EDGAR ALLAN POE

EL GATO
NEGRO
Un hombre al que de
pequeño le gustaba los
animales, junto con su
mujer tenía su casa
repleta de ellos, entre los
cuales s...
El gato, de nombre Plutón,
hizo al dueño volverse
más taciturno, y un día, en
un ataque de cólera, le
saco el ojo de su ór...
Comido por el
remordimiento, ahorcó al
gato con el objetivo de no
obtener ningún tipo de
misericordia de Dios.
Al salir de una taberna
unos días más tarde, un
gato negro con una
mancha blanca de forma
indecisa en el pecho, le
siguió ...
El ojo tuerto también de
este nuevo gato provocó
una aversión hacia el
gato. Y un día, en otro
arrebato, cogió un hacha,
s...
El criminal emparedó el
cadáver entre los ladrillos
del sótano. Durante unos
días hubo una extraña
ausencia del gato.
Un día, en una inspección
de la policía, intentando
demostrar la resistencia
de sus muros, se oyó un
aullido, a lo que la ...
El gato negro
El gato negro
El gato negro
El gato negro
El gato negro
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El gato negro

3.378 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Diseño
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.378
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1.352
Acciones
Compartido
0
Descargas
15
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El gato negro

  1. 1. EDGAR ALLAN POE EL GATO NEGRO
  2. 2. Un hombre al que de pequeño le gustaba los animales, junto con su mujer tenía su casa repleta de ellos, entre los cuales se encontraba un gato negro, su favorito.
  3. 3. El gato, de nombre Plutón, hizo al dueño volverse más taciturno, y un día, en un ataque de cólera, le saco el ojo de su órbita con una navaja.
  4. 4. Comido por el remordimiento, ahorcó al gato con el objetivo de no obtener ningún tipo de misericordia de Dios.
  5. 5. Al salir de una taberna unos días más tarde, un gato negro con una mancha blanca de forma indecisa en el pecho, le siguió a casa. El recuerdo de Plutón le hizo quedarse
  6. 6. El ojo tuerto también de este nuevo gato provocó una aversión hacia el gato. Y un día, en otro arrebato, cogió un hacha, su mujer frenó el hachazo y el hombre lo descargó
  7. 7. El criminal emparedó el cadáver entre los ladrillos del sótano. Durante unos días hubo una extraña ausencia del gato.
  8. 8. Un día, en una inspección de la policía, intentando demostrar la resistencia de sus muros, se oyó un aullido, a lo que la policía respondió echando el muro abajo; y allí

×