PENSAMIENTOS
DE MADRE MARÍA
MARGARITA LAZZARI
El alma debe sentir a Jesús en
todos los acontecimientos de la
Vida.
.
Ningún verdadero
devoto de la Virgen
María jamás se ha
perdido. Ella es toda
misericordia, amemo
s tanto a nuestra
Celesti...
Si los dolores y la adversidad nos
oprimen, es buena señal: tendremos
así motivos para expiar nuestras
culpas, para imitar...
Pensamientos de Madre María Margarita Lazzari
Pensamientos de Madre María Margarita Lazzari
Pensamientos de Madre María Margarita Lazzari
Pensamientos de Madre María Margarita Lazzari
Pensamientos de Madre María Margarita Lazzari
Pensamientos de Madre María Margarita Lazzari
Pensamientos de Madre María Margarita Lazzari
Pensamientos de Madre María Margarita Lazzari
Pensamientos de Madre María Margarita Lazzari
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Pensamientos de Madre María Margarita Lazzari

633 visualizaciones

Publicado el

Estos son algunos pensamientos de Madre María Margarita Lazzari, fundadora de la Congregación: Misioneras de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Alma de fe, de humildad y de amor ardiente a Jesús Crucificado. Nacio en Italia en elaño 1885, fundo la Congregación en Italia en el año 1936 y murio en 1961.

Publicado en: Meditación
1 comentario
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • muy bonitos estos mensajes, realmente llegan al corazón
       Responder 
    ¿Estás seguro?    No
    Tu mensaje aparecerá aquí
  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
633
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
1
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Pensamientos de Madre María Margarita Lazzari

  1. 1. PENSAMIENTOS DE MADRE MARÍA MARGARITA LAZZARI
  2. 2. El alma debe sentir a Jesús en todos los acontecimientos de la Vida.
  3. 3. .
  4. 4. Ningún verdadero devoto de la Virgen María jamás se ha perdido. Ella es toda misericordia, amemo s tanto a nuestra Celestial Mamá que nunca nos abandona.
  5. 5. Si los dolores y la adversidad nos oprimen, es buena señal: tendremos así motivos para expiar nuestras culpas, para imitar a Nuestro Señor y para ganar méritos.

×