un grupo que pal- pa la globalización y alcanza mayores ingresos, reali- zan ocupaciones por debajo de su preparación, sufren violación de derechos laborales básicos, inestabilidad del empleo, lejanía de la familia y discriminación con tintesracistas(Rochaetal.,2009).Elrelatodeunamu- jer embarcada ilustra al respecto. El desarrollo basado en un enfoque de derechos determina la relación entre individuos y grupos con recla- mos válidos (titulares de derechos) y los actores estatales y no estatales (titulares de deberes), con el objetivo de elevar sus reclamos y hacer cumplir sus obligaciones a los titu- lares de deberes en los países de origen y destino. “Yo soy mesera. Durante diez horas de trabajo levanto doce platos al mismo tiempo en la palma de mi mano y con gran esfuerzo del hombro. Tengo el riesgo de que se me pueda romper la muñeca. Tengo una paisa (amiga) que todavía está aquí en Bluefields porque se enfermó. La compañía le manda dinero, pero no le manda lo que ella ganaba. Si ella se recupera, la compañía va a buscar como despedirla para que no le saque más dinero”. Withsel, originaria de Bluefields. Trabaja embarcada. Se deduce de este apartado que sea cual fuese el destino migratorio, la educación abre oportunida- des para la migración, pero en los países de destino a las juventudes migrantes no se les ofrecen oportu- nidades de empleo acorde con su nivel educativo. El común denominador es la inserción en puestos de trabajo desdeñados por personas originarias del país de destino. A través de estos trabajos precarios, las juventudes obtienen ingresos y eliminan ciertas pri- vaciones materiales, pero paradójicamente resultan otras de carácter emocional o se ven limitados sus- tantivamente en continuar adquiriendo capacidades educativas que les permita a su vez una mejor inser- ción laboral.
  35. 35. 34Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades VI. El rol de agencia en la decisión de migrar y sus vínculos con la construcción de género El desarrollo humano se concibe como la eliminación de las privaciones y el logro de oportunidades para definir la vida que los seres humanos desean para sí a partir de sus elecciones. En ese sentido, caben las si- guientespreguntas:¿Sermigranteeslavidaquelasju- ventudes desean para sí? ¿Puede la migración fomen- tar la posibilidad que las personas jóvenes tomen las riendas de su vida? Cuando las personas emigran en búsqueda de em- pleo, tienen la expectativa de mejorar sus condiciones de vida y las de sus familias. Aglutinan sus capacida- des (disponer de ciertos recursos económicos, estar sanas, contar con algún nivel educativo, tener habi- lidades laborales, estar informadas) para utilizarlas en las posibles oportunidades laborales en países de destino; mismas que generalmente no son ofrecidas en sus localidades de origen. Es posible que algunas de las personas jóvenes emigrantes activen su rol de agencia cuando toman sus propias elecciones y deci- siones. Cuando deciden entre permanecer en situa- ción de pobreza de ingresos o buscar la sobrevivencia y mayores niveles de bienestar en otras latitudes. Para ello,aglutinanademásderecursoseconómicos,bienes intangibles: redes familiares y de amistades y realizan arreglos familiares para que el proyecto migratorio tenga éxito. En el estudio de las migraciones juveniles es muy importante analizar el rol de agencia dado que -en palabras de Amartya Sen- al ser humano no le es sufi- cientelasatisfaccióndenecesidades,sinoquedebeser capaz de procurársela. Un elemento a discutir es si las personas ado- lescentes y jóvenes migrantes tienen autonomía para tomar la decisión de migrar de acuerdo a su voluntad (elemento central de la agencia). ¿Es la migración for- zada o voluntaria? La evidencia demuestra que ambas característicasseconjugan.Porunlado,entranenjue- golosfactoresexcluyentesenlascomunidadesdeori- gen: agotamiento de recursos naturales, falta de acce- so al crédito y a oportunidades de empleo; carencia o ausencia de centros de estudio; violencia intrafamiliar y de género. Por otro lado, es inherente a la identidad juvenil la búsqueda de nuevos horizontes para lograr susobjetivosyseasocia-dadaslascaracterísticasdela migración nicaragüense- a las identidades de género. El Informe Mundial sobre Desarrollo Humano 2009: Superando barreras: movilidad y desarrollo hu- mano, pone en el debate el tema de las migraciones y laasociaalaslibertadeshumanas:“Paramuchoshabi- tantesdelmundo,abandonarsulugardeorigenpuede ser la mejor salida y en ocasiones la única de mejorar suvida.Lamigraciónpuedesermuyeficienteparaau- mentar el ingreso, la educación y la participación de individuos y familias y mejorar las perspectivas futu- ras de sus hijos. Pero tiene un valor incluso mayor: la La capacidad de Agencia es la habili- dad que tiene una persona de tomar las riendas de su propio destino, de procurarse su propio nivel de bienestar. Dentro del enfoque del desarrollo humano ocupa un rol cen- tral, porque son las mismas personas quienes deben asumir su propio desarrollo. La Agencia se vincula estrechamente con el Empoderamiento, que es el proceso de adquirir poder, tanto para el control de las fuerzas ex- ternas, como para el aumento de la confianza propia y las capacidades individuales.
