El botellón del viernes
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

El botellón del viernes

el

  • 18,832 reproducciones

 

Estadísticas

reproducciones

reproducciones totales
18,832
reproducciones en SlideShare
18,495
reproducciones incrustadas
337

Actions

Me gusta
2
Descargas
56
Comentarios
0

13 insertados 337

http://alasaladasalmasdelasrosas.blogspot.com.es 276
http://alasaladasalmasdelasrosas.blogspot.com 31
https://twitter.com 9
http://alasaladasalmasdelasrosas.blogspot.mx 4
http://alasaladasalmasdelasrosas.blogspot.ru 4
http://alasaladasalmasdelasrosas.blogspot.com.ar 3
http://alasaladasalmasdelasrosas.blogspot.de 2
http://www.alasaladasalmasdelasrosas.blogspot.com.es 2
http://alasaladasalmasdelasrosas.blogspot.be 2
http://alasaladasalmasdelasrosas.blogspot.co.uk 1
https://www.google.es 1
http://alasaladasalmasdelasrosas.blogspot.fr 1
http://alasaladasalmasdelasrosas.blogspot.it 1
Más...

Accesibilidad

Categorias

Detalles de carga

Uploaded via as Microsoft Word

Derechos de uso

© Todos los derechos reservados

Report content

Marcada como inapropiada Marcar como inapropiada
Marcar como inapropiada

Seleccione la razón para marcar esta presentación como inapropiada.

Cancelar
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    ¿Está seguro?
    Tu mensaje aparecerá aquí
    Processing...
Publicar comentario
Edite su comentario

