Equidad y Calidad en la Educación. Soporte de la Democratización
Lic. Mario López

Conferencia

Primera Aproximación

    ...
La equidad también puede referir “a la igualdad de oportunidades en el punto de partida, es
decir, que todos dispongan de ...
¿Cómo deberá ser la formación en los distintos niveles del sistema educativo nacional en
función del escenario futuro?
   ...
La Escuela, a partir de la aceptación del continuo cambio social, deberá repensarse como
organización para actuar en la di...
Es importante posicionar al concepto de equidad como un requisito indispensable o elemento
democratizador pone en evidenci...
ESCOTET, M. A. (1996). Universidad y devenir. Entre la certeza y la incertidumbre. Buenos Aires:
Lugar Editorial. IDEAS.
F...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

CPE 06 - Conferencia

476 visualizaciones

Publicado el

quidad y Calidad en la Educación. Soporte de la Democratización - Conferencia disertada por el Lic. Mario López durante el 2º Congreso Provincial de Educación desarrollado los días 20, 21 y 22 de Julio de 2006 en la ciudad de Puerto Madryn, Chubut bajo la temática "Educación Inclusiva, una Cuestión de Estado."

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
476
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
7
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

CPE 06 - Conferencia

  1. 1. Equidad y Calidad en la Educación. Soporte de la Democratización Lic. Mario López Conferencia Primera Aproximación Para analizar cualquier tema de la Educación, debemos ubicarnos en la realidad hipercompleja de nuestra sociedad. Es tal la saturación de variables que caracterizan a nuestra sociedad en nuestro tiempo, que se hace extremadamente difícil elaborar un diseño que nos ayude a reflexionar críticamente como punto de partida para la acción. Más aún si el tema que nos preocupa es el de la Equidad y Calidad de la Educación Esto de igual forma, no debe ser una excusa, sino más bien un reto. Es indudable que en la actualidad vivimos un período de turbulencia y cambios drásticos a nivel planetario que está dando lugar a una nueva época caracterizada por la incertidumbre sobre el futuro. Cambia la situación internacional, que propone nuevas reglas de juego; cambian las demandas de la sociedad y de las personas; cambia el rol de los agentes permanentes de la sociedad; surgen nuevos actores sociales; cambian las formas de comunicación; aumenta la diversidad; amenaza la exclusión; las asimetrías se acrecientan, etc. Estos cambios se ven más acentuados en nuestra sociedad por la debilidad de sus estructuras políticas, culturales y económicas. Estas transformaciones generan por un lado desafíos, y por otro, amenazas, sobre todo en los países en desarrollo, en los que la dependencia y la colonización neoliberal continúan avanzando más allá del discurso globalizado de la Educación sustentado en la igualdad de derechos para la libertad y la democracia. La sociedad Argentina se debate buscando respuestas para vivir con esperanza de desarrollo personal y social. Se debate con los pies en la tierra y mirando el cielo. Por múltiples circunstancias observamos que el Estado progresivamente se ha debilitado como garante de lo público y del bien común. Una creciente desconfianza en la capacidad y competencia del Estado genera nuevos conflictos sociales. La falta de credibilidad de los representantes hace que sus gestiones sean cuestionadas, cada vez más débiles y de menor impacto. Frente a esta situación, no es suficiente comprender y adaptarse a la dinámica del cambio. Es indispensable comprometerse y protagonizarlo a partir de un enfoque prospectivo. Este le garantizará direccionalidad a nuestra deliberada intencionalidad constructiva, y al mismo tiempo, mayores probabilidades de concreción del porvenir deseado. Para ello, se hace indispensable que una de las estrategias claves para el desarrollo sostenido de nuestra sociedad sea una Educación de alta calidad, en la que uno de los ejes transversales sea el tema de la Equidad. ¿Qué entendemos por equidad? En momentos en que a nivel global las transformaciones económicas, sociales y tecnológicas a las que asistimos muestran una peligrosa tendencia a la dualización de la sociedad