  36. 36. 35 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades capacidad de decidir dónde vivir es un elemento clave de la libertad humana”. Es posible que las migraciones abran espacios a li- bertades,perolaspersonasqueemigranseenfrentana barreras de orden sociocultural, económico y político que constriñen la posibilidad de definir su condición individual (elemento clave del empoderamiento) y concretar su rol de agentes. Las personas migrantes desafían a las estructuras que reproducen la desigualdad que las ubica en una condición de “no ciudadanos” y, por tanto, no titu- lares de derechos. El imaginario colectivo discrimi- natorio y xenofóbico que percibe a las personas mi- grantes como “los otros”, como los “amenazantes15 ”, les restringe el acceso a oportunidades y contribuye a la violación de sus derechos humanos. Argumenta Rocha et al. (2009) que los derechos de los migrantes y sus familiares son vulnerados por distintosflancos:empiezanporsersocavadosconuna ciudadanía de baja intensidad en su país de origen y quienes terminan tomando la decisión de migrar, son atropellados durante el tránsito. El ejercicio de los derechos se pierde total o parcialmente debido a la carencia de documentos en el país de destino y a menudo terminan disolviéndose en los procesos de deportación. No obstante, las migraciones han lanzado nuevos desafíos y oportunidades para los migrantes y sus familiares e incluso para las sociedades de origen y destino. La posibilidad de que las personas migrantes mejoren sus condiciones de vida y sean agentes, sólo esposiblemediantelagarantíadesusderechoshuma- nos.Enprincipio,serequiereconsiderarquelasperso- 15 Término utilizado por Carlos Sandoval (2002) para referirse a la si- tuación de xenofobia y discriminación de las personas nicaragüenses en Costa Rica. Son “amenazantes” –explica el autor- porque se piensa que son muchas y rebasan la capacidad de los servicios de salud y edu- cación. nas tienen derecho a expandir sus libertades (fines del desarrollo humano) en la sociedad que escojan para residir, en virtud de sus libertades (percibida como un medio para el desarrollo humano). También es necesario considerar que la libertad culturalespartedeldesarrollohumanoyquelamulti- culturalidad es un derecho de los pueblos. La riqueza culturalcontribuyealdesarrollohumanodelasperso- nas migrantes y a las que habitan en las sociedades de origen y de destino. Para que la diversidad cultural contribuya al desa- rrollo humano, los Estados involucrados en los proce- sosmigratoriosdebenhacervalerlasconvencionesin- ternacionales que protegen los derechos humanos de las personas migrantes, como el Protocolo Contra el TráficoIlícitodeMigrantesporTierra,MaryAire.Así también, adecuar las legislaciones nacionales a los re- querimientos de la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores MigratoriosydesusFamiliares,entreotrosacuerdosy protocolos no menos importantes. Para que realmente sea posible que las mujeres migrantes desarrollen su capacidad de agencia es ne- cesario, además de cumplir con lo que establecen las convenciones antes mencionadas, tomar en cuenta las consideraciones del Comité para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer. Esta instancia de conformidad con el artículo 11 de la CEDAW16 , adoptó la decisión de emitir una recomen- dacióngeneral(RecomendacióngeneralNo.26)conel objetivodecontribuiralcumplimientoporlosEstados partes, de la obligación de respetar, proteger y facilitar el ejercicio de los derechos humanos de las trabajado- ras migratorias. 16 La Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Dis- criminación Contra la Mujer (CEDAW, 1979), es la carta magna de los derechos de las mujeres. Es el segundo instrumento internacional más ratificado por los Estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas, siendo el primero la Convención Sobre los Derechos del Niño.
