Elvira Lindo, “Quiero”.
Con 31 años de experiencia laboral a mis espaldas creo que voy
aprendiendo a sintetizar lo que qui...
carácter expresivo muy notable que se encuentra en el empleo de adjetivos
explicativos (“sorprendente hueco”, “determinada...
especificativos. Pero son estos últimos los que abundan en mayor cantidad a lo
largo del artículo.
Continuando con los ver...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Beatriz

1.299 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
2 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.299
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
6
Acciones
Compartido
0
Descargas
11
Comentarios
0
Recomendaciones
2
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Beatriz

  1. 1. Elvira Lindo, “Quiero”. Con 31 años de experiencia laboral a mis espaldas creo que voy aprendiendo a sintetizar lo que quiero. Quiero, por ejemplo, que los directivos de los medios de comunicación sean escrupulosos en el tratamiento que se les da a las mujeres, no sólo desde la información o el editorial sino también desde las columnas. La chulería y el desprecio hacia la condición femenina aún tienen un sorprendente hueco celebradísimo en el columnismo español. Me gustaría que los sueldos de las mujeres igualaran a los de los hombres, que se considerara la promoción de las mujeres a puestos directivos si éstas cuentan con los mismos méritos que los hombres. Quiero que se respete la maternidad en los centros laborales porque es algo que, entre otras cosas, nos beneficia a todos. Quiero que en el trabajo se nos trate con igual consideración que a los hombres. Es posible que los varones no sean conscientes de ello pero es habitual percibir un trato condescendiente o paternalista que se nos concede, para colmo, como un regalo. Quiero que el sentido común que desprende el documento escrito por el filólogo Ignacio Bosque y suscrito por varios académicos sobre el lenguaje no sexista contagie de sentido común otras decisiones de la Real Academia, que entre elegir a un nuevo ilustre mediocre o a una nueva ilustre mediocre se suelen decantar con demasiada frecuencia por la primera opción. Es decir, que traten de predicar con los hechos; al fin y al cabo, es lo que están defendiendo en su escrito. No quiero que sindicatos, centros laborales dependientes de un ministerio o comunidades autónomas, etcétera, presionen a trabajadores o aspirantes a utilizar el lenguaje de determinada manera. Son tan fundamentales los aspectos que las mujeres deseamos mejorar que, francamente, estar incluida en un plural masculino que se entiende como genérico me importa bien poco. El texto que vamos a comentar pertenece a la escritora y periodista española Elvira Lindo. Se titula “Quiero” y fue publicado en el periódico “El País”. No se dirige a ningún colectivo en concreto; de hecho para facilitar su comprensión, no emplea tecnicismos, aunque cuida su expresión en todo momento. No obstante, sí observamos algún coloquialismo, como “para colmo”. En cuanto a las funciones lingüísticas, destacamos que las presentes en este texto son la apelativa, la referencial y la expresiva. Llega al lector y lo intenta convencer (función apelativa) por el empleo de una lengua sencilla, comprensible para todo el mundo, incluso, como señalamos, se permite el empleo de coloquialismos. La función referencial se observa a través de adjetivos especificativos, que aportan objetividad y, por consiguiente, firmeza al artículo (“experiencia laboral”, “condición femenina”, “columnismo español”…) o el uso de la tercera persona (“desprende”, “sean”, etc.). El texto tiene un
  2. 2. carácter expresivo muy notable que se encuentra en el empleo de adjetivos explicativos (“sorprendente hueco”, “determinada manera”…). Pero, sobre todo, la emotividad se advierte en la repetición constante de la primera persona mediante la cual se incluye ella misma en la argumentación (“mis espaldas”, “voy aprendiendo”, “nos trate”, etc.) y especialmente destacamos reiterada utilización del “quiero”, que hace de muletilla durante el texto. La autora defiende la igualdad entre mujeres y hombres, sobre todo en el ámbito laboral. A la misma vez que la tesis expuesta hacia el final, nos expresa que hay asuntos más preocupantes por resolver que el que se incluyan a las mujeres en un plural masculino, que no es sexista a su parecer. Por ello, la tesis es inductiva (no le parece relevante estar incluida en un plural masculino), ya que los argumentos nos llevan hacia ella. Desconocemos la fecha en la que fue escrito el texto, a pesar de esto, el tema tratado es, sin duda, de total actualidad, pues la lucha feminista que trata de resolver las diferencias entre