Argentina - marginando a importantes sectores de la población de la producción, la distribución y el consumo de los bienes-, la Educación debe agigantarse y luchar contra la falta de calidad. Actualmente se acrecienta la desigualdad entre personas ricas y pobres. Las grandes asimetrías cuantitativas entre unos y otros grupos son indicadores de una desigualdad creciente que atenta contra el propio desarrollo, ya no cuantitativo, sino muy especialmente cualitativo. Identificándonos con el enfoque de (Crovetto, 1999) podemos conceptualizar Equidad en la Educación como “igualdad de oportunidades en el acceso, permanencia y a la calidad de la Educación recibida” + 2º CONGRESO PROVINCIAL DE EDUCACIÓN + “Educación Inclusiva, una Cuestión de Estado” + 20, 21 y 22 de Julio de 2006 – Puerto Madryn - Chubut
  2. 2. La equidad también puede referir “a la igualdad de oportunidades en el punto de partida, es decir, que todos dispongan de iguales instrumentos para su desarrollo” (TNT amortizados, 2002). La equidad en la Educación es un tema mucho más amplio que puede incluir “género, etnias y clase sociales” (Altbach y Davis, 2000). En un momento en el que el “contexto se transforma en texto” (Di Lella, 2001), la situación se agrava más aún, porque el desarrollo económico de Argentina –por gestiones y políticas poco sustentables, y en muchos casos incompetentes y corruptas, depende en gran medida del financiamiento externo, y en consecuencia, el presupuesto público destinado a la Educación se ve permanentemente amenazado, situación que se agrava cuando además, la situación general obliga a reducir muchas veces el gasto público. Se discute el presupuesto desde la perspectiva del gasto y no de la inversión. Por dar un ejemplo: se analiza el gasto y las bajas tasas de egreso de los estudiantes, considerando la repetición y deserción, pero no se considera en su real medida las numerosas variables (contextuales y del propio sistema) que dificultan o expulsan a los alumnos del sistema educativo. Es menester observar que el proceso esté lleno de momentos destinados a desalentar más que a alentar. Frente a esta situación la Educación debe proponer un sistema que fortalezca la inclusión y no que potencie la exclusión, de esta forma se facilitará la equidad. La escasez de datos, una debilidad. El principal problema que atenta contra la elaboración, ejecución y evaluación de políticas exitosas es la escasez y poca calidad de los datos que se disponen. Contar con un sistema estadístico desarrollado, sustentado en datos confiables y válidos, constituye un requisito indispensable en el proceso de transformación y reforma del Sistema Educativo Nacional. Solamente a partir de estos datos podremos realizar un diagnóstico confiable y reflexionar sobre los problemas de eficiencia, calidad, equidad e inclusión de la Educación en la Argentina. Prospectiva y Educación Si aceptamos que la Educación, aspira a favorecer el Pleno Desarrollo Humano y a contribuir para solucionar los principales problemas nacionales - vidas saludables, ciudadanos autónomos , creativos, productivos y emprendedores, insertados en un continuo desarrollo económico sustentable, en un contexto de respeto, libertad, equidad y democracia- al servicio del bienestar y la calidad de vida de todos los Argentinos- necesariamente debe asumir también la responsabilidad histórica de construir, una “Nueva Educación” . La Educación, desde nuestra perspectiva, es el mejor medio para el desarrollo pleno y sostenido del hombre - sociedad. Y hoy, dentro de sus misiones y responsabilidades, reinstala viejas preguntas: ¿Educación para qué persona?, o compartiendo la pregunta que se formula el Dr. Escotet (1996): “¿Educación para qué sociedad?”. Si bien estas preguntas podrían ser respondidas desde diferentes enfoques, el más adecuado para construir el devenir, es haciéndolo desde el método prospectivo. Tener un enfoque prospectivo implica colocarse o trasladarse al futuro. Situarnos en el futuro y crear en él un escenario del porvenir deseado, que sea una combinación entre lo real y lo utópico. Es un enfoque que viene desde el futuro hacia el presente. Este se diferencia de los que van desde pasado hacia el futuro o desde presente hacia futuro. “El propósito de la prospectiva es construir un modelo de sociedad deseable mediante la anticipación de nuevas configuraciones que satisfagan, tanto las aspiraciones que motivan a las personas, como las exigencias técnicas imprescindibles para esos logros”. (Grau, 1999) Reflexionar desde esta perspectiva nos permite preguntarnos además de ¿Educación para que sociedad? : ¿Qué Educación aspiramos en Argentina para el 2025? + 2º CONGRESO PROVINCIAL DE EDUCACIÓN + “Educación Inclusiva, una Cuestión de Estado” + 20, 21 y 22 de Julio de 2006 – Puerto Madryn - Chubut