  37. 37. 36Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades Considerando que el principio de autonomía -con- dición indispensable para que las personas se consti- tuyan en agentes- no ha formado parte de “lo femeni- no” como construcción social de género, también se requieren arreglos jurídicos de tal manera que se re- conozca que las migraciones se convierten en contex- tos de vulnerabilidad para las mujeres, especialmente para aquellas que emigran sin documentación. Estos procesos operan de manera distinta: existi- rán personas que han logrado algunas metas de desa- rrollo,peroparaotras,sobretodoparalasindocumen- tadas, el proceso hacia su desarrollo humano es más tortuoso y en vez de lograr metas se han agravado sus privaciones. 6.1 Factores influyentes en la decisión de emigrar a. Factores de orden económico La literatura revisada sobre migración y desarrollo en Nicaragua devela claramente que el factor determi- nante en la decisión de emigrar es principalmente de índole económico. Predomina la búsqueda de oportu- nidades de empleo para obtener ingresos y subsanar las necesidades apremiantes de los hogares: alimenta- ción, educación, salud y vivienda, principalmente. La migración se traduce entonces en estrategia de sobre- vivencia familiar. “Mi mamá perdió la casa por problemas en el banco y tuvo que migrar a Costa Rica en busca de una vida…” José, 18 años, originario de Estelí. “La decisión la tomé porque cuando terminé mis estudios mi mamá me dijo que ya no podía soportar los gastos. Mi mamá me dijo que ya no podía seguir en la universidad, porque ya no tenía plata.” Ender, 26 años, originario de Bluefields. Se embarcó en un crucero para trabajar como mesero. b. Conjugación del efecto de demostración y el apoyo de redes familiares En la migración como búsqueda de oportunidades se conjugan factores de orden subjetivo relaciona- dos con las identidades colectivas y la conformación de redes de apoyo y redes familiares. Esto hace que una persona “lleve” a la otra en una búsqueda conti- nua de recursos económicos y sociales para emigrar; de formas de sobrevivencia en el país de destino, así como de búsquedas sobre cómo hacer llegar los recursos para que la familia sobreviva en el país de origen. Los procesos migratorios de las juventudes se ca- racterizan porque ocurre un efecto de demostración. Un joven o una joven le sirve de ejemplo a otro/a y la imagen que prevalece es lo exitoso que resulta la mi- gración. En entornos de pobreza y de escasas opor- tunidades, emigrar es sinónimo del éxito, dado los “El precio de los servicios del coyote se ha disparado de manera expo- nencial en los últimos 20 años. Para un viaje desde Centroamérica hasta Estados Unidos el costo puede as- cender a 7 mil dólares. Sólo el paso de la frontera entre México y Estados Unidos, que en los años 80 costaba 300 dólares, alcanza actualmente los 2 mil dólares”. Fuente: Baumeister et al., 2008.
  38. 38. 37 Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades bienesevidentes(pormuypocoquesean)queexhiben las personas migrantes y que se diferencian de aque- llas personas y familias que no cuentan con miembros migrantes. Por ello, la emigración será consustancial al proce- so de desarrollo humano, porque las personas buscan oportunidades para ellas y su familia. Aún si el país de origen ofreciera oportunidades, aunque sean mí- nimas, las personas cruzarían las fronteras buscando ampliar oportunidades para adquirir mayores niveles de bienestar. Sin embargo, es necesario profundizar si lo que se logra con la migración efectivamente amplía las libertades de manera sostenida. “Un primo mío que estuvo en Costa Rica me dijo: ´vamos allá a trabajar, allá te va a ir mejor´. La verdad que yo me arriesgué y me fui con él. Él tenía una casa allá, una casita pequeña y nos fuimos y trabajamos. Me apoyé en la confianza del primo porque él estaba bien y, la verdad, en él había cambios. ¡Ideay!, me puse a pensar yo, si a él le va bien (…). Dudé. Me dio miedo cuando me dijo mi mamá que me podían matar. Usted sabe que cuando uno sale de su país va corriendo el riesgo de no regresar. Es una decisión que uno toma porque tiene necesidad y confiando en Dios de sacar a su familia adelante”. José, originario de San Carlos, Río San Juan. c. Búsqueda de ruptura del poder patriarcal En la literatura revisada que hace referencia a las causas de la emigración, distinguiendo el sexo de las personas que emigran, aparecen casos de mujeres que experimentan situaciones de violencia de género para las cuales la emigración también se constituye en una búsqueda de ruptura de la dominación masculina. Al- gunos relatos de mujeres que han establecido nuevas relaciones de pareja