El botellón del viernes Document Transcript

  • 1. El botellón del viernesAunque con menos talento creador, muchos de los jóvenes españoles de hoy se comportan como sifueran los herederos de Paul Verlaine. Este poeta lavaba sus penas y sus cuernos con absenta- ajenjole dicen con frecuencia- y nuestros muchachotes, y muchachitas, anulan su esperanza y disimulan supereza a golpe de botellones en los que, sin mucho respeto al paladar, lo mismo caben el cubata, elcalimocho o la cerveza reforzada con algún aguardiente de relleno. El caso es “colocarse” fuera de larealidad y, a mayor abundamiento, hacerlo con quiebra de los supuestos de orden y concierto queentendemos mayoritariamente como imprescindibles para la convivencia.Una dosis de rebeldía es tan imprescindible en la juventud como el acné, pero estamos ya en plenasobredosis.Los franceses, con buen sentido, prohibieron la fabricación de la absenta hace 90 años y así evitaronmuchas intoxicaciones de metílico, compañeras frecuentes de las forzadas ensoñaciones a las queempujaba el brebaje. Incluso aquí, paraíso de la tolerancia nociva, ya hace años que dejó deproducirse en la ribera del Mediterráneo, donde estaban con sus más fieles clientes. Ahora lo que selleva, ya digo, es el botellón y, como si se tratara de un pulso al principio de autoridad que nuncadebe olvidar un Gobierno son varias las ciudades españolas en las que, vía Internet y SMS,innominados jóvenes, dotados de gran aparato y capacidad organizativos, convocan botellones paracelebrar una supuesta “fiesta de la primavera”.Me gustaría saber qué y quiénes se esconden tras esas provocadoras convocatorias y supongo queInterior andará en la pesquisa, porque no es admisible la hipótesis de su ingenua espontaneidad. Delo que se trata, como en tantas otras ocasiones, es de romper el orden, de lanzar al aire unaprovocación para que, independientemente de la reacción que pueda llegar a provocar, se vayadegradando el fundamental principio de autoridad.Aseguran algunos alcaldes que no disponen de una normativa específica para evitar lo que puedellegar a ser una grave alteración del orden público. ¿Hace falta? La autoridad, con tanta prudenciacomo energía, exige en ocasiones la confrontación e, incluso, la exhibición de la fuerza. Este es unode los casos. Ante la ocupación de los espacios públicos con desorden y alboroto no hay vacío legal.Puede haber, o dejar de haberlos, resolución y capacidad para que, aunque resulte impopular, no lequepa a nadie la menor duda de que la calle es de todos y no concede exclusivas, vía telefonilloportátil, a botellones de ningún género. Verlaine, por lo menos, era rebelde en la intimidad de loscafés. Manuel Martín Ferrán: ABC, 14 de marzo de 2006. COMENTARIO Se trata de un texto periodístico, de carácter de opinión. Lleva portítulo “El botellón del viernes”, ha sido escrito por Manuel Martín Ferrán y publicado en el periódicoABC en 2006.
  • 2. A pesar de que se hable de la juventud, este artículo va dirigido a toda la población española, puestoque trata un tema de interés general y de mucha actualidad. De ahí que se utilice un vocabulariocon cierta sencillez, sin tecnicismos. A se utiliza algún que otro coloquialismo para hacerlo máscercano (“cubata”, “colocarse”. “muchachotes y muchachitas”…), se presenta en todo momento unregistro formal.Dada la naturaleza de este tipo de textos, encontramos las siguientes funciones del lenguaje:1ºApelativa: ya que pretende una reacción de los lectores, convencerlos de sus ideas. De ahí que elléxico sea sencillo. En este sentido también se observa alguna pregunta (“¿Hace falta2ºExpresiva: se expresa la opinión con el uso de 1ª persona (“Me gustaría saber…”, “ya digo”). Estemismo objetivo buscan los términos valorativos (“ingenua espontaneidad”, “fundamentalprincipio”…).3ºReferencial: Aunque el autor expone su opinión, pretende convencer la mayor objetividad posible.El tema planteado se encuentra ya desde el título. Martín Ferrán plantea que la juventud españolaestá practicando cada día más el botellón, con el cual se alcanzan estados de ebriedad y se rompencon el orden a escalas cada vez mayores. Compara esta situación con la que caracterizó a un geniocomo Verlaine. A diferencia de este, la juventud actual no bebe para crear, sino por evasión yproduciendo molestias sociales. Las autoridades del orden no encuentran una solución eficiente aeste creciente problema, pero hay que encontrarla. De esta última idea es precisamente de la quenos quiere convencer el autor, es decir, es la tesis del texto.En cuanto a la estructura, se divide en tres partes: introducción, donde se presenta el tema (primerpárrafo); desarrollo del tema a través de diferentes argumentos; y conclusión, donde se encuentrala tesis (último párrafo). Por exponer los argumentos que inducen a la tesis, hablamos de estructurainductiva.Los textos de opinión se apoyan en argumentos, o exposición de razones de dierente tipo que avalanla tesis. Encontramos de los siguientes tipos: -De autoridad (“Aseguran algunos alcaldes …” o al citar la experiencia de Verlaine). -De evidencia, al asegurar que la calle es de todos -De salud (la prohibición de alcohol en Francia evitó “intoxicaciones de metílico”).
  • 3. Dentro de las características de la lengua periodística, analizamos, en primer lugar, el nivel léxico-semántico. Manuel Martín Ferrán demuestra tener un amplio conocimiento del tema tratado al usarbastantes palabras pertenecientes al campo semántico del ´alcohol´ (“botellón”, “calimocho”,“cubata”…). Igualmente, encontramos que se busca agilizar el texto evitando repeticiones, por loque se recurre al empleo de sinónimos y sinónimos textuales (“absenta” ,“ajenjo”, “brebajes“, porun lado ;autoridades” , “gobierno”, “supuestos de orden” y “principio de autoridad”, por otro). Esterecurso que otorga coherencia y cohesión.En el nivel morfosintáctico , encontramos que el texto presenta adjetivos con dos valores concretos:de un lado, especificativos (“jóvenes españoles”, “normativa específica”, “espacios públicos”…), cuyafinalidad es aclarar y precisar para dotar al texto de una objetividad necesaria para convencer. Y, deotro lado, adjetivos explicativos (“plena sobredosis”, “innominados jóvenes”…), mediante los que elautor confiere cierta subjetividad al texto. De la misma manera, señalamos que los verbosempleados , en su totalidad en 3ª persona, también pretender exponer los hechos de formaobjetiva; ese mismo objetivo se consigue a través del presente, precisamente por el valor atemporalque este tiempo conlleva (“exige en ocasiones”, “convocan botellones”…).Finalmente, analizamos el nivel textual. Para unir las distintas partes del texto se utilizan elementosencargados de cohesionar las ideas del mismo, son los llamados marcadores textuales. En el textoencontramos, sobre todo, marcadores de adición, pues en su objetivo de aclarar con precisión,Martín Ferrán añade conceptos que sirven de pruebas o ejemplos (“anulan su esperanza ydisimulan”, “lavaba sus penas y sus cuernos”, “vía Internet y SMS”, “ gran aparato y capacidadorganizativos”…)