  3. 3. ¿Cómo deberá ser la formación en los distintos niveles del sistema educativo nacional en función del escenario futuro? ¿Qué Perfil Docente debe Formarse en función de ese futuro escenario? ¿Cómo se puede contribuir con la equidad y calidad de la Educación? Seguramente podrían formularse muchas otras preguntas. Es necesario observar que la prospectiva es mucho más que un método que permite la elaboración de un diseño desde la reflexión crítica. Es una actitud que implica una inmediata acción; es decir, supone una metodología para la acción, porque la prospectiva procura hacer probable lo deseado. En síntesis, la prospectiva es una reflexión sobre el porvenir, para ejercer una reflexión crítica sobre el presente, y a partir de ahí, iniciar el proceso de construcción hacia porvenir deseado. Pensar en el porvenir de la Educación de un país, sin diseñarlo desde el enfoque prospectivo, es construir una Educación sin dirección y sin sentido; tal vez este es el principal error histórico por el cual la Educación Latinoamericana no participó como era deseable del proceso de transformación cultural y tecnológico que está acaeciendo aceleradamente desde final del siglo XX en nuestro país. Elaborado el escenario desde lo prospectivo, será indispensable que la Educación asuma la responsabilidad de actuar y enfrentar sus desafíos. ¿Educación para qué sociedad? Ninguna institución social y en particular de Educación puede estudiarse en el vacío o aislada del contexto. Sólo es posible comprender la Educación cuando ésta se analiza en el contexto del sistema educativo y ésta en el contexto global de la sociedad. La Educación no existe independientemente de las sociedades y su misión tiene que estar totalmente relacionadas con la misma sociedad; más aun si pensamos que la ésta debe ser analizada simultáneamente en las dimensiones local, nacional e internacional. A partir de esta visión dialéctica entre la Sociedad y la Educación, es que surge la pregunta: ¿Educación para qué sociedad? Esto nos lleva a reflexionar y elaborar características básicas de sociedad que deseamos de cara al futuro. Aspiramos a una sociedad que: • se desarrolle en libertad y democracia, • se sustente en función del desarrollo pleno, integral, sostenido y permanente de las personas, • viva y valorice los derechos humanos, • afirme el pluralismo social y cultural, • oriente el eje de su desarrollo hacia el mismo hombre y no hacia los productos de su creación, • promueva la participación activa en el área productiva y sociocultural en función de una mejor calidad de vida, • priorice la apertura, la flexibilidad, la tolerancia, la responsabilidad y el aprendizaje permanente, • piense globalmente y actúe localmente, • esté capacitada para intervenir constructivamente para reducir las múltiples asimetrías e injusticias existentes, • revalorice el sentido ético en todas sus dimensiones, • ofrezca oportunidades para todos en función logro de una mejor calidad de la Educación. ¿Qué Escuela aspiramos para el 2025? Al Sistema Educativo, le cabe el compromiso de cuestionarse su visión y misión para transformarse a partir de la nueva condición sociocultural. En caso contrario, peligraría su misión y mandato histórico: el de educar en el sentido profundo y amplio de la palabra -formar e instruir-. Esto implica una refundación de la Escuela. Debe reflexionar críticamente sobre la inserción de la Educación en este nuevo mundo. + 2º CONGRESO PROVINCIAL DE EDUCACIÓN + “Educación Inclusiva, una Cuestión de Estado” + 20, 21 y 22 de Julio de 2006 – Puerto Madryn - Chubut