indican que el poder patriarcal se reproduce en nuevos contextos y con nuevos rostros. No obstante, hay mujeres que declaran que en el país de destino de la migración (Costa Rica) se sienten más protegidas en sus derechos, porque las leyes sí se ha- cen cumplir. “(Me motivó) haberme dejado con mi esposo. Si yo no me iba, él iba estar molestando. Eso me impulsó mucho. Así lo iba a olvidar. Eso me motivó a irme más rápido”. Marcia, 26 años, originaria de Chinandega. d. La influencia de poder adultista y patriarcal En una cultura en la cual el poder lo detenta “lo mas- culino” y “lo adulto”, las personas jóvenes y particu- larmente las mujeres experimentan imposiciones de estos poderes que les impiden vivir la vida que valo- ran y desean para sí. La migración puede significar la búsqueda de funcionamientos valiosos, libertades y oportunidades para definir los proyectos de vida que las juventudes desean. “Yo siempre dije que quería ser periodista, pero me matricularon en la universidad en primer año de contabilidad. Yo no quería eso, no era lo mío. Entonces había choque. Por eso tomé la decisión de quedarme en Costa Rica después de un viaje. Mi papá se molestaba porque trabajaba. Como yo me ganaba mi propio dinero, entonces él no tenía el poder de decisión, no tenía mucho dominio sobre mí. Siempre me ha gustado que si yo quiero algo, yo tengo que luchar por ello y eso parece que a él le molestaba. Entonces teníamos muchos choques de carácter, porque él me decía que a fuerza tenía que estudiar contabilidad porque todos mis tíos son contadores”. Jahaciela, 21 años, originaria de Bluefields.
  39. 39. 38Juventudes migrantes: entre privaciones y libertades Al asociar la capacidad de agencia con las identida- des de género, se puede decir que sobre todo para los jóvenes migrantes rurales la migración es parte de las actividades inherentes para “ser o hacerse hombre”17 . La migración entraña retos y peligros tanto en el trán- sito como en la inserción laboral en actividades agrí- colas de los países de destino. Les son útiles los rasgos delamasculinidaddominantecomoserdesafianteyel desarrollar trabajos físicos y rudos que exigen capaci- dades físicas. Información cualitativa recolectada en Nicaragua18 indica que los jóvenes migrantes adquieren un estatus superior en relación a los jóvenes no migrantes (cuan- do regresan cuentan con dinero, vestimenta y tecno- logía, por ejemplo, con celulares); son más valorados por su condición de proveedores inmediatos para el hogar (como hijos o como cónyuges/padres). El Infor- me Mundial sobre Desarrollo Humano 2009 señala lo siguiente: “A veces surge una cultura de la migración en la cual la migración internacional asegura el éxito personal, social y material, mientras que permanecer en el país es sinónimo de fracaso… Para muchos jóve- nes en todo el mundo, pasar por una temporada en el extranjero se considera parte normal de la experien- cia de vida y la migración marca la transición hacia la adultez” (PNUD, 2009). 17 Un estudio realizado en Nicaragua evidencia que los perfiles de mas- culinidad dominante son más altos en el área rural que en el área ur- bana. Véase: Castillo & Centeno (2005). Masculinidad y paternidad en Nicaragua. 18 Véase: Centeno & Gutiérrez (2007). La migración internacional y el desarrollo, ¿un vínculo posible?: la experiencia de la Red Local de la So- ciedad Civil para las Migraciones y el Comité de Familiares de Migrantes de Estelí, Nicaragua. Para las mujeres jóvenes, la migración puede ser una forma de lograr autonomía en términos económi- cos y obtener a través de ésta recursos empoderantes (mayor educación, autoestima, cuido a su salud, infor- mación sobre sus derechos). Estos son medios para enfrentar barreras de orden económico y cultural que lesposibilitamejorarsucondicióndevidaunavezque retornan. Sin embargo, la obtención de los recursos empode- rantes está condicionada al tipo de trabajo que desem- peñen, a las políticas migratorias del país de destino y al grado de respeto a sus derechos humanos. Para mujeres en relación de pareja y/o con hijos e hijas la migración, más allá de la obtención de remesas para mejorar las condiciones de vida de sus familias, no ha significado la ruptura de las relaciones de poder. La migración internacional está produciendo el reacomodo de relaciones de poder a lo interno de las familias,aúnenlosnuevosarreglosfamiliares.Existen ciertos cambios referidos a la adquisición de autono- mía de las mujeres y en la toma de decisiones sobre el empleo de las remesas. Sin embargo, el dominio mas- culinoeslatentetantoenloshogaresconmigrantesen Nicaragua como en familias de nicaragüenses traba- jando en Costa Rica (Centeno y Gutiérrez, 2007).

×