ambos sexos y que en diversas ocasiones batalla en contra de aspectos que no solventarían nada, es un inconveniente que sigue afectando hoy en día. Para reforzar los argumentos y convencernos con una mayor solidez de su posición ante el tema tratado, se manejan una gran variedad de argumentos, algunos de los cuales son: - De experiencia (“con 31 años… columnismo español”) en los que la autora incluye vivencias propias que establece de anécdota. - También se utilizan ejemplos, como “quiero que se respete la maternidad en los centros laborales”, y otros casos de evidente desigualdad sexista. - En dos ocasiones emplea argumentos de autoridad apoyándose en figuras relevantes o como es el caso en una institución (“Ignacio del Bosque”, “Real Academia”). En cuanto a las características de la lengua periodística, y analizando el nivel léxico-semántico, observamos que la autora emplea términos pertenecientes al mismo campo semántico, pues sin ellos el texto carecería de coherencia. Ya que el tema tratado tiene relación con algunas desigualdades entre hombres y mujeres, encontramos multitud de léxico referente a ambos sexos (“femenina”, “hombres”, “maternidad”, “paternalista”, etc.) así mismo, es destacable el uso de palabras referidas al ámbito laboral, ya que es el ejemplo que pone la autora para expresar su postura ante el sexismo (“directivos”, “sueldos”, “puestos”, “centros laborales”…). Elvira Lindo también trata de hacer el texto más ágil y ameno. Esto lo consigue mediante el uso de sinónimos, como la referencia al “trabajo”, que pasa a designar como “centros laborales”. Más frecuente es la utilización de sinónimos de “mujeres” (“femenina”), o referirse a los “hombres”, también como “varones”, o “masculino”. Dentro del nivel morfosintáctico, y respecto de los adjetivos, como ya mencionamos anteriormente, se encuentran tanto de carácter explicativo como
  3. 3. especificativos. Pero son estos últimos los que abundan en mayor cantidad a lo largo del artículo. Continuando con los verbos, habría que destacar el reiterado uso del presente, relevante por su atemporalidad. Precisamente por esta razón, la tesis (“estar incluida en un plural masculino que se entiende como genérico me importa bien poco”) viene expuesta en presente para darnos la sensación de que es simultánea al momento de lectura. El artículo es accesible a todo individuo que esté dispuesto a leerlo, ya que se emplean oraciones sencillas, sin dificultad sintáctica con el objetivo de que el mensaje pueda llegar a un mayor número de lectores. Destaca el empleo continuado de oraciones desiderativas. Concluimos el apartado analizando el nivel textual. Si nos centramos en el análisis de conectores, encontraríamos multitud de ellos, que se emplean para unir y relacionar las distintas ideas. Se emplean de diversos ejemplos tipo: - Encontramos conectores de ejemplo (“por ejemplo”). - El uso común del “y” como marcador de adición influye en este artículo (“la chulería y el desprecio”). - Observamos algunos otros de aclaración (“es decir”) y de conclusión (“al fin y al cabo”) - Pero con mayor notoriedad distinguimos el repetitivo “quiero” que en este caso ejerce la función de marcador textual, pues es el constante conector con el que la autora enlaza las oraciones y que incluso llega a dar título al texto. Como bien sabemos, la lengua no es neutra, empleamos distinto género dependiendo de si hacemos referencia a un hombre o a una mujer y está claro que para designar a ambos sexos hacemos uso del plural masculino. Ahora bien, ¿es sexista esta forma generalizadora? Hay quienes insisten en que sí lo es, pero, sin duda, el uso genérico inclusivo es necesario en una lengua, y si fuera discriminatorio para alguno de ambos sexos, lo sería para los hombres, pues el uso del género masculino puede abarcar a las mujeres pero al contrario, el femenino es "exclusivo" para nosotras. Soy consciente de que en algunos casos, se rompe con el uso común generalizador en coletillas como "damas y caballeros", aunque esto no viene a ser más que una frase hecha o un detalle de cortesía. Pero, salvo algunas excepciones que exigen esa matización de los géneros para evitar errores, me resultan un tanto rebuscadas y redundantes frases como "todos y todas, los niños y niñas de esta clase deben realizar la tarea", aunque sea políticamente correcta. En conclusión, hay aspectos negativos muchísimo más relevantes que resolver en cuanto a la relaciones entre hombres y mujeres, y acusar a la lengua castellana de sexista no es uno de ellos. Deberíamos entender de una vez que conseguir el respeto entre ambos sexos va más allá de utilizar simples formas gramaticales. Beatriz Rodríguez Bernal

×