  4. 4. La Escuela, a partir de la aceptación del continuo cambio social, deberá repensarse como organización para actuar en la diversidad, en la incertidumbre, anticipar cambios, superar obstáculos, diseñar estrategias alternativas para la ardua y compleja tarea de formar recursos humanos que promuevan la creación. Es un desafío que compromete no sólo a la Educación, sino a la sociedad en su conjunto, que debe aprender a reconocer la importancia que tiene para un país el disponer recursos humanos altamente capacitados. La Escuela debe reconocer además que la sociedad avanza y se transforma a un ritmo muy superior al de sus propias estructuras. La realidad nos indica que estas Instituciones reaccionan por detrás de los acontecimientos y que debe reconocer la importancia del enfoque prospectivo para poder cumplir con sus misiones de manera eficaz, eficiente e inclusiva. Escuela y enseñanza – aprendizaje Dentro de esta visión, cabría la pregunta: ¿qué debe aprenderse dentro del Sistema Educativo? La Escuela debe ser una organización que enseña a aprender con otros y de otros. Una institución que aprende y expande su capacidad para crear futuro en función de una mejor calidad en la interacción Hombre-Medio. Debe transformarse realmente en la institución motora de la reflexión-acción para la creación. De todo se aprende, pero específicamente ¿qué más debería aprenderse en la Escuela? Si ubicamos el aprendizaje de los alumnos como el principal criterio para estimar la calidad de la Educación de un Sistema, la escuela debería aspirar a que en ella se aprenda, además de los contenidos disciplinares de cada área del saber: • una manera de comportarse, • una manera de comprender como se comportan otros, • una forma de relacionarse con el conocimiento, con sus pares, con autoridades, con la comunidad, • a vivir valores • de la organización y funcionamiento en general • de las diferencias sociales. Integración/marginación. • de la distribución de tareas • de la distribución del poder • de normas y responsabilidades • de circuitos y formas de comunicación • de maneras de participar En síntesis, en la Escuela deberá aprenderse una manera de ser y de hacer. Equidad y Democratización en la Educación La equidad es uno de los temas centrales de la escena del debate pedagógico de nuestro tiempo. La falta igualdad de oportunidades para el acceso, la permanencia y la calidad de la educación constituyen el eje de la crítica que de distintos sectores se le han formulado al funcionamiento del sistema educativo. Para aspirar a la equidad como parte de una estrategia democratizadora, debemos realizar profundas transformaciones en las cuatro grandes dimensiones de las Instituciones Educativas. Siguiendo a Alfiz (1997) estas dimensiones son: la económico-administrativa, la pedagógica, la organizacional la socio-comunitaria. La urgencia del momento no debe atentar contra la reflexión lógica y hacernos cometer el error de caer en un reduccionismo y pensar que resolviendo una de sus dimensiones por sí solo, mejorará la equidad y calidad de la Educación. + 2º CONGRESO PROVINCIAL DE EDUCACIÓN + “Educación Inclusiva, una Cuestión de Estado” + 20, 21 y 22 de Julio de 2006 – Puerto Madryn - Chubut
  5. 5. Es importante posicionar al concepto de equidad como un requisito indispensable o elemento democratizador pone en evidencia el proceso de deterioro que sufrió y continúa sufriendo la Educación en los últimas décadas. Calidad y Equidad suponen aceptar la trascendental decisión de garantizar que toda la población tenga la alternativa de incorporarse a una Educación de alta calidad. Aceptamos que actualmente y por muchas razones la Educación ofrece una baja calidad de servicios. La calidad es escasa, pero debe asumirse el desafío de revitalizarla. A veces se descontextualiza a la Escuela de lo socio-económico y se plantean visiones en las que la calidad depende principalmente de las acciones técnicaspedagógicas que permiten mejorar la productividad de actores e instituciones. Sería un error colocar en el banquillo de los acusados exclusivamente a los docentes como a las propias instituciones educativas sin tomar en cuenta las condiciones materiales y culturales concretas en que se desarrolla el complejo proceso de enseñanza y aprendizaje. Existen sectores que perciben únicamente el problema de la equidad - calidad como un argumento utilizado para criticar y desvalorizar el trabajo docente y el accionar de la Escuela pública. Pero debemos preguntarnos: ¿esta perspectiva, reduccionista, no aspira a ocultar o poner en evidencia las inadecuadas políticas y procesos que propiciaron el actual nivel?, o ¿podemos aislar esta pregunta del contexto en que se desarrolla el proceso educativo de una sociedad? Todas las soluciones que podamos generar y proponer, finalmente deberán procurar que toda la población que lo desee pueda acceder y permanecer en una Educación de alta calidad. En la medida en que un Sistema Educativo posibilite calidad para algunos y no calidad para todos, se acentuará aún más el dualismo social y la inequidad existente. Luchar contra la inequidad y reivindicar una educación de alta calidad debe ser un desafío de todos. Para ello definitivamente se ha comprendido, que para producir el cambio que reclama la Educación y continuar en él, es indispensable desarrollar la capacidad de aprendizaje y los Centros de Formación deberán Formar verdaderos productores y emprendedores. Es decir, profesionales competentes, lo que implica personas integralmente formadas que quot;dispongan de saberesquot; fundamentados en el conocimiento científico. Pero no será suficiente si además de disponer de saberes no logran quot;saber hacerquot;, es decir, dotarlos de una gran variabilidad de herramientas, métodos y estrategias. Y finalmente deberán quot;querer hacerquot;, es decir, formar perfiles con actitudes favorables que impulsen el cambio diseñado causalmente. Muchas gracias. Bibliografía ALFIZ, I. (1997). El Proyecto Educativo Institucional. Propuestas para un diseño colectivo. Buenos Aires: Aique. ALTBACH, P. G. (2001). Educación Superior Comparada. El conocimiento, la Universidad y el desarrollo. Colección Educación Superior. Cátedra UNESCO de historia y futuro de la universidad. Buenos Aires: Universidad de Palermo. ALTBACH, P. G.; DAVIS, T. Desafío global y respuesta nacional. En Altbach, PG & Mc Gill (editores). Educación Superior en el Siglo XXI. Buenos Aires: Editorial Biblos. BREST, G. (1989). Educación permanente. Un marco de referencia para la formación de los docentes. Seminario sobre la formación del docente argentino. Buenos Aires: Escuela Normal de Profesores Mariano Acosta. BRUNNER, J. J. (2000). Educación: escenarios del futuro. Nuevas tecnología y sociedad de la información. Santiago, Chile: PREAL. CROVETTO, N. (1999). Demanda de Educación Superior y Equidad. Buenos Aires: Consultores Internacionales Asociados. DI LELLA, C. (2001). Reflexiones en torno de la Formación Docente. Buenos Aires: Universidad de San Martín. ESCOTET, M. A. (1992). Aprender para el futuro. Madrid: Alianza Editorial. + 2º CONGRESO PROVINCIAL DE EDUCACIÓN + “Educación Inclusiva, una Cuestión de Estado” + 20, 21 y 22 de Julio de 2006 – Puerto Madryn - Chubut
  6. 6. ESCOTET, M. A. (1996). Universidad y devenir. Entre la certeza y la incertidumbre. Buenos Aires: Lugar Editorial. IDEAS. FANELLI, A. M. (1996). La reforma de la Educación Superior en la Argentina: entre el mercado, la regulación estatal y la lógica de las instituciones. Revista Paraguaya de Sociología. Año 33, Nº 97, p. 71-104. GRAU, J. E. (1999). Gestión de Innovaciones. Buenos Aires: Fundación para el desarrollo de los estudios cognitivos. LESLIE, L. y BRINKMAN, P. (1996). La equidad de los sistemas tradicionales de financiación. En Oroval Planas, E. (Ed.), Economía de la Educación. Barcelona: Editorial Ariel. RAMONET, I. (1997). ¿Más información, más libertad? Resumen realizado por Jesús Barcos, de la intervención de Ramonet en los encuentros quot;Sur y Medios de Comunicaciónquot; publicado en quot;El Surquot; (Nº 5 - diciembre de 1997), revista de cooperación editada por Medicus Mundi Navarra. RIBET, N. J.; GIACCHINO DE RIBET, M. I. (1999). La calidad de la Educación y los valores. En Filmus, D. Los condicionantes de la calidad educativa. Buenos Aires: Ediciones Novedades Educativas. TNT Amortizados. (2002). Contra el arancel. Documento Preliminar. Buenos Aires + 2º CONGRESO PROVINCIAL DE EDUCACIÓN + “Educación Inclusiva, una Cuestión de Estado” + 20, 21 y 22 de Julio de 2006 – Puerto Madryn - Chubut

×